El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio Nosotros TV Online Paraguay Contactos Idioma:
Galería de Artes Visuales
(Lista de Autores en Orden Alfabético)
  Galería de Literatura y Ciencias
(Lista de Autores en Orden Alfabético)
Powered by
Seguinos:
JUAN BAUTISTA RIVAROLA PAOLI

  FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE LA ASUNCIÓN (Por JUAN BAUTISTA RIVAROLA PAOLI)


FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE LA ASUNCIÓN (Por JUAN BAUTISTA RIVAROLA PAOLI)

FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE LA ASUNCIÓN

LA ETAPA DE LA CONQUISTA
 
 
 
 
 
 
 
LA ETAPA DE LA CONQUISTA
 
 
FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE LA ASUNCIÓN

La fundación de la Ciudad de la Asunción, fue acordada. "Y así vinieron – léese en la probanza de G. de Mendoza – por este río abajo y llegados a este puerto de Nuestra Señora de la Asunción se acordó y determinó hacer y asentar en el puerto y pueblo porque carecía al dicho capitán Juan Salazar y Espinoza y al dicho Gonzalo de Mendoza que era cosa que convenía al servicio de Dios y su Magestad, que les parescia bien e cosa muy útil y provechosa a esta conquista e ansi visto lo susodicho, asentaron paz e concordia con los dichos yndios desta tierra e les dieron que de buelta que por aqui bolbiesen se haría una casa e pueblo." (49).
Así testifica Salazar: "de vuelta por aquí hice y fundé una casa de madera en esta dicha ciudad"..." (50)
 
Confirma plenamente Ribera:
 
"El dicho capitán Juan de Salazar se bajó por el río abajo y con mi parecer y acuerdo de otras personas hizo y asentó una casa fuerte en este puerto de la Asunción, refugio y amparo de la gente cristiana..." (51).
 
"Los fundadores del nuevo fuerte Mice J.C.Chaves – fueron Salazar y Mendoza que actuaron como pares cumpliendo lo preceptuado por las ordenanzas de Indias" (52).
 
El pequeño fuerte, sólo una casa de madera, recibió el nombre de Nuestra Señora de la Asunción, por haber sido erigido en su día: "Nos desembarcamos en este pueblo –escribe el clérigo Andrada– adonde agora está asentado este pueblo que se dice la ciudad de la Asunción, porque en tal día se comenzó a asentar y edificar..." (53).
 
"El capitán Ribera tomó parte en la expedición al mando de Salazar de Espinoza que salió de Buenos Aires en seguimiento de Ayolas y al pasar por la tierra de los guaraníes, fue uno de los que aconsejaron a Salazar la fundación de un fuerte (54), determinación que se puso por obra al retornar de Candelaria. Es inútil decir que dicho fuerte es el principio de la capital del Paraguay, "Nuestra Señora Santa María de la Asunción".
 
Ruy Díaz de Guzmán, refiere sobre el particular: "Esta ciudad (Asunción) está fundada sobre el mismo río del Paraguay en 25 grados equinoscial. Es tierra muy fértil, y muy buen temperamento, abundante de pesquería, caza y mucho género de aves. Dánse en esta tierra todo género de frutas de Castilla, y mucho de la tierra, en especial viñas y cañaverales de azúcar, de que tienen mucho aprovechamiento" (55).
 
Juan Francisco Aguirre, establece mediante pruebas documentales que la ciudad de Asunción, fue fundada, según el siguiente documento del cual extraemos sus partes principales: "En el puerto de Na. Sa. de la Asunción, que es en la provincia del Río de la Plata, en 16 días del mes de Septiembre, afio del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de mil quinientos y cuarenta y un años, los señores Domingo de Irala, teniente de Gobernador de esta provincia por su magestad y García Venegas tesorero, y Alonso Cabrera, veedor y Carlos Dubrín, Factor, Oficiales de su Magestad de esta provincia. dijeron: que por cuanto en las instrucciones que su magestad mandó dar á sus oficiales de esta Provincia, hay un capítulo por el cuál les encarga y manda tengan especial cuidado acerca de la buena población y pacificación. é visto que hay mucha necesidad de haber los oficiales dichos para que entiendan en las cosas tocante á la buena Gobernación de este pueblo é puerto los cuales é puedan hacer los ordenanzas ó estatutos que sean necesarios á la buena Gobernación de él acerca de los pesos y medidas y de las carnicerías y pescaderías y de los otros mantenimientos que en dicho pueblo se vendieron...(56). Aguirre trae la nota puesta al pie de la página (57).
 
"La fundación tuvo lugar el 15 de agosto de 1537, día de la Asunción, dice Enrique de Gandía (58). Los españoles, "en concordia destos indios carios" (59) levantaron "una casa fuerte do todos se metiesen... escribe Villalta– con gran trabajo e necesidad traiendo los palos acuestas".
 
Fulgencio R. Moreno, por su parte expresa: "Con este compromiso los expedicionarios continuaron su marcha río arriba hasta el puerto de Candelaria, donde Irala les dio las primeras noticias del viaje de Ayolas al interior, y de donde regresaron poco después al "paraje de la Frontera" a fin de efectuar la fundación prometida a los guaraníes: "E ansí, agrega Salazar en la declaración citada, de vuelta este testigo con los pareceres que dicho tiene, e del dicho capitán Gonzalo de Mendoza hizo e fundó una casa de madera en esta dicha ciudad".
 
"Esta fundación tuvo lugar, según parece, el 15 de agosto de 1537, y la ciudad fue denominada Nuestra Señora Santa María de la Asunción" (60).
 
"Tal fue el origen de la Capital Paraguaya".
 
"El fuerte que estableció Salazar sobre la barranca del río –prosigue Moreno–, con la colaboración de los Guaraníes, no difería de las viviendas indígenas, en cuanto a los materiales de construcción. Era, según el testimonio de su mismo fundador "una casa de madera", con su techo de paja, indudablemente. Pero el modesto recinto fortificado debía tener alguna capacidad, porque dentro de él se concentraron todos los elementos de la naciente población. Allí estaban la artillería y el parque, las moradas de los pobladores, la iglesia con sus dos clérigos, la herrería y el depósito de víveres" (61).
 
"El núcleo primitivo –prosigue Moreno–, de la ciudad Ha ciudad misma – fue, según se ha visto, la casa fuerte edificada por Salazar, y en sus cercanías se fueron levantando paulatinamente después las moradas de todos los conquistadores. En la adjudicación de los sitios intervenía indudablemente la solicitud o el deseo de las partes, que el gobierno habría contemplado, aunque fuera en favor de sus adeptos. Y a este hecho no ha podido ser extraña la configuración paulatina de la ciudad, cuyo crecimiento debió seguir la dirección marcada por el interés y las conveniencias de los pobladores" (62).
 
"Este interés estaba del lado del río, de las cercanías del fuerte, de las proximidades de la actividad gubernativa e industrial, que era la zona más segura y más directamente accesible a un aprovisionamiento fácil, de pesca, sobre todo. Y de ahí que la Asunción se asentara originariamente sobre la barranca del río, y adquiriera gradualmente la forma de una larga franja adyacente a la misma. Allí se concentró después lo más activo de su vida urbana, y aunque su extensión creciera un tanto en otras direcciones, conservó durante siglos ese rasgo saliente de su formación inicial" (63).
 
"Asunción, fundada en 1537 y erigida en ciudad en 1541, era la más antigua población española del Paraguay y también la capital de la intendencia y residencia natural de sus autoridades. Sus características e incluso planta urbana, fueron descriptas, por los oficiales de la demarcación y estudiadas en trabajos posteriores", nos dice Ernesto J. A. Maeder (64).
 
Es importante destacar lo remarcado por Hildegard Thomas de Krüger, quien afirma: "De acuerdo con la historiografía paraguaya Asunción presenta en este caso características peculiares. Sin réplica se viene repitiendo que el deslinde de la jurisdicción asuncena se habría realizado recién en o 1598, atribuyéndosele a Hernando Arias de Saavedra la delimitación de los términos de la ciudad en un radio de 100 leguas a la redonda". (65).
 
"Un estudio minucioso de la documentación del año 1598 –prosigue Hildegard de Krúger –, nos dio la respuesta buscada. El 17 de diciembre de 1598 el procurador de la ciudad de Asunción, Diego de Olabarrieta, presentándose ante el gobernador Hernando Arias de Saavedra expresó que "como cabeza e primera e más antigua fue esta ciudad en esta gobernación fundada y tomó por jurisdicción e distrito más de cien leguas por todas partes asi el gobierno de ellas encomendando hizo de repartimiento como aprehendiendo posesión e jurisdicción en el dicho término e distrito aunque no parece por autos e diligencias en la dicha razón." (66).
 
"El documento habla por sí solo –prosigue esta misma autora–, especificando claramente, que a Asunción, le fue adjudicado un territorio municipal de 100 leguas (67) a la redonda, adjudicación que fue llevada a cabo al ser fundada la ciudad por Irala. Este, al establecer el Cabildo con nombramiento de Alcaldes y Regidores (68), transformó legalmente en república de pobladores los que hasta allí había sido una casa fuerte.
 
Cumplida esta legalidad, Irala repartió tierras y estableció la jurisdicción asunceña, dando comienzo al verdadero asentamiento de los pobladores de la nueva ciudad".
 
"Al cabo de dos décadas, en el año 1617, Felipe III, sancionó la demarcación municipal llevada a cabo por Hernandarias, elevando los límites urbanos a la categoría de provinciales (69), consumándose así la división de la Provincia del Río de la Plata en dos gobernaciones independientes, que, como ya lo expresa Moreno (70), se realizó por agregación de ciudades, sin respetar en lo más mínimo los criterios económicos y políticos de la zona. Prevaleció el principio meramente administrativo de la Corona de España. Asunción que había sido el primer logro estable de la conquista rioplatense y punto de partida de innumerables jornadas colonizadoras, se vio enclaustrada, determinando a partir de entonces factores geopolíticos el desarrollo de sus instituciones, de su economía y de su sociedad".
 
"Cabe destacar –concluye Hildegard de Krüger–, que la demarcación municipal llevada a cabo por Hernandarias tuvo fines preponderantemente económicos" (71).
 
Las leyes españolas ordenaban –dice Juan Agustín García– que se reservaran alrededor de las nuevas ciudades tres cantidades de tierra, de propiedad común e inajenables: el ejido para recreo de los pobladores; las dehesas, confinando con el ejido para pastoreo "de los bueyes de labor, caballos y ganados de la carnicería y para el número ordinario de los otros ganados que los pobladores por ordenanza debían tener", y los propios del municipio. Era prohibido sembrar estos terrenos baldíos (72).

 

CAPITULO I - NOTAS
 
49) Información de Gonzalo de Mendoza. Colección Garay, p. 220.
 
50) Declaraciones de Salazar.
 
51) Carta de Hernando de Rivera.
 
52) CHAVES, Julio César. Ibídem ib. p. 124.
 
53) Carta del presbítero Andrada al C. de I., As. 1-III-1545, D.H.G. II, 415.
 
54) Información de Gonzalo de Mendoza. Revista del Instituto Paraguayo. Nos. 15, 16, 21. Año II Nº. 21, Octubre-Diciembre de 1899. Documento XXIII. PP. 205-208.
 
55) DIAZ DE GUZMAN, Ruy. Anales del Descubrimiento, Población y Conquista del Río de la Plata. Asunción: Comuneros, 1980. p. 90.
 
56) AGUIRRE, Juan Francisco. Diario del Capitán de Fragata... en Rev. de la Biblioteca Nacional. 18V. Buenos Aires, 1949. V. 2 Primera Parte. pp. 238, 242.
 
57) No he podido averiguar cuáles personas compusiesen la primera ciudad de la Asunción pero sí sabemos las del segundo Cabildo por la ordenanza siguiente, la que al mismo tiempo nos dice fue la Iglesia la primera casa capitular. Hicieron y mandaron guardar la ordenanza del día 7 de noviembre de 1544 los regidores Pedro de Molina, Domingo de Peralta, Felipe de Cáceres que lo era por Real Privilegio y Pedro de Aguilera, presidiendo el Teniente General Domingo de Irala, "estando ayuntados como lo han de uso y costumbre en la Iglesia Mayor de la ciudad".
 
58) Dice Gandía en su Nota 31 de su libro "Historia de la Conquista del Río de la Plata y del Paraguay", "Don Fulgencio R. Moreno en "La Ciudad de la Asunción", escribe que según documentos del Archivo Nacional del Paraguay, los dominios de Caracará, en cuyas tierras Salazar fundó la Asunción, hallábanse limitados al Sud por los de Cupiratí y Abambaré, y al Norte por los de Timbuaí"
 
59) Aunque el Acta de Fundación de la ciudad ha desaparecido, el nombre original aparece en documentos posteriores. Mayrerú y Moquiracé. Algo semejante escribe también Félix de Azara en su descripción e historia de la conquista del Paraguay. En nuestra "Historia del Gran Chaco" hemos citado numerosos testimonios que prueban que Salazar descendió a fundar la Asunción tal cual referimos en el texto (cf. la nota 4) en las págs. 91 y 92 de nuestra obra citada, con los testimonios del propio Salazar, de los testigos de la Información de Gonzalo de Mendoza, de Hernando de Ribera y otros, en total de treinta y cinco, que no vamos a repetir por hallarse en el lugar anotado. Aquí sólo agregaremos una cita desconocida: la carta de Francisco Galán a Rodrigo de Vera, del 1 de marzo de 1545, en la cual Galán escribe que Salazar "se abaxo e vino por este rio del Paraguay abaxo ciento e veynte leguas del dicho puerto de la candelaria y en concordia destos yndios carios asentó e hizo una casa de madera..." En la cita Nº. 32 del libro de Gandía que comentamos dice: "Manuel Domínguez en "La fundación de Asunción" y "El primer problema de los orígenes", y nosotros en nuestra "Historia del Gran Chaco", hemos agotado todo cuanto se refiere a la fundación de la Asunción hecha por Juan de Salazar de Espinoza y no por Ayolas ni Irala, conforme afirmaron livianamente algunos historiadores indocumentados. Luego Gandía trae el testimonio del clérigo Francisco de Andrada, ya citado.
 
Así se dice en la información de Gonzalo de Mendoza (que ya citamos). También Francisco Ruiz Galán en su información atestigua que Juan de Salazar al llegar a Buenos Aires le dijo que "dejaba fecha una casa en el dicho río Paraguay fuerte con yndios muy amigos de los cristianos". Ambas citas (1) y (2), en el libro de Enrique de Gandía "Historia de la Conquista del Río de la Plata y del Paraguay" Buenos Aires: Librería de A. García Santos, 1932. pp. 64-65.
 
60) MORENO, Fulgencio R. La Ciudad de la Asunción. 2ed. Asunción: Casa América. Morenos Hnos., 1968. p. 9.
 
61) MORENO, Fulgencio R. Cont.... como puede verse en Archivo Nacional dirigido por el Dr. Manuel Dominguez, Nº. III. p. 115.
 
62) MORENO, Fulgencio R. La Ciudad de la Asunción. ibidem, ib. p. 10.
 
63) MORENO, Fulgencio R. La Ciudad de la Asunción. ibidem, ib. p. 19.
 
64) MAEDER, Ernesto J. A. La Población del Paraguay en 1799. El Censo del Gobernador Lázaro de Ribera. Estudios Paraguayos. V. 3 Nº. 1, 1975. p. 73, cita a GIURIA, Juan. La Arquitectura en el Paraguay, Buenos Aires, 1950, LAFUENTE MACHAIN, Ricardo. La Asunción de Antaño. Buenos Aires, 1943, con reproducción del plano publicado por Azara; MORENO, Fulgencio. La Ciudad de Asunción. Asunción, 1968.
 
65) No así Manuel Domínguez, en el Chaco Boreal, Asunción, 1925. pp. 121-143 y Enrique de Gandía, en Historia del Gran Chaco. Madrid 1929. pp. 191-192 e Indios y Conquistadores en el Paraguay. Buenos Aires, 1931. p. 42. Estos autores interpretaron en forma correcta la documentación del Archivo Nacional de Asunción.
 
66) A.N.A. Archivo Nacional de Asunción. Actas Capitulares. Colección copias. Nº. 2 f. 135. Versión modernizada.
 
67) 1 legua colonial = 6,349,20 m. Véase Ricardo Zorraquín Becú. La Organización. p. 113.
 
68) Ordenanza creando el Cabildo y regimiento para cuidar del Gobierno de la Ciudad de Asunción. 16 de setiembre de 1541 en MACHAIN, R. Lafuente. El Gobernador Irala. Bs. As., 1939. p. 393. AGUIRRE, Juan Francisco. Discurso Histórico. Bs. As.- México, 1947. Documento IV. pp. 197-201. VILLAMIL, Manuel Peña. La fundación del Cabildo de la Asunción. Antecedentes históricos y jurídicos. Asunción, 1969. p. 121. El original del documento se encontraba en el Archivo Nacional de Asunción y se considera perdido. En la segunda mitad del siglo XVIII Juan Francisco Aguirre lo copió, adjuntándolo al tomo II de su Diario. El manuscrito de Aguirre que abarcaba una enorme masa documental en seis volúmenes fue entregado en 1815 a la Real Academia de la Historia de Madrid. Una copia del manuscrito se encuentra en la Biblioteca Nacional de Buenos Aires. Véase CARDOZO, Efraím. Historiografía Paraguaya. V. 1.
 
69) Real Provisión del 16 de diciembre de 1617 emitida por Felipe III en Madrid, en Archivo de la Nación Argentina, Epoca Colonial, Reales Cédulas y Provisiones (1517-1662). Buenos Aires, 1911. pp. 110-112. Actas del extinguido Cabildo de Bs. As. 1908 Tomo IV.
 
70) MORENO, Fulgencio R. La Ciudad de Asunción. Buenos Aires, 1926. p. 170.
 
71) KRUGER DE THOMAS, Hildegard. Asunción y su área de influencia en la época colonial. en Revista Estudios Paraguayos. 1978. V. 6 Nº. 2. pp. 33 ss.
 
72) GARCIA, Juan Agustín. La Ciudad Indiana. Buenos Aires: Eudeba, 1964. pp. 46,47.

 

 
 
 
 
Asunción, Paraguay, 1986.
 
 
 
 

(Hacer click sobre la imagen)

 

LA ECONOMIA COLONIAL

Por  JUAN BAUTISTA RIVAROLA PAOLI

COLECCIÓN: Tratado de Historia Económica del Paraguay.

Se acabó de imprimir el 12 de abril de 1986

en los Talleres gráficos de Editora Litocolor.

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO RELACIONADO

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 



Compartir FB

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 

Portal Guarani © 2014
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486, Celular: 0981 564-220 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal Portal Guarani, Ganador Doble del WSA