PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
JUAN BAUTISTA RIVAROLA PAOLI


  LA NOCHE DE SAN MARCOS - SEGUNDO GOBIERNO DE IRALA (Por JUAN BAUTISTA RIVAROLA PAOLI)


LA NOCHE DE SAN MARCOS - SEGUNDO GOBIERNO DE IRALA (Por JUAN BAUTISTA RIVAROLA PAOLI)

LA NOCHE DE SAN MARCOS - SEGUNDO GOBIERNO DE IRALA

LA ETAPA DE LA CONQUISTA

 

Por JUAN BAUTISTA RIVAROLA PAOLI


 

 

LA NOCHE DE SAN MARCOS
 
El día 11 de marzo, día de San Marcos, salieron de sus casas los principales oficiales, y acometieron sobre Alvar Núñez, quien se encontraba enfermo en cama. "El paso más indecoroso que se registra en la historia del Río de la Plata..." califica Juan Francisco Aguirre donde había sido preso un adelantado del rey, subvertido el orden legal, y abiertas las puertas de la anarquía en la Provincia del Paraguay.

"Triste amanecer para la provincia aquel día de San Marcos de 1544 –nos relata Julio C. Chaves–. La naciente comunidad que en medio de dolores advenía al concierto mundial quedaba escindida en dos bandos que iban a disputar supremacía fieramente y perseguirse con saña durante una década. Se abría la porfía de grupos, movidos por odios o ambiciones que iba a empurpurar a lo largo de cuatro siglos la tierra. La sombra de Caín se extendía sobre el Paraguay. La lucha de bandos –prosigue Chaves–, grupos, partidos, que inútilmente han tratado de mimetizarse bajo rótulos de ideologías, para que el pabellón cubra la mercancía introducida de contrabando" (111).

"Pero un acontecimiento cuyo estallido se preparaba desde largo tiempo, pareció por un instante echar por tierra los proyectos y esperanzas que todos comenzaban a forjarse con las noticias traídas por Irala. Los Oficiales Reales celosos y ofendidos de que el Gobernador no consultase con ellos los asuntos tocantes al gobierno de la Provincia y promulgaba bandos y mandamientos sin solicitarles su opinión, le presentaron el 2 de abril un extenso escrito en que le requerían que se juntara con ellos para tratar las cosas de la Gobernación y que derogase los bandos que había dado sin pedirles su parecer, nos cuenta Enrique de Gandia.

"Alvar Núñez contestó una semana después –prosigue Gandía– con otro escrito voluminoso y severo en que se hacía valer las razones que tenía para prescindir de su consulta en los asuntos de gobierno, y al mismo tiempo les prohibía que cobrasen el quinto de los mantenimientos que los conquistadores rescataban de los indios con sus propios dineros. Estas disputas continuaron de las iniciadas a fines de 1542, y durante el mes de enero del año siguiente, en que Alvar Núñez humilló el orgullo de los Oficiales Reales, acrecentaron siempre más el odio y la incomprensión que entre unos y otros existía" (112).

Lo cierto es que Alvar Núñez, fue procesado en España, y suspendido perpetuamente como Adelantado del Río de la Plata, desterrado de las Indias y condenado a servir cinco años en Orán, con sus armas y caballos (113). Con relación al final de Alvar Núñez, refiere Ruiz Díaz de Guzmán: "Y en la sentencia de revista, fue declarado libre, con sueldo de dos mil pesos, digo ducados anuales, para su sustento en Sevilla, en cuyo consulado murió después quieta y honradamente" (114).
 

NOTAS


111) Nos refiere CHAVES, en su ob. cit. que "Se ha querido ver en la deposición del adelantado una dúplica de la revolución comunera de España, cuya trascendencia en América, no ha sido bien estudiada hasta hoy. Nada más absurdo, más falso. Es cierto que Alvar Nuñez, Pedro Hernández y algunos de sus partidarios llamaron "Comuneros" a sus enemigos para desacreditarlos. En un incidente Carci Benegas – iralista – dice de Pedro de Molina: "bien han dicho que este es un bellaquillo, rapaz comunerillo" (A.G.I. B), Nº. 10-25.


Esa afirmación no tiene base, pues los oficiales reales sostuvieron que se habían rebelado porque Cabeza de Vaca pretendía hacerse "Rey y Señor de la tierra". Es imposible usar por un lado las armas para sostener al Rey y alentar por otro lado, los principios de los comuneros que se irguieron frente a Carlos V. en España. Por su parte, fray Juan de Salazar, dice en una de sus cartas que la deposición de Alvar Núñez, se realizó "con gran alboroto y RUIDO de los comuneros", no queda sino una base: que el barco que llevó a España al gobernador depuesto se llamó "Comuneros", según la lista de los que vinieron en la carabela Comuneros en compañía de los oficiales Alonso Cabrera y Garci Benegas a sustentar la prisión y echar de la provincia del Río de la Plata al Gobernador Alvar Núñez...". Del documento se desprende que el término "Comuneros" está usado peyorativamente". pp. 180 ss.

112) GANDIA, Enrique de. Historia de la Conquista del Río de la Plata y Paraguay... Ibídem, ib. pp. 127, 128. El propio Gandia (cita 80), expresa que Alvar Núñez dice en la "Respuesta a la provisión y capítulos della que le notificó el Contador Felipe de Cáceres", que "todo se ha fecho muy contra de la devida caridad y Real servicio solamente por vuestro particular e privado ynterés e de vuestros consortes syn que aya especial capítulo que en alguna ynstrucción os mandase lleuar quinto el pescado que los conquistadores e pobladores con tanto trauajo e gasto de sus personas matan para se alimentar e cueros y venados y manteca y miel e otras cosas desta calidad que aun con mucha miseria e trauajo no les alcanza a alimentar e mantener e se bestyr lo qual rescatan de los yndios con sus propios dineros", por todo lo cual "yo no deuo ni dar ni daré lugar que lleneys como aueys lleuado syn licencia de Su Magestad ny syn se lo hazer saber el quinto de semejantes cosas pues os consta ser conta toda ley divina e umana". Agrega que ese género de imposición no se encuentra en ninguna otra parte de las Indias, y que mientras "no me mostraredes cláusula especial en que os mande Su Magestad ymponer los tales derechos... yo no dare en ninguna manera lugar que por via de costumbre pues yndebidamente, vos ni los dichos vuestros consortes lleueys quintos de los tales mantenimientos".

113) A.N.A. Volumen 319. N.E. (Nueva Encuadernación). Sentencia de 1ª. Instancia.

114) DIAZ DE GUZMAN, Ruy. Anales del Descubrimiento, Población y Conquista del Río de la Plata. Asunción: Comuneros, 1980. p. 172.
 





SEGUNDO GOBIERNO DE IRALA

"Luego que Domingo de Irala recibió los pliegos, cédulas, y demás providencias de su Majestad convocó a los oficiales reales y demás capitulares de la República y en presencia de todos fue leída la Cédula de su Majestad en que le hacía merced del gobierno de aquella provincia (115) en cuyo obedecimiento luego fue recibido al ejercicio de tal empleo y demás privilegios que se le concedían con aplauso universal. Leyéronse asimismo otras cédulas y provisiones que venían a favor de los conquistadores como era habérseles de encomendar los indios, nombrar personas suficientes para el consejo, oficiales de real hacienda y utilidad así de los españoles, como de los indios de la jurisdicción para encomendarlos como estaba dispuesto, para lo que se determinó que saliesen cuatro personas a empadronar los indios de toda aquella jurisdicción con toda distinción tomando cada uno diferente camino; y habiendo vuelto se halló número de 27.000 indios de armas situados a 50 leguas circulares al norte y sur, etc., hasta el río Paraná, excepto los que estaban al oeste que por ser de diferentes naciones, tan bárbaras no se pudieron empadronar y repartir por entonces, por cuya cantidad de que se lastimó no poco el gobernador por no haber podido complacer su genio que era naturalmente largo y generoso inclinado a hacer bien a todos con que vino a ceñirse a gratificar a los que pudo según las ventajas de sus méritos estos fueron 400, dando a unos 30 a otros 40 y dejando a los demás para beneficiarlos en otras poblaciones y conquistas, que en adelante ocurriesen, porque con el corto número de indios, no le fue fácil gratificar a todos a proporción de los grandes trabajos que les había visto pasar, y de modo que pudiesen darlos los indios necesarios para una regular congrúa; y hecho el repartimento hizo para el buen régimen de indios y encomenderos ciertas ordenanzas que hasta hoy se observan, por haberlas confirmado su Majestad" (116).

Según opina Félix de Azara: "Disfrutaban los españoles estas encomiendas, y no tuvo Irala que hacer repartimientos entonces sino sancionar las ordenanzas sobre las que ahora estaban repartidas y arregladas. Por consiguiente creo que se equivocan Ruy Díaz lib. 3 cap. 1 y Lozano lib. 3. cap. 1. diciendo que Irala despachó cuatro diputados por rumbos diferentes, y que habiendo regresado con las listas que contenían veinte y siete mil indios capaces de tomar las armas, fueron estos los que se repartieron en encomiendas. También se equivocan comprendiendo en este reconocimiento y reparto a los indios del Mediodía en el Paraná porque Irala no llegó á sujetarlos ni a reducirlos á servidumbre. Aún creo exageran diciendo fueron cuatrocientas las encomiendas; porque tengo antecedentes para creer que no llegaron entonces á la mitad ni los indios al número que suponen. Ningún papel he leído que apoye lo que dice Rui Díaz y copia Lozano" (117).

"Este (Irala) a principios de 1556, repartió "en trescientos y veinte o más ombres para que les ayudasen a sobrellevar sus trabajos... Hasta veinte mil indios" (carta de Irala al Marqués de Mondéjar, abril de 1556) (118).

"Las ordenanzas de Irala, de mayo 14 de 1556, establecían la obligación de "servir a las personas a quien fueren encomendados en sus edificios labores y reparos labranzas y crianzas cazas y pesquerías y otras grangerías", prohibiendo a los indígenas que se ausentaran y que sirvieran a otros españoles " (119).

Es indudable que Irala, imprimió a la Provincia de su mando un carácter de particular fecundidad. Así, edificó el primer templo, la primera escuela; enseñó los métodos europeos para roturar la tierra; perfeccionó los telares de algodón; patrocinó la entrada de los primeros inmigrantes, creó el primer sistema monetario con escalas de 25, 50 y 100 maravedises. Luego interrumpe la conquista y se dedica con igual ahínco a la colonización. Reparte tierras a los pobladores; diseña las calles asuncenas, y por fin dicta la primera ordenanza de Encomiendas el 14 de mayo de 1556, que transformaría profundamente el derrotero inicial de la labor colonizadora y civilizadora de la Provincia del Paraguay, y que permitiera decir al insigne argentino, a quien los paraguayos debemos gratitud perenne, "La verdad probada es que la riqueza que los españoles buscaban y encontraran en Sudamérica tenía por causa el trabajo, no el suelo" (120).

El único Gobernador que cobró sueldo en el siglo de la conquista, o a lo menos que me conste, – dice Aguirre – hasta los años de 90, fue Irala, el oue recibió el primer tercio de su primer año que concluyó el 28 de Dbre. G55, y fue de 300 mrs. en dos libranzas: la 1a. contra el Tesorero Andrés Hernández el Romo y la 2a. de 7 de Feb. de 1556 del contador Felipe Cáceres contra el Tesorero Juan de Salazar. No consta en las especies que se le pagó. No cobró más porque era circunstancia que la hacienda Real propia de estas atenciones la debía producir la tierra. Con todo aunque ellos muriesen sin cobrar quedaban acreedores por sí y sus herederos a lo que produjese el tiempo y en efecto Irala a sus herederos les mandó como parte de su esencia (sic) los sueldos que alcanzó al rey. Es natural que jamás se cobrasen" (121).


NOTAS

115) A.N.A. Título de Gobernador para Domingo Martínez de Irala. V. 1. S.H. (Sección Historia) Nº. 13. fs 11 y 12 del año 1552.

116) DIAZ DE GUZMAN, Ruy. Anales del Descubrimiento... Ibídem, ib. pp. 213, 214.

117) AZARA, Félix de. Descripción e Historia del Paraguay y del Río de la Plata". Madrid, 1847. Tomo II. pp. 149, 150.

118) LAFUENTE MACHAIN, Ricardo de. El Gobernador Domingo Martínez de Irala. p. 544.

119) LAFUENTE MACHAIN, Ricardo de. El Gobernador Domingo Martínez de Irala. pp. 511-524.

120) ALBERDI, Juan Bautista. Escritos. Buenos Aires, 1895. Tomo I. p. 3.

121) AGUIRRE, Juan Francisco. Diario... Tomo II. Primera Parte. p. 120.



 
 
 
Asunción, Paraguay, 1986.
 
 (Hacer click sobre la imagen)

LA ECONOMIA COLONIAL

Por  JUAN BAUTISTA RIVAROLA PAOLI

COLECCIÓN: Tratado de Historia Económica del Paraguay.

Se acabó de imprimir el 12 de abril de 1986

en los Talleres gráficos de Editora Litocolor.

 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO RELACIONADO

 

 (Hacer click sobre la imagen)

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
REPÚBLICA
REPÚBLICA DEL PARAGUAY (GOBIERNO Y GEOGRAFÍA)
HISTORIA
HISTORIA DEL PARAGUAY (LIBROS, COMPILACIONES, ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIHISTORIA DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAIDIOMA GUARANIBILLETES DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011
LA GUERRA DEL CHACOREPUBLICA DEL PARAGUAYCASA DEL LA INDEPENDENCIAFILATELIA DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYAMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYA

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA