PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
TOMÁS BÁEZ SERVIÁN


  CÉSAR MEDINA – COMPOSITOR PARAGUAYO - APUNTES SOBRE SU VIDA Y OBRA - Por TOMÁS BÁEZ SERVIAN


CÉSAR MEDINA – COMPOSITOR PARAGUAYO - APUNTES SOBRE SU VIDA Y OBRA - Por TOMÁS BÁEZ SERVIAN

CÉSAR MEDINA – COMPOSITOR PARAGUAYO

APUNTES SOBRE SU VIDA Y OBRA

Por TOMÁS BÁEZ SERVIAN

Asunción – Paraguay

1994 (75 PÁGINAS)

 

 

RECONOCIMIENTOS

Siempre se corre el riesgo de la omisión a la hora de agradecer a todos aquellos que colaboran para la publicación de un libro.

Muchísima gente ha colaborado y no puedo dejar de decir "muchas gracias" a - por lo menos- las siguientes:

A mi esposa Romy, por su comprensión y apoyo durante los varios meses utilizados en recopilar materiales, ordenarlos y elaborar el trabajo.

A Doña Gerarda Escurra Vda. de Medina, por su ayuda en cuanto a las informaciones sobre la vivencia del biografiado y así como de materiales valiosos para el trabajo.

Al Prof. Ing. Paulo Yugovich y esposa Prof. Emilia Medina de Yugovich, por su valiosísima ayuda con la copia de los originales del libro en computadora, sus apreciaciones críticas muy oportunas y su constante apoyo moral.

A los señores José Magno Soler, Antonio Barrios y al Dr. Mino Espínola, por su valioso tiempo para las entrevistas.

Al Sr. Ángel Báez, por su apoyo moral y material siempre roso para este tipo de emprendimientos.

Finalmente a las siguientes personas e instituciones: Sociedades Bíblicas del Paraguay, Sr. Carlos Valiente; Prof. Mirian Santacruz; Pr. Juan de la Cruz Galeano; Librería Bautista; Prof. Esther de Pangrazio; Prof. Luisa G. de Bartolozzi, Sr. Alejandro Alvarenga; Sr. José Florentín; " El Buen Samaritano " S.A (EBSA); Prof. Bella Lidia Giménez de Ocampos; Radio Taxi A.P.T.A.; Sr. Darío Britez; Pr. Francisco Verón; Dr. Isaac Friedmann; Pr. Pedro Torres; Sr. Rubén Godoy; Sr. Hugo Ayala; “Mi Hogar" Electrodomésticos; Dr. Justino Aquino Frutos.


 

PRÓLOGO

Luego de presentar un libro sobre la vida y la obra del gran compositor norteamericano Aaron Copland, el Profesor Tomas Báez nos sorprende con un nuevo trabajo de investigación, en éste casi: sobre la vida y la obra de un músico paraguayo. Este hecho de por si auspicioso se convierte en algo realmente fuera de lo común, si atendemos a lo poco afecta que ha sido nuestra plaza a la investigación de temas musicales, y a la que ambos libros han sido presentados con intervalo de apenas unos pocos meses.

Con una estructura variada que incluye citas, entrevistas a protagonistas del campo artístico, recortes e impresiones personales, el profesor Báez nos lleva a conocer no solo a un notable de su tiempo, sino al ambiente que rodea al mismo y que conforma el difícil entorno que obligó a muchos a buscar amparo en otras latitudes.

El profesor César Medina- a quien tuve el placer de conocer personalmente- hoy poco conocido fuera del ámbito estrictamente musical, supo ganarse sin embargo el respeto y la alta consideración de todos quienes tuvieron la oportunidad de conocerlo.

Pedagogo, compositor de música paraguaya, gran estudioso, sereno autodidacta, y contemporáneo de los más grandes creadores de la música paraguaya, se constituye en un verdadero paradigma de su tiempo.

Su generación, caracterizada por una enorme sensibilidad musical, llegó a la capital alimentada por una profunda vivencia rural, a la que sumó una sólida formación académica aprendida de los maestros europeos entonces residentes en Asunción.

Así es como esta pléyade de músicos inquietos supo encontrar el camino de una nueva creación profundamente paraguaya, pero enriquecida con la ampliada visión de su formación musical.

Estas obras-algunas de las cuales llegan al vuelo sinfónico- han sido aún superadas, y se constituyen en el norte obligado para todo aquel que desee conocer cabalmente la historia de la música en el Paraguay.

El trabajo del profesor Báez tiene el gran valor de permitirnos una aproximación a la vida y la obra de un protagonista principal de un tiempo rico y difícil, razón por la que lo alentamos persistir en este esfuerzo, pues el reconocimiento de los valores nuestros creadores es pilar fundamental que sustenta nuestra identidad cultural.

Juan Carlos Dos Santos


 

"César Medina pertenece a esa estirpe de músicos paraguayos que no ha claudicado ante el deslumbramiento del éxito fácil, porque para él ser músico era una misión.

Y en ese empeño forjó su autenticidad, expresada en la fidelidad a la música de nuestra patria."

RUDI TORGA

 

“César Medina : concepcionero y músico de alma .... "

MIGUEL ANGEL RODRIGUEZ

 

“... el conocimiento de nuestros orígenes, de las fuentes de nuestra cultura, nos permitirá proyectarnos al futuro con plena conciencia de nuestra esencialidad paraguaya. "

MAURICIO CARDOZO OCAMPO


 

INTRODUCCIÓN

Con la publicación de este trabajo sobre Don César Medina se cumple un sueño acariciado desde hace bastante tiempo.

Recuerdo perfectamente que él fue la primera persona a quien acudí cuando la que fuera mi profesora de Historia de la Básica en el Conservatorio Municipal, Edelmira Arbo de Spinzi, me pidió que la ayudara en su cátedra, vislumbrándose la posibilidad de quedar como titular de la misma en el futuro.

César Medina, por muchos años profesor mío de Teoría y Solfeo en el Conservatorio, me dio palabras de mucho aliento para aceptar el desafío y en muchas ocasiones fue más allá del consejo solamente, proveyéndome importantes materiales de lectura y audición. Esto era por el año 1.987, uno antes de su fallecimiento, cuando nuestro Conservatorio Municipal de Música funcionaba en un antiguo edificio ubicado en Mcal. Estigarribia y Paí Pérez .

La personalidad y el carácter de don César Medina siempre impactaron fuertemente en mí. De pocas palabras, sereno, disciplinado y metódico, severo e inflexible por un lado, más también bondadoso y dispuesto siempre a ayudar y orientar al alumno que demostraba verdadero interés en aprender música.

Cesar Medina era un hombre sumamente preparado su arte y no le gustaba andar con rodeos con el que no aplicaba lo suficiente al estudio o que por desgracia no tuvo la chispa divina del talento musical.

Aunque guardaba siempre las distancias con sus alumnos, puedo afirmar con cierto orgullo que siempre fue tratado con deferencia por él, llegando incluso a disfrutar del privilegio de su amistad.

El objetivo de este trabajo es presentar en forma sencilla y accesible -especialmente a los estudiantes de música- los datos que he podido recopilar sobre la persona y la obra del gran músico que fuera don César Medina.

El esquema a presentarse comienza con algunos datos biográficos y lo que se ha escrito sobre él (muy poco, por cierto); seguiremos luego con algunas entrevistas de música que estuvieron ligados a nuestro biografiado en el campo musical.

Después consignamos una lista más o menos completa de sus composiciones, para hacer -en base a todo lo anterior unas breves consideraciones sobre su vida y obra.

En el Anexo insertamos una copia del documento autenticado por escribanía en el que consta que César Medina es el autor de la primera música puesta a la poesía de Emiliano R. Fernández "13 Tuyutí" .

Asimismo consignamos las impresiones de varios exponentes destacados de nuestro ambiente artístico sobre la personalidad de César Medina.

Si este trabajo sirve por lo menos de referencia para conocimiento de una parte de nuestro pasado musical, y colabora además para una mayor difusión de la obra de don Cesar Medina, habráse cumplido el objetivo para el cual fue realizado.


César Medina (derecha) y su primer maestro Carlos Ramírez (Pecho-i)

Concepción - Paraguay, 1930

 

 

CÉSAR BONIFACIO MEDINA VELÁZQUEZ

 

APUNTES BIOGRÁFICOS

 

Nació en Concepción, Paraguay, el 4 de Junio de 1.912 y falleció tres días antes de cumplir 76 años, el 1º de Junio de 1.988, en Asunción.

En el año 1.930 inició sus primeros estudios de música con los profesores Carlos "Pecho'i" Ramírez, Juan Escobar y Belisario Medina (su hermano) en su ciudad natal, Concepción. El recordado Miguel Ángel Rodríguez lo llamó alguna vez " concepcionero y músico de alma...." .1

Hemos mencionado a Belisario Medina, considerado un virtuoso del violín. Este fue autodidacta aunque realizó algunos estudios posteriormente con Remberto Giménez y fue compositor y profesor de violín.

Podemos suponer la enorme influencia de Belisario en su hermano César para la formación de éste como músico.

Ya en Asunción, por el año 1.938, César Medina perfecciona sus conocimientos musicales completando el estudio de la armonía clásica con el profesor Emilio Biggi, autor de bellísimas páginas musicales de nuestro acervo nativo,

Desde 1943 a 1948, realiza cursos de especialización en armonía tradicional, contrapunto, instrumentación y orquestación con el Doctor en Música de la Universidad de Praga, Othakar Platil, en la ciudad de Asunción.

Ya que mencionamos al maestro Platil, apuntemos lo que Arturo Pereira nos dice sobre este gran músico:

Extraordinario músico checo, discípulo de Dvorak, destacado violonchelista, director de orquesta sinfónica y compositor también. Ingresa al país en ese tiempo y se integra a la promoción de la cultura y la música. Fue también componente del cuarteto clásico " Asunción" con Remberto Giménez; fue hasta su fallecimiento integrante de la orquesta sinfónica de la Asociación de Músicos del Paraguay. Su preocupación por el origen de la cultura paraguaya se traduce en la composición de una ópera tomando como tema el poema de Narciso R. Colman "Ñande Ypycuera", con libreto de Josefina Pla denominada "Porasy"; compone también una sinfonía de concepciones armónicas modernísimas y una pieza musical basada en un tema religioso, premiada con motivo del año Santo en 1950 titulado "Tantum Ergo", ambas obras fueron ejecutadas por la orquesta A.M.P.; dejó numerosos discípulos, fallece en los años 60. 2

Max Boettner menciona también entre las composición de Othakar Platil una "Cantata de Primavera", un "Trío en Do menor" y una "Rapsodia Sueca".3

César Medina cursa también estudios de armonía moderna y música dodecafónica en el "Conservatorio de Cultura Musical Paraguaya", en los años 1.964-65.

Entre 1.966 y 1.968 hizo estudios de contrapunto y armonía superior con el prof. Juan Carlos Moreno González. Por estos años obtiene el título de Profesor de Teoría y Solfeo en Asunción, y también el de Profesor de Armonía. Ambos títulos están firmados por el profesor Víctor Recalde, Juan Carlos Moreno González como Director y Olga Benítez de Cacavelos como Secretaria, de la " Escuela Musical Beethoven" .

Ocupo varios cargos durante su vida. Entre ellos el de Presidente de la Asociación de Músicos del Paraguay 1946-1948

Fue fundador y miembro del Directorio de Autores Paraguayos Asociados A.P.A., entre 1.951 y 1956.

Enseñó Teoría y Solfeo, y Armonía en el Conservatorio Municipal de Música de Asunción, desde 1.966 hasta poco tiempo antes de su fallecimiento, ocurrida luego de una penosa enfermedad que lo mantuvo en cama durante varios meses.

En 1.972 fue nombrado Director del Conjunto Folklorico Municipal, ocupando ese cargo hasta su muerte.

Fue Delegado de Paraguay a la V Reunión Interamericana sobre Derechos de Autor, llevada a cabo en marzo de 1.968 en nuestra ciudad capital.

Entre los títulos honoríficos que le fueron concedidos mencionemos:

Diploma de Honor del Departamento de Enseñanza Superior del Ministerio de Educación y Culto, en reconocimiento de la labor cumplida en favor de la cultura musical paraguaya, siendo Ministro de Educación el Prof. Dr. Juan Ramón Chaves - 30 de noviembre de 1.953.

Diploma otorgado por Autores Paraguayos Asociados, A.P.A., como propulsor de la música paraguaya, en 1.963.

Diploma de Honor de Autores Paraguayos Asociados en reconocimiento de la labor desarrollada dentro del arte folclórico nacional, el 1º de abril de 1.975.

Diploma de Honor de la Municipalidad de la Capital en reconocimiento de la labor desarrollada en favor de la cultura musical paraguaya, en el año 1.974.

Cesar Medina fue también defensor de la patria en la contienda chaqueña de 1.932/1.935. El veterano ex combatiente ostentaba la Cruz del Defensor.

Una interesante anécdota referida a César Medina y su hermano Belisario durante la guerra del Chaco, se encuentra en un artículo titulado "Una polca en una hora":

Nanawa tenía su elenco musical. Los hermanos Belisario y César Medina eran sus directores, y allí, entre el silbar de las balas compusieron bellísimas polcas y guaranias, a las que el gran Emiliano R. Fernández les ponía la letra.

En febrero de 1.933, actuó en Nanawa una enfermera que se hizo célebre por la abnegación con que desempeñaba sus funciones.

Solo se la conocía por su nombre: Sebastiana, y nadie, nunca, conoció su apellido.

Ella era como una madre para todos. No solo curaba heridas sino que lavaba y cosía la ropa y alentaba a todos con su palabra cariñosa. Pero, por sobre todas estas cualidades, tenía la de estar siempre sonriente. Su sonrisa era maravillosa, única, incomparable       

El coronel Irrazábal, no teniendo nada mejor que premiarla, llamó un día a los componentes del elenco y les dijo:

"quiero que para dentro de una hora compongan una pieza que se titule " Nde pukavy, Sebastiana" ("Tu sonrisa, Sebastiana"). Los músicos, con esa ciega obediencia que caracterizaba a los de Nanawa, fueron hacia un montecito situado en las cercanías del Comando, y allí bajo los árboles, poniendo cada uno de ellos su granito de arena ( en este caso, una nota musical ...), al cumplirse el plazo fijado hicieron escuchar la bellísima polca dedicada a la sonrisa de Sebastiana. Esa polca, en la actualidad se titula " Tu sonrisa". 4

También durante la contienda chaqueña César Medina escribió la primera música para el poema de Emiliano R, Fernández " 13 Tuyutí ", en un momento emotivo y conmovedor. Hay un documento de escribanía que certifica la autoría de Medina con relación a la mencionada composición, precediendo por lo tanto muchos años a la música - muy difundida por cierto - hecha por Ramón Vargas Colman.

A propósito, en la partitura de "Nanawa de Gloria", canción épica, letra de Emiliano R. Fernández y música de César Medina, hay una nota de puño y letra de este último:

Esta composición fue escrita por los autores en el mismo campo de lucha, días después de la memorable batalla de Nanawa el día 20 al 24 de enero de 1.933, en donde la 5ta. Div. de Infantería al mando del valiente jefe Cnel. Luis Irrazábal causara una contundente victoria sobre el ejército invasor, dejando así anuladas las pretensiones enfermizas de salir sobre el rumoroso rio Paraguay, por siempre jamás.

Campo de Nanawa, enero, 1.933.-

Podemos notar que no coinciden las fechas de la nota de la partitura y la del documento de escribanía citado anteriormente - cuya copia se inserta en el Anexo del libro - con relación al momento en que fue compuesta la obra. Pero no se puede dudar que es de autoría de don César Medina, después de la batalla de Nanawa, en 1.933.

Hay que tener en cuenta que el Tte. Carrón testifica de este acontecimiento más de 48 años después. El riesgo del olvide en cuanto a la fecha exacta es comprensible.

Ya que mencionamos la contienda chaqueña, es importante acotar que durante la misma hubo una intensa actividad musical. Sobre la misma nos dice lo siguiente este incansable y dinámico trabajador de la cultura que es don Arturo Pereira:

.... todos los músicos y artistas se alistaron en el ejército y protagonizaron ese acontecimiento guerrero a partir de numerosos conjuntos musicales, orquestas y bandas de músicos y grupos teatrales, quienes al mismo tiempo de promover el espíritu ardoroso de "patriotismo", llenaron con sentimientos humanos y espíritu de nobleza esa trágica carnicería...

Protagonistas directos de estos hechos, como el prof. Pablo César Flores, director de una banda de músicos de Concepción y el Teniente Ramón Ratti, también director de una banda de músicos y otros maestros cuenten que, en varias ocasiones en un momento de receso de un combate se escuchaba el rasguido de arpas, de guitarras o el broncíneo sonido de una banda de músicos con los sones vibrantes de una polca. Dice el prof. César Flores: "incluso algunos desde el otro lado pedían a gritos la repetición de la pieza ejecutada y respondían también con los sones de bombos y charangos"

….

Al igual que las bandas de músicos participaron también grupos musicales constituidos de violines, arpas, flautas, bandoneones, clarinetes y otros instrumentos sin discriminación.

La acción dinámica de estos grupos de músicos y artistas en el curso de 3 años, tiempo que se prolongó la guerra del Chaco y que movilizó a toda la ciudadanía del país, predominantemente campesina, estimulada realmente por el "profundo amor a la patria", fueron los que promovieron y acentuaron la legitimación como propiedad social de estos valores abstractos: música y lengua. Legitimación extendida a lo largo y ancho del país y de la que se hicieron dueñas las masas y con las que se identificaron principalmente los músicos populares, estimulados también por la "victoria" de esa guerra. 5

En dos conocidas orquestas de su época, Cesar Medina brilló por su formación musical amplia y sólida, como también por su delicada interpretación del instrumento que dominaba: el bandoneón; en la orquesta "Iris" - la primera gran orquesta paraguaya - hacia 1.940 y en la famosa orquesta “San Solano”, donde destacaba también el recordado maestro de violín Aniceto Vera Ibarrola.

También en la famosa orquesta "Perurima", dirigida por don Mauricio Cardozo Ocampo, sobresalió Medina como fino intérprete del bandoneón.

Un dato importante, ya mencionado por Miguel Ángel Rodríguez, es que Luis Alberto del Paraná encargaba a Cesar Medina la dirección musical de sus conciertos en Asunción. 6

Como se ha mencionado, César Medina enseño durante muchos años en el Conservatorio Municipal de Música. Este es el texto del discurso-homenaje póstumo de la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Asunción, en aquél entonces a cargo de Leonarda Páez de Virgili, leído en el cementerio de la Recoleta , cuando eran enterrados los restos mortales del músico, el 2 de junio de 1.988:

"Señoras y señores:

Cuando un alma parte a la eternidad, el dolor agobia a familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Hoy ha partido a ese viaje sin retorno, un hombre de bien, un ciudadano ilustre, un patriota, un combatiente del Chaco, un padre de familia, un amigo leal, un ejemplar      compañero de trabajo y un extraordinario cultor del arte nativo, don CESAR MEDINA.

Su vida se apagó después de una dolorosa enfermedad, que fue la prueba difícil a que Dios lo sometió para fortalecer aún más su espíritu, medir la fuerza moral y enaltecer su alma de artista y de maestro, que durante toda su vida lo llevó a dedicarse a la misión sublime de enseñar, de penetrar en las profundidades del alma y expresar la belleza a través de la música.

Su pasión fue el arte, y por el arte supo llegar a los corazones de sus compatriotas y amigos.

Su trabajo en el Conservatorio de Música, dependiente de la Dirección de Cultura y Arte de la Municipalidad de Asunción, ha demostrado su gran amor a la tarea desempeñada, su gran sentido de responsabilidad, su disciplina y su espíritu bello y creador que sabía transmitir a los demás, ya con su enseñanza, ya en sus interpretaciones de melodías nativas dirigiendo el Conjunto Folklórico Municipal por varios años.

La Municipalidad de Asunción, la Dirección de Cultura y Arte de la misma, hoy pierde un gran valor y con su muerte queda un vacío que será difícil de llenar, porque un profesor y un Director de la talla de don César Medina, que aun enfermo seguía entregándose a su labor, deja un bello ejemplo digno de ser imitado.

Don Cesar Medina fue un hombre amante de la paz, leal a la causa de la patria, que ha sabido cumplir con su deber de ciudadano en cualquier instancia de la vida nacional.

Así, en la Guerra del Chaco, acudió presuroso a las trincheras para defender a la patria amenazada. Empuñó el fusil con firmeza sin olvidar en aquellos difíciles momentos al incomparable amigo de sus días: su viejo bandoneón, llevando nuestra música nativa hasta las soledades chaqueñas para calmar con dulces melodías las tristes horas y las añoranzas del soldado guaraní que había dejado su hogar, su familia, sus amores, para defender el terruño amado.

Con su viejo bandoneón al frente del Conjunto Folklórico Municipal, recorrió los rincones de la patria, traspasó nuestra frontera, brindando en cada interpretación su alma de artista y de paraguayo de bien.

Así paso su vida sembrando melodías. Hoy su bandoneón querido, enmudeció para siempre, pero su alma mensajera del arte seguirá viviendo en el recuerdo y en el corazón de familiares, amigos y alumnos.

La Intendencia Municipal de Asunción, la Dirección de Cultura y Arte y el Dpto. de Formación Artística, por mi intermedio rinden su postrer adiós a este maestro, compositor y cultor del arte nativo y expresa sus condolencias a todos los familiares deseándoles resignación cristiana.

Don Cesar Medina: ha llegado la hora de la suprema despedida, la hora del adiós, aquí en la tierra.

Estamos presentes tus compañeros de trabajo, tus amigos, tus alumnos, junto a tus familiares para rendirte el postrer homenaje.

El Conjunto Folklórico Municipal que por tantos años dirigiste, hoy suena triste, muy triste el último vals, el vals del adiós eterno.

El sonido de esta música se eleva hasta lo infinito para unirse a la melodía celestial de los ángeles donde. Dios recibe a los justos para el gozo eterno de la Gracia Divina.

Don César Medina: Adiós, descansa en la paz de la gloria del Reino Celestial.

Amén".

Un destacado intérprete y difusor de cultura paraguaya, el prof. Rudi Torga, se expresaba emocionado en el artículo titulado "Las rebeldes notas de Ñande rekové" , luego de la muerte de don César Medina:

El miércoles 1º de junio, llegó la noticia de que había realizado el "viaje sin retorno" el músico César Medina. En el poema "Viaje definitivo" Juan Ramón Jiménez decía: " Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando". Este hermoso verso sería un digno epitafio para el maestro que tan noblemente vivió sembrando notas musicales en nuestra patria. Podrían ser también los versos del poema "Mi instrumento" de Manuel Ortiz Guerrero: "Músico soy ... De música sencilla. Feliz con regalar un aire al viento " Cesar Medina fue el vivo resplandor de la sencillez. Conservaba una altiva modestia que dignificaba el contexto de su fecunda trayectoria artística. Pertenece a esa sacrificada generación de músicos sobresalientes que lucharon con valentía contra el círculo artístico extranjerizante, para imponer nuestra música no solo en nuestro país, sino en todo el Rio de la Plata.

Esta patriótica aventura fue posible, porque cada músico tenía una preparación académica integral.

La lucha arrancaba de la realidad histórica nacional y de la necesidad de elevar el arte musical a nivel estético, conceptual y técnico de la cultura moderna. El proceso de la evolución de nuestra música, con verdadero interés y auténtica generosidad.

Cada músico se exigía conocimiento en profundidad sobre la ciencia musical. Y después, llevar este conocimiento al campo de la experiencia, conjugando sus leyes a la característica de la  música nacional. Por tanto, la actividad en la música iba de la práctica a la reflexión, de la experimentación a la investigación. Así fueron surgiendo obras originales, coherentemente fundamentadas y formuladas, sin ambigüedades con sus raíces sumergidas en nuestra historia y su mensaje proyectado hacia el tiempo de la vida presente y futura.

Así fueron surgiendo directores de conjuntos folklóricos, orquestas típicas y sinfónicas. Así fueron surgiendo especialistas en arreglos musicales. Así fueron surgiendo diferentes maestros de diferentes instrumentos.

César Medina fue un músico que había llegado a la cima de una formación musical académica integral.

Transitaba por todas las variantes de la disciplina que pertenece al arte de música. Compositor, arreglador, director de conjuntos típicos, y también, privilegiado intérprete bandoneón.

César Medina pertenece a esa estirpe de músicos paraguayos que no ha claudicado ante el deslumbramiento el éxito fácil, porque para él ser músico era una misión. Y en ese empeño forjó su autenticidad, expresada en la fidelidad a la música de nuestra patria. ¿ Quién relevará a este maestro en la crítica situación arte musical?      ¿ Quién asumirá el moble compromiso con nuestra música? ¿Quién rescatará del silencio al bandoneón que deja,  y ha sido confidente de su alma, en las suaves noches de nuestra tierra ? ¿ Quién devolverá al pueblo todas las hermosas canciones que fue componiendo en su trajinar por los años de este país, doliente y valiente al mismo tiempo? César Medina ha realizado el "viaje sin retorno", pero seguirá viviendo en el corazón de nuestro pueblo con las rebeldes notas de "Ñande rekove" y tantas odas bellas composiciones que ahora y siempre dignificarán el rico patrimonio de la música paraguaya. 7

 

 

NOTAS

1. Miguel Ángel Rodríguez , SEMBLANZAS BIOGRAFICAS DE CRIADORES E INTÉRPRETES POPULARES PARAGUAYOS (Ediciones Compugraph: Asunción, 1.992).

2. Arturo Pereira, JUICIO A LA HISTORIA , (Editora Litocolor, Asunción, 1.992) pp. 100-101 .Cuando Pereira dice "en ese tiempo", se refiere a la década de los '20.

3. Juan Max Boettner , MUSICA Y MUSICOS DEL PARAGUAY, (Edición de Autores Paraguayos Asociados - A.P.A. : Asunción, S.F. ) p, 281 .

4, 4   ANECDOTAS DE LA GUERRA DEL CHACO, publicado por Editora

HOY S.A., director: Humberto Domínguez Dibb. Asunción, 1980, Sección 4 : "La Ausencia", p. 20.

7. Diario HOY , edición del 5 de junio de 1.988


El famoso elence "Nanawa", Diciembre de 1933

 

 

ENTREVISTAS

 

La posibilidad de entrevistar a personas que conocieron de cerca a Don Cesar Medina, ha sido muy importante para la obtención de información sobre su vida y obra.

Tratándose de artistas que actuaron muy cerca suyo, la fuente es de primera mano y de inestimable valor.

He procurado enfatizar en estas conversaciones aquellos aspectos que resaltan la formación musical de César Medina y su aporte a la música paraguaya, como también la opinión de los entrevistados sobre la situación actual de nuestra música. Así podremos apreciar opiniones dispares en muchos aspectos, como también coincidencias.

Los entrevistados fueron :

a) José Magno Soler: un hombre cuya trayectoria en la interpretación de la música paraguaya ha sido coronada por constantes éxitos. Fue formado musicalmente -como veremos- por don César Medina; ha grabado mucho y es una de las voces más representativas de nuestro canto popular.

b) Antonio Barrios "El cantor": otro gran exponente de la música popular. De una trayectoria interesantísima y muy motivadora, sigue cantando las hermosas melodías nativas.

c) Nino Espínola :  quien junto a Barrios forma el consagrado dúo "Barrios-Espínola", que tantos éxitos ha cosechado para bien de nuestra música. Mencionemos que este dúo cumple en este 1.994 50 años de haberse formado, y ahora están preparando un Compact Disc (C.D.) reeditando temas de su Repertorio.

d) Finalmente, conversamos con doña Gerarda Escurra Vda de Medina, quien nos habló del César Medina hombre, esposo, padre.

 


 

ENTREVISTA

A DON JOSÉ MAGNO SOLER REALIZADA EL JUEVES 2 DE SETIEMBRE DE 1.993, EN SU DOMICILIO PARTICULAR

• Cómo conoció al prof. César Medina ?

Yo lo conocí a Medina en una circunstancia muy familiar en una casa, más o menos en Don Bosco y Piribebuy. Recuerdo que estaba en un cumpleaños, cantando una música y había sido que era una música suya, él estaba sentado a unos metros, y se dio cuenta que estaba cantando fuera del tono que me correspondía. "Mitacuña-mi"8 es una música de él y letra de Efigenio Caballero. Después que terminé de cantar me apartó y me dijo: "cómo es su nombre?" - esto habrá ocurrido por el año 1.959 aproximadamente- , y le di mi nombre , luego me dijo " yo soy el autor de esa canción que acaba ud. de cantar, y me parece a mí que le va a venir mejor cantar dos tonos más bajos, ud. cantó en MI, pero debe cantar en DO" ; haciéndome notar que tenía un registro alto pero que me esforzaba y cantaba fuera de tono. Y me preguntó además " ud. dónde está cantando"?, y le dije "yo no canto en ningún lado, solamente en cumpleaños, serenatas, peñas y estoy comenzando, me gusta cantar ... "Ud. tiene mucho material", me dice , pero "hace falta corregir algunas cositas, y yo me ofrezco, soy músico profesional y le puedo ayudar para su formación" "no me diga" le contesto, "y si, yo soy Cesar Medina", me responde.

Por supuesto yo conocía su nombre por la orquesta “San Solano". actuaba allí, ya era famoso cuando eso, él y Aniceto Vera Ibarrola , que era su primo.

Bueno, me dio su dirección, al día siguiente ya estuve en su casa.

Y me dijo : " Bueno, tenemos que tomar tu registro, para ver cuál es la parte más baja y la más alta de tu extensión vocal, porque la música es así, vos tenés que tomar la parte más baja y la más alta de un tema, y adecuarla a tu registro para que puedas alcanzar. No podes tomar una canción que comienza alta y cantarla alta , porque no vas a alcanzar, vas a “gallear", y tampoco debes hacer lo contrario, o sea comenzar un bajo que no puedas alcanzar, hay que promediar".

"Tenés que analizar la parte baja y alta de una canción, y entrar en el medio, o sea buscar que calce a tu registro".

Entonces comenzamos, me tomó el registro, y me dijo,  esta canción tenés que cantar en este tono, esta otra en aquél", etc. Y después me contó que tenía una orquesta con Vera Ibarrola, su primo, y me dijo " te voy a presentar a Aniceto Vera", que andaba por entonces con el violín, y yo lo conocía también. A Vera Ibarrola también le gusto mi voz, y me invitó a cantar con su orquesta típica, por primera vez fui a cantar a un baile con él, y aprendí todos los temas para eso. Después me dijo " mira, yo necesito que cantes tangos, y algunos valsecitos, guaranias, polcas", y además me pasaba algunos de sus temas. Así comenzamos con Cesar Medina nuestra relación.... te estoy contando desde el inicio.

Comenzamos, y entonces él me dijo que quería enseñarme Teoría y Solfeo. Ese era su deseo. Entonces le dije : mire profesor, yo tengo una forma de pensar, yo soy un tipo que no creo mucho en la música, veo demasiados parias en mi país con la música, pienso que con la música no me voy abrir paso , a no ser que me aventure y me vaya a Europa con la guitarra bajo el brazo, por ahí puede ser que por la necesidad estudie. Yo no le tengo mucha fe a la música, hago la música para mí nada más, no quiero hacerlo profesionalmente, hetaiterei ha hechá la músico o manó po necesidá, mboriahu 9, para mi que acá en este país no es valorada la profesión del músico, se le tiene en un estrato muy despreciado, ape ngo chamigo, ni compadrerá ndoi potai lo mitá la músico 10" , le dije .

Le remarqué que no quería ser profesional de la música, pero César Medina anduvo insistiendome siempre, y es interesante, por esas cosas de la vida, llegué yo a ser Secretario de Cultura en la Municipalidad , y por supuesto tenía relación con el Conservatorio de Música cuando era el director Juan Carlos Moreno González. Tres años estuve yo con este gran músico como Secretario de Cultura, y llegó a ser él profesor en el Conservatorio de Música, y todo estaba a mi cargo; una vez vinieron los profesores de música a pedirme que estudiara música; "te hace falta -me dijeron- estás ahora dirigiendo en cierto modo una institución musical y es importante que estudies", y les dije después, "no voy a estudiar".

Me hablaron Lorenzo Álvarez, Bonifacio Roma, Aniceto Vera, César Medina, Víctor Recalde, todos me hablaron. Recalde era buenísimo como profesor de Teoría. También recuerdo que varias veces me habló de eso Sofía Mendoza, y luego Cardozo Ocampo .

Con Aniceto comencé a cantar en la orquesta típica, después comencé a cantar con la orquesta de César. Se dejó Aniceto de dirigir la orquesta y continué con César, y después terminó la orquesta típica , porque comenzaron realmente a decaer tanto la de Florentín Giménez, Pathos Bernal, la típica "Iris" , la de Aniceto, etc. vinieron a caer en un pozo de decadencia total y terminaron.

Entonces formamos con Aniceto un conjunto. Don Cesar en el bandoneón. Aniceto con el violín por supuesto, y yo con la guitarra y el canto, y buscamos un arpista. Antes de formar esto, terminó la orquesta típica de Aniceto, e hicimos un programa de radio, y nos escucho había sido este Cosa, dueño de "Caballito Blanco", yo trabajaba en la Municipalidad cuando eso, nos contrató para cantar en su local, cuando eso sobre la Avda. Eusebio Ayala, y para mí era todo un acontecimiento porque sería la primera vez, y me dijo: "quiero que cante en mi local, porque me gusta su voz".

Esto era con Aniceto Vera I., César Medina y Juan Belotto, dicho sea de paso el primer músico que acompaño la guarania con Flores. El primer músico que aprendió a rasguear la guarania, que después se dedicó a ejecutar el bajo. Ya ha fallecido este señor.

Entonces, Belotto en el bajo, Aniceto en el violín, Medina en el bandoneón y yo en la guitarra y canto; actuamos así en cuarteto en el "Caballito Blanco" durante unos tres años, más o menos, y nos fue bastante bien; ganábamos creo que doscientos guaraníes por noche, pero con enormes sacrificios, aunque no nos quejábamos porque nos sentíamos como en familia allí muy bien tratados por los dueños.

Allí ensayábamos música nueva, sacábamos esos valses antiguos, los tangos, cantábamos y le gustaba a la gente, era un público maduro.

Después fuimos contratados en "El Triángulo", Colón y Avda. Carlos A. López, donde está el "Supermercado Total" ahora. Nos contrató Fermín González. Pero nos faltaba el arpista y me dice Medina:"Jaha ja heka"11, y fuimos a buscar, yo con mi moto y él detrás mío. Fuimos a buscar un arpista y lo sacamos allá del puerto, frente a la Prefectura, en uno de esos bares de mas adentro. Encontramos así a un jovencito moreno, tocando arpa, con un conjunto, y me dice Medina :"coa co arpistana ja raha, coa i mita, na iñambiciosoi, ha ñande ña formáta ichupe" 12, y le hablamos. Se llamaba Epifanio Adorno, y le pusimos como nombre artístico "Papi Adorno".

Comenzamos con Papi Adorno y después conformó también nuestro conjunto Wenceslao Gómez. Anduvimos así con Papi Adorno, quien no tenía ropa, ni zapato, ni media, (i pero ve voi... 13) y de entrada le debíamos ya un traje. Le mandamos hacer un "smoking", tuvimos dos pares cada uno; fabricando nosotros el crédito.

Nos ensayábamos en la casa de Medina, él era muy exigente, y tocábamos con el arpa "Caminito", "Adiós muchachos", todos esos viejos tangos, y también polcas.

Los arpistas por cambio de tono, no pueden acompañar, por ejemplo de DO pasar a Mi, entonces Medina le dijo a Adorno: "yo te voy a enseñar como tenés que afinar" mostrándole cuáles eran las cuerdas que debía alterar. Adorno lo aprendió en un ratito, y afinaba el arpa rápidamente en cualquier tono, de manera que rompió en cierto modo con ese tabú de los arpistas que dicen que si se alteran las cuerdas se desafina el instrumento. Pero Medina le consiguió un diapasón y le indicó como tenía que afinar y solucionar asi el problema.

Resultó entonces todo un éxito el arpista Adorno, anduvimos cien puntos y actuamos en muchas partes. Después Adorno se retiró y contratamos a Wenceslao Gómez, que ahora está en España, y anduvimos con nuestro trío.

Grabamos luego nuestro primer disco, siempre con Medina como cerebro de todo este movimiento, trajín. El me pasó sus temas, yo grabé mi primer disco, cuando eso era en 45, cuatro temas suyos, "Canto a Encarnación", letra de Halley Mora y música de César Medina, "Lejana Ilusión", música de Cesar y letra de Miguel Ángel Rodríguez, "Yvoty ñu"14, música de Cesar y Aniceto y letra de Mario Halley Mora, "Caminito verde", con música de César Medina y letra mía.

Ese disco tuvo una resonancia espectacular. Yo le envié a Iván Silva Acuña, un locutor famoso que tenía su programa llamado "La voz de la O.E.A" y él enviaba a todas las radios del mundo cintas con música folklórica de distintos países de América. Viajé al Perú y escuché mi grabación allí, me dio una proyección enorme e inesperada.

Así comenzó mi primera grabación con don César Medina, y después ya vino la gran amistad, compusimos "Caminito verde", y otros temas; después ya grabamos otro disco, "Chacore"15, exclusivamente con música del Chaco, música épica, con él y Aníbal Lovera.

Después ya vinieron muchas grabaciones con él, integramos el Conjunto Perurima de Cardozo Ocampo, Medina con el bandoneón. Actuamos mucho, después él se retiró y quedó Rodolfo Roa.

Vinimos manteniendo una amistad muy íntima, a pesar que él ya se dedicó a otro campo de la música, la docencia, en el Conservatorio Municipal.

También fue muy amigo de Epifanio Méndez Fleitas, siendo Medina el cerebro de la orquesta "San Solano". Por motivos políticos esta relación no pudo continuar, quedando también el afectado, sufriendo persecuciones y hasta inclusive cayó preso, cerrándosele así todas las posibilidades de trabajo y pasando momentos muy difíciles, apremios económicos, para él y su numerosa familia, no siendo él una persona política; su relación con Epifanio Méndez no fue en ese sentido, sino de trabajo artístico-musical, actuaciones y grabaciones y por supuesto una amistad personal que los unía.

Bueno, se formó así una gran familia; César Medina fue como un hermano mayor para mí, pasamos juntos tantas cosas......

Mientras, él seguía estudiando, armonía, composición, fuga, ¡qué es lo que no estudiaba!. Era un hombre muy versado, muy leído, muy culto, y gran autodidacta. Estos son los músicos que nacieron para ser profesionales, porque él no sabía hacer otra cosa que no sea música, era músico innato, profesional, maestro e instrumentista que vivió hasta su muerte como tal. Me comentó una vez: "quise una vez ser agricultor y perdí todo, en un campo hacia Santa Elena, ¡dónde iba a saber hacer yo esas cosas!".

Así fue nuestra vida, comenzamos como algo pequeño, luego formamos una familia muy unida. Además, él era un hombre con mucha experiencia, muy maduro como persona. Nuestra relación profesional se mantuvo hasta el año 1975, pero la amistad continuaba.

Yo continuaba grabando discos, e incluía temas suyos. Ocurre que él compuso temas muy lindos, pero nunca fue de las personas que buscaba promocionarse y difundir su música, uno tenía que andar tras él para pedir sus músicas, su repertorio.

Una de sus mejores obras fue "Ha che reta Paraguay"16, con letra de Teodoro S. Mongelós, es una obra realmente bella. Después hizo una música que se consideró de protesta y por muchos años se la prohibió, hasta ahora , "Ñande rekove" 17, también con letra de Teodoro S. Mongelós. Después compuso "Feliz mariposa" con Luis Alberto del Paraná; con Efigenio Caballero compuso "Mitacuña-mi", que grabó "San Solano" con el dúo Barrios-Espínola.

Yo grabé "Cantar lejano", "Mitacuña-mi", "Lejana ilusión", "Yvoty ñu", "Caminito verde", "Canto a Encarnación", "Misionerita", "Ha che reta Paraguay", "13 Tuyutí" , todas obras de César Medina. Casi en cada disco que grabó incluyo músicas suyas      

Tuve la satisfacción de que cuando termine "Reliquias del Folklore", volumen II, ya cuando él estaba mal de salud, le llevé la grabación a su casa, pero creo que un poco tarde ya.

Recuerdo que cuando estaba por grabar "Bodas de plata con el folklore", vino personalmente trayendo su bandoneón, a pasarme la música "Villarrica" a mi lugar de trabajo, en la Feria Aragón. Esta obra es de autoría de Gumercindo Ayala Aquino en la letra y Aniceto Vera Ibarrola en la música. Incluimos esta hermosa composición en la grabación citada.

Compartíamos la forma de pensar hacia nuestra música, en lo que a la lucha por la difusión de la música paraguaya se refiere, pero él iba más allá, al pretender que músico debía cultivarse con estudios académicos, aprendiendo a leer música, pues lo consideraba importante y básico. Él pensaba que en mi carrera de cantante, para tener mejores proyecciones, debía dejar de ser meramente "intuitivo", aun cuando yo no me dedicara profesionalmente a la música.

Aunque yo me abrí paso en la vida con el comercio, y actualmente continúo en ello, también hago música. Al plantearme realísticamente el dilema, yo no veía la posibilidad de desarrollarme económicamente con la profesión de músico, lo que me hacía sufrir.

El ambiente era muy difícil, pues en nuestra sociedad se relacionaba mucho al músico con la bebida, por ejemplo, y ni hablar de la falta de consideración con respecto al tiempo de actuación de los músicos, que muchas veces ellos mismos no se ocupaban de hacer respetar.

Todo esto pesó un poco en mi espíritu, y una vez le dije a Mauricio Cardozo Ocampo: "mira, yo voy a seguir con esto por un tiempo, y después me dejo. Tengo que dedicarme a otra cosa, no hay caso".

. Aspectos que le llamaron la atención en don César Medina?

-  Su disciplina, un hombre muy estudioso, autodidacta      

• Recuerda alguna anécdota en relación a él?

Apesar de tener una personalidad muy formal, existieron varias anécdotas jocosas, como por ejemplo, con su primo Aniceto se entendían mucho. Este era un tipo "ñemboki catu"18, se elogiaba de conquistador y César explotaba esa habilidad para bromear, eran chispazos que tenía de vez en cuando. En realidad era de poco hablar, muy reservado, tenía muy pocas "salidas".

• ¿Cómo podría resumir el aporte de don César Medina a la música paraguaya?

En varias ocasiones he pensado acerca de ello. Yo lo conocí como compositor de obras realmente bellas, pero así también uno le pregunta a una persona del pueblo si conoce obras de César Medina y la respuesta probablemente sea negativa. Normalmente al nombre de un compositor va asociado una obra famosa suya, así Eladio Martínez nos dice "Lucerito Alba”, Cardozo Ocampo "Galopera" , Demetrio Ortiz nos remite a "Recuerdos de Ypacarai". Es decir, las obras de Cesar Medina a pesar de bellas, no tuvieron suficiente difusión. En mi opinión, su mayor aporte a la música paraguaya la hizo como maestro, como formador de valores.

Era un estudioso de nuestra música, sumamente sumamente culto que podía hablar y discutir sobre temas de música con cualquiera y al más alto nivel. Es probable que su extremada modestia haya conspirado con la mayor difusión de su obra, puesto que incluso en su condición de uno de los directores de la orquesta “San Solano" pudo haber incluido en su repertorio más composiciones suyas de las que realmente grabó, que no pasaron de cuatro. Sin embargo, prefirió incluir obras de otros autores antes que las propias. Una anécdota que lo pinta de cuerpo entero es cuando le reclamaba yo: "habla na chamigo, hacé tu historia, vamos a la prensa, ja je kuaaycana"19 y él me contestaba : " nooo, vyro rei ningo umia, ani e sugeri cheve vyreza...."20 . También grabé el controvertido tema "13 Tuyuti" , con música de César Medina y letra de Emiliano R. Fernández , y a menudo se creaba una confusión con la gente que la relacionaba con otra melodía, la de Vargas-Colman. Creo que esa es la única canción épica que tiene con Emiliano, compuesta en el mismo frente de batalla, donde era un combatiente conocido.

Finalmente, creo que a él le faltaron dos o tres canciones que lo identificaran con el público, que lo hicieran único, como lo tienen otros compositores. César Medina prefirió ser diferente, se dedicó a cantarle a la mujer, al amor, a las pequeñas cosas de la vida. Entre las obras de Medina que constituyen un aporte a la discografía nacional, citaré las más importantes, que fueron grabadas bajo su dirección musical :

• "Canto a Encarnación", compuesta a pedido de Mario Halley Mora.

• "Yvoty ñu", en conjunto con su primo Aniceto Vera Ibarrola.

• "Lejana Ilusión", música solicitada por Miguel Ángel Rodríguez, para una letra suya.

• "Mitacuñami", canción romántica, a pedido de Efigenio

Caballero.

• "Cantar lejano", nació por solicitud de Papotín Recalde para así poner música a un bello poema que habla de las noches asuncenas y de la nostalgia por ellas.

• " Misionerita", compuesta para poner música a la letra de Peralta Arellano.

• "Caminito Verde" fue un pedido mío, y me hizo la música.

Una frase suya para recordar: "la inspiración es un don especial del ser humano, eso no se estudia, la inspiración nace y punto ... "

 

NOTAS

9. Veo demasiados músicos morir a causa de las necesidades, pobres.

10. Aquí, mi amigo, ni para compadre lo quieren a un músico.

11 Vamos a buscarlo

12 Llevémonos a este arpista, es joven, no es ambicioso, y nosotros lo  vamos a formar.

13. Era más "pelado" que ... (expresión que significaba que no tenía absolutamente nada)

14 ¡ Oh ... mi patria Paraguay !

15 Nuestro existir

16. Enamoradizo

17 ... hagámonos conocer

18. Noo, esas son cosas superficiales, no me sugieras eso .

 

La famosa Orquesta "San Solano", de 1954


 

ENTREVISTA

AL SEÑOR ANTONIO BARRIOS , REALIZADA EL DÍA 23 DE AGOSTO DE 1.993, EN SU CASA

Como se conocieron con don César Medina ?

Nosotros nos conocimos en Buenos Aires. Fuimos llevados por primera vez por don Emilio Bobadilla Cáceres, famoso integrante del dúo de los hermanos Cáceres, fue uno de nuestros grandes folkloristas. El aglutinaba en torno suyo a la juventud que gustaba del canto o tenía vocación, músicos folkloristas, guitarristas, en fin, todos nos reuníamos en su casa de la calle. Amancio González, desde niños. Yo tenía 12 años, cuando fui llevado por el hermano de don Emilio, que era Cristóbal Cáceres y que actualmente vive en Francia. Es una de las mejores voces paraguayas, para mí no hay otro igual, sinceramente hablando de paraguayos.

Comenzamos con los certámenes a los 12 años, cantando, y sin avanzar mucho en los estudios por dedicarme a eso, a pesar del disgusto de mis padres, hermanos  por andar con la guitarra, rompí con todas esas dificultades y fui adelante, hasta llegar a Buenos Aires. Fuimos con éste señor Cáceres y fue un fracaso rotundo, pues él era un hombre poco conocido. Estaban allá Aguayo, Herminio Giménez, y por supuesto prendido por ellos no podía ir a ningún lado y nosotros menos. Entonces rompimos el silencio, fuimos a trabajar, yo de albañil y lustramuebles con plenos 18 años, o 19 tal vez.

Volvimos con el pasaje en la mano, pero regresamos de nuevo porque el campo estaba allí, fuimos y nos encontramos Pérez Cardozo, nos llevó como integrantes de su conjunto haciendo una gira triunfal con ellos, imagínese, con nombre y fama de él. Salimos de allí como el dúo Barrios Espínola, cerrando así un ciclo con Félix Pérez Cardozo y trabajo agotador. Formamos otro conjunto con Prudencio Giménez acá, trabajamos ocho meses más o menos, y luego nos lanzamos solos, como dúo, en Buenos Aires, siendo un triunfo fabuloso, para nosotros. Logramos nuestro objetivo, cantando en las radios, estuvimos entre los primeros, pero, qué paso?, llegó "San Solano" allí , en ese ínterin nosotros ya éramos conocidos como el "Trío Asunción" (del año 53 al 54) en fin, llegaron ellos y nos hicieron llamar, teníamos contacto a través de la Embajada, y como Méndez Fleitas era un hombre público y mandaba acá, enseguida contactó con nosotros a través de Mauricio Cardozo Ocampo, que tenía relación con nosotros; nos dice Cardozito: "va a venir esta gente y necesitamos de tu concurso"..... y allá pues íbamos todo) "vengan vamos a grabar, hay unos pesos que ganar", me acuerdo que ganábamos cinco pesos por cada disco que grabábamos, y eso era bastante, porque sabíamos que grabaríamos una buena cantidad. Pero fuimos contratados sin hablar con ninguno de ellos, a sabiendas que llegaban y tenían que estar unos ocho días nada más y en ese tiempo se hacía lo que se podía. Ellos llevaron una buena cantidad de grabaciones.

Luego llegó "Paraná", y grabamos en ese momento ensayando allí en los mismos estudios, así "al galope", sobre la marcha nomas, y César Medina, por supuesto era el maestro para nosotros, porque él era el "cantante" con el bandoneón, porque nos daba el tono, y nosotros arrancábamos con la letra y de ahí como si fuera un "puchero cocinado", poníamos el dúo y ya iba la grabación, porque la orquesta de ellos ya estaba preparada. Actuamos prácticamente sin ensayo con ellos, y grabamos varios temas, se quedaron diez días, lo recuerdo muy bien. Grabamos canciones como "Che morena mime"21, que era de César, "Mitacuña mi" y "Reseda poty" 22 también de Cesar Medina. Yo canté con el hermano de Paraná, Reinaldo, a dúo, "Serenata", "Che jazmín", y todas esas canciones conocidas, para luego hacer una segunda tanda de grabaciones otra vez. Ellos volvieron y quisieron traernos ya enseguida. Nosotros no podíamos venir, teníamos contratos allá, pero según ellos, acá se nos abría el paraíso, y era cierto, artísticamente era un paraíso, pero económicamente era un desastre. Nunca hemos ganado un peso aquí, también creo que la señora de don Cesar Medina puede atestiguar que su marido nunca ganó un peso en esa época. Nosotros nunca hemos cobrado en una orquesta. Aquí, empezamos a actuar en varias partes, éramos famosos, como se dará cuenta. Claro, la orquesta "San Solano", era famosa, dirigida por el señor Vilialba, quien figuraba de nombre, pero el que dirigía, en realidad, a mi entender, era don Cesar Medina y como segundo era Aniceto Vera Ibarrola. Comenzamos a ensayar, ahí sí que nos adentramos y en ese aspecto éramos muy rápidos para aprender y conocer las músicas. Aprendíamos dos o tres obras por día, nosotros los folkloristas tenemos esa virtud, no sé si usted será así también, captamos con intuición rápida, tanto que a los 15 días ya estábamos a la par que los demás integrantes y listos para actuar. Luego vino la campaña presidencial, Epifanio dirigía la orquesta en aquel entonces, y nosotros hicimos toda la trayectoria para la asunción al mando del General Stroessner, haciendo mítines políticos en todas partes con la orquesta. Tal es así que en el Estadio Comuneros, en la última función que hizo a los ocho días para hacer ya la asunción este señor, yo me caigo y revienta mi apéndice allí en el escenario, y por suerte "no me fui". De allí me llevaron "muerto" y en seco me caí, sin haber actuado; me trajeron al Policlínico Policial donde me operaron y a los ocho días me dieron de alta, con una mecha y bien enfajado volví a las actuaciones, puesto que eso estaba que "ardía" en esos días y no había otro cantante, eso era lo peor. El que había estaba en Buenos Aires, y Paraná estaba un ratito y viajaba de nuevo.

La orquesta "San Solano" era famosa, pero en casa volvíamos sin un centavo, esa era nuestra realidad, así fue. Antes de que cayera Epifanio Méndez, yo hablé con él en su casa, antes hablé muchas veces con don César, porque prácticamente él era un padre para todos nosotros, nos aconsejaba, pero sin tocar otra cosa que no sea el arte. Él era mi mejor amigo en realidad, él decía: "en ustedes hay mucha esperanza", .... y pensábamos salir del país y formar un conjunto con él. Todas eran ideas, pero no teníamos medios, adonde nos iríamos?, además él se dedicaba creo, a un pequeño negocio- haciendo despachos, en aquellos primeros tiempos -  pero muy escasamente. No era un señor muy acomodado que digamos, pues le tenían a él como a mí y a todos: todo el con la orquesta, qué tiempo tendríamos para hacer otro trabajo?, por eso me supongo que habrán sufrido también en la casa, por la escasez de dinero.

Conversé entonces con Méndez Fleitas, como dije antes, sobre la posibilidad de un sueldo porque de lo contrario no podríamos continuar en la orquesta….

Después actuaron un mes, creo, yo ya me había retirado, Nino Espínola, mi dúo, quedó con ellos. Hice una presentación en Buenos Aires, en radio "Splendid" . ¡Si nosotros hubiéramos seguido allá!.... no sé en realidad cómo hubiera sido, verdad, porque luego volví y entré en la Presidencia, me casé y deje todo en ese momento porque con el arte no se ganaba nada.

Así, vinimos otra vez, nos encontramos con César, siempre amigos, estuve en su casa dos o tres veces, allá en el barrio "San Antonio", conversamos, él siempre me llamaba "mita- i"23, cariñosamente, siempre era así, me decía: "mita-i ja forma na la conjunto"24 , "nde rehente o depende"25 le decía yo, "ikatu jaha oimehame"26, " no, pero nda ha'ei ngo la jahante vaera"27 me decía. El y yo teníamos nuestra familia también, y todo eso era un problema. Espínola se casó también y allí si que se fundió el asunto porque tuvimos que quedarnos aquí. En este ínterin cae Méndez Fleitas y la orquesta "San Solano" se suprime, no actúa porque "oiko vai voi el hombre" con Stroessner, anduvieron muy mal, a muerte, y prácticamente, se sacaron del panorama todos los temas de "San Solano", esa es la verdad.

Yo hablé con Stroessner sobre ese caso mano a mano, varias veces y él me dijo: "che nda prohibiri"28 y le dije: "bueno, i katu a rovia"29... y me dice Stroessner: "e purahei cheve"30,

"nda purahei mo'ai"31 le dije yo  (risas). En realidad yo hablé con este señor sobre este caso, y él me dijo: ¿"nde pió re rovia la che a prohibiha?"32.... "no, nda roviai, pero entero mbae ikatu cierto, nda'ei ni sí ni no...."33; me dice: "bueno, que suerte entonces", le dije "pero nde re admitika vaera entonces, ikatuhaguaicha oñembopu, porque o je kyhyje co nde hegui"34.... porque era la verdad…. ¡y quién se iba a animar!.... "e purahei ñandeve”35 me dice "no, che

cheresarai pama"36 le contesto, “epurahei haengo ndeve"37 me dice,…. "nda purahéi mo'ái"38 dije; yo había ido a cantarle justamente, tres o cuatro canciones que le gustaban, pues Epifanio nos había llevado a su casa, con César y Aniceto, así le conocimos al Gral. Stroessnei su casa " ha nde co reikuaa pora cu heta vece re purahei cheve cu Serenata"39… dijo, "sí, pero otra cosa la o je eva coanga"40 , "porque ore ko músico peicha ro aprendehaicha ro borra kuaa avei la ore repertorio"41 le dije.... "y buenos día anga re aprende, porque fulano ohenduse"42....

Bueno, esa era una de las cosas cuanto a lo que se dice de las realidades de Epifanio, si hizo o no esas músicas, yo creo que si, porque cuando vine, ya las conocía.... ya estaban hechas. Pero como Epifanio era un tipo que se metía con nosotros allá en la grabación, cuando no le gustaba alguna cosa, él las cambiaba, decían: "no, a Epifanio le hacían sus músicas César y Aniceto"... Pero si era cierto, él no hubiera hecho lo que hacía con nosotros, porque a nosotros cada rato nos hacía parar..."no, así va a ser eso, quién le hizo cambiar"... yo le decía:" yo entendí así" y cambiábamos.

• O sea que entendía los temas…

Entendía, realmente entendía, él tocó la guitarra con nosotros, grabó con nosotros, en cuanto a eso... ahora bien, que le hayan mejorado mas de una melodía, cualquiera hace eso y

César con más razón pudo haber hecho eso, porque tiene mucho acento y estilo suyo, pero las obras también tienen esos "saltitos" que son muy de Epifanio.

Una vez hablando con César, le dije:..."maestro, mbaeícha piko coava música la o sé"43.... porque no quería tampoco decirle directamente, y me responde: "ha ojapo ha'e"44.... "porque iporaiterei ningo"45, porque tal música ngo nda ha'ei igual koicha"46 dije….  "Tesarai mboyve"47 por ejemplo, tiene un salto muy grande, y en "Tereré hape"48 hay uno muy parecido al mencionado; así eran las músicas, es esas si eran auténticamente suyas, y yo le decía: "cómo es que se diferencian ésta de otras, "Serenata" y "Che jazmin”, por ejemplo?; " y me decía don César: "Ha terehona eporandu ichupe, haengo Teodoro ndi oru cheve la letra, ha che ajapo la música, ha'e o tarareá cheve imbarakare"49. Como una forma de demostrar cómo él quería, tomaba la guitarra y cantaba. Epifanio era así con nosotros.

Luego cuando canté con Pura Agüero Vera50, él se metió en todas partes, por ese motivo, yo pienso que él era un músico nato, ademas de ser un gran político; recuerdo que me dedico una foto suya muy hermosa, grande, con un escrito que tomaba casi todo el cuerpo de él, dedicándole al "cantor", y eso  a mi me costó ser político. Un primo mío, y cantante también, estaba en el Ministerio de Defensa, venía siempre a casa, y le enseñába las canciones que sabía, luego le dije: "no puedo más. Cheraa51, no tengo tiempo "se enojó conmigo y me denuncio en la presidencia, que yo tenía la foto de Epifanio, que era epifanista y en esa época los mismos andaban muy mal. Debido a esto, allanaron mi casa, llevando la fotografía, nunca me olvido de ésto; me dolió mucho, porque él dedicó esa foto "al cantor"... yo nunca he sido político.

Recuerdo también a José D. Portillo, que escribió con César Medina "A mi reina elegida”, "Concepción poty"52 y otras, gran poeta y músico, y me decía: "Antoñito... nde raihu ngo Ja Epi, nde raihu extraño la como cantor, mbaeicha ningo la peicha, e ñatende que na hese"53... porque yo le había dicho "aséta la orquestagüi, porque nda ja ganai ningo, ha che aikoteve"54 me respondía: "ndo valei ningo che ra'a, ña aguanta na"55; "nda icatuveima chamigo, en mi casa es el problema"56, le contestaba. Y era verdad, mi mama y yo eramos los que sufríamos, pues no teníamos ya para la supervivencia, prácticamente vivíamos de prestado. Para las actuaciones en radio, teníamos trajes que nos mandába hacer, cenabamos en su casa  en fin pero ese era nuestro problema.

Luego de esto, todo terminó, volví de Buenos Aires, y perdí dos años prácticamente. Me casé, no pude volver más, eso fue un fracaso total.... nos desvinculamos con Nino Espinola. El entró al Puerto, trabajando allí como portero y desde ese humilde puesto logró recibirse de economista, que valor tiene ese muchacho! fabuloso él.... en cambio yo perdí todo, en fin... encontré la posibilidad de entrar como cantante con Argaña, el famoso José María Argaña, hermano de Lilo, ahí está (-me encanta la foto-).

Un día éste señor me nombra secretario, así en seco... eso fue en el año 58 o 59. Para mí fue grande eso, porque él pagaba bien, a los músicos los pagaba bien, esa era la verdad. Y así empecé a repuntar, quedándome en el Palacio hasta el día en que cayó Stroessner.

En Julio de 1.989 me dieron mi jubilación, me dijeron que continúe más si quería como policía, yo les dije que no podía hacer eso, yo nunca fui policía...

Y no me quejo, fui muy bien tratado por el Gral. Rodríguez. Me sacaron de ahí con mi jubilación en la mano, soy cobrador particular de ANTELCO, no me molestan, estoy feliz.

Luego yo le he visto a César como director de la Orquesta folklórica Municipal, ya ganando bien con ese trabajo, no podía hacer mucho con él, por que como él decía: "ña ñe mongueta'ynte na ñande, porque koangaite lo mita ñande marca jevyta"57, ésa era la verdad, en este país, es ese momento no se podía  porque te ponían un mote directamente....

Y el arte no es así, es puro y limpio, eso le puedo asegurar a usted, estimado Báez, ya que también le gusta el arte, y quien gusta de ello es limpio, y de don César Medina yo tengo el mejor de los recuerdos, fue el maestro que nunca tuve. Bobadilla Cáceres me enseñó los tonos, para cantar teníamos que hacer nosotros, en cambio César me enseñaba las modulaciones, por ejemplo, las canciones románticas, y mí decía; "ndengo chera'a peicha rejapo vaera"58 - y me mostraba gestos románticos para cantar- y era un "tipazo" realmente. Me apreciaba, nuestro trato era amable. Sus melodías eran las más originales que yo pude haber encontrado en mi vida, las más delicadas y las más lindas, por ejemplo: "A mi reina elegida" que se canta tan poco, es una de las mejores canciones paraguayas, así como todas las polcas que él hizo, "Mitacuña mi" y tantas otras obras suyas son fabulosas realmente.       

Usted dijo que cantó con Pura Agüero Vera, no?

Sí, eso fue en 1.954, en el estudio "Guarania", en Asunción, en Urdapilleta, donde fue después "Ñandutí", esa fue la casa de grabación que remataron después.

• Gran cantante Pura Agüero Vera, no?

Si, en esa ocasión tampoco ensayamos, Epifanio tomo su guitarra y como éramos "baqueanos" en esto, captábamos en seguida. En cambio Pura era netamente musical, de escuela, dedicada, disciplinada.... yo le decía: "usted no se preocupe, le haré el dúo, nde e puraheinte 59" y en fin salió bastante bien. Grabé con ella "Serenata", también en ese mismo estudio.

* ¿Cómo ve usted la situación de la música paraguaya, en la actualidad?'

Esa es la pregunta del millón yo no quiero, como se dice, ir más allá de lo que ya se dijo, y creo que la música paraguaya está bien, no murió como algunos afirman, que no hay más producción y otras cosas. Lo que pasa es que está demasiado tapada, no se difunde.

Ahora, Radio Nacional por ejemplo, está sacando esa cuestión de "Reminiscencias", y a través de eso vamos a descubrir varias obras.

Para mí lo que hace falta son medios económicos, medios que faciliten a la gente para llegar a ser  porque así como hablábamos de cuánto cuesta publicar un libro, uno se pregunta: cuánto cuesta una grabación?, cuánto cuesta esa movilización, eso es lo difícil.

Pero creo que en nuestro medio, estamos rebosados de nuevas y hermosas composiciones. Digo esto, porque ayer estuve con el dúo Peña-González, me dijeron que tenían cuatro temas nuevos que querían hacerme escuchar, y yo soy de los que me gusta lo nuevo, es increíble la cantidad de temas que hay. El asunto es cómo se graba? ¿Cómo se hacen conocer esos temas si no hay una audición radial? No es fácil grabar, eso cuesta mucha plata, lo mismo formar un conjunto, ese es el problema. Lo que no hay en realidad es fuente de trabajo, para que se pueda producir.

He visto que Radio Nacional y ojalá que Leguizamón pueda hacer lo que se propone con esta grabadora que se ha conseguido del Japón, dicen que es una máquina maravillosa, se pueda lograr muy buenas cosas y usar lo mejor posible.

Como dicen algunos músicos: "nosotros tenemos que amanecer solamente por los bares para poder vivir, en realidad, estamos igual que antes, con la diferencia de que ahora cobramos un poco más...."

Por eso digo, Báez, que hasta ahora nosotros somos fuente, y estoy feliz con gente como Safuán por ejemplo, que hacen música de nuevo alcance, pero esto de que nuestro folklore está agotado, no lo creo, por que la esencia que nos dieron estos maestros que tuvimos, no creo que se termine nunca.

De la vertiente musical paraguaya, entre los grandes nombres están Herminio Giménez, César Medina, José Asunción Flores y otros como palabra mayor, y después nombraremos a estos que no pueden hacer sus grabaciones, porque acá se conocen las obras después de grabarlas, cuando a lo mejor tienen hermosas obras, pero son desconocidas.

 

NOTAS

26. Podemos ir a cualquier parte ...

27. No, pero no es que podamos irnos así nomás ...

28. yo no he prohibido-

29. bueno, puedo creerlo ....

30. cántemela!

31. no voy a cantar ...

32. Ud. cree que yo la he prohibido?

33. No, no lo creo, pero todo puede ser cierto, no digo ni sí ni nó.

34. Pero Ud. debe hacerlo admitir, para que se la pueda interpretar, porque se le tiene miedo a Ud.

35. Cante Ud. para nosotros       

36. No, yo ya me he olvidado todo...,

37. Cante le estoy diciendo !

38. No voy a cantar

39. Pero Ud. sabe bien , ya que varias veces me ha cantado Serenata.

40. Pero otra cosa es lo que se dice

41. Porque nosotros los músicos, así como aprendemos podemos borrar nuestro repertorio

42. Y bueno, otro día apréndala , porque “fulano" la quiere escuchar

43. maestro, como es que nacieron estos temas?

44. Y él los hizo!

45. porque son demasiado bellos esos temas

46. Porque "tal música" no es igual a ésta ...

47. "Antes del olvido"

48.  "En la ronda del tereré"

49. Ve a preguntarle a él, quien fue el que trajo con Teodoro (S, Mongelós) la letra, y yo hacía (escribía en el pentagrama) la música. El me la tarareaba con la guitarra.

50. Pura Agüero Vera, una de lasmás grandes voces femeninas del Paraguay. Fallecida recientemente (8/05/94)

51. Expresión popular, que puede traducirse como "compañero".

52. "Flor de Concepción"

53. Antoñito, te aprecia mucho Epi, te tiene un cariño extraño como cantor, es inexplicable, ten atenciones para con él.

54. Voy a salir de la orquesta porque no ganamos nada, y yo necesito.

55. No es conveniente compañero, vamos a aguantar

56. ya no puedo más mi amigo

57. Mejor es que no hablemos nosotros, porque dentro de poco la gente nos va a "marcar" de nuevo

58. Tu compañero tienes que hacerlo así...


 

ENTREVISTA

AL DR. SATURNINO (NINO) ESPÍNOLA. REALIZADA EL MIÉRCOLES 8 DE SETIEMBRE DE 1.993 .

DATOS PERSONALES

Nació en Asunción el 29 de noviembre de 1.933. Su formación musical se remonta a la época en que se iniciaba en el canto con Antonio Barrios (dúo Barrios- Espínola).

Estudió teoría y solfeo en Asunción en el conservatorio "La Lira" con la madre del conocido pianista Oscar Faella y también con el maestro Francisco Alvarenga.

Integra por primera vez un conjunto con Emilio Bobadilla Cáceres en los años 1.945- 46 y en 1.949 viaja a Buenos Aires para realizar una grabación con el mencionado grupo.

Actuaron allí y luego fueron a Mar del Plata con el arpista Abdón Garcete, paraguayo radicado en Buenos Aires.

Nino Espínola fue arreglador de muchísimos temas para su posterior grabación. Trabajó con su guitarra temas de César de Brix, Miguelito Riveros, Cesar Medina, Eduardo Rayo,(argentino, autor de la letra de Pájaro Campana y otros temas).

Nino Espínola se encargaba del acompañamiento con guitarra y de realizar las punteadas que rellenan y dan ese sabor tan especial a la música popular.

Estudió Economía en la Universidad Nacional de Asunción, egresando en el año 1.968. Hace 37 años es funcionario de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP) desde 1.956, ocupando distintos cargos, desde los más humildes hasta la Gerencia de Explotación, actualmente es actualmente es asesor de la Presidencia de la ANNP.

En la música sigue siempre activo. Tiene a su cargo actualmente el singular grupo llamado "Las guitarras de Asunción", con el cual ha realizado grabaciones, una en compact disc, aquí en Asunción, pero reproducido en Buenos Aires y una cinta grabada hace unos 5 años también en la capital de nuestro país.

Nino Espínola tiene también interesantes composiciones de las cuales podemos mencionar:

• "A mis padres", instrumental para guitarra, tema grabado por su equipo guitarrístico.

• "Pienso en ti", con letra y música suya, grabada por Ñeca González.

• "Yuli", tema instrumental y "Jazmín Aurora", también instrumental, ambos grabados por "Las guitarras de Asunción".

Al hacer un recuento de su actividad musical, nos recuerda los tiempos en la capital argentina donde desempeñara con otros tantos músicos una labor intensa y fructífera.

Mencionemos que integró el conjunto de Félix Pérez Cardozo, con quien desarrolló una intensa actividad, especialmente grabando en Buenos Aires.

A la muerte de Pérez Cardozo integra el conjunto de Prudencio Giménez siempre en Buenos Aires, con quien también realiza actuaciones y grabaciones.

Con el cantante Antonio Barrios y el arpista Nicolás Barrios, integra el trío que realizó actuaciones como elenco paraguayo junto a Joaquín Pérez Fernández, coreógrafo y bailarín argentino, quién desarrollaba un hermoso espectáculo con escenas coreográficas latinas y españolas.

Posterior a estas experiencias, pasa a formar parte de la famosa orquesta "San Solano", donde entra en contacto profesional con el maestro César Medina, aunque ellos ya se conocían anteriormente.

Recuerda que grabaron con "San Solano" obras de Medina como "Che morena mí-me" y "Reseda poty".

Refiriéndose a César Medina como persona, sus conceptos no hacen sino reafirmar lo que expresaron Antonio Barrios y José Magno Soler :

"Era una persona de carácter bastante reservado, disciplinado y se distinguía en el sentido de ser un hombre que no pretendía sobresalir, aun siendo él el verdadero Director de la orquesta; el maestro cerebro de la agrupación. Era sumamente modesto y muy disciplinado".

Con relación a las obras de Cesar Medina, afirma:

" Sus obras siempre tuvieron un sentido musical| sumamente académico, bien estructuradas, diríamos un toque distinguido, adentrado en el espíritu de la gente, incluso era él quien daba el marco musical adecuado, juntamente con su inseparable compañero Aniceto Vera Ibarrola, las obras de Epifanio Méndez Fleitas, sin desmerecer por supuesto los méritos de éste como creador, pero eso se entiendo perfectamente por la formación académica de alto nivel que tenía Don Cesar Medina".

Cuando tocamos el apasionante tema del estado actual de nuestra música popular, Nino Espínola fue categórico al afirmar:

" La música paraguaya está estancada, por varias razones, una de ellas es que no aparecen hombres del talento creador del nivel de un José Asunción Flores, Herminio Giménez, etc.

También hay que tener en cuenta el factor comercial. Las grabaciones con un único sentido comercial que resultan en el "purahei jahe-ó"60 que sale como pan caliente, se graban docenas de canciones en unas horas, y aunque cuesta creerlo, tienen un público consumidor muy amplio.

Sin embargo, músicos de calidad no pueden fácilmente grabar, especialmente por cuestiones económicas y por el esfuerzo que implica, aunque debemos reconocer que en el campo tecnológico hay muchas más ventajas que en épocas pasadas.

Otro factor es la falta de una Institución o escuela donde se pueda aprender en forma sistemática nuestra música y también la composición, de modo que los jóvenes talentosos puedan moldear sus capacidades dentro de un marco rigurosamente académico.

Y, desde luego, no podemos dejar pasar por alto la falta de apoyo oficial, no solo a la música sino a todas las artes en general. A pesar de ello, hay una corriente de gente con muy buenas intenciones como la que trabaja en Radio Nacional, pero que necesita más apoyo en su labor. Como un dato interesante mencionaremos que muchas emisoras de FM no incluyen en su programación música paraguaya, argumentando que no hay auspiciantes para este tipo de emprendimiento".

 

NOTA

60. literalmente: "canto lastimero". No entramos aquí a emitir juicio sobre el "purahei jahe-o", que desde un punto de vista socio-cultural tiene un valor especial y un profundo significado.


 

ENTREVISTA

A LA SRA. GERARDA ESCURRA VDA. DE MEDINA

* Hábleme de Don César como persona ....

" Diré que era una persona con mucha entereza, muy recto, justo, y sobre todo muy místico, la riqueza espiritual que poseía era realmente admirable. Esa virtud el transmitía a toda la gente de su entorno, era como un maestro, solía poner como ejemplos sus vivencias, sus experiencias. Era un hombre que sufrió mucho. Había aprendido de la vida lecciones muy duras, es por eso que hasta el último día de su vida nos enseñó a ser estoicos, a no quejarnos de lo que nos tocaba vivir, sino más bien a dar gracias a Dios y a saber aceptar las adversidades. En contrapartida, podría decir que era una persona muy formal, reservado, hasta si se quiere parco a veces, lo que ocasionaba que las personas que no lo conocían bien se formasen una imagen distinta a su real personalidad. Sus chispazos de simpatía eran por lo general con amigos muy allegados, en este caso podría mencionar a su gran amigo del alma y compañero, don Aniceto Vera Ibarrola, quien además era su primo hermano.

“No era amigo de la vulgaridad, detestaba la chabacanería y las banalidades. Cuando alguien de la familia venía con algún comentario, él decía : "Nótemelas en la vida de nadie, para que nadie en la tuya se meta", y otra frase muy utilizada por él también era: " No prejuzgues a nadie"

• Como era el parentesco entre Vera Ibarrola y César Medina?

"Eran primos hermanos, el parentesco venía por el lado de la madre de César.

• Cómo era un día en la vida de don César Medina ?

"Madrugaba. Solía levantarse como a las 4:30. Mientras tomaba mate, se encerraba en la sala, ponía sordina al piano para no despertar al resto de la familia, y hacía ejercicios de técnica: Hanón, escalas, arpegios, octavas, trinos, etc. Otras veces hacía estos mismos ejercicios técnicos en su bandoneón. Después tocaba sus músicas predilectas, como ser "Sueño de amor" de Liszt, "Ave María" de Gounod y otras de grandes autores ; también tocaba

"Gallito cantor", "Che trompo araza"61 entre otras. Aprovechaba también este tiempo para interpretar sus obras, arreglarlas y componer nuevos temas. Trabajaba además en lo que sería el repertorio del Conjunto Folklórico Municipal. No desperdiciaba la ocasión para preparar sus clases de Teoría, Solfeo y Armonía, que enseñaba en el Conservatorio Municipal de Música.

Aproximadamente a las 7 horas desayunaba, y luego iba al Conservatorio a dar clases hasta las 11:30, volvía a la hora del almuerzo, hacía una siesta corta, y se alistaba nuevamente para las clases de la tarde que empezaban a las 14:00. De allí iba a los ensayos del Conjunto Folklorico, había actuación a la noche, volvía para una cena liviana como acostumbraba y luego iba a su compromiso.

* Qué experiencias vividas con Don César podría relatar en lo positivo y negativo?

" Hemos tenido vivencias positivas y negativas, aspecto negativo podría mencionar en primer lugar la estrechez económica que hemos pasado. En la época en que asumió la Presidencia de la República el Gral. Stroessner y luego de la caída de Epifanio Méndez Fleitas, no le fue posible conseguir trabajo en su profesión. Todas las puertas le eran cerradas, por el cariz político que mucha gente, que no le conocía bien, le atribuía a la relación artístico-musical que tenía con dicha persona. De hecho, César nada tenía que ver con la política. Inclusive en el año 1.959 estuvo preso en el Dpto. de Investigaciones, fue tratado de comunista.

No se difundían sus composiciones, ni sus grabaciones. Tanto fue así que cuando con otros compañeros hicieron algunas grabaciones él no quería que figure para nada su nombre. No quería que nadie le reconociera, prefería estar en el anonimato, pero estar en paz.

Ante esta negativa de su parte, de no ser conocido o reconocido, muchos colegas aprovechaban esta situación haciéndole ignorar más aún, y entre los compañeros y colegas que conocían su capacidad, su dedicación y su amor a la música, unos cuantos que estaban bien ubicados remarcaban sus comentarios en contra suya, diciendo que era epifanista o comunista, o que su música no era buena, o que como profesor de música no tenía didáctica, etc.

En el aspecto positivo, puedo mencionar que aparte de ser un excelente padre, porque adoraba a sus hijos, era un excelente compañero, hogareño, amante de su familia. Se sentía feliz con su familia siempre unida, y rodeado de afectos.

Recuerdo que Luis Alberto del Paraná le invitó a formar parte de su conjunto, y él aceptó en las primeras giras. Fueron a Buenos Aires, hicieron varias grabaciones. Cuando Paraná lo invitó a ir a Europa; en principio él aceptó, debido a nuestra estrechez económica, como había dicho antes, pero el propio Paraná se dio cuenta que César no soportaría mucho lejos de su familia, así que desistieron ambos.

Pude notar sí, ya cuando era Director del Conjunto Folklórico Municipal, las experiencias positivas de sus viajes por toda Latinoamérica y Europa. El solía comentar la satisfacción que le causaba el hecho de difundir la música paraguaya en países extranjeros. César amaba su tierra.

 


OBRAS DE CÉSAR MEDINA

TÍTULO DE LAS OBRAS / GÉNERO / COAUTOR

 

 

 

CONSIDERACIONES SOBRE LA VIDA Y OBRA DE DON CÉSAR MEDINA.

En primer lugar destaquemos su excelente preparación musical. César Medina conocía todos los campos del saber musical: teoría, solfeo, armonía, contrapunto, composición, fuga, instrumentación, orquestación, etc. y era de su agrado incursionar en temas más abstractos como la filosofía de la música, estética, etc.

A pesar de su amplia y elevada formación académica, era un hombre sumamente modesto y sencillo. No buscó nunca el éxito fácil ni la propaganda personalista. Le gustaba crear en el silencio y la tranquilidad del hogar.

Esta modestia y sencillez se manifiesta claramente en su música. La obra suya es la fiel expresión de su personalidad.

Personalmente, definiría su obra y estilo en una palabra: sobriedad; sobriedad en la línea melódica, en los acentos rítmicos, en la armonización. Esta cualidad era inherente en la personalidad misma del compositor.

Especialmente en sus guaranias, César Medina cumple lo que José Femando Talavera apunta en una obra suya:

“…cabe insistir sobre la gravitación de la guarania en nuestro avance musical. Su majestuoso ritmo, mechado de honda expresividad y puro sabo paraguayo, indica una clara evolución desde los vacilantes pasos iniciales de la música.

Existe en la guarania una adscripción voluntaria o espontánea a cierta forma de elaboración gracias a las cuales el discurso musical adquiere total coherencia....

….la guarania se remonta en esos casos a un plano de perfección no alcanzado antes por nuestra música, excepto el caso aislado de Barrios. Hay allí grandeza de concepción, belleza pura e inobjetable rigor formal.

La guarania gozó de inmediata popularidad, y sin duda su difusión ayudo al afinamiento de los conceptos musicales sustentados por nuestro compositores “62

De hecho, esta forma musical tan especial y delicada que es la guarania, se presta para la expresión de íntimos sentimientos y César Medina encontró en ella un vehículo ideal para cantarle a las cosas pequeñas y sencillas de la vida, al amor, a las mujeres, a un pueblito campestre, etc. Cosas sencillas y pequeñas, es cierto, pero justamente las que tocan hondamente la sensibilidad del hombre paraguayo.

Así tenemos de sus guaranias tan hermosos ejemplos como "María Cristina", "San Pedro del Paraná”, "Triste ausencia", "Cantar lejano", "A mi vieja Asunción", y muchas otras.

Nos ha llamado también la atención que todo el esfuerzo de superación realizado por nuestro biografiado se llevó a cabo en un medio totalmente precario, mediocre, sin estímulos para el progreso artístico y en donde no se podía vivir de la interpretación artística. Como apunta correctamente José Fernando Talavera:

“…nuestros artistas pueden decir con la frente alta que son hijos de sus propias obras, y demuestran que el denigrado individualismo paraguayo está lejos de ser una inclinación perniciosa cuando se lo deja actuar sin oponerle vallas artificiales.... 63

En medio de la estrechez de medios, precariedad material e incluso injusta persecución por cuestiones políticas ajenas a su persona, don César Medina y otros mantuvieron una dignidad moral y artística realmente admirable.

Como también acota objetivamente Talavera, es parte de la vida de los músicos paraguayos la bohemia, las ejecuciones en bailes populares, grabaciones casi improvisadas, etc. Todo esto por causa de la estrechez material que tenían que enfrentar 64.

Como ya hemos considerado con nuestros entrevistados la realidad cruda es que del arte o de la música, no se podía vivir dignamente. Como expresaba Soler, en ésa época "ni para compadre lo querían a un músico".

El tiempo que tocó vivir a músicos como César Medina y muchos otros, repetimos, fue muy difícil y sacrificado, pero supieron sobreponerse a su medio - como lo han hecho siempre los grandes artistas - y dejar a generaciones actuales y futuras un legado artístico de inmenso valor que nos corresponde estudiar y difundir.

Tenemos la obligación moral de luchar por superar el oscurantismo cultural que aún se vive en nuestro país y, por extraño que parezca, cuando hurgamos en la vida de hombres como don César Medina quedamos sorprendidos al notar el esfuerzo y sacrificio que realizaron por expresarse de acuerdo a su ideal artístico, en situaciones que muchas veces materialmente eran casi insoportables.

Una pregunta interesante es: ¿qué hacemos ahora que hay más posibilidades de estudiar, más recursos y un ambiente que si bien aún no manifiesta un apoyo que pueda considerarse óptimo para el desarrollo artístico y cultural por lo menos ya no es de abierto rechazo hacia la profesión de músico? , por dar un ejemplo.

Todavía muchos piensan que músico es sinónimo de "tomador", bohemio y otros calificativos no tan santos. Desde luego que hay toda clase de artistas, pero es justo manifestar que hay una carrera profesional de música, digna y respetable como cualquier otra profesión, de estudios que requieren largos años de dedicación, esfuerzo y disciplina, para lo cual lo ideal es dedicarse desde pequeños.

Todo esto requiere un cambio de mentalidad, que se exprese fundamentalmente en un apoyo a la vocación musical, en especial de los padres hacia sus hijos, especialmente cuando son todavía niños.

Se cuenta que el inseparable compañero de César Medina, el prof. Aniceto Vera Ibarrola, uno de nuestros mus grandes violinistas y sobre quién alguna vez debe escribirse un trabajo serio y documentado, expresó una vez más o menos lo siguiente: que una persona puede llegar a ser abogado, médico, ingeniero, etc., dedicándose con esfuerzo y pasión a alguna de esas carreras, pero que jamás se podía llegar a ser músico sólo con aprender fórmulas y teorías, aunque se hiciera todo el esfuerzo posible. Para ser músico se necesita la fuerza Divina del talento, del genio, de la inspiración.

Por supuesto, no podemos simplificar tanto el asunto, pero, -y sin ánimo de desmerecer ninguna profesión-podemos sostener que es muy cierta esta afirmación. Por eso es muy importante no truncar la vocación artística de un niño, un adolescente o un joven.

Es mi opinión personal que se puede vivir dignamente siendo un músico profesional. Pero, repitamos, "profesional", para lo cual se debe encarar el estudio de la música con esfuerzo, disciplina y dedicación, conscientes de que esta profesión requiere muchos años de estudio sereno y paciente.

Digamos también que avanzaremos confiados hacia el futuro, personal y colectivamente, si conocemos bien nuestro pasado, si rescatamos lo bueno que han hecho los que nos precedieron y nos proponemos seguir las directrices sanas e idealistas de muchos que posiblemente tuvieron menos que nosotros pero -da la impresión- hicieron más.

César Medina fue también un privilegiado y fino intérprete del bandoneón. Todavía lo recordamos en algunas interpretaciones esporádicas en el Conservatorio Municipal. Gran técnica, sonido claro y firme.

Talavera apunta que este instrumento fue verdaderamente una innovación en la música paraguaya y su aparición en el instrumental nacional la supone en el tercer decenio de este siglo, siendo su adaptación a la música típica paraguaya inmediata y de gran aceptación65.

El deseo de superación de don Cesar Medina     se nota también en los estudios que hizo sobre el sistema dodecafónico. Era un gran admirador de Schönberg y hemos encontrado apuntes y frases del compositor vienés en sus cuadernos de composición. También existen unos que sería un "Kyre'y"66 en serie dodecafónica, lastimosamente no terminado.

En sus años de docente en el Conservatorio Municipal, César Medina abogó siempre por la implantación del solfeo cantado, no solamente el hablado como se practicaba en ese tiempo.

Junto a su primo hermano Aniceto Vera Ibarrola, lucho mucho para la concreción de la Ley N° 94 / 51, de Derechos Autorales. Incansables gestiones realizaron -junto con otros para la obtención del préstamo que posibilitaría un local para APA.

Su actividad en las orquestas "Iris" y "San Solano" remarca lo que ya hemos afirmado hasta ahora. Especialmente en "San Solano", César Medina se convierte en cerebro de la agrupación, lo cual confirma su preeminencia en cuanto a formación musical y también hay que reconocer su madurez misma como persona, su sobriedad, su experiencia, como afirmó Antonio Barrios, Medina era como el padre de los músicos que actuaban con él.

También recordemos nuevamente que el gran Luis Alberto del Paraná le encargó la dirección musical de sus conciertos en Asunción.


 

CONCLUSIÓN

 

Podemos afirmar que don César Medina fue un músico de gran nivel artístico, estudioso, capacitado prácticamente en todos los ámbitos del saber musical, de una sencillez y modestia admirables.

Se lo recordará como el creador de páginas realmente bellas de nuestra música popular, y también como un gran formador de valores ya que fue ejemplo no sólo de dedicación y aptitud profesional, sino todo un ejemplo de vida.

Nunca buscó la fama. Tal vez por esa gran admiración que sentía hacia Schönberg, componía para un círculo selecto, íntimo, "entendido", a la manera del compositor vienés.

Su música popular no es cualquier música, es música elaborada a conciencia, con mucho de sentimiento e inspiración ciertamente, pero también mucha técnica. No busca impresionar con facilidad, sino exigir del oyente una serena reflexión y apreciación.

Personalmente, creo que ésa ha sido la razón por la que nunca se preocupó por componer obras que fuesen "pegajosas", de fácil y rápida aceptación por parte del público.

Por su preparación, César Medina pudo haber incursionado también en la música de carácter sinfónico, por ejemplo. Pero su temperamento y personalidad iban hacia otra dirección; además, el ambiente y el contexto en el que le toco vivir no permitían precisamente explayarse con mucha tranquilidad en ese tipo de formas musicales.

Escribió sí una MISA FOLKLORICA PARAGUAYA, compuesta de siete partes, todas en tiempo de guarania: 1º) Antemisa 2º) Cordero de Dios 3º) Tu Palabra 4º) Ofertorio 5º) Padre Nuestro 6º) Comunión 7º) Acción de Gracias.

La lista de sus composiciones es extensa, dedicada en su totalidad al género popular, mayormente nacional. Letra de destacados autores tienen muchas de sus obras: Epifanio Méndez Fleitas, Mario R. Ortega, Teodoro S. Mongelós, Mario Halley Mora, Miguel Ángel Rodríguez, Gumercindo Ayala Aquino, Papotin Recalde, Ernesto Báez y muchos otros.

Indudablemente, su obra constituye un aporte valioso a nuestro ya rico patrimonio musical nacional, y constituye una referencia interesante para el conocimiento y la reflexión sobre nuestra historia cultural.

 

NOTAS

José Fernando Talavera, HERMINIO GIMENEZ , (Editorial Histórica: Asunción 1987 ), pp. 41-42

 

 


 

BIBLIOGRAFIA

•Boettner, Juan Max, MUSICA Y MUSICOS DEL PARAGUAY, (Edición de Autores Paraguayos Asociados - APA ), Asunción- Paraguay, s.f.

•Cardozo Ocampo, Mauricio, MUNDO FOLKLORICO PARAGUAYO, primera parte: "Paraguay Folklórico", (Edit. Cuadernos Republicanos), Asunción, 1.988.

• Carrón, Juan Esteban, CRONICAS DE LA GUERRA DEL CHACO, (Edit. El Foro), Asunción, 1.981.

•CONCEPCION EN LAS ARTES, La región norteña en la cultura de la nación paraguaya, (Ediciones Futuro), Concepción-Paraguay, 1.973.

•ESTUDIOS, revista de cultura, "Tres músicos de la guerra del chaco", por Cancio Giménez, año II, N° 12, dic. 1.988.

•Pereira, Arturo, JUICIO A LA HISTORIA, discursos y opiniones sobre cultura nacional, (Edit. Litocolor), Asunción, 1.992.

•Talavera, José Femando, HERMINIO GIMENEZ, (Edit. Histórica), Asunción, 1.987.

•Rodríguez, Miguel Ángel, SEMBLANZAS BIOGRAFICAS DE CREADORES E INTERPRETES POPULARES PARAGUAYOS, (Edic. Compugraph), Asunción, 1.992.

•ANECDOTAS DE LA GUERRA DEL CHACO, publicado por Editora HOY S.A.; Director: Humberto Domínguez Dibb. Asunción, 1.980. Sección 4 : "La ausencia".


 

CONTENIDO

Reconocimientos.

Prólogo de Juan Carlos Dos Santos

CESAR MEDINA: compositor paraguayo ...

Introducción

Apuntes biográficos.

Entrevistas.        

Obras de César Medina.        

Consideraciones sobre la vida y obra de don César Medina

Conclusión

ANEXOS

Impresiones sobre la personalidad de César Medina, expresadas por distinguidos exponentes de nuestro ambiente artístico.

*Documento de Escribanía que certifica la autoría de César Medina de la primera música puesta a la poesía de Emiliano R. Fernández, "13 Tuyutí"

BIBLIOGRAFIA 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO AL ESPACIO DE CÉSAR MEDINA EN PORTALGUARANI.COM

 

(Hacer click sobre la imagen) 

 

 



Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
LA GUERRA DEL CHACOACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA IDIOMA GUARANIMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011MÚSICA PARAGUAYAMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYFILATELIA DEL PARAGUAY
CASA DEL LA INDEPENDENCIABILLETES DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYAMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAHISTORIA DEL PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA