PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
CARLOS J. FERNÁNDEZ


  LAS ORGANIZACIONES CIVILES DE AYUDA - GUERRA DEL CHACO - Por Coronel (SR) CARLOS JOSÉ FERNÁNDEZ


LAS ORGANIZACIONES CIVILES DE AYUDA - GUERRA DEL CHACO - Por Coronel (SR) CARLOS JOSÉ FERNÁNDEZ

LAS ORGANIZACIONES CIVILES DE AYUDA

GUERRA DEL CHACO

Por Coronel (SR) CARLOS JOSÉ FERNÁNDEZ



Las Organizaciones Civiles de Ayuda

1] La Legión Civil Extranjera. Su creación y funcionamiento.

2] Su aporte a la defensa nacional.

3] Los aportes materiales a otras Instituciones.


1.- Nada mejor que seguir paso a paso las actividades de esta Entidad, que fue creada al fragor de la contingencia bélica que sacudiera a todos los residentes extranjeros en el país, a través de Su Memoria, publicada en el número extraordinario del diario «La Tribuna», el 1º de Enero de 1935, para apreciar el gran servicio que ha prestado al país entero.

 

¿Cómo nació la Legión? ¿Qué fue la Legión en el ámbito nacional?

La guerra absorbió de inmediato a los hijos de los residentes extranjeros. Y éstos no pudieron permanecer indiferentes ante el sacrificio de sus hijos. Y aunque no los tuviesen, tampoco podían ser insensibles ante la amenaza en potencia que significaba la invasión boliviana a la tierra de su patria de adopción, es decir, de su propio porvenir. De ahí que la eclosión de entusiasmo de que hicieron galas los paraguayos, repercutió en el corazón de cada extranjero residente. De modo que el fervor de la causa nacional estaba al rojo vivo en el alma de todos. Había «una conjunción espiritual de vasos consanguíneos de un minino corazón». Individualmente, y desde el primer momento, estos extranjeros aportaron, a la par de los nacionales, sus óbolos en forma de donaciones a las diversas Asociaciones e Instituciones humanitarias de ayuda. Sólo faltaba materializar la idea general de la creación de una Entidad que expresara la determinación de hacer efectivo el deseo de participar a la causa común. Y surgieron los hombres de acción: «Un ciudadano italiano, don Lorenzo Vezzetti, seguido por dos españoles y un alemán: Don Juan Alegre y Antonio Miró y don Julio Petersen, fueron quienes avivaron la chispa que debía prender en el ya inflamado espíritu de las colectividades extranjeras. La iniciativa pareció responder a una consigna preestablecida, cuando todas las colectividades se pusieron en acción para designar sus delegados y celebrar las reuniones preliminares que debían dar margen a la formación de esta Entidad.

Y fue así que «delegados de 17 países, nombrados por sus respectivas colectividades, asistieron el 11 de Mayo de 1933 al local de la Bolsa y Cámara de Comercio de Asunción, para dejar fundada La Legión Civil Extranjera como entidad cooperadora con las autoridades civiles y sanitarias, en la defensa de los intereses generales, de la salud y tranquilidad públicas, durante el tiempo que dure la contienda guerrera con Bolivia, y para contribuir a la solución de los problemas consiguientes a la guerra».

En la «Declaración de Principios, su creación y fines», expresaron:

«Los extranjeros residentes en el Paraguay, Considerando: Que un deber ineludible de lealtad hacia el país que les ofreciera amplia hospitalidad en su Constitución generosa les obliga a manifestar y probar la más perfecta solidaridad con sus destinos:

«Que es precisamente en las horas de prueba de las Naciones, como de los individuos, que tal solidaridad se encuentra moralmente prestigiada, por no perseguir el premio de un beneficio positivo, sino ofrecer una cooperación que puedo llegar hasta el sacrificio personal para con la sociedad que le acogiera en su seno».

Los señores Atilio Galfré y Juan Alegre, delegados de las colectividades argentina y española respectivamente, fueron designados presidente y vice de la flamante Institución, la cual contó con un cuerpo directivo de 46 personalidades, residentes en todo el país. Se afiliaron 2.379 extranjeros, siendo la colectividad más numerosa la de la Argentina con 448 legionarios. El número de afiliados por nacionalidades es como sigue: Alemanes 418, Árabes 2, Australianos 2, Austríacos 53, Belgas 8, Brasileros 55, Canadiense 1, Checoeslovacos 25, Chilenos 10, Dinamarqueses 18, Franceses 49, Egipcios 2, Escocés 1, Españoles 328, Finlandés 1, Griego 3, Holandeses 8, Húngaros 8, Ingleses 43, Irlandeses 2, Israelíes 79, Italianos 286, Japonés 1, Lituano 1, Latoniano 1, Mejicano 1, Mennonitas 3, Norteamericanos 14, Palestinos 6, Peruanos 2, Portugueses 7, Rumanos 4, Rusos 43, Sirios-Libaneses 261, Suecos 5, Suizos 57, Uruguayos 84 y Yugoeslavos 16.

Con justa razón, el Presidente de esta Institución, don Alfredo Galfré, ha escrito lo siguiente, como merecido homenaje a sus componentes:

«Dos Estrellas»

«Al impulso de los más puros y elevados ideales, el 11 de Mayo de 1933, se consagró en el Paraguay la fundación de La Legión Civil Extranjera.

«Raza de otra era pretendieron elevarse hasta Dios escalando en pétrea torre el infinito, y su soberbia quedó confundida a los pies de Babel.

«Postulado de Derecho y de Justicia, de Amor y Fraternidad, realizaron en el Valle Paraguayo el prodigio de la fusión entre hombres de todas las latitudes de la tierra.

«Una guerra cruel e injusta, traída a las planicies guaraníes por las hordas tartáricas de América, despertó la conciencia de un pueblo viril que laboraba en soñación de Paz y Justicia y el inaudito atentado a los sagrados principios de Soberanía e Independencia hizo formar Legión a los extranjeros del Paraguay, mancomunándolos a los naturales en la defensa civil de sus derechos hollados.

«Desapareció el carácter oriundo de cada uno y de todos los extranjeros de la Legión, para hermanarse a los paraguayos; para acudir a su ayuda en los lugares donde se cicatrizan las heridas o so reponen las fuerzas exhaustas; para llevar sus recursos y su voz de aliento a los necesitados, con óptimo desinterés, cálidamente; para abrir a la comprensión ciudadana de su noble anhelo de identificación con la causa nacional; para sentir como propios sus dolores y estar jubilosos, a la par de ellos, por la alegría de sus victorias.

«La Legión Civil Extranjera, en el corto periodo de su gestión, ha compensado sus espontáneos desvelos con la satisfacción que produce el cumplimiento de los deberes de humanidad, con el reconocimiento que noblemente le han caracterizado los hijos del país y con el rotundo triunfo de su heroico Ejército en la defensa y liberación de la patria heredad.

«Bajo la égida de la rutilante Estrella Paraguaya, a la que hoy rinden guardia de honor la Palma de la Victoria y la Oliva de la Paz, cumplirá su misión histórica y fraternal la Legión Civil Extranjera, brindando a este país honrado, culto y noblemente hospitalario, la realidad que ostenta en la estrella que es su insignia: Labor dentro del orden».

 

Sus aportes materiales.

Los donativos de la corporación a los nosocomios de la ciudad y del interior, han dado lugar a la expresión pública de gratitud de todas las Asociaciones creadas en el país.

El primer donativo lo hacía el 7 de Junio de 1933, consistente en una instalación de baño en el Hospital del Colegio Nacional.

El 10 de Setiembre siguiente entregó al Hospital Militar Central un edificio con baños. Dicho edificio llevaba el nombre de la Legión.

Para la Maternidad, entre otras cosas, hizo construir una sala de cirugía.

Por otro lado, hizo distribuir una partida de semillas de maíz y porotos en la región de Villa del Rosario e Itacurubí, beneficiando con el reparto a 320 agricultores de la zona.

Entre los aportes individuales más importantes, aparte de las contribuciones pecuniarias que los extranjeros hacían dentro de sus respectivas asociaciones, muchos lo hicieron individualmente, desprendiéndose de sus intereses y hasta de sus propios trabajos personales. Entre los más conocidos se destacaron dos de nuestro personal conocimiento:

El Señor Juan Grenno Peruzzo, uruguayo de nacimiento pero de tendencia Encarnacena desde su niñez, y accidentalmente en Caazapá, y sin ser ganadero, contribuyó con 80 ganados vacunos a la Junta de Defensa de Caazapá.

El Sr. Ángel Ruiz, español, entonces propietario de la afamada Confitería «Ideal», de Asunción, donó a la Sanidad Militar un furgón, recién adquirido, que prestó servicio en la Capital y después en el Chaco, transportando heridos desde el frente de operaciones. Finalmente dicho furgón desfiló entre los vehículos de la Sanidad Militar en el Desfile de la Victoria realizada en Asunción al término de la contienda. Sobre este episodio el propio Señor Ruiz en una carta nos dijo: «Al término de la contienda, en la oportunidad en que se realizó el desfile de la victoria, en 1935, el camión por mí donado al comienzo de la guerra, encabezaba el desfile de las tropas de Sanidad Militar, lo que, no puedo negarlo, constituyó para mí un motivo de legitimo orgullo».

Y los Señores Luís Spinzi, Antonio García, Segundo Ybarra, Juan Puigbonet, todos extranjeros, y el connacional y amigo particular don César Cogliaro, se constituyeron en permanentes proveedores a la División de mi Comando, durante toda la campaña, de víveres, bebidas, tabacos, yerba, revistas, periódicos, inclusive una Radio.

Vamos a cerrar esta crónica, con el párrafo final de la Conferencia pronunciada en Asunción el 17 de Junio de 1977, por la Licenciada en Literatura, Señorita Margarita Velilla Talavera, que me remitiera su labor sobre las actividades de la Legión Civil Extranjera, con la siguiente dedicatoria: «Al Coronel don Carlos J. Fernández, en memoria de la amistad que lo unía a mi padre»;… «Tal la creación, organización y funcionamiento de una Asociación de hombres que han sabido impregnar en los corazones paraguayos el bálsamo mágico de sus bellos sentimientos. Réstanos a nosotros los herederos y beneficiarios de aquella magna obra de la defensa nacional, agradecer a sus gestores y colaboradores en la única forma que nos es dable hacer: Perpetuando su recuerdo, cual vestales, cuidando el fuego en el altar de la Patria, para que las generaciones presentes y futuras conozcan a quienes oficiaron de genios protectores en los momentos difíciles por los que ha pasado este suelo que habitamos. Y que el testimonio de solaridad que brindaron sean mantenido y acrecentado en la Paz».


Los Comités Paraguayos de Ayuda del exterior:

El aporte de la colectividad paraguaya, residente en la Argentina, alcanzó destacado relieve desde el primer momento hasta el final de la campaña, como no podía menos de ser, dadas las estrechas vinculaciones materiales y espirituales de honda y tradicional raigambre entre ambos pueblos hermanados.

Esa amplia simpatía, que bien puede llamarse familiar, forjada en una larga y continua convivencia, tuvo destacada exteriorización, convertida en alentadora realidad, en las más diversas esferas, a lo largo de todo el crítico periodo del conflicto chaqueño.

El Comité Paraguayo, fue constituido el 30 de Julio de 1932 por un entusiasta núcleo reunido en la Embajada Paraguaya, a invitación del Embajador Dr. don Vicente Rivarola, que fue el punto de partida de una gran movilización en la Argentina, especialmente en su populosa Capital en favor de la causa nacional del Paraguay.

El Comité Paraguayo funcionó de inmediato en un local en la calle Florida. En sus oficinas se trabajaba con horario continuado de mañana, tarde y noche, incluso los días feriados, en la organización y preparación de un sinnúmero de actos y propagandas, con la decidida cooperación de connacionales y simpatizantes.

Con el aporte pecuniario personal de todos, cada uno en la medida de sus posibilidades, se dispuso simultáneamente la organización de Sub-Comités en los barrios de mayor población paraguaya, como los de Boca y Barracas, en los que se efectuaban frecuentes reuniones en el Teatro Verdi, cuyos animados festivales congregaban siempre nutrida concurrencia, a fin de allegar recursos a la Cruz Roja Paraguaya.

Al mismo objeto respondió la formación de la Unión de Damas Argentino-Paraguaya, que cooperó eficazmente a dicha finalidad, bajo la presidencia sucesiva de las Señoras Laura Jaegli de Alonso y de Silvina Cabo de Vila de Korwin.

Se formó asimismo una Comisión Especial de Médicos Paraguayos, presidido por el Dr. Antonio Pecci Saavedra, tanto para el asesoramiento y adquisición de elementos sanitarios como para la atención hospitalaria, lograda por su intermedio, para los heridos y enfermos llegados del Paraguay.

Se efectuó, además, una sostenida campaña de prensa para ilustrar a la opinión pública, a la que se tenía informada permanentemente de la obra e iniciativas cumplidas en el Comité Paraguayo.

Realizó al propio tiempo numerosas reuniones culturales, ya sea en forma de transmisiones radiales y conferencias ilustrativas sobre los derechos del Paraguay al Chaco. Además, el Comité editó un Mapa Catastral del Chaco demostrativo de su ocupación material por el Paraguay, con especificación de las poblaciones por él formadas y de los títulos de propiedad expedidos en su jurisdicción. En el mismo sentido envió comunicación a la Liga de las Naciones en defensa de los derechos del Paraguay al territorio disputado.

El Comité destacó al Paraguay a uno de los Directores, don Ismael Mazó, extensamente relacionado con los paraguayos residentes en zona fronteriza del Norte, donde logró reunir importante contingente que se incorporó a la defensa del Chaco.

Con sus auspicios un destacado grupo de estudiantes argentinos envió los elementos sanitarios que reunió destinado a formar un «Pabellón Universitario Argentino», para cuya entrega viajó a Asunción una delegación especial integrada por el Dr. Francisco Viscaya, delegado de los egresados en ese año de la Universidad de La Plata; Dr. Rómulo Echeverry Boneo, Presidente de la Federación Universitaria Nacionalista de La Plata; Dr. Raúl D. Laiseca, en representación de los egresados de la Facultad de Agronomía; Dr. Andrés Santa, presidente de la Federación Universitaria Nacionalista Argentina; Dr. Juan B. Vergin, presidente del Centro de Estudiantes de Medicina Veterinaria; Dr. Enrique Plate, presidente de la Asociación Nacionalista de Estudiantes de Derecho, y el Dr. José Atestico.

La actuación del Comité Paraguayo estaba reseñada a grandes rasgos, documentada y publicada en los periódicos de la época y en gran número de legajos, notas, y Actas, siendo de notar que obtuvo personería jurídica por el Gobierno Argentino.

Al terminar la contienda el Comité Paraguayo realizó grandiosas demostraciones en honor del Canciller Dr Luís A. Riart y del Dr Gerónimo Zubizarreta, con asistencia a la de este último de todos los embajadores que integraron la Conferencia de Paz del Chaco.

Fueron Presidentes Honorarios del Comité Paraguayo el ex- Presidente de la República Don Andrés Carvallo; del representante diplomático en la Argentina Dr. Vicente Rivarola; y Presidentes de la entidad: el Dr. Manuel Benítez, don Juan B. Gaona y el Dr. Higinio Arbo.

Terminada la campaña el Comité Paraguayo subsistió durante algún tiempo transformado en el Círculo Paraguayo, en funciones puramente culturales y sociales, habiendo clausurado sus actividades bajo la presidencia del Dr. Eudoro Acosta Flores, con el homenaje de una gran placa en bronce al Libertador General José de San Martín, cuando el Centenario de su tránsito a la inmortalidad.

La Asociación de Damas Pro Cruz Roja Paraguaya: Esta Asociación tuvo nacimiento a raíz del incidente en el Fortín «Vanguardia», en 1928, constituyéndose en una entidad en 1929, bajo la dirección, como Presidenta, de la Sra. María Gondra de Saguier, Vice Presidenta la Señora Carolina Escobar de Bello.

Sus trabajos iníciales consistieron en tomar contacto con las principales casas comerciales, industriales y bancarias, y con los institutos hospitalarios y sociales, con el propósito de arbitrar fondos y recolectar donaciones en general, siendo bien recibidas esas iniciativas por la población. Cesó sus actividades con el alejamiento del peligro bélico pero quedó latente el entusiasmo entre sus miembros, tanto es así que en Julio de 1932, a raíz de la toma a viva fuerza de nuestro Fortín Pitiantuta volvió a reorganizarse más fuertemente, bajo la presidencia de la Señora María Mercedes Coelho de Rivarola, como honoraria y Presidenta efectiva doña Adela Rinaldi López de Ureta Vidala, acompañada por una nutrida distinguidas Damas de la sociedad dé Buenos Aires.

La que fuera Tesorera (y mi Madrina de Guerra) doña Rosa Pérez de Pollitzer ha puesto a mi disposición toda la documentación de las actividades desarrolladas por sus distinguidas componentes durante los tres años de guerra. Entre dichas correspondencias encontramos algunas recibidas desde el Chaco que dan la pauta de la valiosa colaboración de esta Asociación, sin tener en cuenta su finalidad específica. Por ejemplo:

En carta fechada el 26 de Mayo de 1933, el entonces Tte. Cnel. Luís Irrazábal agradecía, en nombre del III Cuerpo de Ejército que Comandaba, la donación de 30 relojes y 50 brújulas.

Por su lado, el General Estigarribia, en carta del 11 de Junio de 1933, acusaba recepción de 1.120 tricotas de lana, expresando «que ya se ha procedido a su repartición entre los combatientes de primera línea. Este valioso obsequio vino a llenar una de las necesidades más perentorias de nuestros soldados».

Y por intermedio de la Junta Nacional de Auxilios hizo llegar a las unidades para los combatientes del Chaco, instrumentos musicales, cigarrillos y papeles para cartas, cuyos sobres llevaban la leyenda «Correspondencia del Soldado».

Con los fondos en efectivo recolectados se compraron frazadas, catres, relojes, brújulas, ponchos, pijamas, ropas, madejas de lana, instrumental quirúrgico, géneros (lienzo, brin, arpillera, impermeables, lonetas, etc), juguetes, medallas, cruces, golosinas, etc.

En cuanto a las remisiones efectuadas de mercadería de toda índole, en cada barco que partía de Buenos Aires para Asunción, dirigidas al Ministerio de Guerra y Marina para su distribución entre la Sanidad Militar y la Cruz Roja Paraguaya, aparto de otras entidades, es sencillamente sorprendente. Comparando las compras efectuadas, con la cantidad remitida por contribución, se puede calcular fácilmente en un quíntuplo o más. Las correspondencias de los Directores de los Institutos mencionados, Doctores Andrés Barbero y Carlos Díaz León, testifican ampliamente este acertó. Podemos, pues, manifestar con toda justicia que las dignísimas Damas merecieron bien de la Patria.

Entre los aportes individuales, que fueron bastante, se destaca lo realizado por el entonces Capitán de Cabotaje don Juan D. Peralta, ya fallecido, en Capital Argentina, en colaboración de los compatriotas Gervasio Garay, Cleto Velazco, Policarpo Velazco, Francisco Morel, Juan C. Vega, José León Sala y Quirino Romero, donaron a la Sanidad Militar, en Octubre de 1932: 6 Carpas completas con capacidad para 18 camas y 70 camas plegadizas. Y en Septiembre de 1934, volvió a donar una Carpa grande y 4 medianas de loneta impermeable completas, según Nota N° 666 del 20-IX-34, firmada por el Subintendente de 2a don Sampson Harrison.

Cumplimos un deber en dejar constancia de estos aportes, por ser de justicia reconocer y agradecer en esta forma los esfuerzos que significaron la ayuda moral y material a los que en la Patria, desde la primera línea hasta la retaguardia, hacían honor a la tradición nacional.

 

 

ENLACE INTERNO RECOMENDADO EL ESPACIO DEL LIBRO FUENTE

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

LA GUERRA DEL CHACO VII

ORGANIZACIONES CIVILES Y MILITARES DE LA RETAGUARDIA (1928-1935)

Por Coronel (SR) CARLOS JOSÉ FERNANDEZ

Editorial HISTÓRICA

Revisión técnica: ALFREDO M. SEIFERHELD

Ilustraciones: ALBUM GRÁFICO. CINCUENTENARIO DE LA

GUERRA DEL CHACO. 1932-1935. Editorial EL LECTOR, 1985

Asunción – Paraguay, 1987 (175 páginas)

 

 

 

 

POSTALES DE NUESTRO PARAGUAY ETERNO


Enlace interno recomendado al espacio de

"LA GUERRA DEL CHACO PARAGUAY - BOLIVIA, 1932-1935"


(Hacer click sobre la imagen)

 

Mariscal José Félix Estigarribia

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
LA
LA GUERRA DEL CHACO (PARAGUAY - BOLIVIA) AÑOS 1932 - 1935
HISTORIA
HISTORIA DEL PARAGUAY (LIBROS, COMPILACIONES, ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
HISTORIA DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011LA GUERRA DEL CHACOBILLETES DEL PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOCASA DEL LA INDEPENDENCIAFILATELIA DEL PARAGUAY
ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAIDIOMA GUARANIMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYABIBLIOTECA DEL PORTALGUARANI

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA