PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
MIGUEL ÁNGEL BESTARD


  80 AÑOS DE FÚTBOL EN EL PARAGUAY - 1900 a 1980 (MIGUEL ÁNGEL BESTARD)


80 AÑOS DE FÚTBOL EN EL PARAGUAY - 1900 a 1980 (MIGUEL ÁNGEL BESTARD)

80 AÑOS DE FÚTBOL EN EL PARAGUAY

MIGUEL ÁNGEL BESTARD

Impreso en LITOGRAF,

Asunción – Paraguay

1981 (293 páginas)

 

 

A comienzos de Siglo nació el fútbol en el Paraguay. Razones geográficas, históricas y políticas, hicieron que nuestra Nación fuese muy diferente a sus vecinos. Durante el transcurso de los años fue formándose en el ciudadano paraguayo una idiosincrasia muy propia y peculiar.

En la forma de jugar al fútbol, también los paraguayos fueron, desde sus comienzos, muy diferentes de sus primeros oponentes: A pesar de haber tenido sus primeros contactos deportivos con sus rivales del Río de la Plata, éste fútbol no ejerció influencias ni dejó huellas en el estiló paraguayo y entre ambos siempre subsistió una marcada diferencia. El fútbol sutil, lento, de filigranas y dominio del balón de los rioplatenses, es radicalmente distinto del brioso, veloz y de pases largos de los paraguayos. Tal vez esta forma tan diferente de comprender este deporte, haya sido la principal causa por la que, casi siempre, la prensa especializada rioplatense, haya desmerecido al fútbol paraguayo.

La causa del porqué en el estilo del fútbol guaraní no se percibe influencia foránea, guardará quizá, directa relación con la naturaleza misma del ciudadano paraguayo. Podría pensarse que muchas veces el estilo futbolístico refleja el espíritu de un pueblo. A través de los años, a más de los factores netamente técnicos, el extraordinario amor propio y concepto de la dignidad, hizo que el fútbol paraguayo compitiese con altura con el argentino, fuese respetado por el brasileño, pelease de igual a igual con el uruguayo y superase nítidamente a los otros de Sudamérica.

Desempeñándose en un ámbito económico inferior, sin poder jamás organizar un Campeonato Sudamericano en su propia tierra, jugando el setenta y cinco por ciento de sus partidos en el exterior, desangrándose siempre a causa de las constantes transferencias de sus mejores jugadores al exterior, víctima muchas veces de los tejemanejes de los "grandes" dirigentes del balompié internacional, a pesar de todo eso, los futbolistas paraguayos se han ganado un lugar entre los cuatro grandes de América, conjuntamente con Argentina, Brasil y Uruguay. A quienes sorprenda esta afirmación, recomendamos la lectura dé estos apuntes.

La amargura deportiva del aficionado paraguayo ante los resultados adversos, no son tan irritantes como las que le produce el periodismo internacional cuando pospone al Paraguay, a pesar de que en sus confrontaciones internacionales, en la "producción" de grandes jugadores y en muchas otras cosas, siempre ha superado a muchos que esa misma prensa enaltece. No hace mucho, hemos observado en un libro europeo la nómina de más de un centenar de futbolistas famosos de todo el mundo y de todos los tiempos. En ella figuraban inclusive, los nombres de varios futbolistas africanos pero no estaba el de Arsenio Erico.

Por otra parte, las grandes hazañas deportivas paraguayas, para la prensa extranjera fueron calificadas siempre como “sorpresas”.

Tal vez, de todo esto, seamos los paraguayos un poco responsables, pues nunca hemos podido expandir por el mundo la verdadera historia de nuestro fútbol. El ordenamiento de esa historia es una obligación imperiosa y debe ser patrocinada por la Liga Paraguaya.

Quizá así llegue el día en que se nos conceda el lugar que legítimamente nos corresponde en el consorcio del fútbol mundial.

Estos apuntes apresurados, no tienen otra intención que la de coadyuvar en la futura redacción de esa obra. Ese día, y si de algo sirviese este ensayo, consideraremos realizados nuestros anhelos.

El autor.

 

LOS PRIMEROS AÑOS

 

Un holandés radicado en el Paraguay, Don William Paats, trajo al Paraguay la primera pelota. Era una "Mac Gregor" auténtica, según dicen, y costó 11 pesos. Con ella nació nuestro fútbol, a comienzos de siglo. Profesor de Cultura Física de la Escuela Normal, Paats explicó a sus alumnos las primeras enseñanzas elementales del popular deporte.

No es pues, muy difícil deducir, que el primer partido de fútbol en el Paraguay se jugó en el patio de la Escuela Normal. En uno de de ellos, a "pechazo limpio" se fracturó una pierna el profesor Irigoitia.

No fueron pocas las dificultades del holandés para imponer el recio deporte en la sociedad asuncena de los años 900. Más de una vez la indolencia de algunos jóvenes lo desanimaron. Sin embargo, los más entusiastas siguieron adelante, y así fue como comenzaron a jugarse bravos "matches" en la "Cancha Sociedad", campo de deportes ubicado en los aledaños del actual Colegio Internacional. Más tarde, se concertaron partidos en la Plaza de Armas, en las inmediaciones del Cabildo, donde se aglomeraban curiosos y simpatizantes para presenciar la insólita exhibición. Para tener una idea de la controversia que el fútbol provocaba, transcribimos dos artículos periodísticos de la época, ambos, comentando el match disputado el 23 de noviembre de 1901. El primero, muy disgustado comenta: "...jóvenes ya casaderos, tremendos grandulones... tener que patear una pelota inocente durante dos horas... ". "La Democracia" del 25 de noviembre de 1901 opinó en forma muy distinta: "El juego de foot ball ejecutado antiyer por los alumnos del Primer y Segundo años de la Escuela Normal de Maestros fue una verdadera sorpresa para el público asunceno, que no conocía aún este juego tan en boga en Inglaterra, Holanda y demás países europeos, como también en nuestras Repúblicas vecinas. El Coronel don Adolfo Saguier, galantemente, hizo desocupar la Plaza de Armas para dejar el sitio suficiente para los juegos en los cuales tomaron parte los siguientes alumnos: Ángel Villasboa, Adolfo López, Manuel Riquelme, Ramón Valiente, Patricio Ayala, Virgilio Barrios, Gregorio Cubilla, Zoilo Mazó, Wenceslao Vargas, Manuel Arias, Agustín Alonso, Inocencio Cardozo, Luis Echauri, Ramón García, Federico Meza, José Souza Lobos, Santiago Dávalos, Marcial Espínola, Daniel Ferreira y Tomás Jons, divididos en dos. Unos llevando por distintivo una gorrita con cinta verde, a las órdenes del capitán Villasboa. Según las reglas del juego, a cada bando debían pertenecer once jugadores, pero el bando verde no pudo presentarse completo, teniendo que asistir varios de sus componentes a los ejercicios de la Guardia Nacional, siendo reemplazados algunos por jugadores de segundo orden. Los señores Francisco Quiñónez y Marcelino Galiano funcionaron como jueces de línea. Cuando el director del juego, señor William Paats, había colocado la pelota en el medio y dio la señal de empezar, mereció aplauso general dé numerosos espectadores, causando hilaridad la mayor o menor destreza con que los jugadores supieron desempeñar su papel. Debido a los esfuerzos unidos de los ágiles del bando blanco, señores García Espínola y Jons, que hicieron pasar la pelota dos veces debajo del arco contrario, esté bando resultó victorioso y ganador de un premio ofrecido por S.E. el Presidente de la República (Don Emilio Aceval). Después del juego que tuvo que suspenderse por tener necesidad de la plaza la Guardia Nacional, los alumnos dieron unos pelotazos al aire, que llamaron la atención de todos. En fin, los juegos tuvieron un éxito completo y sería de desear se repitiesen de vez en cuando, porque ofrecen una amena distracción para el público, siendo además adecuado ejercicio para la juventud".

Así fue el primer partido formal de fútbol en el Paraguay.

 

FUNDACIÓN DEL CLUB OLIMPIA

 

Acontecimiento indudablemente trascendente fue la fundación del primer club de fútbol: el Olimpia. Fue el 25 de julio de 1902, en horas de la tarde, cuando se labró el Acta de Fundación. Surgió un intercambio de ideas con respecto a la denominación de la Entidad. Alguien sugirió el de "Paraguay" otros el de "Esparta", pero finalmente triunfó la ponencia de don William Paats: "Footbal Club Olimpia". Suscribieron el Acta Fundacional: Sila Godoy, Fernando S. Pascual, Gustavo M. Crovato, Héctor Cabañas, Juan Rodi, Luís Marecos, Antonio Pedraza, Juan Mora y Genaro Gutiérrez Yegros.

La primera casaca de la gloriosa entidad, decana del fútbol paraguayo, fue totalmente negra, con la inscripción "OLIMPIA" en letras blancas, en el pecho. Su primer campo de juego fue en la Quinta Caballero, hoy "Parque", entonces residencia del General Bernardino Caballero.

 

FUNDACIÓN DEL CLUB GUARANI

 

El 12 de octubre de 1903 fue fundado el Club Guaraní. Su figura consular fue el Dr. Rogelio S. Livieres, así como los hermanos Luís y Juan Patri; Bella, Ferro y otros. Su uniforme fue el mismo que hasta hoy posee y su campo de deportes también estuvo ubicado en la Quinta Caballero.

Los viejos archivos del Club Guaraní desaparecieron cuando se incendió el Club Mbiguá, en el banco San Miguel, donde la entidad "aborigen" tenía su sede social.

 

PRIMER MATCH "INTER CLUB"


Apenas formado el Guaraní, los dirigentes de las dos únicas entidades futbolísticas existentes, concertaron la realización del que hoy puede denominarse primer partido de fútbol entre clubes en la República del Paraguay. En una tarde de sol del 25 de noviembre de 1903, toda la afición deportiva se trasladó a la Quinta Caballero. Integraron el Guaraní de aquel día memorable: Leopoldo Yurrita, Juan y Amado D' Andrei, Decoud, Sabelli, Bella (Capitán), Patri, Federico y Salvador Melián, Parini y otros. En Olimpia alistaron filas los hermanos Cayo Sila y Junio Quinto Godoy, Pedrito Caballero, Arrom, G. Gutiérrez Yegros, Sosa, Crovato y otros. Guaraní ganó el partido por uno a cero.

Otra versión expresa que el primer enfrentamiento entre Guaraní y Olimpia fue en la "Plaza Constitución": donde actuó en calidad de árbitro don Carlos Sosa. Al cobrarse un tiro penal, el jugador del Olimpia, Sila Godoy, tomó la pelota, que era de su propiedad, y no permitió que se ejecutara la sanción, dándose por terminado el partido con un empate. El segundo partido se jugó en San Bernardino y estaba en juego un "artístico reloj de mesa". Venció Guaraní por 2 a 1 y el reloj estuvo muchos años en el Club hasta que fue obsequiado a una delegación extranjera.

Guaraní ejerció una neta supremacía durante varios años en el fútbol paraguayo, antes y después de la fundación de la Liga Paraguaya. Luego de la muerte del General Caballero y la expropiación de su finca, Guaraní tuvo, como casi todos los clubes asuncenos, un largo peregrinar hasta afincarse definitivamente. Primero se trasladó a un predio próximo al actual "Gran Hotel del Paraguay'', más tarde en las proximidades del "Telefunken" (Parque Carlos A. López), después a la "Quinta Barrios" sobre la Avda. General Santos para instalarse finalmente sobre la Avda. Eusebio Ayala.

 

FUNDACIÓN DEL NACIONAL FOOT-BALL CLUB

 

El 5 de junio de 1904, año de agitación política, como tantos, nació el "Nacional Foot-Ball Club". Su primer presidente fue el señor Víctor A. Paredes Gómez y suscribieron el primer Acta Ángel Molinas, Adolfo Viveros, Sergio Mazó, Víctor Paredes, Blas Gutiérrez, Maximiliano Cardozo, Fernando Urdapilleta, Irenarco Candia, Octaviano Rivarola, Teodoro Decoud, Raúl Pereira Ortíz, Pedro Cáceres, Carlos Frutos, Roque Encina, Pedro Galli Valdovinos, Manuel Viveros y Alejandro Doldán. La reunión se llevó a cabo en el domicilio del señor Ángel Molinas, en la calle Brasil Nº 142, donde ya existía el viejo Ybapovó bajo cuya sombra se reunió un reducido grupo de estudiantes que dio así origen a la memorable "Academia". El primer uniforme del Nacional era totalmente blanco. Años después se adoptó la casaca albiverde para llegarse luego a la actual. Su primera cancha fue en la "Quinta Steward", hoy Avda. Perú. Luego de la muerte del Dr. Guillermo Steward, su propietario, el Nacional se traslado a la "Curva San Miguel'". El terreno era malo y siguiendo el trajinar, llegó a "Laguna Pytá", luego a un punto cercano a la Estación Tacumbú para finalmente adquirir un predio propio en Iturbe y 5ta. (Cancha "Los Eucaliptus"). La actual cancha del Nacional, fue adquirida recién por los años 38. Precisamente en esa época, el Club fue compelido a cambiar de nombre, en virtud de un decreto que prohibía la utilización del vocablo "nacional" a instituciones que no eran estatales. Nacional obtuvo a su favor una excepción y conservó su tradicional nombre.

El nombre de "Club Nacional"' le fue impuesto por sus fundadores en homenaje y reconocimiento al Colegio en el cual cursaban sus estudios: El Colegio Nacional. El hombre que nucleó a ese bravo grupo de estudiantes, fue Alejandro Doldán, a quien, su padre, en premio a sus estudios, había obsequiado un equipo completo de fútbol, incluyendo los arcos, que había traído de Buenos Aires.

 

APARECE EL "FOOT-BALL CLUB LIBERTAD"

 

Ya en pleno momento del crecimiento del fútbol, el 30 de julio de 1905, en una habitación de la Avda. España entre Brasil y Salinares (hoy Perú), quince jóvenes fundaron "una Asociación Atlética de Ejercicios Físicos, cuyos fines, serían, fomentar el juego del Foot-Ball como también el desarrollo y vigorizamiénto de la juventud" (como decía el Acta Fundacional). Ellos eran Juan Manuel Sosa Escalada, Adolfo Galeano, Ignacio A. Sosa Escalada, Plutarco Recalde, Antonio Gauto, Gregorio Villamayor, Basiliano Villamayor, Luís G. Ayala, Amulio Vázquez, Silvio J. Allegretti, José Otazú, Norberto Morínigo, Carlos López, además de J. Ramón y J. Daniel Sosa Escalada. Primer presidente fue designado J. Manuel Sosa Escalada. Como en la mayoría de las situaciones semejantes, hubo discusiones en cuanto al nombre del Club. Se pusieron a votación los nombres de "Paraguay" y "libertad,", prevaleciendo este último. El "alma" del equipo y principal responsable de su supervivencia en horas críticas fue su gran Capitán Basiliano Villamayor. El Club nació en un bello rincón asunceno poblado de "Tarumás" donde los citados jóvenes se dedicaban a la práctica del "juego de pelotas". El primer equipo del Libertad, que a veces sesionaba en el Colegio Nacional "desafió" y aceptó "desafíos", en sus primeros tiempos con el siguiente equipo: J. Daniel, Juan M. e Ignacio Sosa; Silvio Allegretti, José Otazú y Plutarco Recalde; Antonio Gauto, Luís Ayala, Adolfo Galeano, Basiliano Villamayor y Norberto Morínigo. El primer match oficial del Libertad fue en 1906 mismo y empató 1 a 1 con el Olimpia en la "Cancha Sociedad'". El año de su fundación jugó su primer partido amistoso frente a Nacional, el cual perdió por la mínima diferencia.

Libertad se instaló muy pronto en el barrio "Tuyucuá" en la propiedad de la familia Andreani, algunos de cuyos integrantes también jugaron en el Club. El nombre de "gumarellos" tuvo su origen en un personaje italiano, hincha del Club, creado por el periodista Antonio Franiecevich para una serie de artículos deportivos humorísticos que se publicaban en la revista "La Gaceta", allá por los años 20.

 

A INICIATIVA DE ADOLFO RIQUELME, SE FUNDA LA LIGA


El 18 de junio de 1906 se reunieron los representantes del Olimpía (William Paats y Junio Quinto Godoy); del Guaraní (Ramón Caballero, Manuel Bella y Salvador Melián); del Libertad (Juan M. Sosa); del General Díaz (César Urdapilleta) y del Nacional (Vicente Codas). La invitación fue formulada por el Director del matutino "El Diario", don Adolfo Riquelme, inquieto deportista que perdiera más tarde la vida, víctima de los ajetreos de la política. La "LIGA PARAGUAYA DE FOOT BALL ASSOCIATION", como se denominó la unión, tuvo, desde sus orígenes, el fundamental objetivo de organizar los Campeonatos Oficiales, que habrían de establecer la jerarquía real entre los Clubes. En el año 1921, la Institución Madre de nuestro fútbol se afilió a la Federación Internacional de Football Association (FIFA) ocuparon, desde 1906, la Presidencia de la Liga Paraguaya, los siguientes deportistas:

 

Adolfo Riquelme                               Lorenzo Livieres

Eusebio Ayala                                               Ramón E. Martino

William Paats                                     Blás A. Dos Santos

Emilio Montero                                  Lydio Quevedo

Junio Quinto Godoy                          Blás A. Dos Santos

Alejandro Gatti                                  Alfonso Capurro

Enrique L. Pinho                                Lydio Quevedo

Juan Manuel Alvarez                          Raimundo Paniagua

Esteban Semidei                                 Alfonso Capurro

Adriano Irala                                     Pedro Recalde de Varga

Manuel Bedoya                                  Lydio Quevedo

Juan Pablo Gorostiaga                       Ernesto Gavilán

Ignacio L. Parra                                  Hassel Aguilar Sosa

Francisco Esculies                              Tulio Manuel Quiroz

Ramón T. Cartes                                Manuel Duarte Pallarés

Manuel Galiano                                  Anastasio Mendoza Sánchez

Juan Arturo Lavigne                          Gerónimo Angulo Gastón

Sampson Harrison                              Raúl Fernández Decamilli

Manuel Bedoya                                  Juan Antonio Sosa Gautier

Julio César Airaldi                              Nicolás Leoz

Crispín. Insaurralde                            Humberto Domínguez Dibb

Fulgencio Moreno González              Oscar Ángel Barchini

Oscar Pinho Insfrán                           Nicolás Leoz

 

 

PRIMER CAMPEONATO DE LA

LIGA PARAGUAYA DE FUTBOL - 1906

 

Es de hacer notar que en la Liga Paraguaya de Fútbol no existen archivos de documentos relativos a los años anteriores a 1913. Parece ser que los mismos se han perdido durante la Guerra del Chaco (?). Todos los datos de los Campeonatos comprendidos entre los años l906 a 1912 han sido fruto de una penosa búsqueda en los volúmenes del Archivo Nacional, y decimos penosa, porque los periódicos de la época, poco o casi ninguna importancia otorgaban al fútbol.

Apenas fundada la Liga Paraguaya, se organizó el Primer Campeonato. Se fijó como fecha de iniciación del mismo el día domingo 8 de julio de 1906. Ese día, en cancha del Guaraní, se jugó el primer clásico Guaraní-Olimpia que durante muchos años y aún hasta hoy día, fue uno de los principales de nuestro fútbol. Gran cantidad de gente presenció el match. Luego de varias escaramuzas, y en medio de un juego bastante violento, Guaraní fue imponiendo su mayor clase. Salvador Melián fue el autor del primer gol oficial de la historia del fútbol paraguayo. Su tiro, de larga distancia, penetró en el arco olimpista. La reacción fue inmediata, y el empate se produjo mediante un disparo del jugador Miguel Díaz. El árbitro fue don Walter Haywood.

El domingo siguiente, Guaraní batió a Libertad por 7 a 1, y cuando debía jugarse la tercera fecha, también se inició otra antigua e inveterada costumbre paraguaya: "los partidos se suspendieron por lluvia".

Participaron del Primer Campeonato: GUARANI, OLIMPIA, LIBERTAD, NACIONAL, GENERAL DIAZ y 14 DE MAYO. El origen y los datos históricos de estas últimas instituciones no hemos podido obtener. Lo curioso es que el "14 de Mayo" a pesar de no ser co-fundador de la Liga, participó en el Primer Campeonato. Del General Díaz, sólo sabemos que tenía su cancha en Belvedere.

El Campeonato lo ganó en forma invicta el Guaraní que totalizó 18 puntos. Ganó todos sus partidos menos los disputados contra Olimpia que terminaron empatados 1 a 1 en la primera rueda y 0 a 0 en la segunda. En los demás encuentros venció a Libertad 7 a 1 y 3 a 0; a General Díaz 2 a 0 y 1 a 0; a Nacional 2 a 0 y 3 a 1 y al 14 de Mayo 8 a 0 y 5 a 0.

El primer clásico "blanco y negro" oficial de la historia terminó 1 a 1. También en la segunda rueda terminó empatado con el scorer 0 a 0.

La Tabla de Posiciones fue la siguiente:


1º.         GUARANI    18 puntos

2º.        Olimpia           14 puntos

3º.        Libertad          12 puntos

4º.        General Díaz   8 puntos

5º.        Nacional         4 puntos

6º.        14 de Mayo    2 puntos

Fueron figuras descollantes en el Campeón: Yurrita, Bella, Patri, D' Andrei y otros

 

SE FUNDA EL ATLANTIDA

 

En una casa de la calle Caballero entre Aquidabán e Ypané, se reunieron en la víspera de la Navidad de 1906, entre otros, los deportistas Flaviano Díaz, Héctor Díaz, Lino Bogado, Miguel Ferraro, el Presbítero Antonio Tavarozzi y otros para fundar el "Atlántida Sport Club" Su Primer Presidente fue Flaviano Díaz, cuyo nombre lleva el único campo de juego que tuvo el viejo Atlántida en toda su historia. Confundido con la historia misma del team "oceánico" estuvo siempre su "hombre bandera", don Félix Stoll.

 

PRIMER CLUB DEL INTERIOR:

"EL PORVENIR DE YPACARAI"

 

El 18 de mayo de 1906 se fundó el primer Club del interior "El Porvenir" de Ypacaraí. Tuvo como primer presidente al señor Julio Richer y vise a otro gran deportista: Genaro Gutiérrez Yegros.

 

SEGUNDO CAMPEONATO DE LA

LIGA PARAGUAYA DE FÚTBOL – 1907


Para el Segundo Campeonato se inscribió ya el Atlántida, pero no participaron el General Díaz y el 14 de Mayo. El Guaraní repitió su hazaña del año anterior: ganó invicto el Campeonato corroborando su hegemonía. Le siguieron en orden Olimpia y Libertad, en el 2º. y 3º. puesto, respectivamente. El Campeonato también tuvo dos ruedas. Como la mayoría de los certámenes de aquellos tiempos, ocurrían innumerables irregularidades, equipos que no se presentaban, jugadores en situación antirreglamentaria, protestas, referees ausentes, etcétera.

El 20 de setiembre de 1907, "El Cívico" anunciaba que su colega y rival "El Diario", ofrecerá en los salones del "Continental Hotel" un banquete a la Comisión Directiva del Club Guaraní con motivo de su segunda conquista.

 

PRESIDENTE HAYES

 

El 8 de noviembre de 1908, apareció al escenario deportivo el Presidente Hayes, meritoria institución de Tacumbú.

Su primer presidente fue el señor Ramón Lond. Antes, el 15 de agosto de 1906, se había fundado el "Asunción", antigua entidad cuya sede se hallaba en el Barrio Mariscal López y que llegó a jugar sólo un año en Primera División. Su primer presidente fue el señor Leopoldo Olmedo, y se extinguió allá por la década del 50.

Presidente Hayes, Club que así fue denominado en homenaje al Presidente de los Estados Unidos, Rutherford B. Hayes, tuvo siempre su "fortín" en Tacumbú y fueron sus fundadores Ramón Lond, Modesto Gómez, Aurelio P. Almirón, Juan Vallejos, Valentín y Francisco Carrani, Eulalio Duarte, Pantaleón Ferreira, Ricardo Jara, Marcos Florentín, Fernando Benítez, Marcelino Cabral, Prudencio Fernández, Eligio Villamayor, Dionisio Gómez, Gregorio Guzmán y Justo Giangreco.

1908 fue un año sin fútbol. El terrible y sangriento golpe de estado del 2 de julio del mismo año alteró no solamente la vida política de la República sino también otras actividades, entre ellas el fútbol.

 

SOL DE AMÉRICA

 

1909 se inició con la fundación de otra tradicional institución de nuestro fútbol: El Sol de América, "campeón sin corona" que vió 1a luz el 22 de marzo de ese año, siendo su primer presidente el señor Antonio Vallejos. No obstante, el "Sol" aún no participó en el Campeonato de ese año, que reinició la actividad futbolística luego de un paréntesis de un año.

 

TERCER CAMPEONATO DE LA

LIGA PARAGUAYA DE FÚTBOL – 1909

 

Luego del forzoso intervalo del año anterior, el trofeo "El Diario" donado por Adolfo Riquelme fue puesto nuevamente en disputa en el tercer torneo de la Liga. La novedad la constituyó la presencia del "Club Mbiguá", antigua institución deportiva de caracterizados socios que hasta hoy tiene sus instalaciones en el banco San Miguel. De esa manera, el Campeonato fue disputado por seis clubes: Libertad, Guaraní, Nacional, Atlántida, Olimpia y El Mbiguá.

El torneo se jugó en dos ruedas, la primera y la de "revancha", como se denominaba a la segunda, y como todos los de esa irregular época, estuvo plagado de hechos insólitos dignos de ser registrados para la historia del fútbol paraguayo. Desde el punto de vista estrictamente futbolístico, cabe destacar la buena actuación de Nacional y Libertad, que empataron al final del primer puesto, ganando el primero de los citados en el desempate.

Al finalizar el campeonato, la Tabla de Posiciones definitiva fue la siguiente:


1º. NACIONAL y LIBERTAD con 15 puntos

2º. Olimpia      con 14 puntos

3º. Atlántida   con 9 puntos

4º. Mbiguá      con 6 puntos

5º. Guaraní      con 1 punto.


Llama, como se observa, la atención el desempeño del Campeón, Guaraní, que quedó último con un solo punto, haciendo suponer que algo anormal pudo haberle acontecido.

El 21 de noviembre de 1909 se jugó la "finalísima", venciendo el Nacional en emotivo cotejo al Libertad, por tres goles a uno, obteniendo así, el Campeonato de ese año.

Cosas raras ocurrieron en 1909, como dijimos. Así por ejemplo, en un match jugado el 22 de agosto, cuenta un periódico de la época, estalló la pelota a los 30 minutos de juego. Jugaban Nacional y Olimpia, y la pelota pertenecía a este último, y como Nacional no trajo la suya, el partido se dió por terminado. En otro juego entre Atlántida y Mbiguá, estando el marcador 1 a 1 y faltando 22 minutos para la finalización del partido, también reventó la pelota de pertenencia del Atlántida, y al no tener su rival la suya, perdió los puntos en juego. En el cuadro campeón jugaban: Máximo Vera, Rojas, Desiderio y Bernardino Samaniego, Velano Garay, Guillermo, Gregorio, Pablo y J. Erico, entre otros.

 

 

PRIMERA SALIDA AL EXTRANJERO

 

1910 fue un año de progreso para el fútbol paraguayo. Además de la fundación del segundo club del interior del país, el "Cerro Porteño' de Paraguarí, que así surgió para enfrentar a "El Triunfo" de Ypacaraí, ese año se formó la primera Selección Nacional. Así fue como viajaron a Corrientes, presididos por el Dr. Pedro Larán y Ernesto Brun, los jugadores: F. Melián, G. Almeida, A. Rodríguez, M. Barrios, P Samaniego, J. Morín, Z. Gadea, D. Andreani, C. Mena Porta, B. Villamayor, M. Rojas y E. Erico.

El viaje fue todo un acontecimiento y el match contra el seleccionado correntino terminó empatado 0 a 0.

 


CUARTO CAMPEONATO DE LA

LIGA PARAGUAYA DE FUTBOL – 1910

 

Este Campeonato se disputó con los mismos rivales y en la misma forma que el anterior. También al final hubo paridad en la primera colocación, pero esta vez lo fue entre Libertad y Atlántida. El 9 de octubre de 1910, en el Parque Caballero, se jugó la gran final imponiéndose los "gumarellos" por dos goles a uno y ganando así la primera estrella de su gloriosa historia. Por Libertad jugaron aquella vez: Jaime Bestard, Anselmo Rodríguez y Gabriel Almeida; Carlos Tanaillón, José Otazú y Epifanio Lafuente; Amado Medina, Basiliano Villamayor, Ignacio Medina, Domingo Jara y Jose Domingo Andreani.

No obstante el Campeonato conquistado, la afición quedó en dudas sobre la verdadera supremacía entre las dos escuadras. Se instituyó una copa y quince días después se jugó otro partido en el mismo campo. El trofeo había sido donado por el Capitán del Atlántida, Zacarías Gadea, y volvió a ganar Libertad, y por el mismo tanteador.

 

PRIMER PARTIDO INTERNACIONAL

EN ASUNCIÓN

 

Adhiriéndose a los festejos del Centenario de la Independencia de la República, en el año 1911 arribó a la Capital una frondosa delegación uruguaya, en el mes de setiembre. Acompañaba también a los visitantes un seleccionado de la ciudad de Salto que enfrentó a un seleccionado paraguayo, en el Parque Caballero, específicamente en la cancha del Guaraní. Los visitantes vencieron por un contundente 6 a 0 y la Primera Selección Paraguaya estuvo integrada por: Vera, Amarilla, Almeida, Rodríguez, Samaniego, Mena Porta, López, J. Masi, Oliva, B. Villamayor y Ferreira.

 

CAMPEONATO DEL AÑO 1911

 

El 15 de enero fue fundado el Club River Plate, siendo su primer Presidente el señor Teófilo Moreno. El Club se fundó en el domicilio particular del Dr. Cecilio Báez, quien también confeccionó los primeros Estatutos. Ese año, el nuevo Club aún no participó en Primera División. A la sazón ya se disputaba también la competencia de Segunda División, en la cual estaba en juego la Copa "Intendencia de Asunción". En 1910, esa competencia la ganó un gran equipo de Nacional, pues se podía tener simultáneamente representaciones en varias divisiones. El Sol de América en 1911 debutó en la competencia de Primera, en reemplazo del Mbiguá; que desapareció de la "División de Honor", como hoy se la llama, para nunca más volver.

El Campeonato contó entonces con la participación de Nacional, Libertad, Atlántida, Guaraní, Olimpia y Sol de América. La competencia fue muy disputada y el Atlántida se tomó la revancha venciendo en las dos ruedas al Libertad (1 a 0 y 4 a 2). El Campeonato fue ganado por el Nacional quedando Atlántida en segundo lugar. Ya en la rueda de las revanchas, Libertad tuvo que alejarse de la competencia en razón de que varios de sus jugadores tuvieron que abandonar la capital huyendo de la epidemia de peste bubónica que asoló Asunción. La Liga lo descalificó y dispuso su descenso a segunda división, razón por la cual la institución, albinegra se desafilió de ella.

La nota insólita y hasta increíble, la constituye un hecho que se halla registrado en los periódicos "El Diario" y "El Nacional". En el match entre Nacional y Olimpia jugado el 30 de julio de 1911, en el primero de ellos participó una mujer, integrando el equipo. El hecho, único en la historia del fútbol paraguayo está narrado en los siguientes términos: "En el partido jugado el 30 de julio entre los representativos de Nacional y Olimpia, en el equipo de Nacional, tomó parte una amateur del bello sexo, tratándose de que fue aquella la primera vez que se presentó una jugadora de foot-ball en partido público, con tal motivo los aficionados se han dado cita en gran cantidad para asistir al encuentro".

El Nacional de 1911, que aún jugaba con la casaca verde y blanca, estaba integrado en su mayoría por jugadores que un año antes había ganado el Campeonato de Segunda: Reisófer; Benítez Gómez, Vera, S. Gómez, E. Antonelli, Vierci, Cartes, Riquelme, C. Gómez, A. Vallejos, Morínigo y otros.

El disgustado Libertad, que había terminado la primera rueda invicto, desafío al Campeón y lo venció por un rotundo 3 a 0 en la vieja Quinta Steward, field del Nacional. El resultado fue impactante y la Liga, en salvaguarda de la dignidad de sus afiliados, prohibió la concertación de partidos entre éstos y los "tránsfugas".

 

 

APARECE EL "CERRO PORTEÑO FOOT BALL CLUB"

 

Expresión deportiva auténtica del pueblo, en el año 1912 un entusiasta grupo de jóvenes modestos fundaron una de las instituciones que más gloria habría de dar al fútbol paraguayo. El 1°. de octubre de 1912, en la casa de la señora Susana Núñez, situada en Capilla San Juan, suscribieron el Acta de Fundación del "Cerro Porteño FootBall Club" los señores Pedro David Villagra, Antonio y Cándido Vasconcellos, Antonio Velázques, Manuel Moliné, Vicente Melgarejo, Nicanor Núñez, Antonio, Pastor y Abelardo Núñez, Emilio Gómez, Liberato Ramírez, José Velano, Martín Carvallo, Brígido Recalde, Ciriaco Recalde y otros deportistas. La Capilla San Juan se hallaba ubicada en una barriada de Asunción en la zona de la Avda. España y Salinares (hoy Perú), algo más allá del Belvedere.  El primer presidente "azulgrana", casaca que el Club siempre ostentó, fue el señor Pedro David Villabra. Hacia 1924 Cerro Porteño arrendó un inmueble municipal sito en 3ra. Proyectada y Tacuarí. La cancha se inauguró recién el 10 de julio de 1927. Antes, el "Ciclón", como después fue bautizado hinchada, había estado usando una cancha de la famosa Quinta Escobar, sede de tantas entidades deportivas. El Estadio "Adriano Irala", construido con tenacidad a través del tiempo fue inaugurado en setiembre de 1936 y en él trabajaron también prisioneros bolivianos.

En 1912 nacieron además otros clubes: el 12 de marzo, el "Oriental F. C." y el 3 de agosto el "Club Atlético Tembetary", el primero en la Chacarita y el segundo en ese conocido barrio. Desde su fundación hasta 1919 se llamó "Atlético Bermejo".

 

SEXTO CAMPEONATO DE LA LIGA PARAGUAYA – 1912

 

Los dramáticos momentos que vivió la República a consecuencia de las cruentas luchas políticas, una de las cuales causó la muerte de Adolfo Riquelme, así como la crisis futbolística con motivo del retiro de Libertad y Atlántida de la Liga Paraguaya a raíz de los sucesos ya relatados, hicieron del Campeonato de 1912 uno de los más pobres y mediocres. A todo esto se sumó la ausencia momentánea del "legendario" Guaraní, que pasaba por un momento crítico y obtuvo permiso para estar ausente en el torneo de ese año.

Participaron en la competencia solamente cuatro equipos: Olimpia, Nacional, Sol de América y Presidente Hayes, debutante en Primera División.

El Campeonato, plagado de irregularidades, se definió en una forma increíble: habiendo finalizado la competencia quedó a la cabeza el Sol de América con 8 unidades. Faltaba disputarse los dos partidos entre Nacional, Campeón del año anterior, y Olimpia. Nacional, por alguna razón que ignoramos, no se presentó, ganando así Olimpia cuatro puntos sin jugar. El gran perjudicado fue el Sol de América, que había vencido al Olimpia 3 a 2 en la primera rueda. Nunca el equipo "danzarín" estuvo tan cerca del codiciado trofeo "El Diario".

El Olimpia, Campeón por primera vez, totalizó 9 puntos


Segundo:        Sol de América           8 puntos

Tercero:           Nacional                     5 puntos

Cuarto:            Presidente Hayes        2 puntos


Fueron figuras descollantes del Campeón, su Bolero Ángel Hermosilla, Gorostiaga y César Mena Porta.

El Presidente Hayes, que, como dijimos, debutaba en Primera División después de haber ganado el año anterior el Campeonato de Segunda, también se vio perjudicado por el éxodo de sus jugadores a raíz de la violenta convulsión política de ese año. Perdió varios partidos por "walk over" y terminó la competencia con solamente dos puntos ganados. Intentó la concesión de un "permiso" con efecto retroactivo, y al negársele se le condenó a que al año siguiente pase nuevamente a competir en Segunda División. El Hayes se disolvió temporalmente y reapareció recién cinco años después, en 1917, integrando el elenco de clubes de la que se denominó "División Transitoria".

 

EL CISMA: LA LIGA CENTENARIO

 

Habíamos dicho que Libertad y Atlántida se alejaron de la Liga. La necesidad de seguir jugando les hizo ingresar en una "liga" precaria que hasta ese momento poco o ninguna importancia tenía. El ingreso de los dos grandes clubes, sin embargo, convirtió a la "Liga Centenario" en la "Asociación Paraguaya de Foot-Ball", entidad paralela que llegó a tener casi igual importancia que la Liga Paraguaya de Fútbol.

La Asociación duró prácticamente cuatro años, ya que, merced a los esfuerzos de deportistas mediadores, sus principales clubes volvieron a la Liga Paraguaya de Fútbol, en 1917. En las seis competencias realizadas disputaron el trofeo "Manuel Balteiro", además de Libertad y Atlántida, "El Triunfo" de Ypacaraí, Marte Atlético y Vencedor, ambos de Luque, el "14 de Mayo" antiguo club que participara en la primera competencia en 1906, "Sport Asunceno ", Boys Scout", bravo equipo, cuna de Miguel Ángel Mena y Luciano Capdevila; "Unión Paraguaya", "Mariscal López", "Sastre Sport" y otros. Ríver Plate también participó en un torneo, el de 1912.

Los campeonatos fueron ganados en:

1912 por River Plate

1913 por Libertad

1914 por Libertad

1915 por Atlántida

1916 por Libertad

1917 por Atlántida.

 

FUNDACIÓN DEL RUBIO ÑU

 

El 24 de agosto de 1913 fue fundado el Club Rubio Ñu, expresión deportiva de Santísima Trinidad de donde surgieron jugadores de la talla de Wilfrido Carreras, Laconich, Molinas, Etcheverri, Bernié, Alcides Sosa y otros.

 

EL CAMPEONATO DE 1913

 

La Liga consideró la existencia de una vacancia para completar el número de 5 participantes. Por tal motivo se disputó un campeonato preliminar y clasificatorio en el cual participaron Cerro Porteño, 10 de Agosto de San Lorenzo, Porvenir de Ypacaraí y River Plate. El torneo lo ganó el equipo azulgrana y así obtuvo el derecho a disputar el Séptimo Campeonato de la Liga, juntamente con Olimpia, Nacional, Guaraní y Sol de América.

La actuación del Cerro Porteño fue verdaderamente excepcional. Debutó venciendo al Nacional por 5 a 0. En el primer match con el que habría de ser su tradicional rival, el Olimpia, venció por 3 a 1. La seguidilla de victorias continuó, perdiendo solamente un punto ante el Sol de América y ganando así invicto su primer campeonato en su primera presentación, en la mayor División.

Realizaron esta increíble hazaña los jugadores: Cáceres, Fernández, Benítez, Cañiza, Denis, Aguilera, Rojas, Jara, el legendario Capitán Martín Carvallo, y los hermanos Lázaro y Dámaso Ávila.

 

OCTAVO CAMPEONATO DE LA LIGA PARAGUAYA -1914

 

El Campeonato de Segunda División del año anterior, lo había ganado el River Plate, razón por la cual ascendió a Primera. Participaron pues seis equipos en ese campeonato, en el cual triunfó el Olimpia luego de dura porfía, especialmente con el Cerro Porteño, comenzando una rivalidad que habría de prolongarse a través de los años.

Circunstancia curiosa, aunque bastante común en esa época, constituyó el "Cerro-Olimpia" que comenzó el 27 de setiembre y terminó el 8 de noviembre. Es decir, el partido se suspendió al terminar la primera etapa y luego de casi dos meses de discusión se jugó la segunda

Ríver tuvo un feliz debut: venció a Cerro, Nacional y Guaraní. Campeón de Segunda División fue el "10 de Agosto" antecesor al Sportivo San Lorenzo. También ascendió a primera.

 


NOVENO CAMPEONATO DE LA LIGA PARAGUAYA


Con la ausencia de Libertad y Atlántida, que seguían en la Liga Centenario, se jugó el Campeonato, de 1915. Participaron los mismos rivales que el anterior, pues nadie ascendió ni descendió. Es de recordar que el Nacional había sido condenado a descender pero algo ocurrió y permaneció en primera. La atracción del torneo fue la encarnizada lucha Cerro-Olimpia. "El Ciclón", goleó en la primera rueda 5 a 1, el 8 de agosto de 1915, para ser más preciso, pero en la segunda, el 15 de setiembre, fue a su vez goleado por 5 a 0.

El Campeonato terminó empatado con igualdad de punto entre los dos grandes rivales. El 25 de noviembre se jugó el primer "match" de desempate y terminó 1 a 1. Ocho días después vino el segundo y terminó nuevamente empatado, 4 a 4. Se jugó tiempo suplementario y el Cerro marcó tres goles, ganando al final 7 a 4 y por ende, su segunda estrella.

En Segunda, venció el bravo Marte Atlético, que renunció a subir a Primera, a fin de buscar otro Campeonato de Segunda que le otorgara en forma definitiva la "Copa Intendencia". Cosa rara pero cierta.

 

EN BUSCA DE LA RECONCILIACIÓN

 

En 1916 el Cerro Porteño tuvo la feliz iniciativa de integrar una Comisión que tenía como objetivo la unión entre la Liga Paraguaya y la Asociación. Comunicó sus buenos deseos a la Liga la cual providenció la nota "al archivo". No obstante, tan poca cordial recepción a los buenos propósitos del Cerro, la Comisión inició su labor con gran fe y ahínco, siendo su misión finalmente   coronada con el éxito. El Atlántida fue más tenaz que el Libertad y no aceptó, en principio, la oferta de militar en lo que se convino en llamar "División Transitoria". Justo es recordar quienes integraron aquella Comisión de "amigables componedores'": Diógenes Ortúzar, Manuel Bedoya, Lorenzo Urbieta, Juan Stefanich, Roque J. Medina, Félix Augusto Cabriza y Diógenes Rojas Doldán.

La Liga Paraguaya de Fútbol, a la sazón, iba ya en franco crecimiento, superando a la entidad rival. A fines de 1913 había obtenido el reconocimiento de su Personería Jurídica, comenzaba a buscar contacto con Ligas de las ciudades importantes del interior, también ya estaba en contacto con Federaciones de países vecinos y hasta ya se hablaba de la afiliación a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA).

 

EL CAMPEONATO DE 1916

 

El domingo 27 de febrero de 1916, se enfrentaron, en partido "amistoso", el campeón y vice campeón del año anterior, Cerro Porteño y Olimpia. Quedaban aún latentes los recuerdos del singular choque entre ambos rivales y, a pesar de constituir un match extraoficial, el público acudió al Parque Caballero en gran número, Olimpia estaba con la sangre en los ojos y se tomó una cruel venganza. Venció por 10 goles a 1. Los tantos fueron anotados 3 por Hermosilla, 3 por Carreras, 2 por Rejala y 2 por Varela. El partido fue de trámites violentos y el árbitro, Desiderio Salinas, según las crónicas, no estuvo a la altura del espectáculo, como tampoco lo estuvo el arquero de Cerro, Fleitas. El solitario tanto cerrista fue anotado por Clemente Talavera.

El Campeonato de 1916 lo ganó el Olimpia "al galope". Inclusive, teniendo dos partidos pendientes, el 12 de noviembre ya era Campeón. Recordemos aquí al gran equipo Campeón de 1916: David García, José Sosa Gaona y Pedro Laconich; César Mena Porta, José Domínguez y Alberto Velázquez; Wilfrido Carreras, Carlos Oliva, Francisco Caballero Alvarez (Pancholo), Ángel Hermosilla y Francisco Bareiro. Olimpia batió sucesivamente a todos sus rivales, no obstante, el Cerro Porteño "le puso la tapa" el 8 de octubre de 1916, venciéndolo 2 a 1 y despojándole de la calidad de invicto.

En Segunda División Marte Atlético ratificó su hegemonía y volvió, a adjudicarse el trofeo "Intendencia Municipal", esta vez definitivamente.

En cuanto a la Asociación Paraguaya de Foot-Ball o Liga Centenario, el Campeonato volvió a ganarlo el Libertad; tomándose la revancha sobre su único rival de categoría: El Atlántida.

 

 

PRIMERA LIGA DEL INTERIOR


El 18 de junio de 1916 se fundó en Villarrica la primera Asociación Deportiva del Interior: La Liga Guaireña de Fútbol, cuyo primer presidente fue el señor Francisco Ruffinelli y Vice Leonardo Appleyard. Estero Bellaco y Pettirossi fueron los primeros animadores del Torneo.

 

EL REENCUENTRO

 

El reencuentro, tan buscado por algunos dirigentes, tuvo finalmente concreción en el año 1917. Este, en realidad, fue un año feliz para el fútbol paraguayo, ya que en el partido final del Campeonato se inauguró el Estadio de la Liga Paraguaya, fruto del esfuerzo de muchos deportistas y principalmente del Dr. Enrique L. Pinho, quien ocupara diez años la Presidencia de la institución. Muchos años se trabajó en el Barrio Sajonia para la concreción del viejo deseo. En el Estadio de Sajonia, hoy llamado con justicia "Defensores del Chaco", trabajaron en los primeros años presos de la Cárcel Pública, obreros contratados, voluntarios y hasta una brigada de obreros andaluces.

Las bases para la unificación de la Liga Paraguaya y la Asociación, consistía en la creación de una "División Transitoria", en la que debían militar por un año los clubes de la Asociación que deseaban volver a la Liga. Parece ser, que algunos clubes no aceptaron esta solución, razón por la cual aún en 1917 se disputó el que habría de ser el último Campeonato de la Asociación, precisamente, entre los clubes que permanecieron "leales" a ella. En esas circunstancias, ese año se disputaron tres Campeonatos: el de Primera División de la Liga Paraguaya, el de la "División Transitoria" de la misma, y el de la Asociación Paraguaya.

Participaron en Primera División: Cerro Porteño, Nacional, Mcal. López, Guaraní, Olimpia, Ríver Plate, Marte Atlético y Sol de América.

En la División Transitoria participaron: Libertad, Presidente Hayes, Boys Scout, Sastre Sport, Vencedor y 10 de Agosto.

El fixture para el Campeonato de la Asociación Paraguaya preveía la participación de Atlántida, Rubio Ñú, 14 de Mayo, Sport Asunceno y El Triunfo.

El campeonato de la Primera División fue ganado por el Olimpia, totalizando 23 puntos, segundo se clasificó Ríver Plate con 19, tercero el Cerro Porteño con 18 puntos. Ultimo se clasificó el Sol de América

En la División Transitoria la lucha entre Libertad y Boys Scout fue dramática, sin embargo, en el partido definitorio los "gumarellos", vencieron categóricamente por 7 a 0, exactamente el 22 de julio de 1917, asegurándose el Campeonato y totalizando 16 puntos contra 15 del Boys Scout.

El Campeonato de la División de Ascenso fue ganado por el equipo del Villa del Salto que renunció a subir a primera por razones económicas. Venció en partido de desempate al segundo equipo del Cerro Porteño, por 3 a 2.

El convenio establecía que debían ascender los dos primeros de la División Transitoria y el Campeón de Segunda, sin embargo no ascendieron ni Boys Scout ni Villa del Salto; no descendió el Sol de América pero sí el Mariscal López, que no fue último, y al año siguiente apareció en Primera División, como por generación espontánea, el Atlántida, que no había participado en el Campeonato. Cosas del fútbol paraguayo.

En fin el gran partido final de donde debía surgir el Campeón Oficial de 1917 se jugó en el flamante pero inconcluso Estadio de la Liga Paraguaya de Fútbol, el 4 de noviembre de 1917, ante gran cantidad de público y autoridades nacionales. Bajaron a la gramilla del Estadio de Sajonia: Portaluppi, Romero y Andreu; Pane, Masi y Cantuni; Caballero, Arbo, Rufino Gorostiaga, Basiliano Villamayor y Almeida Huerta por el Libertad. Por el Olimpia jugaron: Gregorio Gorostiaga, Mena Porta y Laconich; Velázquez, Domínguez y Brítez; Hermosilla. M.A.Mena Porta, Caballero Alvarez, Varela y Carreras. El match, hasta hoy recordado por quienes lo vieron, fue una titánica lucha entre la ofensiva del Decano y la defensa liberteña, donde brilló como nunca Ángel Portaluppi. A los 38 minutos del segundo tiempo un tiro "envenenado" de Almeida Huerta, culminando un veloz contraataque no pudo ser detenido por "Goyo" Gorostiaga, asediado por Villamayor; el rebote lo tomó Rufino Gorostiaga "de bolea" anotando el primer gol del Estadio del Barrio Sajonia y dando al Libertad una de las más grandes satisfacciones de su historia. La gran Cena del Campeonato, organizada por el Olimpia, muy sobradoramente, fue cedida al Club Libertad en gentil gesto y se llevó a cabo esa noche en medio de indescriptible alegría, en un conocido Restaurante de Asunción.

 

 

CAMPEONATO DEL, AÑO 1918

 

El unificado fútbol paraguayo comenzó el año reorganizando su estructura. Se creó la "División Intermedia" entre la Primera y la Segunda, y que era la del ascenso, por lo menos, en teoría. Participaron en esta División: Vencedor, Mariscal López, Boys Scout, Sastre Sport, 14 de Mayo, Presidente Hayes y 10 de Agosto.

En Primera División, como se expresó, fueron incluidos Libertad y Atlántida. Se dice que el Campeonato fue fervorosamente disputado. En el primer match Libertad-Cerro Porteño, de la historia, se registró un empate, originando una larga y eterna rivalidad. Se registraron también algunos resultados poco comunes: Cerro Porteño 9 vs. Marte Atlético 0; Guaraní 11 vs. Marte Atlético 1; Ríver Plate 12 vs. Sol de América 2.


La Tabla de Posiciones finalmente quedó así:

1º.        Cerro Porteño            21 puntos

2º.        Nacional                     21 puntos

3º.        Olimpia                       18 puntos

4º.        Ríver Plate                  17 puntos

5º.        Guaraní                       16 puntos

6º.        Libertad                      16 puntos

7º.        Marte Atlético              14 puntos

8º.        Atlántida                     11 puntos

9º.        Sol de América           10 puntos


La insólita final se jugó, o mejor dicho, comenzó a jugarse el 10 de noviembre, de 1918. Cerro bajó al "field", como dicen las crónicas, con Riquelme, Camperchioli y Talavera; Denis, Cazal y Martínez; Capdevila, J.D. Talavera, Uriarte, Lázaro y Dámaso Avila. Nacional lo hizo con Villagra, Ferreira y González; Codas Thompson; Fleitas Solich y Benítez; Núñez, Casado, Ferreira, Báez y Escalada. Fue designado referee Plutarco Recalde y en medio de gran nerviosismo, Lazaro Avila anotó el primer tanto para el Cerro. A los siete minutos del segundo tiempo igualó Casado, terminando empatado el partido. En los primeros quince minutos del desempate, en medio de la gran alegría de "La Academia" que así se comenzaba a denominar al Nacional, Escalada anotó un magnífico tanto, El árbitro consideró que la luz era insuficiente y ordenó la postergación del segundo "half time"

La espera fue larga, pues la terrible peste de gripe que ese año azotó el mundo entero, hacía en estos días estragos en Asunción. Los quince minutos restantes se jugaron el año siguiente, específicamente el 12 de enero de 1919 y con gol de Lázaro Ávila, nuevamente el Cerro empató.

El segundo partido se jugó el 26 de enero y terminó nuevamente igualado 1 a 1, pero esta vez fue Nacional el que empató a última hora con un gol "imposible" de Clemente Ferreira.

Para la "finalísima", la expectativa de la afición había llegado al "clímax". Nacional ganaba dos a cero faltando 20 minutos para finalizar el partido. El público cerrista se retiraba y la hinchada "Académica" festejaba el Campeonato, cuando en una increíble arremetida "El Ciclón" anotó cuatro goles consecutivos venciendo finalmente 4 a 2 e iniciando una tradición: la victoria "a lo Cerro".

 


CAMPEONATO DEL AÑO 1919

 

Antes de la iniciación del Campeonato, con el objeto de escoger el equipo que debería completar el número de competidores para la Primera División, se disputó un partido clasificatorio entre el Sol de América y el de Vencedor, match que terminó con la victoria de los "azules" por 5 goles a 2.

Así las cosas, la competición de ese año se vio jerarquizada cm la participación del Olimpia, Cerro Porteño, Libertad, Guaraní, Nacional; Atlántida, Ríver Plate, Sastre Sport, Marte Atlético y Sol de América.

En la División Intermedia participaron Cerro Porteño, Ríver Plate, 10 de Agosto, Cerro Corá, Villa del Salto, El Triunfo, Presidente Hayes, Vencedor, Olimpia y Mcal. López. El Campeonato fue ganado por el Presidente Hayes.

En primera División, ratificando su hegemonía y con casi el mismo equipo que el año anterior, Cerro Porteño ganó de nuevo la competencia escoltado por el Ríver Plate. El Marte Atlético tuvo una desastrosa actuación, perdiendo varios partidos por goleada, entre ellos el del 12 de octubre de 1919, cuando River Plate lo venció por 16 a 0, dejando así registrado lo que consideramos el "récord" en Primera División. Marte Atlético descendió y desapareció para siempre de la División Superior, para volver más tarde, luego de fusionarse con otras entidades luqueñas, ya con la denominación de "Sportivo Luqueño".

Olimpia no tuvo actuación muy feliz, futbolísticamente hablando, pero ese año se dio la satisfacción de inaugurar su nuevo "field" en la esquina de Brasil y Pettirossi.

 

 

NACE EL "SPORT MECANICO"

 

Un grupo de obreros de la Compañía Americana de Luz y Tracción (CALT) fundó ese año el "Sport Mecánico". Este acontecimiento aparentemente intrascendente fue, sin embargo, el origen de una gloriosa institución deportiva, la que luego se llamó CALT y más tarde “Club Atlético Corrales”

 

VISITA DEL COMBINADO ARGENTINO


Acontecimiento que constituye un hito en la historia del fútbol paraguayo fue la visita ese año del "Combinado Argentino" de Fútbol. Adhiriéndose a las Fiestas Patrias, la Selección albiceleste llegó a Asunción en medio de la expectativa general, constituyendo este viaje no solamente un acontecimiento deportivo sino también social.

Integraron la Selección Argentina los jugadores: Tesorieri, Sancet Recanatini, López, Buzzo, Cólico, Bianatti, Adet, el famoso "Negro" Laguna, Polimeni y otros. El debut fue el 11 de mayo y vencieron los visitantes a la Selección B Paraguaya por 5 a 1. El primer partido internacional oficial de la Selección Paraguaya debió jugarse el 15 de mayo, pero, una vez más, ese día el partido se suspendió por lluvia. El match se disputó el 18 de mayo y en el segundo tiempo, cuando Paraguay iba perdiendo por 2 goles a 0, nuevamente llovió y se volvió a suspender el partido. Los otros dos partidos también los perdieron los paraguayos, cuya primera casaca internacional fue la azulgrana con el emblema de la Liga Paraguaya en el pecho.


EL AÑO 1920

 

El fútbol paraguayo terminaba una etapa y comenzaba otra. Ya los periódicos de los años 20 le daban más importancia y entendían sus hasta entonces escuetas crónicas. Comenzaron los contactos internacionales y se hablaba ya más concretamente de la afiliación a la Federación Internacional de Football Association (FIFA). La visita de la Selección Argentina, así como la iniciación de los Campeonatos Sudamericanos hicieron pensar en una mayor seriedad en la preparación de la Selección Nacional. La Liga misma, luego de la superación del grave problema que constituyó la fundación de la Liga Centenario, había programado una mejor organización del fútbol, dividiéndolo en varias categorías. A pesar de todo, continuaban algunas absurdas reglamentaciones, especialmente, en lo que guarda relación con las protestas, que eran tratadas días después del partido y hasta se llegaban a anular determinadas jugadas impugnadas durante el juego. Asimismo, el sistema de elección de árbitros, las reiteradas ausencias de éstos a los partidos y otras anormalidades, desprestigiaban y restaban seriedad al deporte que a la sazón ya era el más popular en todo el país. Durante el Campeonato de 1919 se suscitó una gran discusión con motivo de un error en la inscripción del apellido "Uriarte" que figuraba "Ugarte", discusión que giraba en torno al deseo de algunos clubes de restar dos puntos al club al cual pertenecía el famoso delantero, apodado "Rey-í", pues su padre, conocido propietario de una Fiambrería, respondía a su vez al apodo de "El Rey de los Quesos”.

 

VISITA DEL "UNIVERSAL"


El equipo uruguayo de "Universal" llegó a Asunción en abril de 1920. Jugó cinco partidos, dos con el Olimpia (4-1 y 1-1), dos con el Combinado Paraguayo (2-2 y 1-0) y el otro con el Cerro Porteño (1-1). El equipo oriental retornó invicto, confirmando la impresión de que aún estábamos lejos de los rioplatenses.

 

EL "H" "M" "S" PETERSFIELD"


El agosto, la afición asuncena observó un inusitado espectáculo llevado a cabo en el "Parque Caballero". Un buque de la Armada de "Su Graciosa Majestad", el H.M.S. Petersfield, tenía como casi todos ellos, un equipo de fútbol. El día del match, la afición vivió momentos de hilaridad y júbilo. Los ingleses, panzudos y pataduras, no tocaron pelota y fueron derrotados por el Olimpia por 7 goles a 0.

 

SE ADOPTA LA ALBIRROJA

 

Ante la inminencia de más partidos internacionales y la posibilidad de participar en el Campeonato Sudamericano de Buenos Aires, la Liga Paraguaya eligió su casaca oficial: blanca y roja a rayas verticales, la inmortal albirroja que con el tiempo habría de llenar de orgullo a la afición deportiva nacional.

 

EL CAMPEONATO DE LA LIGA

 

En el decimocuarto Campeonato organizado por la Liga Paraguaya de Fútbol participaron diez equipos. El Presidente Hayes reemplazó en Primera División al alicaído Marte Atlético. El Campeonato, que se inició en junio y terminó en noviembre, dejó al final y luego de dura porfía la siguiente Tabla de Posiciones:


1º.         Libertad (Campeón) : 26 Puntos

2º.        Olimpia : 25 Puntos

3º.        Cerro Porteño : 21 Puntos

4º.        Atlántida : 17 Puntos

5º.        Presidente Hayes // Nacional // Sol de América : 15 Puntos

6º.        Guaraní : 13 Puntos

7º.        River Plate // Sastre Sport : 11 Puntos


El glorioso Libertad, presidido entonces por el Dr. Manuel Bedoya, obtuvo su tercer Campeonato en la Liga Paraguaya con los siguientes jugadores: Portaluppi, Isasi y José Nessi; Isidoro Benítez Casco, Gaspar Nessi y Ranulfo Benítez; Rosendo Pereira, Romero, Segundo Ibarra, Rufino Gorostiaga y Aurelio Penayo. También jugó algunos partidos Virgilio Gandolfo.

El Campeonato de Intermedia fue ganado ese año por el Cerro Porteño, pues a la sazón era permitido aún que los equipos de Primera División tengan representación en la de ascenso. Precisamente, el Campeonato conquistado por el team azulgrana, fue motivo para que al año siguiente se tomara la atinada decisión de que en la División Intermedia ya no militen equipos de primera sino solamente aquellos que pueden ascender a la División privilegiada.

 

LA ÉPOCA INTERNACIONAL

 

En el año 1921 se inicia una nueva época para el fútbol paraguayo: la era de los contactos internacionales. Ese mismo año la Liga Paraguaya solicitó y obtuvo su inscripción en la Federación Internacional de Football Associattion (FIFA).          

Pero lo que puede considerarse un verdadero hito en esta historia, constituye la participación paraguaya en el Campeonato Sudamericano realizado en Buenos Aires. Estos Campeonatos venían realizándose desde 1916 entre Argentina, Brasil, Chile y Uruguay, sin que Paraguay haya podido, hasta entonces, participar en ninguno de ellos, por una u otra razón. Esta vez los esfuerzos de los organizadores y los dirigentes de la Liga Paraguaya se vieron coronados con el éxito.

 

SEGUNDA VISITA DEL SELECCIONADO ARGENTINO

 

En el mes de abril llegó a Asunción un nuevo seleccionado argentino, algo inferior al anterior. Integraban el equipo: el arquero Magistretti, Cortella, Bertolini, Bidoglio, Bruzzone, Calomino; Polimeni y otros valores de ya conocida experiencia internacional. El 7 de abril de 1921 los albirrojos derrotaron por primera vez a sus eternos rivales, por 3 goles a l. La alegría popular, fácil es imaginarse, fue indescriptible y los tantos fueron marcados por Daniel Schaerér (2) y Gerónimo Uriarte. En el segundo match, jugado ocho días después, se produjo el primer empate entre ambas selecciones 2 a 2 y otra vez Rey-í Uriarte, el notable delantero de Cerro Porteño anotó los dos tantos. Los argentinos jugaron además dos partidos: uno con el Olimpia y otro con el Guaraní, venciendo 2 a 0 y 3 a 2 respectivamente.

El éxito de las confrontaciones, inspiró a un gran deportista argentino, Frank Chevallier Boutell, la institución de un trofeo a disputarse periódicamente entre ambas selecciones. La idea tuvo feliz acogida y así nació la Copa que habría de llevar el nombre de la esposa del instituyente: "Rosa Chevallier Boutell", todo un capítulo de la historia del fútbol de los dos países.

 

DÉCIMO QUINTO CAMPEONATO DE LA LIGA PARAGUAYA

 

El 8 de mayo se inició el Campeonato Oficial del año 1921, y en la primera  fecha se encontraron ya los dos clásicos rivales. Venció Cerro Porteño 2 a 1. La novedad de la competencia fue la presencia de una nueva Institución, el Club Atlético Triunfo (no confundir con "El Triunfo" de Ypacaraí) que reemplazaba en Primera División al Sastre Sport. Su casaca era albiceleste y su campo de juego quedaba en Tacumbú, más allá del de Hayes. Estaba integrado en su mayoría por carreros. El Campeonato, lleno de interrupciones, fue larguísimo y terminó recién el 9 de abril de 1922 con la victoria de Guaraní por un solo punto de ventaja sobre el Nacional. "Reataba el hilo de su historia" el Guaraní; luego de catorce años de derrotas. El gran equipo aurinegro, Campeón del 21, estaba integrado con Jaime Parcerisa, Eusebio Ortíz y Rafael Sorazábal; Venancio Paredes, Roque Centurión Miranda; Pedro Marengo, Luis Fretes, Alberto Gustale, Ildefonso López, Lázaro Ávila y Vicente Perito.

En la División intermedia, apareció un gran debutante el "Sportivo Luqueño" fusión del Marte Atlético y otros clubes de Luque. Fundado ese mismo año, el histórico "Luqueño" tuvo un feliz debut: el 8 de mayo de 1921, al octavo día de su fundación, venció al Tembetary por 8 goles a 0. El Campeonato lo ganó nuevamente el Sastre Sport, adquiriendo así el derecho a disputar el año siguiente el de Primera División, en reemplazo del colero "El Triunfo", que se esfumó como una estrella fugaz.

Es de destacar también que desde el año 1921, se prohibió que los clubes de Primera División tengan otro equipo paralelo en la División Intermedia. Asimismo, ese año se creó la "División Reserva", que luego de denominarse así durante un tiempo, pasó a ser la famosa "Cuarta Especial" luego "Juvenil" otra vez "Reserva" hasta desaparecer, no sabemos hasta cuándo.

 

COPA ITALIA

 

Acontecimiento nunca olvidado por los liberteños fue la conquista de la Copa Italia, en el año 1920. El hermoso y codiciado trofeo fue donado por el Ministro Residente de Italia en el Paraguay. El Campeonato era por eliminación directa. Libertad fue dejando, tras arduos partidos, en el camino, a Ríver Plate, Guaraní y Nacional. Sol de América, por su parte hizo lo mismo con Cerro Porteño y Olimpia y en la final, intensamente disputada, el Libertad se alzó con la victoria y quedó con la Copa. Los dos tantos fueron convertidos por su artillero, Segundo Ibarra. Sol de América se consoló, un tiempo después ganando otro bello trofeo: la Copa Manila.

 

PRIMERA PARTICIPACIÓN EN UN SUDAMERICANO

 

En el mes de agosto, la Liga constituyó su seleccionado oficial, lógicamente, con los jugadores considerados mejores. Gerónimo Uriarte, a pesar de ser uno de los mejores delanteros del momento, no pudo ser seleccionado por ser argentino. Más adelante fueron incluidos otros jugadores más jóvenes: Rivas, I. López y Paredes.

Las esperanzas paraguayas no eran tantas como la curiosidad de saber que podía hacer el seleccionado en Buenos Aires. El fixture perjudicó a Paraguay, que tuvo que enfrentarse en una semana a Uruguay, Brasil y Argentina, en ese orden. El 9 de octubre de 1921 los paraguayos bajaron al Estadio del Sportivo Barracas, colmado por 35.000 espectadores, para enfrentar a Uruguay. Día de aglo verdadero para el fútbol nacional. Darío Lima movió la pelota dándola a Arsenio Rodríguez quien a su vez la cedió a Gerardo Rivas. Este la retuvo dribleando a Broncini y Benincasa en medio de una atronadora ovación y del creciente nerviosismo de los orientales. A los 8 minutos ocurrió lo increíble: Ildefonso López prestamente "cortó" al "pibe de oro" Rivas, quien entrando en el área uruguaya luego de driblear dos adversarios fusiló a Casella. El público argentino invadió la cancha alzándolo en andas y el partido tuvo que suspenderse durante 15 minutos. En Asunción, los aficionados, aglomerados en gran cantidad frente al "El Diario" (Alberdi y Presidente Franco) prorrumpieron en una gran algarabía cuando se escribió en un pizarrón: "Gol paraguayo, Rivas a los ocho minutos", cable de la "Agencia Sudamericana" recibido en el instante. A los 20 minutos el público del Estadio del "Sportivo Barracas" entró en el delirio cuando Ildefonso López anotó el segundo gol paraguayo. Más tarde, Piedibeni descontó para Uruguay y el partido terminó con la victoria guaraní. En Asunción se vivieron horas de júbilo y el público se volcó a las calles en ruidosas manifestaciones.

Paraguay perdió sus dos siguientes partidos, lo que no fue óbice para que gran cantidad de aficionado se agolparan en el Puerto a esperar a los héroes cuando volvieron en el "Berna".

 

EL AÑO 1922

 

Año nulo para el fútbol y para todo fue 1922. La guerra civil entre "sacos pucú" y "sacos mbyquys" paralizó el fútbol local impidiendo la realización del Campeonato Oficial. A pesar de ello, la Liga formó un poderoso seleccionado que viajó a Río de Janeiro en los primeros días de setiembre. El objetivo era participar en el Campeonato Sudamericano a realizarse en tierras brasileñas. El 23 debutó la albirroja empatando con los locales 1 a 1. El 3 de octubre Paraguay venció a Chile par 3 a 0 y el 12 a Uruguay por 1 a 0.

El 18 de octubre de 1922 Paraguay estaba a un paso de ganar el Sudamericano. Brasil había perdido un punto ante Uruguay y otro ante Chile, de manera que con sólo empatar los guaraníes esa tarde con la Argentina, serían Campeones. El destino y un señor referee de apellido Vignoli, brasilero él, y como tal interesado en la victoria argentina, impidieron la consagración del sacrificado equipo paraguayo. Los argentinos anotaron un tanto y en momentos en que los nacionales buscaban afanosamente el empate, en un contraataque el árbitro "fabricó" un penal que fue disparado sin arquero, por que los paraguayos se retiraron de la cancha.

En el match de desempate, Brasil se impuso por tres a uno. La amargura, muchas veces compañera de los albirrojos en su historia, fue tremenda. Paraguay fue verdaderamente despojado de un título que le correspondía a todas luces, por su gran actuación en aquel torneo.

 

EL AÑO 1923

 

Durante los primeros meses de este año, la inactividad seguía en el fútbol paraguayo, pues la guerra civil, que si bien estaba prácticamente decidida, seguía, a través de montoneras y atropellos de toda especie, asolando el interior del país y aún, en julio, habría de librarse la última batalla en plena Asunción. No obstante, la Liga Paraguaya que se había visto obligada a suspender su campeonato del año anterior lo preparó para el mes de marzo.

 

LA COPA "ROSA CHEVALLIER BOUTELL"

 

La Selección viajó a Buenos Aires en mayo para inaugurar los juegos de la Copa "Rosa Chevallier Boutell", que como habíamos dicho, había sido instituida para ser disputada entre paraguayos y argentinos a nivel de seleccionados nacionales. El 20 de mayo Paraguay se alzó con una notable victoria ante Argentina, 2 a 0, goles de Vigliola, en contra, y de Ildefonso López. Cinco días después, los argentinos se tomaron el desquite, 1 a 0.

 

EL CAMPEONATO DE LA LIGA

 

Comenzó el 25 de marzo. A Primera División volvía el Sastre Sport luego de un año de militancia en intermedia. En esa división, habían aparecido algunos clubes que más tarde serían también grandes animadores de nuestro popular deporte. También iban quedando en el camino modestas entidades que ya no podían soportar las exigencias, cada vez mayores, que deparaban la práctica del fútbol. Participaron en el Campeonato de Intermedia: Deportivo Meilicke, Adolfo Riquelme, Sportivo Luqueño, San Antonio, San Lorenzo, Spor Club, Rubio Ñú, Presidente Franco, Atlético Tembetary, Mariscal López y Universo. El Campeonato fue ganado por el Deportivo Meilicke, que ese año cambió su nombre por el de General Caballero de Zeballos Cué.

En Primera División la lucha fue reñidísima, especialmente entre Guaraní, que conservaba su gran equipo en su integridad, Olimpia, Libertad y Nacional. El Cerro Porteño estaba pasando por un momento no muy bueno. La lucha se definió en última instancia a favor de Guaraní que ganó de esta manera su cuarta estrella. Es digno de recordar el match que apuraron Guaraní y Libertad, exactamente el 6 de enero de 1924. Era el penúltimo encuentro del Campeón que iba llevando la delantera con un punto de ventaja. El partido se jugó en cancha del Libertad, en Tuyucuá, y las escuadras formaron así: Guaraní: Parceriza, Zorazábal y Paredes; Centurión Miranda, Eusebio Díaz y Duarte; Marengo, Idoyaga, I. López, Gustale y Fretes. Libertad: Justino Benítez, Abdón Benítez Casco y José Nessí; Maffei, Gaspar Nessi e Isidoro Benítez Casco; Herminio Benítez, G. Glizt, Doria, Bustamante y Lino Nessi. El partido, intensamente disputada se definió a favor de Guaraní a último momento (2 a 1). Más tarde, al perder Olimpia un punto ante Presidente Hayes, el equipo aborigen se clasificó Campeón.

La nota luctuosa del Campeonato la constituyó la trágica muerte del gran deportista del Olimpia e internacional Oscar López de Filippis. En el match disputado el 20 de enero contra el Sastre Sport, el citado forward del Olimpia tuvo un encontrón con el guardavalla Manuel Recalde, ocasionándole una peritonitis. El 3 de febrero, en medio de la consternación general, falleció Oscar López. El sepelio, impresionante, fue una manifestación de dolor de todo el pueblo deportivo y el mundo social asunceno.

 

EL CAMPEONATO SUDAMERICANO


En el mes de octubre, la Selección Nacional realizó su tercera presentación en un Campeonato Sudamericano. La competencia se realizó en Montevideo, ante un público hostil para nuestro equipo. Era indudable que los orientales no podían olvidar las dos derrotas de Buenos Aires y Río de Janeiro. El 29 de octubre, Argentina, en dramático encuentro venció a Paraguay por 4 a 3. En su segunda presentación, Paraguay, en accidentado partido, cayó derrotado ante el equipo local por 2 goles a 0. En el último encuentro, los albirrojos vengaron la derrota del año anterior y vencieron a los brasileños por 1 a 0.

Es de hacer notar que este Campeonato fue organizado por la Liga Paraguaya, a la cual le correspondía en turno ese derecho. La Liga, incapaz, por muchas circunstancias, de organizar una competencia, como muchos años después seguía siéndolo, perdía así una brillante oportunidad de vencer en un Campeonato Sudamericano, precisamente, en épocas en que la calidad local, era trascendental, por no decir definitoria.

 

EL CAMPEONATO OFICIAL DE 1924

 

Por resolución del 11 de junio de ese año, la Liga Paraguaya, resolvió que el Campeonato se debería realizar en una sola rueda. El 22 de junio se dio inicio a la competencia en la cual debutaba el bravo equipo de "General Caballero" de Zeballos Cué, que había ganado el derecho de jugar en Primera con el nombre de Deportivo Meilicke.

El Nacional tuvo una brillante actuación, quizá unas de las mejores de su historia, ganando el Campeonato de punta a punta. Perdió un solo partido, el último, y lo fue ante el Libertad, un día cómico, el 28 de diciembre (3 a 1). Libertad ganó el segundo puesto mientras que en Intermedia Sportivo Luqueño, fusión de "Vencedor", "Marte Atlético" y "General Aquino", representaba a Luque y vencía a los un año de su fundación.

Es de recordar que Nacional contaba con jugadores de la talla de Modesto Denis, Bartolomé Brizuela y Manuel Fleitas Solich.

 

LA COPA "CHEVALLIER BOUTELL"

 

En el mes de mayo, la Selección Argentina arribó al puerto de Asunción a fin de retribuir la visita realizádale un año antes por los paraguayos. En el primer partido los albicelestes vencieron por 3 a 1 pero en la revancha, Paraguay venció 2 a 1, registrándose así una de las pocas victorias paraguayas en sus confrontaciones con los argentinos.

 

EL CAMPEONATO SUDAMERICANO

 

En un momento verdaderamente notable de la historia del fútbol paraguayo, la Selección concurrió al XII Campeonato Sudamericano, que se llevó a cabo, nuevamente, en Montevideo. Claro que esta vez lo organizó la Federación Uruguaya. Paraguay se clasificó en el tercer puesto, empatando con Argentina, venciendo a Chile y perdiendo con los dueños de casa. El Seleccionado era verdaderamente poderoso y lo integraban, entre otros: Denis, Centurión Miranda, Fleitas Solich, Capdevila, Molinas, Rivas, I. López, Fretes, y otros.

 

GIRA DEL COMBINADO "LIBERTAD - GUARANI"

 

En el mes de noviembre, un combinado de las dos instituciones citadas, realizó una vasta gira por la Argentina y el Uruguay, obteniendo un éxito relativo (cinco victorias, dos derrotas y un empate) Los rivales eran clubes del interior de dichos países, con excepción de Nacional de Montevideo y Boca Juniors de Buenos Aires, contra los cuales, precisamente, perdió el combinado.

 

EL CAMPEONATO DE 1925

 

La Liga Paraguaya redujo a diez el número de participantes el Primera División. Ascendió el Sportivo Luqueño en reemplazo de Gral. Caballero y Sastre Sport. Desde ese momento, el Luqueño, que entró decididamente con el pie derecho, habría de mantenerse firmemente hasta 1931, año en que se intentó una reestructuración, como veremos más adelante. Olimpia ganó ampliamente el Campeonato sumando en total 30 puntos, seguido por Guaraní con 22. Ultimo quedó el Atlántida, que por primera vez descendió a la Intermedia, costumbre que ya no abandonaría en el futuro.

En el Campeonato de Intermedia participaron Sastre Sport, Rubio Ñu, Tembetary, 14 de Julio, San Lorenzo, San Antonio y Universo y fue ganado por el primero de los nombrados, por lo cual adquirió el derecho de participar el año siguiente nuevamente en la división privilegiada.


GIRA TRIUNFAL DE LA SELECCION NACIONAL

 

En el mes de julio, haciendo un paréntesis en la disputa del Campeonato de la Liga, se organizó la Selección Nacional y emprendió viaje al Río de la Plata. En Buenos Aires, por la Copa Chevallier Boutell, empató dos partidos con Argentina y en Montevideo venció en dos oportunidades a los recientes campeones olímpicos. La gira fue todo un éxito y constituyó una verdadera hazaña.

 

URUGUAY RETRIBUYE ATENCIONES


Una Selección de la Asociación Uruguaya de Fútbol llegó a Asunción en el mes de agosto. Con excepción del alero Saldombide, los jugadores orientales no constituían la máxima expresión del fútbol uruguayo, que un año antes había conquistado sus primeros laureles olímpicos en París. Los orientales jugaron tres partidos: ganaron, perdieron y empataron.


FRACASO PARAGUAYO EN EL SUDAMERICANO DE BUENOS AIRES


Con la participación de solamente tres países, Argentina, Brasil y Paraguay, se llevó a cabo a fines de año otro Campeonato Sudamericano, organizado a dos ruedas. Paraguay perdió sus cuatro partidos y quedó último. Solamente tres veces el Seleccionado Nacional ocupó la última colocación en torneos Sudamericanos: en 1921, 1925 y 1959


1926: EL AÑO DEL NACIONAL F.B.C.


Posiblemente la más brillante actuación de su historia la cumplió el Nacional en el año 1926. Con jugadores del volumen de Urbieta Sosa, Caligaris, Fleitas Solich, Brizuela, Munt, Vera, Santacruz, Ramos, Enrique Erico, Acosta, Caballero, Enciso y Miracca, la inolvidable "Academia" escribió una página memorable de la historia del fútbol paraguayo. El Campeonato, al cual volvía el Sastre Sport para cumplir la última campaña de su historial, pues ese mismo año descendió de nuevo y luego desapareció, se inició el 9 de mayo, fecha en la cual Nacional comenzó derrotando a Cerro Porteño por 1 gol a 0. Sumó 30 puntos en total, superando a sus más inmediatos perseguidores: Ríver y Sol de América. El último partido de los tricolores fue el 26 de diciembre, con sus jugadores todavía sumidos en los sopores alcohólicos de la Navidad, perdiendo ante el Olimpia por 3 goles a 1. El hecho de que Nacional, por ser ya a la sazón Campeón y haber integrado su equipo con jugadores de segunda categoría para ese partido, originó la antigua creencia de que Nacional fue invicto en el 26.

He aquí la campaña del Nacional:

Primera Rueda:

Vs. Cerro Porteño : 3-1

Vs. S. Luqueño : 3-1

Vs. Libertad : 2-1

Vs. Guaraní : 1-1

Vs. Ríver Plate : 2-0

Vs. Pte. Hayes : 4-1

Vs. Sol de América : 3-0

Vs. Olimpia : 0-0 (0-1 perdió el punto por retirarse).

Vs. Sastre Sport : 3-0

Segunda Rueda:

Vs. Cerro Porteño : 3-0

Vs. S. Luqueño : 2-0

Vs. Libertad : 2-0

Vs. Guaraní : 2-0

Vs. Ríver Plate : 2-1

Vs. Pte. Hayes : 5-0

Vs. Sol de América :  2-0

Vs. Olimpia : 1-3

Vs. Sastre Sport :  3-0

13 Victorias

7 Empates

1 Derrota

42 Goles a favor

13 Goles en contra


La nota curiosa del torneo la constituyó el accidente del árbitro Francisco Andreu, ocurrido el 11 de julio de 1926, cuando dirigía el partido Nacional - Sol de América. Una herida que tenía en el pie se le acentuó con el traqueteo del match; razón por la cual se suspendió el partido que quedó anulado a pesar de que Nacional estaba venciendo por 2 a 0. El 9 de enero del año siguiente el match se jugó de nuevo y lo ganó el Campeón por 3 a 0.

Es interesante recordar también que durante el mes de setiembre, Nacional, haciendo un paréntesis en sus actividades, viajó a la Argentina y el Uruguay realizando una exitosa campaña. En Buenos Aires, venció a Argentino Juniors y a Chacarita y perdió con Huracán. En Bahía Blanca y Posadas venció a selecciones locales y en Montevideo perdió ante su homónimo.

El Campeonato de la Intermedia fue ganado por el Rubio Ñu, expresión deportiva de Santísima Trinidad.


EL SELECCIONADO NACIONAL


1926 fue otro año negativo para la Selección. En junio por la "Chevallier" perdió sus dos partidos en Buenos Aires. En octubre, luego de interminables debates y discusiones, la albirroja realizó un largo viaje hasta Santiago de Chile, ante la oposición de un gran sector del público y periodismo deportivo. La actuación fue una verdadera debacle: perdió por goleada ante Argentina, Uruguay y Chile (0-8; 1-6; 1-5) y solo venció a Bolivia 6 a 1. Este Campeonato Sudamericano fue ganado por el Uruguay. El fracaso paraguayo movió a los dirigentes a frenar las actividades de la Selección durante casi un año.


CAMPEONATO OFICIAL DEL AÑO 1927


Comienza ahora una era de neto predominio del Club Olimpia, que conquistó tres Campeonatos consecutivos: 1927, 1928 y 1929. Hicieron posible esta hazaña jugadores como Antonio Brunetti, Luís Telesca, José Brunetti, Rogelio Etcheverry, Desiderio Alvarez, Santiago Benítez, Ramón Casco, Título Ruíz, Romano, José Durand Laguna y Mariotti y Aurelio González.

En 1927 debutó en Primera División el Rubio Ñú, que no pudo mantenerse, pues quedó último al terminar el Campeonato. Olimpia, como dijimos, ganó el torneo con 24 puntos, escoltados por Libertad y Nacional, con 21 unidades. Cerro Porteño, a pesar de su mala campaña, derrotó a su tradicional rival en la segunda rueda (1 a 0).

El Campeonato de la Intermedia fue ganado por el Atlántida, que volvió a la división superior luego de una breve pasantía en la de ascenso.


LA ACTIVIDAD INTERNACIONAL


Se redujo a las visitas de la Selección Santafecina y la Correntina. La primera de ellas, que llegó en mayo, derrotó al Olimpia y al "Combinado" Nacional y empató ante el Nacional. En el mes de julio, el combinado correntino fue derrotado por el paraguayo por 7 a 3 y 3 a 0.


PRIMER CAMPEONATO NACIONAL


Los denodados esfuerzos de la Liga Paraguaya a través de sus abnegados dirigentes Lorenzo Ventre y José Cazola, dieron finalmente sus frutos con la realización del Primer Campeonato Nacional de Fútbol. Si bien es cierto que luego sobrevino un largo paréntesis de diez años y luego otros hasta la final consolidación de estas competencias, puede asegurarse que este Primer Campeonato constituye un hito en la historia de nuestro fútbol.

El Campeonato comenzó a disputarse en diciembre e Ypacaraí, eliminó sucesivamente a Luque (3 a 1), Pinasco (3 a 0, Pirayú (1-1 4-0) para finalmente enfrentarse a Paraguarí, ya en los primeros días de 1928. El equipo albiverde, capitaneado por el legendario Desiderio Negrete, venció en la final, jugada en el Estadio de la Liga, a los aurinegros de Paraguarí capitaneado por Aldama, por 3 a 1. Los equipos jugaron así: Ypacaraí: Mendieta, Rolón y Negrete; S. Centurión, J. B. Centurión y Verón; Medina, Snead Monges, Medina y Cabrera. Paraguarí: Escobar, Busto y Osorio, Benegas, Penayo y Delmás, Durañón, Osorio, Mayo, Aldama y Brun. Goles para el ganador: Verón, E. Medina y M. Medina. Para los perdedores anotó A. Osorio.


EL AÑO 1928


La supremacía del Olimpia siguió de manifiesto durante el año 1928, cuando, nuevamente, conquistó el Campeonato Oficial, escoltado, otra vez, por el Libertad. La definición de la competencia, fue, sin embargo, insólita y constituye un "modelo" de las maquinaciones que caracterizaban a aquellos tiempos: habiendo ya conquistado Olimpia el Campeonato, en las deliberaciones realizadas en la Liga Paraguaya, se dio por válido un gol que se había anulado al Libertad, durante uno de sus partidos, adjudicándosele, en consecuencia, los puntos correspondientes. En esas condiciones ambos equipos quedaron a la cabeza de la Tabla de posiciones en medio de un singular ambiente de tensión. Luego de largas deliberaciones, recién en julio del año siguiente se jugaron los partidos definitorios, triunfando finalmente, luego de tres arduos partidos, el Olimpia, que el 21 de julio se consagró campeón. Los dos primeros partidos terminaron empatados y el tercero lo ganó el Olimpia 2 a 1, ganando definitivamente la "Copa Congreso".

El Campeonato de Intermedia fue ganado por el General Caballero de Zeballos Cué. Presidente Hayes, último en la Tabla de posiciones, descendió a la Intermedia.

En lo que atañe a confrontaciones internacionales, una Selección representativa de la Asociación Uruguaya de Fútbol, visitó Asunción durante el mes de agosto, empatando un partido y perdiendo el otro, ante el Seleccionado Nacional. En otros dos partidos amistosos, derrotó al Olimpia y al Libertad. Otra vez Uruguay se vino sin sus grandes valores, que precisamente ese año se laurearon por segunda vez en los Juegos Olímpicos de Amsterdam. En el mes de octubre, el equipo argentino de Tiro Federal, disputó tres partidos con la Selección Nacional, empatando dos y venciendo en el otro.


EL SASTRE SPORT


Uno de los más notables equipos de pre-guerra fue el Sastre Sport. Fundado, como su nombre lo indica, por un conjunto de profesionales del vestido, el Sastre Sport incursionó en la Liga Centenario, allá por los años 12. Participó en las diversas competencias de dicha Liga hasta el año 1917, año en que pasó a integrar la Liga Transitoria. Luego de la Reorganización, en 1918, ingresó en la Segunda División de la Liga Paraguaya y ese mismo año obtuvo su primer campeonato en dicha categoría. En los años 1919 y 1920 jugó en Primera División, en 1921 descendió a Segunda para retornar en 1923, disputando el campeonato de ese año y el del siguiente. En 1925 descendió y conquistó su tercera estrella en Segunda División. En 1926 disputó su último campeonato en Primera. Esa vez descendió y lo fue para siempre, pues su cuarto campeonato conquistado en Segunda, a la sazón ya llamada "Intermedia", en el año 1930, de nada le valió pues ya no se le permitió el ascenso.

Luego de la Guerra del Chaco, el Sastre Sport quedó desarticulado, pero reapareció débilmente en la anodina "Liga Amateur" para extinguirse, esta vez, definitivamente. Para la historia de nuestro fútbol, quedaron sus cuatro campeonatos ganados en la principal división de ascenso y sus seis participaciones en campeonatos de Primera División, además de su bravura y algunos que otros "cracks", como el gran guardavallas internacional Manuel Recalde. Pero más que todo esto, lo más curioso es que el Sastre Sport fue la primera expresión deportiva de una institución gremial. Usaba camiseta amarilla y roja a granjas verticales.


EL CAMPEONATO DE 1929


Las irregularidades continuaron en el año 1929. El Campeonato comenzó muy tarde, el 7 de julio, precisamente, como consecuencia de las anomalías habidas el año anterior. Al terminar la primera rueda, Olimpia encabezaba el lote de competidores en forma invicta. El Campeonato se suspendió para permitir el viaje de los internacionales a la ciudad de Buenos Aires y cuando éstos retornaron, hubieron quienes propugnaron la suspensión definitiva del Campeonato declarando "Campeonato compartido entre Olimpia y Libertad". Afortunadamente, esta tesis no prosperó y en los primeros meses del año siguiente, la competencia se reanudó. La misma fue de una sola rueda y el Olimpia se coronó campeón invicto con 16 puntos siguiéndole el Libertad con 11. Ultimo quedó el General Caballero de Zeballos Cué.

El Campeonato de Intermedia contó con la participación "récord" de 16 equipos y fue también intensamente peleado. En el match final se consagró campeón el equipo debutante: C.A.L.T., siglas de la Compañía Americana de Luz y Tracción, team que posteriormente se convirtió en Atlético Corrales, legendario equipo de brillante pero efímera vida en nuestro mundo futbolístico. Dicho partido final, se llevó a cabo en un archi-repleto Estadio de Sajonia y de él salió victorioso el equipo de "los electricistas" que venció al Presidente Hayes por 3 a 1. La Liga Paraguaya, en otro "magistral fallo" proclamó campeón al perdedor, porque el triunfador no tenía cancha propia, estableciendo así el precedente que aquel club que carecía de cancha, jamás podría ser campeón. En nuestra nómina de campeones de Intermedia, figura el CALT, como debe ser en estricta justicia. Afortunadamente el error fue corregido años después.

 

EL CAMPEONATO SUDAMERICANO DE BUENOS AIRES


Uno de los resultados más imperecederos de la historia del fútbol paraguayo, constituye el Sudamericano de 1929. La Liga Paraguaya formó un buen equipo que viajó a la capital argentina en el mes de octubre. Las esperanzas eran muchas cuando el 31 de octubre bajaron al Estadio del Rívér Plate, guaraníes y charrúas, para animar un partido que nunca se borrará de la mente de quienes lo vivieron. Los uruguayos, campeones invictos de Amsterdam; constituían la máxima atracción. 25.000 espectadores fanatizados alentaban a la albirroja, esperando se repita la hazaña de 1921 y ver derrotados a los "olímpicos" con quienes habían definido la competencia en Europa un año antes en dos dramáticos partidos. Los celestes formaron con Mazzali, Buceta y Aispe; Andrade, Silva y Magallanes; Piris, Castro, Petrone, Cea y Cámpolo. Los paraguayos formaron con Brunetti, Flores y Olmedo; Etcheverry, Díaz y Viccini; Lino Nessi, Domínguez, Aurelio González, Benítez Cáceres y Sosa Lagos. En Asunción, la afición vivía momentos de hondo dramatismo; abigarrada en el Teatro Municipal, donde se dijo se retransmitiría el partido. A los 15 y 16 minutos se produjo una escapada de Nessi que envió un cerrado centro. El gran Mazzali no pudo detener, atropelló Aurelio y anotó el gol paraguayo en medio del delirio. A los 12 minutos se fracturó la pierna Ramón Viccini, quedando la Selección Nacional con diez jugadores. La lucha era titánica. En el segundo tiempo a los 10 minutos Domínguez anota el segundo gol, con un certero cabezazo. Los orientales atacan desesperadamente. Los paraguayos se multiplican. Crecen las asperezas y no faltan los golpes de puños. El "olímpico" Petrone se arroja como un boxeador sobre Quiterio Olmedo. El público delira e insulta a los uruguayos. A los 41 minutos Benítez Cáceres inicia un terrible contraataque. "El Gran Capitán", Aurelio, de media vuelta vence a Mazalli y cae desvanecido. Al terminar el partido el público obliga a los albirrojos a dar la vuelta al Estadio. En Asunción la alegría es inmensa. Luego, Paraguay perdió con Argentina y venció al Perú, quedando en segundo lugar y consagrándose Aurelio González goleador del torneo.


LOS CAMPEONATOS UNIVERSITARIOS


El 15 de agosto de 1919 se jugó en Asunción el Primer partido Universitario de fútbol. Se enfrentaron en el Estadio de la Liga Paraguaya ante numeroso y bullanguero público, los equipos, que desde ese momento pasarían a ser enconados rivales en la historia de nuestro deporte universitario: Medicina y Derecho. "Los médicos" formaron con Cubas; Recalde y Rolón; Ayala, Benítez Casco y Swartzmann; B. Recalde, Ugarriza, R. Prieto, B. Vargas Peña y Valdovinos. Los "abogados" lo hicieron con Gill Morlis, Núñez y Balmelli, Wasmosi, Vargas Peña y Ríos; Villamayor, Zabala, Idoyaga, Zarza y Vallejos. Vencieron los estudiantes de medicina por 1 a 0 con gol de Ramón Prieto y el partido fue un preliminar de la presentación del Club Deportivo Palermo de la Argentina.

Luego de la Guerra del Chaco, la Federación Universitaria del Paraguay organizó los "Juegos Universitarios", que desde ese año se disputaron regularmente en varias actividades deportivas. En fútbol, ese primer Campeonato lo ganó Ingeniería, que venció a Medicina por 3 a 0 formando con los siguientes estudiantes: Ayala, Campos y Ortega; Bañuelos, Cámeron y Vergara; Carvallo, Morra, Zarza, Brítez y Roviera. Los de Medicina jugaron con Fassano, Massi y Rolón; Paleari, Brítez Caballero y Grau; Recalde, González Jovellanos, Adorno, Zacarías y Vargas Peña.

En 1937 el torneo de fútbol lo volvió a ganar Ingeniería y en 1938 Medicina, luego de vencer en una gran final a Derecho.

En 1960 se creó la Confederación Universitaria Deportiva del Paraguay que desde ese año tuvo a su cargo la organización de los torneos anuales, para la alegría de la juventud estudiosa y de todos los amantes del colorido fútbol amateur y sano.

En los últimos años los certámenes fueron ganados por:

Derecho en 1971

Arquitectura en 1972 y 1973

Ciencias Contables en 1974

Arquitectura en 1975

Derecho de la Universidad Católica en 1976

Economía en 1977

Ingeniería en 1978 y,

Economía en 1979.


SE ROMPE LA RACHA OLIMPISTA: 1930


Para el Campeonato del año 1930, la Liga Paraguaya, con el deseo de darle mayor animación, decidió aumentar el número de competidores en Primera División. Así fue como ascendieron CALT (Compañía Americana de Luz y Tracción), Presidente Alvear, Presidente Ha yes y Universo. En realidad la experiencia fue un fracaso, pues si aún con diez competidores los campeonatos se hallaban plagados de imperfecciones, éstas aumentaron cuando se elevó el número a catorce.

El torneo se inició recién el 21 de setiembre, luego del retorno de los jugadores del mundial de Montevideo y constó de una sola rueda. La situación económica de los clubes era apremiante y con el deseo de sostener a los más pequeños, se concibió un sistema que consistía en jugar en canchas neutrales formando un fondo común que se repartía entre los catorce participantes.

Libertad ganó bien el torneo contando con un equipo en el que sentaron plaza Bogarín, Velázquez y Vázquez; Cardozo, Sosa León y Viccini; Nessi, Sánchez, Benítez Cáceres, Bernié y Sosa Lagos. Después de varios años, los albinegros obtenían la máxima satisfacción, definiendo el Campeonato a último momento, cuando River Plate a un paso de obtener la conquista cuando solo necesitaba un empate, perdió el 23 de noviembre de 1930 con el Olimpia por 3 a 1, en el mismo instante en que Libertad vencía al Presidente Alvear en circunstancias dramáticas por 2 a 1.


EL PRIMER CAMPEONATO MUNDIAL DE FUTBOL


Acontecimiento de singular trascendencia fue la participación paraguaya en el Primer Campeonato Mundial de Fútbol disputado en Montevideo. La delegación fue presidida por los Dres. Manuel Bedoya, Diego Amarilla, Bernardino Gorostiaga, Fernando Abente Haedo, Sr. Celestino Noguera y J. Fulgencio Duarte; y los jugadores: Modesto Denis, José León Miracca, Eusebio Díaz, Lino Nessi, Diógenes Domínguez, Delfín Benítez Cáceres, Pedro Benítez, Salvador Flores, Eustacio Chamorro, Francisco Aguirre, Tranquilino Garcete, Diego Florentín, Bernabé Rivera Núñez, Jacinto Villalba, Gerardo Romero, Amadeo Ortega, Quitério Olmedo, Santiago Benítez, Romildo Etcheverry, Aurelio González, Luis Vargas Peña y Cayetano Carreras Saguier.

El 17 de julio la selección guaraní debutó ante la de Estados Unidos en el field del "Parque Central". Era una tarde de intenso frio, el equipo paraguayo fue "madrugado" por los "yanquees" entre los cuales estaban varios jugadores escoceses e ingleses naturalizados. Los paraguayos formaron con Denis, Olmedo y Miracca; Etcheverry, Díaz y Aguirre; Nessi, Domínguez, Aurelio González, Benítez Cáceres y Vargas Peña. Desde el primer instante los guaraníes fueron avasallados. Ya a los diez minutos; Pathenaude, aprovechando una defección de la zaga paraguaya; venció a Denis. Cinco minutos más tarde, un largo despeje de la defensa estadounidense llegó al insider William Gonzálvez que no tuvo dificultad en decretar la segunda caída de la valla de Denis. En el segundo tiempo, a los cinco minutos, nuevamente el gigante Pathenaude, esta vez de cabeza, venció a Denis, liquidando el pleito. Paraguay nada pudo hacer. Para colmo de males, este significaba ya la clasificación de Estados Unidos, que cuatro días antes había vencido 3 a 0 a Bélgica.

El 20 de julio Paraguay debutó en el Estadio Centenario en un match "consuelo'' venciendo a Bélgica por 1 a 0, gol convertido por el capitán Luis Vargas Peña a los 40 minutos del primer tiempo, siendo esta la primera victoria paraguaya ante un equipo europeo, precisamente ante el que diez años antes había ganado el Campeonato Olímpico.


EXITOSA GIRA DEL OLIMPIA


Un Olimpia ''reforzado" con algunos jugadores de otros clubes realizó en 1930 una célebre gira, la primera de larga extensión y que tuvo un positivo resultado: 5 victorias, 4 empates y 3 derrotas, debiendo destacarse los triunfos ante las selecciones nacionales de Chile y Perú (2 a 0 y 1 a 0), en Santiago y Lima respectivamente.


EL CAMPEONATO DE 1931


Una de las más raras competencias entre las muchas habidas fue el Campeonato de 1931. No hubo ascenso y la competencia duró exactamente CATORCE MESES, desde el 3 de mayo de 1931 hasta el 26 de junio de 1932, cuando ya se escuchaban los primeros disparos en el Chaco Paraguayo. El Campeonato sufrió una larga interrupción luego de los sangrientos sucesos políticos del 23 de octubre de 1931, situación crítica acentuada por el comienzo de una nueva escisión en la cual, inclusive, se pensó en la creación de una federación disidente, la que habría de llamarse ''Asociación Paraguaya dé Foot ball", integrada con Libertad, Cerro Porteño, Nacional, Guaraní, River Plate, General Caballero y Sol de América. En la Liga quedaba prácticamente sólo, el Olimpia, casi siempre, eje de todos los grandes enconos de nuestro fútbol. Los buenos oficios de algunos deportistas dieron sus frutos y sobrevino la reconciliación, reanudándose el Campeonato maratónico el 8 de febrero de 1932. A la sazón, en una actuación sin precedentes, encabezaba la Tabla de posiciones el modesto equipo del "Universo" que había acumulado 23 puntos en la primera rueda. El largo intervalo hizo cambiar las cosas.

Se inició la segunda rueda y el modesto club se "desinfló" pues al final salió campeón, nuevamente, Olimpia escoltado por su tradicional rival de esos años: Libertad.

Este fue el último Campeonato de pre-guerra. Desaparecieron de la Liga Paraguaya el Presidente Alvear y el Universo. Sus respectivas canchas estaban situadas en el Barrio "Fernando de la Mora" y en las proximidades del "Marconi". El Alvear usaba casaca albiverde y el Universo blanca e insignia al pecho. Terminaba una etapa de la historia del fútbol paraguayo. Etapa de muchas victorias y también de fracasos. Etapa de desorganización y de chanchullos de dirigentes, que si bien hasta hoy no terminaron, eran más comunes en aquellos tiempos. También se fueron para siempre otras instituciones que dieron algún brillo a los torneos de aquellos románticos años: Sastre Sport, El Triunfo, Boys Scouts y otros.

Universo y Alvear actuaron luego de la guerra en la Federación Paraguaya de Deportes. Sastre Sport reapareció brevemente en 1939 en la Liga Amateur.

La última actuación internacional de la albirroja antes de la guerra, fue en ocasión de la disputa de la tradicional Copa ''Rosa Chevallier Boutell", en julio de 1931, en Buenos Aires, empató y ganó. Dos meses antes, una Selección Argentina de una Asociación Disidente (se le llamó en su país equipo "carnero"), se llegó hasta Asunción empatando con la nuestra 1 a 1, derrotando a la Selección "B" y venciendo también al Olimpia. En ella jugaba el famoso Carlos Peucelle.


LA POST GUERRA

DURANTE LA GUERRA


Lógicamente, poco o casi nada, es lo que se hizo en materia de fútbol durante la Guerra del Chaco. Delfín Benítez Cáceres, el célebre "machetero", representó al fútbol paraguayo en Buenos Aires jugando por el Boca Juniors, equipo que lo contrató. En el Campeonato Mundial de 1934, disputado en Italia, Constantino Urbieta Sosa ''crack'' del Sportivo Luqueño, integró la Selección Argentina. Había comenzado la era de las transferencias internacionales, fuente vital y virus fatal, simultáneamente, del fútbol paraguayo. Desde el punto de vista económico, las transferencias habrían de convertir en millonarios, a hombres e instituciones, desde el deportivo, habría de ser la principal causa de la decadencia del fútbol en el Paraguay. Posiblemente, la primera gran transferencia de un jugador paraguayo al fútbol extranjero, lo fue en 1927, cuando Manuel Fleitas Solich fue transferido, a precio "regalado" al Boca Juniors. Habrían de seguirle otros, sin dudas, los más grandes jugadores del Paraguay: Gerardo Rivas, Benítez Cáceres, Arsenio Erico (que nunca llegó a vestir la albirroja), Eulogio Martínez, Saturnino Arrúa, etc., para citar a los más famosos.

En el año 1932, ya estallada la Guerra, se jugó un Campeonato de una sola rueda denominado "Torneo Pro Hospital del Chaco". Participaron: Cerro Porteño, Sol de América, CALT, Nacional, General Caballero, Atlántida, Libertad y River Plate. El primer puesto lo empataron Cerro y Sol con once Puntos y en el desempate se "produjo un empate", 2 a 2. El torneo careció de interés.

Tal vez la mayor importancia resultó la gira que realizó por ciudades del interior de la Argentina el "Seleccionado de la Cruz Roja Paraguaya", que integrado con buenos jugadores, entre ellos Arsenio Erico, jugó veinticinco partidos, perdiendo solamente siete.

Pero no todos los jugadores se pasaron jugando fútbol durante la Guerra, ni mucho menos. Más bien, puede asegurarse que en su gran mayoría los futbolistas tomaron las armas para defender la Patria, alguno de ellos, tuvieron incluso muy destacada actuación, como Rogelio Etcheverrey, protagonista de una hazaña bélica aérea; Aurelio González, tan audaz en la guerra como en el fútbol; Antonio Invernizzi, herido en acción, y muchos otros.


LA FAMOSA ASAMBLEA DEL 7 DE JULIO DE 1935


En una acalorada Asamblea que conmovió a la opinión pública, la Liga Paraguaya, por el voto de los "9 tradicionales" decidieron la exclusión de los "5 pequeños". Alvear, Luqueño, CALT, Universo y Gral. Caballero. Estos se desafiliaron y más tarde integraron la "Federación Paraguaya de Deportes". Con respecto al CALT, la medida fue revocada y volvió a la Liga.

El pretexto de los 9 fue la obligación de tener "field" dentro del radio de la ciudad.


AÑO 1935: EL CAMPEONATO DE LA VICTORIA


El fútbol volvió después de la sangrienta guerra, contienda que entre víctimas incluyó al gran deportista Adriano Irala, conspicuo dirigente del Cerro Porteño. A propósito del Cerro Porteño, el equipo azulgrana, muy venido a menos desde el año 1919, año en el cual conquistara su último campeonato, es de hacer notar que en el año 1934, aún en plena guerra, pudo por fin terminar su estadio de 5ta. Avenida, mediante el concurso de prisioneros bolivianos que se dedicaron a aplanar la que iba a ser la histórica pista donde tantas hazañas habría de realizar "El Ciclón de Barrio Obrero", que comenzaba una brillante era.

Por Resolución de la Liga Paraguaya del 29 de octubre de 1935, se dispuso la suspensión de los campeonatos de las Divisiones Inferiores y el de la División Intermedia. Antes se había iniciado el de Primera División que debía ser de una sola rueda. El 8 de setiembre "se rompió el fuego" y nada menos que con el gran clásico: Olimpia-Cerro, resuelto favorablemente por "El Ciclón" por 3 goles a 1. Cerro siguió su marcha triunfal, en la segunda fecha, el 15 de setiembre, venció, en accidentado partido, al Nacional. Faltaban aún 25 minutos y Cerro ganaba 1 a 0; se produjo un evidente penal en el área cerrista, el árbitro cobró tiro libre y "los académicos" se retiraron. El 17 de noviembre se libró una memorable batalla futbolística en cancha del Sol de América. En ella, Cerro perdió el invicto luego de ir ganando por 3 goles a 0. Perdió 4 a 3, luego de una terrible reacción, inolvidable, del dueño de casa.

El torneo terminó con la victoria del Cerro Porteño, como dijimos, escoltado por Sol de América, que pasaba por una buena época. Integraron aquel notable equipo cerrista: Manuel Recalde, Dalvequia, Diego Ayala, Casiano López, E. Huttemann, H. Gómez, Alberto Vera, Gorgonio Ibarrola, Salinas, Pedro Osorio y B. López.

Debemos también recordar, que en 1935 se resolvió favorablemente el ascenso, para el año siguiente, del Sportivo Luqueño; se emplazó al CALT a cambiar de nombre, el cual, obedeciendo, adoptó el de "Atlético Corrales", en recordación de la batalla de ese nombre. El descenso se suspendió desde ese año por mucho tiempo, restando así a nuestro fútbol uno de sus más importantes factores de interés.


EL CAMPEONATO DE 1936


Otro raro Campeonato entre los organizados por la Liga Paraguaya de Fútbol fue aquél de 1936. En una forma insólita el torneo fue suspendido cuando recién se acababa de disputar la segunda fecha de la segunda rueda. Olimpia, a la sazón, llevaba ganados 21 puntos y Atlántida, que iba segundo, 15. Todavía quedaban por disputarse ocho partidos y sin embargo se consideró que "ya no se podía dar alcance al "decano".

Indudablemente Olimpia estaba jugando bien en el Campeonato. Había perdido un solo partido, contra el Atlético Corrales (1-3) el 13 de noviembre. El certamen fue interrumpido luego del 8 de noviembre, y definitivamente clausurado en la Asamblea de la Liga del 28 de febrero de 1937.

La División Intermedia seguía sin organización y recién habría de comenzar a funcionar de nuevo en el año 1938.


GIRA DE EQUIPOS PARAGUAYOS


Escasa aún era la actividad internacional en el renaciente fútbol paraguayo. No obstante, Olimpia, Cerro Porteño y Libertad realizaron algunas giras al exterior. Olimpia fue goleado en Montevideo por Peñarol y Nacional; Cerro Porteño, en su primera salida al exterior sufrió igual suerte en Buenos Aires y Rosario ante Boca Juniors y Newels Old Boys y Libertad sólo fue hasta Posadas, donde empató y ganó.


PARAGUAY RETORNA A LOS SUDAMERICANOS


Casi a fin de año, la Liga Paraguaya organizó su seleccionado con el objeto de participar en el Campeonato Sudamericano de Buenos Aires. Retornaba así la albirroja a la tradicional competencia sudamericana luego de estar ausente en 1935, en Lima.

El debut del equipo nacional fue otra verdadera hazaña para la historia. El semanario "El Gráfico" tituló la crónica que hacía relación al partido "los uruguayos se olvidaron que se enfrentaban con los vencedores del Chaco". Paraguay anotó el primer gol pero luego Uruguay reinició el match arrollando y se puso pronto 2 a 1. La reacción paraguaya fue terrible y al final el resultado fue 4 a 2. Luego Paraguay perdió, una vez más, ante Argentina (1-6), ante Brasil (0-5), venció a Chile (3-2), y se despidió perdiendo ante Perú (0-1).


EL CAMPEONATO OFICIAL DE 1937


El Campeonato de 1937 fue ganado por el Olimpia con solvencia. No obstante, superó a su encarnizado rival solamente por un punto, al final de la competencia: 29 puntos para Olimpia y 28 para Cerro Porteño. Pero lo más espectacular fue la goleada del 18 de julio de 1937, cuando "El Ciclón" venció al "Decano" por 8 a 1. El partido, en rigor de verdad, no fue muy normal, pues el arquero Galeano se lesionó, actuando en su reemplazo luego del tercer gol, Bonifacio González, lesionado también éste, le sucedió Morín que tampoco era arquero, pues no se admitían substituciones. También en la primera rueda, Cerro había vencido por 1 a 0. El Atlético Córrales, en su mejor época, compartió la tercera colocación con Guaraní. Último lugar ocupó Atlántida, con solo 9 puntos. Pero, no había descenso ni ascenso. Recordemos el cuadro "base" del Olimpia: Galeano, Duarte y Lezcano, Morín, Gómez y F. Etcheverry; Silva, T. Godoy, A. González, O. Alvarea y Aguirre.

Como dato curioso, podemos consignar lo ocurrido el 17 de octubre de 1937: Se enfrentaban Nacional y Sportivo Luqueño en cancha de "los albos". Iban 42 minutos del segundo tiempo, cuando ante un avance del Nacional, una pelota aparentemente transpuso la línea de gol. El árbitro, señor Pekholtz dio penal. Protestaron enérgicamente los Luqueños y el raro referee decidió que la falta se ejecute desde fuera del área. Allí saltaron los locales, el señor Pekholtz les explicó, antes las amenazas, que solamente había llevado hasta allí la pelota para dialogar y se decidió por la ejecución del penal. Los Luqueños, ya descontrolados, se ubicaron en masa sobre la línea de gol y el referee dio por terminado el partido, dando finalmente por válido el gol originario del escándalo. Ganó Nacional 5 a 4.



SEGUNDO CAMPEONATO NACIONAL DE FUTBOL


Después de diez años, se reanudó esta competencia. En el match final, Paraguarí venció a San Lorenzo por 3 a 2, ganando el Campeonato. Los equipos formaron así: Paraguarí: Vinet, Osorio y Benítez; Gómez Peña, Ramírez y J. Benegas; Ibarra, Benítez, Fernández, A. Osorio y M. Osorio. San Lorenzo: Río, Flores y Meza; Cristaldo, Jiménez y Martínez, Mendieta, Duarte, Núñez, Pont y Sosa. Goles: Benítez, A. Osorio (2) para el ganador y Duarte y Núñez para el perdedor.

Veinticinco Ligas del interior se anotaron para tomar parte en esta competencia, que se reanudaba luego de 10 años. El torneo se disputó en el mes de enero de 1937. Luego de la primera ronda eliminatoria, se produjo el sensacional choque entre Villarrica y Encarnación. El partido terminó empatado 3 a 3 y para el segundo match, los del sur no se presentaron. Villarrica siguió pues adelante y se topetó con Concepción, que a su vez venia de eliminar a Pinasco luego de dos dramáticos partidos. Los guaireños se impusieron con suficiencia por 4 a 1 en esta primera versión del gran clásico entre las dos ciudades rivales. En la siguiente ronda, Paraguarí, que contaba en sus filas a alguien que mucho daría que hablar en el futuro, Julián Benegas, propinó a los guaireños una tremenda paliza eliminándolos del torneo. En el último match, como dijimos, Paraguarí venció merecidamente a San Lorenzo. Interesante resulta recordar que Asunción fue representada por una Selección de la Liga Amateur, representación no muy bien cumplida, que digamos, pues los amateurs, luego de eliminar penosamente a Luque, cayeron vencido ante San Lorenzo por 1- 3. Quizá el detalle más interesante de anotar sobre esta competencia, constituye el hecho de que el último partido, jugado en cancha de Olimpia, fue el primer partido transmitido por radiotelefonia. El relator fue Pedrito García.


PARTIDOS INTERNACIONALES


Durante el año 1937 visitaron Asunción el Seleccionado Rosarino, el Guaraní de Posadas y Lanús de Buenos Aires. Los rosarinos, se enfrentaron en dos oportunidades a la Selección Nacional, empataron y perdieron. El otro partido ante el Olimpia, también lo perdieron. Los posadeños perdieron dos partidos, ante Libertad y Olimpia y vencieron a Cerro Porteño, mientras que Lanús venció a Olimpia, empató con Cerro Porteño y perdió con Guaraní.


1938: OLIMPIA, TRICAMPEON POR SEGUNDA VEZ


Un gran equipo de Olimpia realizó en 1938 la hazaña de ganar de nuevo tres Campeonatos consecutivos. Con jugadores de la dimensión de Juan Félix Lezcano, Gabino Marín, Juan de Rosa Duarte, Flaminio Silva, Tiberio Godoy, Milciades Gómez, Aurelio González, Galarza, Caccia, Fidelio Etcheverry, Piris, Cristaldo y otros; el equipo de la franja negra triunfó en encarnizada lucha superando a su rival de siempre, Cerro Porteño, por solamente tres puntos. Olimpia perdió un solo partido, y lo fue ante Cerro Porteño (0-1).

Acontecimiento conflictivo de singular trascendencia fue el que se llamó "el caso Montalbetti", y que casi toda una temporada acaparó la atención no solamente del público aficionado al fútbol, sino de casi todos. "El caso Montalbetti" se convirtió en un tema obligado en toda conversación, transmisiones radiales y artículos periodísticos. El 16 de agosto de 1938, estando aún en disputa la Primera rueda del torneo, se enfrentaron Cerro Porteño y Libertad. "El Ciclón", en su gran esfuerzo por combatir al Olimpia que a su vez pugnaba por el tricampeonato, arremetió el partido con toda furia, pero, como tantas veces ha ocurrido en este duelo "aparte", los "albinegros" vencieron a los "azulgranas". El baldazo de agua fría sin embargo, fue atemperado cuando los cerristas descubrieron que uno de los jugadores liberteños, Guido Montalbetti, aparentemente se encontraba en situación antirreglamentaria. Montalbetti, en efecto; hacía dos años que no jugaba fútbol, razón por la cual podía ser considerado jugador libre. Así lo entendió la Divisional de Primera y adjudicó los puntos a Cerro Porteño. Libertad apeló ante el Consejo Directivo de la Liga Paraguaya y éste revocó el fallo, interpretando que el lapso solamente favorece al jugador que desea tal calidad, pero que, de hecho, al jugador de nuevo en su mismo club, sigue haciéndolo en condiciones reglamentarias. En fin, la polémica llegó al clímax. Se realizó una gran Asamblea Extraordinaria cerrista en el Teatro Municipal donde se dio rienda suelta al disgusto azulgrana, cuyas relaciones con la Liga y con el Club Libertad llegaron a la máxima tensión, pero al final, quedó firme el resultado habido en el campo de juego y el Cerro Porteño perdió el Campeonato.

Otro caso extraordinario ocurrido en 1938 lo fue en el match Cerro Porteño-Ríver, el 10 de julio, por la primera rueda del certamen. Faltaban solamente 4 minutos para terminar el partido, cuando el árbitro sancionó con la pena máxima al Ríver Plate. Se armó el lío y se dio por terminado el partido. El vago informe del árbitro motivó la decisión de que el partido debía continuarse debiendo previamente ejecutarse el tiro penal. Así lo resolvió el Consejo Directivo de la Liga.

La emoción fue "in crescendo" a medida que se acercaba el día de "la ejecución". Martín Flor era el encargado de ejecutar la pena y por esa razón se entrenaba todas las mañanas. Llegó el día, fue el jueves 11 de setiembre de 1938. El árbitro, Rafael "Petí" Erico, se ubicó ceremoniosamente con el reloj en la mano. Las graderías llenas de gente, en el arco de Ríver, el guardavallas Florentín se bamboleaba de izquierda a derecha vilando los reglamentos y poniendo nervioso a Martín Flor. Luego de un minuto interminable, "Petí" dio la orden, se adelantó el cerrista y tiró desviado en medio de la consternación general. Todos eran cerristas. El match continuó en sus cuatro minutos y terminó 2 a 2. El yerro de Martín Flor pudo haber sido el punto que al final fue el que dio el Campeonato al Olimpia.

Tampoco debe olvidarse que en febrero de ese mismo año el Olimpia inauguró la primera instalación lumínica del país. En match amistoso nocturno, empató con el Corrales. Un tiempo después, el sistema se dejó de lado por antieconómico, hasta que fue inaugurada una moderna instalación, en los años 50, en el "Estadio Adriano Irala".

En el mismo accidentado Campeonato, se verificó un insólito hecho, el 11 de setiembre empataban Cerro Porteño y Corrales 1 a 1. Al producirse el segundo gol cerrista, muy protestado por los "rojos", éstos, ante la negativa del juez de anularlo, se cruzaron de brazos y permitieron que los cerristas anotaran, con arco libre, 8 goles más hasta la finalización del partido que registró un marcador de 10 a 1.


EXTRAORDINARIA ACTUACION DEL LIBERTAD

EN EL EXTERIOR


Un Libertad bien "reforzado" con jugadores de otros clubes, como era costumbre en la época, realizó una notable gira a fines de 1938. Comenzando por Posadas, donde goleó a todos sus oponentes, llegó al Brasil obteniendo resultados realmente meritorios. Venció al Vasco da Gama en Río de Janeiro (3-1), empató en Sao Paulo con el Palestra de Italia, hoy Palmeira, (2-2) y perdió ajustadamente con el Santo y el Sao Paulo.

Vale la pena recordar quienes integraron aquel primer equipo del club que visitó tierras brasileñas: Presidente: Juan Francisco Recalde, Delegados: Américo Di Pardo y Sergio Recalde. Jugadores: Antonio Fernández, Ramón Moreno, Antonio Invernizzi, José Cruz Gerreira, Miguel Ortega, Pedro Osorio, José Bernié, Medardo Núñez, Lino Nessi, Alberto Gustale, Delfín Benítez Cáceres, Aurelio González, J. Bevegas, D. Áyala, Mereles, Samaniego, R. Benítez y Alvarez.


CLUBES ARGENTINOS EN ASUNCIÓN


Los partidos internacionales en 1939 se redujeron a las visitas de los equipos argentinos de Tiro Federal, Talleres de Córdoba y Chacarita Juniors de Buenos Aires. En general, sus oponentes paraguayos salieron victoriosos en la mayoría de los partidos disputados.

El Seleccionado Nacional, luego de su actuación en Buenos Aires, permaneció casi inactivo por más de dos años pues no se habían reanudado los partidos por la Copa Chevallier Boutell ni por la Copa América.


SE REORGANIZA LA DIVISIÓN INTERMEDIA


En momentos en que se discutía la necesidad de un profesionalismo integral, perfectamente diferenciado del amateurismo "marrón", la Liga Paraguaya reorganizó la División Intermedia, con el objetivo de incentivar el entusiasmo de los pequeños clubes de los barrios aledaños de Asunción, a la vez que de establecer de nuevo un sistema de ascenso y descenso. En rigor de verdad, no hubo ascenso hasta diez años después, y el descenso, sólo se aplicó en perjuicio del Atlético Corrales, exhausto económica y futbolísticamente, luego de una maratónica gira. El primer Campeonato de post-guerra de la División Intermedia lo ganó el club "12 de Octubre".


LA "FEDERACION PARAGUAYA DE DEPORTES"


Precisamente la inactividad de la Liga Paraguaya en lo que guarda relación con los pequeños clubes, fue el motivo de la creación de la "Federación Paraguaya de Deportes", asociación sin mayores pretensiones que tenía como objetivo organizar el fútbol amateur de las barriadas. Su primer Campeón fue, en 1936, nuestro conocido "Presidente Alvear" que había quedado fuera de la Liga después de su efímera participación en los años 30. Los torneos de la Federación se disputaron sucesivamente hasta el año 1946, año de su extinción, y fueron "campeones federales" en orden correlativo: Presidente Alvear, General Caballero, Dep. Recoleta, Sport América, Deportivo Recoleta, Atlético Tembetary, Deportivo Recoleta, Deportivo Recoleta, General Genes y 12 de Octubre de Santo Domingo en los dos últimos años.

Al instituirse de nuevo el ascenso de la Liga Paraguaya, los clubes de la Federación, impulsados por ese acicate, la abandonaron en bloque y se afiliaron a la entidad principal.


CLUBES AFILIADOS A LA FEDERACION PARAGUAYA


San Antonio                                       Independiente de Campo Grande

Deportivo Recoleta                            Juventud

24 de Setiembre                                 Sport Botánico

General Díaz                                       12 de Octubre de Villa Aurelia

Fernando de la Mora                          Sportivo Villa Aurelia

Presidente Franco                               Rubio Ñú

Humaitá                                              Cerro Corá

Itá Ybaté                                            Presidente Alvear

Atlético Sajonia                                  San Gerónimo

Vencedor                                            General Genes

Coronel Franco                                   Sport Ciudad Nueva

Resistencia                                          Sportivo Trinidense

Oriental                                               Jóvenes Unidos

Universo                                             12 de Junio

12 de Octubre de S.Domingo           12 de Mayo

General Caballero                               Sport Colombia

Pilcomayo                                          Sportivo Pinoza

Tembetary                                          Sport América

14 de Julio                                         1º. de Setiembre

Peñarol


Durante los años 1947 y 1948, los campeonatos de la Federación no concluyeron.


LA LIGA AMATEUR DE FOOTBALL


Otra Asociación que funcionaba durante aquellos años era la Asociación Amateur de Football, que englobaba a un conjunto de pequeños y modestos clubes de los alrededores, entre los cuales estaba el Asunción, de Tuyucuá. También la Liga Amateur llegó a participar con su Seleccionado en el Tercer Campeonato Nacional de Fútbol. El nivel futbolístico de la Liga Amateur era posiblemente de inferior calidad que el de los clubes de la Federación y los de Intermedia, que en conjunto animaban el fútbol de barriada de los años 37.

La Liga Amateur fue creada antes de la guerra, en el año 1927, y a través de más de una década jugaron en ella los siguientes clubes:


Asunción F.B.C.        1o. de Marzo

Trinidense                   Mercedeños

Pettirossi                     Boquerón

Curupayty                   Vista Alegre

San Blás                      Unión Pacífico

Ciudad Nueva            Sp. Arroyo Ferreira

Nanawa                      Barracas

12 de Junio                 Ciudad Alta

San Vicente                Atlético Rosarino

22 de Setiembre         Ytororó

Sastre Sport


Durante los años 1936 y 1937 se consagró campeón el Club Atlético San Blás luego de dura porfía en el Vista Alegre. Este se clasificó Campeón en 1938.


TERCER CAMPEONATO NACIONAL DE FUTBOL


El III Campeonato Nacional de Fútbol fue ganado por el conjunto de Villarrica que venció a Puerto Pinasco por 5 a 3 en el partido decisivo, match en el que los finalistas formaron así: Villarrica: Ayala, Alvarez y Miranda; Meaurio, Montalbetti y Verón; Guggiari, Mendoza, Quiñónez, Cáceres y J. Vente. Puerto Pinasco: Sánchez, Sanabria y Rodríguez; Avalos, González y Ayala; Acosta, Villalba, Bruguez, Fernández y Duré. Goles: Montalbetti, Quiñónez; Cáceres (2) y Ventre para Villarrica; y Villalba, Bruguez y Duré para Puerto Pinasco.

Para este tercer Campeonato ya se inscribieron treinta Ligas del interior. En la Primera ronda, Pinasco derrotó y eliminó a Concepción; Villarrica goleó a Caazapá; Caacupé ganó a Barrero Grande y Alberdi venció a Pilar. Asunción, otra vez representada por la Liga Amateur, venció a Villa Elisa, pero luego perdió los puntos por protesta. Encarnación, que por sorteo salvó el primer escollo, venció luego a San Pedro por 6 a 0 y más adelante fue eliminada por Pinasco. Villarrica marchó al triunfo final dejando en el camino a Caazapá, Coronel Oviedo, San Lorenzo, Caacupé y finalmente Pinasco.


LIMA 1939


Un gran equipo integró la Liga Paraguaya para el Campeonato Sudamericano de Lima: Manuel González, Encina, Lezcano, Invernizzi, Fidelino Etcheverry, "Hincho" Villalba, Morín, Gómez, Benítez, Marcial Barrios, Tiberio Godoy, Ortega, Mingo, Aquino, Bareiro, E. Romero, Ibáñez, Ferreira, Núñez Velloso, Ayala y Lorenzo Velloso. Como Director Técnico iba Manuel Fleitas Solich y presidía la delegación don César Conigliaro, el Dr. Arturo Lavigne y el Sr. Marcos Cabral. Teniendo en cuenta el hecho de que Argentina y Brasil estarían ausentes en la competencia, las ambiciones campeonables de la Selección Nacional no solamente no eran exageradas sino que se encuadraban perfectamente en la lógica. Paraguay tenía un gran equipo y podía haber ganado el torneo. Uruguay, no pasaba por una buena etapa y Perú... nunca había sido rival de consideración, a pesar de su calidad de local en esta ocasión.

Las cosas sin embargo no fueron bien. Desde el comienzo comenzaron las dificultades. El largo viaje a Lima, vía Buenos Aires-Santiago de Chile fue pleno de irregularidades. Choques constantes entre jugadores y dirigentes. Ya en el buque que conducía a la delegación a El Callao ocurrieron actos de vandalismo, como destrucción de enseres en los camarotes, peleas, etc. Se llegó tarde a Lima. La desorganización de la delegación era tal, que la albirroja no estuvo en el desfilé inaugural. Los dirigentes carecían de autoridad para conducir una selección liderada por dos o tres "caudillos" especialmente el célebre Jacinto Villalba, gran jugador y conocido revoltoso.

El debut contra Chile fue espectacular, la albirroja arrasó a los trasandinos, 5 a 1, haciendo gala de su gran calidad. En los dos siguientes partidos fue derrotada por Perú y Uruguay, ya en medio de una total anarquía. Paraguay se despidió tristemente del público limeño con una opaca victoria sobre el modesto Ecuador, debutante en estas lides. Para rematar esta lamentable gira, en Santiago, en match de beneficencia, Paraguay perdió ante Chile por 4 a 1. Cuando los internacionales, a medianoche descendieron en la estación del ferrocarril del "Inter" que los traía desde Buenos Aires, fueron abucheados por el numeroso público que para ese fin se aglomeró en ese lugar.

La lucha entre dirigentes y jugadores fue intensa en los días posteriores. Todos los diarios se hicieron eco del cruce de notas entre ambos bandos. Finalmente, los internacionales fueron expulsados de la Liga Paraguaya. Habrían de retornar recién varios años después luego de la "amnistía". En descargo de aquellos jugadores, puede alegarse un conjunto de irregularidades: poco dinero, condiciones de alojamiento deplorable, intoxicación casi general del equipo que provocada por ciertas verduras y otros trastornos físicos ocasionados por los largos baños en las playas de Lima.


LA INCREIBLE AVENTURA DEL ATLETICO CORRALES


Estimulados algunos dirigentes por la gran actuación del Atlético Corrales en los Campeonatos de 1937 y 1938, prepararon una gira del primer equipo que habría de convertirse en la más espectacular de la historia del fútbol paraguayo, por su duración, por su éxito deportivo, por su extensión, y por haber sido finalmente la causa de la bancarrota de la breve pero brillante institución de la "Curva San Miguel". Dirigido por hombres capaces, el Corrales llegó a ser poseedor de uno de los estadios más bonitos y modernos de su tiempo. Luego de haber obtenido permiso de la Liga Paraguaya para dejar de participar en el Campeonato Oficial, los rojos emprendieron viaje presidido por el señor Tomás Digalo. Formaban aquella notable legión los jugadores: Laguardia, Fanego, Acosta, Samaniego, Cardozo, D. Escobar, A. Mendoza, Doldán, Cáceres, Alberto Casco y E. Quiñónez. Entrenador era Perasso. Ya durante la gira, como en algunos circos nómadas, fueron acoplándose al equipo los argentinos Taioli, Morales, Maffati, Mariscotti, Seguel, Cuezzo "Pantera" Gómez, "Miguelí" Ortega, que estaban en Buenos Aires, Lucífero, Sobranski, el ecuatoriano Ceballos y "Pirata" Fuentes, uno de los más grandes jugadores que conoció el fútbol mexicano.

La delegación partió el 4 de abril de 1939 en el "paquete" hasta Buenos Aires, de ahí siguió en ferrocarril hasta Mendoza, donde debutó venciendo a la Selección "A" por 4 a 2. El largo peregrinar prosiguió a través del espacio y del tiempo: Valparaíso, Santiago, nuevamente Valparaíso y de ahí en el barco "Reina del Pacífico" a Centroamérica. Cruzando el Canal de Panamá llegaron a La Habana, donde luego de transbordar el buque francés "Flandes" llegaron a Veracruz, Méjico. Entre varios partidos disputados en tierra azteca, debe recordarse el empate obtenido ante el "Euzcadi", selección de exiliados vascos donde jugaban entre otros Zubieta, Cilaurren, Lángara y otros astros que brillaron en España antes de la Guerra Civil.

El match fue a "rompe y cincha" y en un momento dado se precipitó una verdadera batalla campal. De Méjico bajaron a El Salvador, no sin antes enviar fotografías que probasen que no eran indios. Siguiendo al sur llegaron a Costa Rica. Desde San José, el Corrales siguió viaje a Panamá, por vía aérea. Fue pues, el primer equipo de fútbol paraguayo que "emprendió vuelo".

La fatigosa gira siguió ya casi a fines de 1939. La Guaira, Caracas, Barranquilla; Cali, Bogotá, Curacao. Desde las Guayanas Holandesas la delegación emprendió viaje en ómnibus llegando luego de ocho días de montañoso viaje al Ecuador. El Corrales, a la sazón, se iba desmembrando: Fanego, Mariscotti y Casco quedaron en Venezuela, Miguelí y Gómez en Colombia.

El 19 de abril de 1940 el Atlético Corrales arribó a Asunción, luego de un año y quince días de ausencia. El Campeonato estaba por comenzar. Habían jugado 53 partidos: 30 victorias; 9 empates y 14 derrotas. Habían anotado 159 goles y recibieron 121. El argentino Alberto Casco fue el goleador, con más de 40 tantos convertidos. Jugaron en 11 países, golearon estrepitosamente y lo fueron en igual medida. Vencieron inclusive a varios seleccionados nacionales.

En 1940, Atlético Corrales, exhausto, quedó en cuarto puesto, mediante el concurso del notable mejicano Fuentes. En 1941, ocupó el último lugar, y solamente para él cayó implacable la ley del descenso, que no se cumplía desde 1930 y que no habría de cumplirse sino recién en 1949. En casi veinte años, sólo una vez se aplicó el reglamento, y fue para sacrificar al singular Atlético Corrales.

Fue precisamente en el año 1949, cuando ya disputaba el Campeonato de la División Intermedia, que el famoso equipo fue descalificado por no presentarse al torneo, luego de haber jugado algunos partidos. Así desapareció para siempre.

 

EL CAMPEONATO OFICIAL DEL AÑO 1939


La expulsión y suspensión de la mayoría de los jugadores del Olimpia, luego del torneo de Lima, fue el principal factor que hizo que se cortara la racha triunfadora del "Decano". Aún así, ocupó el segundo puesto. El Campeón fue Cerro Porteño, que le sacó a su rival nada menos que 8 puntos de ventaja al terminar el Campeonato. Integraron el equipo: Bartolomé Godoy, Meza, López, G. Ibarrola, Gómez Peña, J. Benegas, Rivas, Benjamín Laterza (Capitán), José Vinsac, Víctor Díaz, Osorio, Mendoza, Escobar, Pedro Fernández, Eligio Esquivel, Ortíz y otros. Con este equipo, Cerro ganó el certamen ya al cumplirse la cuarta fecha de la segunda rueda.


SE REANUDAN LOS PARTIDOS POR "LA CHEVALLIER"


Luego de muchos años volvió a verse una selección nacional extranjera en Asunción. Y era otra vez la Copa Chevallier Boutell la que estaba en disputa. Paraguay improvisó un equipo, pues, luego de la catástrofe de Lima, no quedaba otra vía. Aún así, empató un partido y perdió el otro por la mínima diferencia. Era la época del puntapié inicial; esa vez lo dio el General José Félix Estigarribia. También en ese año llegaron a Asunción, el Nacional de Montevideo, que retornó invicto y el Central Córdoba, de Rosario, que ganó un partido y perdió el otro.


LA ACTIVIDAD INTERNACIONAL

DE LOS CLUBES DURANTE CUATRO AÑOS


Las confrontaciones de los clubes de la Liga Paraguaya con equipos extranjeros durante los cuatro años restantes de lo que denominamos el tercer período de la historia del fútbol paraguayo, no fue muy intensa, aunque sí se han registrado algunos resultados interesantes que merecen una mención. Nacional y Cerro Porteño viajaron penosamente a Bolivia durante el año 1941 obteniendo excelentes resultados especialmente en el match en el que los azulgranas batieron al Independiente de Buenos Aires en La Paz, coincidiendo con otra gira similar de "los rojos de Avellaneda". La excursión del Libertad en 1943 al Brasil fue de excelente resultado, justificando su fama de "buen embajador" del fútbol paraguayo: venció al Sao Paulo, empató con Corinthians y perdió con el Palmeiras, entre otros partidos.

En cuanto a las visitas a Asunción, de equipos extranjeros, cabe destacar la de Independiente, llevada a cabo en 1941 con la presencia del extraordinario Arsenio Erico, sensación del fútbol rioplatense, donde fue máximo goleador y sin lugar a dudas la más grande figura de la historia del fútbol del Paraguay. Independiente perdió con el Olimpia y con Cerro Porteño y batió dos veces al Nacional. Posteriormente vinieron el Centro Córdoba, de Rosario, Racing de Avellaneda, Peñarol de Montevideo, Huracán de Buenos Aires y Estudiantes de la Plata, compartiendo puntos con sus anfitriones. El Huracán, integrado por jugadores de la talla de Barrionuevo, Alberti, Tucho Méndez y Maldonado, fue el primer equipo extranjero que arribó a Asunción, por vía aérea, invitados por el Libertad.


COPA CHEVALLIER BOUTELL


Se disputó dos veces durante el período de cuatro años. En 1940, en Buenos Aires, Paraguay perdió sus dos partidos; el coletazo del golpe de Lima surgiendo sus efectos. Tres años más tarde, en Asunción, luego de perder de nuevo su primer partido, la albirroja se repuso y venció por 2 goles a 1, integrada por jóvenes como Genes, Marín, Cantero, Aníbal Díaz y Mellone, que constituían el primer eslabón de una época de franca recuperación del fútbol nacional.


LOS CAMPEONATOS DE LA LIGA PARAGUAYA


1940 fue el año de la debacle olimpista. Precisamente cuando este club había logrado el año antes que se reimplante el sistema del ascenso y descenso, abrumado por la dispersión de sus jugadores con motivo del problema de Lima, el team decano no pudo organizarse durante todo el campeonato, cambiando cada partido de jugadores y arribando, finalmente, a la cola de la Tabla de posiciones. La excitación fue mayúscula, se revió la medida del descenso y ascenso y Olimpia no bajó. Cerro Porteño fue nuevamente Campeón superando nada menos que por doce puntos a su seguidor, Sol de América.

En 1941 se recuperó Olimpia y Cerro completó la "tripleta" superándolo solamente por 1 punto. Ese año fue el desastre del Corrales, al cual sí se le aplicó la ley del descenso, pero no así la del ascenso, que le correspondía al Sport Colombia, Campeón de Intermedia del año anterior.

El Campeonato del año 1942 merece un comentario algo más extenso. Faltando tres fechas para terminar el certamen, Guaraní había acumulado 24 puntos contra 20 de Nacional y Cerro Porteño. Necesitaba hacer 3 puntos en 3 partidos e hizo solo 1. Sus dos rivales sin embargo hicieron todos los puntos posibles y quedaron a la cabeza de la Tabla empatados. Guaraní; perdió el Campeonato en forma increíble. En el match de desempate, Nacional venció a Cerro Porteño por 3 a 0 ganando un campeonato que suscitó las protestas de los azulgranas por la inclusión de Arsenio Erico, que volvía a su tierra natal. Entre los principales valores de la "Academia" de 1942 podemos recordar a Alejandrino Genes, Doroteo Coronel, Lorenzo Velloso, Vicente Sánchez, "Comí." Villalba, Dionisio Ríos y Fabio Baudo Franco.

En 1943 Libertad volvió al "podium" después de trece años. Logro formar un buen equipo que ganó ampliamente el campeonato varias fechas antes. Perdió un solo partido... en la primera fecha, ante Hayes, 2 a l. Integraron aquel campeón: Moreno, Invernizzi, Casco, Gavilán, Meaurio, Fernández, Salinas, Acosta, Rolón y Eligio Esquivel.

En 1944 Cerro Porteño retomó el poder escoltado por el Libertad mediante el concurso de Sinforiano García, Isidoro García, Pedro Fernández, Santiago Rivas, Francisco Sosa y Arturo Bobadilla.

Los campeonatos de Intermedia eran meramente "ad honorem", pues no funcionaba el ascenso. Sport Colombia ganó en 1940 y 1944 y 24 de Setiembre en 1942 y 1943. Este último mediante dos puntos perdidos por Sport Colombia por llegar tarde a la cancha. En 1941 triunfó Rubio Ñú. Las barriadas asuncenas se divertían con el Campeonato "federal" que ese año lo ganó el Atlético Tembetary.


EL CAMPEONATO SUDAMERICANO DE 1942


Con un equipo totalmente nuevo, con pocas excepciones, la Liga Paraguaya concurrió al Sudamericano de Montevideo, realizado en febrero y marzo del año 1942. El debut fue verdaderamente dramático y constituye otro ejemplo más de la maldición que siempre persiguió a Paraguay en sus enfrentamientos con Argentina. Paraguay iba perdiendo y penosamente fue descontando ventaja. Faltando pocos minutos empató Marcial Barrios. El golero Alonso, feliz, corrió al centro de la cancha a festejar con sus compañeros la conquista. Se reanudó el juego, Alonso no estaba todavía bien ubicado en su arco cuando Perucca envió un largo disparo que llegó a la red. Así perdió Paraguay. Posteriormente empató con Perú, venció a Chile y Ecuador; perdió con Uruguay y empató con Brasil. La actuación guaraní fue relativamente buena y terminó exactamente en el sitial que le correspondía a la sazón en el fútbol sudamericano: cuarto, luego de los tres grandes del Río de la Plata: Uruguay, Argentina y Brasil, y antes de los representantes del fútbol del Pacífico: Perú, Chile y Ecuador.


LA ÉPOCA DEL APOGEO DEL FÚTBOL PARAGUAYO

(1945-1955)


La década que podríamos llamar "de los años 50" constituye, sin duda alguna, la del auge del fútbol paraguayo. Aunque las estadísticas no siempre digan la verdad, a la larga definen la lógica: en esos diez años la Selección albirroja obtuvo 22 victorias, 9 empates y perdió en 15 oportunidades. Si se tiene en cuenta que en toda la historia del fútbol paraguayo predomina el déficit, esta década es verdaderamente excepcional, más aún, cuando se observa que la mayoría de los partidos han sido disputados contra nuestros tres grandes rivales: Argentina, Brasil y Uruguay.

Lo verdaderamente increíble, constituye el hecho de que durante aquellos diez años victoriosos, la Liga Paraguaya haya podido organizar seis equipos básicos, casi totalmente diferentes el uno del otro, con jugadores nuevos que ingresaban a suplir a los transferidos. Puede afirmarse que casi el 95 % de los futbolistas de esta época han sido transferidos al exterior o han abandonado el fútbol paraguayo durante el "éxodo a Colombia". Tampoco debe olvidarse que la Guerra Civil de 1947, fue, lógicamente, un factor negativo para el progreso del fútbol.

Notable resulta la observación de la extraordinaria producción de valores excepcionales habido en la década 45-55. Así, y a título de ejemplo, diremos que se han sucedido en el puesto de guardavallas nada menos que Sinforiano García, Pedro Soto, Marcelino Vargas, Adolfo Riquelme y Víctor González, todos ellos, arqueros verdaderamente extraordinarios. Siguiendo con los ejemplos, se han sucedido en el puesto de "centre-halve" Magín Gómez, Julio César Ramírez, José Ocampo, Pedro Nardelli, Victoriano Leguizamón y Carlos Arce y han vestido la albirroja delanteros como Genes, Marín, Benítez Cáceres, Vicente Sánchez, César López Fretes, Juan Bautista Villalba, Duilio Benítez, Agustín Alvarez, Leongino Unzain, Atilio López; Enrique Berni, Ángel Romero, Antonio R. Gómez, Rubén Fernández, Lugo, José y Silvio Parodi y Eulogio Martínez.

No puede olvidarse, en la exaltación de esta década, a los dirigentes deportivos como Alfonso Capurro, Blás Dos Santos, Vidal Domínguez, Anastasio Mendoza Sánchez, Gerardo Pérez y tantos otros que no buscaban otra cosa que la satisfacción deportiva y el progreso del fútbol paraguayo.


LA COPA CHEVALLIER BOUTELL


Solamente en tres oportunidades entró en disputa este trofeo durante la década: en enero de 1945 en Buenos Aires; en julio del mismo año en Asunción y en abril de 1950 en Buenos Aires. De los seis partidos, Paraguay ganó 1, perdió 4 y empató el otro. Este aparente balance negativo, tiene sin embargo su contrapartida en la singular importancia del triunfo de 1945 y el empate en Buenos Aires de 1950. El triunfo del 7 de julio de 1945 constituye todo un acontecimiento nacional. Ese día en el viejo Estadio de la Liga Paraguaya de Fútbol, Paraguay batió a Argentina por 5 goles a 1, registrando el más alto resultado entre las 9 victorias obtenidas hasta hoy. Ambas alineaciones integraron sus filas así: Paraguay: Ríos, Hugo y Casco; Ramírez, Gómez y Cantero; Fernández, Sánchez, Marín, Benítez Cáceres y Villalba. En la segunda etapa entró Francisco Sosa en reemplazo de Marín. Argentina: Ricardo, Salomón y Palma; O. Sastre, Espinoza y Battagliero; Salvini, Méndez, Ferraro, Martino y Loustau. Luego entró Pontoni en lugar de Ferraro. Los goles paraguayos fueron marcados por Vicente Sánchez, Fernández, Benítez Cáceres, Francisco Sosa y Juan B. Villalba. El gol argentino lo anoto René Pontoni.

Al día siguiente llovió, y Paraguay perdió 3 a 1. Fue una triste tarde del golero hayista "Yacaré" López.

En 1950, época de gran apogeo del fútbol argentino, el Seleccionado Nacional obtuvo un notable empate en Buenos Aires: 2 a 2. Conformando una alineación totalmente diferente a la que había conquistado el vice campeonato sudamericano del año anterior en Río de Janeiro, la albirroja obtuvo un triunfo moral en una gran noche de Lorenzo Calonga y Pedro Soto, que le atajó un penal a Loustau.


LIBERTAD: CAMPEON DE 1945


Con algunos altibajos y sin la solvencia de dos años antes, Libertad conquistó el Campeonato de 1945 en base a casi el mismo equipo de 1943. La atracción máxima la constituyó el match final, llevada a cabo en el field del Cerro Porteño. Libertad había llegado a la final con 25 puntos y Cerro Porteño con 24. Una victoria azulgrana, en su terrible cancha de 5ta. Proyectada, significaba la conquista del Campeonato, pero esta tarde, una vez más, los albinegros vencieron a los azulgranas, y nada menos que marcando cinco goles al gran Sinforiano García. 5 a 0 fue el marcador que permitió al Libertad lograr su sexta estrella.

La gira realizada nuevamente por el Campeón en tierras brasileñas fue otro éxito. Entre sus victorias, puede contarse las obtenidas ante Sao Paulo y Santos y los empates ante Palmeiras, Corinthians y América. También venció 3 a 0 al Internacional de Porto Alegre y perdió ante el Vasco da Gama, el Portuguesa y Sao Paulo, en la revancha. En otras ciudades del interior brasileño, como Uberaba, Marilia, Riberao Preto, Limeíra Campinhas y otras, obtuvo notables triunfos.


LEONIDAS DA SILVA,

EL DIAMANTE NEGRO, EN ASUNCIÓN


Profunda conmoción ocasionó la primera visita de un equipo brasileño a Asunción, en octubre de 1945. Traído por el Libertad, se presentó en Asunción el Sao Paulo, que traía en sus filas a Leonídas Da Silva, el célebre "Diamante Negro", astro del Mundial de 1938 y una de las más grandes figuras del fútbol brasileño. El célebre negro, no llego a jugar medio tiempo en su primer partido ante Libertad pero fue lo suficiente para que demostrara, a pesar de hallarse ya en el ocaso de su carrera, sus brillantes condiciones. Sao Paulo empató con Libertad, fue goleado por el Olimpia y también perdió (0-1) ante Cerro Porteño. En su match ante el Libertad, el famoso "halve" brasileño Bauer, anotó un gol extraordinario, de casi media cancha que se incrustó en el ángulo superior de la valla custodiada por Vargas.


NACIONAL: CAMPEÓN DE 1946


En una época en que la alternancia en la conquista de los campeonatos de la Liga era habitual, Nacional conquista su sexto campeonato en base a jugadores de talento como Dionisio Ríos, Ríos Duré, Oxilia, Santomé, Ocampo, Chiquito Gómez, Vicente Sánchez, Alejandrino Genes y "Comí" Villalba. En segunda colocación quedó el Sol de América, que derrotó a Cerro Porteño en partido de desempate. Ultimo volvió a quedar Ríver Plate, que no descendió porque seguía suspendida la reglamentación, razón por la cual tampoco ascendió el Deportivo Pinozá, que ese año obtuvo el único laurel de su historia al conquistar el Campeonato de Intermedia. Por aquel entonces estaba en disputa el Trofeo "Cultura Física", entre el Campeón y el Vice, torneo de efímera existencia.


EL CAMPEONATO SUDAMERICANO

"EXTRA" DE BUENOS AIRES


Paraguay concurrió al Sudamericano "Extra" llevado a cabo en Buenos Aires en enero y febrero de 1946 obteniendo al final un brillante tercer puesto, luego de Argentina - en su mejor época - y Brasil -gran equipo- y superando a Uruguay, que ocupó la cuarta colocación. Dirigido por Aurelio González, Paraguay comenzó titubeante en el Campeonato. En duro partido, donde Boyé agredió cobardemente a Juan Bautista Villalba, los guaraníes perdieron 2 a 0 ante los locales, que pasaban por un momento en el cual no sabían cómo formar su equipo ante la superabundancia de "astros" En su segunda presentación, perdió, increíblemente, ante Chile por 2 a 1, víctima de la mala suerte y la inexperiencia. El triunfo ante Bolivia, a pesar de ser un mal partido de fútbol, fue el comienzo de su rehabilitación.

Notable fue el empate entre el poderoso Brasil y la Selección guaraní. Brasil, integrado con jugadores de la talla de Ari, Norival, Procopio, Ruíz, Domingo Da Guía, Bauer, Tesourinha, Zizinho, Leónidas Da Silva, Jair, Chico y luego Heleno de Freitas, nada pudo hacer frente al ímpetu paraguayo. La actuación del golero Sinforiano García fue excepcional.

Estimulado por el público, el equipo paraguayo abrió el marcador a los 40 minutos del primer tiempo ante un raro tiro de Villalba que luego de dar en el palo se incrustó en la red de Arí en medio de la alegría del público. Brasil empató en la segunda etapa y Paraguay aguantó “a pie juntillas”  hasta el pitazo final. Brasil perdió un valioso punto y Paraguay demostró que no se "achica" ante él.

El siguiente partido ante Uruguay, terminó con una gran victoria paraguaya ante los uruguayos mediante un hermoso gol de Albino Rodríguez. Así Paraguay conquistó el tercer puesto venciendo una vez más a "los celestes".

 

OLIMPIA GANA EL CAMPEONATO DEL 47


El Torneo de 1947, interrumpido algún tiempo por causa de la sangrienta contienda interna de ese año, fue ganado finalmente por el viejo Olimpia, que superó por dos puntos al menos viejo Guaraní. El Campeonato iba bien parejo. En la ante penúltima fecha Guaraní venció al Sol de América por 12 a 4!! unos de los resultados más insólitos de la historia de nuestro fútbol. En la penúltima fecha se encontraron los grandes y antiguos rivales, Olimpia llevaba dos puntos de ventaja al Cerro y lo venció contundentemente por 3 a 0, ganando al mismo tiempo el Campeonato. La última fecha fue de puro formalismo, pero en ella Cerro Porteño se dio el gusto de "aguarle" la fiesta al Campeón venciéndolo por 3 a 2. Integraban el Olimpia Campeón: Ramos, Alberto González; Granje, Samudio, Cantero, Calonga, Marín y otros.

Libertad quedó ubicado con 12 puntos, 3 más que el último Presidente Hayes.


EL TROFEO "ARTHUR MILLINGTON DRAKE"


La plaqueta instituida por el conocido deportista británico fue motivo para la disputa de un Campeonato de preparación, de una sola rueda y por puntos. Carecía de gran interés pero servía para pulsar el verdadero potencial de los equipos para el torneo de la Liga.

Los ganadores del torneo de honor fueron: 1942 Nacional; 1943 Olimpia; 1944 Nacional; 1945 Nacional; 1946 Nacional; 1947 Olimpia; 1948 Olimpia; 1949  Cerro Porteño; 1950   Cerró Porteño; 1951 Olimpia; 1952  Libertad (invicto); 1953 Sportivo Luqueño.


EL FÚTBOL Y LA POLITICA


En plena contienda civil, un grupo de futbolistas que no querían permanecer en el país, por una u otra causa, integraron un equipo que se dedicó a jugar en las provincias argentinas con el objeto de recaudar fondos para la Cruz Roja Paraguaya. Integraron aquel equipo presidido por el Dr. Ramón Prieto, los siguientes jugadores: B. Gavilán, Canata, Negri, Gamarra, R. Viccini (h), Báez, Viveros, Ocampos, A. Gómez, Santomé, Mercado, Esquivel, Andrada, Noceda, Genes, Guex, S. Rivas, S. Villalba, Bóveda, Jiménez y Acosta.

La selección jugó 13 partidos en las Provincias de Formosa, Chaco y Corrientes, no perdiendo un solo partido.


EL SUDAMERICANO DE GUAYAQUIL


No obstante todas las peripecias recordadas, donde incluso el Estadio de la Liga Paraguaya se convirtió en un campo de concentración, como la cancha del Atlético Corrales, la Liga Paraguaya llegó a formar un poderoso equipo que viajó hasta Guayaquil para participar en el Campeonato Sudamericano que debía desarrollarse por primera vez en el Ecuador.

Si bien la ausencia de Brasil, que con Argentina parecían que se eludían recíprocamente, restó importancia al torneo, el número de participantes constituyó todo un récord, y el segundo puesto obtenido por Paraguay constituye una verdadera hazaña. El debut ante Argentina fue desastroso, 6 a 0. En la segunda presentación, en dura porfía, el equipo peruano logró empatar al paraguayo. La rehabilítación llegó, otra vez, a costa de Uruguay, que luego de ir ganando por 2 a 0 fue arrollado por el team guaraní que salió airoso por 4 a 2 en la gran noche del legendario José Ocampos. Posteriormente Paraguay derrotó consecutivamente a Bolivia, Colombia, Chile y el Ecuador, ganando así el segundo puesto en el más largo torneo sudamericano realizado desde el año 1916, fecha en que se dísputó el primero de ellos.

El gran equipo paraguayo de 1947, por fortuna, no fue "carneado" tan fácilmente como los de otras ocasiones. Solamente, atraídos por la "fiebre colombiana", viajaron a ese país, Marín, Genes, Miranda y Sánchez. Enrique Hugo fue al Peñarol y el "Mariscal" Ocampos al Ecuador, pero la columna vertebral permaneció en Asunción y fue la base del gran equipo del 49: García, Céspedes, Gavilán, Cantero, Pedro Fernández, López Fretes, Santiago Rivas y Avalos a los que sumaron Marcial Barrios, de vuelta del Sao Paulo, y los nuevos ases Duilio Benítez y Dionisio Arce.


OLIMPIA RATIFICA SU SUPREMACIA: 1948


El Decano, demostrando su superioridad, volvió a ganar el Campeonato de 1948 perdiendo solamente dos partidos: ante Sportivo Luqueño y Sol de América. Segundo puesto se clasificó el Cerro Porteño y último el Sol de América.


SE REIMPLANTA EL REGIMEN DEL ASCENSO - DESCENSO


La Liga Paraguaya dispuso que desde 1948 se restablezca el régimen que se había dejado de funcionar desde la pre-guerra. El Campeón de la Intermedia debía ascender desde ese año, pero con respecto al descenso, se dispuso que entrara en vigor desde el año 1949. Por una rara paradoja, el afortunado fue el Club "Asunción" del barrio Tuyucuá, que ganó por primera y única vez el Campeonato de Intermedia. Al año siguiente volvió a descender y más tarde desapareció. Fue fundado en 1906 y militó muchos años en la Liga Amateur.


VISITA DEL ROSARIO CENTRAL


Una buena exhibición de fútbol hizo el Rosario Central en el mes de octubre de 1948. Venció al Cerro Porteño y perdió ante el Libertad y el Olimpia, pero dejando una buena impresión en el público paraguayo, que a la sazón se encontraba escasa de confrontaciones internacionales.


GIRA DEL CERRO PORTEÑO A BOLIVIA


Otra exitosa gira realizó el Cerro Porteño en Bolivia. En La Paz jugó 4 partidos: empató 2, venció al Litoral y perdió con el The Strongest. En Cochabamba venció a una selección local y en Oruro empató con otra similar de esa ciudad.


TORNEO DE CAMPEONES EN SANTIAGO DE CHILE


El Olimpia participó a fines de 1948 en un torneo denominado "De Campeones" que se disputó en Santiago de Chile. Empató con el Magallanes, venció a un Seleccionado Universitario y cayó vencido ante el Flamengo de Río de Janeiro por 1 a 0. Este torneo puede ser recordado como un antecedente de la posterior Copa Libertadores de América.


EL AÑO 1949: CAMPEONATO SUDAMERICANO

DE RIO DE JANEIRO


En el mes de abril se inició el certamen en el cual estaba en juego la "Copa América", que Brasil estaba decidido a llevársela. Argentina, con sus relaciones rotas con los locales desde la gran patada de Chico a Salomón y su consecuente escándalo en 1946, no concurrió y Uruguay, afectado por una huelga de futbolistas lo hizo con un seleccionado de segunda categoría, exclusivamente para cumplir.

Paraguay debutó sin mayor brillo pero venciendo fácilmente a Colombia por 3 a 0. El segundo partido fue más difícil, ya que en el último minuto, Marcial Barrios pudo doblegar la resistencia de los ecuatorianos con un golazo que puso el 1 a 0.

El miércoles Santo se llevó a cabo un gran partido: Paraguay vs. Perú. Un verdadero duelo. Se jugó bruscamente. Casi al finalizar el primer tiempo el árbitro cobró un tiro penal que convirtió Marcial Barrios. En la segunda etapa saltaron chispas. El árbitro, con "mucho espíritu de equidad", sancionó a Paraguay con la pena máxima. Cobró el centro forward Salinas y Sinforiano García detuvo en forma increíble. Allí se fueron los albirrojos adelante y en una cortada Dionisio Arce anotó el segundo gol. Manuel Gavilán recibió un puntapié y quedó fuera de la cancha y de combate. Perú buscaba desesperadamente descontar pero en un contraataque César López Fretes anotó el tercer tanto. Los peruanos marcaron ya muy tarde. Fue una gran victoria del fútbol y la hombría guaraní.

El equipo paraguayo estaba exhausto. Tres de sus mejores hombres: García, Gavilán y Avalos estaban lesionados y debieron ser reemplazados. El siguiente partido parecía fácil. A los lesionados, los substituyeron Maciel, Negri y Vázquez. Esa noche Uruguay, con su cuadro de segunda se vengó de todos los dolores de cabeza que Paraguay le ocasionó anteriormente. En una jornada horrible y húmeda, ante el gran error del aterrado guardavallas, Dionisio Maciel, Paraguay perdió ante el débil Uruguay, que había sido derrotado hasta por Bolivia, dos puntos de oro que al final le costó el Campeonato.

Los últimos partidos sin embargo, fueron de gran rehabilitación. Ya con todos sus valores, Paraguay doblegó a Chile, en una gran noche de Dionisio Arce; y a Bolivia a la cual apabulló a goles: 7 a 0. Así se llegó al partido final ante Brasil, que había ganado fácilmente todos los suyos y llevaba consecuentemente dos puntos de ventaja.

El enfrentamiento fue el domingo 8 de mayo de 1949 en el pequeño Estadio de "San Januario", del Vasco da Gama, en Río de Janeiro. Fue otra hazaña más en la historia de la heroica y sacrificada selección albirroja. El equipo local, que llegaba luego de golear a casi todos sus rivales formó con Barboza, Augusto y Wilson; Bauer, Danilo y Noronha; Tesourinha, Zizinho, Adhemir, Jair y Simoes. La formación paraguaya se hallaba integrada por: García, Gonzalito, Céspedes, Gavilán, Nardelli, Cantero, Fernández, López Fretes, Arce, Benítez, Vázquez, Barrios y Avalos. Brasil abrió el tanteador en el primer tiempo por mediación de Jair. En la segunda etapa empató Avalos y Duilio Benítez dio la victoria a la albirroja. El público en Asunción se volcó a las calles, pleno de regocijo, y se dirigió como por instinto al domicilio del gran periodista Don Pedro García, que con la voz entrecortada, por la emoción, habló a la multitud.

En el desempate, jugado tres días después... llovió y Paraguay fue goleado por 7 a 0. Pero no fue solamente la lluvia la causa, hubieron muchas otras, entre ellas, la gran calidad del equipo de Brasil, que un año más tarde, conformando una de sus mejores escuadras, perdería, increíblemente, el Mundial en el mismo Río de Janeiro.

En cualquiera de los casos, la actuación paraguaya fue excelente, y se trajo de nuevo la "Copa Bolivia", destinada a los Vice-campeones de Sudamérica.

A un año del Mundial, el gran equipo albirrojo fue "subastado": García al Flamengo, Duilio Benítez al Boca Juniors, Dionisio Arce al Lazio de Roma, Nardelli al Peñarol, López Fretes a Colombia, y así otros.


EL CAMPEONATO DE 1949


El Campeonato Oficial fue la "vendetta" del Guaraní contra el Nacional, que le había arrebatado el título siete años antes en forma insólita. Dirigido por Arsenio Erico, de vuelta a sus pagos. Nacional "se quedó" cuando tenía prácticamente conquistado el título. En la penúltima fecha, Sportivo Luqueño infringió a Nacional, que llevaba dos puntos de ventaja, una goleada de 6 a 0, mientras Guaraní le daba alcance goleando a su vez a Ríver Plate por 7 a 1.

Se llegó así a la última fecha. Ambos tenían rivales fáciles, sin embargo Nacional perdió 1 punto ante el penúltimo de la Tabla, mientras Guaraní vencía 4 a 0 al Atlántida, ganando emocionantemente el torneo mayor de la Liga Paraguaya de Fútbol, luego de veintiséis años de espera. Fueron realizadores de la hazaña Miguel Salinas, Eduardo Galarza, Armando González, Carlos Fatecha, Patrocinio Otazú, Lorenzo Calonga, Arsenio Gómez, Francisco Peralta, Pablo León, Atilio López, Ranulfo Miranda, Juan Patiño y Félix Vázquez.

Más tarde, el Campeón realizó una gira con resultados relativamente positivos a Bolivia y Perú. Merece recordarse su victoria ante el Bolívar de La Paz por 7 a 4 y al Alianza de Lima por 3 a 2.

Asunción, el meteórico equipo que había ascendido, resultó último. Sin embargo, logró vencer nada menos que a Guaraní y empató con Olimpia. Ese año, Campeón de Intermedia fue el Sportivo San Lorenzo, que ascendió a Primera División.


IV CAMPEONATO NACIONAL DE FÚTBOL


Nuevamente después de un largo paréntesis, se reanudó el Campeonato Nacional de Fútbol, fiesta del fútbol campesino. Esta vez, sin embargo, sería el inicio de una era de regularidad en la disputa del preciado título.

Trece equipos representativos de Ligas del Interior, "bajaron" a la Capital para la competencia. La inauguración, el 10 de diciembre de 1949 en el Estadio de la Liga Paraguaya fue emotiva. Luego del canto del Himno Nacional y del izamiento de la bandera, se inició una brava lucha entre Concepción y Encarnación, más tarde denominado el clásico "Norte-Sur". Encarnación abrió el marcador pero al final Concepción se alzó con el triunfo. Recuerdo que un arquero, un gordito ágil, se llamaba "cohete colí".

El Campeonato era por eliminación fulminante. El campeón, Liga Guaireña, apabulló a Alberdi y lo dejó fuera de la competencia. Caacupé derribó a Misiones y Carapeguá a Chaco.

En la segunda vuelta, Central, que había quedado libre, eliminó a Concepción, 3 a 2, en dura lucha y Villeta a Pilar, en las semifinales, Guaireña derrotó a Villeta y Central a Caacupé.

El partido final se jugó el 7 de enero de 1950. El Campeón se defendió heroicamente y retuvo su título, por lo menos por veinticuatro horas, al empatar 1 a 1.

El 8 se jugó el otro partido, "la finalísima". Liga Central de Deportes formó con Jiménez, Mora e Irala; Báez, Benítez y A. Mora; Florentín, Arévalo, Verón, Orué y Unzaín. También jugó Vaesken. Liga Guaireña integró su equipo con Alvariza, Alvarez y Buzarquis; Recalde, Delio Meaurio y Velázquez; R. Portillo, Marecos, Almada, R. Fernández y A. Meaurio. También jugaron Girala, Ocampos y Poisson. Venció Liga Central con goles de Unzain, Verón y Vaesken. Para Villarrica descontó Rubén Fernández. Liga Central de Deportes, que agrupaba a Itá, Yaguarón y Guarambaré, se clasificó 4º. Campeón Nacional de Fútbol.

De este Campeonato surgieron grandes jugadores que más tarde brillaron en el fútbol capitalino y en la Selección Nacional, tales como Rubén Fernández, Iván Poisson, Leongino Unzain, Agustín Alvarenga y otros.


1950: EL AÑO DEL MUNDIAL


El año 1950 fue el año dedicado al IV Campeonato Mundial de Fútbol que debía disputarse en el Brasil. No se hablaba de otra cosa en el mundo futbolístico que no sea de la gran competencia. La presencia en América de ingleses, italianos y españoles, causaba gran expectativa. La Liga Paraguaya de Fútbol, a pesar de la última "sangría", trataba de armar de nuevo su seleccionado. Luego de la aventura de Buenos Aires, que como dijimos, fue en cierto modo satisfactoria, la Selección Nacional viajó al Brasil para disputar los encuentros que inauguraban la serie de la "Copa Oswaldo Cruz", que al mismo tiempo, servirían de prueba a Paraguay y Brasil. Simultáneamente, y aprovechando la presencia de los uruguayos que habían viajado también para la lucha por la antigua Copa Río Branco, se organizó un amistoso por una Copa que se denominó "Brigadier Trompowski".

No debe olvidarse que Paraguay ya estaba clasificado para la ronda final del Campeonato del Mundo, pues ante el retiro de Perú y Ecuador de la competencia, se clasificó justamente con Uruguay.


PARAGUAY VENCE A URUGUAY


Notable fue la victoria guaraní en la disputa por la Copa Trompowski, realizada en Sao Paulo en el mes de abril. Paraguay, despilfarrador de jugadores, se había dado el lujo de transferir unos días antes a Ricardo Quiñónez, sensación en los partidos por la Chevallier en Buenos Aires. En su reemplazo fue convocado Leongino Unzain, un morenito de Itá que había lucido en el IV Campeonato Nacional y posteriormente en el equipo tricolor. En el centro fue ubicado otro gran jugador del interior, Agustín Alvarez, de Encarnación. El equipo albirrojo marchó a la perfección y presionó desde los primeros minutos sobre la valla de Roque G. Máspoli. Posteriormente se produjo un penal en el área paraguaya, lo ejecutó Míguez y Vargas detuvo a medias, el rebote lo volvió a tomar el gran centrofowar de Peñarol, fusiló y... Vargas desvió al correr. Acicateado el equipo paraguayo atacó a fondo y Avalos anotó el primer tanto.

Luego, en una jugada infeliz, Alvarez, al pisar la pelota; se fracturó la pierna, quedó fuera del partido e imposibilitado para jugar el Mundial, dejando en blanco el puesto que más necesitaba Paraguay, desde la transferencia de Arce. Al final venció la albirroja por 3 a 2.


PRIMERA DISPUTA DE LA COPA "OSWALDO CRUZ"


Unos días después, se realizaron los dos partidos por el trofeo que sería más adelante tradicional. En el primero, en Río, Paraguay perdió 3 a 0 y en el segundo empató, en Sao Paulo, 3 a 3.

La impresión en general dejada por Paraguay en canchas brasileñas fue buena. Fundamentalmente pues la afición nacional esperaba una buena actuación en el IV Campeonato Mundial.


PARAGUAY CONCURRE AL IV CAMPEONATO

MUNDIAL DE FUTBOL


Con muchas esperanzas despidió la afición a la Selección, presidida por los señores Desiderio Escobar, Alfonso Capurro, Blás A. Dos Santos y Saturnino Rojas Silvera e integrada con los jugadores: Vargas, Centurión, Gonzalito, Cabrera, Céspedes, Armando González, Gavilán, M. Báez, Leguizamón, L. Calonga, Cantero, Paredes, E. Avalos, A. Berni, A. López, Jara Saguier, López Fretes, Osorio, Unzain, Cañete, F. Sosa y M. Avalos.

El retiro, a última hora, de India, reducía el grupo a tres competidores: Paraguay, Italia y Suecia. No obstante, los rivales eran nada menos que el último Campeón Mundial y el último Campeón Olímpico.

El campeonato se inició, para el grupo 3, en Sao Paulo, el 25 de junio. Se enfrentaron Italia y Suecia. Ese día; nadie le dio importancia, en Asunción, a la noticia de que el ejército de Corea del Norte había atravesado el paralelo 38 e iniciado una de las guerras más sangrientas de los últimos tiempos. La atención estaba concentrada en Sao Paulo, en el Estadio Pacaembú, donde Suecia, justificando ampliamente su título olímpico, venció al Campeón Mundial por 3 a 2. Los italianos, todavía con el trauma de la catástrofe de Superga, hablan cruzado el océano en barco y llegaron al Brasil muy "atallarinados".

El jueves 29 de junio, por la tarde, muchos alumnos hicimos la "rabona" para escuchar el encuentro Paraguay-Suecia. El pueblo vivía un momento de lógica euforia deportiva y confiaba en el equipo. El partido era en Curitiba y no se transmitía en directo. La angustia era enorme y había que esperar noticias escuchando otros partidos. Bajo las órdenes del juez Mitchell, de Irlanda del Norte, los equipos formaron así: PARAGUAY: Vargas, Gonzalito y Céspedes, Gavilán, Leguizamón y Cantero, Avalos, Atilio López, Darío Jara Saguier, César López Fretes y Unzain. Suecia: Svensson, Samuelsson y Erich Nillsson; Anderson, Nordhal y Gaerd; Johnsson, Palmer, Jeppson, Skoglund y Sundqvist.

Al iniciarse el partido, los paraguayos parecían incapaces de detener el poderoso equipo olímpico. Ya no está el famoso Gunnar Nordhal, transferido a Italia, sin embargo, su suplente, Jeppson, tenía a mal traer a Leguizamón. Dos goles consecutivos convertidos, Palmer y Sundqvist, cayeron como un balde de agua fría en la afición. Antes de terminar el primer tiempo descontó César López Fretes. El segundo tiempo fue dramático. El equipo guaraní salió a luchar a muerte y se lanzó a "todo o nada". Cerca de los 30 minutos empató Atilio López y posteriormente casi se ganó. El match terminó empatado, Italia eliminada y Paraguay obligado a vencerla para desempatar con los nórdicos.

El domingo 2 de julio, en Pacaembú, Paraguay nada pudo hace ante los "azzurri". Un gol tempranero de Carapellese congeló el partido. Los paraguayos, todavía ignorantes de la WM, en boga en Europa, fueron incapaces de penetrar en el área italiana. Pandolfini anotó un segundo gol y terminó el Mundial para Paraguay.


EL CAMPEONATO OFICIAL DE LA LIGA PARAGUAYA


La novedad fue la presencia en Primera División del Club Sportivo San Lorenzo. Libertad comenzaba una época brillante que habría de ser inolvidable, no solamente para sus partidarios sino para todos los amantes del fútbol. Libertad perdió, ya casi al final ante San Lorenzo, Cerro le dio alcance y al quedar libre los "gumarellos" en la última fecha, "el ciclón" se consagró Campeón, al vencer a Nacional.

También el drama invadió el otro extremo de la Tabla de Posiciones. A última hora, en medio de muchos rumores de manejos antideportivos, se salvó San Lorenzo quedando último Atlántida, que descendió a Intermedia, que al año siguiente pasó a llamarse "Segunda División".


MEMORABLE FINAL DEL V CAMPEONATO NACIONAL DE FUTBOL


En diciembre de 1950 se jugó en la cancha del Cerro Porteño la final del V Campeonato Nacional de Fútbol. Los cuatro finalistas: Villarrica, Alberdi, Liga del Sud y Concepción, disputaron encarnizados encuentros que deleitaron a la afición. Él último de ellos, jugado el 13 de diciembre ante un lleno total, enfrentó a dos grandes rivales del interior: Villarrica y Concepción. Los guaireños formaron con Sosa, Gómez y Benítez; Verón, Martínez y Ocampos; Colmán, Maldonado y Girala, A. Meaurio y Portillo. Los Concepcioneros lo hicieron con: Irala, Sánchez y González; Collante, Santacruz y López; Domínguez, Lugo, Ayala, Recalde y De León.

El match, lleno de alternativas emocionantes terminó empatado a 3 y clasificó Campeón a los guaireños por tercera vez.


GRAN VICTORIA DE LIBERTAD EN BUENOS AIRES


Una memorable victoria obtuvo el Libertad en una gira realizada a mediado de 1950. En el Estadio Monumental de Núñez, venció al Ríver Plate por 4 goles a 3. Posteriormente empató con Racing, 1 a 1. En la Plata y Montevideo, perdió ante Estudiantes y Peñarol, 5 a 1 y 4 a 1, respectivamente.


PARTICIPACION DE PARAGUAY EN

LOS JUEGOS DEPORTIVOS PANAMERICANOS


A último momento, el Paraguay se decidió a enviar a Buenos Aires un equipo de fútbol para representarlo en los Primeros Juegos Deportivos Panamericanos. Como el equipo debía reglamentariamente ostentar la calidad de "amateur" y no habiendo ya tiempo para organizar una selección, se decidió enviar al Campeón de Intermedia, Sport Colombia, reforzado. El equipo cumplió una pobre performance y volvió sin ganar un solo partido.

Debutó perdiendo 3 a 2 ante Venezuela, empató con Costa Rica y volvió a perder con Chile y Argentina.

El Campeonato se llevó a cabo en febrero de 1951.


VI CAMPEONATO NACIONAL


18 Ligas del Interior se inscribieron para el VI Campeonato Nacional, disputado el año 1950. Los equipos se dividieron en cuatro grupos. En el primero, se clasificó finalista el equipo de Encarnación, luego de vencer en dramático partido a Villarrica por 2 a 1. El gol del triunfo lo marcó Valdez de tiro libre, pero Encarnación perdió los puntos por la situación antirreglamentaria de uno de sus jugadores. Los otros ganadores de grupos fueron: Misiones, que venció a Cordilleras; Central que venció al Alto Paraguay y Concepción, que arrolló a sus oponentes, Luque y Arroyos y Esteros.

En la ronda final, la cancha del Cerro Porteño, repleta de espectadores, presenció un bochornoso espectáculo donde el público prácticamente derrotó a Villarrica, que se había convertido en el equipo anti popular por haber ganado por protesta. Luego del retiro de Villarrica, se produjo un empate triple, razón por la cual se debió jugar un triangular, en el cual, en la final, salió victoriosa la Liga Central dirigida por Don Aurelio González, que venció a Misiones por 1 a 0 y a Concepción por 4 a 0. Eran los años del gran atractivo del fútbol campesino, años en los cuales, el equipo verde de Liga Central, se había convertido en un auténtico líder a la vez que gran proveedor de valores que pasaron a engrosar el fútbol capitalino. Uno de los más grandes jugadores de Itá fue Leongino Unzain, famoso zurdo de brillante trayectoria en el fútbol europeo.


SPORTIVO LUQUEÑO PASA A LA HISTORIA


Dirigido por un italiano, Vessilio Bártoli, el Sportivo Luqueño realizó gran campaña en el Campeonato de 1951, conquistando el título máximo. El D.T. italiano implantó en el Paraguay el "sistema MW" en forma oficial, pues de hecho, ya se venía jugando con tres defensores. El meritorio "coach" que contó con un buen plantel de jugadores. Osorio, los Parodi, Lugo, Arce, S. Villalba y otros, pudo conducir al pináculo a los auriazules y así llenar de satisfacción a toco el pueblo luqueño.


DESASTROSA PRESENTACION DEL

CERRO PORTEÑO EN BUENOS AIRES Y LA PLATA


Racing y Estudiantes vencieron al Campeón de 1950 en forma categórica, en un viaje realizado a comienzos de año. Ambos partidos los perdió Cerro por 6 a 1. Al regreso, el Campeón obtuvo algunos triunfos en Córdoba y volvió a perder en Santa Fé.


EL AÑO 1952


El año 52, como el anterior, fue nulo en cuanto a la actividad de la Selección Nacional. Sin embargo, varios clubes extranjeros visitaron Asunción. En febrero, por primera vez arribó a tierras paraguayas el popular Boca Juniors, que se trasladó desde el hidropuerto directamente al Estadio para vencer al Olimpia 3 a 2. Posteriormente empató, sin goles, con Cerro Porteño y goleó al Campeón, Luqueño por 7 a 1, en una gran exhibición de fútbol.

Marzo fue el mes del modesto "Cerro" de Montevideo y en mayor, luego de muchos cabildeos, y en pago de la transferencia de Egidio Landolfi, arribó el Botafogo, primer equipo de Río en Asunción. Posteriormente vinieron el Bolívar y el Always Ready de Bolivia y el América de Río de Janeiro.

Era ya 1952 plena época de la aviación comercial. Los viajes eran ya más fáciles y los equipos de fútbol se trasladaban de un lugar a otro sin mayores problemas. Resultaría ya interminable, citar todos los partidos internacionales; inter-clubes realizados en Asunción o en el extranjero. Más tarde, la creación de la Copa Libertadores de América restaría importancia a los monótonos partidos amistosos, protagonizados, en su mayoría, por modorrientos equipos argentinos que venían con muchos suplentes a "cumplir" y estafar al público.

También ese año fue creada lo que hoy se llama "Segunda de Ascenso", o sea, la tercera categoría. La extinción paulatina de la vieja Liga Amateur, que sufría la deserción de sus clubes, hizo posible la creación de esta división, donde se practica un fervoroso fútbol que conmueve a los barrios aledaños de Asunción.


SE ARMA UNA NUEVA SELECCIÓN NACIONAL


Luego del Mundial, el equipo nacional, una vez más, quedó semi destartalado, especialmente, por las transferencias, eterno drama del fútbol paraguayo. En mayo de 1952, una nueva selección, base de la que habría de concretar la más grande hazaña de la historia de nuestro fútbol, viajó a Río de Janeiro, invitada por la C.B.D. El 1º de mayo, en el Estadio del Vasco da Gama, enfrentó y venció al Fluminense, base del equipo que acababa de ganar el Primer Campeonato Panamericano en Santiago de Chile. La Selección que jugó con camiseta roja y se llamó Seleccionado de Asunción estuvo integrado por Riquelme, Maciel y Cabrera; Gavilán, Arrúa y Hermosilla; Lugo, Alvarez, Fernández, Romero y Gómez. Jugaban siete jugadores del Libertad y vencieron por 5 a 3.


PRIMERA VICTORIA ANTE UN CLUB EUROPEO


También cupo al Libertad ser el primer club que venció a otro similar europeo. Fue en un Campeonato Cuadrangular en Sao Paulo, a mediados de 1952, cuando venció al Sarrebrucken de El Sarre hoy Alemania, por 4 a 1. En el mismo torneo perdió ante el Austria de Viena y el Corinthians de Sao Paulo.


EL CAMPEONATO DE LA LIGA:

PRESIDENTE HAYES CAMPEÓN


Verdaderamente notable fue el Campeonato de 1952. Atlántida retornaba a Primera División por última vez. El viejo equipo "oceánico" había ganado el Campeonato de ascenso y jugó su último torneo. Ese mismo año volvió a bajar, pero esta vez para siempre. Inclusive llegó a jugar varios años en Segunda de Ascenso (Tercera División).

El Campeonato lo ganó heroicamente el bravo Presidente Hayes, y sin restar méritos a los de Tacumbú, podemos afirmar que el Campeonato lo perdió el Libertad, flaqueando a último momento. El team albinegro, que ejerció hegemonía durante 6 años (1950-56) solamente pudo ganar un campeonato, a pesar de jugar ya como local en su flamante estadio, el más moderno de la época, inaugurado en 1950.

Debe recordarse a los principales Campeones de 1952: R. Noceda, C. Duarte, R. Jiménez, A. Alvarez, S. Noceda y otros.

                                           

OTRA VEZ CENTRAL


La famosa Liga Central de Don Aurelio, venció en el VII Campeonato Nacional, luego de haberse producido en las instancias finales un triple empate entre esta Liga y las de Concepción y Encarnación. Vice-campeón fueron los norteños, que vencieron en otra versión del clásico Norte-Sur por 4 a 2. Ypacaraí, Misiones y Villarrica, los demás animadores; quedaron por el camino.


EL CAMPEON CONCURRE A UN TORNEO EN MONTEVIDEO


El flamante y novedoso Campeón paraguayo concurrió en enero de 1953 a un torneo internacional que se realizó en Montevideo con la participación de equipos europeos y americanos. El team "de las estrellitas" a pesar de su heroica resistencia y de su buen arquero Escobar, solamente logró conseguir un tanto, contra el Dínamo de Zagreb; Yugoslavia, ante el cual empató 1 a 1. Todos los demás partidos, contra Peñarol y Nacional, Botafogo, Fluminense, Colo Colo y Austria de Viena, los perdió.


OLIMPIA EN SAN PABLO

Similar suerte cupo al Olimpia, que en un torneo cuadrangular en Sao Paulo, perdió con el Corinthians, el Sao Paulo y empató con el Sporting de Lisboa.


CAMPEONES DE LIMA


La página más gloriosa de la historia del fútbol paraguayo, fue escrita en Lima en el mes de marzo de 1953. A la ciudad de los Virreyes viajó una Selección paraguaya en la cual la afición radicaba fundadas esperanzas, con algunas excepciones, especialmente por parte del principal periódico de la Capital, que fustigó desde el primer momento a la Liga Paraguaya por la cantidad de dirigentes que trasladó al Perú. No debe olvidarse que la organización del certamen cupo a la Liga Paraguaya, que nuevamente no estaba en condiciones de realizarlo en Asunción.

Integraron la Selección victoriosa los jugadores: Carlos Adolfo Riquelme, Robustiano Maciel, Antonio Cabrera, Manuel Gavilán, Victoriano Leguizamón, Ireneo Hermosilla, Ángel C. Berni, Atilio López, Rubén Fernández, Juan Ángel Romero, Antonio Ramón Gómez, Rubén Noceda, Alejandro Arce, Heriberto Herrera, Silvio Parodi, Domingo Martínez, Derlis Molinas, Melanio Olmedo, Pablo León; Inocencio González, Luis Lacasa y Milner Ayala.

Merecen también ser recordados los dirigentes que hicieron posible la gran victoria: Alfonso Capurro, Anastasio Mendoza Sánchez, Gerardo Pérez, Buenaventura Medina, Vidal Domínguez, Adolfo Gustale y Roberto Centurión Rojas. Médico: Dr. Roberto Bogado Sabelli. Periodista ascripto: Alejandro Escobar. D.T.: Manuel Fleitas Solich. Masajista: Antonio Corrales y Preparador Físico: Salvador Pane Casco.

El 22 de febrero se inició el torneo ante la presencia del Presidente de la República, General Odría e inaugurándose el Estadio Nacional de Lima. En el último minuto, Bolivia venció al Perú, mediante autogol de Calderón. El miércoles 25 Paraguay debutó ante Chile. Luego de un primer tiempo muy reñido; logró imponerse finalmente 3 a 0. Ocho días después, el equipo nacional empató cero con Ecuador, salvándose angustiosamente. Debe destacarse que unos días antes, el poderoso equipo brasileño, Campeón Panamericano, venció categóricamente a Bolivia por 8 a 1, apareciendo con sobrados fundamentos, como candidato casi seguro al título.

El domingo 8 de marzo, Perú y Paraguay, en brusco partido abundante en incidentes, empataron 2 a 2. Un árbitro, verdaderamente incapaz, de apellido Madison, perjudicó ostensiblemente a Paraguay, haciéndose merecedor de una soberana trompada que le propinó el singular Milner Ayala. Fleitas Solich realizó cuatro cambios y Paraguay perdió los puntos, luego de muchas discusiones jurídicas. Más adelante, el 15, Paraguay venció ajustadamente a Bolivia, mientras que Brasil seguía acumulando puntos al vencer a Uruguay. El jueves 19 de marzo, en otro accidentado partido, Perú vencía y frenaba al poderoso Brasil dando así posibilidad de recuperarse a Paraguay, que sin embargo volvió a perder otro punto al empatar a dos con Uruguay. Las cosas iban muy parejas y de difícil pronóstico, pero al derrotar Brasil a Chile, se ubicó a dos puntos de ventaja sobre Paraguay y a uno del local Perú. Ganando Brasil era Campeón y empatando debía esperar el resultado del match Perú-Uruguay.

El 27 de marzo Paraguay venció espectacularmente al Brasil por 2 a 1, repitiendo la hazaña de Río de Janeiro y dándole alcance. Perú parecía que iba a ganar el Campeonato, pues sólo le bastaba, derrotar a un Uruguay que no pasaba por su mejor época. El sábado, todo estaba preparado para el gran festejo, como el día de la inauguración, y como ese día, la afición incaica salió defraudada, en increíble match los bravos orientales triunfaron por 3 a 0.

La gran final fue un Miércoles Santo, el 1º de abril de 1953. Estaban una vez más frente a frente Paraguay y Brasil. Lo que pasó esa noche merece un libro aparte. Solamente diremos que Paraguay ganó el Campeonato triunfando merecidamente de hecho y de derecho.

La noche del 3 a 2, puede considerarse el momento cúspide de la historia del balompié paraguayo.

Vale la pena, creemos, no obstante, hacer alguna     recordación de aquel Miércoles Santo del 53. La afición asuncena esperó ansiosamente la hora del partido. Muchos eran optimistas, otros no creían que se repetiría la victoria, parecía mucho. Dos emisoras paraguayas iban a trasmitir: Radio Nacional, con su relator Ulises Jordán y Radio Teleco, con Alejandro Cáceres Almada. Esta última, sin embargo, falló a última hora.

Lo que pasó con Manuel Fleitas Solich, nunca fue bien explicado y mucho menos, bien entendido. Unos días antes, este señor de no muy normales actitudes, se marchó desde Lima a la Argentina, según se dijo, a discutir una futura contratación. Retornó a Lima minutos antes del partido. Pero como puede explicarse ese abandono en horas tan cruciales? La victoria hizo olvidarlo todo. Según se explicó después, Don Manuel viajó con la debida autorización (? ? ? ).

A la hora de la verdad, Paraguay comenzó jugando con Riquelme, Herrera y Olmedo; Gavilán, Leguizamón y Hermosilla; Berni, Atilio López, Fernández; Romerito y Gómez. Brasil lo hizo con Castilho; Djalma Santos, Brandaozinho y Niltón Santos; Pinheiro, Bauer, Julinho, Didí, Baltasar, Zizinho y Rodríguez.

Más adelante hubieron substituciones. No se había jugado mucho tiempo cuando en una profunda carga, Atilio López recibió un pase dentro del área y con un fuerte tiro, a media altura, venció a Castilho. El público peruano, luego de hostigar todo el campeonato al equipo guaraní, ahora lo apoyaba entusiastamente. La pelota fue llevada al centro. Luego de un breve ataque brasileño, Gavilán recibió la pelota, avanzó unos pasos y desde cuarenta metros, más o menos, despidió un furibundo tiro que se incrustó en un ángulo del arco brasileño. Fue el gol de su vida. En Asunción era la locura desatada. La gente salía a la calle. El tiroteo de cohetes y armas de fuego era ensordecedor. Nadie podría creer. La alegría se convirtió en delirio, cuando Rubén Fernández, ya casi al terminar el primer tiempo fusiló a Castilho, anotando el tercer tanto. Al terminar el primer tiempo nadie dudaba de la victoria. Moreira, el técnico brasileño, dispuso un oportunísimo cambio. Ingreso el espigado Ipojucán, que tuvo a mal traer a la defensa paraguaya. Fleitas Solich ordenó el repliegue. Tal vez, si no lo hubiera hecho, igualmente se hubiera producido, como consecuencia del ímpetu de la ofensiva brasileña, que muy pronto anotó dos goles. El ambiente en Asunción se volvió tenebroso, pero los minutos pasaban y la defensa aguantaba. Cuando se aproximó el fin, recomenzaron los tiros. Ulises Jordán ya no transmitía el partido, solamente contaba regresivamente los minutos. Casi a medianoche, todo el Paraguay pareció explotar. Sé había ganado la Copa América derrotando dos veces al Brasil y en forma invicta en la cancha.


OTRA VEZ LUQUEÑO


El Sportivo Luqueño, que no sufrió mayores daños con la sangría que una vez más atacó a la Selección Nacional con la venta, de muchos jugadores (Riquelme, Berni, etc.), se impuso nuevamente en el torneo de 1953, conquistando su segunda estrella. El Campeonato se denominó "Cincuentenario del Club Guaraní" y contó con la presencia del Benjamín, General Genes, el cual quedó al final último y volvió a bajar.

El Campeonato tuvo un final emotivo y muy reñido, pues se llegó a la última fecha con el Sportivo Luqueño con 27 puntos escoltado por Cerro Porteño, Libertad y Presidente Hayes, que había realizado otra notable campaña. La victoria del Hayes, que debería jugar como local en el fortín de Tacumbú; podía ocasionar un cuádruple empate, de ganar Cerro Porteño a Nacional y Libertad a River Plate. Cerro y Libertad, efectivamente, cumplieron su misión y triunfaron, pero Hayes, a pesar de todos sus esfuerzos, en un "fortín" archirrepleto y luego de estrellar un pelotazo en el travesaño de los luqueños, perdió 2 a 0. Uno de los goles de cabeza, lo anotó el gran José Parodi, comenzando una tradición que años más tarde, en Francia, habría de crearle el sobrenombre de "tete d'or" (cabeza de oro).

Sportivo Luqueño, dirigido por Bártoli, pasaba por el mejor de sus momentos.


OCTAVO CAMPEONATO NACIONAL


Treinta y seis Ligas fueron agrupadas en cinco series para el Octavo Campeonato del "fútbol corazón". La nota destacable en las eliminatorias, la constituyó la derrota de Liga Central por parte de Misiones, que la venció luego de dos reñidos partidos. Villarrica, que parecía muy poderosa, fracasó en las instancias finales, donde se encontró con su tradicional rival, Concepción, con la cual empató a uno. Ypacaraí, a pesar de perder un match con Misiones, ganó brillantemente la competencia escoltado muy de cerca por el equipo "vaquero".


OTRO TORNEO EN MONTEVIDEO


En enero de 1954, el Campeón acudió a Montevideo a un torneo similar al anterior. Su suerte fue también parecidas: venció al Norkoping de Suecia, empató con el Alianza de Lima y perdió con el Fluminense, por goleada (1-8). Rapid de Viena, Nacional y Peñarol.


1954 y 1955; GLORIA DEL LIBERTAD

Y FIN DE UNA ERA


El Club Libertad llegó al apogeo de su poderío. En 1954 realizó unas de las giras más gloriosas del fútbol paraguayo. Sobre doce partidos perdió solamente uno. Venció tres veces a la Selección Nacional de Haití. Ese año trajo el primer equipo europeo a Asunción, el Partizán de Yugoeslavia y en una tarde canicular lo venció sin atenuantes. El Campeonato de 1954 lo perdió en forma increíble, pero el de 1955 lo ganó al iniciarse la tercera rueda, no sin antes haber propinado una soberana paliza al Ríver Plate de Buenos Aires, en partido amistoso. Fue posiblemente el Libertad de los años 54 y 55 uno de los más grandes equipos de fútbol que tuvo el Paraguay. Recordemos quienes lo integraban y los partidos que jugó en dos años: Saldívar, Maciel, Frizzola, Gavilán, Cardozo, Hermosilla; Benítez Casco, Vega, Hermes González, Rolón, Eulogio Martínez, Ochippinti, Bedoya y otros.

Partidos jugados por el Libertad en 1954 y 1955:


vs.       Partizan                       4 - 3

vs.       Colo Colo                   3 - 3

vs.       Club Naval                 4 - 3

vs.       Dep. Barcelona           4 - 1

vs.       Selección local            4 - 1

vs.       Guayas                        1 - 2

vs.       Medellín                     3 - 1

vs.       River Plate                  6 - 1

vs.       San Lorenzo               5 - 0

vs.       Pdte. Hayes                3 - 0

vs.       Atlántida                    3 - 1

vs.       Nacional                     3 - 0

vs.       Sol de América           2 - 0

vs.       Olimpia                       2 - 1

vs.       Sp. Luqueño               0 - 3

vs.       River Plate                  4 - 2

vs.       San Lorenzo               5 - 1

vs.       Pdte. Hayes                2 - 3

vs.       Atlántida                    3 - 2

vs.       Cerro Porteño            2 - 2

vs.       Guaraní                       4 - 3

vs.       Nacional                     2 - 4

vs.       Sol de América           3 - 1

vs.       Olimpia                       4 - 2

vs.       Sp. Luqueño               2 - 1

vs.       Alianza                       2 - 1

vs.       S. Tabaco                    1 - 2

vs.       Universitarios            1 - 2

vs.       Universitarios            2 - 0

vs.       Boca Juniors               1 - 5

vs.       River Plate                  5 - 1


AÑO 1955

vs.       Olimpia                       4 - 3

vs.       San Lorenzo               3 - 2

vs.       Nacional                     3 - 2

vs.       Guaraní                       3 - 0

vs.       Sol de América           4 - 1

vs.       Pdte. Hayes                3 - 1

vs.       Sp. Luqueño               2 - 1

vs.       Cerro Porteño            3 - 0

vs.       Olimpia                       1 - 2

vs.       San Lorenzo               1 - 0

vs.       Nacional                     2 - 1

vs.       Guaraní                       1 - 1

vs.       Sol de América           2 - 1

vs,       Pdte. Hayes                1 - 0

vs.       Sp. Luqueño               0 - 1

vs.       Cerro Porteño            2 - 1

vs.       Sol de América           6 - 0

vs.       Olimpia                       1 - 1

vs.       Cerro Porteño            0 - 1

vs.       Guaran í                      5 - 2


Jugados :         53 partidos

Ganados:        38 partidos

Empatados:     3 partidos

Perdidos:        12 partidos



VILLARRICA CAMPEÓN


El constante aumento de Ligas deseosas de participar en la competencia de fútbol de "Interligas", que cada vez resultaba más atractiva, obligó a los organizadores a disponer la realizacíón de las eliminatorias en el interior. Fue un arma de doble filo: por un lado impidió a las Ligas modestas jugar en Asunción, lo cual siempre constituye un atractivo, por otro lado, pasó a brindar al público del interior, las emociones de los partidos librados en su propio y natural escenario. Para el Noveno Campeonato, realizado en diciembre de 1954, y enero del 55, viajaron a la Capital solamente once equipos, triunfadores luego de disputadísimas eliminatorias. El grupo 1 estuvo formado por Piribebuy, Concepción, Ypacaraí, Arroyos y Esteros, Luque y Misiones. Lo ganó Piribebuy, a pesar de haber recibido una tremenda goleada por parte de Concepción 7 a 1. En el otro grupo Villarrica triunfó luego de cumplir magnífica gestión. El equipo dirigido por Guido Montalbetti, empató a cero gol con Encarnación, venció a su tradicional rival, Central, por la mínima diferencia, a Villeta por 3 a 1 y a Yegros por 1 a 0. En los dos partidos finales, los guaireños se alzaron con dos victorias, 1 a 0 y un contundente 4 a 1, que despejó toda duda sobre la capacidad de los albicelestes que así conquistaron su tercera estrella.


PRIMER TORNEO INTERNACIONAL EN ASUNCIÓN


Con la participación del Olimpia, Cerro Porteño, The Strongest de Bolivia y Sporting Tabaco del Perú, se llevó a cabo el primer torneo internacional de clubes en Asunción, que terminó con un empate en el primer puesto entre los equipos paraguayos. Fue en febrero de 1955.


ELIMINATORIAS DE LA COPA DEL MUNDO


En marzo de 1954, se realizaron en Asunción las Eliminatorias de la Copa del Mundo. La cancha del Libertad fue ampliada para el evento. El día que se inauguró la competencia, caluroso y húmedo, presentaba el añejo estadio gumarelo una rara belleza. Al frente del equipo trasandino, estaba el legendario Sergio "Sapo" Livingstone, toda una página de la historia del fútbol sudamericano. Los brasileños estaban atentos y enviaron cientos de periodistas a "espiar". El público paraguayo, por primera vez vio los hoy famosos micrófonos sin hilos, o más comúnmente llamados "walkie talkie". Jorge Robledo, el chileno educado en Inglaterra y que casi no conocía su país movió el balón y comenzó la lucha. El sol ardiente de febrero se alternaba con los tremendos chaparrones tropicales, convirtiendo la pista de juego en un barrial que justificaba el antiguo argot popular: tuyucuá. Parodi era imparable por la izquierda llevando el balón a vertiginosa velocidad y levantando precisos centros que cabeceaba su primo, José, o si resultaban más largo, los tomaba sobre la marcha el legendario Ramón Lugo. Así vino el primer, gol que nadie que haya estado en el Estadio podría olvidar: Hermosilla alargó la pelota, hacia la izquierda, Parodi corrió, la alcanzó y cruzó un largo centro que atravesó toda la cancha, Lugo "se acostó" en el aire y sacó un tiro que pegó primeramente en el palo derecho del arco de Livingstone dejando una redonda mancha de barro negro, rebotó, cruzando el arco, al, palo izquierdo y se incrustó en la red. Los chilenos solamente aguantaron el primer tiempo, en el segundo, recibieron tres goles más. Ocho días después, en Santiago, otra victoria paraguaya, la única que hasta hoy se registra en el Estadio Nacional de esa ciudad.

El gran partido fue el 7 de marzo, otra vez en cancha de Libertad. Durante quince días los vecinos del costado sur, el que da hacia la vía del ferrocarril, se ingeniaron en construir las más inverosímiles e improvisadas "graderías familiares". Se calcula que en ellas, se ubicaron casi mil personas. Esos brasileños, que iban a jugar por primera vez en Asunción, habían ya vencido en Santiago a los chilenos y se venían con todas, dispuestos a vengar la catástrofe de Lima. A las 8 de la mañana no cabía un alfiler en la cancha ni en sus aledaños. Las avalanchas se sucedían ininterrumpidamente con su secuela de contusos y heridos. La pasión y el fanatismo futbolístico habían llegado a un peligroso extremo. Al finalizar el preliminar (Mbiguá vs. Sajonia) el estadio parecía una gran caldera próxima a estallar. Avionetas con leyendas alusivas a la Selección albirroja realizaban vuelos razantes. Cuando se vio en la boca del túnel asomar a Manuel Gavilán seguido de sus compañeros, el público estalló al unísono en un solo grito: "vencer o morir". Los morochos brasileños parecían asustados. Paraguay formó con Víctor González, Maciel, Cabrera y Hermosilla; Gavilán y Carlos Arce; Eulogio Martínez y Ángel Romero; Lugo, José Parodi y Silvio Parodi, citados de acuerdo a la WM que formaban en la cancha. Posiblemente fue el más poderoso equipo de la historia del fútbol nacional. Brasil formó con Veludo, Píndaro y Elí, Brandaozinho y Bauer; Julinho, Didi, Baltazar, Humberto y Rodríguez.

Desde el comienzo se notó que Brasil había venido a no perder, Zeze Moreira formó el "cerrojo" que lo hizo célebre: con ocho hombres, dejando solamente en la ofensiva a Julinho y Baltazar y en el centro al gran Didí. El partido se volvió áspero y estuvo al borde del caos cuando Brandaozinho sacudió un planchazo a Ángel Romero frente al palco oficial. Paraguay atacaba tenazmente, pero ese día, estaba escrito, que se debía perder. Se malograron dos o tres ocasiones y el técnico Bártoli substituyó a Eulogio Martínez por el anodino Osorio. A mediados de la segunda etapa se escapó Julinho dejando atrás a Hermosilla, abrió un centro razante que tomó de bolea el negro Baltazar... la pelota se incrustó a rastrón, como un balazo, en el arco de González. El público no podría creer. Paraguay empezó a atacar desesperadamente. Un cabezazo de José Parodi provocó una avalancha de miles de personas en la gradería oeste. Cuando el partido terminaba, se precipitó una lluvia torrencial que fue el golpe de gracia para el sacrificado y estoico público que se retiró empapado y que hasta hoy trata de olvidar tan triste tarde. Algunos días después, una revista brasileña, comentó sarcásticamente "Ni vencierom ni morrerom; solo choraron no gramado".

La revancha, en el Maracaná, superó en número de espectadores a la final del Mundial de 1950, y posiblemente sea, hasta hoy, el récord de público en un partido de fútbol. Se calcula, la asistencia, en más de 200 mil personas. Paraguay, desmoralizado y tímido, y con algo de bronca contra Bártoli, perdió incuestionablemente ante su poderoso rival por 4 goles a 1.


EL SUDAMERICANO DE SANTIAGO DE CHILE


Fue un gran fracaso. La Liga Paraguaya continuaba con un magnífico plantel de jugadores, a pesar de las transferencias ya consumadas. César López Fretes fue encargado de la Dirección Técnica de la Selección, que no anduvo desde el comienzo, ni futbolística ni psicológicamente. Una vez más Paraguay debió debutar contra Argentina, con la que no se enfrentaba desde hacía cinco años. El partido había adquirido singular trascendencia porque era el primer match de los albicelestes luego de su "espléndido aislamiento". Por otra parte, los sobradores porteños habían dicho que en Lima no ganaron porque no concurrieron. El partido en sí, fue uno más de los diabólicos enfrentamientos entre paraguayos y argentinos, donde asoman como aparecidos ciertos hechos que no tienen explicación y que al final decretan nuestra derrota. Los albirrojos comenzaron jugando bien. Argentina se puso en ventaja por intermedio del veloz Micheli. Más tarde empató Máximo Rolón y casi al finalizar el reñido primer tiempo, los albicelestes anotaron por segunda vez. Al comenzar la segunda etapa, el árbitro sancionó un tiro penal a favor de Paraguay, era prácticamente el empate. Disparó Hermes González y la pelota dio en el palo del arco de Mussimessi. No obstante el buen juego paraguayo continuó y Eulogio Martínez consiguió el empate en medio de la alegría general. El partido estaba muy parejo cuando el wing izquierdo Cañete, increíblemente retrasado marcó un autogol. La desmoralización cundió en filas guaraníes y los argentinos anotaron dos veces más para descontar Salvador Villalba con un tiro de larga distancia.

La albirroja comenzó mal y prosiguió mal. Perdió luego ante Uruguay, venció a Ecuador en un partido que más se pareció a una batalla campal, fue masacrado por Chile (0-5) y terminó empatando con Perú.

Terminó así una de las épocas más brillantes y prolíficas del fútbol paraguayo.

 

LA ÉPOCA DE LOS ALTIBAJOS


Desde 1956, época de la decadencia del Libertad hasta 1963, cuando una relativamente buena Selección conquistó el segundo lugar en el accidentado Campeonato Sudamericano de Bolivia, el fútbol paraguayo transitó por una etapa de altibajos, cuyo mejor momento, fue cuando la albirroja se clasificó brillantemente y participó en el VI Campeonato Mundial de Fútbol. En contradicción con aquella hazaña, en 1961, cuando prácticamente se le obsequió la posibilidad de ir al VII Mundial, el de Chile, la albirroja lo desaprovechó en forma increíble.

Los tiempos habían cambiado, el profesionalismo mal dirigido hizo que vestir la albirroja dejara de ser un honor. Hubieron repetidos casos de jugadores que se negaron a jugar por la Selección y de Clubes que negaron el concurso de sus valores a la misma. Los antiguos dirigentes, amantes del fútbol por el fútbol mismo, iban siendo substituidos por aquellos que buscaban la figuración en el liderazgo del fútbol para trampolín político o comercial. La transferencia por migajas de grandes jugadores, "los negociados" con el dinero que de ellas provenían, el fantasma del soborno y el ''incentivo" y otras lacras, hicieron que el fútbol paraguayo, a fines de esta época, iniciara un período de decadencia.

Lo rescatable de este período, fue, indudablemente, la formación del sólido y gran equipo del Olimpia, que realizara la hazaña, sin igual de conquistar cinco Campeonatos consecutivos, uno de ellos, en forma invicta.



EL CAMPEONATO SUDAMERICANO DE MONTEVIDEO


En el verano de 1956, la Selección de la Liga Paraguaya participó en el Sudamericano "Extra" de Montevideo. El equipo fue una mezcla de algunos veteranos transferidos y otros jóvenes sin experiencia que fallaron en los momentos cruciales. Paraguay tuvo mal desempeño, y como único mérito, puede recordarse el empate a cero con el equipo de Brasil, representado por la Selección Paulista. Empató también con Argentina, Uruguay y Chile, terminando en el penúltimo lugar,


EL PACTO DE LOS GRANDES


Un deseo de reestructuración del fútbol, tramado por los "siete grandes" había reducido el campeonato a 8 competidores. El deseo de los clubes de mucho arrastre de público de no compartir las recaudaciones con los pequeños, había caído mal en la opinión pública deportiva y fue impuesto en una accidentada Asamblea. El Campeonato Oficial de 1956, en algo incentivado con la novedad de la aparición en Primera División del General Genes, fue concebido para ser disputado con un sistema bastante raro. Los ocho competidores debían jugar un torneo de dos ruedas; luego, los cinco primeros, comenzaban un nuevo certamen de una rueda y al final debían enfrentarse los dos campeones. Libertad ganó el primero y fracasó rotundamente en el segundo, ganado por el Olimpia en cuyas filas comenzó a actuar su línea de defensiva que luego sería famosa: Arévalo, Lezcano, Echague, Achucarro y otros. Libertad había transferido el año antes al gran Eulogio Martínez, quizá uno de los más grandes jugadores del fútbol paraguayo. En los dos partidos finales, triunfaron los olimpistas por 1 a 0 y 5 a 1, consagrándose Campeones de 1956.


INAUGURACIÓN DEL ESTADIO


El viejo Estadio de Puerto Sajonia, totalmente transformado y cambiado de orientación, fue inaugurado en 1956. Si bien comenzó habilitando solamente un pequeño sector, el denominado "Campeones de Lima", el hoy llamado Estadio "Defensores del Chaco", fue paulatinamente ampliado con la adquisición de los terrenos privados adyacentes hasta convertirse en un campo de juego moderno y confortable.

Para la Selección Nacional el año 56 fue aciago. En su flamante Estadio se jugó la Copa "Oswaldo Cruz" en el mes de julio demostrándose fehacientemente la inferioridad de la escuadra albirroja. Luego se empató con Uruguay y se perdió con Argentina.


RIVER PLATE VUELVE A PRIMERA DIVISIÓN


El antiguo "Kelito", que jugó su primer campeonato en 1914, nunca ganó un torneo, pero tampoco jamás había bajado antes del "pacto de los siete". En 1954, la modalidad impuesta por la nueva reglamentación lo precipitó a la "Primera B", división en la que permaneció dos años para volver a ascender y constituirse en uno de los grandes animadores de cada campeonato y una verdadera "cantera" de jugadores de calidad.


LA GRAN GIRA DEL CERRO PORTEÑO


Una larga expedición, que hizo recordar a la del Corrales, realizó Cerro Porteño desde el 30 de octubre de 1956 hasta el 18 de abril de 1957. También esta gira tuvo efectos contradictorios, ya que si deportivamente fue de buenos resultados, económica e institucionalmente causó gran perjuicio a la institución del Barrio Obrero. Culminó con un gran escándalo donde hubieron expulsiones de dirigentes y hasta trompis. Cerro Porteño, a través de seis meses jugó en todos los países de Sud y Centro América, con excepción de Bolivia. También jugaron en las Antillas. Participaron 18 jugadores, jugaron 41 partidos, ganaron 27, empataron 9 y perdieron solo 5. Cayetano Ré fue el goleador con 28 goles anotados.

"El Ciclón" realizó verdaderamente partidos magníficos, como los jugados en un cuadrangular en Tegucigalpa, donde venció a la Selección de Honduras y empató finalmente con Racing de Buenos Aires.

En cualquiera de los casos, y si bien las pérdidas económicas fueron graves, Cerro Porteño esparció por América un hermoso fútbol que consolidó la fama dejada muchos años antes por el "Corrales" y el Libertad, más recientemente.

Resultados de la Gira:

En CHILE

En Santiago                vs. Magallanes                        2 - 2

En Concepción           vs. Selección Local               3 - 1

En Valparaiso            vs. Santiago Wanders           3 - 2

En COLOMBIA

En       Cali                 vs. Boca Juniors                     1 - 1

En Bogotá                  vs. Millonarios                        3 - 2

En ECUADOR

En       Quito               vs.       Selección Local          1 - 1

En       Guayaquil       vs.       Selección Guayas       4 - 1

En Esmeralda            vs.       Selección Local          2 - 0

En Ambato                 vs.       Selección Local          6 - 1

En       Quito               vs.       Selección Local          0 - 0

En PANAMA

En Panamá                  vs. Gallito                               3 - 1

En Panamá                  vs. Royal                                 8 - 4

En HONDURAS

En San Pedro              vs. Iguera                                3 - 4

En Tegucigalpa           vs. Olimpia                             4 - 1

En Tegucigalpa           vs. Selección Local                 3 - 0

En GUATEMALA

En       Guatemala      vs. Selección Azul                  1 - 0

En       Guatemala      vs. Selección Blanca               3 - 2

En       Guatemala      vs. Rácing (Bs. Aires)            1 - 1

En       Guatemala      vs. Selección Local                 2 - 2

En       Guatemala      vs. Selección Local                 2 - 2

En Guatemala            vs. Aurora                                3 - 2

En Guatemala            vs. Selección Local                 3 - 1

En COSTA RICA

En San José                vs. Libertad                            0 - 1

En San José                vs. Selección Local                 0 - 6

En San José                vs. Selección Local                 1 - 3

En San José                vs.       Alajuela                      4 - 1

En NICARAGUA

En Managua               vs. Selección Diriamba           3 - 0

En Managua               vs. Selección Local                 7 - 1

En EL SALVADOR

En San Salvador         vs. Juventud Olímpica           3 - 1

En San Salvador         vs. Selección Local                 4 - 0

En ANTILLAS HOLANDESAS

En Aruba                    vs. Selección Local                 6 - 4

En Curazao                 vs. S. U. B. T.                        2 - 1

En Curazao                 vs. Selección Local                 4 - 1

En Curazao                 vs. Selección Local                 1 - 1

En GUAYANA HOLANDESA

En Paramaribo            vs. Selección Local                 5 - 2

En Paramaribo            vs. Selección Local                 1 - 1

En GUAYANA FRANCESA

En Cayenne                vs. Selección Local                 4 - 2

En Cayenne                vs. Selección Local                 4 - 1

En BRASIL

En Belem                    vs. Remo                                 2 - 1

En Belem                    vs. Tuna Club                        1 - 1

En Belem                    vs. Paisandú                            0 - 3



1957: AÑO DE LA CLASIFICACIÓN


Por esas cosas que tiene el fútbol paraguayo, la Liga paraguaya volvió a formar un excelente equipo a comienzos de 1957. Un año antes, la albirroja, en sus partidos amistosos jugados en nuestra Capital, daba verdaderamente lástima. En el mes de junio todo estaba listo para enfrentar a los uruguayos y colombianos. Antes de partir para Bogotá la Selección, por la Copa "Paz del Chaco", venció categóricamente a Bolivia. La competencia eliminatoria tomó un cariz dramático cuando, sorpresivamente en el debut, Colombia empató con Uruguay. La expectativa aumentó cuando Paraguay se alzó con una gran victoria en Bogotá y la ratificó ocho días después, ante el mismo rival, en Asunción.

El 14 de julio de 1957 fue otra gran tarde para el fútbol paraguayo. Bajo el límpico cielo del invierno asunceno, se enfrentaron en un Estadio archi-completo, paraguayos y uruguayos. No jugaba "Avión Colí" Benítez, velocísimo wing del Cerro Porteño. Lo hacía en su reemplazo un encarnaceno que militaba en filas del Nacional: Amarilla. Nadie confiaba mucho en él. "Los celestes" parecían imponentes: Taibo, William Martínez, Míguez, Ambrois.... A los pocos minutos de juego, el debutante Amarilla envió desde la izquierda un "balazo" en un ángulo que se incrustó en el arco sur, que aún tenía un paredón detrás. Un espectador falleció de un ataque cardíaco. Ganado Paraguay se clasificaba para el Mundial de Suecia. El primer tiempo terminó angustiosamente para los nacionales. En el segundo, los orientales, impulsado por William Martínez se fueron adelante buscando el empate que les dejaría una posibilidad de clasificación. La zaga paraguaya resistió heroicamente hasta que llegó el segundo gol, fruto de un contraataque iniciado por Agüero y que culminó otra vez Amarilla. Los uruguayos se desarticularon. Pocos minutos después vino el tercero, otra vez Amarilla. Era la locura. Los uruguayos perdieron la cabeza y Paraguay anotó dos goles más y quedó clasificado. Asunción vivió horas de intensa alegría. El fútbol paraguayo revivió las horas de gloria del pasado. Una vez más Uruguay había caído ante el ímpetu guaraní.

Los demás partidos fueron de fórmula. Uruguay ganó sus dos partidos en Montevideo pero ya de nada le sirvió. La Selección Paraguaya, al mes siguiente, viajó a La Paz, a fin de disputar la Copa "Paz del Chaco". Empató un partido y perdió el otro.


EL PREDOMINIO DE UN GRAN OLIMPIA

Los cinco campeonatos consecutivos conquistados por el Olimpia constituyeron un hecho sin precedentes en el fútbol paraguayo. Como el año antes, volvió a vencer en el Campeonato de 1957. La competencia fue muy pareja y se definió en la última fecha, cuando era Sol de América el club que estaba más cerca de la conquista, ya que con sólo empatar sería campeón. Una vez más la suerte le fue esquiva y perdió por 1 a 0, en su propia cancha, precisamente con Olimpia. El dramático partido guardaba directa relación con el que simultáneamente jugaban Guaraní y Cerro Porteño. El vencedor quedaría en igualdad de puntos con el Decano, al frente de la Tabla de Posiciones. Sin embargo el match terminó empatado. Hubo pues, tres vice Campeones.

En el campeonato del año siguiente, el triunfo del Decano fue más amplio. La fiesta se le "aguó" en el último partido, cuando llevaba 18 partidos sin perder y Libertad lo derrotó por 3 a 2 en un partido espectacular. Al terminar el match, los "gumarellos" festejaron la victoria como si hubiesen ganado el campeonato, a pesar de haber terminado penúltimos.

1959 fue el año más glorioso del Olimpia, pues conquistó límpidamente el campeonato en forma invicta y con 9 puntos de ventaja sobre su tradicional rival, al cual derrotó en la segunda fecha por 4 a 1. Al año siguiente, Olimpia volvió a ganar "al galope" superando otra vez a Cerro Porteño, esta vez por 6 puntos. Ese año el triunfo del Decano no lo fue en forma invicta; pues perdió ante Luqueño, Ríver y dos veces ante Cerro Porteño. El torneo fue en tres ruedas y no hubo descenso. Competían a la sazón, otra vez, diez clubes. Guaraní quedó "colero" pero no descendió. También en 1960 Olimpia realizó una invicta gira a Bolivia. No podemos dejar de recordar aquí algunos nombres de los héroes "pentacampeones": Arévalos, Lezcano, Juan Vicente y Claudio, Echague, Arias, Achucarró, Agüero, Gini, Aguilera y otros.


AVION DERRIBADO DE UN CERTERO PELOTAZO


El 17 de febrero de 1959 se jugaba, en cancha de General Genes, un partido de Cuarta Común. Una avioneta del Aero Club dirigida por el piloto instructor Alfredo Lird, decidió realizar un vuelo razante sobre el campo de juego, recibiendo un pelotazo en la hélice. El balón había sido impulsado por el jugador Rigoberto Trigo. El aparato perdió estabilidad y se precipitó en un matorral. No hubo víctimas que lamentar, pero el hecho constituye todo un récord.


PRIMERA EDICIÓN DE LA COPA

LIBERTADORES DE AMERICA


Nadie le dio mucha importancia a la Primera Copa de Campeones. Olimpia pasó a la segunda etapa por W.O. del campeón peruano y posteriormente elimino al Millonarios de Colombia. Luego de empatar en Bogotá, derrotó categóricamente a su rival en Asunción, llegando así a la final juntamente con Peñarol de Montevideo. En un accidentado partido perdió en Montevideo por la mínima diferencia y posteriormente, en Asunción, Peñarol logró el empate que le dio el título.


EUROPEOS EN ASUNCIÓN


En el año 1958 llegaron a Asunción el "First Viena" de Austria y el "Norkoping" de Suecia. La curiosidad por ver a los europeos no fue compensada con la actuación de estos fatigados turistas que llegaron al Paraguay, mas para cumplir un compromiso que para ganar.


TEMBETARY EN PRIMERA DIVISIÓN


El antiguo equipo de esa barriada, conquisto en el año 1959 el certamen de Primera "B", lo que le dio derecho a jugar en Primera División, donde se mantuvo durante tres temporadas. Verdaderas hazañas realizo el meritorio equipo de Tembetary, inclusive, llegó a vencer varias veces a muchos de los "grandes".


ATLÁNTIDA TOCA FONDO


La antigua institución de Barrio Obrero llegó a jugar en Segunda de Ascenso varios años. Increíblemente el famoso equipo "negriazul" había llegado a la última categoría de las existentes en la Liga Paraguaya. La reacción del team oceánico se produjo en 1960, cuando ganó el derecho a jugar nuevamente en Primera B, luego de vencer al Silvio Pettirossi en dos reñidos partidos.


LIGA CENTRAL, ADALID DEL FUTBOL

DE TIERRA ADENTRO


Los Campeonatos Nacionales, en su segunda etapa, se disputaron con más regularidad desde el año 1949. Hasta el año 1955 se realizaron anualmente y desde esa fecha, cada dos años. Puede decirse que Liga Central ha llevado la delantera en estos juegos, ya que venció en los Campeonatos de los años 1949, 1951, 1952, 1955, 1959 y 1971. También fueron grandes animadores Ypacaraí, Coronel Oviedo, Villarrica y Concepción y en menor escala, Villeta, triunfador en 1957.

El Décimo Segundo Campeonato Nacional de Fútbol, llamado ya en esta instancia "Interligas", se llevó a cabo durante el año 1959. Gran cantidad de Ligas campesinas disputaron ardorosamente los juegos eliminatorios. Finalmente "bajaron" a la Capital ocho equipos. En el primer grupo jugaron: Concepción, Central, Misiones y Paraguarí. Digno de recordar es el match jugado entre Misiones y Concepción, eternos rivales, que igualaron 2 a 2. En el otro grupo estaban Villarrica, Encarnación, Capiatá y Puerto Rosario, este último, sorprendente finalista. Villarrica y Encarnación reeditaron el añejo clásico del cual salió victorioso el team guaireño por la mínima diferencia. En las semifinales, Central dejó a Villarrica en el camino en el segundo partido, ya que el primero finalizó empatado, mientras que Capiatá eliminó a Misiones con relativa facilidad. El partido final, fue una demostración de la superioridad y entereza del equipo verde de Liga Central, que agregó una estrella más a su bandera.

Dos años más tarde, en 1961, se jugó el Décimo Tercer Campeonato. Fueron finalistas, nuevamente, ocho Ligas, llamando la atención la ausencia de los tradicionales animadores: Villarrica, Encarnación, Central y los cordilleranos. En el Grupo 1, Misiones salió victoriosa luego de eliminar a Arroyos y Esteros y Chaco mientras que en el segundo, Liga del Sud triunfó seguido por Paraguarí.

Las semifinales fueron dos emocionantes enfrentamientos. Ypacaraí y Paraguarí, finalistas de aquel añejo primer Campeonato, se enfrentaron en el Estadio de la Liga, y otra vez los del Lago ganaron. En el otro partido, Misiones, sorpresivamente, derrotó al favorito, Liga del Sud. En el match final se produjo un empate, 1 a 1 y en el segundo, Ypacaraí salió triunfante al vencer por 2 a 0. Conquistaron así los albiverdes su segundo campeonato en la emocionante historia del fútbol campesino.


LOS PARAGUAYOS EN SUECIA


Acontecimiento transcendental fue la presencia de la albirroja en los campos escandinavos. Antes del viaje, la Selección justificó la fe en ella depositada al vencer a la Argentina por 1 a 0 en el Estadio de la Liga. Si bien es cierto que ocho días después perdió en Buenos Aires en el match revancha, quedó en el ambiente la sensación de que se estaba ante un fuerte equipo de fútbol, basado en el que un año atrás ganó las eliminatorias, pero sin la presencia de los hermanos Jara Saguier, solidarizados con un grupo expulsado de dirigentes del Cerro Porteño. Ya en pleno viaje al viejo Continente, el wing liberteño, Rogelio Bedoya, se lesionó de consideración en Posos de Caldas, Brasil, en un partido de entrenamiento y tuvo que retornar a Asunción. La fe en el equipo desfalleció cuando fue ampliamente derrotado por los brasileños, en partido por la Copa "Oswaldo Cruz", recuperándose en el otro match que terminó empatado.

Por fin llegó el día del primer partido en Norkoping, Suecia. Paraguay se enfrentaba justo contra una de las más fuertes selecciones europeas: Francia. Aún así, en el segundo tiempo los guaraníes se estaban imponiendo por 3 a 2 hasta que sobrevino la debacle. Echague lesionado, estaba siendo reemplazado por Miranda y Maggereger, el buen arquero del Nacional, estuvo en una pésima tarde. La terrible delantera francesa, que al final hizo posible la conquista del tercer puesto para sus colores, apabulló a la defensa guaraní y el partido, al final, terminó en goleada: 7 a 3.

Cabizbajos, viajaron los nacionales a la pequeña ciudad de Eskilstuna, en una gloriosa tarde, vencieron a uno de los inventores del fútbol: Escocia, por 3 a 2. Fue un partido duro donde el público europeo pudo apreciar la bravura paraguaya. Paraguay debía vencer forzosamente a Yugoeslavia, pero así no lo quiso la suerte, y en un partido, posiblemente uno de los mejores jugados por la Selección Paraguaya en toda su historia, empató 3 a 3 y fue eliminada.

La actuación fue merecidamente aplaudida por toda la afición. Aurelio y sus muchachos retornaron victoriosos. El nombre de Paraguay figuró en los titulares de todas las publicaciones deportivas del mundo. En Asunción reinaba un clima de satisfacción, compartido por los dirigentes y traficantes de jugadores que se encargaron de rematar el equipo a precios regalados. Abandonaron así el fútbol paraguayo, José Parodi (por segunda vez), Cayetano Ré, Amarilla, Aguilera, Jorgelino Romero, Achucarro, Lezcano, Agüero y otros. A fines de 1958, la Liga Paraguaya quedo nuevamente sin Seleccionado.


COPA LIBERTADORES DE AMERICA:

HISTORIA DE LAS DESILUSIONES


El Campeonato de Campeones prosiguió con regularidad y cada año con más aceptación, especialmente por parte de los países que en sus comienzos le dieron las espaldas. Argentina y Brasil.

Los Campeones paraguayos no tuvieron actuaciones felices en los torneos siguientes. En 1961, Olimpia comenzó triunfando en Chile ante Colo Colo para después caer en picada culminando sus desaciertos al perder ante Peñarol en el propio Estadio de la Liga en una tarde vergonzosa para el fútbol paraguayo, tarde en la que se vio todo tipo de desmán, en la cancha y en las tribunas y que culminó con el desvanecimiento del árbitro Praddaude, de Argentina, derribado por un certero honditazo de un chiquilín ubicado en el murallón del arco sur. En 1962 entró a pelear Cerro Porteño, con peor actuación aún que su compatriota y rival, pues hizo un solo punto, el conquistado como local ante el famoso Santos, que desilusionó a la afición paraguaya al no incluir en sus filas a su astro máximo Pelé. En la revancha, en Santos, los azulgranas perdieron por 9 a 1. El capítulo terminó con la edición de 1963. Esa vez Olimpia, perdió en Buenos Aires por culpa de una pésima tarde de su guardavalla Aguilera. Unos días antes, había derrotado al equipo de Boca Juniors, en Asunción, por 1 gol a 0. En resumen, en su primera época, la Copa Libertadores ya nos marcó el camino que habríamos de transitar casi siempre, el del fracaso y la desilusión, hasta 1979.


TAMBIEN FRACASOS EN PARTIDOS AMISTOSOS


Destartalada la Selección, lógicamente su suerte en los subsiguientes partidos internacionales fue desastrosa. Se perdió en la Primera Copa del Atlántico, en la Oswaldo Cruz, en la "Paz del Chaco", contra Chile y contra Argentina, con un escaso margen positivo de dos o tres victorias intrascendentes.

En competiciones de clubes, resaltaron las visitas del poderoso Independiente, base de la Selección Argentina, que venció al Olimpia por 2 a 0 y del Barcelona de España, victorioso ante Libertad por 2 a 1.


DOS SUDAMERICANOS EN 1959


La nueva Selección Nacional viajó a Buenos Aires a comienzos de año para ganar un tercer puesto sin lucir en absoluto. Obtuvo 3 victorias y perdió también 3 veces. Aún así, demostró que seguía siendo uno de los grandes de Sudamérica, cosa que no pudo corroborar en diciembre, en Guayaquil, en el "Suda-Extra" donde empató un solo partido, ante Uruguay y perdió todos los demás, incluso contra Ecuador, que la venció, por primera vez en su historia. Paraguay quedó "colero" sin atenuantes.


SE ESCAPA UNA CLASIFICACIÓN REGALADA


En 1961 la FIFA puso en manos de la Liga Paraguaya la clasificación para el Mundial de Chile. Obligó a Méjico a jugar una larga serie de partidos, de todos los cuales salió victorioso y dispuso que Paraguay esperase tranquilamente para jugar solamente dos partidos, uno de ida y otro de vuelta, al término de los cuales quedaría establecida una plaza para Chile.

De acuerdo a la disposición de la FIFA Méjico tuvo que jugar seis duros partidos para eliminar a Estados Unidos, Costa Rica y Antillas Nederlandesas, los cuales a su vez venían de eliminar a otros tantos equipos de la CONCACAF, como hoy se llama la Confederación que une a las Naciones Norte, Centroamericanas y del Caribe. Mientras tanto, Paraguay esperaba tranquilamente en Asunción con un equipo de buenos jugadores pero que en conjunto no configuraban una Selección en el cabal sentido de la palabra.

El 29 de octubre de 1961 el equipo albirrojo se presentó en el Estadio Universitario de Méjico. Era lo mejor que Paraguay podía presentar: Mayeregger, Arévalos, Monges y Gini; Claudio Lezcano y Monín, Fernando López, Eliseo Insfrán, Justo Pastor Leiva, Graciano "Caí" González, Benicio Ferreira y Cecilio Martínez. Por la Selección azteca jugaron: Carbajal; Chaires, Sepúlveda y Villegas, Farfán y Nájera; Del Aguila, Reyes, Lara, Ortíz y Peniche. Paraguay no rindió ni funcionó como un conjunto armonioso. Leiva anotó un gol que fue anulado. El tanto de la victoria lo marco el jugador Salvador Reyes.

La revancha se jugó en Asunción el 5 de noviembre de 1961. Los días previos al partido fueron de un calor infernal. Los mejicanos, hospedados en el Gran Hotel del Paraguay estaban desesperados de calor y de terror. Todo parecía indicar que la afición paraguaya, en su salsa, gozaría de una espectacular goleada. El domingo por la mañana amaneció un fuerte viento sur frío y lluvioso. La cancha estaba mojada, la eterna tragedia endémica e incurable del fútbol paraguayo. Los mejicanos estaban serenos y firmes cuando se entonaron los himnos. Al comenzar el partido, el veterano, Antonio Carbajal, se persignó, lo cual al parecer, de mucho le sirvió, pues en todo el partido no llegó a su arco ni una sola pelota peligrosa. El público se retiró triste y desilusionado, se había perdido una clasificación regalada para un Campeonato que debía jugarse unos meses más tarde en Chile, país cercano donde la afición podría haberse trasladado a alentar a su favorito.


BOLIVIA 1963: RENACIMIENTO DE UNA ESPERANZA


Para 1963 una nueva generación de futbolistas llegó a conformar un buen equipo. Fue el comienzo de una época de algunos buenos valores como Valdez, Zárate, Arámbulo, Rodríguez, Calonga, B. Amarilla, Bobadilla y otros. La mejor actuación la brindó la albirroja en La Paz, cuando venció al Brasil por 2 a 0 en un gran partido, donde si bien los "verdeamarelhos" estaban representados por una Selección Estadual, como acostumbraban sobradoramente en aquellos años, esto no puede desmerecer el triunfo paraguayo, Paraguay venció también a Ecuador, Colombia y Perú, empató con Argentina y perdió con Bolivia, que ese año obtuvo su único laurel en competencias sudamericanas.


CAMPEONATOS OFICIALES DE LA LIGA PARAGUAYA


En 1961 se cortó la racha olimpista. El Campeonato fue muy reñido y en él pugnaron por el título cuatro equipos: Olimpia, Cerro Porteño, Sportivo Luqueño y el "legendario" Guaraní, que terminó con un punto menos que sus rivales, que empataron la primera colocación. En el triangular para el desempate ganó el Cerro Porteño. También desde ese año se implantó el injusto sistema de la "Promoción" que cayó con toda dureza sobre el Rubio Ñú, Campeón de la Primera "B", que en tres bravos partidos contra el Tembetary, tuvo que resignarse, finalmente, a continuar en la División de Ascenso. Dos años después Rubio Ñú se tomó la revancha contra el sistema y fue, al final, el único club que superó la barrera de la Promoción que finalmente fue desechada.

En 1962; último año en el cual Nacional formó un gran equipo, perdió el título en la última fecha, arrebatádole por el Olimpia y en 1963, el Cerro Porteño volvió a ganar el Campeonato superando ampliamente al Vice Campeón, su eterno rival: Olimpia.

De todos estos campeonatos, uno de los más interesantes fue el del año 1962, en el cual, como dijimos, el Nacional, dirigido por un personaje insólito, Cavezzale de Campo, brasilero tilingo y ocurrente, pero gran técnico, realizó una campaña realmente sorprendente. Contaba con jugadores como Cecilio Martínez, Mayeregger, César Cabrera y Tucú Ramírez y otros. Más o menos a mitad de la primera rueda, debía enfrentarse con Sol de América. En la concentración solense, la víspera del partido se recibió una torta de obsequio. El domingo, los jugadores estaban intoxicados. El partido fue suspendido y varios días después, cuando pudo realizarse, la afición alba recibió a los convalecientes con una lluvia de papeles higiénicos que volaban por el Estadio del Cerro Porteño como gigantes serpentinas. Sol se acomplejó y perdió 3 a 1. En Asunción, nadie ignoraba que la torta fue un presente enviado por Cávezzale de Campo. En otro partido, el extravagante técnico, se agarró con el linesmen López, quien le aplicó un severo "banderillazo" con el mojón del corner. La Liga prohibió al brasileño que ingresara en el campo de juego en los sucesivos partidos. En uno de ellos, se lo descubrió encaramado a un árbol y haciendo sonar un silbato cada vez que "las papas quemaban" en el área de su club. Así y todo, aquel fue el último gran equipo de Nacional. Perdió el Campeonato por un milímetro, en el último partido, que había sido postergado por lluvia en un momento en que si se jugaba, la Academia, en mejores condiciones, pudo haber vencido al Decano.


ESTOS ULTIMOS AÑOS


Sin poder decir terminantemente que el período comprendido entre 1963 y 1977 haya sido precisamente decadente, sí podríamos asegurar que durante dicho lapso el fútbol paraguayo ha permanecido en un estatismo que hizo que algunos países, futbolísticamente inferiores al nuestro, no solamente lo hayan dado alcance, sino inclusive superado.

La Selección Nacional, en quince años, ha arribado a un saldo negativo, llegando al extremo de ser eliminada por Colombia en el penúltimo Campeonato Sudamericano. En los jugadores, la conciencia de la responsabilidad de integrar el Seleccionado, prácticamente fue desapareciendo, viéndose reiteradas veces casos de futbolistas que han alegado pueriles pretextos para eludirla. Así también, ha sido evidente el boicot de los clubes para aportar sus valores. El gran cambio conceptual puede observarse en la comparación del disgusto que antes significaba a la opinión pública y a los clubes la no inclusión de ciertos jugadores considerados suficientemente meritorios para ello con otras actitudes, como los pretextos de la altura, problemas familiares y otras disculpas argüidas por algunos futbolistas para no vestir la albirroja.

La emigración de jugadores de categoría, especialmente a Europa, fue otras de las causas de la decadencia. Mientras los jugadores paraguayos brillaban en las principales instituciones del Viejo Mundo, los clubes paraguayos donde ellos se formaron se debatían en la miseria sin que nadie pudiese observar el fruto de tales transferencias.

En el ámbito nacional, la crisis directriz, los rumores sobre soborno, la inestabilidad de los reglamentos y otras circunstancias negativas, paralizaron también el progreso de los clubes paraguayos, que en general han fracasado en sus confrontaciones internacionales en la Copa Libertadores de América.

Como factores positivos del período que nos ocupa, podemos citar: el fugaz apogeo del viejo Guaraní, que rompió, momentáneamente, la insoportable monotonía de la puja Cerro-Olimpia, el Seleccionado Juvenil, con sus brillantes actuaciones y la Selección Universitaria, despojada en forma infame cuando tenía en sus manos la conquista del Campeonato Mundial Universitario.

Lo ocurrido en 1979 un Capítulo aparte.


LOS ÚLTIMOS CAMPEONATOS DE LA LIGA


Cerro Porteño venció con justicia en el Campeonato de 1963 superando por 6 puntos al Olimpia que se clasificó en el segundo lugar. Para el descenso, ya estaba, a la sazón, en vigor, como dijimos, el sistema de la "Promoción". También fue implantado, para la declaración de "colero" el sistema del "Promedio", a través del cual se castigaba la mala actuación de un determinado equipo en los tres últimos años. Ultimo quedó Tembetary, que bajó directamente y en el Penúltimo, Sportivo Luqueño, que jugó dos partidos con el Campeón de Primera B, Rubio Ñú, triunfando este último por 2 a 1 y empatando 1 a 1, para ganar así el derecho a subir a Primera División. El injusto sistema de la "Promoción" fue dejado de lado definitivamente en 1958, el sistema de "Promedio", cociente de la división entre puntos obtenidos y partidos jugados en los tres últimos años, sigue utilizándose para discernir quien debe bajar a Primera B. El ascenso y descenso, parece, por fin, tener un régimen definitivo y se supone que será de aplicación constante, a pesar de que aún en 1973, fue suspendido.


LA EXTRAORDINARIA EXPERIENCIA DEL GUARANI


El advenimiento del Dr. Juan A. Sosa Gautier a la Presidencia del Guaraní y la contratación del técnico uruguayo Ondino Viera fue el comienzo de la década de la hegemonía del Club Guaraní. Comenzando por la adquisición de jugadores, del país y del exterior, el primer campeón paraguayo fue administrado con criterio netamente profesional, y fue indudablemente el primer equipo auténticamente moderno, en ese sentido, formado en el fútbol paraguayo. El mérito del Guaraní es mayor aún, si se tiene en cuenta que dicha institución, que se hallaba sumida en un letargo, se había convertido en un equipo "del montón"; económica, institucional y deportivamente.

Desde 1955 el fútbol paraguayo se iba asemejando a pasos agigantados al triste destino del fútbol uruguayo: la monotonía. La superioridad de Olimpia y Cerro Porteño, luego de la desaparición de Libertad y Luqueño de los primeros planos, no se diferenciaba de los eternos Peñarol-Nacional de Uruguay.

Muchos son los nombres que podríamos mencionar para recordar al Guaraní de la década 1960/1970: Aguilera, los Suarez, Genaro García, Romero, Aurelio Martínez, Baldomero Amarilla, Sergio Rojas, Vicente Bobadilla, Arsenio Valdez, los hermanos Insfrán, y muchísimos otros, integraron el gran equipo aborigen, que sin ser de juego brillante, obtuvo las más rotundas victorias, se paseó por Europa por primera vez y posee un "balance positivo" entre los clubes paraguayos en la "Libertadores de América". Gran artífice de estos triunfos, fue el sucesor de Viera, su compatriota José María Rodríguez, "el Chema".

Guaraní arañó el título en 1961, lo obtuvo en 1964, compartió la primera colocación con Olimpia en 1965, perdiendo el título, luego de tres partidos de desempate, fue otra vez vice campeón en 1966 y ganó de nuevo el titulo al año siguiente. En 1969 volvió a ganar el Campeonato, el séptimo de toda su historia y en 1970 fue vice Campeón. Su extraordinaria actuación en la Copa Libertadores de América nunca se borrará de la memoria de los espectadores. En busca de su conquista, el Guaraní venció a Peñarol y Nacional de Uruguay, Palmeiras y otros grandes de América.

Desde 1971 Guaraní entró en decadencia.


CREACIÓN DE LA UNIÓN DEL FÚTBOL DEL INTERIOR


Antes de la realización del Decimocuarto Campeonato Nacional de Interligas, la máxima entidad directriz de nuestro fútbol creó la UFI, que desde ese momento tuvo a su cargo todo el control del fútbol de tierra adentro. En enero de 1964 comenzó la competencia. Habían alcanzado Asunción, luego de disputadísimas eliminatorias las siguientes Ligas: Ovetense, Encarnación, Ypacaraí y Roque Alonso, que formaron el Grupo 1 y Concepción; Limpio, Cordilleras y Misiones, el 2. En el primer grupo se clasificaron Cnel. Oviedo y Encarnación y en el segundo, Cordilleras y Concepción, ambos clasificados por sorteo. En las semifinales, Oviedo derrotó en dos bravos partidos a Concepción y Encarnación a Cordilleras. A punto estuvo la afición de encontrarse con una final "norte-sur", antiguo duelo del fútbol de Inter Ligas. El match final, disputado en cancha del Olimpia, terminó con un merecido triunfo de Cnel. Oviedo, ganador por primera vez de la competencia.

Dos años más tarde, Oviedo reeditó su éxito, venciendo en la última jornada, en una tarde canicular, a Itauguá por 1 a 0. Fue, hasta hoy, la más brillante actuación del conjunto de la tierra del ñandutí.

En enero de 1968 se llevaron a cabo las finales del XVI Campeonato. Esta vez, los que llegaron a la Capital fueron diez, pues una, vez más se había modificado la reglamentación. Un notable conjunto de Ligas insólitas se clasificaron para las finales: Iturbe, Pirayú, Limpio, Residenta, Yhaguy, compitieron con las tradicionales, Encarnación, Concepción, Central y Sud. En los partidos finales, Concepción, luego de empatar a cero con Luque, lo venció por 4 a 2 ganado merecidamente, por primera vez, un Campeonato, tantas veces añorado y tantas veces perdido.

También en enero, pero en 1970, se jugó el XVII Campeonato. Esta vez la UFI estableció que sólo vengan seis equipos a Asunción. Es notable la forma como se han venido modificando la modalidad de disputa en cada campeonato. En la zona 1, se enfrentaron Concepción, Capiatá y Piribebuy mientras que en la 2, Misiones, Encarnación y Cordilleras. Era llamativa, de un tiempo a esta parte, la ausencia de Villarrica, que no podía eliminar las vallas que se les presentaban en su Región Deportiva, forma en que ahora se agrupaban las Ligas del interior. Llegaron a la final, el campeón anterior, Concepción, y el equipo Misionero librándose una de las memorables finales de los campeonatos de Interligas. En un estadio Defensores de Chaco repleto de espectadores, Misiones tuvo a mal traer al equipo del Norte, pero en el segundo tiempo, éstos anotaron un gran gol que finalmente les dio el bi-campeonato.

En 1972, en un opaco campeonato, Liga Central "reverdeciendo antiguos laureles" como dicen los periodistas deportivos, venció en el match final al eterno "placé": Encarnación: 3 a 1.

1974 conoció uno de los mejores equipos del interior que recordamos: Liga del Sud. Este notable equipo de aquel año, fue volteando uno a uno a sus rivales, inclusive, al poderoso Paranaense, novel animador de estas competencias. En el match final se encontró con Carapeguá, futbolísticamente muy inferior al "viento Sur". Estos abrieron el marcador y decidieron mantener la ventaja. Se jugaba el minuto 90 cuando una endiablada pelota se le deslizó de las manos al buen golero sureño, García, lenta y angustiosamente, y rodando como una bocha, se introdujo en la valla decretando el empate. Tuvo que jugarse un segundo partido, pero ya había quedado en el ánimo de todos la sensación de que Liga del Sur había perdido su oportunidad. Los carapegueños se agrandaron y jugaron de igual a igual. El partido terminó nuevamente empatado, 0 a 0, y en los tiros penales, ganó Carapeguá por primera y hasta hoy única vez el Campeonato. También esta fue la única vez en que se definió por penales.

Otro de los buenos Campeonatos por su calidad, fue el que ganó Liga Paranaense en 1976. Grandes animadores de ese vigésimo torneo fueron el Vice Campeón, Coronel Oviedo, Paraguarí y Encarnación.

En 1978, la UFI planteó mal las cosas, pues eligió el embrollado sistema de la doble eliminación, provocando así una competencia que tuvo la desagradable característica de los partidos empatados y definidos por penales. Ganó Misiones, que luego de ser derrotado por Paranaense, "campeón de los perdedores", era el match decisivo, triunfó por fin por dos goles a cero. Después de muchos años el hidalgo equipo misionero se alzó con la victoria, ampliamente merecida y muy festejada por sus partidarios. Dos años después, el equipo de "los vaqueros" ratificó su supremacía al vencer al mismo rival, Paranaense en el último partido. Lo curioso de estas dos victórias sucesivas, constituye el hecho de que Misiones, llegó al campeonato, precisamente cuando sus dos grandes ciudades, San Juan Bautista y San Ignacio, habían dado libre cauce a sus enconos dividiendo la antigua Liga Misionera.


PROSIGUEN LOS CAMPEONATOS


En 1964, como dijimos, Guaraní ganó el título, escoltado por Nacional y Cerro Porteño. La novedad de ese año, fue la gran campaña del "benjamín" Rubio Ñú, campeón invicto en la primera rueda y la increíble caída del Libertad, que al quedar penúltimo, tuvo que disputar el derecho a permanecer en "Primera" en tres dramáticos partidos con el Sportivo Luqueño. Sol de América, que quedó último, bajó directamente, por primera vez en su historia, para volver, presuroso, al año siguiente a la "División de Honor". Profundo fue el impacto emocional de los liberteños cuando fueron categóricamente derrotados en el primer partido de la Promoción (1-3). En el segundo se recuperó y venció por 1 a 0. El tercer partido, el decisivo, tuvo un lleno completo en una calurosa noche asuncena, en el "Estadio del Bosque". Al terminar el primer tiempo Libertad jugaba con diez hombres, por la expulsión de uno de sus jugadores. Todo parecía perdido para los albinegros cuando se desencadenó un temporal que hizo que se interrumpiera el partido. Faltaban 45 minutos por jugar. La Liga interpretó los reglamentos aclarando que si terminaba el partido empatado; Libertad podía incluir un hombre y completar así los once, en el tiempo suplementario de 30 minutos que también estaban previstos en dichos reglamentos. Llegó la gran noche, la entrada a la cancha del Olimpia era gratis. Este club exigió una garantía para la protección de sus instalaciones. Dentro de un clima de increíble tensión y en medio de la explosión de los cohetes, Libertad aguantó los 45 minutos, no sin antes estar al borde del desastre cuando su guardavallas Orrego "descolgó"' una pelota imposible. Al comenzar el tiempo suplementario, Libertad tenía otra vez once hombres. Flotaba ya en el ambiente la sensación de que Luqueño había perdido su oportunidad. Faltando escasos minutos, el centro forward Carlos Doldán anotó el gol en medio de un indescriptible dramatismo. Libertad permaneció en Primera y Luqueño fue postergado en sus pretensiones.

En 1965, en campeonato de dos ruedas, Olimpia y Guaraní quedaron empatados con 23 puntos. En los partidos de desempate, salió victorioso el Olimpia, que luego de perder el primero, ganó los otros dos. Para el descenso se utilizó el Promedio, razón por la cual, Presidente Hayes, luego de partidos de desempate jugados con San Lorenzo, tuvo que resignarse a descender.

Al Campeonato de 1966 volvió Sol de América y en cuanto al primer puesto, Cerro Porteño obtuvo el título superando al Guaraní por solo un punto. Ese año no sabemos por qué, no hubo descenso ni ascenso, permaneciendo así en primera los equipos de San Lorenzo y Rubio Ñú, que habían cumplido pobrísima actuación.

En 1967 Guaraní ratificó su gran potencia ganando otra vez el Campeonato. Libertad, muy recuperado obtuvo el segundo puesto en partidos de desempate con el Olimpia. A la sazón, ya los vice campeonatos tenían un valor más afectivo, pues sus ganadores pasaban también a participar en la Copa Libertadores. Por el descenso, Presidente Hayes, Campeón de Primera B, perdió ante el "colero" San Lorenzo, dejándose, desde ese año, de utilizar ese injusto y ridículo reglamento.

El Campeonato de 1968, de tres ruedas, fue ganado por Olimpia, y por haberse decidido que desde el año siguiente sean de nuevo diez los competidores, no hubo descenso, subiendo a Primera, el Campeón de la "B", Sportivo Luqueño, que con toda justicia obtuvo este honor para así, desde ese momento, asentarse firmemente en la División privilegiada, por lo menos, hasta hoy.

En 1969, se implantó una nueva modalidad: para la tercera rueda entrarían solamente los siete primeros. El Campeonato lo ganó ampliamente el Guaraní, que pasaba por su mejor momento. San Lorenzo, por fin, descendió y subió el modesto Silvio Pettirossi, representación deportiva del Barrio Republicano, que posee la rara cualidad de oscilar fácilmente por las tres Divisiones en breve tiempo. Subió de Segunda de Ascenso a Primera B, en 1952. Volvió a descender en el 56, para retornar de nuevo, al año siguiente. Como dijimos, llegó a la División de Honor en 1969, participó en el torneo de 1970, en el que a pesar de vencer al Olimpia y a otros, volvió a descender. En 1971 jugó en Primera B y quedó también último, bajando a Segunda de Ascenso. En 1973, conquistó el Campeonato de esa categoría, pero como no hubo ascenso, tuvo que esperar un año para ratificar su campeonato y volver a Primera B. Al año siguiente, estuvo a un paso de volver a Primera División, cuando disputó el título con Resistencia, ante el cual, finalmente, cayó vencido.

Desde 1970, año en que el Cerro Porteño ganó el Campeonato, pareció que finalmente se llegaría a un régimen estable en cuanto a número de competidores, número de ruedas, ascenso y descenso, etc. No obstante, en 1973, se suspendió nuevamente esto último y se jugó un absurdo campeonato de cuatro ruedas, maratónico y tedioso.

La novedad del último quinquenio, la constituyó el vice campeonato del Sportivo Luqueño, en 1975, la formación y el buen fútbol del Ríver Plate, "campeón sin corona" y la conquista del título en 1976, por el Libertad, que aunque sin convencer mucho a la afición, tuvo la virtud de darle tónica al certamen rompiendo la monotonía.

1977 fue el Año del Cerro Porteño que triunfó merecidamente escoltado por Libertad, que de esta manera ganó el derecho de acompañarle en la Copa Libertadores de América. En 1978, se inauguró una nueva modalidad con el objetivo de atraer más público. El ganador de la segunda rueda se clasificaba; automáticamente para jugar la final con el ganador de la tercera. Para la tercera rueda se dividían a los equipos, todos a cero punto, en dos grupos de cinco cada uno. El ganador de la segunda rueda fue Olimpia y el de la tercera, Sol de América. El campeonato se decidió en tres interminables partidos, entre ambos equipos: 0 a 0; 0 a 0 y finalmente 1 a 0 a favor de Olimpia. El drama fue, en la cola, donde Nacional, pese a su titánico esfuerzo para salvarse, descendió por primera vez en su historia. Tremendo fue el impacto emocional entré los nacionalóficos y entre tos verdaderos amantes del fútbol ante la realidad. Nadie podría creer que la gloriosa Academia tuviese que descender, pero su descenso, dio la pauta que ya no tenían vigor los antiguos recursos de los grandes clubes. Nacional descendió con honra y ascendió también con honra al año siguiente.

En 1979 apareció en Primera División un equipo que dio mucho que hablar, el Capitán Figari, que venía de ganar dos campeonatos consecutivos, el de Segunda, en el año de su ingreso a la Liga Paraguaya y el de Primera B. Figari no pudo soportar el peso de la Primera y ante inferioridad en que deja el sistema del promedio al que asciende volvió a descender. El Campeonato principal lo ganó otra vez el decano y también otra vez la final la disputó con el Sol de América al cual venció por 1 a 0 en el match decisivo.


ACTUACIONES EN LA COPA LIBERTADORES DE AMÉRICA


Con algunas excepciones, tampoco fueron felices las actuaciones de los equipos paraguayos en las diversas ediciones de la Copa, a partir de 1964. Ese año, el Cerro Porteño realizó pobre papel, siendo eliminado en la primera etapa por el Nacional de Montevideo. Al año siguiente, lo mismo le pasó al Guaraní ante el Peñarol, que se clasificó por "gol average".

Desde 1966, luego de muchas discusiones y con oposición de Brasil, la Confederación Sudamericana de Fútbol decidió que a más del Campeón de cada país, participe también el Vice, lo cual, al final constituyó un acierto, no solamente en relación a la competencia en sí, sino como acicate para la conquista de ese puesto en los campeonatos de cada país participante. También en 1966, alguna satisfacción tuvo el fútbol paraguayo, ya que el duro Guaraní, logró superar la primera ronda del torneo, eliminando al Olimpia y a los equipos chilenos; representativos de las dos Universidades de ese país. En la segunda ronda, Guaraní integró el grupo respectivo con los tres grandes equipos argentinos de Independiente, Boca Juniors y Ríver Plate. Logró un solo punto, ante Boca Juniors y fue eliminado.

En 1967 Cerro y Guaraní cumplieron paupérrima actuación y en 1968 ingresó al torneo el Vice Campeón Libertad, que venció al Peñarol en Asunción. Guaraní pasó otra vez a la siguiente ronda, cumpliendo una de sus mejores actuaciones. Venció en Asunción a sus dos rivales, Universidad Católica y Palmeiras, pero perdió ambos partidos como visitante, resultando finalmente eliminado.

En 1969 entraron, por primera vez, los dos clásicos rivales del fútbol paraguayo a la Copa, integrando un grupo con los equipos bolivianos de Bolívar y Litoral. En la noche inaugural, en la cancha del Olimpia, el "Ciclón" se alzó con una gran victoria, 4 a 1, dándose el lujo, inclusive, el pintoresco Miguel Ángel Sosa, de sentarse sobre la pelota en un momento dado. Los dos equipos paraguayos superaron el obstáculo y se clasificaron, debiendo el Decano, jugar en Buenos Aires un match de desempate en el cual ganó al Bolívar por 2 a 1. En la segunda ronda, la afición paraguaya sufrió los más grandes disgustos: el Cerro Porteño fue eliminado por Universidad Católica que logró mantener un empate a cero en Asunción mientras que Olimpia, que había logrado un heroico empate en Montevideo, perdió ante Peñarol, en una triste noche donde una falla de Achucarro facilitó el gol de los uruguayos.

En 1970, los representantes paraguayos, Guaraní y Olimpia, integraron un grupo con los campeones de Chile y Colombia. Guaraní superó el escollo y pasó a la siguiente ronda. Luego de un feliz debut en Asunción, superando al Peñarol por 2 a 0, perdió en Quito y Montevideo, y al empatar en Asunción con los ecuatorianos su último match, resultó otra vez eliminado.

En 1971, los dos equipos tradicionales paraguayos resultaron eliminados ante los brasileños, a pesar de cumplir buena actuación. Olimpia llegó al partido final en un Estadio de la Liga repleto. Debía ganar obligatoriamente para clasificarse, pero perdió ante el Sao Paulo por 1 a 0.

1971, fue el gran año de Cerro Porteño integrado por grandes jugadores: Arrúa, Escobar, Ortíz Aquino, Bareiro y otros. Sé clasificó luego de superar, en la primera ronda al Olimpia y a los peruanos. En la segunda ronda, comenzó goleando al Colo Colo y luego venció al Botafogo en uno de los más grandes partidos realizado en el "Defensores del Chaco" en los últimos tiempos. Iba perdiendo por 0-2 hasta más de la mitad del segundo tiempo y en una arremetida increíble, anotó tres goles consecutivos. Así y todo sus derrotas en Santiago y Río de Janeiro, le costaron la eliminación, pues el Colo Colo, aunque parezca mentira, venció al campeón brasileño en sus dos partidos.

1974, 1975 y 1976, este último con la novedad que constituyó la participación del Sportivo Luqueño; fueron nuevos años de frustraciones. La sacrificada hinchada paraguaya contempló sucesivamente el fracaso de sus campeones y siguió esperando, hasta que llegó 1979.

En 1977, Libertad, reverdeciendo viejos laureles, obtuvo una brillante victoria en Viña del Mar ante el Everton y con sus dos victorias en Asunción, logró pasar a la siguiente ronda, haciendo callar la boca a quienes dudaron de su capacidad de ostentar el título de Campeón del Paraguay.

En dicha segunda ronda, el equipo gumarello, a pesar de derrotar en Asunción al Deportivo Cali de Colombia, al empatar en Cali y perder sus dos partidos con el poderoso Boca Juniors, perdió toda chance y quedó al margen del torneo.

En la Decimonovena Edición de la Copa, el Paraguay fue representado por Cerro Porteño y nuevamente Libertad, que integraron la primera rueda con los equipos venezolanos Estudiantes y Portuguesa. Cerro Porteño se clasificó ganador y pasó a la siguiente etapa, formando una llave con Alianza de Lima y el Deportivo Cali. El último partido, en Asunción, debía el ciclón ganarlo forzosamente, pero fue otra negra noche a las que ya nos tenía acostumbrados la Copa Libertadores. En plena Asunción, Cerro Porteño perdió 4 a 0.


ELIMINADOS DE CUATRO MUNDIALES


Tampoco en la máxima competencia del fútbol pudo el Paraguay reencontrarse con el triunfo. En 1965, para el Mundial de Inglaterra, se comenzó ganando ajustadamente a Bolivia, en Asunción. Posteriormente la anodina selección paraguaya de esos años, fracasó rotundamente en Buenos Aires, y en la revancha, los argentinos consiguieron un empate que les valió el viaje a Inglaterra. Antes de las eliminatorias, el equipo paraguayo había realizado algunos partidos de práctica, con diversa suerte. Inclusive realizó una victoriosa gira por Centro-América y algunos países del norte de Sudamérica. Cuatro años después, en 1969, Paraguay se topetó con un poderoso equipo brasileño, el que habría de ganar al año siguiente el Campeonato en Méjico. De nada le valió a la albirroja la obtención de 8 puntos en sus partidos ante Colombia y Venezuela, pues perdió sus dos partidos ante Brasil. En 1973, en la Eliminatoria para el Campeonato de Alemania, Paraguay derrotó a Bolivia en sus dos confrontaciones, pero

el empate conseguido por los argentinos en Asunción, eliminó otra vez a la Selección Nacional, que perdió en Buenos Aires en un terrible partido jugado en la cancha del Boca Juniors. Finalmente, en 1977, quedó nuevamente fuera del Mundial a pesar de cumplir una decorosa actuación al vencer en Bogotá a Colombia y empatar en Río de Janeiro, con el Brasil.

La suerte que tuvo en 1961, en la organización de los grupos, no acompañó a Paraguay en las últimas cuatro competiciones. Tuvo que encontrarse dos veces con Argentina y dos con Brasil, obstáculos poderosos que no pudo salvar a pesar del esfuerzo y del enorme caudal monetario gastado para la preparación del equipo.

Profunda decepción en la afición causaron cada uno de los fracasos referidos, pues, nadie ignora que la verdadera jerarquía del fútbol de cada Nación queda establecida por su actuación en la Copa del Mundo.


LA MINICOPA


En el año 1972, la Confederación Brasileña de Deportes organizó un pequeño Campeonato del Mundo para festejar un Aniversario de su Independencia. El certamen no obtuvo el éxito deseado, muy por el contrario, fue un fracaso desde el punto de vista económico y aún en el aspecto deportivo, pues los más poderosos equipos europeos le dieron las espaldas. A Paraguay le tocó jugar contra Venezuela, Perú, Yugoslavia y Bolivia. La actuación en general, puede considerarse buena, pues venció a los tres equipos sudamericanos y perdió ante el poderoso Yugoslavia en los últimos instantes de un caluroso partido jugado en Manaus. Yugoslavia, su vencedor, terminó en el tercer puesto del certamen escoltando a Brasil y Portugal.


LA ALBIRROJA EN DOS SUDAMERICANOS


En enero de 1967 la albirroja, participó en el último Sudamericano "a la antigua" jugado en Montevideo. Antes, eliminó a Ecuador en partidos de ida y vuelta. La actuación, muy discreta, ubicó a Paraguay en la cuarta colocación, detrás de Uruguay, Argentina y Chile y por delante de Venezuela y Bolivia. Ante la imposibilidad de seguir jugándose estas competencias en la forma como se venía haciendo, la Confederación Sudamericana optó por otro sistema, el "de series", con partidos de ida y vuelta, al estilo europeo. Así pues, en el siguiente Campeonato, le tocó en suerte a Paraguay una zona sumamente fácil: Ecuador y Colombia. Las eliminatorias se jugaron en 1975. Paraguay viajó al norte, jugando previamente algunos partidos de práctica para finalmente empatar con Ecuador en Quitó y perder ante Colombia en Bogotá. En Asunción, en la más bochornosa jornada protagonizada por un Seleccionado Nacional en los últimos tiempos, perdió ante Colombia en un partido que no terminó por falta de garantías; quedando así vergonzosamente eliminado. El match retorno ante Ecuador, en Asunción, ganado por Paraguay, no influyó en la clasificación final.

Pocas veces en la historia deportiva del Paraguay la afición paraguaya acusó tan duramente el impacto provocado por un fracaso como en esa oportunidad. Hubieron acusaciones, sumarios, expulsiones, substituciones y al final, todo permaneció igual.


LA COPA DEL ATLÁNTICO


En compensación al desastre del sudamericano, el tercer puesto obtenido por Paraguay en la Copa del Atlántico, disputada en 1976, superando a Uruguay, y escoltando a los dos grandes, Brasil y Argentina, trajo a la afición alguna satisfacción. Los albirrojos vencieron a Uruguay en Asunción y obtuvieron un empate con sabor a victoria ante Brasil, también en nuestra capital. Más adelante ganaron dos puntos en Montevideo y Buenos Aires, empatando con Uruguay y Argentina, respectivamente.

La victoria paraguaya contra Uruguay en un gran partido jugado en el "Defensores del Chaco" hizo recordar a la hinchada las antiguas conquistas, a las cuales ya no estaba acostumbrada.


COPAS Y COMPETENCIAS AMISTOSAS


El debilitado fútbol paraguayo tampoco tuvo mucho éxito en las competencias denominadas “amistosas”. Siguieron disputándose las tradicionales Copas "Chevallier Boutell", la más antigua; la Copa "Oswaldo Cruz" con el Brasil, la Copa "Paz del Chaco", con Bolivia, la Copa "Artigas" con el Uruguay, sumándose a todas éstas una nueva: la Copa "José Félix Bogado" con Chile. Los más notables triunfos fueron los obtenidos en octubre de 1963, en Buenos Aires ante Argentina (3-2), en noviembre de 1964, ante el mismo rival, en cancha del Olimpia (3-0) y en julio de 1968 ante Brasil en el Defensores, por 1 a 0. La nueva Copa José Félix Bogado fue estrenada en julio de 1971, ganó Chile en Santiago 3 a 2 y Paraguay en Asunción, 2 a 0.

Los fracasos más notorios, fueron la debacle de Buenos Aires, en 1964, (1-8) y la inusitada derrota en México, en un misterioso partido jugado en abril de 1966 en el cual, luego de un largo viaje y con un equipo formado entre carcajadas y carcajadas, Paraguay perdió por 0-7.

En cuanto a las competencias de clubes, como dijimos fueron perdiendo importancia luego de la creación de la Copa Libertadores. Los clubes extranjeros que visitaron Asunción, más bien, pasaron a desempeñar el papel de "sparrings" de los seleccionados nacionales, cuando éstos se preparaban para alguna competencia. En mayo de 1964 se realizó en Asunción un Campeonato cuadrangular que lo ganó Cerro Porteño y en el cual también participaron Guaraní, organizador, Vasco da Gama, de Río, y Racing, de Buenos Aires. En junio de 1966 visitaron Asunción, el Cagliari, de Italia, y el Sheffield United, de Inglaterra; el primero venció al Libertad y el segundo cayó batido ante el Guaraní.

También concitó alguna atención la Copa "San Isidro de Curuguaty" jugada, y luego dejada de lado; entre los campeones "interligas" paraguayos y uruguayos.


EXPERIENCIAS OLÍMPICAS


La Liga Paraguaya, que nunca había participado en un Campeonato Olímpico de Fútbol, decidió inscribir su representación en las Eliminatorias del previsto para 1968, en México. A tal efecto, un seleccionado "amateur" concurrió a Colombia a jugar dicha fase en abril de 1968. En rigor de verdad, la Selección cumplió decorosamente su papel. Se clasificó en la primera etapa, y en la decisiva, fracasó, luego de perder ante Colombia y dársele por perdedora ante Brasil por retirarse a los 80 minutos, cuando se le sancionó un penal que los nacionales no aceptaron. Cuatro años después, en las Eliminatorias para el Campeonato Olímpico de Alemania, Paraguay corrió idéntica suerte, fue eliminado nuevamente y otra vez en Bogotá. Para el Campeonato de 1976, en Canadá, Paraguay no inscribió su equipo.


PARAGUAY ASISTE AL

V CAMPEONATO MUNDIAL UNIVERSITARIO


La Confederación Universitaria Deportiva del Paraguay fue invitada, en 1976, a participar en el V Campeonato Mundial Universitario, que organiza periódicamente la FISU (Federación Internacional de Deporte Universitario). Modestamente y sin la ayuda de nadie, los dirigentes universitarios formaron el equipo y fueron al Uruguay. En la rueda de clasificación, los universitarios paraguayos empataron con Irán y España y vencieron a Bélgica. La gran hazaña la cumplieron los guaraníes en el Estadio Centenario, colmado de espectadores. Paraguay se defendió heroicamente y venció a los dueños de casa por 1 a 0, con gol de Michelagnoli. El enfrentamiento revivió la época de las grandes luchas de las dos casacas: albirroja y celeste. Desde ese momento; toda la afición concentró su atención en el torneo. En la semifinal, en dramática lucha, Paraguay definió por penales su pleito, con el fuerte equipo de Francia y para el match final, la hinchada paraguaya se trasladó en masa a Montevideo. Aviones grandes y pequeños condujeron a estudiantes y no estudiantes, que ingresaron al viejo Estadio Centenario con banderas paraguayas. El rival era la Selección Universitaria de Corea del Sur. Veloces y disciplinados, los asiáticos habían llegado a la final, luego de vencer a todos sus rivales, menos a Francia, con quien empató. Todo parecía indicar que esta vez se iba a dar la gran satisfacción al sufrido público paraguayo. Al moverse el balón, el 14 de agosto de 1976, pudo observarse un fútbol desordenado y nervioso. Las acciones transcurrían muy parejas, cuando los de Corea obtuvieron un gran gol. Pocos minutos después, Michelagnoli hizo lo suyo. La alegría de la hinchada paraguaya era enorme. El público uruguayo se había volcado a favor de Corea. En el segundo tiempo el juego seguía parejo hasta que el árbitro español sancionó un penal muy dudoso. El tiro dio en el palo y el referee ordenó la repetición de la pena, alegando que el guardavallas Codas se había movido de lugar antes de la orden. Allí fue expulsado el primer jugador paraguayo. Los coreanos anotaron el tanto y siguió el juego. A los pocos minutos sobrevino la segunda expulsión, verdaderamente arbitraria. El partido se interrumpió y Paraguay se retiró de la cancha, perdiendo el partido y el Campeonato. Esta vez; si que se les robó el campeonato a los albirrojos.

Se trató de consolarse con el título de Vice Campeones, pero la amargura y la decepción castigó una vez más a la afición.


PRIMER CAMPEONATO NACIONAL DE CLUBES


Utilizando la experiencia de países vecinos, la Liga Paraguaya organizó, a fines de 1976, el Primer Campeonato Nacional. Las eliminatorias comenzaron en cada Liga con gran entusiasmo. Si bien el certamen tuvo anormalidades, sobre todo en la organización de los grupos, el público del interior vibró con sus colores. Grandes atracciones fueron San Juan, de Encarnación y el Teniente González, de Carapeguá, que llegaron a las semifinales. En el match final, en un partido muy incidentado, Olimpia conquistó el Campeonato venciendo al Campeón "metropolitano" Libertad, por 2 a 0.

El Segundo Campeonato fue ganado por Cerro Porteño que derrotó a Libertad en la final. Aunque se notó un mejoramiento en el nivel de fútbol de los clubes del interior; el Campeonato parece, por el momento, destinado al fracaso.

La calidad de Campeón Nacional, reglamentariamente dio al "Decano" el derecho a jugar dos partidos con el Vice Campeón del Campeonato de Honor, Cerro Porteño. En ambas ocasiones venció Olimpia en forma categórica, a un Cerro Porteño,  desmoralizado por las incidencias institucionales y la crisis directriz por la cual estaba pasando.


GRANDES JUGADORES DE LOS TRES ULTIMOS LUSTROS


No todas fueron penurias en los últimos años. Del fútbol paraguayo surgieron excelentes jugadores que nos dieron muchas satisfacciones, en el país, y más aún en grandes clubes extranjeros, destino obligado de todos ellos. Difícil se hace suponer lo que sería una Selección Nacional formada en base a los valores esparcidos por el mundo. Una idea de eso se tuvo durante las Eliminatorias últimas, cuando vinieron a jugar, por la albirroja algunos jugadores nacionales que estaban en Méjico y España.

El gran Saturnino Arrúa, Carlos Diarte y Sebastián Fleitas, fueron quizá; los mejores, dentro de una muy difícil clasificación.Tampoco podremos, nunca olvidar a los otros que brillaron en los últimos quince años: Eladio Zárate, Eladio Vera, Fretes, Benegas, Carlos Jara Saguier, Juvencio Osorio, Ortíz Aquino, Arsenio Valdez, los Insfrán, Hugo Enrique Kiese, Roberto Fernández, Carlos Monnin y muchos otros que nos demostraron que el fútbol paraguayo, a pesar de todos sus errores, nunca morirá.


LA COPA JUVENTUD DE AMERICA: ALEGRÍA Y TRISTEZAS


Quizá, haciendo un resumen general de la actuación del Seleccionado Juvenil Paraguayo, al final nos encontremos con un "saldo a favor'". El equipo joven de la Liga, en realidad; nos ha dado muchas satisfacciones, pero también una vez más la suerte, nos ha deparado la más grande de las amarguras deportivas que pueda concebirse: "la noche de la monedita" en cancha del Olimpia.

El Tercer Campeonato Sudamericano Juvenil se llevó a cabo en Colombia, en el año 1964. Paraguay concurrió y realizó una muy buena actuación: compartió el vice-campeonato con Colombia y Chile escoltando a Uruguay. Perdió ante Uruguay y Chile, empató con Colombia y derrotó a Perú, Argentina y Venezuela. De aquel equipo del 64 surgieron jugadores de la talla de Artemio Villanueva, Bordón, Isidro Alonso y Lucio González.

La buena actuación nacional, fue quizá uno de los factores para que sea conferido a Paraguay ser el organizador del IV Campeonato. Por fin Asunción vería un Campeonato, Juvenil es cierto, pero Sudamericano al fin. En la faz eliminatoria, Paraguay se clasificó luego de vencer a Venezuela y Argentina y perder con Colombia. Corría el mes de marzo de 1967. Parecía que la albirroja marchaba hacia el título al vencer, el 22 de marzo, al Perú, por 2 a 1.

El 29 de marzo de 1967 se disputó la final en cancha del Olimpia, que estaba colmada de espectadores. Increíblemente el reglamento no previa que ocurriría en caso de empate. En nervioso partido, los jóvenes albirrojos y albicelestes lucharon denodadamente. Los nuestros llevaron la ofensiva en todo momento y dominaron el partido. El primer tiempo terminó 0 a 0. En el segundo, los argentinos abrieron el scorer a los 5 minutos y Yugovich empató, para Paraguay, a los 14. Un minuto más tarde Ramírez aumentó para Paraguay y dos minutos después, el árbitro sancionó a Argentina con la pena máxima. Todo parecía ya definido, sin embargo, una vez más, estaba escrito, Paraguay sería postergado en sus pretensiones. El tiro de Laterza dio en un poste y cuatro minutos después empataron los argentinos. Era increíble pero era verdad.

El juego siguió y los nacionales perdieron tres goles hasta que se llegó al final. Se jugó un tiempo suplementario de treinta minutos que no modificó el tanteador. Hubieron cabildeos y consultas. Al parecer estaba previsto el lanzamiento de una moneda para definir quién sería el Campeón. Entró en la cancha el tristemente célebre Teófilo Salinas, Presidente de la Confederación Sudamericana y prototipo de dirigente de hoy día. Se arrojó la monedita y Argentina ganó el Campeonato.

El V Campeonato volvió a disputarse en Asunción, pero esta vez se dio. Paraguay ganó en forma invicta el certamen empatando un partido prácticamente perdido, con Uruguay, en el último minuto, cuando un tiro de Cino se incrustó en la valla uruguaya. El campeonato fue conquistado mediante el mejor promedio, lo cual volvía a ser absurda reglamentación. Esto ocurrió en marzo de 1971 y fueron Campeones los jugadores: Solalinde, Ríos, Bareiro, Tito Correa, Aifuch, Medina, Maldonado, J. Osorio, Diarte, Arecio Colmán, Osvaldo Aquino y Roberto Cino, para citar a los principales.

En el VI Campeonato, realizado en octubre de 1975, Paraguay, se clasificó en el tercer lugar. El torneo se llevó a cabo en Chile.

En el VII Campeonato jugado en Caracas, Paraguay volvió a ser tercero; pero lo más importante, es que este puesto le valió la conquista del derecho de jugar en Túnez el Primer Campeonato Mundial Juvenil, que se llevó a cabo en los últimos días de junio y los primeros de julio de 1977, con la suerte que todos conocemos, la eliminación de la albirroja en los octavos de finales. El equipo derrotó a Austria e Irak, pero su ajustada derrota ante Unión Soviética, le costó la eliminación.


LA MUERTE DE ARSENIO ERICO


El 23 de julio de 1977 falleció en Buenos Aires el más grande de los futbolistas nacidos en el Paraguay: Arsenio Erico.

"El Semidiós de Avellaneda", "El Saltarín Rojo", "El Hombre de" Mimbre" y otros nombres, dan una idea de lo que fue Erico para el público y la prensa argentina. A nosotros, los paraguayos, nos queda el consuelo de compartir la gloria por él conquistada, como futbolista y como caballero.

Como dolorosa expresión de la cruda realidad de nuestro fútbol, Arsenio Erico, su máximo exponente y posiblemente uno de los mejores centro-delanteros del fútbol mundial, nunca tuvo el honor de vestir la casaca albirroja, ya que fue transferido a temprana edad. Él aficionado paraguayo que no viajó a la Argentina durante los años de triunfo; tuvo una sola oportunidad de verlo: cuando vino con el Independiente. La gran mayoría, solamente lo vio jugar en sus comienzos, y en su ocaso.

Entre las múltiples virtudes del Gran Erico, cuyos restos no descansan en nuestro país, está por encima de todas, su gran orgullo nacional, al cual nunca renunció. En 1938 la Argentina se preparaba para el Campeonato Mundial de Francia. Era una época de proliferación de grandes futbolistas. No obstante, la FIFA quiso contar con el concurso del paraguayo, para lo cual le fue solicitada su naturalización para adoptar la ciudadanía argentina. Erico se negó. Un prestigioso Semanario deportivo de Buenos Aires, publicó en su portada una caricatura afectuosa del ídolo, que, convertido en pájaro, reposaba sobre la rama de un árbol, pudiendo leerse debajo unas estrofas transformadas del célebre poema de Guido Spano.

"llora, llora urutaú

en las ramas del yatay

no me voy para el Mundial

porque soy del Paraguay".


E L AÑO 1979


Difícil resulta insertar en esta Historia de los 80 Años de Fútbol en el Paraguay lo acontecido en el año 1979. Si se tienen en cuenta los resultados obtenidos, nadie podrá negar que fue el año en el cual nuestro fútbol alcanzó la cúspide de la gloria. A igual conclusión se llega al analizar los nombres de los jugadores que permitieron tan grandes conquistas: Julio César Romero, Hugo Talavera, Enrique Villalba, Roberto "Gato" Fernández, Roberto Cabañas, Roberto Paredes, Eugenio Morel, Milciades Morel, Carlos Kiese y tantos otros que demostraron que el buen fútbol solamente es posible cuando lo juegan los buenos jugadores.

También nos resulta difícil definir si el año 1979 constituye la culminación de un proceso evolutivo y si es el comienzo de una nueva era de apogeos de nuestro fútbol o si solamente puede considerarse un hecho aislado que se hizo posible mediante la conjunción de varios factores. La respuesta a esta interrogante, nos lo dará el tiempo.

Observando fríamente los acontecimientos, podemos señalar las victorias deportivas del año "cúspide".

1. Tercer puesto en el Campeonato Sudamericano Juvenil de Montevideo.

2. Ganador invicto del Campeonato Intercontinental Juvenil clasificatorio para el Mundial del Japón.

3. Quinto puesto en el II Campeonato Mundial Juvenil del Japón.

4. Victoria del Olimpia en la Copa Libertadores de América.

5. Victoria de Paraguay en el Campeonato Sudamericano “Copa América”.

6. Victoria de Olimpia en la Copa Intercontinental.

7. Victoria del Olimpia en la Copa Interamericana.

8. Consagración de Julio César Romero como astro del fútbol mundial.

Ante tantos contundentes datos, no es posible suponer que las grandes conquistas del año 1979 hayan sido fruto de la casualidad. Muy por el contrario, puede afirmarse, sin temor a equívocos, que fue el año más glorioso en 80 años de fútbol en el Paraguay.


Como aspectos negativos, que pudieron peligrar la chance de nuestro fútbol, podemos citar:

1. La absurda puja y rivalidad entre los directivos de la Liga Paraguaya y los del Olimpia.

2. El misterioso comportamiento, en horas cruciales, del gran jugador Hugo Talavera, y

3. La clásica y tradicional "subasta" de los grandes jugadores transferidos al fútbol mundial; transferencias que prácticamente liquidaron la generación del 79.

Sea como sea, los que vivimos el año 1979 nunca podremos olvidarlo, pues jamás el sufrido aficionado paraguayo festejó tantas conquistas ni gritó tantos goles en un solo año.


JUVENILES: TERCEROS EN MONTEVIDEO


Uruguay organizó el Campeonato Juventud de América, que a la vez de consagrar al Campeón de esa categoría, tenía también como objetivo clasificar los tres representantes de América del Sur en el II Campeonato Mundial a realizarse en Japón. El equipo paraguayo debió disputar sus partidos en la ciudad de Paisandú. El 12 de enero; los albirrojos derrotaron, categóricamente, a Chile por 6 a 0. Ese día la afición paraguaya, o por lo menos gran parte de ella, pudo observar en las pantallas de la televisión al nuevo astro del fútbol guaraní: Julio César Romero, que marcó tres goles. Cinco días después, Paraguay se encontró con Colombia, equipo "sorpresa” que venía de batir a Brasil. Los paraguayos ganaron 5 a 0. La serie triunfal en Paisandú siguió con la victoria ante Bolivia (1 a 0) y el empate ante Brasil (1 a 1), jugando este último partido ya clasificado y a media máquina".

Los albirrojos pasaron pues a Montevideo, donde los esperaba la parte más dura. El 25 de enero se nos puso delante "la sombra negra", Argentina, con Maradona y todo, Paraguay dominó pero también a él le dominó el complejo albiceleste y no supo ganar, 0 a 0. El 28 fue el día de la gran victoria ante Brasil. Paraguay iba perdiendo 0-1 cuando Fidel Miño empató con un tremendo tiro libre. En el segundo tiempo, Severiano Arévalo anotó el gol de la victoria. Esa misma noche, Uruguay y Argentina empataron cero a cero.

El 31 de, enero, el día de la gran final, Uruguay y Paraguay estaban empatados en puntos. El viejo Estadio Centenario estaba lleno de bote en bote. El público oriental, ansioso de victorias, alentaba a sus hombres fervorosamente. Paraguay, que en ese estadio realizara tantas hazañas, no funcionó y terminó perdiendo por 2 a 1. Quedó pues en tercer puesto, pero lo que quedó bien firme fue la certeza que la albirroja se hallaba de nuevo firmemente aferrada entre los grandes del Río de la Plata, mal que le pese a muchos sesudos críticos, como el metafísico Menotti, que sostiene que estamos por debajo de los países del Pacífico.


INSÓLITO TORNEO INTERCONTINENTAL EN ASUNCIÓN


La tercera colocación paraguaya en el torneo de Montevideo, de acuerdo a las disposiciones de la FIFA, le obligaba a jugar un campeonato triangular como local ante Australia, representante de Oceanía e Israel, representante de Asia, para establecer el lugar No. 16 del Campeonato del Japón.

El largo viaje y el arribo de australianos e israelitas fue todo un acontecimiento en Asunción. El 7 de febrero, en una noche canicular como pocas, salieron al field del "Defensores del Chaco" los fornidos australianos, dirigidos por un charlatán, Rudi Gutendorf, que se pasó plagueando desde que llegó. El golazo de Romerito que abrió el marcador es muy difícil que sea olvidado por quienes vieron aquel partido que terminó 3 a 0. El torneo fue de dos ruedas y Paraguay ganó todos los partidos mientras que australianos e israelitas empataron a cero sus dos partidos entre sí. Así ganó la albirroja un lugar para el Japón.


LOS ALBIRROJOS EN EL IMPERIO DEL SOL NACIENTE


La gloriosa tradición del fútbol "junior" paraguayo fue bien protegida y conservada en el Japón, hasta donde viajó el equipo "esperanza". El equipo paraguayo llegó a Kobe con un gran "curriculum" 8 partidos ganados, dos empatados y uno solo perdido. Por razones geográficas, los horarios de los partidos resultaban, para nosotros, realmente ridículos. Los nacionales debutaron en la madrugada paraguaya del 25 de agosto ante Corea del Sur. Había deseos de "vendetta" por lo ocurrido en Montevideo con el equipo universitario y también grandes deseos de darle una paliza a los coreanos, que por otro lado, no son muy apreciados en el país. Paraguay venció 3 a 0. Mediante un gol de Romerito y dos de Cabañas, los nuevos astros del fútbol nacional. El lunes 27, la afición volvió a madrugar. Los partidos, se televisaban en directo desde Kobe y en cada hogar paraguayo, alguien mataba el frío con mate o café. Había un general optimismo, pero... en Kobe apareció la maldición que siempre persiguió a nuestros futbolistas: la lluvia. Los albirrojos no podían correr, ni siquiera caminar en el campo de juego. Es increíble pero es verdad: en un país de un gran promedio anual de días de lluvia, como el nuestro, hasta hoy los partidos se suspenden cuando caen cuatro gotas locas. El joven arquero Elizeche perdió una pelota inofensiva que se convirtió en el único gol portugués, nuestro rival de aquel día. No obstante el traspié, más adelante, Paraguay derrotó categóricamente a Canadá y pasó a la siguiente ronda.

En los cuartos de finales el equipó nacional comenzó enfrentando con decisión a la Unión Soviética, poseedora del título. La brava lucha terminó empatada a dos, pero el equipo estaba extenuado, pues se había jugado un tiempo suplementario de 30 minutos. La decisión por penales fue fatal. Así quedó el Paraguay eliminado del torneo pasando a ocupar la quinta colocación, lo cual de por sí, es un gran honor.


EL VIEJO OLIMPIA ES CORONADO

"REY DE COPAS"


La más grande campaña deportiva que haya realizado un equipo paraguayo en 80 años de fútbol la realizó Olimpia, en 1979. El Decano del fútbol paraguayo pasó a la historia del fútbol mundial, conquistando sucesivamente la Copa Libertadores de América, la Copa Interamericana y la Intercontinental, llamada también "Mundial", porque de hecho lo es.

La triunfal carrera comenzó con el match contra Sol de América al cual venció por 2 a 1. El Decano emprendió viaje a Bolivia, donde, en accidentado partido, contra el Wiesterman, jugado en Cochabamba, venció por 2 a 0. El match tuvo caracteres dramáticos por el fanatismo del público boliviano, cosa que melló el espíritu de los paraguayos, que sufrieron su única derrota, en La Paz, ante el Bolívar, por 2 a 1. Paradójicamente el gol boliviano, el de la victoria, lo convirtió un paraguayo, Carlos Espínola, a la sazón, integrante del Bolívar. En Asunción, Olimpia arrolló a sus dos rivales del Altiplano y obtuvo un angustioso triunfo ante Sol de América, mediante un agónico tanto convertido por Rogelio Delgado, a los 86 minutos. Así pasó Olimpia a la segunda ronda. Tocóle en suerte al Campeón paraguayo enfrentar, en esa instancia, a los campeones de Brasil y Chile, Guaraní y Campinhas y Palestino, respectivamente. En una de esas hermosas noches futbolísticas asuncenas, el público concurrió en masa al Defensores para ver al Olimpia enfrentando al campeón brasileño. La recaudación fue de 14 millones de guaraníes (cien mil dólares), mucha plata para un país donde tanta gente entra gratis. El Partido era parejo, el "Guaraní" brasilero jugaba bien, pero el implacable verdugo Enrique Villalba, a los 30 minutos, conmovió a la multitud con un impecable gol. El segundo tiempo fue dramático, y el drama llegó al máximo cuando a los 32 minutos Miltao empató el partido. Para los brasileños un empate era un triunfo. Todo parecía perdido cuando sobrevino la jugada que dio al Olimpia la victoria; un centro alto que pretendió embolsar el arquero que fue atropellado, perdiendo la pelota. El rebote lo tomó el ingeniero Paredes, anotando el gol.

La siguiente confrontación fue en Santiago de Chile donde Olimpia triunfó 2 a 0, con dos goles del Arquitecto Talavera. La revancha en el Estadio Defensores fue otra gran fiesta, 3 a 0 para el campeón guaraní. Debe quedar anotado en esta historia el autogol del chileno Varas, uno de los más geniales que vio el público paraguayo. El infortunado marcador de punta trasandino anotó un gol contra su propia meta desde casi media cancha. Olimpia ya estaba clasificado para la final, pero debía aún cumplir su compromiso en Campinhas, compromiso que lo salvó honrosamente con un empate a uno. Ahora llegaba lo más difícil, ganar al temible Boca Juniors que venía de vencer en una sangrienta serie de partidos a Peñarol e Independiente.

El 22 de julio de 1979 Boca Juniors y Olimpia estaban frente a frente en Asunción. Una vez más el fixture perjudicaba a los paraguayos, que casi siempre debieron jugar los matches decisivos como visitantes. Más de 60.000 personas abonaron cerca de 50 millones de guaraníes (400 mil dólares). A los 3 minutos de juego, luego de un peloteo en el área boquense, Osvaldo Aquino se encontró con el balón y fusiló a Gatti. A los 26 minutos se produjo uno de los más curiosos goles de la historia del fútbol paraguayo: un tiro libre de larga distancia fue tomado por el jugador uruguayo del Olimpia Osvaldo Piazza; el disparo no fue muy fuerte, el gran golero Gatti, sobradoramente se disponía a detener el balón, cuando éste, repentinamente, pocos metros del arquero; se elevó, luego de dar un falso pique y luego de rosar en el hombro del arquero, se introdujo en la valla. Muchos aseguran que la pelota pegó en una de las muchas naranjas que la hinchada había arrojado al excéntrico arquero argentino. Olimpia ganó dos a cero.

Boca Juniors volvió a Buenos Aires y se preparó para masacrar al Campeón paraguayo. Juan Carlos Lorenzo, conocido fanfarrón, declaro a la prensa: "Nos ganó un equipo muerto de hambre". Los dirigentes "xeneises" contrataron ómnibus para el viaje masivo a Montevideo, donde estaban seguros que vencerían en el desempate, pues descontaban la victoria en la Bombonera. El viernes 29 de julio Olimpia salió al césped de la Boca, modesta pero serenamente. Ya habían pasado los años en que los paraguayos pisaban la capital argentina aterrados y al solo efecto de evitar goleadas. Ya no eran los años en que se iba "a aprender", a dar un paseo por la calle Corrientes y Comprar unos regalitos en Gath y Chávez, siempre con el temor a ser estafados. Aquella memorable noche Olimpia formó con Almeida; Solalinde, Jiménez, Paredes y Piazza; Torres, Kiese y Talavera; Isasi, Villalba y Aquino. Boca Juniors integró su equipo con Gatti; Pernía, Sa, Capurro y Bordón; Benítez, Suñé y Sanabria, Mastrángelo, Salinas y Rochas, También jugaron por Olimpia Guash y Delgado y por Boca, Salguero y Palacios. Olimpia aguantó a pie firme los 90 minutos y se clasificó ganador de la Copa, tantas veces arañada por clubes paraguayos pero siempre esquiva. Asunción vivió una jornada inolvidable. El arribo del Campeón fue apoteósica. Olimpia había dado al fútbol paraguayo la segunda gran satisfacción de su historia. Es justo que queden en la historia, además de los nombres de los jugadores que hicieron posible la conquista; los del Presidente del Club, Osvaldo Domínguez Dibb y del Técnico Luis Cubillas, sin que esto signifique la postergación de tantos otros meritorios dirigentes.


RETORNA AL PARAGUAY LA LEGENDARIA

"COPA AMERICA"


No con mucho optimismo observó la afición paraguaya el inicio de la disputa de la Copa América, que se hallaba en poder de los peruanos. Paraguay fue incluido en la serie encabezada por Uruguay e integrada por Ecuador. Muchos creían que con la conquista del Olimpia ya se había cumplido y que la Copa América carecía de importancia. El 29 de agosto, la albirroja, integrada con 8 jugadores del Olimpia, venció ajustadamente a Ecuador por 2 a 1 en Quito. El 13 de setiembre, la Selección, con un cuadro improvisado, pues el Olimpia estaba de jira, volvió a derrotar a Ecuador, esta vez en Asunción, 2 a 0. El 20 de setiembre se llevó a cabo en Asunción un antiguo clásico sudamericano, guaraníes y charrúas. Uruguay había perdido un punto en Ecuador, por eso, una victoria paraguaya, de hecho, significaría la clasificación. Fue un pésimo partido, y al finalizar, la sensación general era que Paraguay prácticamente estaba eliminado, pues debía jugar en el Estadio Centenario bastando para ello solamente una derrota por dos goles de diferencia.

El 26 de setiembre la afición se preparó, pesimista, a escuchar la transmisión del enfrentamiento decisivo. Debíamos perder por solo dos tantos para eliminarnos. El equipo no funcionaba, y para colmó tampoco esta vez estaban los jugadores del Olimpia, que andaban, no sabemos en qué periplo. Los uruguayos marcaron primero, pero Eugenio Morel empató. La cosa iba bien, pero Uruguay volvió a marcar. Perdiendo por un gol Paraguay se clasificaba; los minutos pasaban lenta y angustiosamente. Por esas cosas de los reglamentos, el público paraguayo estaba felíz con la derrota, era lógico. De pronto Morel tomó una pelota en su campo y se escapó como una saeta. Corrió casi toda la interminable cancha del Centenario y cuando le salió el guardavallas, la colocó en una esquina, era el empate y la clasificación. Una vez más, Paraguay había postergado a su tradicional rival.       

Los otros grupos de la Copa América eran Argentina, Brasil y Bolivia, por un lado, y Chile, Colombia y Venezuela, por el otro. Perú, como último campeón pasaba directamente al cuadrangular final. Brasil venció en el suyo eliminando a la Argentina, Campeón del Mundo, que pretendió ignorar la competencia mientras que, por su lado, Chile se clasificó a expensas de sus rivales. Más adelante, en el clásico del Pacífico, Chile eliminó al Perú y Paraguay tuvo que vérselas con Brasil.

Los partidos de fútbol entre Paraguay y Brasil suelen ser notables. Siendo Brasil uno de los colosos más importantes del fútbol mundial, cuando viene a Asunción entra al campo de juego con un raro terror. Esto se ha visto, especialmente en los equipos de clubes. Sao Paulo, Botafogo, Vasco Da Gama, Corinthians, Fluminense; Palmeiras y muchos otros han caído estrepitosamente en la capital paraguaya. La misma selección amarilla, con Pelé y todo, fue derrotada en el Defensores del Chaco, una noche de 1969, y todo esto sin contar las dos victorias paraguayas consecutivas en Lima y la obtenida en el mismo Río de Janeiro. El miércoles 24 de octubre, una gran cantidad de aficionados concurrió al estadio sin complejo alguno. Paraguay jugaba con el máximo poderío, lo mismo que Brasil, que acababa de eliminar, como dijimos, estrepitosamente a la Argentina. Realmente, el equipo albirrojo, en el primer tiempo arrolló al Brasil. A los 15 minutos de juego, las 55.000 personas que estaban en las graderías, vieron uno de los más hermosos goles de la historia del fútbol paraguayo: Eugenio Morel recibió un centro alto, paró con el pecho, y de espaldas al arco, con una chilena espectacular, envió un largo y fuerte tiro que dió en la parte interior del travesaño, pegó en el suelo, volvió a rebotar y pegar de nuevo en el travesaño y cayó a pocos centímetros adentro, pese al salto desesperado de Leao. El gol del siglo lo vieron además miles y miles de televidentes del Brasil, Chile, Argentina, Colombia, Méjico y hasta los de un canal de Miami, menos los de Asunción, que tuvieron que esperar el “diferido”. Casi al filo del primer tiempo, Hugo Talavera anotó el segundo tanto, aprovechando un pase en profundidad. En el segundo tiempo los brasileños descontaron el marcador y al terminar el partido, quedó flotando la sensación de que había perdido la oportunidad de propinar al Brasil la más grande goleada de su historia, y es cierto, porque los guaraníes perdieron goles increíbles. Jóao Saldanha, el famoso comentarista brasileño declaró a la prensa "Paraguay hoy perdió la oportunidad de golear al Brasil y clasificarse para la final, porque nosotros ganaremos fácilmente y por mayor diferencia en Maracaná".

Ocho días después llegó para los brasileños el día que ellos creyeron sería el de la venganza. Sé les había enseñado inclusive a cantar correctamente el himno, cada uno con un micrófono y firmes como soldados prusianos. El partido comenzó y muy pronto los "verde amarelhos" anotaron, mediante un violento tiro de Falcao que dio antes en uno de los palos. Parecía que se venía una goleada, pero de pronto, en un ataque en profundidad, Milciades Morel, empató. En Asunción hubo alegría, pero se manifestó con cautela. Pocos minutos más tarde, otra vez Morel quedó solo ante Leao y su disparo dio en el travesaño y en el suelo cuando Leao ya estaba vencido. En Asunción el público comenzó a pensar en la clasificación. En la segunda etapa, el referee, el clásico referee sudamericano, hizo lo suyo, sancionó con un penal al visitante. Gol de Brasil, Sócrates. Entonces fue cuando vino el gran gol del nuevo "as" del fútbol paraguayo: Julio César Romero anuló a tres hombres dentro del área brasileña y con tiro cruzado decretó el empate y la clasificación paraguaya. En Asunción el público se volcó a las calles en medio de un tiroteo generalizado que llenó de pavor a los pocos habitantes que no gustan del fútbol.

Quedaban para la final paraguayos y chilenos. Históricamente, y con la preocupación de pecar de inmodestos, diremos que Paraguay siempre fue más que Chile en fútbol. Había pues fundadas razones para ser optimistas, pero ocurrieron ciertos hechos que puso en peligro la conquista. Los jugadores, con o sin razón, se "sublevaron" reclamando mayor remuneración. Comenzaron los tira y aflojes. El público dividía su opinión dando la razón a los jugadores o a la Liga. Por fin hubo una transacción, los jugadores renunciaron a sus honorarios y se presentaron ante Chile. Se ganó fácilmente por 3 a 0. Ya nadie dudaba ahora del triunfo. Sin embargo, ocho días después, los albirrojos perdieron el único partido del torneo por 1 a 0 en Santiago y se debió ir a un tercer partido en Buenos Aires.

El ambienté se había vuelto otra vez, dramático. Hugo Talavera, el misterioso jugador olimpista no estaba en la Selección, había desaparecido. Nadie sabía dónde estaba. En la Selección, había una rivalidad entre los Olimpistas y el resto. El partido no fue bueno, pero estuvo impregnado de un hondo dramatismo. Miles de Paraguayos, en cancha del Velez Sarsfiel alentaron a su equipo. El primer tiempo fue de amplio dominio paraguayo, pero por un capricho del destino no se pudo marcar. El segundo tiempo y el suplementario, fue más parejo, inclusive, Chile también estuvo cerca del gol. El 0 a 0 final significaba el campeonato, por diferencia de goles. Paraguay había vuelto a ganar la Copa América veintiséis años después. El retorno de los guaraníes de Ranulfo Miranda fue extraordinario e hizo recordar a aquella tibia noche del 53.


LA COPA INTERAMERICANA


Olimpia no se satisfizo con su conquista y fue directamente en búsqueda de más lauros. Sus dirigentes concertaron dos partidos con el Campeón de la CONCACAF (Confederación Norte-Centroamericana y del Caribe de Fútbol). 

El Campeón en vigencia era el América de Méjico, pero de 1978. El campeonato de 1979 aún no había terminado, pues habían quedado finalistas el FAS del Salvador, que había eliminado precisamente al América y al Robin Hood de Surinam. No obstante, Olimpia jugó en Méjico el 9 de setiembre y empato 0 a 0. La revancha en Asunción fue favorable al Olimpia por 1 a 0, el 24 de setiembre, pero la CONCACAF invalidó la conquista. Esto no amilanó al Decano, que volvió al norte, ínterin, FAS del Salvador había ganado el campeonato de esas regiones. El clima era bélico. El Salvador pasaba por dramáticos momentos políticos. En un no menos dramático partido, Olimpia y FAS empataron 3 a 3, esto ya en 1980, y en la revancha en Asunción, los de la franja; vencieron fácilmente al equipo salvadoreño, 5 a 0 ganando así finalmente, la Copa Intercontinental, de hecho y de derecho, contra vientos y mareas.


LA COPA INTERCONTINENTAL


Este famoso trofeo también fue del Rey de Copas. En noviembre en Malmoe, Suecia, Olimpia venció al Vice Campeón europeo, por 1 a 0, gol de Isasi. Antes, en una gira por el viejo continente, el Decano derrotó al Anderlecht de Bélgica y perdió con el Sunderlan de Inglaterra. La revancha en Asunción fue en una calurosa noche de febrero. Olimpia ganó 2 a 1 y el gol del triunfo lo anotó Miguel Michelagnoli. Inscribió así el gran Olimpia, su nombre en el trofeo intercontinental, máxima jerarquía mundial en materia de competiciones entre clubes.


CUANDO LOS HÉROES SE VAN


Es indudable que las grandes épocas de los grandes hombres, 1979 fue el año del fútbol paraguayo, porque fue un año de grandes jugadores. Por encima de rencillas, de los egoísmos, y de muchos otros factores adversos, un puñado de grandes jugadores, escribió, quizá, la más brillante página del libro de la historia de nuestro fútbol. Pero una vez más ocurrió lo inevitable, la desintegración del equipo, por culpa de las transferencias. Hasta los reglamentos redactados para proteger a la selección, con miras a España 82, fueron violados. Los intereses y las necesidades de los clubes, así como la imposibilidad de frustrar la carrera profesional del hombre, fueron las razones. Los héroes del 79 quedaron diezmados. Fueron transferidos al exterior: Enrique Villalba, al Anderlecht; Eugenio Morel, al Argentino Juniors; Amado Pérez, al Vélez Sarsfield; Milciades Morel, al Oviedo; Carlos Kiese, al Gremios de Porto Alegre; Roberto Cabañas y Julio César Romero, al famoso Cosmos de Nueva York, y quién sabe cuántos otros más lo serán cuando se lean estas páginas.

Romero quizá sea un hito en la historia de nuestro fútbol. Su transferencia fue motivo de grandes polémicas. En la galería de los superhombres de nuestro fútbol ya esta Julio César Romero, conjuntamente con Fleitas Solich, Gerardo Rivas, Arsenio Erico, Delfín Benítez Cáceres y Eulogio Martínez. Hoy juega en la nueva Meca del fútbol, Nueva York, junto a Neeskens, Chinaglia, Carlos Alberto y Beckenbauer. Su compañero, Roberto Cabañas, en el momento en qué se escriben estas líneas, aún no ha debutado, pero es poseedor de un récord en la historia de nuestro fútbol: casi un millón de dólares fue el precio de su transferencia.

Ochenta años pasaron desde que rodó la primera pelota en los barrios asuncenos y el nombre de PARAGUAY ya ingresó en la geografía deportiva del mundo. Es el justo premio para un pueblo de trabajo que ama el deporte.

Esta es, brevemente expuesta, la historia de 80 años de fútbol en el Paraguay. Una historia de triunfos y fracasos, lágrimas y sonrisas, como en todas las cosas de la vida.



RESEÑA DE LOS CAMPEONATOS OFICIALES DE PRIMERA DIVISIÓN

ORGANIZADOS POR LA LIGA PARAGUAYA DE FÚTBOL


AÑO 1906

Competidores: Libertad, Guaraní, Olimpia, General Díaz, Nacional y 14 de Mayo.

Campeón: Guaraní (invicto)

Vice : Olimpia

AÑO 1907

Competidores: Libertad, Guaraní, Olimpia, Nacional y Atlántida

Campeón: Guaraní (invicto)

Vice. Olimpia

AÑO 1909

Competidores:  Libertad, Guaraní, Olimpia, Atlántida, Nacional y Mbiguá.

Campeón: Nacional

Vice; Libertad

AÑO 1910

Competidores: Libertad, Guaraní, Olimpia, Nacional, Atlántida y Mbiguá.

Campeón: Libertad

Vice: Atlántida.

AÑO 1911

Competidores: Nacional, Libertad, Guaraní, Olimpia, Atlántida y Sol de América.

Campeón: Nacional

Vice: Atlántida.

AÑO 1912

Competidores: Olimpia, Nacional, Sol de América y, Presidente Hayes.

Campeón: Olimpia

Vice: Sol de América.

AÑO 1913

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América y Cerro Porteño.

Campeón: Cerro Porteño (invicto)

Vice: Sol de América.

AÑO 1914

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño y Ríver Plate.

Campeón; Olimpia

Vice: Cerro Porteño.

AÑO 1915

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño y Ríver Plate.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Olimpia.

AÑO 1916

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate y Mcal. López.

Campeón: Olimpia

Vice: Guaraní.

AÑO 1917

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Mcal. López y Marte Atlético.

División Transitoria:   Libertad, Presidente Hayes, Boys Scouts, Sastre Sport, 10 de Agosto y Vencedor.

Campeón: Libertad

Vice : Olimpia

AÑO 1918

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Marte Atlético, Libertad y Atlántida.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Nacional.

AÑO 1919

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Marte Atlético, Atlántida y Sastre Sport.

Campeón: Cerro Porteño

Vice:   Ríver Plate

AÑO 1920

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Sastre Sport y Presidente Hayes.

Campeón: Libertad

Vice: Olimpia.

AÑO 1921

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes y Atlético Triunfo.

Campeón: Guaraní

Vice: Nacional.

AÑO 1923

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes y Sastre Sport.

Campeón: Guaraní

Vice : Olimpia.

AÑO 1924

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional; Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes, Sastre Sport y General Caballero.

Campeón: Nacional

Vice: Libertad.

AÑO 1925

Competidores:  Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes y Sportivo Luqueño.

Campeón: Olimpia

Vice: Guaraní.

AÑO 1926

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate; Libertad, Presidente Hayes, Sastre Sport y Sportivo Luqueño.

Campeón: Nacional

Vice:   Ríver Plate y Sol de América.

AÑO 1927

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Presidente Hayes, Rubio Ñu y Sportivo Luqueño.

Campeón: Olimpia

Vice:   Libertad y Nacional.

AÑO 1928

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Presidente Hayes, Atlántida y Sportivo Luqueño.

Campeón: Olimpia

Vice: Libertad.

AÑO 1929

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, G. Caballero, Atlántida y Sp. Luqueño.

Campeón: Olimpia

Vice: Libertad.

AÑO 1930

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Gral. Caballero, Atlántida, Presidente Hayes, Presidente Alvear, CALT, Universo y Sportivo Luqueño.

Campeón: Libertad

Vice: Ríver Plate

AÑO 1931

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Gral. Caballero, Atlántida, Presidente Hayes, Presidente Alvear, CALT, Universo y Sportivo Luqueño.

Campeón: Olimpia.

Vice: Libertad.

AÑO 1935

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Presidente Hayes, Atlántida y CALT.

Campeón: Cerro Porteño

Vice:   Sol de América.

AÑO 1936

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Presidente Hayes, Atlántida, CALT y Sportivo Luqueño.

Campeón: Olimpia

Vice: Atlántida

AÑO 1937

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes, CALT, Club Atlético Corrales y Sportivo Luqueño.

Campeón: Olimpia

Vice: Cerro Porteño.

AÑO 1938

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes, Atlético Corrales y Sp. Luqueño.

Campeón: Olimpia

Vice:   Cerro Porteño.

AÑO 1939

Competidores:  Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes, y Sportivo Luqueño.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Olimpia.

AÑO 1940

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes, Atlético Corrales y Sportivo Luqueño.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Sol de América.

AÑO 1941

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes, Atlético Corrales y Sportivo Luqueno.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Olimpia.

AÑO 1942

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes y Sportivo Luqueño.

Campeón: Nacional

Vice: Cerro Porteño.

AÑO 1943

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes y S. Luqueño.

Campeón: Libertad

Vice: Olimpia.

AÑO 1944

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes y Sportivo Luqueño.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Libertad.

AÑO 1945

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes y Sportivo Luqueño.

Campeón: Libertad

Vice: Cerro Porteño.

AÑO 1946

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Rívér Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes y Sportivo Luqueño.

Campeón: Nacional

Vice: Sol de América.

AÑO 1947

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes y Sportivo Luqueño.

Campeón: Olimpia

Vice: Guaraní.

AÑO 1948

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes y Sportivo Luqueño.

Campeón: Olimpia

Vice: Cerro Porteño

AÑO 1949

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes, Sportivo Luqueño, Asunción F.B.C.

Campeón: Guaraní

Vice: Nacional.

AÑO 1950

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Atlántida, Presidente Hayes, Sportivo Luqueño y San Lorenzo.

Campeón: Cerro Porteño.

Vice: Libertad.

AÑO 1951

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Presidente Hayes, Sportivo Luqueño, San Lorenzo y Sport Colombia.

Campeón: Sportivo Luqueño

Vice:   Cerro Porteño.

AÑO 1952

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Presidente Hayes, Sportivo Luqueño, San Lorenzo y Atlántida.

Campeón: Presidente Hayes

Vice:   Sol de América y Libertad

AÑO 1953

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Presidente Hayes, Sportivo Luqueño, Atlántida y General Genes.

Campeón: Sportivo Luqueño

Vice:   Cerro Porteño y Libertad.

AÑO 1954

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Ríver Plate, Libertad, Presidente Hayes, Sportivo Luqueño, Atlántida y San Lorenzo.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Libertad.

AÑO 1955

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Pte. Hayes, Sportivo Luqueño y San Lorenzo.

Campeón: Libertad

Vice: Olimpia.

AÑO 1956

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Presidente Hayes y General Genes.

Campeón: Olimpia

Vice: Libertad.

AÑO 1957

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Presidente Hayes y Sportivo Luqueño.

Campeón: Olimpia

Vice:   Cerro Porteño, Sol de América y Guaraní.

AÑO 1958

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Sportivo Luqueño y Ríver Plate.

Campeón: Olimpia

Vice: Cerro Porteño

AÑO 1959

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Sportivo Luqueño, Ríver Plate, Presidente Hayes y General Caballero.

Campeón: Olimpia (invicto)

Vice:   Cerro Porteño.

AÑO 1960

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Sportivo Luqueño, Ríver Plate, General Caballero y Atlético Tembetary.

Campeón: Olimpia

Vice:   Cerro Porteño.

AÑO 1961

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Sportivo Luqueño, Ríver Plate, Atlético Tembetary, San Lorenzo y Presidente Hayes.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Olimpia.

AÑO 1962

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Sportivo Luqueño, Ríver Plate, Atlético Tembetary, San Lorenzo y Presidente Hayes.

Campeón: Olimpia

Vice: Nacional.

AÑO 1963

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Sportivo Luqueño, Ríver Plate, Atlético Tembetary, San Lorenzo y Presidente Hayes.

Campeón: Cerro Porteño

Vice:   Olimpia.

AÑO 1964

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, San Lorenzo, Presidente Hayes y Rubio Ñú.

Campeón: Guaraní

Vice:   Cerro Porteño y Nacional.

AÑO 1965

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, San Lorenzo, Presidente Hayes, Rubio Ñú.

Campeón: Olimpia

Vice: Guaraní.

AÑO 1966

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, San Lorenzo, Rubio Ñú y Sol de América.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Guaraní.

AÑO 1967

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, San Lorenzo, Rubio Ñú y Sol de América.

Campeón: Guaraní

Vice: Libertad.

AÑO 1968

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, San Lorenzo, Rubio Ñú y Sol de América.

Campeón: Olimpia

Vice:   Cerro Porteño

AÑO 1969

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, San Lorenzo, Rubio Ñú, Sol de América y S. Luqueño.

Campeón: Guaraní

Vice: Olimpia

AÑO 1970

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, Rubio Ñú, Sol de América, Sportivo Luqueño y Silvio Pettirossi.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Guaraní

AÑO 1971

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, Rubio Ñú, Sol de América, Sportivo Luqueño y General Caballero.

Campeón: Olimpia

Vice:   Cerro Porteño.

AÑO 1972

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, Sol de América, S. Luqueño, G. Caballero y Pte. Hayes.

Campeón: Cerro Porteño

Vice:   Olimpia.

AÑO 1973

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, Sol de América, Sportivo Luqueño, General Caballero y Rubio Ñú.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Olimpia.

AÑO 1974

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, Sol de América, Sportivo Luqueño, General Caballero y Rubio Ñú.

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Olimpia.

AÑO 1975

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, Sol de América, Sportivo Luqueño, Rubio Ñú y Presidente Hayes.

Campeón: Olimpia

Vice: Sportivo Luqueño.

AÑO 1976

Competidores: Olimpia, Guaraní, Nacional, Cerro Porteño, Libertad, Ríver Plate, Sol de América, Sportivo Luqueño, Rubio Ñú y Resistencia.

Campeón: Libertad

Vice :  Cerro Porteño.

AÑO 1977

Competidores: Libertad, Cerro Porteño, Olimpia, Guaraní, Nacional, Ríver Plate, Sportivo Luqueño, Rubio Ñú, Resistencia y Tembetary.           

Campeón: Cerro Porteño

Vice: Libertad

AÑO 1978

Competidores: Libertad, Cerro Porteño, Olimpia, Guaraní, Nacional, Ríver Plate, Sportivo Luqueño, Rubio Ñú Sol de América y Tembetary.

Campeón: Olimpia

Vice:   Sol de América.

AÑO 1979

Competidores: Olimpia, Sol de América, Cerro Porteño, Libertad, Guaraní, Ríver Plate, Sportivo Luqueño, Rubio Ñú, Tembetary y Capitán Figari.

Campeón: Olimpia

Vice:   Sol de América.



SÍNTESIS GENERAL

CANTIDAD DE CAMPEONATOS REALIZADOS: 69


Campeones                                                       Vice Campeones


Olimpia                       25 veces                      Olimpia                       17 veces

Cerro Porteño            19 veces                     Cerro Porteño         16 veces

Guaraní                       8 veces                        Libertad                      14 veces

Libertad                      8 veces                        Guaraní                       8 veces

Nacional                     6 veces                        Sol de América           10 veces

Sportivo Luqueño      2 veces                       Nacional                     5 veces

                                                                       Presidente Hayes        1 vez                          

                                                                       River Plate                  3 veces

                                                                       Atlántida                    3 veces

                                                                       Sportivo Luqueño      1 vez



PARTICIPACIONES DE LOS DIVERSOS CLUBES EN LOS

CAMPEONATOS DE PRIMERA DIVISION

(1906 - 1979)


Olimpia                       69 veces.                     Universo                     3 veces.

Guaraní                       68 veces.                     Presidente Alvear     3 veces.

Nacional                     68 veces.                     Mbiguá                         2 veces.

Libertad                      65 veces.                     General Genes           2 veces.

Cerro Porteño            63 veces.                     Resistencia                2 veces.

Sol de América           62 veces.                     General Díaz              1 vez

Ríver Plate                  60 veces.                     14 de Mayo                 1 vez

Sport. Luqueño          45 veces.                     Mariscal López         1 vez

Presidente Hayes        43 veces.                     Boys Scout              1 vez

Atlántida                    35 veces.                     10 de Agosto              1 vez

Rubio Ñú                    16 veces.                     Vencedor                    1 vez

San Lorenzo               14 veces.                     Atlético Triunfo        1 vez

Gral. Caballero           10 veces.                     Asunción F.B.C.        1 vez

Atlético Corrales        9 veces.                       Sport Colombia        1 vez

Sastre Sport                6 veces.                       Silvio Pettirossi        1 vez

Atlético Tembetary    7 veces.                       Capitán Figari            1 vez

Marte Atlético                        3 veces.


CLUBES QUE NUNCA DESCENDIERON:

Olimpia, Libertad, Guaraní y Cerro Porteño.




GOLEADORES DE LOS CAMPEONATOS OFICIALES DE LA

LIGA PARAGUAYA DE FUTBOL DESDE LA POST GUERRA



AÑO                          Nombre del Jugador               Club                            Goles

1935                            Pedro Osorio                          Cerro Porteño            18

1936                            Flaminio Silva                         Olimpia                        34

1937                            Francisco Sosa                     Cerro Porteño            21

1938                            Martín Flor                              Cerro Porteño            17

                                     Amado Salinas                       Libertad                      17

1939                            Teófilo Espínola                     Libertad                      28

1940                            José Vinsac                           Cerró Porteño           30

1941                            Benjamín Laterza                 Cerro Porteño            18

                                     Fabio Baudo Franco              Nacional                     18

1942                            Francisco Sosa                    Cerro Porteño            23

1943                            Atilio Mellone                        Guaraní                       27

1944                            Porfirio Rolón                        Libertad                      18

                                     Sixto Noceda                        Pte. Hayes                  18

1945                            Porfirio Rolón                        Libertad                      18

1946                            Leocadio Marín                      Olimpia                       26

1947                            Leocadio Marín                      Olimpia                       27

1948                            Fabio Baudo Franco              Nacional                     24

1949                            Darío Jara Saguier              Cerro Porteño            18

1950                            Darío Jara Saguier              Cerro Porteño            18

1951                            Antonio Ramón Gómez         Libertad                      19

1952                            Antonio Ramón Gómez         Libertad                      16

                                     Rubén Fernández                   Libertad                      16

1953                            Antonio Acosta                      Pte. Hayes                  15

1954                            Máximo Rolón                       Libertad                      24

1955                            Máximo Rolón                       Libertad                      25

1956                            Máximo Rolón                       Libertad                      23

1957                            Juan Bautista Agüero            Olimpia                       14

1958                            Juan Bautista Agüero            Olimpia                       16

1959                            Ramón Rodríguez                  River Plate                  17

1960                            Gilberto Penayo                     Cerro Porteño            18

1961                            Justo Pastor Leiva                Guaraní                       17

1962                            Cecilio Martínez                     Nacional                     19

1963                            Juan D.R. Cabañas               Libertad                      17

1964                            Genaro García                        Guaraní                       8

                                      A. Jara                                    Sol de América         8

                                     Antonio González                  Rubio Ñú                     8

1965                            Genaro García                       Guaraní                       15

1966                            Celino Mora                           Cerro Porteño            14

1967                            Sebastián Fleitas                  Libertad                      18

1968                            Pedro Antonio Cibils            Libertad                      13

1969                            Benicio Ferreira                      Olimpia                       13

1970                            Saturnino Arrúa                      Cerro Porteño            19

1971                            Cristóbal Maldonado            Libertad                      11

1972                            Saturnino Arrúa                      Cerro Porteño            17

1973                            Mario Berón                           Cerro Porteño            15

                                     Clemente Rolón                     Ríver Plate                  15

1974                            Mario Berón                           Cerro Porteño            10

                                     Fermín Cabrera                      Sptvo. Luqueño          10

1975                            Hugo Enrique Kiese               Olimpia                       12

1976                            Arsenio Meza                        Ríver Plate                  11

1977                            Gustavo Fanego                     Guaraní                       12

1978                            Enrique Villalba                     Olimpia                       10

1979                            Edgar Ozuna                          Capitán Figari            10



CUADRO DE ASCENSO Y DESCENSO A PRIMERA DIVISION "A"


AÑO               ASCENSOS                           DESCENSOS

1906                Atlántida                                Gral. Díaz y 14 de Mayo

1907                Mbiguá                                  -

1909                -                                              -

1910                -                                             Mbiguá

1911                Presidente Hayes                    -

1912*              Cerro Porteño                        Presidente Hayes

1913                Ríver Plate                              -

1914                -                                              -          

1915                Mariscal López                       -

1916                Marte Atlético                                    -

1917**            Libertad y Atlántida              Mariscal López

1918                Sastre Sport                            -

1919                Presidente Hayes                    Marte Atlético

1920                Atlético Triunfo                     Sastre Sport

1921                Sastre Sport                            Atlético Triunfo

1923                General Caballero                   -

1924                Sportivo Luqueño                  Gral. Caballero y Sastre Sport

1925                Sastre Sport                            Atlántida

1926                Rubio Ñú                                Sastre Sport

1927                Atlántida                                Rubio Ñú

1928                General Caballero                   Presidente Hayes

1929                Pte. Alvear, Pte. Hayes,

C.A.L.T. y Universo              -

1930                -                                              -

1931                -                                              Universo, Pte. Alvear, Gral.

                                                                       Caballero y Spvo. Luqueño.

1935                Sportivo Luqueño                  -

1936                -                                              -

1937                -                                              -

1938                -                                              -

1939                -                                              -

1940                -                                              -

1941                -                                              Atlético Corrales

1942                -                                              -

1943                -                                              -

1944                -                                              -

1945                -                                              -

1946                -                                              -

1947                -                                              -

1948                Asunción F.B.C.                    -

1949                San Lorenzo                           Asunción F.B.C.

1950                Sport Colombia                      Atlántida

1951                Atlántida                                Sport Colombia

1952                General Genes                        San Lorenzo

1953                San Lorenzo                           General Genes

1954                -                                              Ríver Plate y Atlántida

1955                General Genes                        Sportivo Luqueño y San Lorenzo

1956                Sportivo Luqueño                  General Genes

1957                Ríver Plaie                              Presidente Hayes

1958                Presidente Hayes

General Caballero                  -

1959                Tembetary                               Presidente Hayes

1960                San Lorenzo y

Presidente Hayes                   General Caballero

1961                -                                             -

1962                -                                             -

1963                Rubio Ñú                                Tembetary y Spvo. Luqueño

1964                -                                              Sol de América

1965                Sol de América                       Presidente Hayes

1966                -                                              -

1967                -                                              -

1968                Sportivo Luqueño                  -

1969                Silvio Pettirossi                      San Lorenzo

1970                General Caballero                   Silvio Pettirossi

1971                Presidente Hayes                    Rubio Ñú

1972                Rubio Ñú                                Presidente Hayes

1973                -                                              -          

1974                Presidente Hayes                    General Caballero

1975                Resistencia                              Presidente Hayes

1976                Tembetary                               Sol de América

1977                Sol de América                       Resistencia

1978                Capitán Figari                        Nacional

1979                Nacional                                 Capitán Figari

1980                Resistencia


*    No participó Guaraní. Se desafiliaron Libertad y Atlántida.

** Libertad y Atlántida ingresaron a la Liga.


CAMPEONATOS NACIONALES O INTERLIGAS

(1927-1980)


1er. Campeonato - 1927 : Campeón: YPACARAÍ // 2º: Paraguarí // 3º: Pirayú // 4º: Trinidad.

2do. Campeonato - 1937 : Campeón: PARAGUARI // 2º: San Lorenzo // 3º: Itauguá // 4º: Villarrica

3er. Campeonato -  1938 : Campeón: VILLARRICA // 2º: Pinasco // 3º: Caacupé // 4º: Encarnación

4to. Campeonato - 1949 : Campeón: CENTRAL // 2º: Villarrica // 3º: Villeta // 4º: Carapeguá

5to. Campeonato -  1950 : Campeón: VILLARRICA // 2º: Alberdi // 3º: Liga del Sud // 4º: Concepción

6to. Campeonato - 1951 : Campeón: CENTRAL // 2º: Concepción // 3º: Misiones // 4º: Villarrica

7mo. Campeonato - 1952 : Campeón: CENTRAL // 2º: Concepción // 3º: Encarnación // 4º: Ypacaraí

8vo. Campeonato - 1953 : Campeón: YPACARAI // 2º: Misiones // 3º: Alto Paraguay // 4º: Villarrica

9no. Campeonato - 1954 : Campeón: VILLARRICA // 2º: Piribebuy // 3º: Encarnación // 4º: Misiones

10º. Campeonato - 1955 : Campeón: CENTRAL // 2º: Liga Serrana // 3º: Mariano Roque Alonso // 4º: Villarrica.

11º. Campeonato - 1957 : Campeón: VILLETA // 2º: Paraguarí // 3º: Central // 4º: Villarrica

12º. Campeonato - 1959 : Campeón: CENTRAL // 2º: Capiatá // 3º: Misiones // 4º: Villarrica

13º. Campeonato - 1961 : Campeón: YPACARAI // 2º: Misiones // 3º: Chaco // 4º: Concepción

14º. Campeonato - 1963 : Campeón: CORONEL OVIEDO // 2º: Encarnación // 3º: Concepción // 4º: Cordilleras

15º. Campeonato - 1965 : Campeón: CORONEL OVIEDO // 2º: Itauguá // 3º: Limpio // 4º: Misiones

16º. Campeonato - 1967 : Campeón: CONCEPCION // 2º: Luque // 3º: Iturbe // 4º: Pirayú

17º. Campeonato - 1969 : Campeón: CONCEPCION // 2º: Misiones // 3º: Encarnación // 4º: Capiatá

18º.  Campeonato - 1971 : Campeón: CENTRAL // 2º. Encarnación // 3º: Paraguarí // 4º: Concepción

19º. Campeonato - 1973 : Campeón: CARAPEGUA // 2º: Liga del Sud // 3º: Paranaense // 4º: Pilar

20º. Campeonato - 1975 : Campeón: PARANAENSE // 2º: Coronel Oviedo // 3º: Paraguarí // 4º: Encarnación

21º. Campeonato - 1977 : Campeón: MISIONES // 2º: Paranaense // 3º: Villeta // 4º: Areguá

22º. Campeonato - 1979 : Campeón: MISIONES // 2º: Paranaense // 3º: Corpus Christy // 4º: Nueva Italia


PUNTAJE GENERAL (1927-1979)

1º.              LIGA CENTRAL - 32 puntos.

2º.             Misiones -  25 puntos.

3º.             Villarrica - 24 puntos.

4º.             Concepción - 21 puntos.

5º.             Ypacaraí- 16 puntos.

6º.             Encarnación - 14 puntos.

7º.             Coronel Oviedo // Paraguarí // Paranaense - 13 puntos.

8º.             Villeta - 9 puntos.

9º.             Carapeguá - 6 puntos.

10º.           Liga del Sud // Itauguá -  5 puntos.

NOTA: Para establecer la precedente Tabla, se utiliza el sistema internacionalmente conocido de adjudicar 5 puntos al Campeón; 3 al Vice; 2 al tercero (se supone que el primer puesto es igual al segundo más el tercero), y finalmente 1 punto al cuarto.

En cada Campeonato, los terceros y cuartos puestos son extra oficiales.

 

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
REPÚBLICA
REPÚBLICA DEL PARAGUAY (GOBIERNO Y GEOGRAFÍA)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
MISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAREPUBLICA DEL PARAGUAYHISTORIA DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYACASA DEL LA INDEPENDENCIALA GUERRA DEL CHACO
BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA BILLETES DEL PARAGUAYMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOFILATELIA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANI

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA