PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
ROBERTO CÉSPEDES


  PARAGUAY, ¿TIERRA DE UTOPÍAS? - Por ROBERTO L. CÉSPEDES


PARAGUAY, ¿TIERRA DE UTOPÍAS? - Por ROBERTO L. CÉSPEDES

PARAGUAY, ¿TIERRA DE UTOPÍAS?

Por ROBERTO L. CÉSPEDES R.*

 

Quien conozca la historia reciente del Paraguay y la longeva y cruel dictadura de Alfredo Stroessner se preguntara cómo es posible pensar en utopías en esta tierra cuya historia, en las palabras de Augusto Roa Bastos, ≪parece una fabula aciaga≫. Es más, en la medida que retroceda en el tiempo, su única respuesta será ≪las Misiones Jesuíticas≫; así con mayúsculas. No obstante, a pesar de ello o precisamente por lo señalado, existieron experimentos utópicos en el pasado remoto como reciente.

El relativo aislamiento de Paraguay y de vastas regiones dentro de el podrían, parcialmente, explicar estas experiencias de utopía. Así como el origen de la utopía es ≪u-topos≫, en-un-no-lugar, de una u otra manera esa calificación de mezcla de futuro, tierra ignota y aislamiento favorecieron la instalación de estos experimentos. Fueron tan diversos como las Misiones Jesuíticas en los confines del imperio español en los siglos XVII y XVIII como en un área de tierra virgen con la comunidad cristiana del rio Jejui en la década de 1970 y sobreviven hoy en el lento proceso de desaparición del“Pueblo de Dios” de Caaguazú.

Esta nota pretende registrar una clasificación preliminar y una bibliografía mínima y disponible porque está centrada en los dos últimos casos. Asimismo, comprende experiencias practicas colectivas; no de una persona o una familia. Tampoco se trata de propuestas teóricas aunque indudablemente aquellas tienen base, no única, en estas1. Ya en la mención del inicio y fin de las experiencias, las Misiones Jesuíticas, la comunidad cristiana del Jejui de San Pedro y el “Pueblo de Dios” de Caaguazú, la común característica es el origen religioso e inclusive con un sello jesuítico en dos primeros casos. Por esta razón y desde esta perspectiva, existen dos orientaciones: religiosas y laicas. El siguiente cuadro pretende resumir esta propuesta y comprende en cada caso, además del nombre, el periodo exacto o aproximado según las circunstancias lo permitan, la región en la que se desarrolla con referencia al departamento actual en el que se instalo, su orientación o fundamentación (religiosa o laica) y el resultado de la experiencia, indicando si el origen fue endógeno o exógeno.

El interés mayor es incluir a las dos últimas experiencias y registrar lo muy escaso disponible sobre estas; lo cual no quiere decir que sobre las otras exista una bibliografía abundante o difundida; con excepción de las Misiones Jesuíticas que se excluyen este repaso, 2. Para este fin resulta imprescindible el reciente texto de Gonzalez y Bohoslavsky (2009) centrado en la historia de estos últimos siglos, razón por la que excluye a las Misiones Jesuíticas de los siglos XVII-XVIII. Asimismo, debe incluirse el sitio web del grupo que escribió dicho texto: www.memoriadelautopia.org. Velazquez (2008) menciona como experiencia utópica a Trinacria, ≪el nombre alude no solo a Sicilia sino a su carácter legendario≫. Esta migración se dio en lo que actualmente es la Colonia Santa Clara, Distrito de Gral. Aquino, nuevamente del Dpto. de San Pedro. A finales de abril 2010, Marcello Saija presentara su texto La Colonia Trinacria en Paraguay, 1897-1908 (2009), auspiciada por la Unione Siciliana del Paraguay. Dado el casi desconocimiento sobre el tema, no se incluye en el recorrido mencionado a estas 242 familias sicilianas.

En un país agrario y aislado como Paraguay y con espacios aun vírgenes, no podía esperarse otro emprendimiento que no fuese rural. En todos los casos son comunidades rurales. Otra, segunda, característica relevante es el peso de las orientaciones religiosas. En efecto, la utopía se construye en el fin del mundo y es la tierra prometida o el acercamiento a la ≪Nueva Jerusalén≫. Un tercer rasgo algunas son experiencias comunitarias, en otras la unidad no implica perdida de la propiedad privada.

La producción es común o una importante parte de la producción es común. Casos con mezcla de socialismo y racismo o de socialismo-cristianismo es otra, cuarta, nota distintiva. Un quinto factor es la relativa concentración geográfica en el Dpto. de San Pedro, en el Paraguay Oriental3. Son las de ≪Nueva Germania≫, las primeras ≪Colonias menonitas≫en el Paraguay Oriental, la ≪Sociedad de Hermanos≫y la ≪Colonia de San Isidro del Jejui≫. Finalmente, solamente de las dos experiencias sobrevivientes, una posee vida perdurable aunque según algunos con crisis: el caso de las colonias menonitas; la otra languidece, pareciera que en proceso de disolución, es el ≪Pueblo de Dios≫. Solo la primera pudo articular comunidad interna con crecimiento capitalista externo. Asimismo, se trata de una experiencia internacional antigua a diferencia de la otra local-nacional.

Tanto ≪Nueva Germania≫como ≪Nueva Australia-Cosme≫fueron experiencias laicas y racistas (Williams et alii, 2001) y de fines del siglo antepasado (Rivarola, 1993: 92-94). Pero ≪Nueva Australia-Cosme≫posee un componente socialista que se habra de mezclar con el cristianismo en los dos últimos casos (Jejui y ≪Pueblo de Dios≫); esas simbiosis de América Latina que llaman la atención.

Las ≪Colonias menonitas≫como la ≪Sociedad de hermanos≫, al igual que en los casos anteriores, están compuestas casi exclusivamente por contingentes de nacionalidad no paraguaya y no pudieron incorporar a la gente del país; brechas religiosas o culturales, por una parte, o relaciones socioeconómicas conflictivas, mantuvieron las distancias. En ambos casos, se tratan de experiencias dentro de ámbito internacional. Paraguay no es el único experimento, es una ≪cabeza de puente≫o una misión de exploración de un proceso mucho mayor. La ≪Sociedad de hermanos≫termina su experiencia en Paraguay por una decisión internacional aunque esta no sea la única razón.

Las dos últimas experiencias son también de índole religiosa-cristiana. Pero la primera, ≪San Isidro del Jejui≫constituye una extensión de las ≪Ligas Agrarias Cristianas≫(LAC) que fueron enfrentando a la modernización agraria rural con movilizaciones campesinas; mientras que la segunda, el ≪Pueblo de Dios≫, huye del mundo, se refugia internamente y acata a la autoridad.

La penúltima experiencia es de un grupo de campesinos, acompañados muy cercanamente por agentes pastorales, especialmente sacerdotes jesuitas, ubicados en la renovación cristiana-católica que tiene plena expresión con la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM) en 1968, en Medellín, Colombia. La Colonia ubicada en las riveras del rio Jejui constituye un desprendimiento de las organizaciones de las LAC que huyen de la creciente represión. Las LAC son el origen que devino en mito fundador del movimiento campesino paraguayo. Ya en sus tierras originales y principalmente del Departamento de Paraguarí y con apoyo de sacerdotes jesuitas, organizaciones campesinas cristianas habían constituido comunidades de autoayuda, chacras comunales y organizaciones con demandas socioeconómicas.

En este caminar se redescubre la ≪minga≫y el ≪jopoi≫, expresiones de autoayuda que se remontan al pasado de los aborígenes guaraníes. De esta cosmovisión reaparece el imaginario de ≪la tierra sin mal≫; migraciones milenaristas de los tupi-guaraníes en la búsqueda no de llegar al cielo sino de llegar a ese sitio terreno ≪donde no existe hambre ni enfermedad≫; esto es, características típicas de las utopías pre-modernas (o pre-revolución industrial, donde el problema de la hambruna o de la falta aunque sea circunstancial de alimentos es un problema primordial). El ejemplo, para la dictadura, era pésimo. Esa experiencia de ≪vivir fraternalmente en una comunidad≫era también estratégicamente indeseable en un área donde el Estado llevaba a cabo algo parecido a un proceso de colonización al que llamaba pomposamente ≪Reforma Agraria≫. La represión militar-policial literalmente hizo desaparecer a la comunidad.

La palabra de los protagonistas de las LAC y que incluyen este proceso se halla registrada(Comisión Nacional de Rescate y Difusión de la Historia Campesina, 1991-1993). Los jesuitas expulsados luego de la gran represión de 1976 recuerdan en dos partes la experiencia (Equipo Expa, 1982: 71-76, 139-145); otro estudio reciente también le dedica paginas (Fernandez, 2006: 179-195).

La justificación de la represión tanto de esta acción como de otras pero dirigida especialmente a las LAC se expresaban en los editoriales de Patria, periódico oficial del Partido Colorado, escritos por su director (Gonzalez Alsina, 1975, impreso en julio pero con textos anteriores que no mencionan fecha pero que en gran medida pertenecen a febrero de ese ano) que, por ejemplo, se refiere al ≪’koljoset’ de Jejui≫(p. 153-155). Esta experiencia y represión se encuentra novelada (Paredes, 2007), raro fenómeno.

Finalmente, se dispone de un único texto sobre el ≪Pueblo de Dios≫. Mientras que, de una u otra manera, la Iglesia Católica recompone su historia, incluye a Jejui. Tanto Comisión … (1991-193) como Equipo Expa (1982) es jesuítica. Pero, hoy el ≪Pueblo de Dios≫no tiene quien le escriba – prestando la expresión de Garcia Márquez- , después de la tesis de Fogel (1986), hace ya un cuarto de siglo, quien justamente opone estas dos reacciones del campesinado a la irrupción del capitalismo agrario desde fines de la década de 1960: enfrentarlo, de alguna manera, o huir del mismo, aunque sin tener una conciencia plena del proceso.

Lideres milenaristas de Laguna Blanca, Provincia de Formosa, Argentina, llegaron al país en 1963, previamente estuvieron en contacto con los pentecostales de allí. Permanecieron en la Colonia ≪Repatriación≫de Caaguazú, latentes hasta que crecieron, en parte por el contexto, desde 1975; periódicos de casi una década después señalaban su expansión. No obstante, entre sus rasgos fundamentales se cuenta al aislamiento social y la obediencia a la autoridad. Según Fogel (1986: 169): ≪Los tipos de acción colectiva, básicamente, comprenden: la vida comunitaria en comunidades utópicas, la participación en los cultos, las curaciones y la apropiación de tierras para sus comunidades. Debe aclararse que lo último se obtiene por la donación de los nuevos adherentes mientras que las curaciones resultaron importantes en la captación de adherentes. El ascetismo interno implica que los congregados no participan en ≪actividades mundanas≫como el baile o el cine≫(Fogel, 1986:170).

Sin embargo, el ≪Pueblo de Dios≫también fue reprimido tanto en 1976 como en 1979. Su composición fue integrada por segmentos diversos que debilitaron al movimiento al que se suma el contexto represivo, no solamente del aparato estatal. La adaptación fue creciente al entorno y el ≪énfasis en la liberación de los creyentes, que no se logra en esta vida≫. El ≪Pueblo de Dios≫permanece, al escribirse esa tesis (Fogel) a inicios de 1980, como movimiento pre-político, milenarista, dado que ≪descartaban la acción colectiva y la intervención del Estado en la solución de conflictos≫(Fogel, 1986:185).

Esta rápida travesía permitió una somera clasificación de experiencias apenas visibles o desconocidas de una sociedad que, a pesar de los oprobios que ha sufrido en su historia, ha ofrecido espacio para construir ≪el cielo en la tierra≫; el retorno a los orígenes con la raza pura; el socialismo que apunta a la sociedad sin clases; y hasta ≪la tierra sin mal≫de los guaraníes con una renovada Iglesia y lectura biblica. Casi todos los casos fueron, retomando la expresión de Williams et allí, ≪fugas de la modernidad≫y solamente sobrevivirá aquella que articulo la separación entre la vida interna con sus instituciones y valores con el mundo exterior, ambos imbricados por la modernización capitalista aunque no guiados por ella según sus adherentes. Como final, nada mejor que repetir a Oscar Wilde, en El alma del hombre bajo el socialismo: “Un mapa del mundo que no incluya la isla de Utopía no merece siquiera una mirada”

 

 

NOTAS

* Sociólogo, opiniones personales, cespedes@rieder.net.py

1 Esta expresión permite entender la ausencia de la experiencia de Moisés S. Bertoni y familia estudiadas en González y Bohoslavsky (2009).

2 Sobre las Misiones han corrido ríos de tinta, que van desde el Cándido de Voltaire y el «triunfo de la humanidad» y la explícita comparación de Josep Manuel Peramás (S.I.), Platón y los guaraníes; disponible en la nueva versión de CEPAG, Asunción, 2004.

3 El actual presidente del Paraguay, Fernando Lugo, fue obispo de la Iglesia Católica de la Diócesis de San Pedro y en este departamento surge o es la principal base de operaciones del grupo guerrillero, el «Ejército del Pueblo Paraguayo» o EPP, vinculado a las FARC de Colombia; cuya mayor actuación han sido los secuestros extorsivos, incluyendo el asesinato de la hija de un ex presidente del Paraguay.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Comisión Nacional de Rescate y Difusión de la Historia Campesina (1991-1993). Kokueguara Rembiasa. Experiencias campesinas. Ligas Agrarias Cristianas, 1960-1980, CEPAG, Asunción, 4 volúmenes.

Equipo Expa (1982). En busca de “la tierra sin mal”. Movimientos Campesinos en el Paraguay, 1960-1980, Indo-American Press Service, Colección Iglesia Nueva, Bogotá.

Fernández, David (2006). La herejía de servir a Jesús. Intrahistoria de las Ligas Agrarias Cristianas del Paraguay, Arandurã, Asunción.

Fogel, Ramón (1986). Movimientos campesinos en el Paraguay, CPES, Asunción.

González Alsina, Ezequiel (1975). Sólo la verdad, Ediciones Republicanas, Asunción.

González de Oleaga, Marisa y Ernesto Bohoslavsky (2009). El hilo rojo. Palabras y prácticas de la utopía en América Latina, Paidós, Buenos Aires. www.memoriadelautopia.org

Paredes, Roberto (2007). El llanto del Jejuí. Asunción.

Rivarola, Milda (1993) Obreros, utopías & revoluciones. La formación de las clases trabajadoras en el Paraguay liberal, 1870-1931, CDE, Asunción.

Velázquez, David (2008). “Paraguay: Escenario de utopías” en http://dvelazquezs.obolog.com/paraguay-escenario-utopias-111019, publicado el 21 de julio.

Williams, J.F.; Kraus, D. y Harry Knowles (2001). «Flights from Modernity: German and Australian utopian colonies in Paraguay. 1886-1896”, en Journal of Australian Studies, September, pp. 49-62.

 

 

ENLACE INTERNO A DOCUMENTO FUENTE

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

OBSERVATORIO LATINOAMERICANO 2

Universidad de Buenos Aires - Facultad de Ciencias Sociales

Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe

DOSSIER PARAGUAY

Buenos Aires, Mayo 2010

Coordinación de LORENA SOLER

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
FILATELIA DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYACASA DEL LA INDEPENDENCIAMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMÚSICA PARAGUAYABIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAREPUBLICA DEL PARAGUAY
LA GUERRA DEL CHACOACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYHISTORIA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANIBILLETES DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA