PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
MARÍA TERESA ENCINA


  NUESTRA MARÍA Y NUESTRO JOSÉ - Teatro de MARÍA TERESA ENCINA


NUESTRA MARÍA Y NUESTRO JOSÉ - Teatro de MARÍA TERESA ENCINA

NUESTRA MARÍA Y NUESTRO JOSÉ

Teatro de MARÍA TERESA ENCINA

 

 

PERSONAJES

 

JOSÉ – PASERA - ENCARNACIÓN

 MARÍA - CAMBISTA I - KITULI

RELATOR - CAMBISTA II - MARI

VENDEDOR - CAMBISTA III - ÑA CARMEN

CHICA I - CHIPERA - DIONISIA

CHICA II - ALOJERA - MELCHOR

CHICA III – HOMBRE - GASPAR

SEÑORA MARITÉ – KUREPA - BALTASAR

EMPLEADA – CHINA - CHILI

DAMA I - YUERA I - VENDEDORAS 1,

DAMA II - YUYERA II - 2, 3 Y 4

 

 

 

(Música: Soy de la Chacarita de Maneco Galeano. La escena transcurre en la Chacarita. María, mujer embarazada, está extendiendo unas ropas al sol, mientras que su marido José, carpintero, trabaja cortando unas tablas, tarareando una canción. El ambiente es miserable. La creciente de la bahía de Asunción avanza inexorablemente. Sonido de agua. Luz de amanecer sobre José trabajando.)

 

JOSÉ:

Soy carpintero señores

Soy de Villa Belén, Chacarita

 Me llamo José y con mi martillo

 Y serrucho puedo hacer cualquier cosa

 Muebles baratos, ventanas, puertas

Lo que quiera, ere eréa

Ajapóta buen precio, che patrón

Sí, consulte sin compromiso

Y no se arrepentirá

Mi trabajo es garantido

Y de muy buena calidad.

Con este mi viejo martillo

Y mi fiel serrucho

Puedo hacer maravillas

 Hágame su propuesta

Y yo daré mi presupuesto

 Barato y honesto

Che hina peteĩ profesional

De primera, en serio.

 

MARÍA: (Entra preocupada) José, viste piko como subió la bahía desde ayer ...¿no viste? Por eso todos ya se están yendo más arriba. Ña Pancha y eso ya se mudaron todos a la casa de su comadre...El río crece cada vez más y más... Mirá na esos camalotes... Quién sabe cuántas víboras ha de haber ahí...

 

JOSÉ: No te aflijas, María... ani reñekebrantá che ama... todo se va a solucionar con la ayuda de Dios...

 

MARÍA: Pero, José... mirána un poco, che karaí... no te digo que todos los vecinos ko ya se fueron... Dónde piko che Dios nos vamos a refugiar... sobre que mira na un poco, que yo ya estoy demasiado pesada... casi ya no aguanto más...

 

JOSÉ: No te preocupes tanto, mi hija... ya nos vamos a arreglar de alguna forma.

 

MARÍA: Hmmm... ¿Y cuando nazca nuestro hijo pa cómo nos vamos a arreglar? ¿De dónde vamo a sacar para comer? ¿Cómo piko nos vamos a mantener?... Nadie ko te va a traer trabajo aquí en medio del barro y el agua...

 

JOSÉ: Es posible, María... ¿cómo piko te vas a desesperar? Dios no abandona ko a los pobres... ya te olvidaste de lo que siem­pre nos dice el pa'i de la parroquia... ¿dónde está tu fe, che ama?

 

MARÍA: (Suspira.) Bueno, sí es cierto ...tenés razón, José... pero... tengo un poco de miedo, no más. (Llorosa.)

 

JOSÉ: Y yo soy fuerte y no le tengo miedo al trabajo ni a nada por el estilo. ¿Vos sabés luego, ajépa? (Le acaricia tiernamente.) Cualquier cosa ko voy a hacer, mi hija. Aní repená, che ama querida.

 

MARÍA: Sí, mi José pero... ¿Y si nos llega el agua de noche? ¿No pensaste piko en eso, che papá? ¿Y si nace mi bebé en medio del barro, los bichos y el agua sucia?

 

JOSÉ: (pensativo.) Sí, pensé... lo que pasa es que no sé dónde voy a dejar mis herramientas y mi tallercito... Upéa hína la che problema... ¿Y de qué piko vamos a vivir?

 

MARÍA: Te comprendo, che mena, pero pensá un poco en esta pobre criatura que está por nacer... Yo ya siento sus pataditas en mi barriga... A ver, tocá na un poco, parece que se mueve...

 

JOSÉ: bueno, mostrame con tu mano (Le palpa el vientre.) La ver­dad que yo no siento nada...

 

MARÍA: Pero qué raro, José, yo siento tan bien aquí en mi barriga ... Será porque tenés la mano tan curtida por tu trabajo... Sentí na un poco, aquí mismo...

 

JOSÉ: Bueno, y no sé... bueno ¡listo!... Tené razón. Será lo que Dios diga. Vamo a prepararnos... a ver... jahante, María, a lo mejor vos tenés razón...

 

MARÍA: Cómo quiero saber si es nena o nene... para mí que es nene, un hermoso varoncito...

JOSÉ: Juntá si que tus cosas... Pero nada de carruaje... ¿oíste pa?

MARÍA: Pero, José... ¿qué piko luego voy a llevar, si casi no tengo nada?

JOSÉ: Y sólo lo más necesario, digo yo, no sé... Bueno, yo voy a llevar una remuda y mi martillo para ver si puedo hacer alguna changuita por ahí...

MARÍA: No tengo luego muchas cosas, che mena... algunas co­sitas, no más luego... A ver... esos pañales que me regaló Ña Chita. Esos que eran de su hijo y nada más. Y bueno. Es cierto lo que vos decís... Dios nos va a ayudar (Suspira. Junta sus cosas, hace un atado.)

JOSÉ: Bueno, estamo listos... ojalá que pronto volvamos a nues­tra casita. Hogar, dulce hogar... (Se santiguan antes de salir. Mu­tis.)

 

RELATOR: (Con guitarra)

Avanza el río implacable

Se anega la Chacarita

Cuántos ranchos miserables

Arrastra la inundación

Cuántas familias sin techo,

bajo la lluvia y el frío,

No hay dónde guarecerse,

Ni una chapa, ni un cartón...

Ya viene la comisión

De ayuda, con su camión,

Y se improvisan las carpas.

Hay mucha necesidad

Mayor es la indiferencia,

No abunda la caridad.

¿Moópa oime amor al prójimo,

 aipo solidaridad?...

(Bis y oscuro.)

 

(la pareja avanza lentamente. María se apoya en José, con gran muestra de cansancio, hasta que por fin llegan a la plaza Uruguaya. Música de fondo)

 

JOSÉ: Vamos a la plaza Uruguaya para ver qué hacemos, ¿qué te parece? ¿Qué lo que te pasa?...

MARÍA: José, ya caminamo demasiado y estoy muy, muy can­sada. Ya no doy más... Vamona a sentarnos un rato... (suplicante.) Acá, en este banco mba'e... (José baja las cosas en el suelo y María se sienta a descansar. En eso aparece un vendedor de lotería y se inicia una conversación con José.)

VENDEDOR: (Gritando) ¡Lotería! ¡Compre un número de la lo­tería! Premio: el Gordo de 100 millones de guaraníes! ¡Lo­tería! Compre un número y hágase millonario! ¡Lotería!

¡Gran premio supermillonario! ¡No pierda esta gran y única oportunidad! (Ve a José cabizbajo.) ¿Mbaeichapa, compañero? Ejoguana peteĩ billete de la lotería, che patrón... La suerte está en su camino...

JOSÉ: Ndai katui, compai... che mboriahu. No tengo ni dónde vivir...

VENDEDOR: ¿Mba'e piko ojuhu nueve? Ah, ¿ustedes piko vie­nen del bajo, de la Chacarita?

JOSÉ: Y sí, chera' a... tuvimo que dejar nuestro ranchito por causa del agua, de la creciente...

VENDEDOR: ¡Qué lástima! Y bueno, hermano... así es la vida... Es la suerte del pobre. (Ve a María.) ¿Y esa piko es tu compa­ñera? (José asiente con la cabeza.) A la pinta ¡sobre que tu seño­ra está embarazada... ¡que bárbaro!

JOSÉ: Y sí ...estamo esperando nuestro hijo con mucha ilusión... Un niño siempre es una bendición del cielo...

VENDEDOR: Pero... ¿ha nde? ¿En qué lo que trabajas? ¿Mba'e landerembiapo, chamigo?

JOSÉ: Y yo ko soy carpintero, pero el problema es que tuve que dejar mi taller allá abajo y casi todas mis herramientas también...

VENDEDOR: ¿Y en qué piko te vas a rebuscar? El trabajo es escaso. Yo con mi lotería apena gano para el diario. Ivai la porte hina...

JOSÉ: Y bueno... ndai kuaai gueterei... primero tengo que ver cómo le ubico a mi esposa y después voy a ver qué hacemos (Con tono optimista.)

VENDEDOR: Y parece que ya pronto no más va a nacer la criatura...

JOSÉ: Justamente eso es lo que más me preocupa... ella ya tiene nueve meses. La partera ya le dijo que podría llegar la últi­ma semana del mes...

VENDEDOR: ¿De este mes de diciembre piko? ¡A la pinta! ¿Y qué piko vas a hacer?

JOSÉ: Necesito urgentemente ubicarle a mi María en algún lu­gar limpio y tranquilo.

VENDEDOR: ...y por aquí sólo hay hoteles de mala fama...

JOSÉ: Sí, ya sé ... lo que necesito es un albergue o una pensión, o algo por el estilo...

VENDEDOR: Hacia arriba va a encontrar algo... Bueno, tengo que seguir trabajando... Aháma, che amigo...

JOSÉ: Hasta luego, mante don.

VENDEDOR: Yo ko siempre estoy por estos lugares. Tengo mi cliente mimí. Mi rancho no es gran cosa. Vivo detrás de la estación de ferrocarril.

JOSÉ: ¡Qué suerte tenés! ¡Te salvaste de la creciente!

VENDEDOR: Sí, y aunque son varios los mita'í, nunca falta el "a buen tiempo"... un poco más de agua a la olla, y ya está... a la orden, compañero. Angel González, mucho gusto. Pre­guntá nomás por mí; en el barrio todos me conocen... Suer­te. karai.

JOSÉ: Gracias, muchas gracias, compañero. Che hina José del Rosario Benítez, carpintero. ¿Veme kena por ahí alguna co­sita para hacer, rehendúpa Don Angel?

VENDEDOR: Por supuesto, karai Don José... vamo a ver algu­na changuita por ahí, mba'e... Jajotopa je'ta...

JOSÉ: ¡Sí, chau mante, amigo Angel! ¡Buena suerte con la ven­ta de tu lotería!

VENDEDOR: ¡Gracias, Don José! ¡Hasta la vista mante!

JOSÉ: ¡Hasta luego, amigo!

 

(Mutis de vendedor. José se sienta al lado de María. Conversan en voz baja. Después aparecen las "chicas" de la plaza, pintarrajeadas, con aros de plástico y ropaje dudoso, llamativo, de miserable aspecto, caminando dificul­tosamente con sus zapatos de tacos altos.)

 

RELATOR:

Nocturnal mariposita

Atractivo de la plaza

Al caer la tardecita

Comienza tu "promoción".

Vestida de "última moda"

Minifalda, taco alto,

Al hombro la carterita,

Sos toda una sensación.

Dedicate na a otra cosa,

Deja de ser mariposa,

Gira el rumbo de tu vida

Y cambia tu condición.

(Bis)

 

(Las chicas de la noche se acercan al banco donde están sentados Ma­ría y José y le increpan.)

 

CHICA I: (Con acento porteño.) Hmmm... y vó...¿kestasiendo acá, me podés decir? Mira che que esta es nuestra zona, ¿vis­te...? Por qué no te vas a otro lados, querida... Si no, nuestro cliente kuera no se van a acercar... ¿entendiste? (María no entiende nada.)

CHICA II: (Burlona) Mirala na un poco... para má que está em­barazadas... Pobrecita angá...

JOSÉ: (Interviniendo)Y claro que está embarazada. Y además está muy cansada... ¿qué tiene de malo? Che compañera, niko...

CHICA II: ¿,Cansada? Ahora... (Se ríe burlonamente.) ¿Y ante? ¿No te cansaste? ¿Eh?

CHICAI: (Gesto de despedida.) Chau, che papito... la plaza ko es grande...

CHICA III: ¡A volar de aquí se ha dicho! (Empujan a María y José trata de protegerla; la chica le amaga un carterazo. La pareja se reti­ra.) ¿Ya está! ¡Listo! (Gesto de limpiarse las manos. Por fin la pare­ja se aleja y las otras los miran y se ríen burlonamente haciendo gestos ,obscenos.)

JOSÉ: María, no te desesperes... Allá en el corredor de la esta­ción nadie nos va a molestar. Al menos vamos a poder pasar la noche tranquilos. Mañana vamos a ver qué pasa.

MARÍA: Vamos, José, ya no aguanto más... estoy muy cansada. (Van saliendo por pasillo de público). Vamos, tengo hambre y quie­ro comer algo... aunque sea una empanada o un pedazo de chipa...

JOSÉ: Ya sé lo que voy a hacer mañana: me voy al puerto mba'e. Tal vez por ahí consigo hacer algo.

MARÍA: Y yo también voy a hacer algo. A lo mejor consigo alguna cosita para lavar  y planchar y eso... (Mutis y oscuro. Música. Al día siguiente. José va hacia el centro y María comienza a recorrer las casas. Va golpeando las puertas, casa por casa, chocando con la indiferencia mas absoluta. Llega a una casa y le atiende una señora lista para .salir.)

SEÑORA: (Seca.) ¿Qué decís, mi hija?...

MARÍA: Buenos días, la patrona. Señora, disculpame na. Ven­go a ver si no necesitás empleada... para cualquier cosa no más.

SEÑORA: Ay, mi hija... ahora no. Mejor si ves por otro lado... Pero decime, ¿vos estás embarazada?... Qué barbaridad... ¡Cómo te descuidaste!

MARÍA: No, señora... (La señora no le deja hablar.)

SEÑORA: ¡Mirá!... Para qué te voy a decir. En ese estado no creo que consigas nada... Andate a tu casa y cuando nazca tu hijo... a lo mejor le podés dejar con tu mamá.... Vení entonces otra vez, vamos a hablar y a lo mejor te colocamos en algún lado... Así solamente vas a poder trabajar, porque con hijo... ¡difícil, muy difícil!

MARÍA: Ay, nada señora... ¿cómo piko me vas a decir esas co­sas? (Desconsolada.)

SEÑORA: Y mi hija, te voy a ser sincera. Es la realidad. (Mira su reloj.) Mirá... me vas a disculpar solamente, pero tengo que salir... Estoy muy apurada. Se me hizo tarde ya y tengo un té de beneficencia y no puedo faltar... Es a beneficio de los niños desamparados. ¡Pobrecitos! Hay tantos niños en la calle ahora... Y hay que tenderles una mano. Si no se van a con­vertir en delincuentes, ladrones, caballos locos, vagos. Dis­culpame, mi hija... Más adelante vení, vamos a ver lo que te dije. Buen, chau. Disculpe... (Canción. Melodía de "Soy de la Chacarita".)

 

Caridad, caridad, dónde está?

 Ejapona la ereva...

Ani nerovamokóiti, mamita...

 Anive nde japu...

Señora. (Bis)

 

MARÍA: (Desalentada sigue buscando, golpeando la puerta de puerta en puerta. Todo en vano, sigue chocando con la indiferencia. Llego hasta una casa lujosa. Allí está reunido un grupo de canasteras. Suena el tim­bre. Al rato aparece la empleada y se acerca a la dueña de casa, Marité, y le dice).

EMPLEADA: Señora... la señora, este... un momento...

 MARITÉ: (Ensimismada en el juego, no la oye.) Ay, qué gusto da ju­gar a las cartas... No hagan trampa, chicas (ríe). A ver, ¿quién empieza? ¿A ver?

EMPLEADA: Eh, Señora... la patrona, disculpe.

MARITÉ: ¿Qué... qué decís? (Indiferente, de pronto se da vuelta y le increpa.) ¡No me digas que se te quemó la tarta, eh!

 EMPLEADA: No, señora... Es que afuera está una chica que la necesita...

MARITÉ: ¡Pero che!... ¿No sabés que cuando vienen las chicas no atiendo a nadie?... ¿No ves que estoy ocupada, mija?... (Arregla las cartas sobre la mesa.)

EMPLEADA: Es que dice que la necesita, señora... es medio urgente... parece...

MARITÉ: ¿Y qué es lo que quiere?...

EMPLEADA: Y es una chica que quiere trabajar...

DAMA 1: Atendela che, qué te cuesta. A lo mejor te conviene... no seas mala... Andá vele a esa pobre prójima...

DAMA 2: Claro, che... con la escasez de empleadas de confian­za, honestas y trabajadoras... ¡Ahora todas las domésticas son unas ladronas, mi Dios! ¡Encontrar una decente es como hallar una aguja en un pajar!

MARITÉ: (Se levanta y va al encuentro de María) Buenas... ¿Qué decís, che?...

MARÍA: Disculpe, señora ... Estoy muy necesitada. Quiero tra­bajar... De cualquier cosa nomás ... Vengo a ofrecerme para lo que usted necesite... Si quiere, puertas adentro...

 MARITÉ: (Seca.) La verdad, mi hija... no necesito... Tengo el servicio completo... Otra vez será.

MARÍA: Por favor, señora... Para cualquier cosa. Puedo lavar, planchar, cocinar, limpiar la casa, hacer las compras, los man­dados, lo que sea no más... Estoy muy necesitada. Sobre todo Porque estoy esperando mi primer bebé...

MARITÉ: (Horrorizada) ¡Embarazada!... ¿Estás loca?... ¿Quién crees que te va a tomar así?... ¡Ni soñando!... De ninguna manera... Disculpame, che. Cuando tengas tu hijo, o qué.. si le dejás en alguna parte, puede ser... Vení otra vez pero no te aseguro nada... ¿me entendés?

 

(Esta parte con fondo de La Chuchi, de Maneco Galeano. Sigue el canto.)

 

 Te pasás todas las tarde,

Con la canasta, el cocktail,

 Sino es una "vernisage"

 Cualquier otra estupidez..

 Entonces no tenías tiempo,

"ocupada" siempre estás, Y no ves ni lo que pasa,

Del pobre no te acordás. (Bis)

 

(María sigue caminando desalentada. Todas las puertas se cierran, siem­pre chocando con la indiferencia, de pronto se tambalea, extenuada. Aparece una cargada con un bolso y varios paquetes -es una pasera. Al ver a María se acerca presurosa y comienza el diálogo.)

 

PASERA: ¿Qué te pasa, che ama?... ¿Te sentí mal, piko? Está muy pálida... (Trata de equilibrar sus paquetes.) ¿Te desatinaste, piko? ¿Andas buscando alguna dirección?...

MARÍA: No, no, señora... estoy un poco mareada, no má...

PASERA: ¡Che Dios! ...Vení, mba'e... sentate acá en este um­bral. (Le hace sentar y le abanica con  un pedazo de cartón.)

MARÍA: Ando buscando trabajo... estoy muy necesitada... quiero conchabarme en una casa de familia... yo puedo hacer cual­quier cosa, sé cocinar muy bien, limpiar la casa, lavar, plan­char... lo que sea no más, yo no soy delicada...

PASERA: Hmmm... Decime, ¿vó piko estás embarazada? (Du­dosa.) Mirá, mi hija... Para qué te voy a decir otra cosa... no creo ité voi que encuentres nada...

MARÍA: ¿Y por qué piko, che ama? No te entiendo...

PASERA: Y al menos así en tu estado... Eso de emplearte ko no sé qué decirte ... no sé si te conviene, porque hay cada patro­na... hmmm ni te cuento... Por eso yo no me quiero emplear y prefiero trabajar no más así... Yo soy "pasera", ¿sabes...?

MARÍA: Perdoname, ¿y eso piko qué es?

PASERA: Y a veces me voy en Foz o si no a Clorinda-a pesar de los gendarmes-...hmmm, no sabés lo que son esos tipos... ¡la fresca! Cuando quieren ser argeles no les gana nadie lue­go... En Foz a veces es un poco mejor... los brasileros son más simpáticos...

MARÍA: ¿Y qué lo que vendes...? Si no es indiscreción... ¿Ga­nás algo de dinero?

PASERA: De todo: ropa, perfume, maquillaje, zapatos, ere eréa. En Foz tengo un amigo que es un gauchazo... Hay que ver los favores que me hizo... Claro que yo (ríe con picardía) le correspondo, también ... Sabes piko qué es las "relaciones publicas"?... Eso es lo que yo sé hacer y así consigo todo (se ríe a carcajadas.)

MARÍA: Qué suerte que tenés, Ña Pasera... Lo que soy yo... ni para un pedazo de pan tengo... y encima no me siento muy bien...

PASERA: Lástima, che ama, con esa tu barriga... porque sos muy linda ko... Pero en esa tu situación, no hay caso...

MARÍA: Che Dios, no sé lo que voy a hacer. Gracias por tus palabras.

PASERA: Bueno, me voy a trabajar por ahí. Buena suerte man­te. Ojalá que consigas alguna changuita por ahí. Cuidate ke...

MARÍA: Bueno, Ña Pasera, muchas gracias. ¡Hasta pronto! (José por su parte también realiza su peregrinaje. Desorientado llega a la calle Palma, donde pululan los distintos vendedores ambulantes: Cambis­tas, chicleros, carameleros, etc. Suave fondo musical Soy de la Chacarita.)

 

 Cambio, cambio, señor

Yo te doy el mejor...

Dólar, euro o peso argentino

 A tu disposición...

 Caramelos, o chielets te doy,

 Medias de lo mejor..

 Lustre, lustre

Te cuido tu auto, patrón...

El pregón de Asunción...

 (Bis)

(Vendedores ambulantes entran por platea)

 

CAMBISTA I: ¡Cambio, cambio, señor! Dólares, peso argenti­no, euros, reales brasileros, libras, yen... ¡El mejor precio!

 CAMBISTA II: (Le empuja.) Ejeína nde... Cambio, patrón, yo te doy el mejor precio por tu dinero...

CAMBISTA III:Señor, patrón, sírvase... te doy mejor cambio... Garantido...

PREGONES: (Se superponen las voces ofreciendo de todo.) Chicles, caramelos, biromes... Anteojos de marca, último modelo, legítimo, che papá... Lotería, lotería, gran premio de 100millones, relojes... garantido... ¡Omega, Rolex, Citizen, lo que quieras, señor, ere eréa, llevale a tu patrona! ¡Y le vas a hacer feliz!

JOSÉ: (Camina totalmente desorientado, sin saber qué hacer. Se acerca a un cambista y le pregunta.) ¿Qué tal, pio, che ra'a?, ¿mbaéteko pio la situación ko'ápe? Permitime, hermano, una pregunta... ando medio boleado buscando trabajo... cómo puedo conseguir algo, eremína nde...

CAMBISTA: ¿Vos pio sos de Asunción?...

JOSÉ: Sí, del barrio Ricardo Brugada; nací ahí, en Villa Belén, cerca de la iglesia.

CAMBISTA: ¿Chacariteño, pio? ¡Nde bárbaro!... (Se rasca la ca­beza.) difícil, chamigo... por acá es complicado el asunto... por qué piko no te va hacia el Mercado 4 mba'e, allí ko hay trabajo, alguna changa, de carretillero umía y hay luego eso ya son organizado y te pueden ayudar... aunque sea para sal­var tu pucherito...

 

(José desalentado, cambia de rumbo. Suave fondo musical. Llega al Mercado 4. Gran bullicio entre chiperas, alajeras, vendedoras de todo tipo. Entran por pasillo de público. Todos ofreciendo lo suyo, a voz en cuello. Rui­do de autos, buses, gente, etc.)

 

CHIPERA: Chipa, chipa calentito... chipa soó... Este de Feli­ciano... Aloja, aloja, fresquita, che papá, he, úna que etá rica... No, no le compre a esa... su chipa es de ayer... duro como piedra... esta es nuevita.

ALOJERA: Tomá na mi aloja, fresquita, che rey... cháke hace calor... ¡Roysa porã!

JOSÉ: (Se encuentra con un hombre que lleva una bolsa al hombro, se le acerca y le pregunta.) Che disculpamina, mi cuate... ¿dónde pue­do conseguir alguna changa, por acá?

HOMBRE: A la pinta... pea hasy imi hina... difícil, hermano... pero vamo na a ver. .. Primero luego tené que tener un pa­trón, lo principal... ¿Ve pa ese individuo con camisa colora­da...?

JOSÉ : Ah, ¿aquel piko? Ese alto, medio trigueño...

HOMBRE: Sí, ese mismo... ese ko se llama Kurepa. Pea la ñan­de plata cajón, ¿sabé pa? Nuestro capo. Andana hablale... es buena persona el tipo... a lo mejor te ayuda... eso sí, sin pre­tensión...

JOSÉ: Muy amable, mi cuate. Y gracias por el dato. Voy a bus­car a ese señor argentino... ojalá me dé una manito...

HOMBRE: ¡Buena suerte, che socio! ¡Chau!

JOSÉ?:(Se dirige al kurepa y le saluda.) Permiso. Buen día, patrón. Disculpe la molestia, Don... ¿Podría hablarle un minuto...?

KUREPA: (Con acento aporteñado.) Sí, cómo no. ¿Qué decís, ami­go? (Indiferente, se mira las uñas.)

JOSÉ: Sabe, señor... necesito trabajo... cualquier changuita. Tal vez usted pueda ayudarme... es grave ko mi situación, sabe.

KUREPA: Hmmm... (Displicente.) No hay mucho que hacer, her­mano, pero...

 

JOSÉ: Mi caso es complicado... soy chacariteño y el agua de la creciente sube cada día

más y tuve que dejar mi rancho, y para más que mi señora está embarazada...

 

KUREPA: ¡A la pinta che, nde bárbaro!... no perdés el tiempo vos che. Bueno... vamos

a ver, vamos a ver... (Piensa.) No es gran cosa, pero hay un camión con bolsas de

papas... Para hoy por lo menos... después ya veremos...

 

JOSÉ: Señor, cuánto le voy a agradecer...

KUREPA: (Hace un gesto como restando importancia.) Hay un camión con bolsas de

papa que hay que descargar... Ayá en ese bar... está la dueña, doña Conché... andá de mi

parte... decile que te manda el Kurepa...

 

JOSÉ: Mil gracia, señor... no sabe cuánto le agradezco...

KUREPA: (Muy acurepizado, menea la cabeza, y le dice.) Salí, salí... Esto no es

nada... Anda che, hablale a la vieja y empezá a trabajar, socio... Después vení veme, si

no arreglamo alguna otra cosita. No te preocupé, hermano... así es la vida...

 

(Música. Escena de Las yuyeras y su encuentro con María y la pasera.)

 

PASERA: Buena tardes... mba'eichapa las chicas kuéra... ¿Qué tal, Ña China?...

CHINA: E'a... ma'ena... ¡peina ápe ou Panchita!...

YUYERA I: ¡Qué piko se hizo de vo ra'e!... imposible... ¡Te perdiste ite niko de nosotra...!

PASERA: Miramina nde... (Señala a María.) pe hechamina ko pró­jima... vamo na a

ayudarla un poco... último estado ko hina... che Dio... (Todas la miran.)

 

YUYERA II: Es posible, che hija... qué piko te pasa... tá dema­siado pálida ningo... pe

ma'ena, nde... say’ju mimbi... pare­ce que va a demayar mba'e...

 

CHINA: Vení, sentate che memby... sentate mba'e acá (le pasa un cajón y María se sienta.).

MARÍA: Gracias, muchas gracias... ustedes ko son muy ama­bles... ya no doy más...

Tengo calor y estoy cansada de tanto caminar...

 

YUYERA I: ¿No queré piko un poco de tereré, mba'e?... Te va a hacer bien y te va a refrescar... Tenés calor, ¿cierto?

MARÍA: No, gracia, señora. Sólo quiero un poco de agua fres­ca, si es posible...

YUYERA II: E posible, claro... ¿tá piko embarazada?... qué bár­baro, che memby... ¡cómo piko te descuidaste...!

MARÍA: (Suspira.) Ay, pero señora mía...

CHINA: No, no, no, no... nada que ver... ¿No tené alguien piko que diga lo que tenés

que hacer? ... sobre que está dura la vida... ¿qué piko vas a hacer con criatura en

brazo?...

 

YUYERA I: Ajaka en tu cabeza y criatura en tu brazo... hmmm... ¡qué bárbaro!... no e

poca cosa tu situación...

 

YUYERA II: Segurito hína que el papá de tu hijo e uno de esos sinvergüenza que

solamente quiere embromar a las mujere. Hmmm... a las zonzas como vo...

(Impaciente.)

 

MARÍA: No, señora... nosotros ko somos casados... lo que pasa es que subió el río y

tuvimos que salir de nuestra casa...

 

YUYERA I: Naumbré... seguro que e un arriero arruinado... hmmm yo ko sé, che

ama... a mí no me vas a engañar... (A las otras.) Pe jehejana la vyrésagui... (A María)

Sabés pa... Ten­go ningo una amiga que a lo mejor te va a ayudar... Cierto, nde... China,

a lo mejor le da una manito...

 

CHINA: Esa que te digo tiene una clínica mba'e ja'e... Allí te van a atender bien... de

lujo... Buena comida, tratamiento, todo... hasta que llegue tu hijo... Tiene ko muchas

clientes...esas kate que ni te digo luego... le chuché partida... ¿reikua' a pa?... Gente de

plata con eso Mercedes de lujo. ¡Naumbré!... y sabés pa que con toda su plata no

pueden tener hijo... Lo qué e la vida...

 

YUYERA 2: Si vó le firmá un papelito y te comprometé a dar tu hijo... ¡solucionado!...

Todo te va a pagar ... tu hijo se va a criar como un rico... hasta se puede ir a

Norteamérica y todo ... Hay mucha que hacen así... Remandaitéko hína... ¿sabé pa? ...

 

CHINA: Y encima te van a dar plata y todo... así vas a poder empezar a trabajar, poner

una casilla, cualquier cosa, lo que quieras...

 

MARÍA: (Llora silenciosamente.) No, no puedo...

YUYERA 1: E’a... ¿por qué pikó llorá, mi hija?... te queremos ayudar ningó, che ama... ¿Qué piko te pasa?

MARÍA: Pero, señora... es mi hijo... (Enfatiza.) ¡Mi hijo! ¡Mi pro­pia carne! ¡Mi sangre!

CHINA: ¿Y cómo pa entonce le vas a criar? Zonza que sos...

MARÍA: Es mi hijo... mi salvación... mi esperanza que Dios me dio... Este ko es mi reicito...

YUYERA 2: Hmmm... recita nomá vos... después vamos a ver... (Mueve la cabeza, escéptica.)

CHINA: (A otra, sentada un poco más alejada.) Ehenduna, Encarna­ción... rey ndaje...

naubrena... che rejápe mba'e... aipo rey... cuchantena a esta tilinga...

 

ENCARNACIÓN: Ahendúma... rey ndaje... pobre mujer... ¿no vé piko?... está por

morir de hambre... está todo desvariada la pobre. ¡Ay, mi Dios!...

 

YUYERA 3: Nde... ña ma'era... decime un poco...

CHINA: Esta chica ko necesita alimento... (A María.) tené que comer algo, mi hija...

no vas a aguantar ko así... necesitas sustancia…rora Kamby, un pucherito, caldo de

librillo umía... así solamente vas a tener leche...

 

MARÍA: Señora... (agacha la cabeza.) ¿de dónde piko voy a sacar para comprar eso? Yo

ko no tengo nada... Estoy totalmente en las manos de Dios... en la calle, es desesperante mi situa­ción...

 

YUYERA 1: ¿Viste pa?... y te haces la delicada... hay que pisar tierra, como dice mi

comadre...Cuando te desobligues deja­te ke na de los hombres. Tenés que cuidarte... Mira

que nues­tro reductero ko es delicado...

 

YUYERA 2: (Pega una carcajada.) Mba'e reductero piko nde te­kove tavy... Útero ko ja'eva...

YUYERA 3: Ose jeyma ko la doctora... esa cree que sabe todo... (Irónica.)

YUYERA 1: ¿Y no ...?, ese mi doctorcito, ese rubio bigote que tiene su clínica ningo me

enseñó todo luego... ese ko sabe hína... sobre que es simpático... te da todas esas cláúsula

mbarete, vitamina todo completo... ¿ya ve?... yo estoy al pelo luego...

 

YUYERA 2: Ja, ja, ja, ja, ja... (burlona) ¡ay!... nde tavyrónga reikó­va ... Cápsula ko

ja'eva... oiko la oñembo aranduseva... la que quiere hacerse la inteligente... ¡Naumbré!

 

YUYERA 3: Y yo ko me crié con mi madrina, y allí luego aprendí muchas cosas... allí ko

ello diccionario solamente leen... ¿cómo no van a saber? Y yo katu cada día, de siesta, me

acostaba y leía ese mi almanaque Bristol que me regaló el farmacéutico... yo dominaba

todo... hasta los nombres de los santos, todo... cuándo iba a llover todo ... Toda mis ami­gas

cuando iban a tener hijo, me preguntaban pa qué nom­bres traían para no sacarle su suerte,

sí, en serio...

 

CHINA: ¡Bueno, basta! Ñamongaru katu ko prójima pe... (A una que está cocinando.) Che hija, pasale na un poco de tu comida a esta prójima, ha de estar rico hína tu guiso. ¿Ajépa, Kitú?

KITULÍ: (Le pasa un plato de comida a María.) E' a... come katu, che hija... ¿pero sabépa lo que vas a hacer?... dejate de ese estú­pido... tekove sin esperanza oiméne... ¿no ve yo? Ma que le dejé plantado a ese arriero tovatavy de mi marido... yo vivo ahora aquí, en el mercado, sola y lo más tranquila... con toda mi comodidades... tengo mi hamaca, mi brasero, mi radio... hasta ventilador katu ko tengo. Computadora mante no tengo... pero no importa...

CHINA: ¿Para qué che ama, si vo no necesitá ko esos?

KITULÍ: Pero primero voy a comprar para mi tele... ¡de lujo!... Tranquilamente hago mi

cigarro, vela y listo... vendo toda mi mercadería y nadie me molesta... Si alguien me quiere

faltar al respeto... ma ke apyvoi hese, listo...

 

CHINA: Muy bien hiciste, Kitulí. ¡Te felicito, che ama!

KITULÍ: Día feliz que no olvidaré, como dice la polca.

CHINA: (Enfatiza Ña China.) Eso es lo que tené que hacer. ¡Tené tu hijo y chau!„, y que

nadie te llene otra ve tu barriga... ¿re hendúpa?...

 

MARÍA: Gracias, señora... Te agradezco demasiado... a reco­nocé ete rei ndéve (Le

devuelve el plato. En eso aparece José al verle a María que acaba de comer y se acerca.)

 

JOSÉ: (A las mujeres.) Buena tarde, señora kuera... Ah ... (Mira a María.)... Mucha

gracias... Dios mante les va a pagar... dema­siado amaule ko ya son... Ella es María, mi señora...

 

CHINA: Naumbre... dejate na mi hijo... es muy poca cosa... Ella ko va a ser madre... y

eso sí que es gran cosa... Gracia de Dios... eso sí que es gracia de Dios... El le va a bendecir...

MARÍA: Señora, ya vas a ver... Este mi hijo, este Rey les va a devolver todo lo que

hacen por mí, sí en serio.

CHINA: Ani re jepreocupati, mi reina.

MARÍA: (Y a las otras.) Y a ustede también che hermana kuera... Dios les va a pagar...

ENCARNACIÓN: Lo que es la sy... para la madre solamente su hijo siempre es gran

cosa... Dios nos libre to se porã ichu­pe... Que salga bien y no un badulaque, patotero,

por ahí que anda hinchando debarte...

 

MARIA: No, señora, eso sí que no... ya vas a ver... Este mi hijo va a nacer y nos va a

traer grandes cosas... Este Niño es la esperanza...

CHINA: Nde. ¿Ha de ser pio cierto que este nuestro mundo va a cambiar?... A má día

ko ivaíve la ñande situación... cada ve estamo peor... che dio y la Virgen Santísima...

MARÍA:Sí, señora... ya vas a ver... todo va a ser diferente... Hay que tener fe, señora... si no crees en Dios pikó para qué encendés tu vela y rezás... Hay que tener confianza... (Algu­nas mujeres asienten y comentan entre sí. José apoya su brazosobre el hombro de María cariñosamente y sonríe: Suaves compases musicales.)

CHINA: Nde, Encarnación, allá hacia Lambaré, cerca de la Ter­minal de ómnibus, por ahí piko no ha de haber alguna cosa para esta prójima... Yo ko tengo miedo que nazca esta cria­tura... mira na un poco esta su barriga, ya está demasiado bajo...

ENCARNACIÓN: Hmmm, tené razón, Ña China, por ahí ko suele haber eso ranchito mimí... morondanga jepe... pero sirve y peor es nada... ¿ajépa?

CHILI: Masiado lejo ko ya es Lambaré... ¿cómo pio va a llegar hasta allí?...

CHINA: A lo mejor, Cure í, el hijo de Iluminada le presta su burrito...

CHILI: (Se pega una carcajada.) ¡Ja, ja, ja, ja!... ani anga na che ama... ¿mbae e piko lo que decí?

ENCARNACIÓN: Nde... y por aquí cerca detrás de Bonanza Comercial... ¿pe Mundo Aparte lado koto? Eso ko es más cerca. ¿Ajépa? (Las otras mujeres asienten.)

JOSÉ: Jahá pue entonce... vamo a ver qué encontramo por ahí...

ENCARNACIÓN: (A María.) Vo quedate acá, conmigo... dejá que ellon se vaya no mas... si hay algo despué te vamo a llevar.

JOSÉ: Mucha gracia, doña. Dios se lo pague.

ENCARNACIÓN: (A José.) Y ve, che papá... tratá de arreglar tu situación... eñe disponéke, José... como se dice: a mover tu ekeleto.

JOSÉ: Sí, mañana será otro día... Buena noche, mante. Hasta mañana, si Dios quiere...

ENCARNACIÓN: Y la Virgen lo permite. Buena noche, Don.

 

(Oscuro. Fondo musical. Hacia Ñemby. Cerca del Mercado de Abasto. Unas mujeresesperan un camión que les llevará hacia el Mercado 4, conversan)­

 

KITULÍ: Nde, Mari... ¿trajiste piko todo tu pedido?

MARI: Sí... allá está mi hijo Panta, cuidando mi caavove'i...

KITULÍ: ¡Imposible, che ama... lo que costó conseguir la flor ,de coco!... Pero eso mi cliente kuera que me piden aipó para su arreglo floral ndajé...¡ha la cuenta! Cada cosa que te piden ...ndajé para su cursillo de Navidad ndaje... ha koa te­korei partida oikova... ñembo chuchiségui oiko hina... Me van a matar... pero son ko amable, sabes pa... y bueno, qué le vamo a hacer...

ÑA CARMEN: Aje nde guapa katu... Lo que es la mujer para­guaya...

DIONISIA: A mi katu me pidieron karaguata colorado.

CARMEN: ¿Y vó, China, qué piko trajiste?

CHINA: Se me trajo de Ciudad del Este esa planta del bosque hermosa pa te digo... eso amambay del arroyo y eso...

KITULÍ: Y bueno ... todo sea por nuestro pesebre ... esa es nues­tra tradición que siempre mantenemos...

CHINA: Lo que es por mí... chemonguerairo esa cuestión de arbolito de Navidad, Papá Noel umía, ha la nieve... y más nieve... ha ñande ape, 40 grados. Ña mano mbota con este calor de muerte... (Unos cuantos compases musicales para cortar la acción y pasar a otra escena.)

KITULÍ: Nde, aulando de otra cosa, che...¿Ustedes vieron esa estrella enorme que anda saliendo de madrugada?... Ha, etéko niko... no sé qué pa lo que parece... porque no es ko el luce­ro... enorme ko e...

CHINA: Hmmmm... eso niko e lo que me dijo Palú y yo no le creí un poco... me dijo que tiene una cola grande que parece una sábana, hei mi cheve... Aunque él ko es exagerado...

CARMEN: A mí también me dijo mi vecina el otro día... dice parece el cometa Halley mba'e... ¿qué piko será? Eso ko es señal de algo...

KITULÍ: Esa mi agüela que murió a la tierna edad de 110 año ningo contaba y decía que parecía anuncio del fin del mun­do... Y después vino la Guerra Europea he'i ningo ha'e...

CHINA: Puede ser que para nosotro sea algo bueno... señal de bonanza mba'e... La estrella de la esperanza... Mente positi­va, dice. (Breve intermedio musical. Aparecen de distintos ángulos, tres hombres de sombrero y bombacha, con aspecto de hombres de cam­po: Son Melchor Martínez, Gaspar Mereles y Baltasar López. Se va apa­gando la música y comienza el diálogo.)

MELCHOR MARTÍNEZ: Buena noche... ¿tera pa bueno día la señora kuera? Yo soy Melchor Martínez, servidor... hier­batero del Amambay... ¿Mba'e teko piko la gente?...

TODAS: ¡Bienvenidos! Buena noche karai... buena noche, señor. ..Nosotra somo toda vecinas... Buena noche, don... ¡Adelante!

MELCHOR: Gracias, son muy amables ustedes... ¿Qué piko están vendiendo... mbaé la pe'ñemúere?...

CHINA: Nosotra ko somo yuyera pero ahora estamo trayendo las planta para el pesebre...

CARMEN: Ya llega todo ko la Navidad... por eso.

MELCHOR: Por eso ko es que yo estoy por acá... Arreglé mi cuenta con mi patrón y como que tengo un poco de plata... quiero recorrer un poco por ahí y visitar a mi gente kuéra en esta zona...

GASPAR MERELES: (Entrando). Buena noche la gente kuéra...¿mbaéicha pa la porte? ...Che ko Gaspar Mereles, chaqueño, de Pozo Colorado... ¿Mba eiko pe japo peína?... Ha che katu añemu unos cuantos animalitos ajapi ha'goto lado. Tengo por aquí a mi familia y quiero verle un poco... a mi agüela, hace rato que no la veo anga. La pobre, y ya está viejita... oikomíntema, quién sabe pa...

BALTASAR LOPEZ: Buena noche, la gente... Baltasar López... un servidor. Che ko aju Pedrojuangui... Che hina norteño de la frontera...

GASPAR: ¿Mba'e tekói ko la situ áurupi? ¿Cómo piko está la cosa por allá?...

BALTASAR: Chekueráima la mariguana asuntogui... ¡la pu­ha!... No hay tranquilida... Ahora ko por fin puedo cobrar una plata que me debían hace mucho y por eso no más luego vine un poco a ver a mi gente...

MELCHOR: Nde... pee gente... ¿no vieron piko ustedes esa es­trella gigante que aparece de madrugada?... ¡Feroz, nde bár­baro...! hina... Ahorita no más va a salir... ya es luego su hora...

CHILI: Y sí ... de eso lo que estábamos hablando... ¿qué piko será?...

MELCHOR: Ha ore arandu ka'aty, con la sabiduría del campe­sino pensamo que algo grande ha de ser....

GASPAR: Esperemo cosa buena... demasiado trastornado está este mundo...

BALTASAR: Cada calamidad que hay: inundación, terremoto, asalto, violación... hmmmmm. Peor creo que no puede ser...

CHILI: ¡Haihuipete...! esa su luz no me deja dormir en paz... y anoche katu, de repente yo vi algo... no sé si no era mba'e algún extraterrestre o qué... pero no era mi sueño... Uno de blanco que brillaba todo y algo me decía pero no sé qué pa lo que era...

BALTASAR: A lo mejor un nuevo satélite mba'e... ko'a mba'e que anda recorriendo de balde por ahí...

MELCHOR: No, en serio... algo ko ha de ser... una señal de que algo va a cambiar mba'e... que cambie esta situación, digo yo, no sé.

GASPAR: Ere pora, chamigo... decís muy bien, compadre: esto tiene que cambiar... Heee... y qué tal pa si empezamo noso­tro por cambiar, como dice el pa'i de mi valle... chake ñande formal ko avei...

 

(Todos aprueban y aplauden, diciendo: ¡Si,, es cierto! ¡Nosotros tene­mos que dar el ejemplo! ¡Sí, ya es hora.! Haz el bien sin mirar a quién... etc.)

 

CARMEN: Ciertoité la eréva...y para eso empecemo con la hon­radez... dejemo la corrupción, el contrabando umía... vamo­na por la caridad... ¿qué les parece?

CHILI: Heee... cierto lo que decí, Ña ma'era... vamo na por el amor al prójimo primero... Acaso piko Dios no dijo: ¿Amaos los uno a los otro?

CHINA: ¿Y ese no es uno de los primeros mandamientos de la ley de Dios, ajepa?

CHILI: Sí, el segundo, después del primero: Amar a Dios sobre, todas las cosas. Tenemos que olvidar la coima ha umía y no pensar sólo en llenar nuestro bolsillo como sea...

MELCHOR: Y segundo: el contrabando, la droga umía... eso ko es lo que nos lleva por el mal camino...

GASPAR: ¿Y la violencia? Violación, secuestro... acordate na Un poco... esa chica tan linda anga, pobre inocente, ojejuka rei ete anga la pobrecita... debarde ite ko se le mató... impo­sible olvidar eso...

KITULÍ: Arrepentimiento, arrepentirse eso es... Dios ko es mi­sericordioso... pero hay que merecer... Errar es humano, per­donar es divino, ¿no e cierto?

BALTASAR: Bueno, en una palabra: a cambiar se ha dicho. ¡Obras son hechos y no buenas palabras! ¡A cambiar se ha dicho!

 

(Relator entona canción: Cambia todo cambia, sigueel coro por el res­to del grupo y salen por platea. Oscuro. Parten al Mercado 4. Kitulí va por delante con su rebozo en la cabeza, rezando su rosario. Se detiene asombrada y empieza a gritar.)

 

KITULÍ: ¡Che Dio y la Virgen María! (se santigua) Ejumína la gente! ¡Vengan, apúrense todos! ¡Veo y no lo creo! ¡Madre Santísima! (Música celestial de fondo. En un sitio muy precario está María con su niño en los brazos. José arrodillado a su lado. Kitulí vuel­ve corriendo) ¡Hesú, che Dio mío! Pua'éke peju... pema'emína... ¡Péina ápe... ko mitã ne poráva...! Ojogua la angelitope ningo...ajepa i tierno eterei...

 

CHINA: Anínati... es pousible... ko mitã... parece un Rey.,. ¡Pero qué hermoso es...!

ENCARNACIÓN: María Santísima... pua'etéiko... ¡es un milagro!

CHINA: Hai... che argelaite... qué pronto tuvo su hijo esta mu­jer... Cosa de Dio...

¡Mba'éiko aipo sanatorio, enfermera umía... nada que ver!.,.

 

ENCARNACIÓN: José che carai... te felicito, mi hijo... este regalo del Señor... no te preocupe ke por nada... nosotro te vamos a ayudar... (A las otras.) Hay que ayudar a esta gente...(Camina de un lado a otro feliz, abanicándose con su pantalla.)... que emocionada pa que estoy...

KITULÍ: No, e emocionada... emocionada.

ENCARNACIÓN: Andána Kitulí, avisale a las otra que vengan enseguida... hai che Dio... (Todas, una detrás de otras; felices.)

TODAS: ¡Felicidades, Ña María... felicidades, comadre!... qué hermosa criatura. Felicidades, Don José... ¡Ajepa i pora la nde criatura!

VENDEDORA 1: María, aquí te traigo esta canastita con hue­vos caseros... Tené que alimentarte bien ko...

VENDEDORA 2: Aquí tené un poco de leche calentita... es de mi vaca... heú kena mi hija para reponerte...

VENDEDORA 3: Aquí tené... kesu paraguai nuevito y frequito avei. Este ko era para sopa... pero no importa, voy a conse­guir otras cosas más... he'u katu, che ama.

VENDEDORA 4: Nde, ma'éra... Decile na a tu comadre si no tiene un poco de librillo, vamo a hacerle una rica sopa... así manteko va a tener leche la pobre...

KITULÍ: Dejá nomá... yo le voy a preparar enseguida... mañana te voy a traer banana de oro. Haiii, demasiado pa me hallo con este nacimiento... ¿Y nació sin ningún problema, ajepa?

ENCARNACIÓN: Y yo voy a matar una mi gallina, y voy a hacer un caldito de pollo... hmmm... pura sustancia... ya vas a ver... ¡Hmmm, qué rico, qué olor!

CARMEN: (A José.) Y vó, José... no le vaya a comer kena su comida a tu señora... (se ríe.) Ella es tan buena...

 

(Entran Melchor, Gaspar y Baltasar, mientras se escucha el canto con la melodía de Soy de la Chacarita.)

Peina oúma los Reyes hikuai

Estrella rapykueri...

Esa estrella que marca el camino

De algo divino...

Un niño, el hijo de Dios,

Nacerá en un pesebre

Aunque pobre y humilde traerá

Paz, salud, prosperidad...

Todo el mundo así cambiará...
Cambio de corazón traerá.

En los hombres de bien

Y un nuevo Paraguay. (Bis)

 

MELCHOR: (Se dirige a los otros dos.) Ha upéi... ñañe organizá kena lo mita... (Saca dinero de su bolsillo) Na ape 10, 20, 30, 40.000 guaraníes... ¿ha pee, los compái?

BALTASAR: Eá...ndaipóri problema, che compadre, ape oí 50.000... ánga aruvéta...

GASPAR: ¡Listoitema! ¿Mara'íko ñaime los amigos?... Che amoíta 200.000 guayacas... ¿para qué sirve la plata enton­ce?... Hoy por un amigo, mañana por mí...

MELCHOR: (Aplaude.) ¡Eso es ser solidario, Don Gaspar! ¡Muy bien!

KITULÍ: Me via irme a avisarle a Don Kurepa... él ko es formi­dable hina, muy cooperador siempre...

CHINA: Avisale a lo otros vendedores también... No es poca cosa ko una criatura... Además tenemo que comprarle su ropita, sus jaboncitos, su polvo, sus zapatitos, su cunita con sus sábanas.

KITULÍ: ¡Sí, a todo lo que vea voy a decirle que venga a ver al bebe tan lindo! ¡Al Rey del barrio! ¡Y porã iterei.. ko peda­zo de Dio! ¡Cómo le envidio a esta María!

MELCHOR: Y a propósito, ¿qué nombre le van a poner a la criatura?

MARÍA: Y.. la verdad que no había pensado...

JOSÉ: Yo tampoco porque no sabía si iba a ser varón o nena...

BALTASAR: ¡Hay que ponerle un lindo nombre!

MARÍA: Yo le pondría Rey... porque va a ser mi rey... el rey de mi vida, sí eso es...

JOSÉ: ¿Y por qué no miramos qué trae el calendario? ¿Cómo es que se llama?

MELCHOR: ¡Heee, yo nací el seis de enero, por eso mis padres me pusieron el nombre Melchor, en serio! Ellos miraron ese almanaque y encontraron que era el día de los reyes magos.

BALTASAR: ¡Qué coincidencia, compadre! ¡A mí también!

GASPAR: Y a mí también: yo nací en la madrugada del seis de enero de hace unos cuantos años...

KITULÍ: Yo tengo un almanaque Bristol viejo, voy a ver qué es lo que dice para hoy. Ahata aju. Esperen que... (Mutis rápido.)

GASPAR: Ha upei kena ja festeja, pora de ley, como merece la ocasión...

 

(Llegan todos con sus presentes y los ponen en el suelo: El kaavove'i, el karaguata, flor de coco, y todos los elementos navideños, frutas; velas de co­lores, etc. Y se forma realmente un pesebre. Después vienen los músicos y se arma el festejo. Música de la danza popular Santa Fe.)

Oñepyrúma mbarakapu

Oikó jeroky guazu,

O nacema Niño Hesú...

Javy'á joa kena lo mitá...
 

Esta noche nació Hesú,

Es noche de Navidad,

Rebozan sus manos Paz,

Amor y Felicidad!

(Bis)

(Se repite la canción y todos bailan con alegría. Aparece Kitulí.)

 

KITULÍ: Escuchen: hoy es día de la Natividad y podría llamar­se Nativo... ¿qué les parece?

MELCHOR: Para serte sincero, a mí no me suena para nada...

BALTASAR: A mí tampoco... pero hay nombres tan lindos...

CHINA: Yo vi al pa'í y me dijo que Emmanuel sería un lindo nombre que significa: Dios está con nosotros. Dijo además que con ese nombre simbólico el profeta Elías bautizó al Mesías y después San Mateo le dio ese nombre a Jesús. Así que nuestro bebé se puede llamar Emmanuel de la Nativi­dad... ¿qué les parece?

GASPAR: Bueno... Hay que preguntarle a los padres primero, ¿no creen?

MARIA: Yo no tengo problemas... me gusta el nombre.

JOSÉ: Y a mí también. Mañana le voy a preguntar al pa'í de la Villa Belén si qué lo que significa ese nombre...

CHINA: Aquí dice que ese nombre viene del hebreo y quiere decir: Dios está con nosotros.

MARÍA: O sea, será un rey, como yo lo había pensado, ¡qué lindo!

TODOS: ¡Viva el Rey Emmanuel! ¡Tres hurras! ¡Pepepe! ¡Raa! ¡Perepe!¡Raa!¡Perepepe!¡Raa!

JOSE: ¡Un rey que traiga paz, felicidad y amor a todos los hom­bres y mujeres de buena voluntad en el mundo entero!

TODOS: ¡Sí, cierto es! ¡Viva el rey Hesu! ¡Viva Emmanuel!

 

(Todo el elenco aplaude y canta un villancico titulado Tororé de Navidad de María Téresa Encina. Sugerimos incluir otros villancicos paraguayos si fuera necesario.)

FIN

 

 

Enlace al documento fuente:

(Hacer clic sobre la tapa)

 

 

HISTORIA Y ANTOLOGÍA DEL TEATRO

PARA LA INFANCIA EN EL PARAGUAY (TOMO I)

Autor: VÍCTOR JULIÁN BOGADO AYALA

Municipalidad de Asunción,

Fondo Municipal de Investigación de las Artes y la Cultura

E-mail: victtorbogado@yahoo.com

@ Editorial Arandurã

Asunción- Paraguay

Telefax (595 21) 214 295

e-mail: arandura@telesurf.com.py ,

 www.arandura.pyglobal.com

Asunción, marzo de 2007

 



Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
MITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYABIBLIOTECA DEL PORTALGUARANILA GUERRA DEL CHACOFILATELIA DEL PARAGUAYHISTORIA DEL PARAGUAYBILLETES DEL PARAGUAY
ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MÚSICA PARAGUAYAMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011CASA DEL LA INDEPENDENCIAMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYIDIOMA GUARANILITERATURA PARAGUAYAREPUBLICA DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA