PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
LEONARDO GONZÁLEZ


  DETRÁS DEL MURO DE LA ETERNIDAD, 2012 - Obra de LEONARDO GONZÁLEZ


DETRÁS DEL MURO DE LA ETERNIDAD, 2012 - Obra de LEONARDO GONZÁLEZ

DETRÁS DEL MURO DE LA ETERNIDAD

Obra de LEONARDO GONZÁLEZ

 

 

Detrás del muro de la eternidad

Aún esperan misterios

Y más allá del infinito

Hay seres necesitados

De mi amor

¿Cómo ofrecerles

este compasivo cáliz?

¡Yo soy la panacea

que estaban esperando!

El cristal cuya luz

Todo lo salva

Todo lo cura

Todo lo bendice

Y dice:

“No temáis”

“Es hora de llegar a casa”

¡La bienaventuranza no tiene fin!

Los caminos prosiguen

Su propio rumbo

Las velas acarician

El infinito océano de luz

Mostrando vicisitudes imprevistas

Burbujas inexploradas

De infinita consciencia

 

Viajero, ¿por qué te preocupas? ¡No has de llegar a destino! Tu puerto hace tiempo ha fenecido. Nuestro corazón será el nuevo albergue, que a nuestras almas reconfortará. Deja de lado tus mapas, tira tu brújula y siéntate. Tus huellas seguirán otros y otros. Ya nada necesitas sino mi paz.

 

¡Que vengan las guerras

como indetenibles avalanchas

de destrucción!

Los holocaustos planetarios

Las sangrientas oblaciones

De universos

La purga cósmica

Ya nada puede tocarnos

Todas las explosiones

Por ponzoñosas luces asistidas

Son la suave brisa que refresca

Nuestra inmortal piel

De eternizada dureza

El negro fulgor esparcido

No nos ha merecido

¡Porque estamos más allá de lo nacido!

 

Deja a los mortales chillar su maldición. Aquellos que se creen corruptibles… ¡Déjalos en sus pesadillas! A su debido tiempo despertarán. A su debido tiempo despertarán… Tú y yo somos Dioses… ¡Pisotéalos con bendiciones! ¡Créeme, hermano! ¡Tú y yo somos Dioses!

 

Desde nuestro pedestal

Por eternas columnas conformado

Repartimos bienaventuranzas

En las ventiscas de eones

¡Flores de iluminación!

Para una nueva generación

Que canten la inmortal canción

Del despertar

Flores que levantan multitudes

Colores esparciendo percepciones

Renovadas, pujantes, turgentes

Brotes empujando estampidas

Lanzándose en manadas

Miríadas de proyecciones

Danzando en nuestro ser

¡Son las células de las que estamos hechos!

Los ladrillos vivos de nuestro organismo

El latir del mar, el bamboleo de las estrellas

La oscilación del cielo

La circulación de nuestra sangre y luz

En todo y todos

 

Mis pedacitos bienaventurados se juntan, cooperan entre sí, coordinan esfuerzos, se cuidan, buscan avanzar juntos, mejorar, ayudar, regalar, entregarse. Con un sentir, con un impulso, con un amor, con una intención y voluntad, ¡que vengan todos a mí!

 

Las fauces de mi compasivo

Y espiritual viento

Devoran todo lo existente

Mis invisibles escamas

Lo saturan todo

Nado y vuelo

En mí mismo

En orgiástica constatación

 

Escucha, hermano: Cuando perdí mi identidad en Él, todo se volvió perfecto. Todo se llenó de bienaventuranza. Había una sola espina que ofuscaba la perfección… ésa espina era yo, ¡era yo!

 

La visión perfecta acontecida

Por compasión otorgada

Es una fusión merecida

A los elegidos regalada

¡Ven, hermano, unámonos!

Deja de lado tu despreciable personalidad

Tus naufragados proyectos

Tus inservibles metas

Tus insustanciales sueños

Y unámonos en el amor al Único

Al Supremo

Al Verdadero

¡Todo es en Él!

Para Él

Por Él

De Él

A Él…

 

 

Me veo a mí mismo

Verme

¿Cuál de los dos

es real?

La consciencia dispara

Sus proyecciones

Y los proyectiles

De percepciones

Dispersan la sinfonía de luz

¡La maravillosa creación!

Yo soy

El que de verdad es

Uno y todo

El director con su batuta

Eternizando el ahora

En la infinita ilusión

 

Siendo solo, hermano, soy todos. Nadie escapa de mi verificación. Tarde o temprano todos lo verán, y reirán… Siendo solo, hermano, somos juntos. ¡Somos juntos!

 

Una gota en el océano

¿Necesita de las demás gotas?

¿O sencillamente debe elevarse

en perentoria constatación?

En ubicua oblación

Omnipenetrante

Omniabarcante

Omnipresente

 

Soledad convertida en multitudinario holocausto. Pequeña gotita llegando a la eterna verdad oceánica… Canciones elevándose en bandadas, libres, ligeras, blancas… pero, ¡oh tragicómica escena! En un rinconcito de la infinitud permanecen pequeñas identidades, refugiadas en su sueño, entonando:

 

¡Libérennos!

¡Libérennos!

No conocemos otra verdad

Que el sufrimiento

Canturreada por la realidad

Separatista

A la que tenazmente nos aferramos

¡Ayuda!

¡Socorro!

No sabemos qué hacer

Ni cómo hacerlo

La muerte nos devora

Constantemente

Y perecemos de infinitas maneras

En el miedo

En la desesperación

Y en las proyecciones

Que tomamos como nuestros

Cuerpos

 

Una elaborada y bien urdida mentira, pero bien dramatizada, es la muerte. La vida misma no tiene nada de sustancial, viajero. Es una caravana. Todo es una caravana. Un espejismo brillante y voluptuoso en un infinito desierto de nada. Así que gocemos de un buen y merecido descanso, a la sombra de esta palmera que vuelve realidad hasta el más desquiciado capricho.

 

Primero quise saber todo

Y cada pedazo de información

Jamás creado

Jamás imaginado, concebido

Urdido, elucubrado

Todas las palabras pronunciadas

Pensadas

Proferidas, calladas

Todos y cada uno de los sentimientos

Que existieron

En la caprichosa naturaleza

De los seres

Cada cosita pequeña

Contenida en colosales objetos

Y cada cosa ingente e inconmensurable

Todo aparecía claro

Ante mi panorama mental

Yo era todas las cosas

Y ellas estaban supeditadas a mi voluntad

¡A mi vivificante voluntad!

En tanto y en cuanto

Gracias a mí ellas tenían el privilegio

Y lujo

De venir a la existencia

Mi omnisciencia acaparaba

Interminables aluviones de información

Mares y mares y mares

De conocimiento

Todo pendiente de mi atención

De mi beneplácito

De mi aquiescencia

En mí estaba todo

En mí se formaba

Y diluía todo

 

Hermano, ¿conoces la sensación de autoridad absoluta sobre las cosas que confiere el conocimiento? Yo lo tenía todo y lo sabía todo. Cada átomo y partícula naciendo y existiendo, viviendo y transformándose en las otras infinitas cosas, herméticamente encerrada en la total lucidez de mi ser. Eso es conocimiento. Solamente cuando sabemos todo, cuando somos omniscientes, podemos decir que sabemos algo, hermano… ¡Lo demás es ignorancia!

 

Luego miré

La totalidad de mi reino

Y dije:

“Quiero controlarlo todo”

Al instante infinitos horizontes

Rompieron sus lumínicas fronteras

Y las aguas del espacio se desbordaron

En mi consciencia

¡Ya nadie pudo atajar

los huracanados vientos de mi clarividencia

envolviendo infinitas veces la infinitud!

El terremoto de mi mente sacudía las estrellas

Y cada átomo se revolvía pertinaz

Hasta que todo sucumbió

Ante mi omnipotencia

Toda la creación, sumisa

Se prosternaba ante mí

Su legítimo rey y creador

Su benefactor

Su controlador

Yo, el supremo…

 

Hermano, muevo todas las piezas, planeo y ejecuto las jugadas, giro el tablero, engaño a los jugadores, guardo la partida, memorizo las secuencias… ¡Yo soy el imbatible! Yo soy el motivador interno, ¡el único aquí! El juego es divertido porque parecen haber varios jugadores…

 

Controlar todo

Influenciar en todo

Mover todo…

Hay un velo final

Algunos azarosos impulsos

Fuera de mi jurisdicción

¡Debo ser todo!

¡Ser todo! ¡Ser todo! ¡Ser todo!

¿Para qué manipular

algo externo a mí?

¿Por qué no directamente

ser esa cosa?

Y lo hice

Fui todo

Y vi

Lo hermoso que era

Bambolearme

Teniendo a la infinitud

Como fiel sombra

Que me sigue a todos lados

 

Debo tener cuidado en mi juego. Si soy todo de manera autoevidente, la diversión termina, porque hay un sólo jugador. Oculto mi eternidad en apariencias de creciente misterio, en espiralados enigmas concéntricos, que apuntan hacia el mismo núcleo de perfección.

 

Mi conocimiento divino

En crecientes ríos alumbrado

Se confunde, infunde

Y funde en la oceánica

Constatación

De mi único y perfecto ser

Que todo lo contiene

Mis percepciones persiguen

Interminables linderos

De creciente realización

¡Soy la verdad absoluta!

Perfección impoluta

En el altar misterioso diluida

La fuente que todo lo ilumina

¡Yo soy de todo la vida!

El todo

La correcta adicción

Que a todo da dirección

Puesto que mis rincones todo lo saturan

Sólo almas valientes aventuran

Encontrarme pasando fronteras fenoménicas

En países de fluorescencia nouménica

En donde toda identidad ha sido abandonada

Nadie permanece conmigo

Excepto quien sabe ser yo

Quien reclama su herencia celestial

Quien se conoce y me conoce

Como uno y verdadero ser

 

Una sola vida existe manifestándose en todo lugar, un solo aliento sopla en todos los tiempos. Mi identidad fluye río abajo hasta la absorción final en lo infinito, y río arriba hasta el origen común de todas las cosas.

 

Mi omnipresente latido

Impregna todo recoveco

Del espacio infinitamente vivo

Mi benéfica y luminosa

Influencia cura los linderos oscuros

De mi olvido

Con su bálsamo de constatación

Una sola canción

Que todas las almas entonan

Si en su núcleo me entronan

Como el único y absoluto rey

La infalible y perfecta ley

Que todo lo acapara

¡Ya nada me separa!

Del sabio que en su corazón me alberga

Al contrario, ¡lo usaré como alberca!

Para cruzar y retozar en el océano fenoménico

 

Lo absoluto se proyecta en la creación; lo incognoscible se materializa en la manifestación, en el cosmos, en lo existente.

 

¡Pero permanezco un solo ente!

Una sola personalidad

Teñida en interminables cascadas

De vidas entrelazadas

Lienzos en los cuales derramo

Mis pinturas vitales

Obras maestras mías

Descifrando nuevos colores y tonos

Nuevas y frescas maneras

De ser yo

¡Un solo fulgor!

Por omnidireccional impulso excoriado

Un amor

Por infinita ignorancia lacerado

 

¿Entiendes, viajero, mi predicamento? Yo ya sé quién soy. Pero gozo iluminando perennemente la oscuridad. Derramo luz ahí donde mi propia sombra había dejado. Nazco de nuevo en donde todo se creía acabado.

 

La chispa de mi vida

Por enigmáticos pulsos sustanciada

Retoza inocentemente en los iluminados

Ecosistemas rugientes

Desbordando mi esplendor

¡Esparciendo mi amor!

Que a todos baña y rodea

Todos los planetas girando

Sus órbitas acumulando

Velocidades vertiginosas

Colisionan en mi verdad

Sus trayectorias fenecidas

Su ímpetu emulsionado

En mi perenne paz

 

Todo lo devoro, caminante. Tus idas y venidas en los coloreados escenarios de la existencia, son meras brumas que desaparecen por mi soplo. Tú y yo tenemos un origen más allá de las estrellas. Nuestra cuna se encuentra detrás del muro de la eternidad.

 

Galaxias y protozoos

Bailoteando rítmicas leyes    

Van a parar

A mis pies

¡Todo y todos!

La verdadera compasión

Consiste en guiar a los seres

A la consumación final

Al cese definitivo

De sus mentirosas individualidades

A la fundición total

De sus insultantes egos

En la luminosa sangre de mi bienaventuranza

¡Mi único y supremo ser!

El que verdaderamente es

El único y absoluto

Que todo lo satura y posibilita

La única alternativa

Constatación positiva

De la realidad final

Comprendida ahora

 

¡Deja que suenen las trompetas, hermano! ¡Eleven los paños al viento! ¡La pancartas y luces tronando! Haz de tu vida una fiesta que los demás puedan disfrutar. Una danza que todos puedan bailar. Una canción que siga sonando en la eternidad.

 

Soy

Fui

Siempre seré

¡He vivido antes de la eternidad!

Antes de que el tiempo chille

Como recién nacido

¡Yo ya era viejo…!

Antes que el espacio extienda

Sus benevolentes

E interminables brazos

Yo ya lo sabía todo

Antes de que el primer chispazo

De consciencia

Se mirase en el espejo de la intuición

Yo ya había agotado

Las infinitas posibilidades

De la realidad

Sus voluptuosas potencialidades

Como racimos de uva

A mi disposición

¡Toda una bendición!

Recibida y otorgada

Por mi más íntima

Clarividencia

 

Sólo yo existo, viajero. Deja tus inútiles pertrechos. Solamente has acumulado polvo en tu largo viaje. Ven a descansar conmigo en la tumultuosa fragua del espíritu: la fuente de la consciencia. Esa consciencia que todo lo crea y proyecta. Esa consciencia que todo lo siente y percibe.

 

Un amanecer inagotable

De donde surgen vientos

De frescor perenne

Y colores vivos

Con interminables tonos

Delirando en éxtasis

Es la consciencia

¡La ama y reina de todo!

Ella muestra y manifiesta

Todo lo que es dable

Existir

Y aun lo potencial y latente

Espera su permiso

Para saltar al escenario

Del mundo

¡Todo vive, todo se mueve!

Todo bulle de actividad

En este teatro proyectado…

Los seres gozan existiendo

Suben, bajan, recorren

La vasta planicie de posibilidades

Hasta que una invisible mano

Las arroja de nuevo

Al lugar en donde estaban

Y quedan congelados, silenciosos

Esperando trillones de años

Un nuevo sueño

Una nueva posibilidad

 

Pocos valoran la existencia, viajero, pocos escrutan su esencia.

 

Un leve frescor

Una suavidad casi inadvertida

Una brisa de ensueño

Un furtivo misterio

Una caricia olvidada

Una sonrisa eternizada

En una gotita colgada de una flor

En el bosque de mi memoria

Basta para iniciar el interminable baile

De las infinitas relatividades

 

¿Cómo inició todo esto? ¿De qué extasiado vientre nació este universo? ¿De qué semilla bienaventurada germinó el cosmos?

 

Por un lado está la absoluta quietud

De la nada

Por otro, la aceleración infinita

De la omnipresencia

Y el espíritu engendra eternidades

Que caen en un medio aproximado

Entre estos dos pilares

 

Así que, viajero, calma tu mente hasta tocar la quietud absoluta; y acelera los sentimientos de tu corazón, hasta que tu amor se emulsione con la infinita velocidad de su espíritu inmanente.

 

Todos me miran

Pero nadie me ve

Todos oyen mi voz

Pero nadie me escucha

¡Nadie canta conmigo!

 

 

 

Documento facilitado por el Autor

Registro: Julio 2012

 



Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
REPUBLICA DEL PARAGUAYLA GUERRA DEL CHACOFILATELIA DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA BILLETES DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYA
CASA DEL LA INDEPENDENCIAMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYHISTORIA DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYAIDIOMA GUARANIMÚSICA PARAGUAYABIBLIOTECA DEL PORTALGUARANI

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA