PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
EUGENIO FRIEDMANN
« Volver
EUGENIO FRIEDMANN


Datos biográficos:

DON EUGENIO FRIEDMANN

(A manera de Prólogo)

En 1908 llegó al Paraguay una familia de nacionalidad húngara, cuyos jefes don Jacobo Friedmann y doña Emnna de Friedmann, parecían mensajeros del viejo mundo predestinados para llegar al corazón geográfico de la América del Sur, donde tendrían una gran misión a cumplir.

Dos años después, don Jacobo establecido en Villarrica instalaba una modesta planta industrial que serviría de base a la hoy poderosa Azucarera Friedmann S. A., que en sus comienzos producía solo 22 mil kilogramos de azúcar por zafra, equivalente a 150 kilogramos diarios. La misma azucarera tiene hoy una capacidad de molienda de 1,300 toneladas diarias y por zafra puede producir quince millones de kilogramos de azúcar. La dirección del ingenio está ahora, a los 56 años de su fundación, en manos de la tercera generación de los Friedmann.

En estas breves palabras se resume la honrosa historia de la misión a cumplir que traían al pisar nuestro suelo don Jacobo y doña Emma. Historia que en el pasado tiene sus semejanzas con la de don Carlos Casado del Alizal, primer productor exportador del trigo argentino y que luego pasó a ser pionero de la producción taninera del Paraguay.

Con uno de los hijos de aquel gran caballero del trabajo, y de la esperanza, que era don Jacobo, trabamos una amistad que hoy tiene más de medio siglo de existencia. Estábamos en las vísperas de una esperada gran celebración patriótica. Ejercíamos la presidencia del CENTRO GUAIRA y nuestro propósito juvenil era erigir en la plaza Libertad de Villarrica, algo, que sin ser un monumento, fuese como un hito simbólico plantado en homenaje a los Próceres de la Independencia Nacional. Era en 1910. Debíamos construir lo que debía servir para asiento o sostén de una placa de mármol, alusiva a la fecha histórica con el aporte del comercio. Fue en esos instantes que llegaba junto a nosotros un joven de nuestra misma edad, que traía el aporte económico inicial para la obra. Ese joven era Eugenio Friedmann, que apenas dos años antes había llegado al país con sus padres y ya se identificaba totalmente con el patriótico espíritu que inflamaba nuestros corazones.

Llegamos al 14 y 15 de Mayo de 1911, y las celebraciones en homenaje al Centenario de la Independencia fueron suspendidas porque una revolución fratricida ensangrentaba de nuevo el territorio de la República. No obstante, nuestro homenaje quedó traducido en piedra como puede verse hasta hoy en la Plaza Libertad de Villarrica.

Esta relación tiene su importancia por cuanto revela desde donde y desde cuándo, el autor de este libro que lleva por título "Historia del Azúcar en el Paraguay", se inició como idealista y como obrero al servicio del resurgimiento nacional. Eugenio Friedmann acompañó desde entonces a aquella generación guaireña del novecientos, que configuraba en el tiempo como una cita de poetas llegados de todos los cuadrantes, porque poetas eran Ortiz Guerrero, Natalicio González, Pablito Glitz, Aníbal Codas, Facundo Recalde, Gumercindo Ayala Aquino, Eugenio Friedmann y muchos otros. Poeta, así como suena, era este Eugenio Friedmann, a quien hoy conoce el gran público de nuestro país como a una señera figura de la industria nacional. Poeta que aportaba la ternura de sus versos en nuestras reuniones era Eugenio Friedmann. Mientras los demás competíamos en ser fidelísimos en aquellos años de la juventud, al metro y a la rima, de acuerdo a las reglas clásicas de la versificación, Eugenio Friedmann hacía cuestión de la profundidad normal del pensamiento, y de una música propia de las ideas. Confieso que así con su intervención se inició entre nosotros algo así como una saludable rectificación de métodos.

Pasó el tiempo, y convertido ya nuestro compañero Eugenio en indispensable colaborador de Don Jacobo, en la administración del Ingenio que nunca cesaba de crecer, dispersos los miembros de aquella asamblea de poetas, fallecidos unos y alejados otros de la ciudad encantadora que sueña a los pies de Ybyturusú, las cosas y los hombres cambiaron hasta que Ortiz Guerrero fijó la realidad en estos versos:

"Dispersos por el mundo, demudados y extraños,

jamás ya iremos juntos a repuntar rebaños

de versos por las glaucas lomas de Ycuá-pytá"

La familia Friedmann, en cambio ya no se apartó de los destinos de Villarrica. Cuidó y sirvió y sigue sirviendo a esos destinos. Fundó y donó hospitales, con dotación completa de implementos. Participó moral y materialmente para impulsar el progreso cultural social y edilicio de la ciudad legendaria. Fundó nuevos hogares a los que quedó ligada para siempre una tradición de bien y de trabajo, y de una capacidad siempre victoriosa para las nobles empresas de la vida.

Don Eugenio Friedmann nunca olvidó su encuentro inicial de joven, con la juventud de nuestra patria, en el florecido ambiente de Villarrica. Y en recuerdo de aquellos tiempos hoy distantes de nosotros más de medio siglo, movilizó la capacidad artística de nuestro escultor Javier Báez Rolón para erigir en Ycuá-pytá un monumento a la memoria de Manuel Ortiz Guerrero. Ese monumento está inspirado por el escultor en el tema de un poema del bardo inolvidable, y fue costeado por Eugenio Friedmann. El monumento es la visión de "Panambí Verá", cuyas alas prestan sombra al espíritu inmortal de Ortiz Guerrero. Al pie de ese monumento Don Eugenio Friedmann, hizo estampar en bronce esta inscripción que tanto agradecemos por lo mucho que nos enaltece:

"Homenaje a Manuel Ortiz Guerrero en recordación de las peñas realizadas en la casa de Leopoldo Ramos Giménez con Natalicio González, en la segunda década de este siglo".

Veamos ahora a Eugenio Friedmann como historiador. Este su libro, cuyos originales tengo entre manos, es la revelación de un talento extraordinario. Tengo la seguridad de que nunca se escribió algo parecido ni llegará a escribirse ya algo más completo sobre la materia de que trata. A los setenta y cuatro años de su vida, hace entrega a nuestra patria del fruto de sus estudios, honrando a la bibliografía nacional, con una obra de mérito singular, que nos lleva a contemplar el nacimiento de nuestra economía desde los remotos tiempos de la Conquista, y la posición que le cupo a la producción del azúcar en la trama de nuestra historia

Su estudio abarca desde la hora en que la caña de azúcar llegó a América con Cristóbal Colón. Y en base a pruebas documentales sigue el curso que toma su producción a través de pueblos y de climas, y acopiando con detalles los procedimientos empleados desde el Siglo XVI hasta nuestros días, ofrece el cuadro de las evoluciones operadas, tanto en el orden del cultivo, como en el orden técnico, en la vida económica de los Estados y en las relaciones entre los pueblos.

Esta "Historia del Azúcar en el Paraguay'', lleva al lector a través de una epopeya que ha forjado desde sus orígenes remotos el pueblo del Paraguay. Don Eugenio Friedmann ha hecho en torno al tema del azúcar una narración, plena de colorido, de los acaeceres humanos en este escenario de la Conquista, a través de los siglos.

Ha escrito una historia que tiene alma, convirtiendo en poderosos recursos espirituales a los factores que parecieran puramente económicos.

Hace del peregrinaje del azúcar por América lo mismo que hiciera Emil Ludwig con el peregrinaje de la vid partiendo de la Hélade a través de las riberas del Mediterráneo. En ambos casos, el azúcar y la vid, aparecen despertando las ambiciones de los pueblos, y aunando las voluntades humanas con el incentivo de crear la felicidad sobre la tierra.

En las páginas de este libro encontrarán los educadores, no solamente todo lo referente al azúcar, sino también lecciones de historia que no debieran estar ausentes de muchos libros escolares y que sin embargo están ausentes. Se trata de un gran libro paraguayo, escrito con pasión patriótica, por un ciudadano eminentemente paraguayo por sus obras, de bella culminación por su talento, y de nobilísima prestancia por el ejemplo de su vida.

La "Historia del Azúcar en el Paraguay" es única en su género.

Se trata de un libro lleno de sabiduría orientadora para la solución de los grandes problemas nacionales. Esa sabiduría está basada en el conocimiento de los hechos y en las realidades históricas y geográficas. Nunca aporta un juicio que no está debidamente documentado, ni hace afirmaciones que no tengan a más de su fondo de verdad absoluta, una intención de bien para el progreso de la patria.

Antes de seguir con este comentario, ya quisiéramos ponerle al lector sobre sus páginas, en la seguridad de que ha de encontrarse con un motivo de íntima satisfacción. Quienes tuvimos la suerte de haber conocido a Eugenio Friedmann desde su juventud, mucho esperábamos de él como ofrenda de su espíritu al Paraguay. Pero, después de haber leído esta obra, confesamos que él nos brindó con más de lo que esperábamos.

Diremos que este prólogo no es precisamente para analizar la obra que venimos comentando en su carácter de exposición técnica. Es, sí, para que el nombre de su autor, el preclaro señor de la industria azucarera nacional también sea conocido en lo que representó y sigue representando en los otros órdenes de la vida espiritual de la nación. Es lo que nos hemos propuesto en la magnífica oportunidad que se nos ofrece para prologar este trabajo, venciendo, porque nos propusimos vencer, la excesiva, hasta casi religiosa modestia de nuestro biografiado. Aparte de la consagración de sus energías para que la Azucarera Friedmann S. A. ;alcance y se mantenga a la altura a que quiso que llegara su fundador, Don Eugenio Friedmann diversifica su pensamiento y su voluntad para hacerse presente donde percibe que una obra social, un propósito de cultura reclaman para su realización un aporte moral o material. La obra social cumplida en Villarrica en torno al propio Ingenio que dirige con tanta capacidad, se traduce en los lotes de cultivo que pasaron a ser de propiedad du los cultivadores, y en las seguridades puestas para no afectarse a la vida económica de los hogares de los obreros con los altibajos que se producen en la comercialización del azúcar, hablan bien alto del profundo sentido humano con que Don Eugenio Friedmann guía sus actividades de empresario.

Con ese mismo sentido humano de la vida y del trabajo, preside la Comisión Mixta de Venta de Azúcar, la que al cumplir sus bodas de plata - 1941 - VII -1966 - recalcó en su memoria que nunca tuvo dificultades, con funcionarios y obreros relacionados con esa institución, que es rectora en la distribución del azúcar nacional.

A los 26 años de edad, casóse Eugenio Friedmann con Regina Jara González, en quien, desde su juventud, el brillo de la belleza, de la cultura, de la sociabilidad que tanto y tan bien distinguen a las mujeres de los hogares guaireños, constituye el mejor ornato de su personalidad.

Don Eugenio y doña Regina son padres de dos hijos: Julio M. Friedmann y Dora Stella Friedmann de Allegretti. Tienen, además, diez nietos y un bisnieto.

Tal es la composición de esta familia que es la depositaria espiritual de las tradiciones que viven en el nombre de este gran señor que es Don Eugenio Friedmann.

Siendo él un hombre de paz, de trabajo y de progreso, y habiendo sido testigo de más de cincuenta años de historia política de nuestra tierra, al llegar a contemplar con júbilo las nuevas auroras que alumbran en el presente los horizontes del Paraguay, lógico le habría parecido, rendir un homenaje, con la dedicatoria de su libro, al hombre que "reatando el hilo de la historia" inspirándose en la obra ciclópea de Don Carlos Antonio López, estructuró la Segunda Grandeza Nacional. Hemos nombrado al General de Ejército Don Alfredo Stroessner, Presidente de la República y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de la Nación.

El prologuista termina aquí para bien del lector que pasa a beber directamente de esta fuente de contenido extraordinario que es el libro "La Historia del Azúcar en el Paraguay".

LEOPOLDO RAMOS GIMENEZ

Asunción, Agosto de 1966.


Fuente: HISTORIA DEL AZUCAR EN EL PARAGUAY. Por EUGENIO FRIEDMANN. EL ARTE S.A.. Asunción – Paraguay. 1966 (300 páginas)

 




    Compartir FB

Cantidad de Obras Registradas: 1


Para Acceder a cada Obra, por favor haga click en la imágen.




 

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 

 

 

MONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011FILATELIA DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYALA GUERRA DEL CHACOCASA DEL LA INDEPENDENCIABIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIHISTORIA DEL PARAGUAYACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA
IDIOMA GUARANILITERATURA PARAGUAYAMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYABILLETES DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA