PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
GABRIEL RODRÍGUEZ


  EL LUISON DE TACUARAL 2ª PARTE, EL REGRESO DE LA MALDICIÓN - Por GABRIEL RODRÍGUEZ


EL LUISON DE TACUARAL 2ª PARTE, EL REGRESO DE LA MALDICIÓN - Por GABRIEL RODRÍGUEZ

EL LUISON DE TACUARAL 2ª PARTE, EL REGRESO DE LA MALDICIÓN

 

 

Por GABRIEL RODRÍGUEZ

 

 


YPACARAI, A FINALES DE LA DÉCADA DEL ‘70.


Recuerdo las largas y calurosas siestas de diciembre en la Ypacarai del año 1978, en ella el zumbido abrumador del cantar de las cigarras invadía el ambiente como capturando el tiempo para convertirlo en momentos inacabables.


Desde la hora del almuerzo hasta la media tarde el mundo parecía detenerse, permanecía secuestrado por un reloj que en circunferencia de momentos exactos destinaba sus intervalos al casi sagrado y tradicional momento del reposo; dormir la siesta era un recreo al que todos los estratos sociales accedía.


En el añorado y lejano tiempo de mi niñez, la sobremesa imponía un toque de queda inapelable, estábamos lejos del Internet, del Cable, no existía Whastapp, Facebook, Twitter, ni Celular,  la Televisión no era a color,ni a control, había un solo canal de televisión y los tele-espectadores eramos daltonicos mirando una TV en donde no importaba que “El Llanero Solitario”, Ben Cartwright de “Bonanza” o John Cannon de “El Gran Chaparral” tengan los ojos azules como el cielo, en la "Caja boba" todos tenían el mismo color, los únicos que la tecnología de entonces ofrecía: El blanco y negro.


Es esa época tenía 8 años y junto con mis primas y primos enmudecíamos para no romper aquel silencio obligatorio del Pos-almuerzo, la urgencia de dialogar y decir cualquier cosa nos insuflaba atrevimiento y en el tono más bajo posible susurrábamos nuestra chiquilina incontinencia verbal, evitando perturbar el descanso de la Tía Carmen o la Tía Rosa, que dormían arrulladas por su propio y cadencioso ronquido.


Huérfano a mi corta edad, yo era un Paria que tenía la fortuna de contar con la generosa hospitalidad de mis primas, primos y fundamentalmente de mis Tías, que como Amazonas al frente de sus seres queridos, conformaban el Matriarcado que regía los destinos de mi familia.


CAPITULO II

LA HISTORIA OLVIDADA O ESCONDIDA POR LA VERGÜENZA: LOS PRISIONEROS DE GUERRA BOLIVIANOS EN YPACARAI, EL SUFRIMIENTO Y EL KARMA


Por la mañana y como chico de los mandados, iba hasta el Mercado Municipal que ocupaba el antiguo edificio ubicado sobre la Av. Carlos Antonio López, la avenida era una de las pocas calles empedradas de Ypacarai, y cuya construcción estuvo a cargo, según dicen, del Regimiento de Zapadores Bolivianos convertidos en prisioneros durante la Guerra del Chaco.


Estos prisioneros también habían cavado una enorme fosa que luego se convertiría en lo que hoy es conocido como la Piscina del Centro Social de Ypacarai.



Los memoriosos relatan que en la década del 30, algunos prisioneros fueron traídos de la zona de conflicto y destinados a la Cantera de Ypacarai, que sirvió como un Mini-Campo de concentración en donde pernoctaban los Prisioneros luego de realizar trabajos forzados en la Comunidad.


Muy poca gente sabe de esto, la historia quedo sepultada por un manto de vergüenza, lo bajo y ruin de los actos humanos por lo general no constituyen una anécdota que pueda trasmitirse de generación en generación, el ser humano es capaz de proezas y heroísmo, y lo inconmensurable de sus gestos y actos de bondad solo son superados por lo inimaginable-mente despiadado y criminal que puede llegar a ser.


Los Bolivianos dormían sobre la dura piedra y el inclemente Sol les achicharraba de día, en plena Guerra eran  blanco de todos los desprecios de la Sociedad; debido a la cercanía de la Matadería y a la necesidad de dar de comer a la mano de obra cuasi-esclava, las vísceras de las reces faenadas, (que otrora servía solo para alimentar a los cerdos) fueron destinadas al diario Menú de los Prisioneros de Guerra.


Con el tiempo, el desprecio puesto en alimentar a humanos con tripas de animales termino convirtiéndose en “Comida Típica”, pues el Caldo o Puchero Avá como ahora se lo conoce, era la única la comida de los cautivos. (Avá  era la manera en que  Emiliano R. Fernández, el Tirteo Verde-olivo,se refería despectivamente a los Bolivianos; Avá es también la denominación del Hombre Indígena.) 

Por tanto, el riquísimo Caldo Avá tiene su origen en Ypacarai, pero como el “Made In” es el resultado de la barbarie, el Pueblo no lo ha reivindicado ni patentado.


Tal vez ningún orador pueda elucubrar la palabra exacta para describir el sufrimiento de un Prisionero en cualquier latitud del mundo; los Prisioneros de Ypacarai estaban encuadrados dentro de esa penuria, lejos de su tierra, despreciados, obligados a trabajar hasta el fin de sus fuerzas, mal alimentados, desnudos, sedientos, con frío o sofocados por el calor y por sobre todo: olvidados por DIOS...


La Cantera de Ypacarai es la hermana gemela y versión Paraguaya de la “Carretera de los Yungas” de Bolivia, picada construida por prisioneros Paraguayos; por mucho tiempo la única vía que unía la Paz con el Amazonas y que a lo largo de su historia se ha cobrado mas de mil muertes, por eso la llaman “La venganza Paraguaya”. 


(http://boliviateamo.blogspot.com/2012/04/bolivia-los-yungas-o-la-ruta-de-la.html)

 

 

 



LOS AHOGADOS EN LA CANTERA, LA VENGANZA BOLIVIANA



Por lo mencionado, a nadie debería extrañar que en la actualidad tantos Jóvenes mueran ahogados en la Cantera, el lugar es un antiguo MONUMENTO AL MARTIRIO en donde el clamor y la aflicción de los que sufrieron la implacable consecuencia de la guerra NUNCA tuvieron consuelo, por ello la Maldición generada por lo denominado "causa-efecto" cada tanto se cobra una víctima fatal y CASUALMENTE, el que desaparece misteriosamente para luego aparecer ahogado siempre es un JOVEN, de la misma edad de los Soldados que en un costal de huesos y tormentos fueron confinados a la hoy TURÍSTICA Cantera de Ypacarai.


La Guerra del Chaco no fue la guerra del pobre, del joven, de la sencilla mujer, no fue la contienda en la que se defendía la dignidad del hombre, su derecho a la vida, la guerra no fue la del Pueblo, fue el calvario de una generación de Madres que parieron a sus hijos para la muerte, arrullándolos en un ataúd de dolor y de luto.


Aquello fue la Guerra de los Poderosos, de los inmensamente ricos,del interés, del Capital; a Bolivia y a Paraguay solo le toco poner hombres para morir de sed, de mordeduras de serpientes, descuartizados por metrallas de artillería, y/o devorados por animales, mientras el Trust Petrolero Internacional se frotaba las manos por la ganancia que podía generar el oro negro mezclado con la inocente sangre de humildes soldados Paraguayos y Bolivianos.

Por ello no bastó  que coyunturales Gobiernos hayan hecho las paces después de la masacre, nadie dio los pésames a las madres, el Poder no lloro a esos hijos porque el mismo no tiene lágrimas y menos aún sentimientos; solo cuando se pida perdón por cada sufrimiento causado en ambos bandos, la Cantera y la Carretera de los Yungas dejaran de cobrarse la venganza por un pasado que las víctimas no eligieron vivir y en donde fueron obligados a sufrir.



 CAPÍTULO III

 EL TÍPICO “LAMBRI” O LAMPREADO


Volviendo al relato de la compra de los mandados en el Mercado, recuerdo los almacenes ubicados en donde hoy día “La Casa de la Cultura” tiene su Sede, el almacén de Ña Adesia, el de Ña Utá, de Nene Moyano,el inconfundible olor del Lampreado, del Pastel Mandi’ó, la gente acumulada a los costados de la larga mesada en donde las carniceras Ramona Rojas, Ña Tuti, Ña Claude y otras ofertaban la carne.




Algunas personas preferían los Lampreados del Mercado, otros los de Ña Lopó,cuyo puesto se ubicaba estratégicamente en la Antigua Estación; pero pocos eran los que sabían que la receta y elaboración del producto, tanto de la Estación como la del Mercado, eran preparadas por la misma persona: Doña Petrona y vendidas por Ña Tota.


Ahondando en detalles sobre esta delicia, podríamos aportar que fue Madame Linch la que introdujo en nuestra gastronomía el “Lambri” o Lampreado; según mi Tía Juanita, originalmente el “Lampreado” era preparado en base a la carne picada de una Anguila Marina nativa del Mar Mediterráneo llamado “Lamprea”.

Alicia Elisa, esposa del Mariscal López sustituyo la carne de la anguila por la vacuna, pero mantuvo el nombre Lampreado, tal vez por ser la inspiración de la versión guaraní de aquel manjar que gustaba a la Europea costilla pe’hengué  (1) del Mariscalito.



CAPITULO IV

LA ESTACIÓN Y LAS ABEJAS


Antes de que la Cultura acabara con el Mercado y el desarrollo con el Ferrocarril, la Estación era el corazón de Ypacarai, vagones tras vagones cargados con frutos del País y repleto de gente laboriosa pasaban por la vieja Tacuaral, en un tren cargado de sueños y esperanzas.

 

 


El tintineo de las campanas auguraba el próximo arribo de la Imponente locomotora que era recibido por el Jefe de Estación con un riguroso protocolo que se repetía varias veces al día.


El Jefe tenía un vástago que lo acompañaba en su rutina diaria. En una ocasión, cobijado por lo seguro y seco de la elevada viga de la construcción, un enjambre de Abejas Reina habían construido su colmena en una de las alas que cubrían los pasillos de la estación.


En la siesta de aquel verano, el viento norte causaba estragos en la estación y en medio de un fuerte remolino, la ráfaga desprendió la colmena infestada de abejas,que se estrelló contra el suelo desparramando miel, panales y una nube zumbante de iracundas abejas que en último acto de vida prometían dolorosa venganza.


Al notar lo sucedido, la vendedora de Lampreados Ña Lopo dejo abandonado su canasto y como una formidable corredora olímpica, en fracción de segundos y zancadas de por medio cruzo las vías, subió  las gradas y termino refugiándose detrás de las Tacuaras del Centro Social de Ypacarai, nunca vi a una señora desarrollar tanta velocidad en tan poco tiempo, sin duda aquello fue un récord del que los registros deportivos jamás se enteraron.


En un abrir y cerrar de ojos la concurrencia de la Estación quedo dispersada, el viejo Dr. Fernández le dio una patada voladora a la puerta de su consultorio y ya adentro cerro con violencia la misma puerta, golpeando en la nariz al Moreno hijo del Jefe de Estación, que venía corriendo tras el anciano Galeno.


A esa hora la situación era dramática, en la calle solo estaban las abejas buscando una víctima para sus diez mil aguijones y el mitaí de aspecto bonachón,que cual terrible juego de escondidas se había quedado sin refugio.


En medio de la desesperación ,su padre, atrincherado en la oficina del Juzgado de Paz, gritaba con todas sus fuerzas intentando persuadir a la sangre de su sangre convertido en estatua y paralizado por el miedo,armado de coraje salio a la ventana y se desgañito gritando en Guaraní: TITOOOOOOO!, é dipará,chake ohó la cávaaaaaaaaa!. (2) 


Ante el desaforado alarido de su progenitor y preso de la duda, el niño respondió preguntando: “...Mbo’óto lado adiparáta Papa?, aháta áoto? señalando hacia el Sur, tèa áoto?,”(3) señalando hacia el Norte...en ese momento las abejas le dieron alcance envolviéndolo en un lastimero e implacable tapado de picazones, nunca vi tanta furia y ensañamiento de la naturaleza con una sola víctima, las abejas no tuvieron piedad, gatillaron aguijones hasta vaciar todo el arsenal de la Colmena, ningún bichito se quedó con las ganas.


Paso mucho tiempo para que volviéramos a ver a aquella criatura de rostro sereno que te miraba a los ojos indagando el alma, aquel infortunado acontecimiento le había sacado las ganas de visitar la Estación y la verdad que no lo culpo por ello.



CAPÍTULO V 

EL EXTRAÑO SUCESO DE CERRITO


Precisamente fue en la Estación en donde escuche a unas burreras venidas desde Cerrito, hablar de un acontecimiento que en aquellos tiempos estremeció al Pueblo.

En voz baja y como si temieran referirse al tema, empalidecían al relatar que la noche anterior, una dantesca figura cuadrupeda aterrorizo a algunos vecinos de la elevada Compañía de Ypacarai.


No entendí muy bien, pero creo que se referían a un horrible ser que se revolcaba en el Tape Curuzu (4) llamado “cuatro vientos”, un lugar situado en Cerrito.


Decían que unos vecinos habían visto a un animal volverse hombre en lo que pareció ser un proceso de cambio doloroso, porque a medida que la criatura iba transformándose ,emitía aullidos de lobo y desgarradores gritos humanos de dolor, mientras en el cielo la Luna llena contemplaba y a la vez propiciaba aquella Metamorfosis.


 


Nadie se animó a salir, ni siquiera miraron por el “tapia cuára” (5) para cerciorarse de la identidad de aquella criatura que inexplicablemente había elegido la tranquila zona para contagiarla con miedo y confusión.


Luego de escuchar el relato de aquellas humildes burreritas, me aleje del lugar mientras un escalofrío erizaba mi piel, sorprendido por aquella noticia y con mas confusión que miedo.


Desde la Estación me dirigí a la vereda de la famosa “Casa Battilana” en donde una montaña de juguetes eran exhibidos a la consideración de los Reyes Magos, por trigésima vez acaricie el asiento de aquella bicicleta marca “Hercules” y a través de la concentración intentaba enviar un telepático mensaje a los Reyes del Oriente, de manera a que se enteren que aquel biciclo era el regalo que esperaría en la mañana del 6 de enero; demás está decir que año tras año la frustración me hizo dudar de mi capacidad telepática, los muy avaros monarcas nunca interpretaron mis deseos, ojala lo ahorrado en las baratijas que me llevaban les reditúe...


La plaza de Ypacarai en ese entonces era un enorme Jardín cuidado por un malhumorado y amarillento encargado de apellido Patiño, la ciudad que no tenía agua corriente contaba con tres puntos de expendio desde donde la gente se proveía de agua potable, el Tanque de la Plaza,el Ykua Rojas y la Shell administrada por la familia Doldan.


A un costado de la plaza estaba situado el caserón en donde Don Justo Figueredo tenía su Sastrería ayudado por su moreno aprendiz conocido como “Kalí”; desde las enormes rejas y acompañado de algunos amigos observábamos los trajes a medida confeccionados en los Maniquíes, la silueta humana y sin cabeza de lo inertes modelos nos infundía miedo, aquello semejaba un elegante señor decapitado, el impecable traje parecía contemplarnos y nuestro mayor temor era que se moviera o avanzara hacia nosotros.


Cada semana y con fidelidad religiosa mis Tías visitaban el cementerio, durante el trayecto al camposanto a través de la accidentada avenida Bernardino Caballero conocido como Zanja Soró, coincidente-mente con lo escuchado en la Estación, oí que mi Tía Carmen se refería a los sucesos acaecidos en la Compañía Cerrito.


Recuerdo perfectamente cada palabra en guaraní expresada por aquella sublime anciana al describir las características de la bestia mitológica que había acaparado toda la atención del Pueblo.


“Hetyma piru,hevikuá po’í, i pésho cartón, na i jajúraí, há’i mbití, i ñaca perô,hêsá vâ, i karape ha o guapy hápe o jagua puca...”.(6)


Che ahéchama akue chupe amba’aporô guare IPS-pe decía mi Tía refiriéndose al tiempo en que se desempeñaba como Obstetra en la Unidad Sanitaria del IPS de Ypacarai, en esa ocasión, asegura haber visto el terrorífico LUISON!.

 

 

 


Cuando llegamos al Cementerio, coincidentemente nos topamos con la persona clave para descifrar el misterio de Cerrito, un vecino de esa comunidad y encargado del Cementerio: “Antoñito”.


Lastimosamente el mandamás del campo santo se rehusó tajantemente a responder a las preguntas de mi Tía, con un seco “ndai kua’ái” (7),corto abrupta mente la conversación, y la habitual alegría de su rostro se desdibujo para quedar desencajado; no quería hablar del tema y mi Tía, al mejor estilo del “Detective Teo Kojak” concluyo: Koa oicua’a chupe...!(8)


Carmen!..ejú ja’há  (9) recomendó la Tía Rosa, quien con un inconfundible gesto de desaprobación se apuró al ingresar al Cementerio mientras se santiguaba ante la cruz mayor; fiel a su costumbre, Tía Carmen murmuro unas palabras irreproducibles y propias del abundante repertorio del que disponía , para luego y sin mas vueltas seguir a su hermana hasta el Panteón de la Familia.


Ya en su domicilio, pregunte con algo de miedo acerca de aquellos comentarios que habían invadido la ciudad, miedo no solo al Luison sino a la consecuencia que tendría el hecho de abordar el tema con un adulto, pues en aquel tiempo el respeto a los mayores era rigurosa disciplina que por supuesto la observamos al pie de la letra. 

Felizmente Carmen Ondina era la condescendencia en persona, alguien desprovisto de los protocolos y al igual que todas sus hermanas increíblemente noble y solidaria, ella respondió a mi pregunta sin referirse específicamente al tema aunque fue clara al explicarme que la repentina aparición del Luison en Ypacarai era solamente la consecuencia de algo mucho más grave: “La yvý pôra hecové vâí, ha peichante ja harô, na ja pa porâ mo’ái...” (El ser humano se comporta mal, de seguir así no vamos a terminar bien).


Por mucho tiempo el Luison permaneció escondido sin dar signos de vida, sin aparecer, sin atemorizar a los Ypacaraienses, la fugaz aparición en Cerrito solo fue el anuncio de su llegada y existencia, el toque de atención, la advertencia a la Sociedad para que replanteen su conducta.


Yo crecí recordando la descripción dada por mi Tía, teniendo en cuenta su explicación acerca del motivo de su aparición; los años pasaron,llegue a mi adolescencia, infelizmente un fulminante Accidente Cerebro Vascular se llevó a Carmen Ondina al lado del Señor y el otro testigo “Antoñito” tuvo un trágico final, en un confuso incidente ocurrido en el vivero de la Casa de la Cultura.


                                    

CAPÍTULO VI 

 VARIOS AÑOS DESPUÉS...


Ya en mi Juventud, algunas cosas habían cambiado en Ypacarai pero solo para empeorar la decadencia de valores que aquejaba a la Sociedad; lo mas grave por lo general no es un hecho acaecido sino la indiferencia de la Ciudadanía ante determinadas circunstancias, callar un acto deshonroso y no denunciarlo convierte al testigo en un delincuente de la misma calaña del que comete el ilícito, y si bien ninguna Ley penaliza ni castiga la indiferencia y la hipocresía, estas se convierten en caldo de cultivo que alimentan al mal y pueden tener consecuencias insospechadas, como por ejemplo, la que había ocurrido hace tiempo en CERRITO - Ypacarai.



LOS NOTABLES ESOTÉRICOS Y EL DISFRAZ DE HOMBRE LOBO



Algunos notables conocedores del esoterismo habían estudiado el extraño suceso del año 1978, un Cirujano Plástico descendiente de Judíos, un Naturalista( en la jerga popular los Profesionales de la Homeopatía son conocidos como “Medico” o Medico Ñaná) y un Semíologo unieron sus fuerzas intentando que la Sociedad Ypacaraiense se levante de la decadencia de valores en la que estaba inmerso; ellos sabían que si no se ponía coto al Odio, al Rencor y a la Envidia, la suma de estos Anti-valores engendraría a una Bestia al que la Mitología Guarani define como el Luison.


Este grupo de notables quiso instalar en la Ciudad, la versión de que un horrible ser sobrenatural aparecía en los alrededores del ferrocarril como desenlace y consecuencia de la conducta indecorosa de los ciudadanos. 

El objetivo era provocar arrepentimiento, generar meditación y por sobre todo lograr la reconciliación de las familias, tenían la esperanza de que si convencían al Pueblo de que el Luison es hijo de la Maldad generada por los propios hombres, con ello lograrían evitar la inminente reaparición de la máxima evolución de la perdición humana: El Alma en Pena en un hombre vivo ,o sea experimentar un adelanto del infierno en la propia Tierra, en esta Vida!.



Para lograr este cometido ,dos de los miembros del grupo Esotérico (el Cirujano Plástico, “Play Boy del Jet Set Asunceno”, y el Naturalista, quien decía ser Vegetariano pero si le invitaban a comer un asado gratis era mas carnívoro que un León ), tuvieron que vestir un peludo traje de hombre Lobo comprado en una tienda de disfraces en Brasil, y turnándose de noche en noche, iban apareciéndose a algunos transeúntes que cruzaban las cercanías de las antiguas vías del Tren.


En la primera aparición consiguieron asustar a un Joven, este corrió llorando hasta su casa contándoselo a su Papa, quien no tuvo mejor idea que “cintarearle”  por inventar historias para justificar haber “Piâdo” (escapado) del Colegio.


En otra ocasión se aparecieron a un ebrio que llevaba tanto alcohol en el cuerpo que al otro día olvido el susto.


No fue hasta que se aparecieron a unas señoras que asistían a Misa ( a las hermanas Pastor) cuando la versión se propago en toda la Sociedad, y en así aparición tras aparición, los que veían al Peludo Humanoide Imitador del Luison, iban aportando datos acerca de los rasgos del aparecido, hecho que justamente precipito el fracaso del noble cometido del grupo de Notables Esotéricos.


Sucede que los que se turnaban para disfrazarse de Hombre Lobo tenían diferencias en su contextura física: el Naturalista era gordo y petiso, un “chassis corto” que se delataba a si mismo con su “molde” inconfundible; sin embargo el Cirujano plástico  era de mediana estatura, olía a exclusiva fragancia Bleu de Chanel, usaba Gemelos en el puño y una peluca sobre el disfraz, la sociedad comenzó a dudar, desde cuando un Luison es gordo y molde Ùra? (10),desde cuando usa Gemelos y huele tan bien? decían...

Con estas interrogantes casi pillaron la identidad de los Notables, motivo por el cual estos decidieron disminuir la aparición del falso Luison.


Pero no fue hasta una noche de tragos y bohemias cuando el Grupo de Notables Esotéricos desistió definitivamente de la Estoica Misión de salvar a los habitantes de Ypacarai.


Era el cumpleaños del Cirujano Plástico y este invito al grupo a beber algunas copas en su honor, las horas fueron avanzando y los invitados poco a poco se fueron retirando, el Semiólogo se levantó de la mesa anunciando su retirada no sin antes sugerir al Cirujano y al Naturalista que también hagan lo mismo, que se dispongan a descansar; tal consejo no fue tenido en cuenta y ambos permanecieron bebiendo “por mas y mas salud” del cumpleañero.


Con más tragos del que el estómago puede contener y el cerebro aguantar, una idea surgió entre ambos: vestir el disfraz y salir a asustar a alguien, y así lo hicieron dirigiéndose hacia el teatro de operaciones, la Estación.


Ya en el lugar continuaron “chupando” como si nadie los viera,desprovistos de complejos, modales y pudor, vestidos con el traje de Lobo y con una conservadora en el porta-bulto del BMW color azul eléctrico que estaba estacionado a un costado.


Como era muy tarde no había a quien asustar, el Pueblo descansaba en una quietud imperturbable, pero de repente el volumen de la música y la algarabía originaba desde un Caserón llamó la atención del entonces ya muy “alegre” dúo hombres lobo, quienes guiados por lo elevado del ritmo decidieron llegar hasta el recinto desde donde se generaba aquella polución sonora.


El lugar era conocido como “CASA BLANCA” un recinto con fachada arquitectónica colonial al que solo accedían muy “raros” invitados y en donde vivía el anfitrión al que todos conocían como “JOSECITO”, por entonces palo mayor del “rarismo o de los raritos” de Ypacarai.


El par de hombres lobo ingreso a Casa Blanca como si fuesen invitados de lujo, desinhibidos como ellos solos, abordaron a los inquilinos e invitados, reían a carcajadas, hacían bromas y adaptados rápidamente al ambiente de fiesta comenzaron a bailar el ULA-ULA olvidando por completo que ambos estaban vestidos de Hombre-Lobo.


Josecito y sus amigos rodearon al par de Lobisman y lo que en principio fue interpretado por ambos como un simple abrazo de confraternidad, pronto se convirtió en peligroso “franeleo” dándoles a entender, que si no contaban con “anatómico de lata” o huían mientras podían, los anfitriones les perforarían el “asterisco” poniéndoles a ambos la cola que como Lobos no tenían


Con el invicto a punto de caer en manos de Josecito y los suyos, el Naturalista y el Cirujano Plástico salieron pitando del lugar, deshaciéndose de sus trajes, y apretando nalga con nalga contraían el apeligrado “Marrón” que casi fue roto en la Casa Blanca, recinto caracterizado por esa “especialidad”.


Esa fue la última aparición del falso hombre Lobo, al día siguiente y poco recuperados de la resaca, el Grupo de Notables Esotéricos se reunió para oficializar el DESISTIMIENTO de sus intenciones de salvar al Pueblo diciendo: “El riesgo fue muy alto,intentando salvar al Pueblo casi nos rompen el Culo”, desde esa vez el grupo quedo desarticulado y nunca mas se reunieron.



CAPÍTULO 5


La suma de todos los miedos, la evolución de la miserabilidad humana y el regreso del hijo del MAL...



Lo acontecido en Casa Blanca parecería un hecho anecdótico y hasta jocoso si no se encuadrara dentro de los síntomas de la decadencia en la que la ciudad había incurrido o caído.


Los BACANALES encuentros y fiestas celebradas en noches de perdición, la Corrupción de las autoridades, los atentados contra la Naturaleza contaminando el ecosistema, la indiferencia cómplice de la Sociedad fortalecía los hechos de dudosa moral, los hombres habían preferido resignarse ante las adversidades y poco a poco todo lo que acontecía al margen de la Ley y de la buena costumbre les parecían NORMAL.


Había gente que sabía quién era Motochorro y no lo denunciaba, Padres de Familia que conocían y callaban la identidad del vendedor de la Droga que arruina a la juventud, el vecino enterado que el Policía era sicario de alquiler, pero que nunca decía nada cada cuando alguien era ejecutado, la Madre que sabía de las andanzas de su  hija con el poderoso a cambio de favores y a pesar de que la misma aún era una niña, hacia la vista gorda motivado por la conveniencia, la rara admiración con contenido de envidia que los adolescentes tenían por la ostentación que los hijos de Papa hacían con el dinero mal-habido, y en fin una larga lista de defectos que sumían a todos en la indignidad, transfiguraban la Identidad Tacuaraleña otrora Digna, Altiva y Solidaria para convertirla en un reducto similar a la Escandalosa y Bíblica SODOMA.


           

PARA REÍR O LLORAR...?, LOS SACERDOTES, SUS MUJERES Y SUS HIJOS.


Que la Oveja ande descarriada pareciera ser algo normal y hasta comprensible tratándose de un rebaño que se mueve en un mundo en donde la oferta de lo indecoroso es servida en la bandeja de la tentación; pero cuando el Pastor es para la manada , más peligroso y menos fiable que un Lobo, los indefensos marchan indefectiblemente hacia el Patíbulo de la perdición.


Ypacarai, la caldera del Diablo, hervía en un caldo de intrigas, cizañas, envidia y escándalos sexuales , en una ciudad que puede perdonarte todo menos el éxito, hasta los mejores amigos extraviaron el norte de sus convicciones, pero no fue hasta la calurosa noche de un viernes cuando la pequeña comarca capituló definitivamente ,al ser testigo de la decadencia Moral del Amparo y Reparo de los afligidos y desprotegidos: La Iglesia.



En esa ocasión, durante la Celebración de Palabra a cargo de una Hermana del Convento, la feligrés Zulema Pastor hizo lo que nadie había realizado: Interrumpir el rito de la ceremonia religiosa para interpelar a la Celebrante acerca del contenido o la significación de lo que estaba diciendo. 

Aquel acto fue catalogado como un atrevimiento atroz, como una ofensa a DIOS, pues hasta ese momento la liturgia era un Monologo en el que la concurrencia solo hacía de oyente y no decía nada salvo lo estrictamente estipulado para responder a través de un rígido catecismo aprendido de memoria.



Se calla o se retira!, sentencio enérgica la Hermanita Celebrante que otrora parecía dulce, frágil e imperturbable, aquella sencilla interrogante planteada por la Sierva de DIOS Zulema Pastor, irrito a la Hermana sacándola de sus casillas.



“La palabra sirve para decir pero también para preguntar” dijo Zulema Pastor, “usted Hermana está celebrando la Palabra y la Palabra es la expresión utilizada para comunicar, pero para poner en practica la COMUNICACIÓN debe haber interlocutores y nosolo oídos” espetó y luego sentencio: “para trasmitir la idea primero debe entender lo que está diciendo”.


En ese tiempo Ypacarai no contaba con Sacerdote encargado, no tenía un titular de la Parroquia, el Cura Párroco había huido con una Mujer que abandono a toda su familia para conformar una pareja con el Pastor del rebaño de DIOS, de esa UNIÓN nació un Hijo.



Este suceso no era el ÚNICO caso escandalosamente grave,pues anteriormente otro Sacerdote había engendrado un hijo en el vientre de una Compueblana.



Y a la vez, el último hecho tampoco era el segundo suceso escandaloso porque para colmo de males, en el pasado también otro Sacerdote había embarazado a otra Mujer y de la relación nació una Niña.


O sea que en el mismo Pueblo y en orden consecutivo, 3 distintos Sacerdotes eran “Padres” de una Niña y dos Varones; pero por supuesto no se computa ni NUNCA podrá contabilizarse cuantas veces sucedieron los “intentos fallidos” en que esos mismos Sacerdotes y sus sucesores “Copularon” con otras Mujeres sin que estas concibieran con pecado.


Trayendo eso a colación, la Hermana Celebrante se molestó, no por el atrevimiento de Zulema, sino porque la interrupción constituyo  la gota que lleno el vaso de la paciencia de la Religiosa, pues la misma AMABA en silencio a aquel Sacerdote que como Joven enamorado robo el amor de una Mujer Casada destruyendo la familia que había formado, y como efecto colateral de su acto, también destrozo el tierno y a la vez desleal a Dios corazón de la Hermanita.


Lo cierto y lo concreto es que Zulema fue sacada de la Celebración y con su expulsión la fidelidad a DIOS y la observancia de su Ley también abandonaban la otrora casa del SEÑOR; aquella mujer expulsada era la última devota de la ciudad y  por consecuencia, la única persona  que con todas sus fuerzas, con toda su Fe y toda su vida amaba, temía y respetaba al SEÑOR.

A nivel local la Jerarquía de la Milenaria Iglesia estaba empantanada en la perdición y divorciada de la esencia de lo divino, el templo solo era un “Caserón” donde los hipócritas y religiosos sociales acudían para calmar su corrompida conciencia mientras oraban sin Fe a un DIOS traicionado por sus Pastores.


Cuando Zulema Pastor traspaso el umbral para dirigirse a la calle, vilipendiada por la indignación de los infieles que continuaban dentro del Templo, un hedor insoportable se respiró en el ambiente; el fétido olor contamino aquel recinto provocando el malestar generalizado de los presentes, quienes con náuseas y vómitos reaccionaron ante lo que sus olfatos percibían.


Acto seguido, unos niños apostados cerca de los amplios ventanales de la Parroquia gritaron aterrorizados, y presas del pánico corrieron desesperados al lado de sus Padres sin saber explicar lo que habían visto a través de las aberturas del Templo.


Toda la concurrencia se agolpo a observar lo sucedía en las afueras de la Iglesia y sin recuperarse del susto por el repentino alarido de los niños, fueron testigos de un acontecimiento que erizo la piel de aquellos ciudadanos mientras el pánico se adueñaba de cada uno de ellos.


 




Afuera, en el Tupaò Korapy (11), un grotesco ser cuadrúpedo, el hijo del MAL, había invadido la propiedad de la Sagrada Iglesia, dentro de la misma y  llorando los hipócritas se echaron de rodillas a rezar , se escuchó a la Hermana del Convento pedir perdón a DIOS, mientras la bestia de manera desafiante emitía un rugido al embestir las ventanas y un aullido cuando se detenía a observar a la desesperada feligresía que no podía dar crédito a lo que sucedía.



Al notar lo sucedido, Zulema Pastor regreso a la Parroquia y cuando apenas pisaba el patio de la Iglesia reprendió a la criatura con aspecto Humano y Lobo, y llamándolo por su Nombre, con vehemencia exclamo gritando: LUISON...en el nombre de DIOS te ordeno que te vayas de aquí!.



En ese preciso instante el insoportable olor se disipo y la bestia Mitológica desapareció dejando como escenario un interminable barullo de perros que atemorizados se descontrolaban emitiendo ladridos, aullidos y el inconfundible jaguá râse.(12)



Zulema había mirado a los ojos al Luison, lo había combatido frente a frente y mientras literalmente los demás intentaban cavar bajo los cimientos para esconderse, aquella Mujer devota del Altísimo, sin miedo y sin temor reprendió al Mal citando el Salmo XXIII “El Señor es mi Pastor y nada me faltara”.


Cuando el peligro paso, la feligresía salió en estampida dirigiéndose a sus hogares, con la cabeza agachada avergonzados y sin poder ver a los ojos a Zulema; luego y al mejor estilo de las películas Americanas, a lo lejos se oyó el ulular de las sirenas de la Policía que presurosa acudía, como siempre después de que todo hubiera acabado.


Al llegar al lugar de los hechos, con el ceremonioso paso similar al de un vaquero del oeste presto a batirse en duelo, el Comisario se acercó a Zulema Pastor y en el inconfundible dialecto del Ta’hachí,(13) no tuvo mejor idea que abordar a la Mujer diciendo: “Cérdula....!”.



Aquello fue denigrante..., la Mujer que había enfrentado al Luison fue catalogada como perturbada por “la autoridá”, y no fue sino hasta que confrontaron su versión con la de otros, cuando la Policía al fin pudo notar que todos coincidían en decir que una Bestia había atormentado a los traga-ostias sumiéndolos en el MIEDO.


Los Policías apartaron en un rincón de la Iglesia a Zulema, a la Hermana celebrante de la Palabra y a dos Laicos que habían ensuciado sus pantalones despidiendo un olor inconfundible.


Desde afuera y apostado en una de las ventanas pude escuchar el relato de lo sucedido y cuando detalle por detalle iban mencionando las características del “animal” que dijeron ver, automáticamente vino a mi memoria las palabras de la extinta Tía Carmen.


Zulema Pastor pronunciaba un Español impecable que contrastaba bruscamente con el torpe balbuceo Guarañol-atravezado de la Autoridá..., con una memoria fotográfica y manteniendo siempre la calma, describía lo que había visto mientras los Sub-ó que acompañaban a Karaí Comí, absortos desorbitaban sus ojos escuchando atentamente cada palabra pronunciada por la testigo.


“De patas finas y cadera puntiaguda, con pecho erguido, la cabeza sobresaliente sobre el hombro encogido,mostraba el colmillo en labios entre-abiertos, calvo y visco, de tamaño mas bien petiso y cuando se detenía a mirar a la gente como si disfrutara verlos asustados, jadeaba poniendo su hocico de lado en una apariencia perruna, que parecía estaba sonriendo”.


Aquella descripción me dejo helado y aterrorizado mientras observaba al Policía escribir torpe e interminable en una plancheta.


Traducido al Guaraní, la referencia brindada por Zulema era una copia calcada de la característica mencionada por mi Tía Carmen, 15 años atrás.


“Hetyma piru,hevikuá po’í, i pésho cartón, na i jajúraí, há’i mbití, i ñaca perô,hêsá vâ, i karape ha o guapy hápe o jagua puca...”.






No había dudas, se trataba de la misma criatura, era nada más y nada menos que EL LUISON!, y estaba de regreso en Ypacarai.


Esa misma noche y basado en el relato de los testigos, los caricaturistas del Departamento de Investigaciones elaboraron un grotesco Identikit en donde un sospechoso, con rasgos de animal y cara de Prócer mal calcado, ponía semblante de esperpento causando la repulsa de quien lo observara.


Al terminar el retrato hablado el dibujante vomitó y antes de echarlo a perder se lo entrego al Comisario, que al instante ordeno a sus subordinados la inmediata Captura de aquel Horrible ser.


Identikit en mano, los Policías pronto tuvieron un aprehendido, antes de la media noche y en el Barrio Santa Rosa, guiados por la descripción habían apresado a un Pobre Diablo llamado Luis Alberto Locotipo, un perdedor  poco fiable y boca-floja con facciones muy semejantes al retrato hablado.


A empellones trajeron al desgraciado detenido hasta la Comisaria para interrogarlo, luego de la sesión de reconocimiento esperaron a que amanezca para exhibirlo al sol a ver si  metamorfosis de por medio se volvía HOMBRE; aquello no sucedió  y tras comprobar que no era el Luison y que solo tenía un insalvable aspecto de mono , fue puesto en Libertad, no sin antes recibir un “tová jepeté kurusú”que los Policías dijeron, lo tenía merecido por mala traza y mal agüero.


EL DÍA DESPUÉS...


Aquel sábado, Ypacarai había amanecido en medio del comentario, de rumores, de conjeturas y temerosos por lo acontecido la noche anterior.


Pero la pregunta que flotaba en el ambiente era porque el Luison se había atrevido a atacar el recinto de la Iglesia?, según la leyenda el hijo del Mal limitaba su recorrido a Cementerios y ocasionalmente era visto en el cruce de caminos en donde se revolcaba adquiriendo nuevamente el aspecto humano.


La leyenda también dice que para matar al Luison se debe utilizar un “bala karaí” o sea un cartucho bendecido o salpicado con agua bendita, también hace referencia de que la bestia no frecuenta ni merodea las casas, ya que en las mismas se acostumbra tener el “pindó karaí” (hoja de palma bendecida en el domingo de ramos) en las puertas o en las entradas de los hogares.



Pero si el Luison teme a todo lo bendecido y rociado con agua bendita, porque ataco la Iglesia en donde precisamente se bendice el agua?, esa era la interrogante que martirizaba a la población, quienes corrompidos y sin Pastores estaban a merced de todo lo que pudiera acontecer.


Eran conscientes de que la aparición del Luison constituía la consecuencia de la propia conducta indecorosa de la Sociedad, pero en una terquedad comprimida, no reconocían que cada uno era solidariamente responsable de la Criatura que la degeneración, el arribismo, la envidia y la maldad generada en el corazón de todos los habitantes había engendrado, ellos preferían lavarse las manos culpando a otro.


Al día siguiente y muy temprano TODA la población Ypacaraiense acudió a la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, que rebasado en su espacio físico fue el escenario de la mayor concurrencia de su historia.


Eran las 10 de la mañana y la Celebración no comenzaba; al sentirse indigna por haber amado y deseado como hombre al Paí, la Hermana Religiosa no acudió a Celebrar la Palabra, y de entre los Laicos que sabían de las andanzas de los Cura-párrocos con las Mujeres del Pueblo y que inclusive habían embarazado a algunas, ninguno tenía la autoridad Moral para hacer de Celebrante, así las cosas el medio día llego y el hambre empujo a la concurrencia hacia sus hogares, dispersados sin poder escuchar la Palabra de Dios al que de todos modos hacían oídos sordos.



En la calurosa tarde de aquel Domingo, la Población se reunió nuevamente en una multitudinaria convocatoria, aquella desorganizada concurrencia mas bien parecía un malón o una turba antes que reunión de ciudadanos. Atormentados por la sucia conciencia pero con preferencia a echar la culpa a otros , se increpaban mutuamente, enfrascados en un cruce de acusaciones que en toneladas de despojos de trapos sucios desnudaban la miserable conducta de los Parroquianos.


En medio del ensordecedor griterío en que todos culpaban a todos, se oyó en estruendo provocado por el estallido de un 12X1 y cuando todos giraron sus cabezas para ver quien había detonado la bomba, pudieron divisar al Semiologo, un sabio que en su juventud había estudiado Medicina en Cordoba, integrante del Grupo de Notables Esotéricos. El mismo estaba parado sobre la cabina del viejo camión Chacoré de color verde musgo o vede’ó , propiedad de Don Antonio Nunes.


Atención, calma...! decía Cacho Galeano el Semiólogo, quien estaba acompañado por un grupo de Médicos y Espiritistas subidos a la carrocería del antiguo vehículo, desde donde escoltaban al orador testimoniando el apoyo al mensaje que este emitiría.


Desde la lejanía pude notar la presencia del Medico Kirí, procedente de Karapí’a -Paso Puente, del Medico Lobo de Cerro Guy vía farrea, vi al Medico Panta del Barrio Victoria y al Medico Medina de Barrio Palmas, mientras desde una prudente distancia el espigado y centenariamente longevo Medico Italiano Juan Guastella asentía con la cabeza todo lo expresado por el Semiólogo en uso de la palabra.



Aquel ex-estudiante de Medicina era una persona muy querida por todos, caracterizado por su generosidad era considerado una autoridad en lo que a bondad se refiere, y aunque no acostumbraba hacer gala de sus dones sobrenaturales, en el Pueblo corría la insistente versión de que el mismo tenia poderes y que incluso había sobrevivido a la mordedura de la infaliblemente mortal serpiente Yarará.



Logrado la calma de la multitud, el Semiólogo dijo “de nada sirve buscar la culpa en otros, hay que hacer un mea culpa, un análisis introspectivo” decía “ si en Ypacarai se condenara a cada uno por su indiferencia e hipocresía y si por ello fuesen apedreados, la ciudad seria sepultada por una montaña de cascotes que tocaría el cielo por su elevada cantidad y nadie sobreviviría” dijo.


“El Luison ataco el edificio de la Iglesia no porque la misma sea débil como Institución , sino porque sus componentes rebaño-pastor se alejaron de la palabra de Dios y se entregaron a lo indebido ya sea como actores o indiferentes cómplices”.


“La Iglesia de ninguna manera es débil, nunca lo sera!” dijo y continuo “como puede tener debilidad si DIOS es el cimiento de su estructura!, pero la Iglesia la componemos todos, debemos ser la pared que sostiene su techo; si somos fieles en la observancia de la Palabra, la Iglesia será un Bastión infranqueable, una fortaleza desde donde brille el Faro señalando el camino!, pero si somos hipócritas y falsos, la pared se debilitara y el mismo techo de la Iglesia nos aplastara y permanecerá así esperando a que hombres de buen Corazón vuelvan a reconstruirlo!” señalo.


“El Luison hizo acto de presencia como una advertencia, nos señala la decadencia en la que hemos caído, en la Ciudad todos callamos cuando los Sacerdotes se acostaban con las Mujeres, nos callamos cuando tres Sacerdotes de manera consecutiva y en ejercicio de sus funciones al frente de la Parroquia fueron padres de una niña y dos niños, callamos todas las miserias morales perpetradas por nuestras autoridades, y cuando los Ladrones presumían de sus logros como producto de la rapiña, hasta los envidiamos queriendo tener lo que ellos obtuvieron mediante el pillaje”.



PERO QUIEN ES EL LUISON?, grito una voz desde la multitud, vayamos a su casa a cazarlo como el animal que es recomendó.


“Es que no se dan cuenta? ,interrumpió el Medico Kirí, el Luison a mutado y puede ser cualquiera de nosotros o todos al mismo tiempo, en otra época el Luison era el séptimo hijo varón, y la maldición de ser el último de los siete hijos  podía ser revertida si el Presidente apadrinaba al último de los hermanos, salvandolo de ser poseído por el espíritu del mal”.


“Pero eso desgraciadamente cambio, ahora la Sociedad es el caldo de cultivo en donde se alimenta al engendro de la perdición, por tanto todos somos sospechosos, mírense al espejo y hagan un análisis de su conducta y de su vida , es muy probable de que se vean a si mismos como el horrible animal Mitológico.


“El Senador, el Intendente, los Sacerdotes, el Docente,o el común de las personas, cualquiera es un sospechoso, cualquiera es el Luison, si la bestia es el hijo de nuestras debilidades, por lógica deducción debemos concluir que el Padre o el Luison Mayor somos nosotros ” sentencio el Medico Kirí.


Retomando la palabra, Cacho Galeano aconsejo: “Vuelvan a sus hogares y perdonen a quien les hizo daño, pidan perdón por sus errores y ya no consientan como cómplices ningún acto deshonroso de nada ni de nadie, laven la ropa manchada con lo indigno y cuando la misma se encuentre impecable vuelvan a la Iglesia en donde en convivencia y armonía puedan demostrar a Dios, que de nuevo son dignos de EL”, término diciendo el Semiologo.


Así, con el consuelo encontrado en aquellas sabias recomendaciones, la concurrencia se dispersó casi al final de la jornada de aquel domingo que siempre perdurara en mi memoria.



EL TERROR AZOTA LA NOCHE DEL DOMINGO 



Aquella noche de domingo y luna llena fue tal vez la más larga y aciaga que se recuerde en la antigua Tacuaral, desde que el sol se puso en el horizonte hasta clarear nuevamente en el Este, el Luison recorrió todas las calles de Ypacarai golpeando el portón de cada uno de sus habitantes, aquella noche nadie durmió y los que se animaban a mirar desde las pequeñas aberturas aseguran haber visto la silueta de varios conocidos en el rostro de aquel ser mitológico que encarnaba los defectos de los Ypacaraienses.


 




En los cuatro barrios y ocho compañías todos coincidían en decir que inclusive se habían visto a sí mismos en el rostro del Dantesco ser, algunos vieron a sus hijos, otros a sus padres o hermanos, al vecino, al Senador, al Intendente, al Cura-párroco, cuando el Luison llegaba a la puerta de una morada, su rostro adoptaba los rasgos del dueño de casa , por eso algunos vecinos hasta ironizaban al decir que frente a la casa de Kale, el Luison  fumo varios cigarrillos y por un breve instante y en solitario, jugó a los dados en una partida de "Generala".



DESPUÉS DE UNA TORMENTA EL SOL SIEMPRE VUELVE A BRILLAR



Al día siguiente en pleno lunes laboral, una multitud marcho por las calles de Ypacarai dirigiéndose hasta el domicilio de Zulema Pastor ubicado en una esquina en las cercanías de la antigua estación del Ferrocarril, allí la invitaron a que oficie la Celebración de Palabra en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús; Zulema de convicción religiosa firme y rígida como el hierro, pero como Cristiana dueña de un corazón blando como el algodón, se dirigió a la Hermana Religiosa presente entre la muchedumbre y le dijo :“si te arrepientes de tus pecados, no habrá nadie mas digna que tu ante el SEÑOR y si es así, nadie mejor que tu para celebrar su palabra”, la Monja estallo en llanto de alegría y al frente de la concurrencia camino hasta la Iglesia en donde oficio la Liturgia del que todos participaron”.


Esa noche sucedió algo curioso, el sol no se puso, permaneció brillando en el cielo y alumbro 24 horas, no hubo noche en Ypacarai y al día siguiente todos los Diarios imprimieron en su edición el título de portada que decía “La luz de la reconciliación, el perdón y el amor acabaron con la oscuridad en la Antigua Tacuaral”.


El Pueblo salio a festejar la victoria del bien sobre el mal, inmediatamente la Comisión Municipal de Folklore y Artesanía organizo por segunda vez en el año el “Festival del Lago Ypacarai” (14) y en la acostumbrada  ceremonia del acto de apertura, Isaac Villalba, legendario animador conocido como "el oficio de la palabra",  astutamente cambio el parlamento del guion y grito :"El Lago se hizo canción y Ypacarai venció al Luison!".

La fiesta popular  duro una semana, los Ypacaraienses bailaron abrazados con alegría, cantando en una celebración en la que estuvieron todos todos y al que solo falto EL LUISON.



Desde aquella ocasión nadie volvió a saber del Luison, el anti-valor convertido en bestia se había marchado sobre las cuatro patas que la sostienen: “El odio, la envidia, la frivolidad y la indiferencia”, la tranquilidad volvió al Pueblo que desde esa vez y alejado de lo indebido destina su esfuerzo y empeño en salir adelante sin causar daño a nadie.


Al igual que otros exiliados económicos, hace años deje atrás el paisaje de mi Pueblo buscando oportunidad en otras latitudes, en la distancia suelo añorar  la tierra que me vio nacer, ante todo espero que hayamos aprendido la lección, deseo que la reconciliación y la confraternidad siempre acompañe la conducta y la virtud de los compueblanos, porque si nos alejamos del sendero del amor, estaremos siempre al alcance de la amenazante y siempre acechante garra del LUISON DE TACUARAL.









                                                                           Gabriel "Scooby" Rodriguez.








CUESTIONARIO


1- Costilla pehengue significa pedazo de costilla, hace referencia a la compañera sentimental    del hombre en alusión a que Dios creo a la mujer (Eva) tomando una costilla de Adan,   

2-Tito, corre porque van las abejas!..Cáva es abeja en guaraní).

3- Mbo’óto lado adiparáta Papa?, aháta áoto? ,tèa áoto?: Hacia donde voy Papa?, voy para aquí o para allá?.

4- Tape en guarani es Camino y Curuzú es Cruz, Tape Curuzú significa que el cruce de caminos forman una Cruz.

5- Tapia : Pared hecha de un bambú, en guarani llamado Tacuara y de adobe (barro), cuára es agujero, por tanto Tapia cuára significa "agujero en la pared".

6-Hetyma piru,hevikuá po’í, i pésho cartón, na i jajúraí, há’i mbití, i ñaca perô,hêsá vâ, i karape ha o guapy hápe o jagua puca.

Traduccion al Español : De patas finas y cadera puntiaguda, con pecho erguido, la cabeza sobresaliente sobre el hombro encogido, mostraba el colmillo en labios entre-abiertos, calvo y visco, de tamaño mas bien petiso y cuando se detenía a mirar a la gente como si disfrutara verlos asustados, jadeaba poniendo su hocico de lado en una apariencia perruna, que parecía  estaba sonriendo”.

7- Ndai kua’ái : No se

8-Detective Teo Kojak: era el calvo personaje de una serie de televisión de la década del '80 que descifraba todos los crímenes más misteriosos. 

 Koa oicua’a chupe: Este sabe quién es.

9- Ejú ja’há: Ven y nos vamos.

10- La Üra es una mariposa nocturna llamada Falena, por tanto tener "Molde Ura" significa tener semejanza física con el insecto, o sea ser de mala traza.

11- Tupaò Korapy : Tupa = Dios , Tupaó = Casa de Dios, Korapy significa patio,por tanto Tupaó Korapy es Patio de la Iglesia.

12- Jaguá râse: Llanto de Perro, sea de la raza que sea, el Perro llora de la misma manera y el sonido de su llanto es único e inconfundible.

13- El Ta’hachí es el conscripto o el recluta que hace su servicio Militar en las comisarías de la Policía. Lamentablemente en filas de la Policía existe mucha gente sin el perfil psicológico y sin cultura, por ello es común escucharlos pronunciar torpemente el Español. 

Cerdula!: Cédula (de Identidad). 

14- El Festival del Lago Ypacarai era considerado como el más grande del Paraguay.

 

 

 

EL VUELO DEL CARÂU Y LA CONTAMINACIÓN

 DEL LAGO VERDE DE YPACARAI

CAPÍTULO VI de “EL LUISON DE TACUARAL 2ª PARTE”,

EL REGRESO DE LA MALDICIÓN

Por GABRIEL RODRÍGUEZ




Allá por el año 1986, los entonces dueños particulares de una Cerámica ubicada en el Km 34, negocian con un Comerciante Lecherero la excavación y extracción de arcilla negra o Ñai’ú, en las cercanías de un cause hídrico conocido como Riacho.


El Riacho, afluente del Lago Ypacarai era a la vez la suma de los arroyos tributarios que tienen su naciente en la Compañía Cerrito o Paso Puente y que al bajar hacia su destino final que es el Lago, adquieren distintos nombres como por ejemplo Taruma, Tanque y otras denominaciones.


Estos arroyos y otros pequeños causes conocidos como Arroyo Meza, Soloaga, Puente Likú, que en su recorrido se convierten en Puente Acâ, Segundo Puente etc, desembocan en un curso de mediano porte conocido como RIACHO.


En aquel tiempo era posible llegar a pie siguiendo unos angostos caminos hasta el mismo “Lago Boca” como lo llamaban los pescadores; un lugar en donde la suma de todos los arroyos de Ypacarai convertidos en “Riacho” renunciaban a su identidad para convertirse en la mundialmente conocida maravilla natural: El Lago Azul de Ypacarai.


A mediados del mes de setiembre del año 1986, una fuerza combinada compuesta por operarios y maquinarias como por retro-excavadoras, topadoras, pala cargadoras y camiones tipo volquetes, profanaron el santuario natural extrayendo la arcilla que era transportado en un incesante ir y venir de vehículos, que con 15 metros cúbicos a cuestas en cada viaje, pronto posibilitaron que una negra montaña de Ñai’ú se elevara hacia el cielo, mientras esperaba mezclarse con el blanco Caolín para convertirse en Tejas o Ladrillos.


Tras meses de continuo acopio de la materia prima y al acabarse el espacio físico donde almacenarlo, el propietario de la Cerámica levanto la mirada hasta donde pudo y por fin sonrió satisfecho contemplando el cúmulo de arcilla, que erguido e imponente parecía perderse en las alturas.


Esa tarde mientras el Patrón calculaba las ganancias que amasaría con la arcilla, una feroz tormenta se desato y lo que todos pensaron no era más grandes gotas de lluvia, constituían en realidad la incesante lagrima de dolor que la Naturaleza lloraba desde las nubes, al ver los profundos cráteres que la codicia dejo  en la cuenca de aquel Santuario Ecológico, al que más de un celebrado artista cantó desde los más alejados rincones del mundo.


Tiempo después y tras las incesantes lluvias caídas, la Naturaleza realizo una ofensiva y desde la “Boca del Lago” hasta donde el Riacho recibía las aguas de los arroyos, inundo los cráteres transformados en tajamares, y un Esteral compuesto por Camalotes, Llantén y Totóra tý cubrieron todos los causes del otrora afluente, disponiendo que Cocodrilos y Curijús custodien aquella fortaleza que se volvió impenetrable como consecuencia del milagro realizado por la Madre de la vida.


Desde ese momento nadie mas pudo llegar al Lago por el Riacho, el Edén una vez mas expulso al hombre de sus dominios y tras recuperarse de la agonía, el Espíritu del Pantanal envió a una bandada de Karâu’s ,que convertidos en Kamikazes mal agüeros, sobrevolaron la Cerámica en donde la arcilla había sido acumulada y luego de varios días de planear sin pausa, tras agotarse de volar en círculos, exhaustos y muertos del cansancio, mortalmente rígidos uno a uno fueron sobre la montaña de Ñai’ú que había sido extraída de la cuenca del Lago.


Luego de aquel extraño suceso, inexplicablemente la Cerámica fue a la quiebra, los propietarios tuvieron que cerrar la fábrica, perdiendo su posesión, sus intereses, sus altos hornos... su arcilla; y en una humillación sin parangón vieron como unos semi-analfabetos y humildes obreros pasaban a ser dueños de lo que otrora constituía para ellos un sitial, desde donde la casta de la Burguesía libaba de las mieles del placer exprimidas indecorosamente por la explotación y la plusvalía.


Las Ancianas decían que el repentino quiebre de la pujante Cerámica fue el castigo impuesto como venganza por el espíritu del Lago, y que el raro acontecimiento conocido como “El vuelo del Karâu”, no fue más que el sello con que la Naturaleza se atribuyó la autoría de aquella revancha.


Hoy por hoy, la Cerámica sigue funcionando, pero como propiedad Cooperativa.


También debemos acotar que la descendencia del otro actor de la depredación aun paga aquella afrenta contra la Naturaleza, convertido en un Taur que noche tras noche pierde sobre el verde tapete del juego de azar, el dinero que de sol a sol gana con sudor.


Cuando el Pantanal se volvió inexpugnable, pocos eran los pescadores que se animaban a acercarse a la inhóspita zona, los furtivos cazadores estimulados por la abundancia de Carpinchos, aseguran haber visto desde sus mangrullos a un extraño ser parecido a un Lobo pero con facciones humanas que convivía casi en armonía con la silvestre fauna.


La Criatura solía aparecer de la nada cuando el cazador tenía en la mira a un Carpincho o un Yacaré, y con el refuerzo aéreo de Karâu’s y Guaiguĩngue’s (Urutaú), asustaban al Mariscador que presa del pánico se desatinaba en los laberintos de aquella verdadera fortaleza Natural.


 

     


CARDENAS’Í DICE POR PRIMERA VEZ

 LA VERDAD PERO NADIE LE CREE.



Recuerdo que en una calurosa madrugada, durante una ronda de tragos y bohemias en el Bar Totin, Enrique Nene Cárdenas relato que había tenido la oportunidad de dialogar por unos instantes con aquel extraño ser que habitaba las cercanías del ex-riacho convertido en Pantanal.


Con pasmosa tranquilidad y convencido de lo que decía, comento que la Criatura era el Luison que años atrás había aparecido en Cerrito y que habitaba el Pantano amparado por la abundante vegetación que parecía cobrar vida en la zona.


Tal vez aquella versión haya sido la ÚNICA verdad que Cardenas’í dijo durante toda su vida, pero como estábamos acostumbrados a sus mentiras no le creímos, y la conversación termino bruscamente luego de que PINTO, Mozo y a la vez guitarrero estable del Bar, interrumpiera recordando que en otra ocasión Cárdenas había afirmado ser el verdadero Padre de un Texano llamado George W. Bush, que con el correr del tiempo se convertiría en Presidente de los Estados Unidos, o que era propietario de dos enormes Tiburones Blancos que vivían en un pozo, en cuya improvisada pecera y debido a la dimensión de los escualos, estos flotaban de manera vertical en la fuente del Ypacaraiense “Rey del Bolero”, que para alimentarlos utilizaba baldes de albañil.


Cárdenas, mentiroso consuetudinario e incorregible, había dado con el paradero del Luison que años atrás apareció en Cerrito y hasta aventuró una profecía basada en la supuesta conversación mantenida con el Mitológico animal-humano.

Afirmaba que el Monstruo Cuadrúpedo pronto abandonaría su refugio, enfurecido por la contaminación de las aguas del Lago, que debido a la Criminal inconsciencia e irresponsabilidad de los habitantes de la cuenca, se había convertido en un nauseabundo charco de COLOR VERDE.


Luego de beber unos sorbos de cerveza dijo que el Luison le aseguro que si el Hombre continuaba agrediendo y contaminando el ecosistema, la Naturaleza haría un corte administrativo, deslindaría responsabilidades y borraría de la faz de la Tierra al ser Humano por constituir un peligro para la vida misma.


“No sería la primera vez que la Creación acabara con una Criatura al considerarla imperfecta por su incapacidad de alcanzar la perfección”, sentenció.


Con la apariencia de estar poseído, exclamo con vehemencia que el Luison se había intoxicado y había experimentado UNA MUTACIÓN! al beber agua contaminada de color verde, y que atormentado por el dolor de ver a los peces muertos en aquella verdadera cloaca, afligido por una gran tristeza apuntó llorando  hacia Ypacarai señalando que ahí estaban los responsables de aquella catástrofe, acoto.



Un estruendo de carcajadas interrumpió en relato de Cárdenas; como siempre nadie creyó lo que decía y cuando el alba clareaba en el horizonte, Totin dio por terminada la jornada cerrando las puertas del Bar en donde en un lejano tiempo, el tristemente célebre Príncipe Chaparro había encontrado la muerte.


 


Fuente : http://scooby--rodriguez.blogspot.com

 

Extraido de Internet el 28 de Octubre del 2014

 


 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)

 


 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
LIBROS
LIBROS Y ENSAYOS SOBRE LAS ARTES VISUALES EN PARAGUAY ( ÓLEOS, ESCULTURAS, FOTOGRAFÍA, CERÁMICA, ARTE POPULAR, ARTE JESUÍTA)
FOLKLORE,
FOLKLORE, TRADICIONES, MITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAY - COMPILACIÓN Y BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA
IDIOMA
IDIOMA GUARANÍ - POESÍAS - MÚSICAS - ESTUDIOS - ENSAYOS - DICCIONARIOS

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
MITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYALA GUERRA DEL CHACOACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA CASA DEL LA INDEPENDENCIAREPUBLICA DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOHISTORIA DEL PARAGUAY
MISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYFILATELIA DEL PARAGUAYMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYABILLETES DEL PARAGUAYBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIIDIOMA GUARANIMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011MÚSICA PARAGUAYA

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA