PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
WILLIAM BAECKER


  ERA SIMPLE CARIÑO: POEMAS, 1995 - Poemario de WILLIAM BAECKER


ERA SIMPLE CARIÑO: POEMAS, 1995 - Poemario de WILLIAM BAECKER

ERA SIMPLE CARIÑO: POEMAS

Poemario de WILLIAM BAECKER

Edición digital: Alicante :

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2002

N. sobre edición original:

Edición digital basada en la de [Asunción (Paraguay],

[Ediciones y Arte, editora], [1995].

 

 

 

Enlace al ÍNDICE del poemario ERA UN SIMPLE CARIÑO en la BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES

Era un simple cariño

De pronto puede arder

Quiero hacerte

Esas cosas tan ciertas

Cuando quiero decirte

Eso es todo

Todo puede acabar

Algo perdura

Callémonos

Cómo quiero llamarme

Quiero nacer de ti

Es probable

En un ajado cuaderno

Perseguidor de besos

Fue un juego sin final

Y al final de las cosas

Cuando regrese

Cuando pasen las horas

 

 

 

 

 

 

ERA UN SIMPLE CARIÑO

 

 

Era un simple cariño,

   
 

un aroma lejano de otros nombres

   
 

que a veces repetía sin quererlo;

   
 

la clara certidumbre de un afecto

   
 

que acaso me endulzaba la tristeza;

 

 
 

un dormido volcán que se acostaba

   
 

diariamente conmigo.

   
 

 

 

Y sucedió que un día

   
 

giraron los relojes a la inversa:

   
 

eclosionó el volcán y aquel cariño

 

 
 

murió de tanto arder como rescoldo

   
 
 

para nacer de fuego

   
 

enteramente tuyo.

   
 
 



 

 

 

DE PRONTO PUEDE ARDER

   
   
 

Tengo miedo de verme en las calladas

     
 

estrellas de tus ojos;

     
 

me asustas cuando juegas

     
 

con palabras sutiles;

     
 

tengo miedo

 

   
 

de sentarme a tu lado,

     
 

de hablarte por teléfono,

     
 

de hacerte un comentario

     
 

sobre cualquier tontera.

     
 

Tengo miedo de todo:

 

   
 

de pronto puede arder el corazón

     
 

y puede el corazón

     
 

morir de amor.

     
 



 

 

 

QUIERO HACERTE

   
   

 

 

Quiero hacerte de agua,

   
 

de pan recién cocido,

   
 

de luciérnaga,

   
 

 

 

para saciar mi sed,

   
 

besar tu piel,

 

 
 
 

vivir, ¡al fin! con luces en los ojos.

   
 
 



 

 

 

ESAS COSAS TAN CIERTAS

   
   

 

 

Despreocúpate:

   
 

Así somos

   
 

los que a veces decimos con palabras

   
 

esas cosas tan ciertas

   
 

que no tienen palabras.

 

 
 

 

 

Por ejemplo:

   
 

sé que a veces quisieras adorarme

   
 

como a un dios,

   
 

como te adoro a ti, pero te callas

   
 

porque es tan elocuente tu silencio

 

 
 

que prefieres callarte y yo decirte

   
 
 

esas cosas tan ciertas

   
 

que no tienen palabras.

   
 
 



 

 

 

CUANDO QUIERO DECIRTE

   
   

 

 

Yo sé que lo presientes:

   
 

por algo,

   
 

cuando tiembla mi voz,

   
 

se te incendian los ojos.

   
 

 

 

¡Qué dicha tan amarga

 

 
 

no poder explicarte lo que siento

   
 
 

cuando quiero decirte

   
 

que te quiero!

   
 
 



 

 

 

ESO ES TODO

   
   
 

Eso es todo:

     
 

sólo tus pies descalzos,

     
 

las alas de tus manos en mi espalda,

     
 

tu diástole latiendo

     
 

sobre mi pecho ardiente,

 

   
 

y entre bosques umbríos

     
 

la dulce soledad

     
 

donde sacio mi sed de fantasías.

     
 



 

 

 

TODO PUEDE ACABAR

   
   
 

Todo puede acabar en un instante:

     
 

mi soledad, la tuya,

     
 

la luz del sol meciéndose en tus ojos,

     
 

meciéndose en mis ojos

     
 

tu soledad, la mía,

 

   
 

para nacer relámpagos con rosas.

     
 

Todo puede acabar,

     
 

nunca el amor, mi amor.

     
 



 

 

 

ALGO PERDURA

   
   

 

 

Algo perdura

   
 

de lo que fue y no fuimos:

   
 

 

 

de lo que fue quedaron,

   
 

como brasas ardientes, las palabras:

   
 

fantasmas de cariños

 

 
 

que no se eternizaron,

   
 

memorias

   
 

que golpearán las puertas del recuerdo.

   
 

 

 

¡Quedaron tantas cosas

   
 

que no pueden caber

 

 
 

en una lágrima!

   
 
 

De lo que fue, ya sabes.

   
 

 

 

Y de lo que no fuimos

   
 

no es preciso soñar para saberlo:

   
 

 

 

la plenitud

 

 
 

de un tiempo tuyo y mío.

   
 
 

 

 

 

CALLÉMONOS

   
   

 

 

Callémonos,

   
 

antes que una palabra

   
 

prefiero

   
 

el dolor del silencio.

   
 

 

 

Dejemos que los días

 

 
 

purifiquen el fuego que iniciamos:

   
 

aquellas dulces brasas,

   
 

crepitar de ternuras,

   
 

ardor,

   
 

fogata,

 

 
 

un instante de luz,

   
 
 

¡de amor, al fin,

   
 

en llamarada!

   
 
 



 

 

 

CÓMO QUIERO LLAMARME

   
   

 

 

Si alguien alguna vez, me preguntase

   
 

qué otro nombre

   
 

pondría a la alborada, a la rosa,

   
 

a una dulce caricia,

   
 

a una almohada empapada

 

 
 

de enamoradas lágrimas,

   
 

a un incendio,

   
 

le pondría tu nombre.

   
 

 

 

Si tuviese

   
 

que llamarle al silencio

 

 
 

con otro nombre

   
 

mi nombre llevaría.

   
 
 

¡Cómo quiero llamarme

   
 

como te llamas!

   
 
 



 

 

 

QUIERO NACER DE TI

   
   

 

 

Estoy buscando imágenes distintas,

   
 

otros tipos de signos, de palabras,

   
 

para volver a ser en ellos

   
 

aquel que fui:

   
 

un tiempo de memorias,

 

 
 

el inocente niño que te ama.

   
 

 

 

Y así, con la pureza

   
 

del que quiere ser tuyo sin quererlo,

   
 

quiero nacer de ti todos los días,

   
 

besarte desde adentro,

 

 
 

beber el zumo fresco de tu aroma

   
 
 

y dejado a tu suerte

   
 

ser un papel con signos sólo tuyos.

   
 
 



 

 

 

ES PROBABLE

   
   

 

 

Es probable

   
 

que, transcurrido el tiempo,

   
 

regreses, como el agua,

   
 

peinándome las canas del olvido.

   
 

 

 

No seremos, entonces, los relámpagos

 

 
 

ni las brasas que fuimos

   
 

sino una triste lágrima sin cauce;

   
 
 

un cauce, sin olvidos, de tristezas.

   
 
 



 

 

 

EN UN AJADO CUADERNO

   
   

 

 

Lo poco que me queda

   
 

-si es que me queda algo todavía-

   
 

es todo tuyo:

   
 

 

 

los libros, dos retratos,

   
 

una lámpara antigua,

 

 
 

un vaso de licor junto a una pipa,

   
 

sandalias para el viento,

   
 

algunas sombras

   
 

de los que se decían mis amigos

   
 

y un joyero

 

 
 

al que quiero lo cuides:

   
 

no hay tesoros en él;

   
 

sólo un monte de sueños.

   
 

 

 

Y nada más.

   
 
 

¡Ah, casi me olvido!

 

 
 

 

 

Hay,

   
 

en un ajado cuaderno,

   
 

un incendio de versos

   
 

con tu nombre.

   
 
 



 

 

 

PERSEGUIDOR DE BESOS

   
   

 

 

Tus sandalias al viento;

   
 

al viento

   
 

tu pelo largo y rubio,

   
 

tus senos,

   
 

tus pequeñas, dulces, manos...

 

 
 

 

 

Al viento

   
 

tus ojos míos siempre,

   
 

tus secretos -los míos-

   
 

que los dejas al viento.

   
 

 

 

Al viento,

 

 
 

ardiendo en llamaradas,

   
 

tu corazón y el mío,

   
 

mi desnudez, la tuya,

   
 

y en tus labios

   
 

-los míos-

 

 
 

perseguidor de besos y esperanzas

   
 
 

sin cesar

   
 

¡el viento!

   
 
 



 

 

 

FUE UN JUEGO SIN FINAL

   
   

 

 

No fueron los violines

   
 

ni los ópalos tristes de tus ojos:

   
 

fueron sólo sus manos

   
 

asidas a las mías

   
 

y el jazmín de su cuerpo

 

 
 

que se quedó en la alcoba.

   
 

 

 

Después,

   
 

un rictus de cansancio

   
 

que amaneció en mi espejo.

   
 

 

 

(Un otro desencuentro

 

 
 

-pensé-

   
 

en este loco ajedrez

   
 

de estar viviendo)

   
 
 

No fueron los violines

   
 

ni sus manos.

 

 
 

 

 

Fue un juego sin final.

   
 
 



 

 

 

Y AL FINAL DE LAS COSAS

   
   

 

 

Y al final de las cosas,

   
 

yo soy un hombre triste, lo confieso:

   
 

no me conmueve nada:

   
 

ni el beso de llegada que me diste

   
 

ni el beso de partida que olvidaste.

 

 
 

 

 

Y así, con los olvidos,

   
 

de pronto se te fueron los abrazos

   
 
 

y a mí se me escaparon,

   
 

como palomas blancas,

   
 

las palabras.

 

 
 
 



 

 

 

CUANDO REGRESE

   
   
 

Cuando regrese el sol

     
 

-si es que se fue-

     
 

me acordaré de ti.

     
 



 

 

 

CUANDO PASEN LAS HORAS

 

A Martín Palacios

   
   

 

 

Cuando pasen las horas,

   
 

cuando pasen

   
 

los días, y los meses, y los años,

   
 

y varias primaveras,

   
 

y algún otoño nos encuentre hablando

 

 
 

de cosas tan triviales

   
 

como el tiempo,

   
 

 

 

tal vez nos asustemos de repente

   
 

 

 

pues todo aquél futuro ya no existe

   
 

 

 

y el seremos es sólo una esperanza

 

 
 

que se durmió en la paz de la nostalgia.

   
 
 

 

 

 

 

 

William Baecker, visto por Juana Guerra Gaja

Óleo, 1994

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
BIBLIOTECA
BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
MONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011REPUBLICA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANILA GUERRA DEL CHACOACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MÚSICA PARAGUAYAFILATELIA DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAY
MUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYALITERATURA PARAGUAYAMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOCASA DEL LA INDEPENDENCIABIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIHISTORIA DEL PARAGUAYBILLETES DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA