PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
HERIB (padre) CAMPOS CERVERA


  EL LAGO - Poesía de HÉRIB CAMPOS CERVERA (PADRE)


EL LAGO - Poesía de HÉRIB CAMPOS CERVERA (PADRE)

EL LAGO (1)

Poesía de HÉRIB CAMPOS CERVERA (PADRE)

 

Este nocturno negro de evocaciones que refleja el lago Ypacaraí,

se lo dedico al espíritu trascendente de mi querido amigo Manuel Domínguez,

 porque él tradujo a Lamartine su lago de Burget

y porque comprenderá que vivo mis obras al escribirlas.

 

¡Oh lago de recuerdos!... ¡lago muy quejumbroso,

Lago de las leyendas del indio guaraní,

Tú tienes el secreto de amores imposibles,

Tú tienes de la ciencia arcanos escondidos;

Tú asustas como el crimen de foscos asesinos

Y llamas a que venga la negra funeral!

 

En oscuras vigilias, tus fauces de penumbras

Levanta calaveras y resucita muertos

Que surgen en el ojo de luz enardecido,

¡Oh lago, nocturna cueva de vampiros,

Que paseas tus brujas en negra procesión!,

Lago de cuervos, lago de caimanes,

¡Lago que no perdonas mi tristeza caída!

 

Muchas mañanas te vi alegre y sonriente

Parecías el labio rosa de mi novia amada,

Tenías tus cerros alegres de esperanza,

Tus playas sumergían blancos senos de joven

Y las camisas níveas boyaban en tus olas,

Reías evocando, el sol lucía contento,

A la luna de su espejo acariciabas,

A mí... ¡oh, a mí, me adormecías!

Mi alma muy lejos contigo se marchaba,

¡Mi cuerpo en tus ondas las espumas mecía!

 

¡Oh lago, qué solo te paseas

En torno de tus cerros!

¡Qué azul, te he visto a veces...

Y qué negro también!

 

Hacia el desagüe enfermo

De ramajes gomosos

Por ti despedazados;

Hacia tu estrecha salida

De camalotes apretados,

¡Tus aguas envenenan

Y embrutecen a las sierpes!

Un limo pegajoso

Anuda las arcillas

Haciendo contorsiones

Un revoltijo de troncos,

Una olla de osamentas disueltas

Denuncian tu destino,

¡Oh lago, mortaja oscura

De la Natura muerta!

 

Los perros olfatean tu negro limo,

Ladran atormentados por tu silencio

Y siguen temerosos la ciena de tu playa.

Ceibos antiguos florecen sus corales

En las leves barrancas de tu costa,

En sus ramas anida la lechuza

Que danza con sus alas en la noche sombría.

 

Pausadamente, el caimán navega

Asomando los picos de su negra cabeza,

El timón de sus colas espejea sus sierras

Y sus ojos humanos a la luna vigilan.

Hace sus excursiones con grave señorío

Boyando su cabeza que piensa sobre el agua,

Pasea dominando su lago misterioso

Con la altiva confianza del Rey de la laguna.

 

¡Oh caimán de pellejo acorazado!

¡Oh, gálapos fríos y pesados!

¡Habéis hecho del lago taciturno

Un piélago de negras soledades!

Ya no sonríe el alma en tus mañanas

Ni las flores te dan sus alegrías,

¡Habéis hecho un lago tenebroso

Con sauces de macabros vengadores!

El viento las hace saludar solemnes

Hasta beber la borra de la ciena,

Parecen los sudarios de la noche

Que desafían al negro panorama

Al inclinar sus vértebras de junco,

¿Llaman a nuestras almas asustadas

Y les dicen palabras imposibles?

 

¡Oh lago que vi en sueòos muchas veces!...

¡Qué sañudo y oscuro te paseas

Al pie de tus colinas atrayentes!

¡Oh lago, de horizontes grises

De ruda soledad oscurecido,

De sauces antiquísimos que lloran!

Tu costa enseña raíces descarnadas

Y troncos de vejez entumecidos,

La maleza endurece tus esteros

Que cimbran sus pantanos movedizos.

¡Oh lago, evocador de tristezas...

Lago más negro que la pena muda!

A tus orillas he ido a sepultar mis ilusiones

Con el luto de todas mis tristezas.

Tu légamo de hiel me da el espejo

De mi alma de dolor enajenada,

¡Huyo de las auroras luminosas

Y vengo a ti, que cantas la agonía!

 

Solo tú, con tus vetustas trenzas,

Con tus despojos deshilados,

Con tus cienas, tus limos, tus betunes;

Con tus caimanes solitarios

Y tus lunas macilentas;

Tú, con tus ceibas astilladas,

Tus espadañas, tus garzas frías,

Tus camalotes en desorden:

Tú, lago que lloras en la tormenta

Con alaridos de indio que habitara

Tus melancolías desiertas;

Tú, lago, donde nació Tupá;

¡Recojo mi rocío de oraciones...

Vengo a llorar en vuestra arcadia de brujas

Mi luto ¡mis arcanos de dolor!

¡Mis sabidurías, que ya no me seducen!

¡Mis recuerdos, que empujan a la muerte!

Mis ilusiones convertidas en lodo

Como el lecho de tus aguas negras,

¡Oh... más negras que el olvido!

 

Asunción, 6 de junio de 1912

 

(1)     El verso libre es el que suena mejor, pero hay que hacerlo en voz alta cinco veces por lo menos, para que los sonidos no escapen al oído, sordo todavía a la música de las cadencias. Este es un secreto que conocen los artistas y los profanos ignoran. El verso libre tiene la melodía del ritmo, el atrevimiento de las ideas que se ajustan con una poesía soberana ala majestad del verso. Está llamado a crear poemas inmensos. El que lea una vez y por primera vez el "Nocturno" de Silva, las "Campanas" de Poe, el "Cuervo" traducido por Bonalde, no hallará jamás ese secreto de que hablo. Este misterio del arte lo he descubierto en mis experiencias estéticas y me place en revelarlo, no para que lean las cinco veces mi "Lago" sino para que lean cinco y doscientas veces ese "Nocturno" de Silva, esa "Campana" de Poe y los versos de Kiplin en su canto "Mandalay". Con el verso libre, sucede lo que en las grandes óperas alemanas: primero, molestaron al oído, luego gustaron y terminaron por entusiasmar al Universo. (Nota del autor).

 

 

 

EL LAGO  

 

Para el distinguido escritor y amigo,        

Segundo S. del Pero     

 

Era una tarde azul y ventilada

El lago se movía espumando sus olas      

Un olor a silvestres campiñas daba tonos al cuadro

Y aves muy silenciosas, oraban su silencio

Como si así gozaran sus hondas ilusiones.

 

Mi novia bella y joven seguía con la vista

Los matices extraños de aquella sinfonía

Mariposas de jaspe en danzas circulares

Besaban con sus alas sus rítmicos amores.

 

El lago más palidoso, más amigo de la sonrisa

Pedía por sus ondas el cuerpo de la joven

Y mi novia con calma refinada

Su placer sonreía, el agua salpicaba

Como si le temiera, como si adivinara

Que en él había intenciones un poco satirosas

¡Era tan evocante la poesía!

Era tan deliciosa la laguna

Que el alma en sus espejos se perdía

Como el sueño de Leda en sus amores.

 

Mirábamos la curva de la playa

Y las rubias arenas que lejos parecían

Flecos de seda airosa

Alfombras de Damasco con el color de carne

Cabelleras teñidas de oro viejo

O espigas de los verdes arrozales

Mullidas, esponjosas, invitaban amores pastoriles

Esos amores clásicos de Cloe

Cuando a Dafni las selvas ofrecía

Para que Pan de mieles los saturase.

 

¡Oh, qué tarde de lago!

¡Qué dulce sinfonía!

Sentados en el tronco de un sauce descarnado

La vista alargaba en la azul lontananza

Que más allá los cerros en humos envolvía

Mi novia fresca, con ese olor de novia

Con esa juventud que ignora realidades

Con esa melancolía de tulipanes yertos

Con esa languidez que causa el baño

Era también un lago, un paraíso de sueños

Tan lleno como él de espumas y de risas

¡Oh, quién lo dijera...!

Yo vi las mismas aguas

En noches de tormenta

Cuando el lago angustioso...

y triste Se retorció de dolor

Dando quejidos, dando tumbos

Revolviendo la borra de sus limos

¡Ahora ya no es el mismo!

Mi novia lo ha dorado de poesía

Y parece una fiesta de Beatrices

Que están llamando a Dante

Para poner laureles en su frente.

 

¡Oh, lago que llamas al amor como un lucero

Que en noches de Belén azules y tranquilas

Hacía ruta de los Reyes Magos!

Tú peinas el cabello de mi amada

Y ciñes su camisa a sus altos senos

Y la pliegas, a sus muslos tersos

Y le das, palideces de mañana

Oh, lago que en tus orillas la has bañado

Lago que me la traes muy hermosa

A veces te visito a solas por la noche

Para dormir con todos sus recuerdos.

 

Mi Marquesa con sus ojos verdes

Mi Marquesa con sus mohines delicados

Que me arrulla cuando yo no lo espero

Y me acaricia haciéndose la niña

Ella tan joven, tan solitaria

Ella que se para a dialogar con los insectos

Y se moja los pies para que riña

Mi Marquesa que es la poesía como ese lago

Ese que convida a llorar de placer

Ese lago que nos despierta sollozando

Y no nos atrevemos a dejar

Mi Marquesa dibuja con el taco

Un pocito pequeño, sus manos de carmín

Lo cubre de pétalos silvestres

Luego me dice ¡vamos! me da un beso

¡Y creo que Dios de arriba nos bendice!

 

¡Oh, lago generoso y gentil! como un Apolo

¡De las fiestas helenas!

Lago de rubias playas

De azules horizontes

De mañanas magníficas y alegres

De cisnes blancos

De conchas nacaradas

Y finas espadañas

Lago para las novias enamoradas

Para las almas musicales

Para ceñir anillos con zafiros

Mensajeros de amor, recuerdos viejos

De compromisos inmortales

Para noches de bodas

Oh, lago, nido de espejos magos

Fuente de luz, tierra de gaviotas

Palacio de Walkirias

Constelación de nieblas vaporosas

Idilio joven

Palma de Judea

Que evoca el santo Tiberiades

Que bañó a Magdalena

 

¡Lago inolvidable!

Pupila adormeciente

Como los ojos verdes de mi amada

Tú, como la fuente de Hipocrene

¡Nos das la juventud!

¡La juventud que es sueño!

¡La juventud que es la mañana!

La juventud que es la poesía

¡La juventud que es Elsa y Margarita!

¡La juventud que es Laura y Eloísa!

¡La juventud que es tu sonrisa...!

¡La juventud que es el amor!

¡Oh..., yo no puedo olvidarte!

Nunca, nunca

Tú hiciste más helena a mi Marquesa

Mi duende de los sueños

Mi solitaria compañera

Luna de mi triste planeta

Diosa de mi santuario

En mi pagana Religión de Arte.

 

¡Oh, lago que me traes noticias fresas

De mi pequeña solitaria!

Bendigo tus lunas macilentas

Bebo tu linfa que baño las formas

De mi novia, que está sola

Como tus noches silenciosas...

¡Y piensa en mí!

 

Asunción, junio 26 de 1912

 

 

 

ENLACE INTERNO AL DOCUMENTO FUENTE

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

HÉRIB CAMPOS CERVERA (p.) - NOVECENTISTA OLVIDADO

PROSA Y POESIA

LUIS MARÍA MARTÍNEZ (COMPILADOR)

ASESORES INVESTIGATIVOS: NABEL FELIPE ESTRUC y RAÚL AMARAL

CRITERIO EDICIONES

Asunción – Paraguay, 2006 (292 páginas)

 



Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
HISTORIA DEL PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYBILLETES DEL PARAGUAYACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIIDIOMA GUARANIMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011
MUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOFILATELIA DEL PARAGUAYLA GUERRA DEL CHACOMÚSICA PARAGUAYACASA DEL LA INDEPENDENCIALITERATURA PARAGUAYA

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA