PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
RAQUEL CHAVES


  TODO ES DEL VIENTO: SIETE VIAJES (Poemario de RAQUEL CHAVES)


TODO ES DEL VIENTO: SIETE VIAJES (Poemario de RAQUEL CHAVES)

TODO ES DEL VIENTO: SIETE VIAJES

Poemario de  RAQUEL CHAVES

Alcántara Editora, Asunción-Paraguay 1984

Edición digital:

BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES, 2001

 

 

a Juan Ramón, Sara Carmen y Rodolfo Antonio    


 

 

          

Los libros más profundos y a la vez más populares son libros de viajes., la Odisea, la Eneida, la Comedia, y luego Gulliver, Robinson, Simbad, Las cartas persas, Fausto, Las almas muertas. Porque todo gran libro es un tímido anticipo del juicio final y, para juzgar a todas las clases de hombres, no hay mejor forma que el viaje. Viaje: diversidad, posibilidad. Mil veces se ha representado al hombre como peregrino; un peregrino que tiene la culpa por alforjas y la muerte por meta.

          

 

Don Quijote, Ritratti stranieri     

 
 

Giovanni Papini     

 


 

 

 

 

Enlace al ÍNDICE del poemario "TODO ES DEL VIENTO : SIETE VIAJES" de Raquel Chaves en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes:

Índice

Primer viaje:El ser poblado / Iba naciendo... / Naturaleza / Alma, olvídate / Paralelo / Pacto en otra dimensión / El patio / De viaje / Vidalma.

Segundo viaje:Canción a la tierra / Canción de la partida / Antipostal / Oración I / Oración II / Paisaje / Carta

Tercer viaje:Condicionamientos / Nombre amor / Al fin / Nadie sabe / Alalba / Causal / Lamento / Vida de relación / En diciembre / Conviento / Amor de río / Confesión / Adiós / Soñando / Ronda / Forma de vida

Cuarto viaje:La pequeña elegía / Recoleta

Quinto viaje / La casa grande / Lago Ypoá / Despedida / Otra forma de ser / Pertenencias / Campos de agosto / Ecológica / Elemental / La casa / Árbol de agosto

Sexto viaje: Nómades / Sapukai / Advertencia surrealista / Canto equivocado / Momento urbano / Regreso / Encuentros
Séptimo viaje:Yvy Maraê.

 

 

 

PRIMER VIAJE

          

(A MÍ MISMA)

 
   

 

EL SER POBLADO

 

 

 

                                     

En la cansada tarde,

   
 

después de restallar

   
 

-más que nunca-

   
 

al ser poblado,

   
 

hacia dónde ubicar

   
 

la mies partida,

   
 

cobijada

   
 

sin embargo

   
 

en nuestro alero,

   
 

el de la sombra y velo,

   
 

desenvolviendo el tiempo,

   
 

oscureciendo el alba...

   
 

Veloz, ya se aposenta.

   
 

Todo lo otro se debe

   
 

conservar entre la gente.

   
 

Y desparramar la inquietud

   
 

de cada pieza,

   
 

interrogar a los viejos portones

   
 

por un rostro,

   
 

embalsamar el aire

   
 

con la angustia,

   
 

bendecir los bancos de la iglesia.

   
 

Una campana, de alaridos.

   
 

Las inscripciones, piedras.

   
 

Y cada lugar del sueño,

   
 

con los huesos dormitando.

   
 

1966

   

 

 

 

 

 

IBA NACIENDO...

 

 

 
 

Resuena y resucita un tiempo

   
 

en un paraje desierto.

   

 

 
 

Finaliza un ciclo

   
 

y se dice en pasado.

   

 

 
 

Estoy y soy una vid ondeada

   
 

con un tronco cribado

   
 

que le parte la fronda

   
 

y deposita hacia arriba

   
 

la pulpa dorada del sol

   
 

que lo atrae...

   

 

 
 

En la arena me ubico

   
 

y me quedo sin hojas

   
 

y no quiere el sol

   
 

que florezca al vacío.

   

 

 
 

Entonces, la otra,

   
 

la planicie de sombras,

   
 

la dualidad concertante,

   
 

mantiene el vaivén,

   
 

repleto hacia el bien,

   
 

girando hacia el mal.

   
 

Y yo, antes que supiera

   
 

el verbo,

   
 

creía que eran una sola cosa.

   
 

1966

   

 

 

 

 

 

NATURALEZA

 

 

 
 

Porque la clara luz, en la noche, coincide.

   
 

Porque en la juntura está el momento

   
 

que será el mañana.

   
 

Porque en mí está la palabra

   
 

antes que sepa el verbo.

   
 

Y la montaña está amarga

   
 

y está creciendo adentro.

   
 

Arriba, la matinal pureza.

   
 

Porque voy a llegar al momento

   
 

de la flor que está llamando al fruto.

   
 

Porque puedo ser naturaleza buena

   
 

cada día,

   
 

cuando el ser reposa,

   
 

cuando se aquieta la masa verde

   
 

y la clorofila otea, por si tuerzo

   
 

el camino del río intraducible.

   

 

 
 

El pasto cubre; las ramas y la soledad

   
 

desvisten. Hay, en verdad, un bosque.

   
 

Allí he de brotar y no ahora,

   
 

cuando no sé qué es perenne.

   
 

1966

   

 

 

 

 

 

ALMA, OLVÍDATE

 

 

 
 

a Gladys Carmagnola de Medina                             

 

 

 
 

¿Pero qué es esta manera de buscar

   
 

ansiosamente rostros

   
 

cuando mi necesidad sube

   
 

y se prolonga hasta el lucero?

   
 

Nadie va a darnos -¿verdad, amiga?-

   
 

el alma que buscamos.

   
 

Está esperando, mirando

   
 

la marejada vana

   
 

de nuestra lucha

   
 

en cualquier mar,

   
 

cerca de orillas

   
 

que se esfuman.

   
 

Todo está allí.

   
 

Nadie lo ve.

   
 

Alma, olvídate

   
 

de tus antiguos rostros

   
 

y sube con nosotros

   
 

esta senda elegida.

   
 

1982  

   

 

 

 

 

 

PARALELO

 

 

 
 

¿Por qué cae esa estrella

   
 

y abandona su ruta,

   
 

mientras yo voy a tientas,

   
 

por otra siempre oscura?

   

 

 
 

Yo no sé si esta noche

   
 

voy cayendo como ella.

   
 

Mi destino es distinto,

   
 

no es destino de estrella.

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

PACTO EN OTRA DIMENSIÓN

 

 

 
 

Le dije al Arcángel

   
 

de las Estaciones:

   
 

¡No me dejes tan sola!

   
 

Es suerte incierta aún

   
 

la que toca a mi vida.

   

 

 
 

Me miró y mirándonos

   
 

sellamos trato de luz.

   

 

 
 

Se fue y yéndose en nubes,

   
 

latió un plegar de alas

   
 

hecho sonido al viento.

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

 

EL PATIO

          

 

 

                               

Terrible corazón el que me dieron.

   
 

Quisiera rescatarlo de esas nubes

   
 

y es imposible. Además, el viento

   
 

es norte y su loca sed me agobia.

   

 

 
 

Dejé abiertas las puertas y ventanas.

   
 

Dejé que con la fronda conversara

   
 

y pusiera orden en tantas cosas

   
 

que en este patio se acercan a la vida.

   

 

 
 

El viento, que es el dueño de mis días,

   
 

pasa y pasando deja sus esencias.

   
 

Deja caer las hojas a la tierra

   
 

y el corazón, confuso, las espera.

   
 

        1984

   

 

 

 

 

 

 

 

DE VIAJE

          

 

 
 

a Hugo Rodríguez-Alcalá                                   

 

 

 

                             

Las alas que en la espalda

   
 

llevo

   
 

no se ven.

   
 

Me sirven a ciertas horas

   
 

para el vuelo.

   
 

No pesan porque el aire

   
 

se colma de palabras

   
 

y el rumbo es alto:

   
 

allá me esperan.

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

VIDALMA

 

 

 
 

Me he pasado durmiendo

   
 

los últimos treinta años.

   
 

He dormido en caminos.

   
 

En los bosques dormí.

   
 

Y en mi lecho, el sueño

   
 

me ha cerrado los ojos.

   
 

Hoy, que pienso y escribo

   
 

en la breve vigilia,

   
 

soy la misma soñante

   
 

que entre sueños dormita.

   
 

1984

   

 

 

 

 

SEGUNDO VIAJE

 

(A MI TIERRA)

 

 

 

 

 

 

CANCIÓN A LA TIERRA

 

 

 
 

Yo quiero ser

   
 

oh tierra mía

   
 

un nuevo sol

   
 

que te refracte,

   
 

mil veces tierra

   
 

de aristas sumergidas.

   

 

 
 

Broto de ti,

   
 

alero, población y latitudes.

   

 

 
 

Y pido para ti

   
 

la luz-naciente idea.

   
 

Y que subas

   
 

al nivel

   
 

de hacer tu historia.

   

 

 
 

Antiguo lecho mío,

   
 

tú me perturbas.

   
 

Intermitente herida,

   
 

contemporánea

   
 

de la canción-espiga.

   

 

 
 

Mas quiero ver

   
 

y estoy pensando...

   
 

Describe en tu circuito

   
 

la aleación del hombre-tierra,

   
 

sé lecho de «orográficas doncellas»,

   
 

búrlate del mito cotidiano

   
 

y recibe, implacable,

   
 

la cosecha de mis huesos.

   
 

Pero antes

   
 

déjame brindar

   
 

-en rito de agua-

   
 

por un implume

   
 

y alado compañero.

   
 

1966

   

 

 

 

 

 

 

 

CANCIÓN DE LA PARTIDA

          

 

 

                                 

Yo canto en la partida

   
 

porque no sé si vuelvo.

   
 

Toco tu frente -en el borde-

   
 

y se me resbala el olvido.

   
 

Saco de tus ojos

   
 

estas flores de lapacho

   
 

y me acuesto sobre la hierba

   
 

saciando tu sed antigua.

   
 

Hago de ti un cuerpo nuestro

   
 

-destinada tierra mía-

   
 

cuando hoy

   
 

en la partida

   
 

canto

   
 

porque no sé si vuelvo.

   
 

1968

   

 

 

 

 

 

ANTIPOSTAL

 

 

 
 

Ven a conocer mi tierra.

   
 

Te espero en la confluencia

   
 

del Paraguay con su historia.

   
 

Mi tierra el párpado abierto

   
 

en los ojos de un poeta,

   
 

                       desatinado,

   
 

                       sin libro.

   
 

Mi tierra, el arpa de vientos,

   
 

pulsa el corazón y canta.

   
 

1969

   

 

 

 

 

 

ORACIÓN I

 

 

 
 

¿Pero en dónde están

   
 

los Padres de las palabras-almas?

   
 

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 

   
 

los que salieron

   
 

en busca de la perfección,

   
 

dime,

   
 

¿qué han encontrado?

   
 

Yo los he visto

   
 

en tierra extranjera,

   
 

perdido el Canto.

   
 

¡Que vuelvan!

   
 

¡Que encuentren el camino!

   
 

París, 1971

   

 

 

 

 

 

ORACIÓN II

 

 

 
 

in memoriamL. C.                              

   

 

 
 

Que no se bifurque tu amor

   
 

y se haga luna

   
 

para nosotros, los viajeros

   
 

que todavía vagamos

   
 

buscando la Tierra,

   
 

que si tu amor no se bifurca,

   
 

será sin llanto,

   
 

será dorada y riente,

   
 

tierra de los que cantan

   
 

en guaraní

   
 

largas palabras,

   
 

porque habremos de recibir

   
 

todos los dones

   
 

si nuestro amor no se bifurca.

   
 

1973

   

 

 

 

 

 

PAISAJE

 

 

 
 

a Carlos Villagra Marsal                            

   

 

 
 

Aquí comienza el Sur natural.

   
 

No sé si se terminan las obras

   
 

que el amor y el viento

   
 

hacen, entrelazándonos.

   

 

 
 

No conozco los límites

   
 

para este vivir

   
 

nombrándote.

   
 

Quisiera irme al Norte

   
 

dejándote,

   
 

salir de esta manera

   
 

de ser cuerpo.

   

 

 
 

Pero la flor velada,

   
 

el dulce idioma inventado

   
 

y tu presencia aquí,

   
 

me dejan estar

   
 

antes del Sur.

   
 

Piribebuy, 1976

   

 

 

 

 

 

CARTA

 

 

 
 

Con los párpados del agua

   
 

que rodea su costado,

   
 

desde Ítaca yo te escribo,

   
 

Ítaca, patria del alma.

   

 

 
 

Con maderas -¡tanta madera!-

   
 

que vienen del monte eterno

   
 

y no quieren ser más cruces

   
 

te escribo,

   
 

de viento atada.

   
 

1976

   

 

 

 

 

 

TERCER VIAJE

 

(AL AMOR)

 

 

 

 

CONDICIONAMIENTOS

 

 

 
 

Si el amor,

   
 

fluyente desde el potente

   
 

compás de la sangre,

   
 

si el amor,

   
 

con todo el dominio

   
 

que ahora ejerce,

   
 

en mí también está

   
 

nacido en cuerpo,

   
 

si viendo en la aurora

   
 

su reposada mano dormir

   
 

sobre las sábanas,

   
 

uno comprende y es capaz

   
 

de algún desasimiento...

   
 

Qué amor fuera este amor.

   
 

1966

   

 

 

 

 

 

NOMBRE AMOR

 

 

 
 

a Alejandro De Nicola                             

   

 

 
 

Nuestro nombre está escrito

   
 

en los muros del mundo,

   
 

saliente de la piedra,

   
 

mojándose de lluvia.

   
 

Cada día que parte

   
 

de los muelles del mundo,

   
 

se llena de la espuma

   
 

del misterioso origen.

   
 

Trabaja y es acero

   
 

en altos hornos del mundo,

   
 

derritiéndose en el rojo

   
 

caliente de la sangre.

   
 

Nuestro nombre es el nombre

   
 

perfecto de una esfera,

   
 

en el parto de un mundo

   
 

que sangra de universo.

   
 

1967

   

 

 

 

 

 

AL FIN

 

 

 
 

A mí también la lejanía

   
 

¡campo campo campo!

   
 

A mí también: esperarlo

   
 

gota a gota,

   
 

sin fechas,

   
 

sin desencuentros

   
 

en el planeta

   
 

alrededor del sol.

   
 

1969

   

 

 

 

 

 

NADIE SABE

 

 

 
 

Amor yo no sé

   
 

tu palabra.

   
 

Puede ser

   
 

latitud fuera-espacio.

   
 

Viene a ser

   
 

la perdida esperanza.

   
 

Pasa todo:

   
 

el mi sueño-silencio,

   
 

esa esfera agotada,

   
 

y nos lleva a vivir

   
 

plenitud.

   
 

1969

   

 

 

 

 

 

ALALBA

 

 

 
 

Llévame paloma mensajera

   
 

afirmándote

   
 

en mi vuelo

   
 

arrastrándonos

   
 

en el escalamiento

   
 

del engarce

   
 

juntas deteniendo

   
 

ya sin palabras

   
 

el vasto nombradío

   
 

en el instante.

   
 

1969

   

 

 

 

 

 

CAUSAL

 

 

 
 

A raíz de ser tratada como objeto

   
 

y ser objeto de un sujeto,

   
 

sucede, raras veces,

   
 

por esos montes y erosiones,

   
 

que una pasionaria flor

   
 

se abra,

   
 

sin horizontes ya,

   
 

en la quietud de tu cabeza

   
 

que llegó del viaje hasta mi pecho.

   
 

1980

   

 

 

 

 

 

LAMENTO

 

 

 
 

Ay qué sombra tuya

   
 

viene con la lluvia

   
 

hasta mi patio,

   
 

cayendo como agua

   
 

lo que no pudo ser

   
 

encuentro.

   

 

 
 

Amor que no se dice,

   
 

que vela suavemente

   
 

las ventanas

   
 

y espera verte en las lagunas

   
 

quietas,

   
 

aunque el reflejo

   
 

no sea tu mano

   
 

que recuerdo.

   
 

1982

   

 

 

 

 

 

VIDA DE RELACIÓN

 

 

 
 

Estoy en relación con el viento.

   
 

El que me trae tu voz.

   

 

 
 

Tengo amistad con la rosa.

   

 

 
 

Su brotar, sus espinas vienen

   
 

de ti.

   
 

Conocí también al ave

   
 

que en las mañanas

   
 

visita mi ventana.

   
 

Contigo no ha llegado.

   

 

 
 

Me dejé llevar por la lluvia.

   
 

Agua ha traído

   
 

como mis ojos, que te miran.

   
 

1982

   

 

 

 

 

 

 

 

EN DICIEMBRE

          

 

 

                         

Un año se acaba

   
 

entre las cifras

   
 

que acumulo

   
 

de tanto

   
 

que tu olvido

   
 

llama mi puerta

   
 

y lleno

   
 

de oscura noche

   
 

continúa

   
 

en una ronda

   
 

crecida,

   
 

que no cabe

   
 

en el pequeño

   
 

habitar

   
 

que tengo.

   
 

1982

   

 

 

 

 

 

CONVIENTO

 

 

 
 

Estoy temblando:

   
 

¿me habrá llamado

   
 

ahora

   
 

que estoy lejana?

   
 

En esta casa de los vientos

   
 

no me llega su voz

   
 

no puedo hablarle.

   

 

 
 

Estoy de espera:

   
 

¿no habrá llegado

   
 

y golpeado la puerta

   
 

mientras yo

   
 

en esta casa blanca

   
 

transparente

   
 

me pierdo?

   
 

1982

   

 

 

 

 

 

 

 

AMOR DE RÍO

          

 

 

                                

Ay este amor del día y de la noche

   
 

con todo el apogeo y el dominio

   
 

que sobre su cuerpo yo ejerzo y siento,

   
 

se va, en otro río, el presentido.

   
 

    1982

   

 

 

 

 

 

CONFESIÓN

 

 

 
 

A mí me ciñe el regocijo,

   
 

el de tu cuerpo con el mío,

   
 

en el setiembre que desata

   
 

luces de árbol todavía.

   
 

1982

   

 

 

 

 

 

ADIÓS

 

 

 
 

¿Qué día de junio es hoy

   
 

que florece en vientos

   
 

en este puerto

   
 

perdido como el sueño

   
 

habido de vanas

   
 

esperanzas sobre el amor...?

   

 

 
 

Quedan breves recuerdos.

   
 

Es cierto. Allí está

   
 

en la arena borrándose tu adiós.

   
 

Marshall, California, 1983

   

 

 

 

 

 

SOÑANDO

 

 

 
 

El mundo todo en la mañana

   
 

se ha convertido en una gran llanura.

   
 

Es este el día en que el amor desciende

   
 

sobre la soledad humana.

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

RONDA

 

 

 
 

Sobre un hielo quebrado,

   
 

desde el espejo roto,

   
 

frente a frente los dos,

   
 

te digo: amor es sueño.

   

 

 
 

Tu atada mano al cielo

   
 

desconoce y posterga.

   
 

Tu corazón: un velo.

   
 

¿Qué puede hacer mi alma?

   

 

 
 

Lo que yo hago es soñar,

   
 

dejando a otros tiempos

   
 

entrar con sus auroras.

   

 

 
 

Del otro lado, el frío

   
 

cristal con que me miras

   
 

tiembla: no dice nada.

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

 

 

FORMA DE VIDA

          

 

 

                                   

Adiós es forma

   
 

de hablar.

   
 

Es forma de vida,

   
 

por obra y gracia

   
 

de la arena,

   
 

por viento y sed

   
 

que trae y quita

   
 

el agua.

   
 

Vengo a decir adiós,

   
 

vengo con alas,

   
 

en este viento.

   
 

Con la muralla,

   
 

sin horizonte,

   
 

adiós es tanta

   
 

piedra

   
 

para esta amante mano

   
 

que escribe adiós.

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

CUARTO VIAJE

 

(A LA MUERTE AJENA)

 

 

 

 

LA PEQUEÑA ELEGÍA

 
 

a Enrique                                  

   

 

 

1

 
 

Y a todos los hombres

   
 

de esta tierra

   
 

les encargo

   
 

un dulce nombre

   
 

que amaneció

   
 

de muerte,

   
 

temprana

   
 

su mañana.

   

 

 
 

Cada cosa tiene

   
 

un lado en la sombra.

   
 

No quiero considerar perdido

   
 

su perfil oscurecido.

   

 

 
 

La vulgaridad no cabe

   
 

en esta historia.

   
 

Si hubo el desencuentro,

   
 

estoy aquí,

   
 

estoy en donde quieras.

   

 

 
 

Estar aquí:

   
 

la vertical que se agudiza

   
 

y tan profunda, que ya raíces

   
 

tiene que nunca

   
 

ha de poder

   
 

surcar el viento.

   

 

 

2

 
 

Es así que una historia termina.

   
 

Acaeció que te acabaste.

   
 

No sé si la eternidad empieza

   
 

a molestar tu cuerpo

   
 

-pasaron cinco días.

   
 

No sé si ya se desmoronó

   
 

tu frente ante su avance.

   
 

Imperativo el tiempo

   
 

nos ha fijado

   
 

el desencuentro.

   
 

¡A mí que no me fijen la salida!

   

 

 
 

Puedo saber del aire en movimiento,

   
 

cada esperanza puesta en el ozono.

   
 

Puedo cribar, despacio,

   
 

un gran olvido,

   
 

latiendo al viento

   
 

su frente de rocío.

   
 

Pero no puedo un día más de vida

   
 

agregar al de su muerte.

   
 

Allí, en ese nuevo empalme,

   
 

¿qué cosas se podrá que yo no puedo?

   

 

 

3

 
 

Todo se nubló en domingo.

   
 

Así fuimos de prudentes

   
 

para dejarlo con sus duendes

   
 

y un pozo negro subiéndole

   
 

del corazón hacia las sienes.

   
 

Los demás no han sabido compartir

   
 

el tiempo -camarada del olvido.

   
 

Si yo no puedo,

   
 

¿qué quieres que me sea?

   
 

¿Más vibración sin tu sonido...?

   

 

 
 

Y se perdió tu figura en esa niebla

   
 

y te perdí yo sola.

   
 

Lo cubrieron con olvido

   
 

de ayer, cortado en la tarde.

   
 

¡Luciérnaga, se te acabó la luz!

   
 

No pude ser la noche

   
 

para envolverte en alas,

   
 

ni siquiera ser testigo

   
 

todavía en esta orilla.

   
 

Quiero saber

   
 

si la eternidad recoge gota a gota

   
 

el pozo de su boca.

   

 

 
 

Quiero saber si el agua que aún

   
 

se seca entre sus venas,

   
 

navegará conmigo siendo río.

   
 

Si la solución no se presenta,

   
 

¡que me intervenga el tiempo!

   
 

Saltaré cualquier muralla

   
 

preguntando a los de arriba

   
 

por la orfandad siniestra

   
 

o será tan sólo

   
 

un eco

   
 

que repercute en cada piedra...

   

 

 
 

Sé que exactamente

   
 

no sucede nada.

   
 

Hay piedra sin rocío,

   
 

no se fecunda a nadie.

   
 

Con mi llanto no se rompen

   
 

las antenas del viento norte,

   
 

cardinal, mi viejo amigo.

   

 

 
 

Llego simple ante tu entrada.

   
 

Con luz se cortaba sangre.

   
 

Tu soplo, tu viento amigo,

   
 

terminó en la circunstancia.

   
 

Se te perdieron los huesos,

   
 

el aliento y las verdades

   
 

que había que descubrir.

   
 

1966

   

 

 

 

 

RECOLETA

 

 

 
 

En ómnibus paso, todos los días,

   
 

frente al sitio. Y sólo hoy

   
 

se abrió la puerta. Hoy pude verlos.

   

 

 
 

Primero fue la voz de mi hermano

   
 

y no supe qué contestarle.

   
 

¿Sus hijos? Crecían. La vida trae

   
 

hojas, tiene frutos. Y ojos abiertos

   
 

ante las flores y los pájaros, ante

   
 

las expectantes delicias. Yo, con vida

   
 

le respondí. Se sintió echado de este pulso

   
 

que a mí me tiene entera.

   

 

 
 

La abuela Emilia, de genio y temple,

   
 

me extendió una carta. No podía leerla.

   
 

Los ojos se le iban, pensando siempre

   
 

en la hija ausente. Se fue apenas.

   
 

Las sombras la llevaron.

   

 

 
 

La otra abuela, Sara la espíritu,

   
 

la toda angelical belleza,

   
 

abrió los ojos y mostró en el cielo

   
 

una temprana estrella. No quiso nada,

   
 

la que viviera en gracia.

   

 

 
 

Al irme, vi el perfil de Enrique

   
 

el desolado, el que cortó sus días

   
 

con el relámpago del fuego.

   
 

Sus ojos debieron ser terribles.

   
 

Su voz era un suspiro.

   

 

 
 

La puerta ya no se cierra.

   
 

Están los dos caminos juntos.

   
 

Uno termina en otro.

   
 

Y ninguno sigue más allá del que, en sueños,

   
 

me aparece a veces.

   
 

   1984

   

 

 

 

 

 

 

 

QUINTO VIAJE

          

(A LOS CUATRO ELEMENTOS)

 

 

 
 

Entrad, que también aquí están los dioses       

 
 

Heráclito        

 

 

 

 

LA CASA GRANDE

 

 

 

                                

Yo vivo en madre-atmósfera.

   
 

Oxígeno me puebla.

   
 

Del aire planetario

   
 

llevo, enrarecido,

   
 

el sufrimiento.

   
 

Y no deserto.

   
 

Quedo. Me quedo

   
 

siendo

   
 

minúsculo radar

   
 

de resonancias.

   
 

Capto palabras.

   
 

Escribo en hojas.

   
 

Les doy sentido.

   
 

Esta es mi casa amarga.

   
 

Y acaso tenga tiempo

   
 

para crecer,

   
 

subiendo

   
 

arriba de la horda

   
 

oscurecida.

   
 

1968

   

 

 

 

 

 

LAGO YPOÁ

 

 

 
 

a Lily Da Silva Pane                                  

 

 

 
 

«Yo nací a tu costado.

   
 

¿O quizá tuve el recuerdo?

   
 

Sentí desde el comienzo

   
 

el fluir de tus aguas

   
 

y tres canales

   
 

se abrieron

   
 

cuando tres veces

   
 

salí para dejarte.

   
 

Yo viví entre tus bosques:

   
 

miré las nubes,

   
 

oí a las aves

   
 

que dependen

   
 

de tu limo y humedades.

   
 

Hoy he vuelto a darte

   
 

tu corazón, que me sustenta

   
 

desde adentro».

   

 

 
 

El lago siguió leyendo

   
 

en las estrellas el poema,

   
 

el grito largo

   
 

que la esperanza

   
 

concibiera en la boca

   
 

del que se fue,

   
 

cruzando el río.

   
 

1973

   

 

 

 

 

 

 

 

DESPEDIDA

          

 

 

                                 

Ante estas aguas, llamo a reunión. Convoco

   
 

a hombre y mujeres. Y nadie viene.

   
 

Aquí está la Belleza. La altiva Belleza

   
 

del líquido elemento, las piedras, el cristal...

   
 

Oh catedral de furias, tallada

   
 

por milenios de combates y caídas.

   

 

 
 

Aquí estoy ante tu entrada. Llamo a las aves.

   
 

Llamo a las huidizas bestias. ¿Se habrán acercado

   
 

para decirte adiós?

   
 

Temprano en la mañana, ante las aguas, grito:

   
 

¡Los Saltos del Guairá van a morir!

   
 

Los árboles, que su destino saben, miran caer las aguas.

   
 

Me interno -apenas es el alba- derecha al corazón

   
 

de la Belleza. El rostro oscuro

   
 

de esa fuerza me abruma. Las aguas van cantando:

   
 

¡No queremos morir! ¡No queremos morir!

   
 

Ya nadie escucha. Ya nadie asiste a la Belleza caída

   
 

en esta tierra. Sólo el Hierro, el Hierro dice:

   
 

¡Los Saltos del Guairá deben morir!

   
 

Vuelvo del límite dejando a los Saltos morir,

   
 

                      morir cantando...

   
 

    1982

   

 

 

 

 

 

 

 

OTRA FORMA DE SER

          

 

 

                              

Desde mi ventana

   
 

un árbol,

   
 

altísimo,

   
 

sin flores.

   
 

Las aves se fueron

   
 

a algún lugar

   
 

en donde tienen nidos.

   
 

Desde mi sitio

   
 

observo el árbol.

   
 

No se presta

   
 

a un poema.

   
 

Está más bien

   
 

viviendo

   
 

otra forma de ser.

   
 

Observo entonces

   
 

el destino, el mío,

   
 

que me obliga

   
 

a esta ventana

   
 

donde nadie me ve.

   
 

1982

   

 

 

 

 

 

PERTENENCIAS

 

 

 
 

Dueña de un reino

   
 

sin luz propia,

   
 

alumbro

   
 

porque el sol

   
 

visita enero.

   

 

 
 

Tengo color

   
 

por un lapacho

   
 

que en el patio

   
 

quiso ser visión,

   
 

después de haber

   
 

nacido árbol.

   

 

 
 

En mi reino de hojas

   
 

de papel tengo maderos:

   
 

no son de cruz,

   
 

son de naufragios.

   

 

 
 

Del algodón

   
 

y de la lana,

   
 

tengo las ropas.

   
 

Y en mis hojas de papel

   
 

escribo,

   
 

cuando los ángeles

   
 

se han ido.

   
 

1982

   

 

 

 

 

 

CAMPOS DE AGOSTO

 

 

 
 

a José-Luis Appleyard                               

 

 

 
 

Necesito llevar estas flores

   
 

que salen de la tierra.

   
 

Quiero, junto al verde,

   
 

ese color de sol,

   
 

fijo en la tarde

   
 

que va perdiendo

   
 

la forma de las hierbas.

   
 

Alzo la vista y espero

   
 

que otro campo de luz

   
 

sea visible.

   
 

1983

   

 

 

 

 

 

 

 

ECOLÓGICA

          

 

 
 

a Hilgard O'Reilly Sternberg                            

   

 

 

                               

Un día me puse a conversar.

   
 

Les dije a los árboles un discurso

   
 

torpe, desaliñado.

   
 

Los árboles me escucharon

   
 

y aquel agosto, más flores,

   
 

más luces del gozo dieron.

   

 

 
 

A los animales les hablé aquel verano

   
 

y me observaron en silencio.

   
 

Pan no les di, tampoco agua.

   
 

¿Creyeron en mis palabras?

   
 

A la tierra que pisaba un día

   
 

le prometí cordura, tiernos cuidados

   
 

y hoy, que nada hice, me sustenta

   
 

todavía. Árboles, aves, tierra, oídme:

   
 

¡Algo he de hacer! ¡Dadme más tiempo!

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

 

 

ELEMENTAL

          

 

 

                            

El viento es un combate.

   
 

Golpea en los recuerdos.

   
 

Silba con ciertas voces.

   
 

Abre aquellas mis puertas

   
 

y el muro (el de tu casa)

   
 

respeta, lo deja en paz.

   

 

 
 

¿El viento será mi amigo?

   
 

Me lleva, no siendo río

   
 

hacia algún puerto de sal.

   
 

Tanto empeño, tanto brío,

   
 

haciendo la noche día.

   
 

¿El viento será mi amigo?

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

LA CASA

 

 

 
 

a Victoria Gain                                 

   

 

 
 

Es mi resguardo

   
 

en la sequía(1),

   
 

en la crecida.

   
 

Es una casa

   
 

amanecida,

   
 

aunque tenga noches,

   
 

aunque salgan lunas.

   
 

Me hace ir

   
 

hasta el límite,

   
 

me regresa.

   
 

Sube las gradas

   
 

del recuerdo.

   
 

Espera en un andén

   
 

al demorado tren

   
 

que nunca llega...

   
 

Sin casi muros

   
 

que la sostengan,

   
 

se queda

   
 

como un sueño.

   
 

Por tanto, entro

   
 

y sigo afuera.

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

 

 

ÁRBOL DE AGOSTO

          

 

 
 

a Osvaldo González Real                           

   

 

 

                              

Floreces este mes porque floreces

   
 

nadie sabe por qué, por qué este tiempo,

   
 

vestido ya en tu gloria, te desviste

   
 

y viste de hermosura a quien te mira.

   
 

Yo te proclamo luz de mi paisaje.

   
 

En mi callada noche, un alba de oro,

   
 

con la oscura presencia de los ángeles.

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

SEXTO VIAJE

 

(CON LOS OTROS)

 

 

 

 

NÓMADES

 

 

 
 

«Y ellos tenían

   
 

la única raíz

   
 

del desesperado canto.

   
 

Les sube. Les sale».

   

 

 
 

Así decían de ellos.

   
 

¿No te acuerdas de sus cuerpos?

   
 

Eran hermosos. ¿No te acuerdas

   
 

de sus flechas? Eran certeras.

   
 

Ellos,

   
 

los antiguos caminantes.

   

 

 
 

¿Es que se irán como los bosques,

   
 

a morir en un montón de voces

   
 

y hojarasca?

   
 

1973

   

 

 

 

 

 

SAPUKAI

 

 

 
 

Soy existencia humillada:

   
 

¿Quién escucha si yo canto?

   
 

El viento seguirá soplando

   
 

y nuestras bocas desechando

   
 

el único día del año

   
 

en que yo me elijo ser

   
 

lo que desde el suelo me viene

   
 

y desde el aire se entiende:

   
 

este gran padecimiento

   
 

en el medio del camino.

   
 

1973

   

 

 

 

 

 

 

 

ADVERTENCIA SURREALISTA

 

 

 

          

A los poetas que escriben sobre el silencio y luego hablan, les perdonamos su dialogada intromisión con dioses muertos. Algo tiene que ver esto con poblaciones en que se habla mucho y la verdad es poca.

          

 

 
 

A los niños y a su mirada, en la que la vida comunica con el ansia acumulada, ¿qué, qué es lo que se les puede hoy decir si uno quiere seguir siendo poeta?

 

 

 
 

En fin y en cabo, a todos los amantes que agotaron reiterativamente las pautas judeocristianas y el vocabulario grecolatino, buscando inexorablemente otra forma de amar, les digo sí, que sí y que hoy.

 
 

1978

 

 

 

 

 

 

 

 

CANTO EQUIVOCADO

          

 

 

                           

Este es el canto

   
 

a las equivocaciones:

   
 

ideas equivocadas,

   
 

amores equivocados,

   
 

amigos equivocados.

   
 

Rutas que van

   
 

hacia el enigma

   
 

del comienzo:

   
 

ciego, loco, voraz.

   
 

El atardecer rubrica

   
 

ahora las firmas

   
 

de tantas manos

   
 

equivocadas. La poca

   
 

luz anuncia una visión

   
 

que debe ser certera,

   
 

pasando sobre las cosas

   
 

sepultadas vivas

   
 

en el esfuerzo

   
 

de coincidir alguna vez

   
 

con algo verdadero.

   

 

 
 

Alma, en esta hora

   
 

y en la veraz,

   
 

acompáñame con un salmo

   
 

apropiado a la espera.

   
 

Ofréceme la vida.

   
 

Si me das un árbol,

   
 

he de aceptarlo.

   
 

Un árbol nunca se equivoca.

   
 

El río, por ejemplo, sabe

   
 

su misión. La cumple.

   
 

¿Y si éste, alma mía,

   
 

es un canto equivocado?

   
 

1983

   

 

 

 

 

 

 

 

MOMENTO URBANO

          

 

 

                                 

En la hora en que los cuerpos acuden a las sábanas

   
 

y son hojas acostadas junto a sus raíces

   
 

En la hora en que los cestos de basura

   
 

son visitados por las hordas

   
 

de feroces dientes

   
 

mientras otras bestias despiertan

   
 

al llamado de la luna y sus moradas

   
 

-de día retroceden de día no se las puede ver-

   
 

En esa hora miro la calle y sus enigmas

   
 

miro evitando los carteles

   
 

que nos proponen felicidad felicidad

   
 

En esa hora miro los rostros furtivos de los niños

   
 

mendigos que simulan cuidar autos

   
 

Los autos llegan los autos se van

   
 

Y yo estoy allí mirando

   
 

sin una verdad que ofrecerles

   
 

Y sigo mirando sin saber

   
 

¿Es que alguien sabe?

   
 

¿Quién podrá hoy y no mañana

   
 

cuidar a esos niños

   
 

que llegan que se van?

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

 

 

REGRESO

          

 

 
 

(Recordando Abuelo, en la noche, de Pablo Antonio Cuadra)                    

 

 

 

                                     

Este es el sitio en que he vivido.

   
 

Vuelvo a él cada vez que los sueños

   
 

me llevan

   
 

porque con mis ojos vacíos...

   
 

Allí están las casas en que mis hijos

   
 

vivían. ¿En dónde están? ¿Es que se han ido?

   
 

¿Y los objetos poseídos, esplendentes

   
 

formas del ornato acontecido? ¿En dónde están?

   
 

Fuera, el desierto ronda

   
 

con sus fauces de arena.

   
 

Pero yo no quiero hablar.

   
 

¿Para qué turbar el silencio

   
 

si en Babilonia duermen todavía?

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

 

 

ENCUENTROS

 

 

 

I

 

          

Los buenos y malos hijos de aquí y los allegados, ¿en dónde están? Yo los he visto en el camino. En la verdad, en el error, yo los he visto. Alguna vez estarán reunidos. Mientras, están en el camino.

          

 

   

 

 

VIAJANDO CON ANDRÉS

          

                              

No me hable usted de la filantropía.

   
 

Mi vida era austera, muy sencilla.

   
 

De pronto, la compasión se instaló,

   
 

tuvo raíces y fronda, y con frutos

   
 

enfrentó al perenne dolor humano.

   
 

Ese caudal bullente en el corazón

   
 

no me abandona aún, por esta senda.

   

 

 

 

 

          

a Óscar Ferreiro                    

          

II

 
 

Llevando sus nubes, el aleteo de los pájaros y algunas hojas, el cielo se reflejaba en las aguas de aquel estero. Parecía una metáfora a la vera de aquel camino, sombreado de mirtos y lapachos. Algunas flores parecían reales. La luz tenía matices azulados, violetas. Allí encontré a este hombre de mirada clara y cabellos ensortijados, que llevaba prisa y hablaba ensimismado.

 

 

   

 

 

VIAJANDO CON OMAR

          

                                

Amo los grandes bosques, la extensión

   
 

de los esteros, las grandes lluvias.

   
 

Conozco la gente, los animales; sé

   
 

distinguir las plantas y la posición

   
 

de los astros. Crucé esas tierras solo.

   
 

Dormí con los arrieros a la vera de los ríos.

   
 

Y de los indios tuve sus palabras, su Canto.

   

 

 
 

¿Por qué llevo esta prisa? Yo tengo

   
 

en la mirada la poesía viva y la luz

   
 

del relámpago me ayuda, me hace ver.

   
 

El ritmo de mi vida es prestado de cien

   
 

ríos que fluyen.

   
 

Yo camino en sus venas.

   
 

1984

   

 

 

 

 

 

 

 

SÉPTIMO VIAJE

          

(HACIA LA PERFECCIÓN)

 

 

 

          

Pero eso es lo último que deseamos: conocernos a nosotros mismos. Esa, por cierto, es la única base sobre la cual podemos construir algo.

 
 

La libertad primera y última               

 
 

J. Krishnamurti               

 

 

 

 

 

 

 

 

YVY MARAÊ'Ỹ

          

 

 

I

 

                                 

Antes de partir

   
 

conocía las primitivas costumbres

   
 

de Maino, el colibrí.

   
 

Antes de los grandes vientos,

   
 

en medio de las grandes lluvias,

   
 

trajo comida al dios que existía

   
 

en el lecho de tinieblas.

   
 

Para mí dejó caer

   
 

frutas del Paraíso

   
 

antes de partir

   
 

hacia La Nueva Tierra.

   

 

 

II

 
 

Ya fueron creados

   
 

el día y la noche

   
 

y de alguna porción

   
 

de nuestros recuerdos,

   
 

de la sabiduría

   
 

en alguna parte del corazón,

   
 

tiene que engendrarse

   
 

la palabra creadora.

   
 

Antes de perder todas las cosas

   
 

y olvidarnos del origen humano,

   
 

después de la palabra,

   
 

vamos a reinventar el amor

   
 

con luz, hablando, pensando

   
 

a quién participar

   
 

la serie de mis palabras.

   

 

 

III

 
 

Busqué a los compañeros

   
 

de la verdad.

   
 

Esa noche se repartió,

   
 

entre los que esperábamos,

   
 

un círculo de fuego.

   
 

Miramos en cada cuerpo

   
 

un nuevo fundamento

   
 

y partimos llevando

   
 

aquellas palabras excelsas.

   
 

En las afueras

   
 

fuimos juntándonos.

   
 

Crecía allí

   
 

una palmera eterna

   
 

que se mecía

   
 

de Norte a Sur,

   
 

los siete paraísos

   
 

del tiempo-espacio

   
 

queríamos encontrar.

   

 

 

IV

 
 

La antigua serpiente

   
 

no viajará con nosotros.

   
 

Uno que había sido

   
 

guarda de microómnibus

   
 

dijo malhumorado:

   
 

«¡Que se quede en las afueras!»

   
 

Una señora

   
 

que fue chipera

   
 

escondió en un pañuelo

   
 

a la pequeña cigarra colorada.

   
 

Varios señores labradores

   
 

opinaron que el saltamontes verde

   
 

-el que dice chirîrî y pârârâ-

   
 

iba a dañar los campos.

   
 

Se quedó, pues, el tukú,

   
 

en imagen y semejanza

   
 

y alguien escuchó

   
 

a la perdiz en las praderas

   
 

de su morada terrenal.

   
 

Todos miraron

   
 

al simpático armadillo

   
 

remover la tierra original.

   
 

Nadie quiso a la lechuza,

   
 

ni siquiera unos valientes

   
 

llamados «Los Señores de las Llamas».

   
 

Ellos buscaban, durante el viaje,

   
 

la fuente de la neblina,

   
 

la engendradora

   
 

de palabras inspiradas.

   
 

Yo me senté para aprender.

   
 

El agua que allí me dieron

   
 

vivificó la primavera.

   

 

 

V

 
 

Busqué a mi alrededor

   
 

la voz que dictaba

   
 

moderación en el corazón

   
 

de mis hermanos.

   
 

Después de estas cosas,

   
 

de habernos dado

   
 

una neblina viva

   
 

en el interior de cada uno,

   
 

alguien cantó.

   
 

Era el canto sagrado

   
 

de una mujer

   
 

a las primeras madres

   
 

de este mundo,

   
 

que seguían su viaje

   
 

hacia la perfección.

   
 

1979

   

 

 

 

 

 

 

          

     Los guaraníes viajaron hacia el Este, buscando La Tierra Sin Males. Una vez frente al mar, entonaron estremecidos cantos, creyendo haber llegado al Yvy Maraê'ỹ. De esta encarnación de la utopía, de esos viajes hacia el reino de la perfección, nada ha quedado.

          

 

     Pero quienes han intentado por otros rumbos, con otros cantos, idéntica utopía, han comprendido finalmente que la perfección, esa tierra añorada, es un estado de conciencia. ¿Para qué salir, entonces, si en nosotros está La Hermosa Tierra?

 
 

1984   

 

 

 

 
 
 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
EDITORA
EDITORA ALCÁNDARA

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
MISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011MITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANIFILATELIA DEL PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAYLA GUERRA DEL CHACOMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYA
LITERATURA PARAGUAYABILLETES DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYABIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA CASA DEL LA INDEPENDENCIAHISTORIA DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA