PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
RENÉE FERRER


  EL ACANTILADO Y EL MAR, 1992 - Poemario de RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA


EL ACANTILADO Y EL MAR, 1992 - Poemario de RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA

EL ACANTILADO Y EL MAR, 1992

Poemario de RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA

Edición digital: Alicante :

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2001

N. sobre edición original:

Edición digital basada en la de Asunción (Paraguay),

Arandurã Editorial, 1992.

 

 

 

Para

         

 

César Enrique,

 
 

José Rodrigo,

 
 

Eva María

 
 

y Juan Pablo,

 
 

que me hicieron madre

 
       

 

 

 

 

 

Enlace al ÍNDICE del libro EL ACANTILADO Y EL MAR en la BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES

- I -

Nace el planeta / Agua y fuego / Acantilado / Hoguera ya rescoldo / El acantilado y el mar / Las declinaciones del mar / Yo, acantilado

- II -

He traído a mis ojos / La variedad cohabitable / Han talado los árboles / Queja del hombre invadido / Zapatito vacío / Del fuego al fuego: - I - Nacimiento del fuego / - II - Hiroshima / Matar, matar es la consigna: - I - / - II - / - III -

- III -

Transfiguración / Mujer / Desde mi sueño te escucho / Aislamiento / Oír / Mariposa encendida / Caer en plenitud / Para mi muerte.

 

 

 

 

 

- I -

 
   
 
   

 

 

 

NACE EL PLANETA

 

                                 

Piedra desmelenada en llamas

 

          

 

                                                    huyendo de la elipse

   
 

primigenia.

   
 

En llamas desprendida,

   
 

                                      piedra sola.

   
 

Desmemoriada de la gran fogata.

   
 

Escapando del ojo elemental a la vida futura.

   
 

 

   
 

Por el confín del universo

   
 

                                         huyendo

   
 

hacia su centro,

   
 

                         hacia ninguna parte

   
 

y todas,

   
 

tras el espacio que se ofrenda entero.

   
 

 

   
 

Estallido circular

   
 

en la lechada abismal de las galaxias.

   
 

Hoguera

   
 

              derribando

   
 

coordenadas no escritas con su fuga.

   
 

 

   
 

Su paso cincela,

   
 

                          incandescente,

   
 

la noche progresiva,

   
 

                                el firmamento.

   
 

Firmamento no visto,

   
 

                                  presentido,

   
 

no plano,

   
 

               profundo,

   
 

sin fondo, sin linderos

   
 

-ni indicios de su nombre-

   
 

sin respuestas.

   
 

 

   
 

En archivos prefijados

   
 

de multiplánicos misterios

   
 

su flama recorre

   
 

y descorre

   
 

la soberbia soledad de la negrura,

   
 

la frente ensimismada de las estrellas.

   
 

 

   
 

Perfora el aire abismal

   
 

                                    un segundo y lo cierra.

   
 

Se inmiscuye

   
 

entre el matemático trajinar de los planetas.

   
 

 

   
 

Enramada sutil de las constelaciones.

   
 

Asalto, lucha, placidez

   
 

de los inquilinos del zodíaco.

   
 

 

   
 

Como una horda en llamas

   
 

                                          avanza.

   
 

Desde lejos se palpa,

   
 

                                 de cerca se distancia.

   
 

 

   
 

La huella del sonido desfallece

   
 

en el vacío

   
 

sin siquiera rozar

   
 

los sueños siderales del silencio.

   
 

 

   
 

Se esfuman los cometas con sus velos de novia.

   
 

Música su trayecto,

   
 

                               su desvanecimiento música.

   
 

Instante sonoro que perdura,

   
 

audible únicamente donde habita

   
 

la desolada y gloriosa virginidad de los astros.

   
 

 

   
 

Tropezando a su paso con el desvelo de las Osas,

   
 

las torrejas de nata de destituidas lunas.

   
 

En un punto sin lugar o referencia,

   
 

desde un fúlgido arco originario:

   
 

                                                    el inicio.

   
 

 

   
 

Perforando los ojos

   
 

de humanidades condenadas al desconocimiento.

   
 

Alertando la inconclusa arboleda

   
 

de los cuerpos celestes.

   
 

 

   
 

Por las planicies de soles apagados:

   
 

                                                        fiebre fugitiva.

   
 

Partecita minúscula de un dios despedazado,

   
 

encontrando, de súbito, el giro de su órbita.

   

 

   

 

 

AGUA Y FUEGO

 

Menuda lluvia.

 

Molienda de agualuz sobre la llama.

 

Alguien tritura estrellas en lo alto.

 

Un cedazo de incógnitos celajes va dejando escurrir

 

un beso de agua sobre la piedra roja.

 

 

 

Finísima la lluvia

 

no la alcanza.

 

Aborta su frescor en las orillas

 

de un incendio que anda

 

con su carga de sol desorbitado.

 

 

 

Contienda de elementos esenciales.

 

Una caricia líquida invade

 

el quejido estruendoso de la llama.

 

 

 

Desde la eternidad llovizna el tiempo.

 

Ni almanaques ni péndulos registran

 

el hábito de vestirse

 

y desvestirse

 

de la aurora.

 

 

 

Sólo arde la piedra desterrada.

 

 

 

ACANTILADO

 

Sobre ti nací,

 

                     roca sojuzgada.

 

El diluvio ha sitiado las tiendas de tus llamas.

 

Varado en ti

 

                    recibo

 

las secretas conversaciones del agua,

 

la humareda indómita de tu corazón.

 

 

 

Sobre ti nací,

 

                     fragua salvaje,

 

de cara al aire,

 

                        anclado en tu corteza.

 

Cegó la niebla mi perfil austero.

 

 

 

Con la impúdica tentación de ser montaña,

 

acantilado me quedé,

 

casi al ras del agobio de tu vientre apagado.

 

Desheredado del pasto azul de las estrellas.

 

Mordido enteramente por las flores del mar.

 

 

 

Emergí del abrazo de las olas:

 

Aguja de futuro,

 

                          pezón de leche antigua,

 

arco soliviantado de luz,

 

                                       casto de espuma.

 

 

 

HOGUERA YA RESCOLDO

 

Hoguera ya rescoldo,

 

                                  rescoldo ya ceniza.

 

Ceniza desvirgada por la flecha del viento.

 

Viento desparramado

 

                                  sobre una carencia de nidales.

 

 

 

Remolinos ardidos,

 

                               atizados y ardidos.

 

Confesiones ocultas de la piedra.

 

Más abajo del sol

 

                            o más arriba.

 

Sobre la nebulosa que el rayo descascara.

 

 

 

Rayo desbarrancado

 

desde la irreconciliable disputa de las nubes.

 

Nubes

 

¿qué son sino lágrimas del fuego

 

enjugadas en las mejillas de las brasas?

 

 

 

Brasas que fueron llama,

 

                                       ascua,

 

polvo en ofrenda,

 

                            elevado.

 

 

 

Petrificada hoguera donde anido.

 

 

 

EL ACANTILADO Y EL MAR

 

A ti me sometí,

 

mar decidido.

 

 

 

                             Con mi constancia verdiazul

 

                             salaré tus ocultas tentaciones,

 

                             los desánimos de tu corazón.

 

 

 

De frente al aire abierto

 

ofrezco mi esbeltez

 

a los arrebatos de las tormentas.

 

 

 

                             Te llenaré los poros

 

                             con la plácida arrogancia

 

                             de mis mareas.

 

 

 

Te entregaré

 

mi desflorada claridad

 

de sol sincero.

 

 

 

                             En huecos,

 

                             que ni el tiempo lastima,

 

                             se quedará la huella disoluta

 

                             de mi respiración.

 

 

 

Te ofrendaré mis pómulos

 

para que los pulas

 

con tu lengua incansable.

 

 

 

                             Con ímpetu golpearé tus recintos.

 

                             Con sabiduría invadiré

 

                             la intimidad de tus penumbras.

 

 

 

Nada te diré,

 

pero palpita en mí

 

que tú me sabes.

   
 

                             Te sitiaré

 

                             mientras perviva el tiempo.

 

 

 

Tus peces cortejan

 

mi aislamiento.

 

 

 

                             Y la saeta

 

                             de mi clarividencia.

 

 

 

Como regalo me traes

 

algas dichosas.

 

 

 

                             Como regalo de confesionario,

 

                             mis anémonas.

 

 

 

Nada te diré.

 

 

 

                             Mas de ti,

 

                             todo lo sé.

 

 

 

LAS DECLINACIONES DEL MAR

 

Tu líquida masa transparente

 

se amolda

 

a los caprichos de una ley ingobernable.

 

La transgrede,

 

la obedece,

 

la provoca.

 

 

 

En tus labios de sal

 

dictan los peces sus historias

 

fechadas con la espuma que ornamenta

 

la arritmia de tu respiración.

 

 

 

Sobre tus ondas,

 

después de las lluvias,

 

el sol inventa los sonrojos del aire.

 

Arco fugaz con su puente de luz sobre las aguas.

 

 

 

Potro libre y sonoro donde montan

 

las sirenas e hipocampos

 

que subyugan

 

la bitácora de los navegantes

 

con trompas de amaranto y voces misteriosas.

 

 

 

Tu superficie se alumbra de vendimia.

 

Moscatel a raudales liberado.

 

Marineramente azul

 

la remota vigilia de tu lecho.

 

 

 

Y en tu reflujo:

 

la multiplicidad de la hermosura,

 

la fuerza de la loba en celo,

 

la mansedumbre de las mujeres después del parto.

 

 

 

YO, ACANTILADO

 

Yo, acantilado.

 

Memoria del mundo,

 

ojos del mundo,

 

conciencia del tráfago del mundo,

 

cristalización del fuego que me dio vida,

 

observo,

 

escucho,

 

muerdo los frutos del enigma,

 

las preguntas sin cosecha recolecto.

 

De mi cárcel desespero,

 

de la cárcel de los hombres desespero.

 

Los barrotes del odio nos tienen prisioneros.

 

Más que el hierro o el fuego,

 

el egoísmo.

 

Más que el estruendo suicida,

 

los hornos cremasueños:

 

la pavorosa incapacidad de amar.

 

 

 

- II -

   
 
   

 

 

HE TRAÍDO A MIS OJOS

 

He traído a mis ojos un segmento del planeta.

 

Sobre sus accidentes,

 

dilatados,

 

los árboles.

 

Y en su sombra los nidos

 

donde duermen las gargantas del estío.

 

 

 

En las hojas,

 

la savia

 

huyendo por el ordenado laberinto de sus ríos

 

en lentas travesías.

 

Y en el aire el perfume de estiércol y semilla

 

desvirgando el tiempo de la siembra.

 

 

 

He aspirado

 

la camisa salada en las axilas de los hombres,

 

y su olor vuelto honda para acertar la vida.

 

Simple vida,

 

gastada y renacida

 

en el estricto acto del pan horneado.

 

 

 

He librado la aguja que desmonta

 

las estructuras íntimas de los secretos;

 

las manos que ensayan la caricia

 

sobre formas de imaginería.

 

 

 

He pulsado

 

el corazón frondoso y seco de los hombres.

 

Manantial espigado de alegría

 

o arenal in crescendo más allá de sus dunas.

 

 

 

Me ensarté de preguntas

 

para explicarme.

 

Percibí los pasos de la envidia

 

merodeando con sus vapores verdes la luz de la amapola,

 

los grilletes de fuego del egoísmo

 

lacerando los miembros de la duda,

 

el estigma irrevocable de la maldad.

 

 

 

He cenado con las flores del campo

 

que se visten de fiesta con ingenua hermosura,

 

y bebido a sorbos pequeños

 

la leche fresca de lunas incipientes.

 

Me he dejado desvestir por la lluvia,

 

y así de pura,

 

sin más atuendo que mi corazón,

 

me entregué a las delicias de un sol enardecido.

 

 

 

He mirado un segmento del planeta,

 

atentamente el brillo de sus caras,

 

sus aristas filosas, con detenimiento,

 

 

 

y me vi reflejada:

 

en cada hombre,

 

en cada vuelo,

 

en cada nervadura.

 

 

 

LA VARIEDAD COHABITABLE

 

Con los glóbulos fijos

 

como volatineros a punto de perder el equilibrio

 

después de una noche de luces sicodélicas.

 

 

 

Con los párpados arriados

 

como persianas de una casa

 

donde habitan los duendes de las pesadillas

 

y la muerte pequeña.

 

 

 

Con la frente obsedida de tanto recorrer

 

y quedarse observando

 

en un caldero hirviendo la serpiente,

 

el insulto,

 

una flor,

 

o la boca de un niño,

 

con un grito levantándose como mástil sonoro.

 

 

 

Con los brazos abiertos

 

estrechando el clamor

 

de una multitud en desconcierto

 

y los hombros uncidos a la protesta afónica,

 

en gemelas caracolas retumbando las loas

 

de tanto feligrés a un dios cualquiera.

 

 

 

Con la mano acogiendo en su regazo

 

un fruto

 

sin avideces clavadas en su pulpa,

 

y ese desarenarse de los días

 

entre los dedos apretados.

 

 

 

Con la vergüenza,

 

el amor,

 

o la comedia,

 

meticulosamente guardados bajo las uñas pintadas.

 

 

 

Con las piernas erectas sobre el talón valiente,

 

ataviadas con túnicas de aire,

 

y los pies en el barro,

 

y los muslos

 

más allá de su propio vértice

 

enterrados.

 

 

 

Con el cuerpo intimidado

 

por variolocas tentaciones,

 

y alivianado,

 

al fin,

 

por la desesperanza.

 

 

 

Con el ombligo en flor

 

como boca oferente para sorber los besos

 

y los senos manando la leche luminosa

 

de un tazón que se quiebra.

 

 

 

Con el pulso izado a la deriva

 

para que lo flameen las tropillas del tiempo.

 

La ilusión como banderín deshilachado

 

y ese fúlgido instante que aúpa el pensamiento.

 

 

 

Con una brasa entre las líneas de las manos,

 

amojonadardiendo sobre el itinerario de la soledad

 

-al cabo de los ciclos- compañera.

 

 

 

Con mi destino de islote acantilado

 

desprendiéndose en duplicadas mariposas

 

hacia la sabía penetración de la ignorancia

 

o la aguda incisión del desconocimiento:

 

me detengo,

 

                    atónita,

 

ante la variedad cohabitable,

 

frente a las incontables aristas del poliedro.

 

 

 

HAN TALADO LOS ÁRBOLES

 

Han talado los árboles

 

limpiando con mugre

 

las huellas del perfume,

 

cercenado las notas de un violín emplumado,

 

inmensamente frágiles,

 

profundamente puras.

 

 

 

¿Dónde está la matriz,

 

la médula olorosa,

 

el lejano reverso de la próxima siega?

 

 

 

El jadeo de las gramillas al pie del alto tronco

 

han perturbado

 

el pulmón de la selva con su aliento de nidos.

 

 

 

Ni siquiera las aguas fluyen libres.

 

Eructos de petróleo retardan la corriente

 

con sus multiprosaicos desperdicios.

 

 

 

¿Dónde viven los peces

 

cuando se herrumbra el lecho

 

de su salto o su sueño?

 

 

 

El aire,

 

sin rastros de metamorfosis lepidópteras,

 

se ha vuelto una opaca transparencia.

 

 

 

Sin el dorado ronroneo del abejorro

 

no es más que una memoria de polietileno.

 

 

 

Malograron los partos de la espiga

 

y la risa pascual de las guayabas

 

que mordisqueban las mañaneras lenguas del sol

 

        con sus dientes rosados.

 

 

 

Han...

 

 

 

Entretanto nos damos

 

atracones de nada.

 

 

 

QUEJA DEL HOMBRE INVADIDO

 

¿De qué paraje vienen?

 

¿De qué lugar sin nombre?

 

Sin nombre para mí que diferencio

 

los mínimos matices audibles de la selva.

 

 

 

¿De qué lugar,

 

urgidos,

 

descienden,

 

de qué sepulcro?

 

 

 

¿Qué incógnita visión desfasada de las estaciones

 

los trajo,

 

obsedidos por el parloteo del viento

 

y las ráfagas de verdes gargantas alborotadas

 

entre el follaje?

 

 

 

Trayendo cosas para mí,

 

se acercan.

 

Para mí,

 

sin nombre para ellos.

 

 

 

Avanzan no se sabe de dónde,

 

no se sabe.

 

 

 

Sobre la tierna huella del venado,

 

tras las lonjas de noche que arropan la intemperie,

 

remontando incógnitas fluviales con sones circulares.

 

Lanzas entrejuntas golpetean el tambor tirante de la tierra,

 

                                  lanzas entrejuntas.

 

 

 

De repente se aglutinan

 

y los siento,

 

como escapados de la cápsula lunar de las crisálidas,

 

desde los vaticinios que nos legó la frente agorera de los

 

          videntes

 

hasta el lado oculto de las tormentas.

 

 

 

Por la ranura del relámpago,

 

como aguaceros de fuego,

 

vienen

 

deteniéndose,

 

atravesando la quieta floración de las siembras,

 

el dorado confesional de las colmenas,

 

la entreclara profanación del monte.

 

 

 

Como fantasmas de carne nos invaden los ojos.

 

Con objetos sin señas deslumbran

 

la obstinada ingenuidad del descubrimiento.

 

 

 

Lanzas entrejuntas golpetean el tambor tirante de la tierra,

 

                                 lanzas entrejuntas.

 

Se entreveran,

 

se contentan,

 

se alucinan de sombra.

 

 

 

Desposeído de la gran fogata,

 

y desgajado,

 

los miro.

 

 

 

Una luna de sangre gotea sobre la germinación de la

 

        aurora.

 

Y en los dientes las pulpas de jugos promisorios.

 

Y en la lengua el agudo picor de las cañas.

 

 

 

Como emisarios de súbito instaurados

 

dentro del perímetro de la mirada,

 

se avecinan.

 

Y recibiré presentes que no espero.

 

Desde mi asombro codiciaré esos presentes

 

madurados en la matriz de la desesperanza.

 

Con alegría los recibiré,

 

prevalido por las muletas de una confianza desflorada.

 

 

 

Lanzas entrejuntas golpetean el tambor tirante de la tierra,

 

                         lanzas entrejuntas.

 

 

 

Partiré con agobio,

 

para permanecer en el centro de interminables distancias

 

        marginales,

 

más allá de la puesta de los dioses.

 

 

 

De lejos atisbaré su ajetreo

 

y, desde los campamentos recientemente saciados,

 

me llegarán voces

 

cuyo sonido no reconocerán mis ojos.

 

 

 

Comprenderé que no entiendo.

 

Algo fuera de mí

 

respirará con la fuerza del desconocimiento.

 

Los ídolos que cuidaron mi infancia se quedarán sin

 

          rostro

 

en el mismísimo vértigo de sus orígenes.

 

 

 

Desheredado de mi canto:

 

escucharé al extranjero.

 

Conoceré el exilio.

 

 

 

 

 

ZAPATITO VACÍO

 

                                                                                 A las víctimas niñas del Holocausto.

 

Dentro de un cubo transparente

 

(Museo del Holocausto)

 

un zapatito vacío.

 

Cuero blando o burdo lienzo

 

impregnado del abultado recuerdo de los dedos.

 

Inerme

 

y un tanto anonadado

 

y, por detrás, gastado.

 

Lleva manchas de campo ensombrecido,

 

corridas a un balón de trapo

 

y un olor que penetra por los ojos.

 

Como único botín:

 

atesorado.

 

Desde su cavidad la carne niña

 

por viles chimeneas llovió al cielo;

 

desplomó su inocencia a las estrellas;

 

avergonzó a la luz,

 

pacientemente, hediendo.

 

 

 

 

 

DEL FUEGO AL FUEGO

 

 

 

- I -

Nacimiento del fuego

 

Yo, acantilado,

 

memoria del mundo,

 

ojos del mundo, conciencia de.

 

 

 

Acuclillada me llega la imagen de un cuerpo encorvado

 

sobre una paciente frotación de ramas que se obstinan

 

         entre los dedos torpes.

 

 

 

El ojo se concentra en algo inexistente,

 

aún ignorado,

 

intuido quizás, imaginado.

 

Mudo quehacer a tientas repetido.

 

Certeza alucinada bajo el desarropado claror de la noche.

 

 

 

El impulso de inventar el cerco contra el miedo plural

 

desde antes de la vida

 

te gobierna

 

el recuerdo de lo inédito

 

escrito en la memoria de tus predecesores.

 

 

 

Desde algún corredor del universo

 

te desvelan anuncios

 

incendiando la penumbra de tu corazón.

 

Y desde un filón de tiempo,

 

que no coincide contigo,

 

te asedia

 

el roce de tus propios pasos

 

envasados en otros cuerpos.

 

 

 

El equívoco de existir para la nada,

 

sin tú saberlo,

 

te repugna.

 

Y esa angustia de ser

 

mantendrá tu paciencia sometida;

 

esplenderá en tu frente

 

la terquedad del descubrimiento;

 

parirá la llama

 

que cambió la marcha de tu género.

 

 

 

 

 

- II -

Hiroshima

 

Yo, acantilado,

 

memoria del mundo,

 

ojos del mundo,

 

conciencia de los otros,

 

                                     deletreo

 

los balbuceos de la rama

 

reverdecidos dentro de la desnuda claridad,

 

la seca impertinencia del estiércol,

 

los cómplices aromas de la calle.

 

 

 

Hay calma y bulle la vida.

 

 

 

La sangre madurando en contingencias corrientes,

 

el beso distraído,

 

el café atento.

 

Un niño llora,

 

y cuelgan de un alambre tres corpiños.

 

En la garganta de los pájaros la partitura del verano,

 

y en la intimidad del lecho

 

la curva tensa del deseo.

 

 

 

De pronto, un fuego fatuo voltea las caras

 

hacia la imprevista locura de la luz.

 

Con sorpresa se carbonizan los rastros de la alegría

 

y la tristeza.

 

 

 

Para todos igual se inmola el tiempo.

 

Los árboles no son más que fantasmas de ceniza

 

mínimamente suspensos en su forma.

 

Con sus frutos destituidos de la naturaleza

 

desfallecen de súbito en la nada.

 

 

 

Ojos,

 

con la noche desplomada definitivamente frente a la

 

           mirada,

 

hurgando en el inventario de las cosas

 

la imagen pura.

 

Carnes que se retractan,

 

gritos,

 

llanto,

 

dilapidadas arcas de la vida.

 

 

 

Una flor gigantesca abre sus pétalos de fuego

 

hacia las nubes en desconcierto.

 

Los peces arden en aguas sentenciadas,

 

y el mar,

 

desde su vientre vencido,

 

escupe la obstinación de sus mareas.

 

 

 

Yo, acantilado,

 

dolido de recuerdos

 

                               y abrasado,

 

contemplo:

 

una lejana frotación de ramitas en la aurora.

 

 

 

 

 

MATAR, MATAR ES LA CONSIGNA

 

 

 

- I -

 

Fogatas crepitan en el horizonte.

 

Empañando el horizonte levantan sus brazos de fuego

 

y claman, claman,

 

cerca lejos,

 

tiznando el desmemoriado lapislázuli del cielo.

 

 

 

Salpicado de esquirlas lo envuelven con densas mortajas.

 

 

 

Negras fauces de giganteirafiera

 

se abren por todas partes.

 

Engullen el temblor de la lágrima,

 

el grito quebrado de un niño.

 

 

 

Negras fauces se tragan a todos los hombres.

 

 

 

Sólo fragor y muerte más acá del horizonte.

 

El puñal

 

(¿qué puñal?)

 

en el fondo de la arteria

 

escarba y escarba,

 

separando el último pétalo.

 

 

 

Que no quede ni uno reincidente.

   
 

Clava,

 

clava hondo que aún hay vida.

 

Impenitente vida, cantavida.

 

Clava.

 

Que no sucumba la impiedad.

 

 

 

Matar, matar es la consigna.

 

 

 

 

 

- II -

 
 

Bendito sea el puñal que mata de uno en uno.

   
 

El sueño del soldado

   
 

con la carabina sobre el pecho,

   
 

como si se hubiera dormido más acá de la muerte.

   
 

 

   
 

Bendito sea el puñal

   
 

que no lleva en la lengua

   
 

hongos gigantescos de congoja.

   
 

 

   
 

Daba tiempo a llorar,

   
 

y alguna esperanza.

   
 

 

   
 

 

   

 

- III -

 
 

Las fauces de los negros designios

   
 

se tragan el aliento de los hombres,

   
 

la esperanza vital de un ser cualquiera.

   
 

 

   
 

¿Quién lleva la matanza montada sobre los hombros?

   
 

¿Quién carga a cuestas sin sigilo

   
 

el féretro definitivo de la luz?

   
 

 

   
 

Siniestra voluntad de un poderoso

   
 

o multitud de varios.

   
 

La cantidad es un vano detalle.

   
 

Total:

   
 

siempre se mueren los mismos.

   
 

 

   
 

Fogatas crepitan en el horizonte.

   
 

Empañando la distancia vertilínea

   
 

con sus brazos de fuego

   
 

claman, claman.

   
 

 

   
 

 

   

 

- III -

 
     
 
   

 

TRANSFIGURACIÓN

 
 

Las olas del mar

   
 

-labios del planeta-

   
 

se yerguen creciendo en orgasmos de espuma.

   
 

 

   
 

Doncella otra vez,

   
 

desde la piedra,

   
 

con toda mi historia disuelta en el olvido.

   
 

Ni alegrías me viven,

   
 

ni me ensucian las culpas.

   
 

Transfigurada voy,

   
 

flotando,

   
 

a merced de la libertad,

   
 

y a contracorriente.

   
 

 

   
 

Un ramito de señas personales

   
 

se lleva mi identidad,

   
 

lejos,

   
 

aquí mismo,

   
 

sobre el reflejo del agua.

   
 

 

   
 

No tengo cuerpo,

   
 

y me arde

   
 

la luminosa carne trascendida.

   
 

 

   
 

En el nácar saltado de las uñas

   
 

alguien bebe con lentos besos

   
 

la geografía total del universo.

   
 

 

   
 

Los labios del mar

   
 

-olas del planeta-

   
 

se yerguen creciendo en orgasmos de espuma.

   
 

 

   
 

 

   

 

MUJER

 
 

Mi aparente,

   
 

vulnerable,

   
 

ambigua rigidez se distiende,

   
 

comienza a crecer liberando los brazos.

   
 

Desde un cráneo,

   
 

que puede ser el mío,

   
 

una mata violácea se entrega en indolencia

   
 

a las volubles contradicciones del viento.

   
 

 

   
 

Tonalidad azul

   
 

recostada y desnuda sobre una sábana fría

   
 

colgada de las puntas de una estrella.

   
 

 

   
 

Mujer.

   
 

Mujer de niebla sobre un túmulo ciego.

   
 

Abandonada de hombre

   
 

como un altar hastiado de almorzar con los dioses.

   
 

 

   
 

Tendida ramazón sus nervaduras,

   
 

la curva simple

   
 

de su cuerpo al sereno.

   
 

Una red de tristeza echada boca arriba

   
 

bajo los multiformes ojos de la vigilia.

   
 

 

   
 

Mujer azul para el olvido.

   
 

Todo su torso

   
 

un único pezón hambriento de ternura.

   
 

Cabellera enredada en los labios

   
 

que destrenzan las palabras secretas.

   
 

 

   
 

Mujer verdiazul desposeída.

   
 

Con la risa prendida en las sandalias

   
 

dejadas a las costas del insomnio,

   
 

la réplica

   
 

o el vértigo.

   
 

 

   
 

Verde absoluto verde el de su frente.

   
 

Verde naranja ardiéndole en las órbitas

   
 

fustigadas por visiones

   
 

en largos plenilunios llorados desde abajo.

   
 

 

   
 

Naranja, roja, incandescente.

   
 

Cuenco de sed antigua entre sus muslos.

   
 

Acida pulpa abierta para el beso jugoso.

   
 

Rabioso precipicio del deseo.

   
 

 

   
 

Negra mujer.

   
 

Larga negrura

   
 

bajo las enharinadas sombras de la luna;

   
 

iluminada toda de penumbra;

   
 

comida enteramente por la noche

   
 

que despierta la hidra en sus nidales.

   
 

 

   
 

 

   

 

DESDE MI SUEÑO TE ESCUCHO

 

 
 

En tu centro palpito.

   
 

 

   
 

Prisionera de ti, casi cubierta.

   
 

Adolorida por la incesante instigación de tus mareas,

   
 

y dentro de mi pétrea soledad

   
 

habitada.

   
 

Incapaz de revelarte los tumultos

   
 

de mi varado corazón

   
 

y pronta,

   
 

sin embargo, a la vendimia.

   
 

Tambaleante tal vez el tímido temblor de la ternura,

   
 

mas no del todo derribado.

   
 

Más bien desguarecida,

   
 

y ciertamente agónica.

   
 

Ni tan huérfana de pájaros

   
 

como para olvidar la vida,

   
 

ni tan ultrajada de ausencias

   
 

que no recuerde.

   
 

No tanto sitiada como herida,

   
 

quizás cicatrizada,

   
 

pero pendiendo del párpado el brillo austero.

   
 

 

   
 

Desde mi sueño te escucho,

   
 

caracola gigante que resuena.

   
 

 

   
 

 

   

 

AISLAMIENTO

   
 

Enquistado dentro de la piedra,

   
 

mi corazón surgente.

   
 

 

   
 

A través de un arenal sin perímetro

   
 

deambulan mis despojos insulares,

   
 

la fiebre abominable de,

   
 

la roja llama del amor,

   
 

la inconfesada mordedura del desaliento.

   
 

 

   
 

El hermetismo sitia la lengua,

   
 

la espalda recostada en el diván,

   
 

el vapor del café compañero.

   
 

 

   
 

¿Cómo salirme de este cerco

   
 

para hurgar con temeroso pie

   
 

el desfiladero de los otros?

   
 

¿Cómo zafarse del miedo

   
 

para pensarme entera?

   
 

 

   
 

La anestésica práctica de argumentar

   
 

me lleva a un juego de palabras

   
 

que me inventa.

   
 

 

   
 

No soy real.

   
 

Alguien quizás me está diciendo.

   
 

Tan sólo de palabras mi esqueleto,

   
 

mi reincidente contorno

   
 

y sus acentos.

   
 

 

   
 

El agobio de fingir nos transfigura.

   
 

Nos puso a traficar con la sonrisa devaluada

   
 

de un llanto en quiebra.

   
 

¿Dónde comienza esta certeza de desconocerme?

   
 

Todo sucede sin que lo sepa el viento,

   
 

mi espejo,

   
 

los demás.

   
 

Un fantasma perverso lleva mi nombre.

   
 

 

   
 

Desprejuiciado,

   
 

el sol

   
 

se ha quedado mirando

   
 

este frío malsano que me recorre.

   
 

Rebota contra mi fuego

   
 

sin penetrarme.

   
 

 

   
 

Algo se acurruca en mí:

   
 

un grito que busca la almohada

   
 

para reincidir en el sollozo.

   
 

 

   
 

Sólo el mar se aviene a la caricia

   
 

con su fuerza deshecha.

   
 

Irrepetiblemente se repite,

   
 

y en esa pulsación me glorifica.

   
 

 

   
 

 

   

 

OÍR

 

   
 

Oír la voz de la memoria

   
 

repasando las imágenes de este catálogo milenario.

   
 

Comer de a poco el fruto del conocimiento

   
 

y resplandecer,

   
 

por obra y gracia de esa ingestión luminosa.

   
 

Ardua tarea dentro de una campana de silencio.

   
 

Y en esa profundidad:

   
 

el humo del café,

   
 

el sudor fraternal,

   
 

los suntuosos jugos del beso.

   
 

 

   
 

 

   

 

MARIPOSA ENCENDIDA

 
 

 (1)

   
 

Un manchón me contiene

   
 

y me desborda.

   
 

Anula mi memoria

   
 

mientras progreso hacia mi principio,

   
 

nueva,

   
 

y totalmente acumulada.

   
 

La respiración entre los puños apretados

   
 

y detrás de los párpados un sol negro.

   
 

Me pienso.

   
 

Soy un delirio en los ojos de algún vidente

   
 

que desde siglos fustiga mi sueño.

   
 

Tendré que empezar por desvestirme de negrura;

   
 

hebra por hebra,

   
 

destejer la oscuridad que me acorrala.

   
 

Y así,

   
 

lentamente,

   
 

deshaciendo la tela de mi duelo,

   
 

dejar filtrar entre la trama las imágenes claras.

   
 

Es curioso,

   
 

las puedo ver sobre el manchón creciendo:

   
 

un cajón sin perilla para lágrimas antiguas;

   
 

para las que vendrán sin anunciarse promediando la

   
 

vida,

   
 

otro pequeño;

   
 

los poemas no escritos en una gaveta con llave

   
 

y, a la izquierda,

   
 

un ancho estante donde apilonar recuerdos.

   
 

Una o dos divisiones

   
 

para las aceptaciones irrevocables;

   
 

un clavo en la pared donde colgar mis locos anhelos,

   
 

y en el fondo de un ropero viejo:

   
 

                                                    mi corazón,

   
 

                                                    mariposa encendida.

   
 

 

   
 

 

   

 

CAER EN PLENITUD

 
 

Vestida únicamente por los pliegues del sol,

   
 

aderezados los hombros con los broches de la aurora,

   
 

saldré de mi escondrijo,

   
 

los cabellos violados por el viento

   
 

que arrasa y recompone

   
 

los rumores

   
 

en opuestos parajes raptados.

   
 

 

   
 

Cubierta así,

   
 

con las voluptuosidades del verano;

   
 

las plantas obstinadas en las caliginosas batallas

   
 

que se disputan el campo devastado de mis contradicciones,

   
 

y superada ya

   
 

la obstinación absurda de la identidad;

   
 

los pulgares borrando mis memorias en la arena

   
 

con tímida furia:

   
 

vagaré

   
 

por la noche de mi alegría

   
 

y el mediodía de mi desesperanza.

   
 

 

   
 

Como tocado una seria sonrisa,

   
 

y en el tambor de las arterias

   
 

una cántiga nueva de voces antiguas.

   
 

Indagando, con sorpresa,

   
 

en las barbas sumisas de los líquenes

   
 

que cometen esponsales con las lajas que viven

   
 

cercanas a la muerte del mar,

   
 

buscaré una caracola

   
 

bajo el reiterado cortejo de las gavias.

   
 

 

   
 

Meticulosamente la buscaré,

   
 

y con carino,

   
 

sobre el silencio que deshace los arpegios de la espuma.

   
 

Y la alzaré,

   
 

como pepita de brillo sostenida entre dos dedos,

   
 

para que me encandile el rostro

   
 

con la delicia sufriente de un viaje

   
 

que comienza antes de mi principio

   
 

o, tal vez,

   
 

en la desdibujada penetración del sueño.

   
 

 

   
 

Con un despliegue de brazos alrededor del firmamento

   
 

me dejaré ir,

   
 

me dejaré ir.

   
 

Y en ese recuento de no pertenencia

   
 

encontraré mi forma.

   
 

La precisa diagramación de mi forma,

   
 

con su tersura de cándidos y desprejuiciados matices.

   
 

 

   
 

La miraré desde afuera:

   
 

mi forma,

   
 

sin materia.

   
 

La tocaré de a poquito con los labios ardidos,

   
 

para que no se repliegue

   
 

y permanezca

   
 

sin miedo,

   
 

ante el impacto cegador de la blanquísima arena

   
 

y del conocimiento.

   
 

 

   
 

Como sábana desplegada

   
 

la dejaré flotar en la zona donde se acuestan y levantan

   
 

las dudosas afirmaciones de la certeza.

   
 

 

   
 

El corazón del mundomar,

   
 

que golpea las costas,

   
 

mis costas,

   
 

y las costas de mis inconcebibles divagaciones,

   
 

amplificará entre tanto su despareja melopea.

   
 

 

   
 

Reconoceré el pulso superpuesto de mis fracasos

   
 

y el glorioso resplandor de algunos instantes.

   
 

Me detendré a escuchar el ronquido leñoso

   
 

que ultraja las melenas de las tormentas,

   
 

y sentiré en la lengua

   
 

las estrías minerales de la impotencia.

   
 

 

   
 

Te encontraré,

   
 

entonces,

   
 

caracola vacía,

   
 

cuidadosamente escogida,

   
 

y con cariño,

   
 

para sorber de tu fuente sonora

   
 

las polifónicas confesiones de mi sed.

   
 

 

   
 

No seré yo

   
 

y estaré más que nunca amanecida.

   
 

Con todas las ternuras postergadas germinando en los

   
 

        poros

   
 

de mi carne traslúcida,

   
 

lavada totalmente de congojas,

   
 

y sin molestias en el cuerpo.

   
 

Me tenderé dentro de tu recinto marinero

   
 

agigantada al máximo

   
 

por el abrazo estrecho de tu caparazón.

   
 

Con los cantos del universo

   
 

alabando el temblor previo a la entrega:

   
 

caeré en plenitud.

   
 

Seré libre.

   
 

Tal vez muera.

   
 

 

   
 

 

   

 

PARA MI MUERTE

 
 

Para mi muerte quiero

   
 

aquella tarde lila

   
 

y aquel sol declinante

   
 

y esa tímida insinuación de las estrellas

   
 

sobre el patio.

   
 

 

   
 

Los pies sin zapatos rozando apenas

   
 

el extremo inferior del ataúd,

   
 

y una síncopa vibrando todavía en los talones.

   
 

(Quietud definitiva y corruptible que transita la música).

   
 

 

   
 

En las manos,

   
 

tal vez, un crucifijo

   
 

y, ciertamente,

   
 

un jazmín en la sien.

   
 

 

   
 

Desde fuera de mí

   
 

observo el rededor de mi cuerpo,

   
 

el círculo de dolor que convoca

   
 

la carne que se va enfriando.

   
 

(El verdadero momento del tajo sucede

   
 

cuando terminan las últimas emanaciones de la tibieza).

   
 

 

   
 

La soledad se instala en compañía.

   
 

Nadie me ve,

   
 

a pesar de escucharlos.

   
 

He perdido identidad

   
 

y, sin embargo,

   
 

existo.

   
 

 

   
 

Los rozo sin que me sientan.

   
 

Isla de ojo ardiente,

   
 

sobrevivo.

   
 

Plomada calafondo

   
 

en el interior de los otros.

   
 

 

   
 

Los pensamientos se vuelven luminosos.

   
 

Fachada y revés sin disfraces.

   
 

Mi viaje se inicia

   
 

desde este cuadrilátero de velones vacilantes

   
 

donde ancla mi cuerpo.

   
 

Nada me está vedado,

   
 

salvo la demorada exploración del beso.

   
 

 

   
 

Soy feliz,

   
 

y estoy

   
 

inmensamente triste.

   
 

A toda hora el resplandor del conocimiento,

   
 

y ninguna caricia.

   
 

¿Es que nunca me pondré de nuevo

   
 

esta ropa gastada que me pertenece?

   
 

 

   
 

Me distancio de mi celda

   
 

y las ojeras

   
 

donde leo la magnitud de mi extrañamiento.

   
 

Sin que medien fragmentos de tiempo

   
 

me voy yendo.

   
 

(¿La eternidad es la inmovilidad del tiempo

   
 

o el tiempo el motor de la eternidad?).

   
 

 

   
 

La casa,

   
 

donde solía habitar,

   
 

no es más que una luz cuadriculada en una ventana.

   
 

Brilla como una lágrima

   
 

sobre la pequeñez del planeta,

   
 

solitaria,

   
 

allá abajo.

   
 

Pierde importancia en el contexto.

   
 

 

   
 

Filas de rostros macilentos,

   
 

dientes alegres,

   
 

brazos entristecidos,

   
 

un olor a carne chamuscada

   
 

¿dónde?

   
 

Lechuga fresca y vino tinto,

   
 

un tortillón de papas

   
 

y fémures esparcidos,

   
 

fogonazos,

   
 

temblor,

   
 

y el mar con sus volutas de espuma,

   
 

donde proliferan peces que se hacen el amor

   
 

como si tuvieran piernas.

   
 

 

   
 

Una olla humeando,

   
 

otra sin agua,

   
 

cacharros quebrados,

   
 

dioses con sus diversos rostros irreconciliables.

   
 

Omnipotencia,

   
 

botas,

   
 

y en cuencos vacíos

   
 

los diferentes matices de la sed.

   
 

Picanas,

   
 

flores

   
 

con sus estambres carcomidos por el deseo

   
 

dentro de la primavera.

   
 

 

   
 

Ojos que se demoran dentro de otros.

   
 

El aire cuando se quiebra

   
 

sobre el silencio blanco de la montaña.

   
 

Vapores pestilentes,

   
 

brisa

   
 

y pestañas.

   
 

Mesas opulentas,

   
 

y pan

   
 

sin la blandura benigna de la miga.

   
 

 

   
 

Entrevero de ruidos,

   
 

voces,

   
 

campanas,

   
 

perfumes y aguaceros,

   
 

cosas que se quedaron sin color,

   
 

súbitamente,

   
 

por la desesperanza.

   
 

 

   
 

Un cementerio con imágenes distraídas de mi muerte.

   
 

Alegría, desconsuelo,

   
 

el café fraternal,

   
 

y un aullido largo tendido hasta la luna.

   
 

 

   
 

El planeta,

   
 

desde arriba,

   
 

no es más que un brillo carente de nomenclatura.

   
 

Estoy tan aquí,

   
 

y tan distante.

   
 

 

   
 

Rodeada totalmente de universo

   
 

acepto a los demás

   
 

y armoniosamente me comprendo.

   
 

Ingreso a una rabiosa incandescencia

   
 

que se expande dentro de mí.

   
 

Un sentimiento cósmico

   
 

me absorbe,

   
 

y me rebasa.

   
 

 

   
 

Todo mi ser esplende

   
 

dentro y fuera de la inmensidad.

   
 

 

   
 

Retorno a mi morada

   
 

bajo la piedra.

   
 

Ninguna cicatriz. Nada.

   
 

Sólo la luz, la luz.

   
 

Sólo la luz.

   
               

 

 

 

 

 

 

 

 

Para compra del libro debe contactar:

ARANDURÃ EDITORIAL

www.arandura.pyglobal.com

Asunción - Paraguay

Telefax: 595 - 21 - 214.295

e-mail: arandura@telesurf.com.py

 

 

Enlace al espacio de la ARANDURÃ EDITORIAL

en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
ARANDURÃ
ARANDURÃ EDITORIAL
BIBLIOTECA
BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
LITERATURA PARAGUAYAACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYCASA DEL LA INDEPENDENCIABILLETES DEL PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAY
MUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAHISTORIA DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAIDIOMA GUARANIFILATELIA DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011LA GUERRA DEL CHACOBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANI

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA