PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
RENÉE FERRER


  ITINERARIO DEL DESEO, 1995 - Poemario de RENÉE FERRER


ITINERARIO DEL DESEO, 1995 - Poemario de RENÉE FERRER

ITINERARIO DEL DESEO, 1995

Poemario de RENÉE FERRER

Edición digital: Alicante :

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2001

N. sobre edición original:

Edición digital basada en la 2ª ed.

de Asunción (Paraguay),

Arandurã Editorial, 1995.



Enlace al ÍNDICE del poemario ITINERARIO DEL DESEO en la BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES

Temblor / Tenerte dormido / Sueño / Hoguera / Nadie vendrá a buscarme / Intento / El perfume / Abatimiento / Piensa / Condena / Calma / Porfía / Autoconocimiento / Compañía / Resurrección / La máscara / Partida / Verbo / Insulto / No me interesa / Banquete / El puñal / Itinerario del deseo / Avaricia / Ahora me olvidas / Abandono / El silencio / Aire / Naufragio / Tierra / Distanciamiento / Pedido / Respiración / Bucólica / Andinismo / Mi sombra / Bajel de viento / Música dentro de tu cuerpo / Momento / Brindis / Peregrinaje / Agua / Cometa / Qué te sucede / La silla / Desilusión / Pájaro en vuelo / Marina / Serpiente dormida / Sonido / Tú / Puertas / Hilos / Cifra / Festín / Negación / Caminata / Espejo / Desalojo / Tregua / Edad / Cópula / Champagne / El ojal / Los ojos / Paisaje / Sabor / Las cajas / Insomnio / Requisitos / Las miradas / Viaje / Nido de luz / Sitio / Hacia el país de la alegría.

 

 

Al compañero            

de incontables lunas          


 

 

TEMBLOR

 

                                      

   Temblando quedó el labio

 

          

 

de roce imperceptible trastornado;

   
 

un sabor de tomillo le ha quedado

   
 

temblando en el aliento.

   
 


   
 

   Temblando quedó el fuego contenido

   
 

por la intensa fragancia;

   
 

nada más que de especias sobrevive

   
 

este temblor incierto.

   
 

                                              1982

   
 

 

   
 

 

   

 

TENERTE DORMIDO

 
 

   Quisiera tenerte dormido en mi corazón,

   
 

en la caracola de mi corazón, acurrucado;

   
 

tus cabellos conversando con mis dedos

   
 

y resplandeciente tu cuerpo

   
 

frente a mis ojos rendidos.

   
 


   
 

   Quédate dormido en la penumbra de mi corazón

   
 

para que mis manos se conviertan

   
 

en la posada de tus sueños;

   
 

vuélvete latido de mi sangre

   
 

y escucha las confidencias de mi cuerpo.

   
 


   
 

   Que una lágrima tuya se suelte

   
 

desde esa orilla remota donde estás

   
 

y se refugie al costado de mi boca;

   
 

perdona mi despego

   
 

y deja que plante sobre tu herida una flor.

   
 


   
 

   Quisiera oír tu perfume desprendido

   
 

en el campo claro de mi piel

   
 

para que no recuerdes

   
 

cuánto horada el olvido.

   
 

                                        13-VII-90

   
   
 

 

   

 

SUEÑO

 
 

   He soñado que alguien ponía la lengua

   
 

en el hueco de tu boca,

   
 

corredor por donde transita el deseo.

   
 

El deseo es una flor que canta.

   
 

Desde su pedestal alabastrino

   
 

hasta su sonrosado capitel

   
 

                                          crece el deseo.

   
 

El mundo,

   
 

                 el universo,

   
 

son demasiado pequeños para contenerlo.

   
 

Nada es tan luminoso como él,

   
 

nada tan nítido

   
 

                        y vacilante,

   
 

nada tan contenido

   
 

                              y desbordado.

   
 

De pronto ese alguien

   
 

                                   tiene mi rostro.

   
 

                                                             1991

   
 

 

   
 

 

   

 

HOGUERA

 
 

   Ni las aguas más frías del océano

   
 

lograron sosegar

   
 

mis impúdicos deseos:

   
 

hoguera sobre mis pies

   
 

me consumo en la espuma.

   
 

                                             1990

   
 

 

   
 

 

   

 

NADIE VENDRÁ A BUSCARME

 
 

   Acuclillada dentro de mi corazón,

   
 

la noche comienza a amontonarse

   
 

sobre una mordedura que no coagula.

   
 

Me voy sacando los aros,

   
 

el collar,

   
 

los complementos.

   
 

¿Para qué necesita nombres

   
 

una inquilina vitalicia del universo?

   
 

Me hasta el saxo

   
 

detrás de tu silencio que anochece,

   
 

la garganta atascada de Louis Armstrong

   
 

deshaciéndose en mí,

   
 

y saber

   
 

que siendo nadie

   
 

no necesito esperar,

   
 

porque nadie vendrá a buscarme.

   
 

                                                      XII - 1991

   
 

 

   
 

 

   

 

INTENTO

 
 

   Hoy comienzo el retorno hacia mi centro;

   
 

quiero verme partir a contradistancia;

   
 

arduo viaje hacia mi antes,

   
 

y sin cuaderno de bitácora.

   
 


   
 

   Qué leguas de vigilia

   
 

hasta alcanzar

   
 

-más huida que encontrada-

   
 

las imágenes donde anclan mis párpados.

   
 

Desprovista de renombre

   
 

o artificio

   
 

y escueta hasta los huesos la palabra.

   
 


   
 

   ¿Qué se hizo de la luz

   
 

que moraba en mis labios?

   
 

¿Adónde refugiarme para escardar

   
 

el trigoabril de la cizaña?

   
 

Loca de amor y entrega

   
 

-lo recuerdo-

   
 

y terca hasta el absurdo en la esperanza.

   
 


   
 

   No sé si he de llegar a repensarme,

   
 

sin moldes

   
 

con el formulario en blanco,

   
 

pero tengo que volver,

   
 

en el intento,

   
 

tan siquiera a soñarme.

   
 

                                        XII - 1991

   
 

 

   
 

 

   

 

EL PERFUME

 
 

   El perfume de una rosa

   
 

habita mi casa,

   
 

el perfume de esa rosa

   
 

se hospeda en mi corazón,

   
 

cuando me sienta sola

   
 

lo sacaré de mi recuerdo

   
 

y lo sentaré a mi lado

   
 

                                       1991

   
 

 

   
 

 

   


ABATIMIENTO

 
 

   Apura la copa de la indiferencia,

   
 

la herrumbre del distanciamiento,

   
 

y recluida en tu cuerpo

   
 

déjate ir hacia tu primitivo ser;

   
 

sorbe de a poco la orfandad

   
 

que te trajina.

   
 


   
 

   Qué banquete de aterido corazón.

   
 


   
 

   Con la propia impotencia

   
 

límpiate las babas

   
 

de la araña pertinaz que te acorrala,

   
 

y suéltate:

   
 

ya no trates,

   
 

                    no eres nadie.

   
 

                                             XII - 1991

   
 

 

   
 

 

   

 

PIENSA

 
 

   Piensa la inmensidad,

   
 

dimensión sin orillas,

   
 

transparencia.

   
 


   
 

   Piensa la quietud,

   
 

la fuga de sonidos,

   
 

el vacío,

   
 

y aquí cerca

   
 

la cabellera amotinada del viento.

   
 


   
 

   Piénsate pensando el pensamiento,

   
 

anegada de soledad,

   
 

libre,

   
 

y bien arriba

   
 

de cuando en cuando

   
 

las estrellas.

   
 


   
 

   Piensa en el caminante del silencio,

   
 

ajeno a todo signo,

   
 

artesano tenaz del desencuentro.

   
 

                                                     1992

   
 

 

   
 

 

   

 

CONDENA

 
 

   Húmeda y germinada en el deseo,

   
 

extraña ante un perfil que desconozco,

   
 

cierro puertas,

   
 

clausuro el país de la fiebre.

   
 


   
 

   Las personas que amo me ven partir;

   
 

se quedan con mi cáscara baldía.

   
 


   
 

   Soy un navío

   
 

con el timón varado frente al risco

   
 

desde donde despeño la palabra,

   
 

prisionera de muros caducos

   
 

que asedia un vendaval estéril.

   
 


   
 

   Detrás del empellón del pensamiento

   
 

se yerma mi surco de ternura.

   
 

Soy un mármol que niega

   
 

el beso elemental,

   
 

el dulce instante,

   
 

prodigando alabanzas

   
 

al verbo:

   
 

 

    

           mi verdugo.

 

   
 

                                     1992

   
 

 

   
 

 

   

 

CALMA

 
 

   La cólera es una luna menguante

   
 

la calma se instala

   
 

sobre mi cuerpo baldío

   
 

y

   
 

desde esa oscuridad

   
 

resplandece.

   
 

                                IV - 1992

   
 

 

   
 

 

   

 

PORFÍA

 
 

   Esta torpeza de jugarle a la vida

   
 

esa mala pasada de no poder vencerme;

   
 

esta terca manera de quererte,

   
 

a punto de ingresar

   
 

o ya saliendo del último intento;

   
 

este modo obstinado

   
 

de reavivar la llama

   
 

donde encontrarme un día,

   
 

mendiga de tu cuerpo.

   
 

                                           1992

   
 

 

   
 

 

   

 

AUTOCONOCIMIENTO

 
 

   Despojada ya de reticencias,

   
 

vestida incautamente con la luz que otorgan las estrellas;

   
 

bajo los párpados la sal de mis carencias,

   
 

tus carencias;

   
 

por algún lado la túnica baldía de mi cuerpo,

   
 

y mi sombra

   
 

con los senos prendidos a los dedos del viento.

   
 

Así de sola y nueva,

   
 

con mi gastada sed a cuestas,

   
 

me internaré en tus ondas,

   
 

sabia y lenta.

   
 


   
 

   En el velamen de mi corazón un tembladeral resuelto,

   
 

y el paso demorado en tu recuerdo.

   
 

Me adentraré en la fría transparencia

   
 

de libertad y canto coronada.

   
 

Me iré dejando ir,

   
 

suelta de entrega,

   
 

absuelta de abandono y maniatada, por fin,

   
 

la incongruencia.

   
 

La trenza del agobio desatada,

   
 

y los brazos creciéndome

   
 

hasta el designio absurdo de quererte.

   
 

Envolveré la luz,

   
 

el mar,

   
 

la tierra,

   
 

tal vez una galaxia donde quede

   
 

un avaro retal de tu silencio.

   
 


   
 

   Desmenuzada ingresaré

   
 

en la luminosidad de conocerme.

   
 

                                                      1992

   
 

 

   
 

 

   

 

COMPAÑÍA

 
 

   Las voces queridas

   
 

participan del silencio

   
 

tras las puertas.

   
 

Un pájaro tritura

   
 

por un instante la oscuridad

   
 

con

   
 

el martillo de su garganta.

   
 

En el interior de mí misma

   
 

converso con la que soy:

   
 

esa soledad me acompaña.

   
 

                                           1992

   
 

 

   
 

 

   

 

RESURRECCIÓN

 
 

   Dejarlo todo sí

   
 

mientras bate el oleaje mi cintura.

   
 


   
 

   Deshecha espuma

   
 

baba marrón

   
 

semen de los días

   
 

arrumbados como trastos de olvido

   
 

en un altillo viejo.

   
 


   
 

   Albergue de enmascaradas tentaciones.

   
 


   
 

   Dejarlo todo fuera

   
 

del espacio que soy y me contiene:

   
 

las horas que atosigué de espera

   
 

la vigilia alucinada en silogismos

   
 

la obstinada ilusión

   
 

el timón batallando contra un viento

   
 

portador de estandartes mortuorios.

   
 


   
 

   A mi alma le crecen cicatrices

   
 

y un lento olor a tiempo desvivido.

   
 


   
 

   Dejarlo todo sí

   
 

a orillas de este cuerpo

   
 

de esta ínsula ardiente

   
 

arsenal de ternura.

   
 


   
 

   Ah las flores robadas para el duelo.

   
 


   
 

   Quemarme en soledad

   
 

asolar el desván arrojando bien lejos

   
 

los instantes que duran para siempre

   
 

retener en los labios los momentos

   
 

como astillas de hielo

   
 

sobre la lengua ávida.

   
 


   
 

   Abandonar mi cáscara

   
 

de rostros funestos

   
 

sentarme a contemplar

   
 

convaleciente

   
 

la llama de una frágil bujía.

   
 


   
 

   Desabordar mi corazón

   
 

y recobrarme

   
 

despojo y oración de algún ser sin memoria.

   
 

                                              16 - III - 1993.

   
   
 

 

   

 

 

LA MÁSCARA

   La nodriza de plata de la tierra

se conduele. Su luz solloza y vela

y atónita de cielo, fiel, fluyente,

su laca lejanísima mantiene.


   Desde su singladura blanca observa

una mujer de sueño y tibia niebla;

¿qué rumbo tanteará por la pendiente

de ese su corazón clarividente?


   El pelo amotinado en tolvaneras

de un ansia que lustral sus ojos riela;

desatinada va, mágicamente,

envuelta en un mutismo confidente.


   Frígida máscara que el silencio ostenta,

lápida gris que mi temblor cancela.

                                                          VI - 1993

 

 

 

PARTIDA

   Verte

lejano

para siempre,

para siempre en el suspiro de los pastos

que la brisa arrodilla.


   Verte partir

por el zumbido del abejorro

ante un sol dilapidado,

tu sombra llena de luciérnagas

flotando en la temblorosa incandescencia.


   Mi cuerpo tendido sobre el aliento de la tierra,

ensombrecido por esa luz que se distancia

-mariposa de incontables lunas-,

mirándote decrecer

por el corredor de la ausencia.


   Hay flores claudicantes en el aire,

risa antigua esparcida:

residuos de una cremación compasiva;

hojas congregándose en un concilio de sombra,

el polen instituyendo la germinación

de primaveras futuras:

las primaveras que no te verán,

porque

oh para siempre

te estás yendo.

                                13 - VI - 93

 

 

 

VERBO

   Desde mis plantas ancladas

en un filón de la tierra,

claro el pulso que no yerra

la intuición de otras moradas,

en libertad desplegadas

las manos al firmamento,

dejaré que el verbo, exento

de máscara y amargura,

se aquerencie en la clausura

ancha y febril de mi acento.

                                               IX - 1993

 

 

 

INSULTO

   De mis pupilas surgieron desolados manantiales.

Tus palabras penetraron rotundas como puñales.


   La lámpara de mi cuarto, de la noche tenue abrazo,

con su luz convaleciente me cobija en su regazo.


   ¿Cómo puede la garganta transformarse en el acero

que embiste y quiebra el latido en el momento certero?


   Cuánto acento entre los labios, el desdén materializa

poniéndole empuñadura al filo de tu sonrisa.


   Se desliza de mis dedos la harina de las estrellas;

me están creciendo caricias y no sé qué hacer con ellas.

                                                                       XI - 1993

 

 

 

NO ME INTERESA

   No me interesa que ahora

por casualidad me quieras

y que sembrando mis eras

con el tañir de tus horas

prestidigites auroras

en mi pasión pordiosera;

que cuando el redoble muera

en tu garganta vencida

de mi mano verdecida

brotará la dicha entera.

                                  IX - 1993

 

 

 

BANQUETE

   En el lecho de plata del aljibe

una luna total vibra en la sombra,

hostia ondulante que al dulzor inhibe

el blanquísimo azúcar que lo nombra.


   El ojo quieto del brocal, proclive

a la vigilia, cándido se asombra

de una piedra certera que recibe

en el brillo indefenso que lo alfombra.


   Sobre el mantel esquivo, desgranadas

migajas se distancian y se aúnan

en la líquida espalda de las dunas.


   El disco se deshace en mil tajadas;

desde el cielo me mira la otra luna

saborear su delicia, una por una.

                                                 IX - 1993

 

 

 

EL PUÑAL

   Tengo en el pecho un puñal

-empuñadura de besos-

y cada noche tropiezo

con su constancia brutal.

Ya me suena natural

en el arcón de mi cuerpo

el trajín de mi silencio

cuando la aurora consiente

al sueño convaleciente

el tajo de tu recuerdo.

                                  X - 1993

 

 

 

ITINERARIO DEL DESEO

   Anoche tuve audiencia con mi cuerpo,

tu fantasma, mis señas personales:

indagué en el desánimo, en el cerco

de mis fiebres. Obsesos arenales


   me circundan y crecen hacia adentro.

Me someten sus dunas, a las cuales

rehúyo, añoro, niego, miento, encuentro,

ofrendando el temblor de mis portales.


   Sin que medie la luna te poseo

siguiendo de la sangre los puntales.

Dichoso itinerario del deseo

cuando abrevo mi sed en tus panales.


   Cuando el alba se apresta a desvestirse

se despiden tus sombras, antes de irse.

                                                            XI - 1993

 

 

 

AVARICIA

   Me gusta verte reír

me manifestaste un día;

de mis labios parecía

que manaba un elixir

sazonando mi sentir.

Cuánta luminosa espiga

desgrana, enturbia y obliga

a recluirse en la boca,

el avaro que convoca

la distancia como amiga.

                                    XI - 1993

 

 

 

AHORA ME OLVIDAS

   Y ahora me olvidas.


   Fui anónimo guijarro

tramontando tu arena

pétalo

que se fue desprendiendo de tu cerco

un canto sin acordes resonando

en sordas caracolas.


   Sí

ahora me olvidas.


   Pero cuando entregue

esta envoltura descartable

y

mi identidad se duerma

desbrumaré mis ojos

te miraré con olvido

ahogaré tus palabras

en el silencio.

                                  1994

 

 

 

ABANDONO

   ¿De qué remota lengua desasida

proviene este resabio de abandono?

En cavilosa soledad corono

una imagen de niña estremecida.


   ¿De qué lejano olvido, que se anida

en las letales naves del encono,

desembarca esta queja con su tono

de brisa a la intemperie amanecida?


   ¿De qué brazos amantes del despego

zarpó el velamen de mi tierna mano,

la brújula extraviada en el abrazo


   confinado a la orilla? ¿Qué hay del riego

de besos en que, cándida, me ufano,

si hurté la dirección de su regazo?

                                                 17 - XI - 1993

 

 

 

EL SILENCIO

   Tórrido latido,

quiste de silencio,

maduró tu fiebre

con el gusto denso

de nuestra palabra

confinada al sueño.

                             X - 1993

 

 

 

AIRE

   Mantillo sumiso y blando, almohada de mis espaldas;

tendida sobre el sonido seco de pequeñas ramas

sacio el ardor de mi sed con nervaduras lozanas,

indagando entre el follaje el paradero de mi alma.


   ¿Qué distancia en el reloj fructificará esta calma

de extraviarme en el aroma luciente de la mañana?


   El aire que se escabulle entre la sombra y la savia,

de las viejas mordeduras me ha dejado desterrada.


   Dichosa estoy de ser viento, sin memoria ni jornada,

mis anclas se convirtieron en dos exultantes alas.

                                                                    19 -XI - 1993

 

 

 

NAUFRAGIO

«desprecio del naufragio de mis ojos»

F de Q.

   No sé si es pesadilla o desvarío:

me naufraga tu imagen en los ojos.

En el oleaje frío,

mansamente, zozobran tus despojos,

y tu pupila esquiva

se pierde en mi pasión, a la deriva.

                                              18 - XI - 1993


 

 

TIERRA

   Pongo el estetoscopio de mi oído

sobre este corazón de tu corteza.

 

   Me sitian sus latidos,

de soterradas voces, la agudeza,

y percibo los pasos

de las lentas hormigas.

                                                 El ocaso

hace albergue en mi pelo,

alquilando el placer de mi desvelo.


   De mis ojos las sales

se citan con remotos manantiales.

La amplitud de mis brazos no me alcanza

para asir de tus islas la cintura,

y tirita mi piel en la añoranza

del surco que penetra tu hermosura.


   Quedo rendida al pulso de la tierra,

con su germinación mi sed destierra.

                                                    19 - XI - 1993




DISTANCIAMIENTO

   Hielo en el candente

cruce de mejillas

y en el hermetismo

de nuestras pupilas

una moribunda

sombra que titila.

                           21 - XI - 1993

 

 


PEDIDO

   Nada,

que me pases con tus dientes las estrellas;

que me las pases

labio contra labio,

lengua sobre lengua,

mantecados celestes,

lechoso paladeo de los astros.


   No te demores,

que quiero verte.

Que relumbre mi sangre de tanto lucero,

que proliferen cometas en mi mente

y en mis articulaciones, asteroides,

y en la frente, la luna,

y en mi piel, polvo cósmico.


   Nada,

que soy dichosa

y en mis venas palpita el universo

y me pierdo en la luz

y en el deseo.


   Nada,

que no vienes

y el cielo se quedó vacío.

                                       21 - XI - 1993

 

 

 

RESPIRACIÓN

   Mínima,

de pie sobre mi sombra,

sujeta al cordón del universo,

recibo el venero de la vida

-útero de donde brota la luz.


   Suave y poderosa,

tapizo mi garganta

con partículas de alegría,

y mis pulmones,

y los bronquios,

y el cesto donde transporto los días.


   Te pienso dentro de mí,

amoldado tu cuerpo a mi deseo,

cubriéndome con tu voz.


   Retengo un poco más

ese pedazo de luna recién parida

y te siento tributario de mi sueño.


   Permaneces.


   Llena de ti,

expiro lentamente los desperdicios,

el resentimiento,

las arañas

que destejen la tela de una historia inventada.


   Aspiro otra vez

la vida,

el sol.

Los residuos de algún astro solitario

proliferan

en mis ojos cerrados.


   Estás de nuevo en mí,

tu palabra varada en el silencio.


   Te dejo ir,

te dejo ir,

porque

la respiración es inconsciente,

por lo general refleja,

ciertas veces dichosa:

un péndulo entre la vida y la muerte.

                                                      23 - XI - 1993

 

 

 

BUCÓLICA

     El aire florece en el entusiasmo de la mañana. La guirnalda solar ciñe las horas. Una larga gramilla se ha parado frente a mis ojos. Cuánta luz en las mejillas del mango rosa. La distancia se acerca y, dentro de ella, las vacas pacen como palomas blancas. En los perfiles del paisaje tiembla una estampida de mariposas: tu corazón se ha echado a latir sobre los campos.

                                                                               25 - XI - 1993

 

 

 

ANDINISMO

   Los labios suben;

laboriosos, escalan las uñas,

las rodillas

-andinistas de fuego-,

ávidos, se demoran en los pozos de sombra

que conceden la luz.

La exploración se adentra

entre el follaje hirsuto y la fuente pequeña.

Se someten al hueso de un codo guerrillero,

a la remota axila,

a la nuca en declive;

hacen alto en las manos,

manantial de arcanas vibraciones.

La lengua los retiene

en el desfiladero que aísla los pezones,

morados promontorios que erguidamente gimen.

Poderosos ascienden el risco del latido,

la inminencia de amar.

el tembloroso aliento de las cumbres sedientas.

Lentos, suben los labios

hacia el santuario del deseo,

hasta la sonrosada quemazón que los espera.

                                                                30 - XI - 1993




MI SOMBRA

   Desde siempre he cargado con mi sombra

como todos los hombres con la suya.


   Lleva dentro

tres globos en un puerto que se deforma,

la mañana

con su capa solar toreando el aire,

el frío,

el mar,

mi corazón partiendo;

la calva de mi tío Florencio esmaltada de luz,

la sonrisa desalentada de mi padre

retardando una despedida

que ya ha venido a tomarme de la mano;

un barco desplegando

la pasarela del distanciamiento,

el abrazo que se niega a claudicar,

-ya no me acuerdo.


   Adentro de mi sombra llevo

un inventario de ausencias,

también goce,

candor,

las páginas del Billiken

liberando una brisa peligrosa

para el asma incipiente,

y en el patio umbrío del doctor Fosatti

la hamaca de dos asientos

quejándose de su dolor de herrumbre;

tortas fritas,

bizcochos empapados en lluvia,

el ascenso hacia el piso de Helena

subvirtiendo las erres

y, una tarde,

la alegría de encontrarme

sin piedritas sueltas en la lengua;

y los Pedrines,

¿dónde están los Pedrines gigantes como pulgares,

perdiéndose bajo la cama durante el sueño?

Ah, las expediciones de mi abuelo

emergiendo, exultante con su trofeo de nácar

-el pelo irregular, destartalando

la armonía de su cara buena.

Más adelante

la vida,

el sabor de un exilio

que se resiste a parecer recuerdo,

las laboriosas telas en las paredes blancas,

los olvidos,

los raptos,

las galaxias,

la batalla tenaz con las palabras

mientras sangra el poema

y nos esperan,

las cosas que se dejaron de hacer,

las que se hicieron,

un desorden culpable de roperos,

y, a veces,

el incendio de tus ojos

como un sol en el cenit

sustrayendo mi sombra.

                                         25 - XI - 1993

 

 

 

BAJEL DE VIENTO

   La complicidad de mi cama

se ha vuelto un campo ingrávido y lejano;

ya no tiene largueros ni pies ni cabecera.

Es una interminable llanura incandescente

donde mi ser se calma.

Desprendida del mundo brujulo entre los astros;

deshabito el incógnito territorio del cuerpo,

destrabando mis jarcias,

y parto

desplegando los brazos,

desamarrada y leve:

bajel de viento.

                                                 3 - XII - 1993




MÚSICA DENTRO DE TU CUERPO

   Escucho dentro de tu cuerpo una nota que se obstina;

una calandria trepa al andamio del tiempo, del tiempo

        que vive en ti y crece en tu latido. ¿No la sientes?


   Con su garganta de cristal despeja la niebla que anochece

        en tu frente;

su timbre asciende hacia tu pensamiento, prolifera en

        tus brazos, se multiplica, arrimándote al

        archipiélago de mis besos.


   Oigo tus arterias demorándose en un solo de ternura;

perdida tras mi melancolía reincide la misma nota desde

        el firmamento de tus ojos,


   como si me dijera aquí estoy, una melodía equilibrista

        atraviesa tus párpados enalteciendo mi alegría,

        y desde tu corazón, amor, sus arpegios desgraman

        mis enigmas.


   La nota es una llave diminuta que tintinea en tus manos,

        escoltando el banderín de mi impaciencia;

tendida al costado de la llama me anegan coros

        grandiosos, tus labios sobre la llama, acordes

        sobre mi boca.


   Busca la nota en tu cuerpo, búscala: es de luz;

dentro de tu fragua presiento un tumulto de golondrinas

        dichosas;

en tus músculos resuena la música del universo y acepto

        los mandatos del deseo.

                                                           I - XII - 1993

 

               

 

MOMENTO

 
 

   Ebria en almohadón de nata,

   
 

cómo quiero reposar,

   
 

junto al penacho la luna

   
 

con su intimidad de lámpara.

   
 


   
 

   En equilibrio y menguante

   
 

sobre cocoteros ancla

   
 

su perfil enaltecido

   
 

por dos copas desveladas.

   
 


   
 

   Oscuro mástil de savia

   
 

con el capitel de plata,

   
 

se prenden a tu contorno,

   
 

confidentes, las miradas.

   
 


   
 

   Seducida en prora de ámbar

   
 

cómo quiero deambular,

   
 

por torrenteras de noche

   
 

los aparejos de mi alma.

   
 

                                        27 - VI - 1994

   
 


   
 


   

 

BRINDIS

 
 

   Toma la copa de mi corazón

   
 

y bebe.

   
 


   
 

   De su cuenco de sombra

   
 

paladea

   
 

las centellas airosas que me cruzan,

   
 

desde el rojo voltaje de sus nervios,

   
 

el sabor de mi centro.

   
 


   
 

   Toma mi corazón,

   
 

y sorbe

   
 

su resentimiento en las rocas,

   
 

la espumosa alegría de la mañana,

   
 

el dulzor sentencioso de las despedidas,

   
 

al atardecer.

   
 


   
 

   Entre tus labios

   
 

toma el borde de mi corazón

   
 

y saborea

   
 

el astringente bouquet de mi secreto.

   
 


   
 

   Si tan siquiera hubiese algo que beber

   
 

yo te diría:

   
 

toma la copa de mi corazón,

   
 

y bebe.

   
 

                                         3 - XII - 1993

   
 

 

   
 

 

   

 

PEREGRINAJE

 
 

     La humanidad en una hilera.

El cordón de latidos no se suelta.

Un ambiente festivo sobrepasa la fe.

¿Qué secretos propósitos ha cumplido la Virgen?

¿Y qué noches espolvoreadas de alegría?

¿Y qué días ayudó a concluir?

Todos portan algún medallón

de sentimiento para colgarle al cuello.

¿Y si mi amor se pusiera también a caminar

con un bolsón de besos como ofrenda?

 
 

                                                                              11 - XII - 1993

 
 


   
 


   

 

AGUA

 
 

   Nubes, helechos rumorosos, piedras,

   
 

mi cuerpo anticipándose a los goces

   
 

en la colcha mullida de la hiedra;

   
 

la siesta me sazona con sus roces

   
 


   
 

   y un tumulto de pájaros rehúye

   
 

el vasto territorio del desvelo;

   
 

extrañamente de mis dedos fluye

   
 

un manantial que sorbe el desconsuelo.

   
 


   
 

   Mis piernas, los anhelos, mis caderas

   
 

en torrentes se fueron escurriendo;

   
 

era absurdo que tú los detuvieras

   
 

apenas desatados y muriendo.

   
 

 

   
 

   Yo bien sé que me pierdo en lechos de agua

   
 

sin vislumbrar la lumbre de tu fragua.

   
 

                                                           12 - XII - 1993

   
 


   
 


   

 

COMETA

 
 

   Un breve cometa

   
 

con su tenue velo

   
 

mientras te extrañaba

   
 

transcurrió en el cielo.

   
 


   
 

   Yo quise tomarlo

   
 

con fe entre los dedos

   
 

sabiendo que en cuanto

   
 

se hallara en el hueco

   
 

tibio de mi mano

   
 

vería el estruendo

   
 

de tu cercanía

   
 

en mi propio centro

   
 

como la sinfónica

   
 

luz del universo.

   
 


   
 

   ¿De qué altar lejano

   
 

cayó hasta mi beso

   
 

con su tinte de agua

   
 

salpicando fuego?

   
 


   
 

   Se esfumó al instante

   
 

su perfil sereno

   
 

tragado por sorbos

   
 

de noche. Me elevo

   
 

persigo su trazo

   
 

su huella no encuentro.

   
 

Se llevó en su sino

   
 

de sepulturero

   
 

mi voz anhelante

   
 

urgiendo un deseo.

   
 

                             8 - XII - 1993

   
 


   
 


   

 

QUÉ TE SUCEDE

 
 

   Qué te sucede corazón:

   
 

no te oigo

   
 

dar portazos contra sus mejillas;

   
 

qué te acontece,

   
 

en alcanfor parece

   
 

que conservas sanísimo el latido;

   
 

qué aséptica desazón saquea

   
 

tus cotos candadeados.

   
 

Por qué finges que cantas cuando lloras

   
 

y te empeñas

   
 

en maquillar las cicatrices.

   
 

Qué te pasa, embustero:

   
 

aún no despunta

   
 

el buen llanto auroral que te acongoja.

   
 

                                                  13 - XII - 1993

   
 


   
 


   

 

LA SILLA

 
 

   Cuando salí al jardín entré en un sueño;

   
 

imán sin voz, vacío luminoso;

   
 

desde tu cuerpo ausente y de mi gozo

   
 

la silla me habla cuanto más me empeño

   
 


   
 

   en acallar tu imagen en mis ojos.

   
 

Me cercan sus espaldas rigurosas.

   
 

ofrendándome el sitio donde posas

   
 

tus manos, tus caricias en manojos.

   
 


   
 

   En las declinaciones del cordaje

   
 

busqué ansiosa el perfil de tu figura

   
 

y trenzando mi sed a tu cintura

   
 

soñé ser un navío en abordaje.

   
 


   
 

   Mi sonrisa detrás de un jazminero

   
 

vio sollozando un ángel agorero.

   
 

                                              14 - XII - 1993

   
 


   
 


   

 

DESILUSIÓN

 
 

   Llevo la desilusión

   
 

como un vestido gastado.

   
 

¿Por qué te asombras?

   
 


   
 

   Me sustrajiste de a poco

   
 

la floración de las palmas,

   
 

el collar de la pasión,

   
 

los zarcillos de esperanza,

   
 

los festones que tu risa

   
 

fue orillando en mi palabra.

   
 


   
 

   Sandalias del desencuentro:

   
 

las abandoné en la playa

   
 

donde salé mi perfil

   
 

y me retiré la máscara.

   
 


   
 

   ¿Qué tanto tiene de extraño

   
 

una mendiga descalza?

   
 

                                    3 - II - 1994

   
 

 

   
 

 

   

 

PÁJARO EN VUELO

 
 

   En los sinlímites del cielo,

   
 

y el diapasón de las cigarras,

   
 

transgresora de innumerables

   
 

soles, va errante la mirada.

   
 


   
 

   Un súbito temblor de plumas

   
 

engarza la pupila en calma,

   
 

y los mojones de la altura

   
 

convergen cercando su estampa.

   
 


   
 

   Gotas de trino inalcanzables

   
 

se despeñan de esa garganta;

   
 

es vértice su corazón

   
 

de mis tangentes libertadas.

   
 


   
 

   En ese puño palpitante

   
 

ceden los portones del alba,

   
 

volcando sobre el universo

   
 

las confesiones de mi ánima.

   
 

                                         25 - XII - 1993

   
 

 

   
 

 

   

 

MARINA

 
 

   Caminar

   
 

por las arenas de tu pensamiento,

   
 

viajar de polizón en las bodegas de la espera,

   
 

y ceder

   
 

-a esa espera de ti,

   
 

de tu deseo-

   
 

sobreviviente de un cataclismo de espumas.

   
 


   
 

   El horizonte se aposenta en mí

   
 

recostándose

   
 

del otro lado de mi frente.

   
 

El mar se atiene a los ritos del tiempo

   
 

reiterando un llamado secreto.

   
 


   
 

   No me digas que he soñado otra vez,

   
 

que ya es de día.

   
 

                                           27 - XII - 1993

   
 


   
 


   

 

SERPIENTE DORMIDA

 
 

   Llevo una serpiente dormida

   
 

en los canales de la espalda;

   
 

lentísimos, tus labios suben

   
 

mis meridianos con su lámpara.

   
 


   
 

   Porque me imantan todo el cuerpo,

   
 

porque me alumbran la mirada,

   
 

inauguro en mi corazón

   
 

una secretísima entrada.

   
 


   
 

   Que recorran de mi bitácora,

   
 

las pesadumbres clausuradas:

   
 

fuego de itinerantes labios

   
 

asediándome con su magia.

   
 

 

   
 

   Que destierren de mis volcanes

   
 

las cenizas de la nostalgia,

   
 

y convoquen a la serpiente

   
 

y zozobren sobre mis brasas.

   
 

                                  15 - XII - 1993

   
 


   
 


   

 

SONIDO

 
 

   Un susurro salobre

   
 

asciende desde las playas desiertas de mi corazón,

   
 

mi corazón es un susurro sin orillas;

   
 

los sonidos del universo

   
 

semejan las sílabas de tu nombre;

   
 

los labios del océano secretean,

   
 

y escucho sus mensajes de espuma.

   
 


   
 

   Siento

   
 

la suntuosa sobriedad de tu semblante

   
 

como una sombra luciente sobre el sol;

   
 

esa instancia se instaura en mi clepsidra,

   
 

centinela de mi desasosiego,

   
 

nodriza de los acentos que convocan al amor,

   
 

sembradora y simiente

   
 

de mi estación de espera.

   
 


   
 

   Un susurro salobre

   
 

zozobra en el silencio que resuena en mi corazón,

   
 

hechicero de ausencias,

   
 

sereno de insumisos deseos,

   
 

me anuncias

   
 

que el tiempo de la vacilación ha terminado.

   
 

                                                                  4 - I - 1994

   
 

 

   
 

 

   

 

 
 

   Tú

   
 

diminuto

   
 

desde tu estatura solar

   
 

peregrinas debajo de mi piel;

   
 

subes, desciendes

   
 

navegas por mis venas;

   
 

vas hundiendo tu huella

   
 

en un itinerario sin fronteras.

   
 


   
 

   Te sientas en mis bosques pulmonares,

   
 

intercambias silencios con mis nervios

   
 

aspirando mi sed a sorbos bien pequeños.

   
 

Mi pasión oxigena el deletreo

   
 

de la palabra incierta.

   
 

Todo es luz allá adentro;

   
 

mi corazón ardiendo.

   
 


   
 

   El viento de tu espalda me golpea.

   
 

Ya no estás frente a mí

   
 

ya te estás yendo.

   
 

Una lluvia se larga a murmurar

   
 

por parajes desiertos

   
 

y en mi almohada se queda

   
 

tiritando el deseo.

   
 

                           5 - II - 1994

   
 

 

   
 

 

   

 

PUERTAS

 
 

   Encima de mí

   
 

grises

   
 

tapias de silencio

   
 

rectángulos de ceniza

   
 

lápidas verticales congregadas en círculo

   
 

en el medio

   
 

una silla donde tiembla mi cuerpo.

   
 


   
 

   Sin picaportes

   
 

sin agujas de luz

   
 

enhebrando sus ojos de acero

   
 

perímetro sin aroma

   
 

portales neutros.

   
 


   
 

   Golpeo

   
 

nadie responde

   
 

ni siquiera tu silencio.

   
 


   
 

   Un frío ingresa

   
 

encarnándose en el aire indefenso

   
 

pasa su lengua

   
 

por la entretela de mis nervios.

   
 


   
 

   Los matices se escurren de las cosas

   
 

el espacio entretanto va perdiendo la voz

   
 

ni siquiera los dioses dialogan con mis rezos

   
 

mi propio ser me desconoce

   
 

el desamparo se adueña de mi centro.

   
 


   
 

   Ciudadela en desánimo

   
 

me dilato hacia una bóveda sombría

   
 

los dinteles me asedian encorvándose

   
 

sobre mi sombra

   
 

soy nuevamente un temblor en la silla.

   
 


   
 

   La soledad es un presente sin regreso

   
 

varada en el llamado que cancelan las puertas

   
 

me acerco

   
 

y la contemplo.

   
 

                                                    13 -II - 1994

   
 


   
 


   

 

HILOS

 
 

   Se crían bajo las uñas

   
 

parten desde mis yemas

   
 

irisados de polvo cósmico

   
 

hasta el telar de las estrellas;

   
 

devanados en el vértice de las constelaciones

   
 

van ovillando la luz

   
 

hasta volverla brasa

   
 

en la trémula palma de mi mano.

   
 

                                                   13 - VII - 1994

   
 


   
 


   

 

CIFRA

 
 

   Cómo el dolor me abre el deseo.

   
 


   
 

   Tenderme a la vera de tu cuerpo

   
 

sospechando las ansias,

   
 

los temblores,

   
 

ornar con flores robadas

   
 

el puente de nuestro aliento

   
 

intercambiando besos,

   
 

trozos de tiempo.

   
 


   
 

   El sol se nos metió en los dedos

   
 

haciendo borbotar

   
 

el caldo del encuentro.

   
 


   
 

   Al instante le crece permanencia.

   
 


   
 

   Tu latido dialoga con mi pena

   
 

que sin nosotros notarlo

   
 

se ha disuelto.

   
 


   
 

   Todo sucumbe al punto, sin embargo,

   
 

y vuelvo a ser

   
 

una cifra cualquiera en un cuaderno.

   
 

                                                   21 - II - 1994

   
 


   
 


   

 

FESTÍN

 
 

   Confinada en mi cama, dividida

   
 

por las astillas del insomnio

   
 

huelo un plato humeando el caldo triste

   
 

sobre un mantel de niebla

   
 

saboreo el instante

   
 

en que algo se quiebra y permanece

   
 

la certeza de ser una hoja en blanco

   
 

donde la vida reinventa su biografía

   
 

una mano se sale del larguero

   
 

vacilando ante el pequeño abismo

   
 

con miedo

   
 

de que la oscuridad muerda

   
 

me refugio en el abrazo de las sábanas

   
 

a la noche le crecen tentáculos gigantes

   
 

un mastín lame la agonía

   
 

de mis cáscaras sueltas:

   
 

en mi rostro amanece.

   
 

                                          26 - X - 1994

   
 

 

   
 

 

   

 

NEGACIÓN

 
 

   El ruedo de los pantalones

   
 

te ciñe y te sofoca,

   
 

dos botones te sellan los ojos

   
 

y una aguja hacendosa

   
 

(que ni siquiera usas)

   
 

te ha cosido la boca en punto cruz.

   
 


   
 

   ¿Con qué fibra cobarde

   
 

habrán hilado el lienzo de tus venas?

   
 

¿Quién te crees

   
 

para cegar la incandescencia

   
 

de los momentos

   
 

que ni el tiempo se atreve a repetir?

   
 


   
 

   Los labios del impulso sobrellevan

   
 

zurcidos invisibles

   
 

y una cierta nostalgia de hebra suelta;

   
 

los senos temblorosos, en un telar, sujetos

   
 

-no puedo más-.

   
 


   
 

   ¿Porqué te niegas,

   
 

solícita apagadora de locos incendios?

   
 

                                                     5 - IV - 1994

   
 


   
 


   

 

CAMINATA

 
 

   Palpita en una vitrina

   
 

una colección de piedras

   
 

que mi mano peregrina

   
 

mientras mi pena camina

   
 

y el sol su fulgor arredra

   
 


   
 

   hurta sigilosamente

   
 

a un cementerio de espuma.

   
 

Llevo prendida en la frente

   
 

la imagen convaleciente

   
 

de un albatros que se esfuma.

   
 


   
 

   En la longitud de arena

   
 

voy hilvanando una huella,

   
 

de mis pensamientos vena,

   
 

y en los hoyos que el mar llena

   
 

tiembla una valva doncella.

 

 
 


   
 

   Ese rumor que aprisiona

   
 

y se deshace en veleros

   
 

rapta mi sed, la sazona,

   
 

donde el horizonte entona

   
 

el secreto canto de Eros.

   
 


   
 

   Las trenzas del desencuentro

   
 

quiero soltarme en las olas

   
 

y persiguiendo mi centro

   
 

hurgar hasta muy adentro

   
 

esta pasión que me asola.

   
 

                                    15 - IV - 1994

   
 

 

   
 

 

   

 

ESPEJO

 
 

   Cuando me encuentro conmigo

   
 

en la quietud de mi cuarto,

   
 

ceñida por el satén,

   
 

libres de rubor los labios,

   
 

tembladeral de abandono

   
 

sin sombra, afeites ni engaño,

   
 

entre que peino mis dudas

   
 

abre el espejo sus párpados.

   
 

Mirada lunar de plata

   
 

que se queda contemplando

   
 

la inquisición de mis ojos,

   
 

mi temblor al descampado,

   
 

la punta de los enigmas

   
 

protegidos por candados

   
 

que no pudo abrir la ráfaga

   
 

pertinaz del desengaño.

   
 

Qué quieres saber, contesta,

   
 

luz de cristal esmaltado,

   
 

yo no me acerco hasta ti

   
 

para hurgar en mi retrato

   
 

las señas de una pasión

   
 

de la cual ya perdí el rastro.

   
 

Mírame sin preguntar

   
 

desde tu distancia de astro

   
 

que no podré responderte

   
 

aunque me enjugues el llanto.

   
 

                                    19 - IV - 1994

   
   
 


   

 

DESALOJO

 
 

   Estabas dentro de mí todos los días;

   
 

cuando se fugaba el sueño tú acudías

   
 

a esculpir sentimientos con tus dedos

   
 

desde esta cerrazón hasta mis senos.

   
 


   
 

   Estabas alojado en mí, yo lo sabía,

   
 

por el sabor de tu voz, por mi alegría;

   
 

quise sentir tu mástil candelero,

   
 

obstinarme en su luz, en mi desvelo.

   
 


   
 

   Ahora, desasido de mis huesos

   
 

con un gusto de adiós entre los besos

   
 

te distancias, te desanclas, te aneblinas

   
 

como si mi corazón fuera una esquina.

   
 


   
 

   Acurrucado te irás en una lágrima,

   
 

dulcemente anegado en desconsuelo,

   
 

a perderte de olvido en mi pañuelo.

   
 

                                                21 - IV - 1994

   
 


   
 


   

 

TREGUA

 
 

   Este cuerpo que alberga

   
 

las astillas de un dios,

   
 

esta sangre que porta las alforjas

   
 

donde oculto la llama,

   
 

esta piel que se obstina

   
 

y me defiende

   
 

del puño de la tierra,

   
 

serán acaso hoy

   
 

pasto de olvido

   
 

donde un ángel

   
 

horade alguna tregua.

   
 

                                  12 - VII - 94

   
 


   
 


   

 

EDAD

 
 

   Tanto fuego me consume,

   
 

tanta es la palpitación de tu presencia,

   
 

que no había pensado

   
 

que mi carne

   
 

pudiera parecer convaleciente.

   
 


   
 

   Llevo fogatas voraces en las sienes,

   
 

soles desorbitados en las manos,

   
 

una lluvia de brasas obcecadas,

   
 

un incendio que no conoce ocasos,

   
 

una hoguera que alimenta itinerarios

   
 

con gajos de mi desvelario.

   
 

 

   
 

   Dime entonces,

   
 

¿cómo puedo darme cuenta

   
 

si mi rostro adolece

   
 

de multiplicados calendarios?

   
 

                                         21 - IV - 1994

   
 


   
 


   

 

CÓPULA

 
 

   El círculo de la luna, clara rodaja de fuego,

   
 

brota desde el horizonte buscando un puerto.

   
 


   
 

   En sus colchones de harina se entrelazan nuestros

   
 

        cuerpos

   
 

tensos como arcos que gimen, de amor sedientos.

   
 


   
 

   Del ropaje de los árboles, lenta, se va desprendiendo,

   
 

y nos cubren las cobijas del universo.

   
 


   
 

   Una surgente de espuma -contienda que me arrebata-

   
 

en sus pálidas mejillas se te derrama.

   
 


   
 

   El zumo de tu deseo le coloca un halo de ámbar

 

 
 

que nimba la inmensidad como una lámpara.

   
 

 

   
 

   Cuando el tumulto y la sangre ceden volviendo a la

   
 

        calma

   
 

duerme nuestro pulso exhausto sobre su nácar.

   
 

                                                                      7 - IV - 1994

   
 


   
 


   

 

CHAMPAGNE

 
 

   Sin gravedad,

   
 

desbrujulada,

   
 

el cabello amotinándose hacia lugares inciertos,

   
 

bella la imagen,

   
 

la lengua suntuosa demorándose

   
 

¿en qué dónde inexistente,

   
 

en qué mejilla,

   
 

en qué alcobacorazón,

   
 

en qué carne de sueño?

   
 


   
 

   Y sabiendo

   
 

que más allá de las jarcias que me oprimen

   
 

se desmoronan los andamios del comportamiento.

   
 

No más cuadrículas,

   
 

ni péndulos

   
 

o cerrojos superpuestos,

   
 

sólo un tren que, en la tarde, se va yendo

   
 

hacia un tal vez,

   
 

quizá hacia otro tiempo.

   
 


   
 

   Tengo noticias de ti,

   
 

molido sol,

   
 

topacio líquido,

   
 

seco reclamo,

   
 

por las burbujas que estallan alumbrando mis ojos

   
 

o tu helada delicia descendiendo a mi centro,

   
 

cómplice néctar que cierra

   
 

el banquete de los cuerpos.

   
 

                                                         2 - V - 1994

   
 


   
 


   

 

EL OJAL

 
 

   El ojal de mi blusa,

   
 

tímidamente,

   
 

separando sus labios

   
 

de un botón se desprende.

   
 


   
 

   Permite que tus ansias

 

 
 

tórridas entren

   
 

al hondón semioculto

   
 

de los senos turgentes.

   
 


   
 

   Sorbos de mi temblor

   
 

corren por entre

   
 

el aire que palpita

   
 

bajo el voile transparente.

   
 


   
 

   Alforzas que mi sueño

   
 

alforza y prende,

   
 

anhelantes de amar,

   
 

de olvidanza, carentes.

   
 


   
 

   El pudor desabrocha

   
 

un velo ardiente,

   
 

invitando a tu mano

   
 

que baje los breteles.

   
 


   
 

   Antorchas de tu boca

   
 

sobre las mieles,

   
 

erectas como torres

   
 

de carne entre tus dientes.

   
 

                                      6 - V - 1994

   
 


   
 


   

 

LOS OJOS

 
 

   Quiero ingresar al campo de tus ojos;

   
 

de sus portones desflorar el cerrojo.

   
 


   
 

   Dichosa, límpida, sin velos ni alboroto,

   
 

sorber la luz del iris anheloso.

   
 


   
 

   Encontrarme por tu visión, de pronto,

   
 

peregrinando sin temores ni escollos.

   
 


   
 

   Mi corazón, como un cántaro roto,

   
 

regando el surco de tu sentir, supongo.

   
 


   
 

   Y si tus párpados se cierran como un soplo,

   
 

de tu mirada desmigajarme,

   
 

                                             al dorso.

   
 

                                                       12 - V - 1994

   
 


   
 


   

 

PAISAJE

 
 

   Una casa blanca

   
 

de rejas azules

   
 

y un piélago de islas:

   
 

se diluye un buque.

   
 


   
 

   Dentro de mi cuerpo

   
 

un temblor que me urge,

   
 

volcánico espejo

   
 

de cuanto sucumbe

   
 


   
 

   a tu voz dorándose

   
 

delante la lumbre;

   
 

el perfume, cómplice;

   
 

dudosas, las nubes.

   
 


   
 

   La tarde, soltando

   
 

su pelo de herrumbre,

   
 

y por nuestros ojos

   
 

palabras que fluyen.

   
 


   
 

   De lejos, tocamos

   
 

las primeras luces

   
 

que orillan la noche;

   
 

la calma seduce

   
 


   
 

   la distancia ilímite

   
 

y el sol en derrumbe

   
 

y el halo que ciñe

   
 

los pies de la cumbre.

   
 

                              9 - V - 1994

   
 


   
 


   

 

SABOR

 
 

   Sobre la lengua

   
 

la memoria salada de tus ojos

   
 

y los zumos del beso.

   
 


   
 

   Sobre los pliegues de la lengua

   
 

el desolado gusto de la ausencia,

   
 

la candente sazón de nuestro aliento.

   
 


   
 

   Sobre la penumbra de la lengua

   
 

no tanto la dulzura entrelazada

   
 

sino el ácido febril del mordisqueo.

   
 


   
 

   Sobre mi lengua alfarera

   
 

la posta de tus ojos insomnes,

   
 

el largo itinerario de tu cuerpo.

   
 


   
 

   Sobre la lengua

   
 

el metálico sabor de tu deseo.

   
 

                                        22 - V - 1994

   
   
 


   

 

LAS CAJAS

 
 

   Bajo la lámpara

   
 

tengo

   
 

un rebaño de cajas,

   
 

pequeños cubos,

   
 

cierre

   
 

y bisagras;

   
 

pastorean la luz

   
 

sobre el vidrio

   
 

y yo,

   
 

sin saber qué hacer,

   
 

lustro sus tapas.

   
 

La mudéjar

   
 

la compré

   
 

en una subasta;

   
 

era en París

   
 

y llovía;

   
 

Vallejo se aproximó

   
 

y por poco lo seguí,

   
 

encandilada,

   
 

del brazo;

   
 

me retuvo aquella caja

   
 

que hubiera querido darte

   
 

para esconder algo,

   
 

no sé,

   
 

algún deseo

   
 

en su diminuto espacio;

   
 

en el pastillero esmaltado

   
 

acomodé tu sonrisa,

   
 

la misma

   
 

que aquella tarde

   
 

se resbaló

   
 

de tus labios;

   
 

en la de Limoges,

   
 

los reproches,

   
 

en la de cristal,

   
 

mis ansias,

   
 

en la de nácar

   
 

-cuidado-

   
 

que la atoré de palabras,

   
 

las que callé en la vigilia,

   
 

las que entresueños

   
 

me hablabas;

   
 

las que no eran para mí,

   
 

en el monedero de plata,

   
 

-aguijones de tu voz-,

   
 

ésas

   
 

no quiero escucharlas;

   
 

qué raudales de silencio

   
 

retuvieron

   
 

esas cajas.

   
 

Ahora,

   
 

ya están vacías;

   
 

que no se le ocurra

   
 

a nadie

   
 

abrirlas:

   
 

no tienen nada.

   
 

                       25 - V - 1994

   
 

 

   
 

 

   

 

INSOMNIO

 
 

   Del vasto territorio del insomnio,

   
 

de su ilímite páramo de sombra,

   
 

traigo hilachas de ausencia entre los labios,

   
 

una huella que me hurta y que te nombra.

   
 

¿Qué distancias de fiebre y desvarío

   
 

por las estribaciones de la aurora

   
 

recorro suplicante, pierdo, ansío

   
 

destejiendo la trama de las horas?

   
 

Cuando estoy por tocarte es ya un vacío

   
 

la llama de tu voz. Como las hojas

   
 

de un vendaval atónito y tardío

   
 

tu fantasma mi sueño desaloja.

   
 

Me sorprende el lucero soberano

   
 

creando tu caricia con mis manos.

   
 

                                                   25 - V - 94

   
 


   
 


   

 

REQUISITOS

 
 

   Morder

   
 

la seda rosa de tu piel

   
 

hasta el carozo del deseo

   
 

y quedarme con el zumo

   
 

entre los labios.

   
 


   
 

   En las llamaradas del leño

   
 

seguir

   
 

la biografía de un poema

   
 

la trémula complicidad

   
 

de los acordes.

   
 


   
 

   Y oír

   
 

en la posada del encuentro

   
 

las exigencias del alma

   
 

como un sol descorazado

   
 

y compañero.

   
 

                             6 - VI - 1994

   
 


   
 


   

 

LAS MIRADAS

 
 

                                                             Después de haberle escuchado contar un cuento,

 
 

                                                                                      a Francisco Garzón Céspedes.

 
 

   Recuerdo aquellos días

   
 

en que

   
 

aunque lloviera

   
 

no llovía

   
 

porque las hojas de los árboles

   
 

se empapaban

   
 

y mi corazón no.

   
 


   
 

   El raudal se escurría

   
 

lavándole la cara a las veredas,

   
 

apenas lluvia

   
 

proyecto de aguacero

   
 

confidencia

   
 

desmenuzándose

   
 

como un polen de sol

   
 

allá dentro.

   
 


   
 

   Sí

   
 

aquellos días

   
 

en que nunca llovía

   
 

cuando mis ojos

   
 

y los tuyos

   
 

se buscaban entre la multitud;

   
 

desde lejos

   
 

de cerca

   
 

casi juntos o en sueños

   
 

se encontraban entre la multitud.

   
 


   
 

   Silenciosos intensos

   
 

caminaban por una cuerda de anhelo

   
 

hasta reunirse

   
 

en el medio

   
 

o al cabo

   
 

como volatineros

   
 

gloriosamente encendidos.

   
 

                                       12 - VI - 1994

   
 


   
 


   

 

VIAJE

 
 

   Laxo sobre la huella de mis pies

   
 

mi cuerpo se proyecta al infinito.

   
 

Agobia tanto cielo. Desvarío.

   
 

Una daga de hielo sin revés

   
 


   
 

   indaga en el cansancio de mi piel;

   
 

tu voz, en este corazón baldío,

   
 

desanda un viaje ignoto hacia el olvido

   
 

poblando el campanario de mi sien.

   
 


   
 

   Zarpo de ese minúsculo ropaje

   
 

que ciñe avaricioso mis amarras;

   
 

de pronto, en el confín de los celajes

   
 


   
 

   se desviste mi nombre. La bitácora

   
 

que cela los secretos del viraje

   
 

con su estrella velera me acompaña.

   
 

                                                10 - IV - 1994

   
 


   
 


   

 

NIDO DE LUZ

 
 

   Mi nuca alberga un nido

   
 

de hebras urgentes,

   
 

irguiéndose en la carne

   
 

su luz desprenden.

   
 


   
 

   Desabismada fluye,

   
 

rauda, ciñéndome

   
 

una cinta de lumbre

   
 

sobre la frente.

   
 


   
 

   En mis dedos tremulan

   
 

candiles breves:

   
 

las rodillas son faros,

   
 

la piel se enciende.

   
 


   
 

   Se confiesan mis poros

   
 

fosforescentes;

   
 

nadie sabe cómo arde

   
 

de sol mi vientre.

   
 


   
 

   En la pradera cósmica

   
 

soy soplo y fiebre,

   
 

en corredor de estrellas,

   
 

antorcha siempre.

   
 


   
 

   Y en la quietud del cuarto

   
 

donde te mueves

   
 

velador de tu insomnio

   
 

y confidente.

   
 

                           22 - VII - 94

   
 

 

   
 

 

   

 

SITIO

 
 

   La falda me sitia en los muslos

   
 

la ciudadela del deseo.

   
 

Argumentan bajo la blusa

   
 

las ventajas de la cordura.

   
 


   
 

   Qué bien te sienta el aire digno

   
 

y los botones sometidos

   
 

ni qué decir esos baluartes

   
 

imbatibles de la ternura.

   
 


   
 

   Las calles de mi biografía

   
 

van enhebrando la vía láctea

   
 

hay un resabio de temblor

   
 

contaminando nuestra albura.

   
 


   
 

   Cuando mitigues esa sed

   
 

-pozo de canto entre mis piernas-

   
 

la gota negará el desierto

   
 

y tus aldabas la clausura.

   
 

                                    18 - VI - 1994

   
 

 

   
 

 

   

 

HACIA EL PAÍS DE LA ALEGRÍA

 
 

   Surca el itinerario de la espuma

   
 

mi terco corazón desbrujulado;

   
 

un esquivo temblor sus velas suma

   
 


   
 

   al luminoso aroma congregado.

   
 

Mi acento entre que calla y que te nombra

   
 

va alertando al follaje sobre el vado.

   
 


   
 

   Timonel confidente de la sombra,

   
 

la luna pensativa me acompaña:

   
 

su rojiza preñez mi pulso asombra.

   
 


   
 

   Cambia una nube su perfil, empaña

   
 

la túnica radiante de la aurora

   
 

y tu caricia con mi sed se ensaña.

   
 


   
 

   En el eco de la musitadora

   
 

respiración del monte que nos mira

   
 

celebro tu llamada portadora

   
 

 

   
 

   de un cierto olor en celo que me inspira

   
 

a descorrer mis velos, jubilosa.

   
 

La garganta de un pájaro delira

   
 


   
 

   despertando el deseo que me acosa;

   
 

un jaguar señorea en su guarida,

   
 

y late entre sus dientes una rosa.

   
 


   
 

   Cumple la selva el rito de la vida,

   
 

acuchillan el agua los reflejos,

   
 

y oriunda de la brasa, estremecida,

   
 


   
 

   comparece mi voz ante su espejo.

   
 

Recibe arrebatada mi panera

   
 

la miga de tus besos. Hay un dejo

   
 


   
 

   de diosa primeriza, de altanera

   
 

urgencia de morir en tu debajo,

   
 

libertada y, al punto, prisionera.

   
 


   
 

   Abdiqué del silencio y del atajo:

   
 

una fosforescencia victoriosa

   
 

empieza a germinarme desde abajo.

   
 


   
 

   Fallece en la ribera la gloriosa

   
 

marejada fugaz entre burbujas:

   
 

yo te aguardo en su sábana arenosa.

   
 


   
 

   El rumor de la fronda desdibuja

   
 

leves palabras de confesionario

   
 

que el mástil de tu ardor vence y estruja.

   
 


   
 

   Hay un doble gemido solitario,

   
 

la llamarada que el temblor atiza,

   
 

el empuje genésico, lunario,

   
 

del instante que clama y se eterniza.

   
 

                                              24 - IX - 1994

   

 

 
 


de la BIBLIOTECA VIRTAL MIGUEL DE CERVANTES


 
 

Para compra del libro debe contactar:

ARANDURÃ EDITORIAL

www.arandura.pyglobal.com

Asunción - Paraguay

Telefax: 595 - 21 - 214.295

e-mail: arandura@telesurf.com.py

 

 

Enlace al espacio de la ARANDURÃ EDITORIAL

en PORTALGUARANI.COM

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 
 
 
 
 
 
ENLACE RECOMENDADO:

VIAJE ÍNTIMO AL ITINERARIO DEL DESEO 

BETSY PARTYKA (Ohio University)
 
 
(Hacer click sobre la imagen)
 
 
 
 
Para compra del libro debe contactar:

ARANDURÃ EDITORIAL

www.arandura.pyglobal.com

Asunción - Paraguay

Telefax: 595 - 21 - 214.295

e-mail: arandura@telesurf.com.py

 

 

Enlace al espacio de la ARANDURÃ EDITORIAL

en PORTALGUARANI.COM

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
ARANDURÃ
ARANDURÃ EDITORIAL
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
CASA DEL LA INDEPENDENCIALITERATURA PARAGUAYAMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA HISTORIA DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOLA GUERRA DEL CHACO
BILLETES DEL PARAGUAYMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAREPUBLICA DEL PARAGUAYFILATELIA DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011IDIOMA GUARANIBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANI

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA