El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio Nosotros TV Online Paraguay Contactos Idioma:
Galería de Artes Visuales
(Lista de Autores en Orden Alfabético)
  Galería de Literatura y Ciencias
(Lista de Autores en Orden Alfabético)
Powered by
Seguinos:
VÍCTOR-JACINTO FLECHA

  AUGUSTO ROA BASTOS, VIDA Y OBRA SIGNADA POR LOS AVATARES DE SU PATRIA - Por VÍCTOR-JACINTO FLECHA


AUGUSTO ROA BASTOS, VIDA Y OBRA SIGNADA POR LOS AVATARES DE SU PATRIA - Por VÍCTOR-JACINTO FLECHA

AUGUSTO ROA BASTOS, VIDA Y OBRA SIGNADA POR LOS AVATARES DE SU PATRIA

Por VÍCTOR-JACINTO FLECHA

 

La vida de Augusto José Antonio Roa Bastos no fue fácil, estuvo tejida por las vicisitudes y los avatares de su patria. El Paraguay, su entrañable nación, estuvo signado por la tragedia. Durante toda su historia se sucedieron enfrentamientos entre los buscadores de la libertad y los que la enterraban. Innumerables  guerras civiles, golpes de estados, largas dictaduras entre frágiles respiros democráticos más dos guerras internacionales apocaron a este país que para peor estaba metido en el fondo del continente sin salida al mar.  Esta situación de permanente tragedia, cuya dimensión cubre toda la historia contemporánea paraguaya es lo que impulsó a nuestro máximo escritor a decir que  el infortunio se enamoró del Paraguay y esa situación tatuó con signos apocalípticos la vida y la obra de Roa Bastos.

Nacido en 1917, cuando la patria iba logrando, de alguna forma, recuperarse de su hecatombe de la guerra de la Triple Alianza (1864-1870). Conoció en su niñez la última guerra civil caudillezca (1922/1923), el gobierno democrático, el primero de este siglo, de Eligio Ayala (1924-1928), la primera movilización para la guerra del Chaco en 1928, con un saldo grande de muertos, tuvo que haber tenido noticias de las famosas sublevaciones anarquistas en 1931. La guerra del Chaco la vivió muy de cerca e inclusive participó en ella, como corresponsal de guerra, siendo todavía un adolescente. Y luego, en su primera juventud, vivió la efervescencia social y política de la post-guerra experiencia que resulto como un catalizador de su manera de pensar sobre la vida. Entre la tiranía y la libertad, eligió la libertad pero no desde la perspectiva liberal sino con un hondo contenido humano y social.

Como periodista del diario El País publicó sus investigaciones sobre la explotación de semiesclavitud a que eran sometidos los obreros de obrajes en esa época. Estos artículos fueron antológicos. Perseguido por sectores fascistoides de la época tuvo que ganar el exilio para salvar su vida. La guerra civil de 1947, esa hecatombe trágica,  marcó su vida y lo dejó allende de las fronteras por décadas y solo pudo recuperar enteramente su país, en su ancianidad, cuando los signos democráticos por los que tanto luchó se estaba haciendo difícil realidad en el Paraguay.

 

 

LA OBRA

La obra de Augusto Roa Bastos esta enteramente signada por los avatares de su propia vida que a su vez ésta estuvo sesgada por las vicisitudes de su patria. El trueno entre las hojas, 1953, su primer libro de cuentos es la expresión más acabada del mundo paraguayo que vivió durante su niñez y juventud. Allí están los cuentos elaborados con la arcilla de la pobreza, la soledad de los pequeños pueblos, el suyo, el de la infancia, cerca del río, donde sobrevivían algunas familias lugareñas dedicadas a la caza del carpincho cuya grasa intercambiaban con productos industriales  como yerba, fósforo y alguna que otra bolsa vacía de azúcar con los que confeccionaban sus vestimentas. Gente pobre a más no poder. Sus primeros años en Villa Morra, en la casa de su tío el Monseñor Hermenegildo Roa, que Roa lo retrata en unos de sus cuentos, “El viejo señor Obispo”, y su experiencia en los yerbales, cuando era periodista del diario El País, antecesor de Ultima Hora.  En su novela Hijo de Hombre, 1960, escrita después de una década de exilio, ya se le va escampo la realidad cotidiana de las cosas para asumir la perspectiva histórica de la globalidad de la tragedia del Paraguay que es representada a través de mitos universales entrelazados con mitos e historias del país.  La serie de cuentos El baldío, 1966, refleja ya su condición de expatriado. Aún cuando el Paraguay traspasa enteramente los relatos del volumen, la misma está enclavada entre los paraguayos que viven en Buenos Aires. Moriencia (1969) es la transververación mítica de una tragedia colectiva donde la vida esta signada por el sufrimiento y la lucha reivindicativas de un futuro mejor. Yo, el Supremo, (1974) es publicado cuando la dictadura que agobiaba a los paraguayos cumplía 20 años de existencia, y es producto de una profunda reflexión ante la presencia de poderes discrecionales que se justifican ante sí y para sí. La multiplicidad de ese tipo de poderes posibilita a Roa Bastos crear esa sinfonía múltiple de los poderes incluidos los políticos hasta el poder discrecional de la palabra y quien la ejerce en la literatura. En 1992 publicó la novela Vigilia del Almirante, El marino retratado por Roa Bastos tiene la virtud de ser un hombre que transciende su tiempo por los mismos signos angustiales del hombre contemporáneo, casi como fuera la propia angustia del autor que aflora en las páginas. Es como si el agónico marino haya elegido a su propio narrador o ésta haya elegido al marino porque a igual que él tiene la “la sensación (…) de girar en el vacío; de estar en todas partes y en ninguna, en un lugar que se llevó su lugar a otro lugar…” como les suele suceder a los conocen los caminos del exilio. Ese eterno recomenzar en tantas partes que al final uno acaba acabando en sí mismo como si su patria fuera su propia piel marcada por los azares de la vida. En 1993 lanzó su novela El Fiscal, que es una versión nueva de otra con el mismo título que fuera incinerada por el autor debido a que no correspondía a las nuevas circunstancias políticas en el país, después que en éste despuntaba la democracia después de la caída de la dictadura [1].

En el año 1994 apareció Contravida, también versión nueva, de otra escrita en 1968. En 1995 publicó su novela Madama Sui, una simbología de la relación del poder político discrecional y el poder de la resistencia a transformarse en aquello que habla Hegel que el esclavo se mira con los mismos ojos del amo. Una simbología que el pueblo paraguayo a pesar de ser poseído por el poder brutal de la dictadura guardó dentro de sí sus valores esenciales. Metaforismo (1996), es la quita esencia de toda su obra. La recorre, entresaca citas, expresiones como si fuera que utilizara un cedazo para dejar todos los granos enteros que pudieran vislumbrar el pensamiento subyacente en todos sus libros. La última obra publicada, una novela corta  Frente a frente argentino frente a frente paraguayo (2004)  publicada en el libro Los conjuradores del Kilombo del Gran Chaco. Este  texto maravillado y maravillo es una reverberación de la genialidad de Roa, que pone frente a dos  Cándido López, (el pintor oficial de la guerra de la Triple Alianza), uno argentino y otro paraguayo, cada uno pintando la guerra desde perspectivas diferentes, mediado por Mitre, que durante la guerra traduce al español el Infierno de Dante.

Augusto José Antonio Roa Bastos volvió anciano a la tierra que lo volvió nacer para morir en ella, el 26 de abril de 2005, hace exactamente 5 años.  Así pasen los tiempos históricos y aún en el caso, inclusive, que el Paraguay desaparezca de la faz de la tierra y el polvo del olvido diluya la memoria de los seres humanos que lo habitaron, la obra de Roa Bastos se seguirá irguiendo para memorar a ese pueblo, terriblemente castigado por su propio historia y que aún así sigue cultivando la esperanza.

 

CRONOLOGÍA DE AUGUSTO ROA BASTOS*[2]

En 1917 nace Augusto Roa Bastos, en Asunción. Poco tiempo después su familia se translada a Iturbe, en el Guairá, donde pasa toda su infancia.

1942 Gana el concurso de novela del Ateneo Paraguayo con su novela (hoy perdida) Fulgencio Miranda

1947. Escribe su último editorial el 22 de enero de 1947. Al clausurarse el Diario El País,  Roa y el director de , Rafael Oddone, se asilan en la embajada del país. Sale del país, para iniciar un exilio de décadas.

En 1953 apareció el volumen El trueno entre las hojas. En 1960, gana el Premio Internacional de Novela de  la Editorial Losada  con su  novela Hijo de hombre.

En 1964 dictó cursos de literatura e integraba jurados de cátedras de Crítica y guión cinematográfico en las Universidades de Santa Fé y La Plata (Argentina). Hijo de hombre fue traducida al checo, al inglés y al portugués.

En 1966 fue publicada el volumen El baldío. En 1968 comenzó a trabajar en las novelas Yo el Supremo y Contravida. Hijo de hombre fue traducido al noruego. En 1969 se publicó el volumen Moriencia.

En 1974 la editorial Siglo XXI lanzó la primera edición de Yo el supremo en Buenos Aires.

El 2º de los Grandes Seminarios de Travers, en 1977, es dedicado al análisis de Yo el supremo. El Centro de Investigaciones de la Universidad de Poitiers realizaba también un seminario sobre esta obra, traducida ese año al francés, alemán y portugués.

En 1978 Roa Bastos fundó el Taller de Creación y Práctica Literaria de la Sección Latinoamericana de la Facultad de Letras, en la Universidad de Toulusse (Francia).

En 1982 volvió por pocos días a su país, de donde es expulsado por el gobierno del dictador Alfredo Stroessner.

En 1985 se realizaba en la Universidad de Oklahoma el coloquio internacional sobre Roa Bastos. Ese mismo año el Gobierno francés le otorgó la Condecoración, en el grado de Oficial, de la Orden de las Artes y las Letras.

En 1987 fue coordinador general de las Jornadas por la Democracia en el Paraguay, llevadas a cabo en Madrid.

En 1988 es galardonado con el Premio al Escritor en el Exilio por la Fundación C. Tucholsky de Estocolmo.

En 1989, un golpe de estado militar derrocó al general Alfredo Stroessner, dando inicio a un proceso de transición a la democracia en el Paraguay. El nuevo gobierno le devolvió sus documentos de identidad. Roa, a igual de miles de exiliados, pudo regresar al país. El Gobierno le ofreció la titularidad del Ministerio de Cultura o en su efecto la embajada del Paraguay ante la UNESCO. Roa declina ambos ofrecimientos para dedicarse, ahora que las condiciones políticas le permitía, por entero a la literatura. Ese mismo año recibió el Premio Cervantes.

En 1990, fue galardonado con la Orden Nacional al Mérito, en su más alto grado (Paraguay).

En 1992 publicó la novela Vigilia del Almirante. El 1993 se lanzó su novela El Fiscal En el año 1994 apareció Contravida.

En 1995 publicó su novela Madama Sui y recibió el Premio Nacional de Literatura del Paraguay. Ese mismo año se publicó sus Poesías reunidas, muchas de ellas inéditas.

En 1966 regresó definitivamente al Paraguay y publicó el libro Metaforismos.

 

 

LOS DD.HH CIVILES Y POLÍTICOS EN LA OBRA DE ROA BASTOS

La vida de Augusto Roa Bastos ha sido una vida signada por el compromiso con los Derechos Civiles y Políticos; derechos durante largo tiempo conculcados por la Tiranía Stronista a los ciudadan@s Paraguay@s.

Fue víctima de persecuciones, encarcelamiento y destierro de parte del Estado Paraguayo de Stroessner (1954-1989) por ejercer el libre pensamiento y profesar el derecho a la libre asociación política, en una época en la cual los partidos políticos estaban proscriptos.

Su obra “Yo; el Supremo” donde caracteriza al Estado Omnímodo, fue víctima de censura en su propio Paraguay, a raíz que el Tirano y los amigos del Tirano se veían reflejados en el grotesco paisaje que pinta Roa sobre el absolutismo estatal y sus abusos.

Pocos escritores paraguayos han retratado con tanta exactitud al aparato estatal en la constante violación de los derechos humanos. Su obra “Yo, el Supremo” resulta –entre otras lecturas posibles- un tratado politológico sobre los abusos del poder en las sociedades periféricas.

Razones estás por las cuales recordamos los derechos civiles y políticos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

Los Derechos de Primera Generación o Derechos Civiles y Políticos se refieren a los primeros derechos que fueron consagrados en los ordenamientos jurídicos internos e internacionales. Estos Derechos surgieron como respuesta a los reclamos que motivaron los principales movimientos revolucionarios de finales del siglo XVIII en occidente. Estas exigencias fueron consagradas como auténticos derechos y como tales difundidos internacionalmente.
Los Derechos Civiles y Políticos están destinados a la protección del ser humano individualmente, contra cualquier agresión de algún órgano público. Se caracterizan porque imponen al Estado el deber de abstenerse de interferir en el ejercicio y pleno goce de estos derechos por parte del ser humano.

El Estado debe limitarse a garantizar el libre goce de estos derechos, organizando la fuerza pública y creando mecanismos judiciales que los protejan. Los Derechos Civiles y Políticos pueden ser reclamados en todo momento y en cualquier lugar, salvo en aquellas circunstancias de emergencia que permiten el establecimiento de ciertas limitaciones de sólo algunas garantías.

 

DERECHOS DE PRIMERA GENERACIÓN O DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS

Toda persona tiene los derechos y libertades fundamentales sin distinción de raza, sexo, color, idioma, orientación política,  posición social o económica.

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad jurídica.

Nadie estará sometido a esclavitud o servidumbre.

Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes, ni se le podrá ocasionar daño físico, psíquico o moral.

Nadie puede ser molestado arbitrariamente en su vida privada, familiar, domicilio o correspondencia, ni sufrir ataques a su honra o reputación.

Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia.

Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.

En caso de persecución política, toda persona tiene derecho a buscar asilo y a disfrutar de él, en cualquier país.

Los hombres y las mujeres tienen derecho a casarse y a decidir el número de hijos que desean.

Todo individuo tiene derecho a la libertad de pensamiento y de religión.

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión de ideas.

Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacífica  .


[1] Parte de los originales incinerados por el autor la hemos conocido. Roa tenía la costumbre de que sus originales sean leídos por sus amigos más próximos. Todavía hoy tengo la esperanza de que algún original haya quedado traspalado en algún lugar. Era una obra maestra, inclusive muy superior a la que después se publicó.

[2] Para confeccionar esta Cronología, se utilizaron datos de una Cronología confeccionada por Milda Rivarola, ocasión de una Exposición sobre Roa Bastos, realizada en Madrid en 1989.

 

 

 

Madrid, 26 abr (EFE).- Augusto Roa Bastos falleció hace cinco años, escritor y periodista, decidió exiliarse en 1947, desilusionado por la situación socio-política de Paraguay.

Expulsado por Stroessner. Residió en Argentina, Francia y España.

Autor de "Yo, el supremo", fue Premio Cervantes del 89, año en el que recuperó su pasaporte.

En los noventa, apoyó al opositor Encuentro Nacional, partido socialdemócrata, y fue miembro de la comisión "Verdad y Justicia", sobre las violaciones de los derechos humanos durante las dictaduras.

En el 2003, presentó en Madrid la reedición de una de sus grandes novelas, "Hijo de Hombre", y viajó a La Habana, para recoger la Orden José Martí.

Miembro de la Generación del Chaco, su narrativa nos muestra la cultura hispana guaraní.

Tras su muerte, el pueblo paraguayo rindió un homenaje al hombre, al escritor, a uno de los más brillantes de las letras hispanas.

 

Fuente digital:  http://derechoshumanosyliteraturaparaguaya.wordpress.com/

Enlace actualizado: Marzo 2012

 

 

ENLACE RECOMENDADO AL ESPACIO DEL LITERATO

AUGUSTO ROA BASTOS en la GALERÍA DE LETRAS


(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 



Compartir FB

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 

Portal Guarani © 2013
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486, Celular: 0981 564-220 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal Portal Guarani, Ganador Doble del WSA