PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
LUIS MARÍA MARTÍNEZ


  LA REVOLUCIÓN DE MAYO DE 1811 - Ensayo de LUIS MARÍA MARTÍNEZ


LA REVOLUCIÓN DE MAYO DE 1811 - Ensayo de LUIS MARÍA MARTÍNEZ

LA REVOLUCIÓN DE MAYO DE 1811

LUIS MARÍA MARTÍNEZ

 

 

"Esta provincia se gobernará por si misma"

También para formar una sociedad fundada

en los principios de la justicia, de equidad y de igualdad.

(Oficio de la junta Gubernativa del Paraguay

a la de Buenos Aires, 20 de filia de 1811)

 

 

La Revolución de mayo de 1811, fue cual torrente revolucionario alimentado sucesivamente con las aguas de las inapagables revueltas indígenas extendidas hasta las proximidades del Siglo XIX, por la Revolución Comuneros, cuya etapa radical fue dirigida por el "Común", el pueblo, expresión del inicio del despertar nacional o ya en defensa de la autonomía regional; la Revolución Francesa, con su enfervorizador lema de "Igualdad, Libertad, y Fraternidad"; la invasión napoleónica a España que quebró su poderío colonial; la Revolución de 1810 en Buenos Aires, y la invasión de las tropas del general Belgrano al Paraguay, por mantenerlo bajo el dominio el Virreinato del Río de la Plata.

La invasión de las fuerzas de Belgrano, es pues, como el envión formidable con virtudes de reguero de pólvora. Es que miles de campesinos se habían armado de garrotes, machetes, picas y armas de todo tipo para resistirla.

Belgrano, equivocadamente cree, (lo dice en nota), que la conquista de los salvajes paraguayos, solo se puede realizar a fuerza de balas". "Los Bultos", tal como calificaría el militar argentino a los paraguayos le dan sin embargo, una lección inesperada. Pronto el segundo enfrentamiento, en Tacuary sucumbiría la aspiración anexionista. Los invasores pese a contaban con mejores armas no pudieron resistir el empuje de los paraguayos que tenían solamente el valor desesperado de la audacia y la experiencia estoica de los campesinos.

Entretanto, el gobernador Velazco había caído en el mayor descrédito al huir cobardemente antes de iniciarse la batalla de Mbaey, cerro de las proximidades de Paraguarí. Ignominiosamente, mientras el pueblo batallaba, éste se mantuvo en Yaguarón entregado a diversiones y francachelas. Tras marcharse los argentinos, agrava su ya manifiesta cobardía al pedir la ayuda portuguesa para abortar la revolución en Paraguay. Los opresores, en caso de peligro, no hacen cuestión de nacionalismos. Las espadas se unen y omite la extranjería, que enfervoriza a los escolares, cuando se sienten presa del temor. La Operación Cóndor, tinta en sangre, en nuestros sureños territorios y en años recientes, así lo ha demostrado con el olor aun presente en la polvareda...

Prudentemente, los jóvenes oficiales se adelantan al peligro y provocan la revolución. El pueblo sale a la calle. Se desploma el poder español con su Cabildo.

En la mañana del 15 de mayo, Francia, el otrora estudiante de la Universidad de Córdoba y ahora pertinaz revolucionario, llega al cuartel y procede a hacerse cargo del gobierno, en compañía de otros más que le ayudan en su empeño. Él es el jefe de la revolución, ejercitado ya desde hacía mucho tiempo en echar la gota de agua sobre la recoleta paz de este poblado.

Ya a poco de entrar tiene un entredicho con el Dr. Pedro Somellera. Éste deseaba dar parte de lo ocurrido a la Junta de Buenos Aires. "Ni pensar, seria darle un alegrón a los porteños" le diría Francia como dando un martillazo a la testa del porteñista. Es que el agraz revolucionario ya había madurado desde hacía mucho tiempo de su concepción de "la independencia absoluta" Los españolistas, quienes habían disfrutado del poder durante tantos siglos, se mantenian inactivos y confundidos. Los porteñistas, entre tanto, que contaban con varios intelectuales en sus filas, pero desvinculados del pueblo, ansiaban unirse a Buenos Aires, para continuar alimentado sus intereses exportadores, para depender casi en todo del comercio con el exterior.

Blas Garay, en su importante libro "La Revolución de la Independencia del Paraguay" (pág. 201, del Instituto Colorado de Cultura, Asunción, 1975) hace esta importante revelación: "Habiéndolos que eran partidarios de la anexión a Buenos Aires, distinguiéndose por su porteñismo, don Fulgencio Yegros "deploró" agrega Garay, no poder pintar a Yegros tan grande como muchos lo quieren..."

Afirmaciones hay que echan por tierra el deseo de la corriente inhabilitadora de Francia y encumbradora de Yegros. Por ejemplo, Francisco Montalto, médico historiador de lo más serio y creíble, dijo de Yegros que era " más ganadero de lazo y espuela, que militar". Es más, el Paraguayo Independiente, periodo de inclaudicable fervor independentista, tomo II, pág. 393, da como golpe al esternón a la susodicha y aviesa corriente de tergiversación histórica, esta afirmación incuestionable: Francia fue el primero y único quien ocupó la idea de no unión con Buenos aires, la idea de la República Independiente". Tras el congreso de los 1000 diputados de 1813, Francia se afianza en el poder. Se apoyaría en las 20.000 familias de campesinos e indios y el prócer no los defraudaría: pronto les hace acordar tierras, ganado, semillas y herramientas. Ante el bloqueo impuesto por los países vecinos activa en lo posible la industria artesanal, (en ltá, Yaguarón, Areguá, Tobatí, etc). En los astilleros se hacían innumerables embarcaciones. Los almacenes de la tesorería contaban con la existencia de mercaderías de todo tipo. Decenas de edificios públicos se construirían. Con un adecuado plan urbanístico, Asunción se embellecería, con" el mal de la aguas" (raudales y enormes zanjones) generaba constantes problemas. Se iluminarían las calles de la ciudad con 1.500 velas diarias. Daría sueldo a los maestros rurales. En zonas fronterizas haría erigir varios fuertes en prevención de cualquier invasión. El progreso legaría como un visitante inesperado a todos los pueblos del interior. Al mismo tiempo se reforzarían las instalaciones militares y se dispondrá la construcción de lanchas cañoneras y buques de guerra.

Fue pues, el Dr. Francia, el fundador de la Marina de Guerra, por lo que se vio en la necesidad de erigir su propia fábrica de armas pólvora. De esa manera millares de hombres y mujeres trabajarían para satisfacer las exigencias del estado. Caminos y puentes se construirían por todas partes. En tanto, las parcialidades indígenas recibirían todo tipo de ayudas (caiguas, guanas, mbayas, payaguas, etc.) El primer gobierno de la independencia inauguró la primera fábrica de cal, es decir, introdujo la civilización de la cal en Paraguay.

Asimismo se creó la primera biblioteca pública, prohijó la formación de bandas de música, en varios pueblos, hace crear un himno Nacional en guaraní a la República que sería el auténtico, el Teta Purajhei, con letra de Anastasio Rolón, (ocho estrofas y un purajhei yo'a) Más de 70 estancias contribuirían a alimentar a la población.

"La Nación Guaraní no conoció el flagelo del hambre bajo el régimen francista. Esas estancias desaparecieron tras la guerra contra la triple Alianza. Pasaron a manos privadas y a empresas foráneas". Nos informa el historiador Roberto A. Romero.

Francia concentró el poder en sus manos ante la incapacidad de la burguesía rural para hacerse cargo del mismo y desarrolló paulatinamente la revolución. Metió en corset a la aristocracia hispano-criolla al expropiar sus bienes, a los valetudinarios del Cabildo reaccionario, y mantuvo a raya las huestes militares. "El núcleo más conservador de los revolucionarios", según nos informa Francisco A. Montalto. Francia solo adjudicó modestos grados a los militares para que no se mostraran prepotentes en infatuados. Implacable con la corrupción, Francia sin embargo era flexible, sensible y caritativo. La forma en que ese comportó con el músico Modesto Servín, el maestro Modesto, según referencia del historiador José Antonio Vásquez, lo pinta acabadamente, siendo éste su manera habitual de comportarse.

Así en un tete-a-tete en Yaguarón, le instó a cantar. Las canciones brotaron como nunca. Tras varias horas de singular momento, el Dictador le acompañó hasta la puerta, le agradeció y le felicitó por sus aptitudes artísticas. Con ánimo movido, modesto salió de la casa de Francia casi rozando a uno de los granaderos de guardia. Ya en su hogar se enjugó dos lagrimones que le habrían brotado por el emocionante momento vivido. Nunca había sido tratado con tanta distinción. El karai Francia era así.

La fama de sombrío que le atribuyeron historiadores por darse de curiosos y originales, es parecida al ofrecimiento falaz de astutos quincalleros, duchos en dorar la píldora en aras de la colocación de su dudosa mercancía.

Tardó la oposición antinacional (gentes de pro, ganaderas y exportadoras), en levantar cabeza. Tras diez años de gobierno francista, ya no contaban con ningún apoyo. El mismo pueblo beneficiario principal de la mano dadivosa del poder de matiz popular, oficiaba de ojos y oídos del Dictador. Francia cumplió con los objetivos perseguidos por la revolución. Dio alas a sus fuerzas productivas y consolidó la independencia pese a las acechanzas permanentes de la oligarquía luso-rioplatense. En los hogares de la República reinaba la paz y el pan, y en actitud vigilante estaba el fusil en las fronteras del país.

Es cierto, Francia temió la influencia de los pocos intelectuales existentes, puesto que consideraba que no eran de fiar. Temían que doblaran la cerviz ante lo foráneo y no poner resistencia a llevar el traje cosmopolita de ningún color. Un rasgo muy propio de extravagancia refinada: querer ver claro, complicar las cosas y simular de raro y original. Y siempre presta a beber la leche aguada de una libertad de mera fluorescencia y verbales florilegios.

El funesto vendaval de 1864-1870 barrió con las estructuras básicas del Paraguay independiente. A su término, despersonalizaron al país en todo sentido, a casi lo mutaron en simple cadáver. El malonaje extranjero lo arrasó con todo. Era más que evidente que se lo trató de borrar del mapa a este original país sudamericano, embistieron con todo contra su características nacionales, contra su lengua, contra su historia y sus tradiciones. Los invasores, solados del genocidio bandidesco y la a hipocresía mas repelente, fabricaron e hicieron difundir sus fábulas históricas a gusto y paladar. Se acuñaron fascistas antes de tiempo, al retornar al Paraguay a un incuestionable osario.

A mi manera de ver tiene aun completa validez lo que el Dictador dijera en nota de 1811 a la Junta Revolucionaria de Buenos Aires: El pueblo del Paraguay dese ahora se muestra celoso de su naciente libertad, después que ha tenido valor para recuperarla. Sabe muy bien que si la libertad puede conquistarse, una vez perdida es difícil recuperarla.

Si por hipotecas, orientaciones bursátiles y extranjeras y en especial por la existencia de grandes hidroeléctricas de anhelada posesión capaces de mover millones de máquinas en conjunto y de iluminar un vasto universo con la inagotable sutileza de las estrellas, al estar así ante la acechanza de la privatización, paso a paso, día a día, tendría algo parecido a la paciencia demostrada por Isabel la Católica al sitiar Granada en 1492 en poder de los moros "Grano a grano, es como se come la Granada".

 

ENLACE RECOMENDADO AL DOCUMENTO FUENTE:

(Hacer click sobre la imagen)

 

REVISTA DEL PEN CLUB DEL PARAGUAY

POETAS – ENSAYISTAS – NARRADORES

IV ÉPOCA Nº 20 – MAYO, 2011

 

Editorial SERVILIBRO

Tel.: 595 21 444.770

www.servilibro.com

Asunción – Paraguay

Mayo, 2011 (299 páginas)

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

PEN CLUB DEL PARAGUAY en PORTALGUARANI.COM


(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
REVOLUCIÓN
REVOLUCIÓN DE LA INDEPENDENCIA DEL PARAGUAY 14 y 15 DE MAYO DE 1811 - GOBIERNO DEL DOCTOR JOSÉ GASPAR RODRÍGUEZ DE FRANCIA
HISTORIA
HISTORIA DEL PARAGUAY (LIBROS, COMPILACIONES, ENSAYOS)
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
REPUBLICA DEL PARAGUAYACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA CASA DEL LA INDEPENDENCIALA GUERRA DEL CHACOBILLETES DEL PARAGUAYFILATELIA DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANI
LITERATURA PARAGUAYAHISTORIA DEL PARAGUAYMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAIDIOMA GUARANIMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA