El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio Nosotros TV Online Paraguay Contactos Idioma:
Galería de Artes Visuales
(Lista de Autores en Orden Alfabético)
  Galería de Literatura y Ciencias
(Lista de Autores en Orden Alfabético)
Powered by
Seguinos:
JOSEFINA PLÁ

  POESÍAS DE JOSEFINA PLÁ - www.los-poetas.com


POESÍAS DE JOSEFINA PLÁ - www.los-poetas.com
POESÍAS DE JOSEFINA PLÁ
 

 

 

 
DESNUDO DÍA
 
En el paisaje nuevo
 
En el paisaje nuevo en que estarás conmigo
 
reposará la tarde como una flor caída.
 
 
 
Nos habremos deseado
 
tanto, que el beso habrá muerto.
 
 
 
Yo lo veré en tus ojos, maduros de otra sombra.
 
Ojos de un valle ausente. Ojos con otra luna
 
 
 
Entre los dos corazones
 
llorará tu voz
 
antigua.
 
 
 
...Una tarde peinada con una raya oscura.
 
Tú tendrás la mitad más dulce de la vida.
 
 
 
Las camelias de tu boca
 
morirán en otro tiempo.
 
 
 
...Y aquella tarde mía, ya no será la tuya.
 
1936
 
 
 
 
TRÓPICO
 
Amargas lunas mates de estero hechizan, muertas,
 
noches de frutos altos y de tácitos vuelos.
 
Ríos de cocodrilos y de tortugas lentas
 
descaman las estrellas de un calcinado cielo.
 
 
 
En urgencia arterial, por roja tierra tibia
 
discurre el agua madre de las inundaciones,
 
mientras corolas túrgidas como sexos encienden
 
la lámpara votiva de las insolaciones.
 
 
 
Carnívoros estambres, piedras que encierran astros;
 
troncos que se hacen nudo mortal bajo agua quieta;
 
peces de aguda voz, aves de mudos rastros.
 
 
 
La Cruz del Sur, guardiana de sus misterios, arde,
 
cual cifrando en su acorde de siderales neones
 
la música del mundo en su primera tarde.
 
1938
 
 
 
SUEÑO DE SUEÑOS
 
Secreta noche herida de menguante
 
cae donde no hay agua ni tierra.
 
Marcha a cortar el filo de la luna,
 
mis raíces, que están donde no estuve.
 
 
 
...Traerán mi corazón, negra violeta
 
que se durmió en la orilla de otro sueño.
 
Lo he de llamar y no sabrá su nombre.
 
Me ha de cantar, y no he de comprenderle.
 
 
 
Y llevaré, camino en mediodía
 
de veinte cielos con opuestos soles,
 
mi angustia en veinte voces sin mi sangre.
 
 
 
He de llorar mil años sin mi llanto
 
y he de dormir mil años sin mis ojos
 
noche con veinte pétalos de luna.
 
1938
 
 
 
EL SONETO DE TU VOZ
 
Blanda en mi entraña, como tibia lluvia,
 
beso aplastado corazón a vena;
 
tiembla en mis ojos, como sol en río
 
tañe en mis pulsos dolorida plata.
 
 
Pincel que te dibuja estremecida
 
rama en el agua azul de mis anhelos
 
pasa por mí, y se lleva mi dulzura
 
como un rayo de luz que fuese abeja.
 
 
Ave a quien le nací con viento y nido,
 
su ala sabe el curso de mi arroyo,
 
y en el ángulo agudo de su vuelo
 
 
-punta de corazón hiriendo en flecha-
 
una gota de sangre nueva siempre
 
recarmina las rosas del deseo.
 
1939
 
 
 
TODO COMENZÓ EN EL ESPEJO
 
Todo comenzó en el espejo.
 
En la palma indiferente del agua
 
la nube fingió islas, cimientos el arco iris.
 
Todo comenzó en el espejo.
 
En el cielo engañifa de la charca
 
la rama empolló el huevo de la luna;
 
cosió el pájaro un velo con costura perdida.
 
 
 
Todo comenzó en el espejo.
 
La estrella guiñó mintiendo al pez incauto;
 
la luna escribió música que no despertó a nadie.
 
 
 
Y en el espejo una mañana
 
reconoció el viajero su secreto fantasma,
 
se vio pómulo y sien,
 
pupilas de agua para siempre cautiva,
 
frente como una lápida de sí mismo.
 
Se vio por fuera, se olvidó por dentro.
 
Y comenzó a clasificarse
 
según color y pelo.
 
 
 
Y los amantes murieron por él dos y tres veces,
 
y los viejos gustaron anticipada la agonía,
 
y el hombre del color perdió patria y amigos,
 
y la belleza vendió a su esposo el sueño.
 
 
 
-Todo comenzó en el espejo-.
 
 
 
 
TAN SÓLO
 
 
...Tan sólo una mirada,
 
una pupila sólo para todas las cosas.
 
Para la aurora y el ocaso,
 
para el amor y el odio,
 
para el amante y el verdugo,
 
la paloma y la víbora,
 
la estrella y la luciérnaga.
 
 
 
Solamente unas manos
 
para el cáliz y el látigo,
 
para la rosa y para el cacto.
 
Solamente unas manos
 
para la arena y el rocío,
 
para mecer la cuna,
 
y acariciar la sien del esperado,
 
y abrir el último agujero.
 
 
 
Una boca tan sólo
 
para el beso y el grito
 
y para la oración y la blasfemia.
 
Para el suspiro y la mentira,
 
para el perdón
 
y la condena.
 
 
 
Y tan sólo una sangre

para regar los sueños,

para comprar la herida y la agonía,
 
y destilar las lágrimas.
 
 
 
Ah, tan sólo una sangre
 
una boca, unas manos,
 
una mirada solo.
 
 
 
 
DÉJAME SER
 
Deja llevarme mi última aventura.
 
Déjame ser mi propio testimonio,
 
y dar fe de mi propia
 
desmemoria.
 
Déjame diseñar mi último rostro,
 
apretar en mi oído los pasos de la lluvia
 
borrándome el adiós definitivo.
 
 
 
Déjame naufragar asida
 
a un paisaje, una nube,
 
al vuelo humilde de un gorrión,
 
a un brote renaciente,
 
o siquiera al relámpago
 
que abra en dos mi último cielo.
 
 
 
Sujétame los brazos.
 
engrilla mis tobillos,
 
empareda mis párpados.
 
Pero tatuada una flor en la pupila,
 
crucificada un alba debajo de la frente,
 
acurrucado un beso en la raíz de la lengua,
 
déjame ser mi propio testimonio.
 
 
 
 
LAS PUERTAS
 
...Un cerrarse de puertas,
 
a derecha e izquierda;
 
un cerrarse de puertas silenciosas,
 
siempre a destiempo,
 
siempre un poco antes
 
o un momento demasiado tarde;
 
hasta que solo queda abierta una,
 
la única puntual,
 
la única oscura,
 
la única sin paisaje y sin mirada.
 
 
 
 
INVENCIÓN DE LA MUERTE
 
Esa sombra
 
La veréis alargarse cada vez como un agua vertida
 
sin remedio
 
como un manto cayendo despacio de sus hombros
 
como si fuese él mismo arrepentido que quisiera
 
volver sobre sus pasos
 
-reptil de limpia muerte sin cadáver-
 
 
 
La veréis ahilar su arroyo
 
sobre un suelo
 
por siempre horizontal a la aventura
 
 
 
Y será también la única
 
que dormirá con él reconciliada
 
con la sombra total
 
de que se desgajó
 
enemiga de todos los espejos un día.
 
 
 
 
 
NADIE LE EMPUJA
 
 
Nadie le empuja Nadie lo retiene
 
nadie le advierte nadie le cede el paso ni le espera
 
 
 
Indiferentes
 
le ven pasar con su sentencia
 
oculta como un zorro robado en la cintura
 
royéndole hasta el hueco de los dientes
 
 
 
Nadie le impide el paso ni le espera
 
porque todos quisieran ser los últimos.
 
 
 
Nadie le toca. Nadie
 
le empuja. Llega solo
 
llenándose sin nadie del silencio
 
de todos los que llegaron antes
 
tapiándose de nombres olvidados
 
y de palabras sin respuesta
 
 
 
Llega solo
 
nadie le empuja nadie le retiene
 
porque todos quisieran ser los últimos.
 
 
 
 
 
Registro: Julio 2010.
 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 



Compartir FB

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 

Portal Guarani © 2014
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486, Celular: 0981 564-220 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto