PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
JOSEFINA PLÁ


  LA LLAMA Y LA ARENA, 1987 - Poemario de JOSEFINA PLÁ


LA LLAMA Y LA ARENA, 1987 - Poemario de JOSEFINA PLÁ

LA LLAMA Y LA ARENA

Poemario de JOSEFINA PLÁ

Colección Poesía, 53

© Josefina Plá

Alcándara Editora

Edición al cuidado de la autora y C.V.M.

Diseñográfico; Miguel Angel Fernández

Viñeta; Carlos Colombino

Tiraje de 750 ejemplares

Hecho el depósito que establece la Ley 94

Se acabó de imprimir el 31 de Agosto de 1987

en los talleres gráficos de Editora Litocolor

Asunción del Paraguay

 

 

 

 

 

DOS PALABRAS

Este poemario comprende poemas escritos entre 1935 y 1985. Como los tres que le preceden, publicados de 1981 a 1985: FOLLAJE DEL TIEMPO (NAPA, Asun­ción), TIEMPO Y TINIEBLA (ALCANDARA, Asun­ción) y CAMBIAR SUEÑOS POR SOMBRAS (ALCAN­DARA, Asunción) es, en su aparición tardía, el resulta­do y reflejo de una situación generalizada de la poesía nacional, sometida a penitencial ineditez durante más de cuarenta años (1940-1981). Ineditez cuyos efectos acusa el desenvolvimiento de las generaciones poéticas durante el mismo lapso.

Los tres poemarios nombrados compusieron su índice de acuerdo con sendas selecciones de los poemas acumu­lados durante esos ocho lustros. Selecciones ordenadas según un criterio básicamente temático, desatendiendo secuencias temporales. En el transcurso de esos cuarenta o más años, los poemas que surgían en breves tempora­das de fervor creativo, o en aisladas ocasiones, se fueron reuniendo, fechados. Sólo unos pocos lograron ver la luz, esporádica y aisladamente; no pudieron en ningún momento -salvo en unas magras plaquetas de 1960 a 1968- dar la clave emotiva, el logotipo de una "tempo­rada del alma”,

Los poetas sin embargo saben que esas temporadas a menudo se repiten, cíclicas: copiosas o escasas; la re­asunción de la temática denuncia cómo el poeta reincide y coincide consigo mismo en el correr del tiempo y cómo su giro en la órbita del propio misterio fatalmente pasa por el mismo punto del espíritu, aunque lo haga en distinto lugar del espacio, según los trabajos y los días. Y delata que cada una de esas temporadas, aunque al parecer agotó su impulso, no ha agotado el manantial profundo y angustioso de donde proceden las espontá­neas y sucesivas crecidas del alma Resta siempre un poso, un sedimento fermental, que rara vez o nunca alcanza, tal vez por su misma densidad específica, a diluirse del todo en los poemas que vieron la luz. Aun­que sea su funcional urgencia original la que produce esas crecidas. O es quizá la raíz única del ser poético individual, que semejante a ciertas plantas tenaces cuya finalidad parece ser sobrevivir, rebrota una y otra vez cuando parecía extirpada

Y es posible así que, a través del tiempo, un poemario lleve, en un poema de coordenadas temáticas definidas, el eco de otros poemas de tiempos anteriores, ampliando sus resonancias, densificando matices o denunciando en su reiteración la profundidad a la cual descienden las raíces de la antes nombrada motivación única y capital: aquella de la cual serían sólo variaciones más o menos disimuladas los sucesivos avatares poéticos: los tempora­les. Quizá pudiera aventurarse una idea: de todos los humanos, quizá es el poeta el que menos cambia, aun­que otra cosa parezca

Sobre estos supuestos, sometidos en su proceso a la prueba de la coincidencia o afinidad de voces antiguas con resonancias actuales, se construyeron los tres libros previos y se construye el presente. Quizá, no obstante, éste ofrezca en su contextura un factor que lo haga menos efectivo como revelación (o simplemente en valores) que sus precedentes. El material sobre el que se operó al componer los poemarios hermanos tuvo en su juego prioritario la ventaja de una más amplia posibili­dad de elección. Sin embargo, ese hilo entrañable que los lleva a todos a converger en el foco de una misma "tormenta creacional" es lo bastante fuerte como para no permitir al autor condenar a la muerte por el fuego -como ya en muchos otros casos lo ha hecho- estos testimonios de la vida vivida, la vida que quiso (¿por qué?) dejar constancia de su momento de toque a reba­to espiritual, en unos versos.

Se compone, pues, este libro (en el cual hay -aunque pocas- algunas repeticiones) de eslabones que pertene­cen a una misma cadena existencial En él, momentos recientes hacen confluencia con instantes lejanos en el tiempo, instantes gemelos sin días, semejantes, que no hemos podido suprimir en un volumen de carácter, en cierta manera, testamentario.

Quizá no sirvan para aumentar el modesto prestigio del poeta; sí para probar la necesidad y sinceridad de su pulsación, que no se desmiente a sí misma; que no quiere ni puede desmentirse. El hombre es el animal capaz de saber que muere y anticipar ese momento espi­ritualmente. Creo que ese animal es más hombre -más humano- en cuanto es más capaz de abarcar ese instan­te, tratar de buscar su íntimo sentido, que va más allá de la pudrición No puede llegar a visualizar en vida la supervivencia, pero puede sentirse más allá de esa pudri­ción. Este quizá sea el secreto de la poesía Y su misión, en cuanto al poeta mismo se refiere

JP

Asunción, agosto de 1987


 

A ti, tan cerca ya

 

 

INTROITO

SERPIENTE RÍO

No bajarás das veces al mismo río

HERACLITO DE ÉFESO

I

Quien te mira serpiente
bruñendo tus escamas
bajo el sol o el creciente
siempre pasando
nunca yéndote y el
marchándote y estando
desde las mismas fuentes
estando y regresando
desde la misma muerte
desde el origen al final encuentro
muriendo sin cesar y renaciendo siempre

Alguien te arroja su rostro su sonrisa
para que tú las lleves

Pero pasas por ellos sobre ellos bajo ellos
indiferente

... La camada ilusoria
de una imagen que nunca devorarán
los peces

II

El cielo ciego en ti
sumerge
sus tesoros y es natural que nunca lo recuerdes
El recuerdo es el viático
piadoso del que muere
Pero tú
permaneces

Navegas la bandera de todas las estrellas
en la muerte

Continua
que es tu vida perenne
Porque sabemos que estarás
naciendo siempre

y el mar sediento que no agotó tus vidas
no agotará
las que aún no tienes

 

... Viajero de ti mismo

que todo lo recibes para que nada lleves
que todo lo recoges

y nada guardas Sierpe
que pides tus escamas al cielo derramado
Quien fuera como tú Muriendo eternamente
y regresando

para nunca siempre

1968


 

LA LLAMA Y LA ARENA

 

EL AGUA QUISE

Yo quise la cascada como manto fastuoso.
Vestirme con una ola; ser estatua de lluvia
o surtidor cambiante, nunca igual a sí mismo;
o catarata -nube que secuestró su trueno­-.

Pero adoré del fuego la luz voraz, la furia
que al devorar la selva se devora a sí misma.
Que pintase mi estampa pincel de llamaradas;

y poner, como ellas, mi bandera en las cumbres.

... No tuve estatua de agua ni retrato de llama.
Del agua, sólo mío he tenido las lágrimas;
y del fuego, alma adentro, su retrato; no el mío...



1962

 

SOY...

... Soy un deseo de todo con lanada en el centro
preñez vasta de incendios que no llega a tizón

Un sueño vertical atado a un giro eterno
Estrella a la que un negro agujero absorbió

Este deseo de todo que nunca llega a nada
restallar de infinitas alas en mi interior

Un río en las entrañas y arenal en la lengua

Un sol bajo la frente y enfrente sombra sólo
Un ansia de ascensión crujiendo en cada vena
y el puño del planeta apresando mis pies

 

1975

 

ESTA TERNURA

Esta ternura
que rebosa los huesos y que no encuentra cauce
para llegar hasta los ojos:

este fervor humano
que sazona la sangre y que no logra
destilarse en la lengua;

esta humildad, este valor,
esta fe, esta alegría,

esta ansiedad de darse para poder crecer,
que son ascua en el pecho,

y que en la sangre echan

a navegarlas boyas de oro
de una fiesta fraterna;

y que se agotan todas adentro, sin siquiera llegar
a entibiar esta áspera corteza:

esta surgente que borbota a flor de gorja

y muere en nube:

esta bondad, capaz de redimir galaxias
y que termina

engarfiando unas garras que descarnan
hasta el hueso

al prójimo desnudo,
¿quién los ahoga, quién los pudre, los mutila, los ciega...?
¿Quién hace que esta llama que soy sólo dé humo...?

 

1975

 

BUSCAR CON LA PALABRA

Buscar con la palabra lo que aún no tiene nombre
más allá de la lágrima el canto el estertor

La rosa de la luz sin rosal conocido
pero cuyas espinas son constante escozor
y por senderos hechos de arco iris quebrados
marchar hacia esa aurora que nunca tendrá sol
 

(Porque es la consigna marchar sin saber dónde
o quizá ir es volver hacia el mismo mojón... )

 

... Y si alguna vez tocas una orilla del manto
será para saber que es sólo una ilusión

Tal vez roces la puerta Tal vez sientas el hálito
y tal vez a Dios mismo

Mas las palabras no

 

1975

 

METAFÍSICO

Cada vez que te pienso te crezco y te me alejo
Te llevo más allá de mi última frontera

Te sumo y potenciando tu horizonte neonato
agrando el imposible para mi sed viajera

 

Pero a la vez y sin querer crezco por dentro
Subiéndome a mi torre de muerte veo más lejos
y al par del nuevo límite se me aleja mi centro
como si él fuese parte del horizonte viejo

…………………………………………..

Este es el duelo antiguo la apuesta con tu abismo
No alcanzarás el límite sin perderte tú mismo
en el país que crece para agrandar destierros

 

1975

 

PARA SUBIR

Para subir la llama devora su camino
Para llegar el río debe llenar honduras
Para llegar el viento debe saltarlas torres
Para rodar la roca debe amar el suicidio

Yo criatura amasada con la tierra y el agua
llevo en el pecho el viento y en la frente la llama
Quemo bosques de sombras para abrir un camino
que no sé dónde lleva ni en qué cielo amanece

El río que en mis venas tiene su miniatura
buscando el fin también se rebalsa impotente

y en cada remanso con él detiene al cielo

Pero quedar no es su suerte o su destino
Debe seguir recuperando su camino

a costa de colmar despeñándose abismos

 

1968

 

LA FLOR NO VE

La flor no ve la luz Tan sólo la presiente
y en su sueño ella tiene la forma de los frutos
El pez no mira el agua Tan sólo la respira
Pero ella en uno solo le abre casa y camino
enseguida cerrados

El ave pez del aire qué es el aire no sabe
mas su ala en él modela escalinatas cúpulas
Y construyen caminos -ave y pez- de ellos sólo
tras su paso sellados sin memoria

Los caminos que yo hice fueron todos usados
Caminos sicofantes ya pisados por otros
preñados cada instante de ajenas aventuras

Pero aquellos caminos que hice con propias llagas
en la memoria crueles grabaron jeroglíficos

que yo tan sólo descifrar podría

......................................
. . . Su clave. lahe perdido

 

1968

 

CREACIÓN

Antes de que supiera qué era tiempo el laudo
de la sangre contaba mis noches y mis días
Antes de que supiera qué era dolor el golpe
de la sangre materna su campana tañía

Antes de que supiera del aire que me encierra
el llanto abría la puerta para el primer suspiro
Fue el llanto antes que el canto Supe lo que era lágrima
mucho antes que en mis labios fuese aurora la risa

…………………………………….

Y fue la luz partida y la sombra en pedazos
Y para ver la tierra taparon los astros

y para ver los astros se me escondió la tierra


1982

 

ACEPTAR

Que en el barco-palabra toda verdad naufraga
la sed el hambre el sueño el fruto la ceniza
Que el agua que trasiegas la sed sólo agudiza

Saber que tu deseo destiñe cuanto amaga

Que el beso es una flecha lejos siempre del blanco
el dolor una deuda eternamente impaga

y el sueño una serpiente anudada a tu flanco

Que la distancia es la única verdad de la esperanza
La sombra que tus pasos arrastran como un trapo
payaso que cada uno de tus gestos emula

Y que muerta debajo de tus huesos descansa
y para no pudrirse como tu último harapo
con el tallo de yerba que de ti crece ondula

1966


 

TIEMPO VESTIDO DE MUJER

 

a Nila López

 

OFICIO DE MUJER

Oficio de mujer.

                              Juego a escondite:
en donde estoy nunca vio nadie nada.
Oficio de mujer.

                                Espigadora

de campos bajo un sol que pronto acaba.
Custodia de los cántaros.

Avivo los rescoldos en la dura mañana,
aliso los pañales como pétalos
y reenciendo las lámparas.

Oficio de mujer.

                               Puente entre muertes.
Rosal despetalado con cada alba.
……………….
Oficio de mujer.

                                  Manos moviéndose

sin pausa
como hojas
que se retratan arañando el cielo
para caer al suelo y ser pisadas.
Manos sin pausa y sin descanso
sellando itinerarios, tibios mapas.
En el vientre un camino.
En la mirada
tremolando al viento el cartel roto
de huérfana posada.

 

1951

 

QUISO EL TIEMPO

Quiso el tiempo mirarse en un espejo
y se puso mis ojos

Quiso tener reloj para sus sueños
y se vistió

mi cuerpo
Quiso dar un nombre a su cosecha
y me dio voz y acento

Y fui tiempo vestido de mujer:
hipotecado tiempo

que termina
mirando al tiempo que no tiene término.

... Me dio el amor

para seguir mirándome
sin mí

en otros espejos

 

1951

 

DEJAN EL PUERTO

Dejan el puerto empavesado los navíos
y lleva cada uno por bandera una aurora

Un rumor de cascada se les prende a la popa
El sol que los persigue hostigándolos sube

con su ojo terrible quemando las estelas
Desde el cenit abruma Los empuja a Poniente
Una música afila escotas y trinquetes
y enredada en las jarcias con la brisa tremola

La noche los cobija solitaria Con ellos

tan solo la canción y el viento olvidadizo
Un timonel sin sombra

-único tripulante-­
se  prende a la rueda .

los ojos siempre abiertos igual que una serpiente

 

TRES ELEMENTOS

Yo llevé el agua y se escapó de entre mis dedos
engañosa serpiente

Yo hice caminos en el viento y se cerraron
para siempre

Yo llevé el fuego y me quemó por dentro
Aún queda allá en el fondo un ascua que no muere

Yo me prendí a la tierra

y ella me es fiel Me espera y en mí crece

 

1973

 

TIEMPO VESTIDO DE MUJER

Yo no tuve otro viático

que mi ansiedad de cielos

mi furia por vivir

y ver la espalda esquiva de los sueños

mi ciego anhelo de perder

mi cuerpo

en otro

cuerpo ciego

 

Yo no tuve jamás sino esa sed

yesca oculta de todos los incendios

En ansia

de alcanzar mis raíces descolgándose adentro

desde este corazón que ya consume

en tizón el cansancio del recuerdo

y en que germina oculto

el musgo del silencio

 

1984

 

DEUDA

La deuda que ya vence, ¿cuándo una firma mía

la ha reconocido... ?

El pagaré que debo cubrir, ¿quién lo contrajo?

El alquiler por este mísero chamizo

que me reclama renta de palacio,

¿cuándo lo he comprometido?

 

Sé que debo (¿me dejan un instante olvidarlo... ?)

Debe desde el nacer

el aire de mi primer vagido.

Debo el vaso salado de mis lágrimas

el impalpable azúcar del beso no tenido.

 

Debo cada latido que cae uno por uno

como moneda mísera del ciego en el platillo.

Debo este sueño remendado de agonía

y la sonrisa que el labio no ha zurcido.

 

Debo el silencio; yo, que nunca pude

alcanzar a decir lo que más mío.

Debo el dolor que no dolió y me duele,

y que ni siquiera he consumido.

……………………

Debo la muerte.

... Yo, que no he vivido.

 

OTRO NOMBRE DE TU ROSTRO

Tiempo otro nombre de mi rostro

ancla olvidada en puerto muerto

Y sin embargo de mis ojos

no zarpa el último navío

 

Ya no soy sueño Sólo sombra

Mi voz oráculo vencido

Mi mejilla otero arrasado

de donde sol y pájaros han huido

 

Es arenal lo que fue prado

y en él el viento alza su aullido

Mis dedos son ramo quemado

Carbón del beso consumido

 

1978

 

MI BESO ES MUCHEDUMBRE

Mi beso es muchedumbre.

Con él te sellan siglos y estaciones,

te condecoran légamos y nubes.

Se reencuentran en él

los valles con la cumbre:

el ojo del pavón con la amapola.

Mi beso es una escala por donde un mundo sube.

En él se juntan

rugidos y laúdes.

Cigarras y serpientes,

abejas y escorpiones se confunda.

En él están Lázaro y Judas,

mártires y asesinos su médula resumen.

Arden en él los que vivir esperan:

los que esperan matar, en él se encubren.

Mi beso es horca, es látigo, es cadena.

Mi beso es muchedumbre.

El puñal del rufián, la espada del valiente,

en él juntan relámpagos y herrumbres.

Cuando digo besar, digo legiones.

Y el nombre de mi beso es muchedumbre

1935

 

LA MAS LARGA MIRADA


La más larga mirada no detendrá la nube

Ni la sed más intensa brotar hará el arroyo

Me lo dijo tu voz volviendo hacia sus fuentes

dejando en piedra el cauce del latido

 

Una pequeña herida puede agotar la sangre

ausencia irremediable puede

tragar todas tus lágrimas

Me lo dijo tu beso descolgándose

de tus labios cayendo en el silencio

... Como la última fruta cayendo de la rama

 

1938

 

PIEDRA

Piedra

junto al arroyo viajero

ha sido Piedra

velando siempre el agua en perpetuo desvelo

Pero el agua jamás mojó su entraña

-cerrado corazón del tiempo­-

Cómplice de la oscura canción nunca acabada

porque regresa siempre a su comienzo

 

Piedra

junto al riachuelo

a la que el agua habla al oído

pero que nunca pudo atrapar el secreto

para dejar sus vértebras engastadas en barro

y navegar cambiando el cielo

 

Piedra condenada a escuchar siempre

el anuncio engañoso de los viajes sin término

y asistir a la ronda monótona del sol y de la luna

y no dejar jamás la cárcel de su espejo

 

1984

 

UN CAMINO DE MÚSICA

Un camino de música me llevó hasta tu alma.

Hasta la orilla tuya de mi muerte que es tu alma.

¡Oh camino sin surco como vuelo del ala!

¡Oh camino sin rastro como de estrella en agua!

 

Un camino de música. Un camino que canta.

Como el mar. La más mía e imposible jornada.

Como el hilo de luz de mis ojos a Alfa.

Un camino de músca me llevó hasta la playa

 

secreta de tu alma que es mi alma, es el alma

tuya que yo conozco; en que yo te miraba.

 

¡Orilla en que los astros se cuajan en el agua

hechizada del beso, para surgir de entraña

hechos mirada de hijo!

                                           Yo llegué hasta tu alma,

hasta la orilla misma de mi muerte.

Y no estabas.

 

1938

 

CANCIÓN DE LAS CUATRO NARINAS


Amarilla mañana

junté un haz de recuerdos.

Los até con la trenza

flava de mis cabellos.

Los teñí con añiles

salados de un mar nuevo.

 

(Una niña morena de ojos verde miraba.

En sus noches, el mar fábulas le contaba),

 

Hasta azul mediodía

me olvidé caminando.

(El colchón del oriente,

del algodón más blando).

 

(Una niña morena de ojos verdes cantaba.

Por sus ojos, el mar, galán verde, la amaba).

 

En la tarde más lila

yo me quedé muy lejos.

Y volver no sabía,

pues me sobraba el beso.

 

(Una joven morena de ojos verdes amaba.

En sus brazos, un mar no nacido lloraba).

 

En la noche más negra

me dormía sin sueño.

Despertar no podía,

pues me faltaba el beso.

 

(Una mujer morena de ojos verdes lloraba.

En un mar olvidado, otro mar la miraba . .).

 

AQUEL DÍA DE LLUVIA

Aquel día de lluvia

que se sigue bañando en el recuerdo

como una ninfa en la cascada

al otro lado

del muerto sol de mis estíos

 

Aquel día de lluvia

aún pura el agua con su luz de ángel

con los ojos cerrados

con su toque proteico de capullo

 

Trajinante el ocaso se marcha sin secarla

 

(. . . Aquel día de lluvia

que te mojó la cara

con la cual para siempre te perdiste

en el camino)

 

1979

 

IMPOSIBLE

Vaciarme de paisajes, olvidarme caminos,

reedificar el arco de tu desnudo día.

Borrar tus ojos, sendas de mi llagado sueño,

y enfriar en mi sangre tus dos terribles manos.

 

(. . . La estatua que he vaciado en soledad, volverla

raíz y musgo en tierra, canto y ala en el aire).

 

... O, en la antípoda lluvia de mi aherrojado llanto,

hacer cantar el muerto pájaro de tu beso.

Tornar a las cenizas las flechas de la llama,

reenhebrar en las venas el hilo del suspiro.

 

Y del dolor crecido, monstruo y criatura mía,

hacer de nuevo aquella sonrisa que en tus labios

me bautizaba tuya, con el nombre más mío.

 

1938

 

TUS MANOS

De las más hondas raíces se me alargan tus manos
y ascienden por mis venas como cegadas lunas

a desangrar mis sienes hacia el blancor postrero
y tejer en mis ojos su ramazón desnuda.

En mi carne de estío, como en hamaca lenta,
ellas la adolescente de tu placer columpian.
-Tus manos, que no son. Mis años, que ya han sido.
Y un sueño de rodillas tras la palabra muda-.­

... Dedos sabios de ritmo, unánimes de gracia.
Cantaban silenciosos la gloria de la curva:
cadera de mujer o contorno de vaso.

Diez espinas de beso que arañan mi garganta,
untadas de agonía las diez pálidas uñas,
yo las llevo en el pecho como ramos de llanto.

1939

 

POEMA DE LA PRIMERA LLUVIA

... Una lluvia delgada se iba al brazo del viento
a ras de las colinas arrecidas.

El pálido viaducto se inauguraba puente
sobre un hilo de agua turbia y fría.

Y el camino que hiciste ya quieto, se alargaba
atando a tu pisada mi irrestañable herida.

(Ya hermano de la lluvia buceando despacio
en pos de la raicilla;

hermano de la niebla otoñal que el paisaje,
gárrula, opaliniza;

hermano de la sombra reptante en cada hueco,
allá, sobre el repecho, mi soledad dormías. . .),

El sendero a mi herida atado como

húmeda venda, cruel, se retorcía.
Más que camino, arroyo de imposible mañana
que hasta mi corazón, largo, fluía.

Negro, un ciprés cabeceaba.
La lluvia asperjeábale la frente pensativa.
De los cuatro costados de la tarde mojada
la noche ya colgaba sus lívidas cortinas.

¡... Gotas que mojarían tus párpados cerrados!
Sobre mi corazón, lentas, caían.
…………..

La llovizna delgada se iba en brazos del viento
a ras de las colinas arrecidas.

1937

 

ROMANCE DE LA RIQUEZA INDIGENTE

Todo lo perdí contigo,

pues todo sin ti me queda.

El llanto que no he vertido,

el beso que no te llevas:

los ojos que no te alumbran,

los labios que tú no siembras.

¡Riqueza desesperada

que es la más triste pobreza!

 

A cualquier hora que cante,

tu voz llorará en mis venas,

y han de abrírseme tus ojos

en dondequiera que duerma.

 

¿De qué me sirve la rosa

que no perfuma tu diestra?

¿De qué me sirve el lucero

si en tu vigilia no tiembla?

El viento en que tu voz calla:

música que no me encuentra.

¡Dolor exacto en mi vida

como el latido en la arteria!

……………………

 

Todo lo perdí contigo.

Y todo, sin ti, me queda.

El llanto que no he vertido,

los labios que tú no siembras.

Por donde quiera que cante

tu voz llorará en mis venas,

y han de abrírseme tus ojos

en donde quiera que duerma.

1938

 

MOMENTOS

 

EL LIBRO ABANDONADO

Un libro abandonado El aire se despierta

Dejad que cauteloso con sus labios lo abra

El viento analfabeto que no entiende palabra

que al abrirlo no sabe que abre al mundo una puerta

 

Quizá están allí voces que él llevó y ha olvidado

risas músicas sueños angustia un escarceo

Al hojearlo en casi erótico aleteo

¿volverá a oir las voces que él un día ha llevado?

 

Al oído las páginas quizá cuenten al viento

un cuento que insinúa una humedad de llanto

... El libro es todo él alas bajo el soplo curioso

 

(¿Querría acaso en los brazos del viento soñoliento

volar y entre las ramas de algún árbol frondoso

de las hojas caídas recuperar el canto?)

1962

 

CANINDEYÚ

para Augusto Roa Bastos

¿Quién escuchó jamás que el agua ahogase al agua?

¿Quién pudo imaginar el suicidio del trueno?

El río en el remanso muriendo es solamente

agua que juega a hacerse espejo con un lago

 

Pero el agua rugiente que se orquestó tormenta

y se hizo voz de todas las voces sometidas

nunca pensó morir náufraga de sí misma

cadáver de agua heroica caminando su réquiem

 

Voz de agua hecha huracanes de huracán hecho piedra

que emulaste a las selvas con tu eco interminable

 

Callaste como calla el gigante selvático

cuando sus brazos bajan para medir su muerte

1985

 

AZAR

a Carlitos Viilagra Marsal,

siempre, y también después

- si después hay siempre

Con sólo dar un paso ya abandonaste algo

Volver la espalda es ausentarse Mientras duermes

allá en alguna parte se canceló un viaje

Y si cierras los ojos frustras una aventura

 

Una historia de amor ya no será la tuya

quizá porque te apartas ahora de la ventana

Tal vez vivas más tiempo porque al cerrar tu puerta

hoy torcida en el ojo se demoró la llave

 

Salir al jardín puede ser perder el Paraíso

Dejas un libro abierto y a tu vuelta la página

te contará otra historia con las mismas palabras

 

La carta que empezaste ayer al acabarla

hoy llevará un mensaje del todo diferente
………………
Y las cosas lo saben Conocen el secreto

……………

Sutiles tramoyistas le basta un solo instante

para cambiar la escena sus colores las luces

 

LA CASADA INFIEL

Y yo que me la llevé al río. . .

GARCÍA LORCA

La casada infiel viene en busca de los juncos

pisando zarzamoras y espinos y retamas

Mil noches de San Juan con sus incendios truncos

le trazan horizonte de agonizantes llamas

 

Busca el hueco en el limo donde plantó su pelo

el hueco que fue molde negado a las estrellas

En la ribera alerta se agazapa el recelo

Su cómplice alfabeto le rehúsan las huellas

 

No palpitan faroles Los grillos no se encienden

Los lirios han perdido su duelo con el viento

(Los peces de sus muslos se fueron ya río abajo)

 

Inmóviles los juncos su aguja al cielo tienden

El agua arrastra el último menguante soñoliento

y en la vieja colina cicatrizó el atajo

1978

 

PRESENTIMIENTO

La muerte hoy está lejos O está quizá tan cerca

que es mi misma piel Es mi temperatura

Está en mí No se acerca

no puede ya acercarse porque es ya mi estatura

 

La masco en el bocado de la fresca manzana

y la bebo en el sorbo de agua del arroyo

Me moja como el baño de la lluvia temprana

y se apoya en mi pulso y yo en ella me apoyo

 

Es tan yo que no sé si es un resto de vida

lo que golpea en mi pecho o es ella que acompaña

con su tambor de hueso mi oscura despedida

1980

 

 

SUITE PARA LOS QUE LLEGARON TARDE

 

SALUDO

 

I

... A cuantos a mi fiesta

ya tarde se llegaron

-apagadas las luces y las copas vacías-­

Los que olvidando la hora intactas se dejaron

las distancias

que nunca ya en el viento han de reabrir sus túneles

 

Para el adolescente que hombre

quizá me hubiese amado

 

Para el marino cuya pasión pudo haber sido

si no hubiéramos ambos a una

pintado

contrastadas postales

de puertos

en el álbum absurdo

de los contrarios viajes

 

Para el que conjugando

mejor sus vacaciones

hubiese viajado tres grados más al norte

aquel verano en que era

de lava y flor la sangre

……………………………………..

 

(Para ti mi saludo

campeón del desencuentro

doncel del laberinto

... Me buscaste por cerros y colinas

cuando yo te esperaba en la llanura. . .)


II



Para aquel que extravió la invitación al baile

en que me encontraría

escote y brazos tersos como pétalos

humillando la gárrula

luz de las cornucopias

 

Para aquel que dormía

cuando yo más despierta le imaginaba un rostro

distinto siempre siempre el mismo

 

Que con él me llevaba y no sabía mi nombre

ni mi casa

que quizá fuera el mismo

que yo veía

pasar frente a un balcón que nunca tuve

Que oyó mi risa alguna vez en sueños

más seductora cuanto sólo música

 

Y que me daba en sueños

los nombres más hermosos

y cada día retocada imagen

………………….

con ojos de sirena y cabellera de hada

Para el que enfermo lejos deshojaba

soñando margaritas

y el pétalo postrero una mañana

le dijo:

                              "Ya no pienses más en ella...

Para ti ya no habrá próxima primavera. . ."


III

 

Para el que lejos hacía versos

al amor de los cisnes en el lago tranquilo

mientras mi amor aullaba huérfano

 

O que pudo piadoso

pasarme un vaso de agua

cuando más me quemaba la brasa del verano

O trasegaba el poso

de sus amores últimos

en un vaso de whisky mientras que yo cantaba

………………….

O llegó tarde para mi vaso de nepente

(O tal vez llegué yo demasiado temprano

para desviar la bala

que le horadó el recuerdo entre las sienes)

 

IV

Para los hijos que llevé y sin mí se fueron

llamadas por los números de Dios a ciegas rondas

Que tuvieron quizás todos el mismo nombre

y hasta el mismo retrato tan lejos de mis ojos

…………………..

Con los cuales uní

                      toda la eternidad que no sería

mirándome las manos

y contándome muertes por sus posibles vidas

(Tan dentro se me fueron que nunca he conseguido

arrancar ese garfio prendido a mi cintura)

 

V

Para los que llegaron tarde ya a la almoneda

de la canción la risa la música un saludo

También a los que llegaron tardíos a mi entierro

porque reloj y corazón

en el mismo bolsillo quedaron olvidados.

 

Y aún más a los que tarde llegaron porque tarde

los convoqué al banquete de la amistad posible

Tarde para guardar en sus puños cerrados

una dedicatoria un signo una palabra

 

... O el último retrato de párpados sellados...

O el último poema que no llegó a ser puerto

porque perdió el cuaderno de bitácora

su página postrera

…………..

                                                                     ... A todos un saludo

1980

 

 

POST SCRIPTUM

 

QUIEN QUIERA QUE TÚ SEAS

I

Quien quiera que tú seas
tú que me vestiste

la túnica del Tiempo
y me pusiste

con esta piel mi límite primero
y mi último vestido

Tú que fijaste el día y la hora en que cada uno
ha de romper su copa y dejar el banquete:
Señor del Estertor Dueño del Miedo

Arbitro del Pecado Juez de Jueces. . .
Señor así no más Porque yo sé

que tú no puedes
dejar de oir

ningún ruego hasta aquél
que decir

no se quiere

Déjame entrar por esa puerta
como se entra en el sueño:
sin decir: "ahora duermo. . ."
De repente

sin que de ello
me entere

II

Déjame entrar Señor en tu oficina
donde todo se pierde

para que pueda todo recobrarse
Y recuerda Señor que eres

Tú quien ha de recordarlo todo
Para vivir yo hube de olvidar mucho
más fuiste Tú

quien me diste el olvido
Déjame entrar sin calculada espera
fabricadas disculpas
dilaciones o prórrogas

Déjame entrar

a Tu presencia
veré más claro podré saber por fin
cómo siendo esta gota de agua
este grano de polvo

siendo esta mísera pavesa
mi angustia tuvo siempre Tu medida

Dame opción a un coloquio en que la duda
con Tu luz se me aclare

Tú ya lo sabes todo
Yo aún no sé nada
Comprender para mí fue siempre
tallar en dura piedra
pero podré entender
quizá cuando te mire

1980


 

OTRAS OBRAS DE POESÍA DE LA AUTORA

Poesía

EL PRECIO DE LOS SUEÑOS. Ed. El Liberal Asunción, 1934.

RAPSODIA DE EURIDICE Y ORFEO. Asunción, 1948.

LA RAIZ Y LA AURORA. Ed. Diálogo. Asunción, 1960.

ROSTROS EN EL AGUA. Ed. Diálogo. Asunción, 1963.

INVENCION DE LA MUERTE. Ed. Diálogo. Asunción, 1964.

SATÉLITES OSCUROS. Ed. Diálogo. Asunción, 1965.

EL POLVO ENAMORADO. Ed. Diálogo. Asunción, 1968.

DESNUDO DIA. Ed. Diálogo. Asunción, 1969.

LUZ NEGRA. Asunción, 1975.

ANTOLOGIA. Asunción, 1977.

FOLLAJE DEL TIEMPO. Napa Asunción, 1981.

TIEMPO Y TINIEBLA. Alcándara Asunción, 1983.

CAMBIAR SUEÑOS POR SOMBRAS. Alcándara Asunción, 1984.

LA NAVE DEL OLVIDO. Ed. Luis Ripoll Palma de Mallorca, España, 1985.

LOS TREINTA MIL AUSENTES. Arte Nuevo. Asunción, 1985. Antologías

ANTOLOGIA DE LA POESIA PARAGUAYA. Laca Hispana Venezuela, 1963.

ANTOLOGIA DE LA POESIA PARAGUAYA. Cuadernos Hispa­noamericanos Madrid, 1969.

VOCES FEMENINAS EN LA POESIA PARAGUAYA (Crítica y antología). Alcándara Asunción, 1983.

Traducciones

ESTELAS ("Sillages") Renée Checa. Traducción, crítica y antolo­gía. Alcándara Asunción, 1985.

CHISPAS ("Etincelles") Nathalie Bruel. Traducción, crítica y anto­logía. Alcándara Asunción, 1986.

 

ALGUNOS JUICIOS SOBRE LA OBRA POÉTICA DE JOSEFINA PLÁ (EXTRACTOS)

Hay en sus poemas un vibrante desgarramiento interno, un escalofrío pasional constante, una pugna ardorosa del corazón y el espíritu. EFRAIM CARDOZO, El Liberal, 1934.

María Josefina Plá es una poetisa excepcional en cuanto su corazón tiene más capacidad de emoción y de amor que gran nú­mero de sus colegas liróforos.. . C. R. en ABC, Madrid, 1935.

... Ese don de expresión directa, leal y sin literatura, no pasa nunca, vale y cuenta siempre. GABRIELA MISTRAL, 1935. Una honda espiritualidad, un finísimo lenguaje de imágenes, son características constantes de su poemario. GASTON FIGUEI­RA, El D:á, Montevideo, 1936.

La contribución de Josefina Plá se coloca en el primer plano de la literatura paraguaya. STEFAN BACIU, Río de Janeiro, 1954.

... En Josefina Plá el tema de la muerte se enlaza con el del amor, como pasión trágica, lacerada de angustia y desesperación. REVISTA IBEROAMERICANA, 1954.

. . . La contribución de Josefina Plá, conocida también como profesora de arte dramático y ceramista de talento verdaderamen­te incomún, se coloca en el primer plano de la literatura paragua­ya. STEFAN BACIU, Tribuna da Imprensa, Río de Janeiro, 1954.

. . . Años de dolor y de amargo y valiente enfrentamiento con la dura e implacable realidad, con la vida que es maravillosa y nos cobra duramente el precio de los sueños, han dado a la voz de Josefina Plá un acento aún más hondo que el de aquellos inol­vidables poemas. Hay también una mayor riqueza expresional e imaginativa. GASTON FIGUEIRA, La Nueva Democracia, T. 35, No. 4, Octubre, 1956.

. . . La poesía de Josefina Plá, maravilla de angustia y de metáfora... ARTURO TORRES RIOSECO. Prólogo a la obra de Hugo Rodríguez Alcalá "Unamuno, Ortega y otros ensayos", 1958.

... El amor y la poesía, consustanciados, transubstanciados, sustentan esta palabra dolida, mas no gimiente, que habla de la pena y el sufrimiento, dos cauces de legítima expresividad: "Ay,

cómo abrirte este dolor de llave. . .". IDEA, Artes y Letras, Lima, Julio, 1960, Nos. 48 y 49, Año XII, pág. 9.

. . Lo que inmediatamente salta a la vista en estos poemas es la sensibilidad personalísima de la autora. Sofocando todos los ecos y posibles influencias, Josefina Plá ha creado por su cuenta una obra madura, llena de resonancias humanas, plena de accio­nes múltiples. . . Sin duda alguna el libro que ahora publica la coloca entre las más grandes poetisas del mundo hispánico. . . DIARIO POPULAR DE SAN PABLO, Diciembre, 1961.

. . . Josefina Plá es una figura continental por sus atributos creadores y por su función didáctica moderna. JOSE GERALDO VIEIRA, San Pablo, 25 diciembre de 1961

...La raíz y la aurora. . . nos llegó del Paraguay con la sor­presa de revelamos una poetisa de las más altas que hemos leído en lengua castellana. Su palabra es pragmática, su ritmo apretado y palpitante, su imaginería se ve transfigurada en sufrimiento. En este libro la poesía revela una permanente intimidad, un objeto que se toma sujeto para sobreponerse. . . "Se saciará su sed, la exigua sed de un hombre... ". En todo momento esta problemá­tica de amor se expone con el furor de cantar que informa al poeta. . . WALMIR AYALA. Boletín do Journal do comercio, Río de Janeiro, lo. demarzo de 1963.

El espíritu queda ganado por la belleza y el empuje que Jose­fina Plá sabe darle a su creación. ODON BETANZOS PALACIOS, La Prensa, Nueva York, 1964.

... Su poesía es de la que se imponen por la autenticidad y la intensidad del testimonio ante la vida. Por ello mismo da de lleno en la sensibilidad del lector... CARLOS DRUMMOND DE AN­DRADE, marzo, 1964.

. . . La tristeza queda revelada con patetismo. No trata ya únicamente de apartar la sombra que cruza su destino poético, su formación de vigilante en el mundo de los delirios. Josefina Plá consigue por medio de esta insistencia, lo que plásticamente podría llamarse el claroscuro de los sentimientos, un relieve de justeza expositiva. JEAN ARISTEGUIETA, El Universal, Caracas, 2 de febrero de 1965.

... Tres cosas nos sorprenden primariamente en sus poemas: su pura autonomía, el ángulo de penetración de sus imágenes y su extraña calidad de vertebración concreta. A partir de allí desapa­recen varias de las dicotomías más abrumadoras. Aunque nada sea más subjetivo que la muerte, no nos sofoca aquí lo subjetivo, no porque lo redima lo objetivo, sino porque se disuelve en una limpia invención verbal del ser. ROBERTO JUARROZ. Prólogo de Invención de la muerte 1965.

... He aquí una poesía ardiente y despojada como pocas en el panorama de nuestro idioma propenso, ya lo sabemos, en todos los géneros de elaboración literaria, pero especialmente en el poé­tico, a la abundancia verbal, al despliegue de las formas en desmedro de las intuiciones esenciales. La fuerza y la significación de esta poesía en cambio, proceden de profundas excavaciones en la carne viva de sus experiencias y vivencias fundamentales, radi­can en la extrema condensación de sus elementos. . . AUGUSTO ROA BASTOS, Revista Hispánica Moderna, Tomo XXXII, enero ­febrero de 1966, págs. 56-61.

. . . Lo que más atrae en ella es su hondura unida a la claridad y su condición de poesía universal... poesía a secas, dolorosa e íntima poesía la de Josefina Plá.. . OSCAR ECHEVERRI MEJIA, Presidente de la Academia de Letras de Colombia, 1967.

... Del conjunto despréndese evidente, la sensación de estar ante una de las voces más importantes de la actual poesía femeni­na española, si cuarenta años de alejamiento no hiciesen ya difícil encuadramiento tal. CARLOS MURCIANO. Poesía Española. No. 179. Noviembre 1967.

. . . Una voz insólita en la actual poesía femenina americana. ELIZABETH DURAND. El Día Montevideo, 1967.

. . . Josefina Plá talento y sensibilidad proteicos, creadora polifacética, voluntad indeclinable de trabajo y acción, se coloca por relevantes méritos y derecho propio entre las mujeres de avan­zada de la América hispana. JOSE RAMON HEREDIA, Prólogo 1aPolvo Enamorado, 1968.

. . . En el Polvo Enamorado que comentamos, su don lírico alcanza el ápice en la sensibilidad y en la pureza de expresión... GASTON FIGUEIRA. Books Abroad University of Oklahoma Press. Norman, Oklahoma. U.S.A. Julio, 1969.

... Gran poetisa, densa ensayista. . . GASTON FIGUEIRA, 1983.

... No se ha analizado todavía la influencia que por ejemplo

han ejercido Victoria Ocampo en la Argentina y Josefina Plá en el Paraguay... JUAN LISCANO, Caracas.

. . . Josefrna Plá, española de América. . . HUGO RODRI­GUEZ ALCALA.

. . . Poesía que se acerca a lo profundo del ser, al problema existencial del hombre. J. R. HEREDIA, 1968.

. . . Su don lírico alcanza en EL POLVO ENAMORADO el ápice en la sensibilidad y la pureza de expresión. GASTON FI­GUEIRA, 1969.

... Estos poemas (de LA NAVE DEL OLVIDO) constituyen la prueba imperecedera de un talento y una devoción que sólo podemos llamar "ejemplares". STEFAN BACIU, Poesía de Vene­zuela, 1986.

. . . nada grande la sentaría el sitial de un cuarto ángulo feme­nino dentro de la caprichosa figura geométrica que intentó trazar­se uniendo a Gabriela Mistral, Juana de Ibarbourou y Alfonsina Stomi.. .

Lamentablemente, el degustador de poesía no tiene a su alcance, en las librerías de nuestro medio, en ediciones sencillas -como sencilla y auténtica es la actitud de Josefrna Plá ante el arte- la obra de esta callada, tenaz, profunda y grande creadora paraguaya. G. M. El Día, Montevideo, 17 mayo 1980, pág. 16. ... Josefina Plá es la única gran voz de mujer que resuena en el recinto de la actualidad lírica paraguaya. Su poesía es acongo­jada, dolorida, con música de redención y alientos de recupera­ción del propio destino enajenado.

Josefina Plá, profundamente femenina, canta con frecuencia el destino y la vocación maternal, milagro de transfiguración y dignificación que nadie mejor que la mujer comprende por el cauce de una ansiedad intuidora.. . MUNDO ARGENTINO, Bue­nos Aires, 1945.

... Inició en el Paraguay una poesía femenina que se diferen­ció mucho de la que prevaleció en el momento de su aparición. Aunque el amor sea el único motivo de su obra, el modo en que lo cantó, como drama camal filtrado a través de una inteligencia aguda y cultura incomún, le dio una fisonomía nueva, diferente, inédita. WALTER WEY, La poesiá paraguaya, historia de una incógnita, Montevideo, 1951.

 

INDICE

Dos palabras,

INTROITO

Serpiente rio I, II,

LA LLAMA Y LA ARENA

El agua quise, Soy..., Esta ternura, Buscar con la palabra, Metafísico, Para subir, La flor no ve, Creación, 2Aceptar, 25

TIEMPO VESTIDO DE MUJER

Oficio de mujer, Quiso el tiempo, Dejan el puerto, Tres elementos, Tiempo vestido de mujer, Deuda, Otro nombre de tu rostro, Mi beso es muchedumbre, La más larga mirada, Piedra, Un camino de música, 4Canción de las cuatro narinas, Aquel día de lluvia, Imposible, Tus manos, Poema del a primera lluvia, 4Romance de la riqueza indigente,

MOMENTOS

El libro abandonado, Canindeyú, Azar, La casada infiel, Presentimiento,

SUITE PARA LOS QUE LLEGARON TARDE

Saludo I, II, III, IV, V,

POST SCRIPTUM

Quien quiera que tú seas        I, II,

Otras obras de poesía de la autora,
Algunos juicios sobre la obra poética de Josefina Plá (extractos),

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
EDITORA
EDITORA ALCÁNDARA
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
HISTORIA DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011MUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAIDIOMA GUARANICASA DEL LA INDEPENDENCIAMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYALA GUERRA DEL CHACO
MITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAYACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMÚSICA PARAGUAYABILLETES DEL PARAGUAYFILATELIA DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA