PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
JESÚS RUIZ NESTOSA


  LA GUERRA DE LOS GUARANÍES (XVI) - Guaranís, que quiere decir: Guerreros - Domingo, 23 de Julio de 2017


LA GUERRA DE LOS GUARANÍES (XVI) - Guaranís, que quiere decir: Guerreros - Domingo, 23 de Julio de 2017

LA GUERRA DE LOS GUARANÍES (XVI)

«Guaranís, que quiere decir: Guerreros»

 

Por JESÚS RUIZ NESTOSA

 

 

jesus.ruiznestosa@gmail.com

 

Entre las críticas a las Reducciones Jesuíticas del Paraguay estaba la de que habían formado un ejército de nativos. Las opiniones sobre estos soldados eran encontradas: unos los decían incapaces de luchar; otros, temibles guerreros. El padre provincial Jaime Aguilar era de los segundos. «Lo cierto, Señor, es que estos indios, desde antes que el español los conociese, se llamaban Guaranís, que quiere decir: Guerreros», escribe en un memorial dirigido al rey de España.

Los detractores de las Reducciones Jesuíticas del Paraguay, tanto en América como en España, eran muchos y no desmayaban en su empeño de expulsarlos de los pueblos que habían fundado en una amplia región del continente y donde se observaba un régimen especial gracias al apoyo de la Corona española a cambio de que los nativos fueran cristianizados. Una de las principales causas de ese encono era que los indígenas que vivían en las reducciones estaban fuera del régimen de encomienda, política que permitía que cada colono español tuviera a su cargo un cierto número de nativos trabajando para él en condiciones no muy diferentes a las de un esclavo.

Entre las muchas acusaciones que se les hacían, estaba la de que habían logrado formar un ejército de indígenas y que estos eran adiestrados en el uso de las armas. Ante tal condición de soldados, había opiniones encontradas: unos afirmaban que los indígenas eran incapaces de luchar, y otros, que eran temibles por su agresividad.

En 1731, el padre Jaime Aguilar, provincial de la Provincia del Paraguay, se vio obligado a redactar un largo memorial dirigido al rey de España (Felipe V en su primer reinado) a causa de un libelo escrito por Martín de Barúa, gobernador interino de Paraguay en 1730, que circulaba por toda España.

«A los daños –dice el padre Aguilar en su memorial– que se predicen a estas provincias y reino, caso que estos indios, o por mudarles el gobierno, o por otra causa, se levantaran, se ríen algunos valentones, y dicen con desprecio que estos indios no son para las armas, ni para pelear, sino para arar y cavar. Lo cierto, Señor, es que estos indios, desde antes que el español los conociese, se llamaban Guaranís, que quiere decir: Guerreros. Lo cierto es que dieron muchísimo que hacer al español, y este nunca los pudo conquistar. Lo cierto es, que si algunos de estos, apostatando, se mezcla con los infieles, afligen estas provincias, se porta con conocido arrojo y valor y muchas veces viene entre los demás de cabo o jefe» (1). Quienes criticaban esta militarización obedeciendo sus intereses particulares espurios, callaban los valiosos servicios que tal ejército, asentado en los pueblos reduccionales, había prestado a la Corona de España.

«Lo cierto es que –continúa el padre Aguilar– en las dos veces que los portugueses fueron echados de la Colonia [Colonia de Sacramento] y en otras funciones militares de vuestro real servicio, han merecido grandes alabanzas de vuestros gobernadores de Buenos Aires; y que con estos auxiliares y pocos soldados arreglados, han confiado desbaratar e impedir cualquiera intentos de extranjeros europeos; y que los portugueses principalmente temen este nervio, así por las dos dichas expulsiones de su Colonia, como porque antiguamente en el río Uruguay destrozaron plenamente una partida de más de doscientas y cincuenta canoas y más de mil y novecientos portugueses, y tupí en ellas, que venían a matar y cautivar indios; después de lo cual jamás se han atrevido a inquietarlos. Ellos han defendido sus tierras y pueblos de los bárbaros infieles, sin ayuda de nadie» (2).

Y cuando se dice «sin ayuda de nadie» significa que en esas oportunidades los indígenas lucharon sin apoyo económico, costeándose ellos mismos sus armas, su alimentación y la larga caminata desde los pueblos reduccionales a lo que hoy es la República Oriental del Uruguay y la población de Colonia, ya en la costa del Río de la Plata. Cuando recibieron la orden de abandonar esos siete pueblos que caían dentro de las tierras cedidas a Portugal por la Corona de España, estos servicios prestados al rey fueron puestos a consideración, sin que lograran convencer a nadie de la justicia de sus reclamos.

Pero los problemas militares no solo se registraban en el Río de la Plata, sino también, con frecuencia, dentro de la provincia del Paraguay.

«Y fuera de otras valerosas acciones pasadas –afirma el padre Aguilar– en los años y días presentes, en las turbulencias de la vecina provincia del Paraguay, han mostrado estos indios, que son para mucho, y que tiene V.M. [Vuestra Majestad] en ellos mayormente freno necesario para contener en su obediencia, y servicio a los que por más obligaciones no debieran necesitarlo; y por olvidados de ellas se han propasado a los mayores desafueros de que V.M. Estará informado. Por último, los mismos señores reyes vuestros progenitores, y V.M. Mismo, informados del amor y valor con que se han portado y desempeñado en las funciones de su real servicio, han despacho sus reales cédulas, dándoles y mandándoles dar las gracias, como consta por las mismas» (3).

Este cuestionamiento a la militarización de los indígenas viene desde lejos. El procurador general de la Compañía de Jesús de la Provincia del Paraguay, Juan José Rico, en un documento sin fechar pero escrito posiblemente entre 1734 y 1738, responde en un extenso documento a críticas que se recibieron «contra la buena conducta y gobierno civil de los treinta pueblos de indios guaraníes que están a cargo de la Compañía de Jesús del Paraguay».

En su quinto reparo responde la crítica «que se haya entablado en los pueblos ingenios o fábrica de pólvora sin la debida licencia, que se prescriben en la Ley 11, tít. 5, lib. 3» y desarrolla luego el tema diciendo que «A este reparo digo que es falso, que en otros pueblos haya al presente o haya habido jamás ni aun pueda haber fábrica o ingenio de pólvora, según lo que se entiende por este término; pues en todo aquel tramo o espacio de tierra, y en muchas leguas al contorno no se puede encontrar sal para comer, cuanto menos habrá salitre y en cantidad para dar abasto a una fábrica de pólvora (...) Y nadie habrá que pueda decir y probar haber comprado un cartucho siquiera, ni que los indios la hayan traído jamás a vender a las ciudades de los españoles; antes bien constan las cantidades que han comprado de ella los procuradores de Misiones, porque necesitaban los indios en las ocasiones que han salido llamados de sus gobernadores a alguna expedición, y últimamente hacia el Paraguay en estos últimos disturbios, que le consta en las partidas, que se compraron en Buenos Aires y la licencia que para ello dio su gobernador» (4).

 

Felipe V.  por Ramón Mosquera parte de un retrato del siglo XVIII, obra del pintor de cámara de Luis XIV, Hyacinthe Rigaud,

hecho cuando el recién proclamado rey de España tenía 16 años.

 

 

Notas 

1. Legajo 1203, 16, Archivo de España de la Compañía de Jesús en Alcalá de Henares.

2. Ibdm.

3. Ibdm.

4. Legajo 1203, 3, Archivo de España de la Compañía de Jesús en Alcalá de Henares.

 

 

 

 

Fuente: Suplemento Cultural de ABC Color - Página 4

Domingo, 23 de Julio de 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

EL IDIOMA GUARANÍ, BIBLIOTECA VIRTUAL en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 
 

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
MISIONES
MISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAY
HISTORIA
HISTORIA DEL PARAGUAY (LIBROS, COMPILACIONES, ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANILA GUERRA DEL CHACOMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYFILATELIA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANIMÚSICA PARAGUAYAMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYO
ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011REPUBLICA DEL PARAGUAYBILLETES DEL PARAGUAYCASA DEL LA INDEPENDENCIALITERATURA PARAGUAYAHISTORIA DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA