PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
MAURICIO SCHVARTZMAN


  ÑE’ERY - Poesía de MAURICIO SCHVARTZMAN - Año 1985


ÑE’ERY - Poesía de MAURICIO SCHVARTZMAN - Año 1985

ÑE’ERY

Poesía de MAURICIO SCHVARTZMAN

Colección Poesía, 40

© MAURICIO SCHVARTZMAN

Alcándara Editora

Edición al cuidado del autor, M.E.V.M., C.V.M. y M.A.F.

Diseño gráfico: MIGUEL ÁNGEL FERNÁNDEZ

Viñeta: CARLOS COLOMBINO

Tiraje de 750 ejemplares

Hecho el depósito que establece la Ley 94

Se acabó de imprimir el 4 de diciembre de 1985

en los talleres gráficos de Editora Litocolor

Asunción del Paraguay

 

 

hombre

     al fondo

 

surgiendo del nombre incluso

la palabra alarga el alma

     y se diluye

en el tiempo de él

           nacido

 

         blanca luz

         blanca de origen

     se expande en la oscura esfera

          del tiempo que fluye

 

el mundo brota

               del oscuro fondo

                                       rebrota

 

     abre sus fuentes

          sus caparazones de tierra

 

                se quiebra

 

 

gotas de agua

                    en las quebraduras de la tierra

 

                    el tiempo se desliza

                                    por las profundidades húmedas

 

                    gotas de tiempo

 

                                             suben por mis raíces

                                             surcan los tallos más débiles

                                             delinean los ríos del follaje

                        brotan del tiempo

 

                                                   se desploman

 

y reposa la vida entre nosotros

               duerme en la catástrofe del mundo

                             en la inmensidad del corazón del hombre

 

ya todo fluye entre nosotros

                       entre las manos y el cosmos

                       entre el fuego y la muerte

                                                               ya todo fluye

 

                                 el odio y las blancas plumas

                                                de las aves salvajes

                                 la alegría y los colmillos atómicos

                                                del tigre de barro

                                 el pensamiento y la miel

                                                             que derraman las abejas

                                mi muerte innecesaria antes de haber sido

                                mi muerte inefable porque existo y pienso

 

ñe'ery

         ñe'ery

                 fluye el alma

                 se hacen las palabras

 

se hacen de las quebraduras

                         de la dura quiebra del vacío

 

                         de la siembra del azar en el tiempo

                                              se hicieron

                                              las largas cuentas de palabras

                           en una noche con estridencias

 

                                          un grillo

 

                                    tres grillos

 

                                                     una multitud grillosa

                                                     que gritaba

                                                     el temprano olvido

                                                     de no haber sido

 

nadie en el azar de las palabras

 

                    solo yo

                               mi propia multitud

                    sabía que estaba

 

sólo del olvido se hicieron las palabras

                         

                         se doblaron

                         se tomaron

                         se arrojaron

     contra los violadores de la esperanza

 

                         se alzaron

          quedaron albas como el hierro en la fragua

                         se enalbaron

          contra los culpables de olvidar al hombre que no cesa

 

          que apalabrado

                                  fluye

                                       incesantemente

 

     y que en la fluida traspalabra

     reposa la lucha entre nosotros

     late en la catástrofe del mundo

 

          sube por las raíces más hondas

          surca los tallos más débiles

          libera la palabra del esclavo

 

          troza la afluente palabra

 

las multitudes que levantaban sus puños contra el amo

          allí estaban

 

mis poetas también estaban

 

guardaron las palabras

                               y por ellas nos reconocimos

                               en el espejo del trabajo

                               de los hombres

 

las venas latientes de la soledad

                       de Manuel Ortiz Guerrero

desordenaron las palabras

             que tomé del árbol

                               plantado en la tierra

                               del hombre que sueña

 

             contra el azar de vivir soñando

             contra el canto

             contra el filo

 

     contra la ardiente cal

                 del muro de las palabras

 

en las zonas tórridas de la imagen

                    desde donde parte el tiempo

                    Rubén Bareiro Saguier

 

en los lejanos campos de trigo

en el presentido barlovento de los mares

en las uvas torrenciales

en la contracal de la carta al amigo

en la libertad de liberada barda que duele

 

en el amor

               que estalla

                se arrumba por la costa

                estalla contrasiembras

 

en la libertad que perduele

                                       Carlos Villagra Marsal

                       y que se reparte en las voces de la rebeldía

                                                en las espadas de los capitanes populares

 

en el reparto altivo

                            tuve la memoria del tiempo

                                                   del compromiso del día siguiente

 

                        que habrá de señalar a los culpables

 

                                         de la ardiente muerte del que pelea

                                         en donde rota de estanques

                                                        crece la historia

 

acaso

         Elvio Romero

de los nervios de la madera

hizo la mano del santero

que habrá de tallar

                                    la cruz definitiva de John

                        bajo el viento

 

se repartieron mis poetas

                               la voz de las quebraduras

                                                                   del silencio

 

¿qué rastro silente

                           cierra el puño

cuando el tiempo fluye

en la palabra escrita

en el papel sorprendido?

 

¿qué rostro dolido del hombre

                   surge desde

                   el fondo

de la luz caramelo

              del fuego hurtado por el amo?

 

¿qué brotes de sombra

                                   de mi mano

        se enrollan tensas de lucha

                                                en mi palabra?

 

el rastro del tiempo que aquieta

en mis estanques

                            tu pelo móvil

                            cuando te desarmo

 

los brotes del espacio que nos envuelve

en el encierro y el tormento

 

          y una vez la idea envuelta

          y otra vez más

                                la voz envuelta

 

     los brotes de sombra

                                    de mi recuerdo huido

     a salvo están en mi palabra

     porque solamente son mis recuerdos

                                         y la vida que se desliza

 

la vida se desliza irremediablemente

                           hacia la profundidad

                           del orden de la naturaleza

 

                           ahora comprendo

                           mi muerte

                                               vertiginosamente inmóvil

                                               inútilmente ausente

                           alejándome del punto inicial del universo

 

¿por qué entonces mi atrasada nostalgia?

 

y por ella

              comprendo la vida

 

en la cáscara de febrero

blanca de sal

                     encontré sus huellas

                       y mi canto la estuvo llamando

 

jugarse por el esclavo

                                se hizo universal

                                necesario

                                inefable

 

se hizo del barro de los alfareros

del viento de los albañiles

del agua fría que dejan correr las lavanderas

de las líneas que dejan los pájaros

                                                     cuando vuelven

                          de los barcos que llevan el nombre

                          de la mujer amada

                          del alba de los carreteros

                          del dolor del encierro

           de la herrumbre que desengaña

                                     la inmovilidad del tiempo

 

           de los muertos de las revoluciones

 

del tiempo que fluye tomó la contienda su nombre

                                   del nombre de las prisiones que estallan

 

                   del tiempo brota

                                         el desnudo

                                         el claroscuro

                                         las sensaciones

                                         la muerte irremediable del amo

                   la libertad inefable de los que empuñan

                                  el martillo y el arado

 

y en el tiempo reposan mis manos

                                     y la calentura de mis delirios

 

una gota de mi delirio

en el agua del estanque

                                   - las ondas concéntricas se expanden

                                   - la tarde se llevó el jamón y el vino

                                   - yo me saqué los zapatos

                                   - bajo el ventilador nos miramos

                                   - al día siguiente corrió mi voz

                                      por los alambres del teléfono

 

        se delineó el horizonte

                         con carreteras y fundiciones

 

       se extendió el océano

                         con el sudor y la saliva

 

       y creamos la vida

                                                   en serio os digo

 

creamos la vida creamos la vida

                            que nunca tuvo comienzo

                            porque Dios estuvo en otra parte

 

                            ni tendrá final

                            porque creemos en nosotros

 

del delirio

                salieron volando los pájaros

 

                artes de pájaros

                                       el arte de hacer volar las palabras

                                                de colgarlas del cielo

                                                 de llenarlas de arena

                                       o de preguntas a la vida

 

                                       de nombrarme pajarero

                                       en el silencio y el movimiento

                                       en el viento y en el recuerdo

                                                            que guardo del héroe

                                       en el vuelo de cristal

                                       de los pájaros del estero

                                                   como una palabra que huye

                                                   de mi propia muerte

                                                   de mi esperanza errante

                                                              en el puro hombre

                                                   de mis pájaros de Neruda

                                                   en mi Pablo mismo

                                         el volar errante de mis palabras

 

de las figuras que dibujan los pájaros

                                                        con tus retornos

yo retengo las palabras

que te nombran

apenas

        oscurecidas por el sol

        cuando se desmayan

                                        en las sábanas de la sombra

y las retengo

para cuando llegues a los espacios de tu casa

que guardan las marcas de tus pies descalzos

                     y tomes este papel

                     doblado en dos

                                           en cuatro

                                                       en ocho partes

                    y leas esto mismo que fue escrito

                                                                       para que otros

                                                                       guarden mi alma

                                                         en sus arcones fantásticos

                   que no dice nada importante

                                                                   y sin embargo

                                                                   es un poema

                                       que fluye y se derrama

                                                  gota a gota

                                       sobre las ciudades que duermen

                                       y se llenan de palabras

 

las ciudades que fui abandonando

mientras dormían

                           sobre las veredas del río

y de las que retuve

solamente su viejo puente

 

es el puente el que siempre permanece

 

                     es uno el que pasa

                     como el agua bajo el puente

                     y se dobla

                                     en los remolinos

                     se reparte

                                     en las orillas

                     se pierde

                                     allá lejos

                                     con sus reflejos

 

el viejo puente siempre queda

 

                       ni el tiempo

                                         que lo acuarela

                       ni el ruido

                                        que no lo despierta

                       podrán conmover sus profundas piedras

 

el viejo puente

                       es lo que queda

 

                       el agua pasa

 

                       quién me espera

 

     quien me espere

     vendrá de la arena

                  de las grandes piedras

                  del aroma

     de la sal

                   de la soledad

                                      de los mares

                   redonda

                   carnal

                   salida de los huecos de la tierra

 

entre sus rodillas hincadas

sobre las lenguas del agua

               encontraré al hombre

                                 que quiso ser pez

                                                          espuma

                                                          espejo

 

              en el mar que la desnuda

 

     bajo el viento lleno de salitre

     yace el hombre

                                 que la libertad

                                 inventa

 

el tiempo pasa borrando

                                     al tiempo

               en sus remolinos

               se alzan mis brazos

a la tarde cuando suenan las cinco

el tiempo tiene unos ojos de canela

 

a la noche

                cuando suenan las horas

                los remolinos del tiempo

                llenan de tierra

                mi cuaderno vacío

 

cuando se arrima

                         el viento fresco de la madrugada

                se abren mis brazos

                se multiplican

                                     las distancias

 

                           y me quedo sin nada

 

     y por una vez me siento solo

               solo

                       de estar contemplando

los caminos de verdes cautivos vegetales  

los secretos de nada contra todos

 

               solo de andar desandando

               mi camino con su vagabundo inefable

 

               solo de marzo cuando llovizna

              

               solo de soledad cuando llamo

 

y hablo detrás de los muros

                                          de niebla

                                          de polvo

me voy con el tiempo

                                 sobrevivo

 

insisto

 

elijo formas equivalentes

a lo que fue dicho

                              lo digo libremente

                              borrando demarcaciones

 

llamo a los portones

                                 golpeo

 

hago ruido con sus cadenas

golpeo con los puños

te grito que me abras

           que me dejes entrar

           que me des vino y reposo

           que me cantes

           que me seques la frente con tu mano

 

           que tu cuerpo

                                debajo del mío

           contenga mi cansancio

 

cierro los ojos y

                         olvido lo que da vueltas

                                                        alrededor mío

me instalo en las amplias

                                         habitaciones de mis deseo:

me dejo arrastrar

                             por las corrientes turbulentas

                             de los ríos

                             que me cruzan

y apenas percibo los ruidos exteriores

                             el ruido de las hojas

                             el crepitar de los incendios

                             el canto de los pájaros

                             las voces de la gente

                             los motores

                             los pasos que te invaden

 

apenas siento el aliento

de lo que está fuera mío

y siento crecer

                          mis rumores interiores

veo partir mis sueños

                                    correr mis criaturas

 

y

   sin nadie que me diga nada

                                            ni me reproche

                        me acerco

                      te tomo la cara

                      te traigo hacia mí

                      intento descifrar tu mirada

                      te acerco más aún

                      aprieto tu tibieza

                      delineo tu boca

                      te acerco más aún

                                                   y más me acerco

 

        y en una sola sombra

                                         tu boca

                                         abierta

                                                  a mi locura

                                          me cierra los ojos

                                          abiertos

                                                       al olvido

 

entonces

             hice del vacío de las sombras de mis manos

             una figura nueva

                                       para las palabras que retornan

              tus hombros

              oscuros

                           porque el sol los mira

                           y el viento de las cosechas los quema

 

              tus hombros

                                  sin nada

 

              como la tierra

                                  bajo el cielo

              como el sol

                                  bajo el viento

              como el viento

                                  bajo el tiempo

 

entonces

             puedo hacerte

             como un artesano hace sus criaturas

 

desde el silencio de los elementos

            

 

          recortarte

          hundir mi cortaplumas

          en las venas de la madera

 

          marcar las líneas profundas

                      de tu cuerpo de costado

 

         juntarte

                       de la arcilla de los caminos

 

         modelar la forma de tus pechos

                        con el calor de mis manos

                                          entonces libres

 

         pintarte

                    con plumas blancas

 

         descubrirte claroscuros

                             tersuras

                                        pliegos

                                                tonalidades que se pierden

cubrirte

            recogerte lienzos y nylons

            sobre los vientos fuertes de tus desnudos

 

                           contemplarte

 

salida de mis sueños

tu sombra solitaria

se desliza

               por los bordes de la cama

y se extiende

                   por el piso de ladrillo de mi celda

 

oigo tu voz

                 que me llega por la brisa

                                            del noreste

                 que se mete por las rendijas

                                            de las persianas

                 que cuidan mi sueño

 

sueño

        que te oculto con mi cuerpo

                                                     de las luces

                                                     que se filtran en la noche

         y de los ojos del carcelero

 

y siento el dolor de tu encierro

en las entrañas de mis palabras

                      de mis palabras

                      que agonizan

                      al borde de tu cama

 

y si brota de mis manos

                                       la palabra

             del odio del amo brota

                           el brillo del sable

                           y

                                la garganta del niño

                                abierta irremediablemente

                                la muerte llorada desesperadamente

                                la mano del socio del amo

                                             sobre las empuñaduras

                                la charretera

                                                    bien cosida

                                                    sobre el acrisolado honor

                                las botas que pisan

                                                               en el derrumbe de la calle

 

la garganta del niño

                              más abierta ahora por el hambre

                              por la propiedad privada

                                     el hongo atómico

 

la garganta ya sin niño

 

el oficio de tirar al blanco humano

                          al negro

                          al patriota

                          al poeta de Soweto

             a las gargantas de los niños

a los indios de las estancias de los extranjeros

digo

   el oficio de tirar al blanco humano

 

 

y ahora me voy

 

         rompo el violín contra el odio de los hombres

         y medio vencido me acuerto con la muerte

                                                    mal parida de las amantes

                                                    del amo comandante en jefe

 

esta noche me voy y hago míos

                                                 como mis haberes más íntimos

                el tormento de la electricidad y del látigo

                el agua terrible de mi alma ahogada

 

y me seguiré yendo

                     enfrentando al odio mis puros recuerdos

                     cuando entonces

                                              caminante

                     dibujaba ventanas en las alturas de las ciudades

                     o le cantaba al Calpean Star semihundido

                                             con sus fantasmas

                     tirando al aire caído

                     solamente gaviotas que nadie las puede inventar

 

                 el Calpean Star de mis viejos recuerdos

                                          en el tormento de la pileta

                                          de las manos que interrogan

                                          de los enormes labios

                                          que cuentan los segundos

                                                                que restan a la vida

 

oh qué fantástico Calpean Star

                          alguien gritando tu nombre en las piletas

 

            adiós habitantes de las celdas del mundo

                                          y de cualquier melancolía

            ya el agua está quieta ya no está sorprendida

 

adiós tristezas que ya no presienten

 

pero ya no habrá tristezas esta noche

                    quedará girando José Asunción en su disco

                    su Ñemitŷ a todo volumen

                               cubriendo los profundos gritos

                               de los hombres que denuncian los crímenes del amo

 

y cuando el cansancio cotidiano

               el simple cansancio del látigo

                              se derrume en el vientre de la muerte

                              y me vaya durmiendo

                                                 una vieja canción judía

                                                 de la que no puedo olvidarme

                                                 será el silencio

 

                                   una vieja canción judía

                                   será el último silencio

 

desde el fondo del sueño

                         del hombre naciendo del simple sueño

                         de la agitación y del caos

                         naciendo el simple hombre

                         de la muerte del amo

                         naciendo el hondo hombre

 

naciendo desde la blanca luz

                         la anhelada muerte del amo

                         creo

                                   en el movimiento y en sus resultados

                        

                         en lo inevitable

                                                en la muerte

                                                y en el triunfo

                         en lo posible

                         y en los buenos propósitos

                         en el odio

                              que pasa borrando los labios del amo

en la ley del desarrollo de la naturaleza y del hombre

                               en el azar y en el pensamiento

                               en la vida y en los

                               puentecitos solitarios

 

           porque estoy hecho de vuelos

                                           de rastros de pisadas

                        del trapo que cosía mi madre proletaria

y mi alma sólo existe por la organización de mi cuerpo

                        creo en la materia

 

                         y en las multitudes

                         que hicieron

                                               el papel y el lápiz

                         con que escribo mis poemas

 

*/*

 

venir llegando

encontrar

esperar

             el ruido

                        la distancia

                        la distancia del cuándo

la sombra de venir llegando

la noticia el color el agua el giro de las cosas

           las cosas que vienen creciendo

                                            amontonando

                                            con sus formas sus movimientos

sus espacios para tan poca cosa sus grandes espacios

para estar para dejarse estar para no dejarse para atar

para no sufrir por lo menos para no estar en silencio y seguir

seguir yendo a dónde

porque retorno porque vuelvo porque giro porque grito

porque tampoco grito

porque empiezo a estar dónde empiezo a estar

a salir por donde nada sale dónde nada sale

comienzo a decir

a tomar a crecer

a sentirme cómo a sentirme

a sentir que algo empieza así

tan

sencillamente

 

y de pronto

soy un animal pura naturaleza

gruño gimo resoplo

araño la tierra y retrocedo

                            para dar el embate final

defiendo a las hembras

                 al rebaño

a la vida y a la muerte

                                  a la procreación

raspo la tierra con mis patas delanteras

                 el aire se alarga

                            se arruga

hundo la tierra

araño rasgo voy a saltar

miro a la muerte

                         son puras intuiciones

                         de animal con el cuero cortando

                         golpeado clavado

                         en la mitad del día

                         en la mitad de la medianoche

                         en la mitad de la tortura

                         en la mitad del cansancio de la tortura

     en el celo

     en la ausencia

     miro de lejos

     me voy arrimando

     al látigo al garrote a las cadenas

abro la boca para morder para clavar mis colmillos y vomitar

                          mi saliva y mis odios desvestidos

me van llevando hasta donde termina la vida

               aquí en el brocal de la pileta

               comienza la nada vomito y lucho

               por todo la procreación el rebaño la hembra

soy un toro acosado un caballo del surugjabalí oscuro

                                                            [ los animales de los cuentos

herido mortificado olvidado

resoplo y voy a saltar

los muros de las prisiones del mundo

 

aquí está el campo de batalla

               la muerte deberá comenzar su tarea al este

                                    al norte están las copas de triunfo

                     al sur trago al aire

he revisado vereda por vereda si están en su sitio

                         los hierros

                         el algodón

                         y los animales

                                               al oeste

                                               la soledad está alineada

                                          y la inteligencia con sus ampollas

           y los compañeros

           ¡viban los compañeros!

            cierran los puños

           con sus bolsillos rotos en las primeras horas

enfrente

              unas enormes máquinas consumen voltios

                                                                       brazos

                                                                       abortos

                                                                       resinas

                                                                       ácidos

                                                                    el poroto de la cena

 

buena suerte antes de morir peleando descansa compañero

con todas tus ganas de buen proletario

mira como está clareando al oeste donde muere la muerte

hoy habrás de pelear serás la muchedumbre

                                   dejarás tu sangre y tus hijos

                                   serás inmensamente libre

                                   y te odiarán los borrachos de whisky

 

defiende tu corazón de hombre bueno

salva tu derecho

a tener

una maravilla

 

habrá que cruzar el campo extenso esta noche

encender linternas de barcos

preparar avíos

                     secarse la frente

                             cruzar

quiere decir abandonar un punto de salida

                     puede ser una aldea con su pueblo

                     puede ser una habitación

                                     una cama íntima

                                     una compañera

                                     una hija

 

cruzar esta noche puntualmente

        quiere decir

        estar llegando a un punto final

                                                      un destino

puede ser un puerto con marineros borrachos y

                                       música de acordeones

puede ser una mañana bien temprana

                una esperanza antigua

                un compañero

                                       que viene cruzando el alba

 

te alejas de tu casa amontonando días sobre otros

y regresas

                con tu misma figura

                                               y tus preocupaciones

 

¿sirve el tiempo que se mide con tus brazos?

 

¿sirve el tiempo de las aves

que habrás de medir con tus años

                               cubiertos de carbón

                               y con los minutos de tu vida

                               marcados en tarjetas de asistencia?

 

¿a quién sirve tu pieza con su palangana y su mesita de luz

                      frente a la estación del ferrocarril

                      con su paisaje de madrugadas siemprevivas

                      y su cantito olvidado descuidadamente

                                        por algún vagabundo?

 

¿a quién sirven tus sueños

                         colgados detrás de la puerta en una percha vieja?

 

no bastarán sirenas ni salarios para doblegarte

acércate a las comisas del alba y contempla

                                   el fuego que avanza

                                   mientras huyen los pájaros

baila con tu música estruendosa al compás de las matrices

que funden años y años enhebrados de manos y venas de acero

rompe y modela y martilla tu embravecida mar de nafta y cemento

                                     y contempla tu creación

                                     y salvarás tu canto para siempre

 

el viento vino por la luna

y se fueron juntos

para armar el panal de las abejas

 

el Dios del jabalí

puso los caminitos de barro

le echó un poco de sal a los barreros

y mandó a sus hijos arqueros

                 a cazar el chancho y el ciervo

 

la lluvia y el frió

                             juntaron pajas

                             tierra bien pisada

                             y un lugar alto para el tapyî

                             enfrentando al viento

 

Ñanderuvusu pensó en las hormigas y el oso hormiguero

       en el aleteo de las alas y en los pájaros

       en el ykua y en el mandil travieso

              y creo el ybyguazu al mismo tiempo que a los hombres

 

la siembra y el rozado

los cuentos que rodean las fogatas del invierno

la mano con la mano el hijo con la madre el arco y el cesto

todos se juntaron y el tekoha floreció como el tajy y el cocotero

 

un día llegó un jaguareté cervecero

y con sus garras de lata de cerveza

se comió todo

el ybyguazu

el tekoha

el tapyî

y hasta al oso hormiguero

 

 

INDICE

hombre al fondo,

blanca luz,

gotas de agua,

y reposa la vida entre nosotros,

se hacen de las quebraduras,

sólo del olvido se hicieron las palabras,

y que en la fluida traspalabra,

mis poetas también estaban,

en las zonas tórridas de la imagen,

en la libertad que perduele,

acaso Elvio Romero,

¿qué rastro silente cierra el puño,

el rastro del tiempo que aquieta,

los brotes de sombra,

y por ella comprendo la vida,

del tiempo que fluye tomó la contienda su nombre,

una gota de mi delirio,

del delirio salieron volando los pájaros,

de las figuras que dibujan los pájaros,

las ciudades que fui abandonando,

el viejo puente siempre queda,

quien me espere,

el tiempo pasa borrando al tiempo,

y por una vez me siento solo,

y hablo detrás de los muros,

cierro los ojos y olvido lo que da vueltas,

y sin nadie que me diga nada ni me reproche,

entonces hice del vacío de las sombras de mis manos,

entonces puedo hacerte,

salida de mis sueños, 3

y si brota de mis manos la palabra,

y ahora me voy,

y me seguiré yendo,

adiós tristezas que ya no presienten,

desde el fondo del sueño,

porque estoy hecho de vuelos,

y desde el oscuro silencio del sueño,

vendrás con las máquinas que incendian sus almas negras,

para defenderte sobrevivo esta noche,

sudor nuestro de cada día,

que desnuda al infinito cuerpo de la noche,

tu mano contra mi viento,

lejos de la celda,

mientras degüello el día,

y se enciende el sueño,

el tercio cruel del viento,

veo pasar un muchacho con su viento de golondrina ida,

venimos del vientre de esta cierta celda,

de lo hondo incierto venimos,

hermano de aquiadentro,

otros hombres alcanzaron las estrellas,

está ardiendo,

en el patio desolado y triste,

los compañeros en sus cuartos sellados,

la hora del ocio carcelario,

también ocurre a veces,

los oficios carcelarios son vagones chirriados,

en el día de la visita carcelaria,

a la cocinera carcelaria le nombramos,

quedan figuras de hombres,

venir llegando,

y de pronto,

aquí está el campo de batalla,

habrá que cruzar el campo extenso esta noche,

te alejas de tu casa amontonando días sobre otros,

el viento vino por la luna,

 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

EL IDIOMA GUARANÍ, BIBLIOTECA VIRTUAL en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
EDITORA
EDITORA ALCÁNDARA
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
MITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA IDIOMA GUARANIMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYA
HISTORIA DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOCASA DEL LA INDEPENDENCIALA GUERRA DEL CHACOBILLETES DEL PARAGUAYREPUBLICA DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYAFILATELIA DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA