PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
ELSA WIEZELL


  CANCIÓN FERVOROSA y ESTO - Poesías de ELSA WEIZEL


CANCIÓN FERVOROSA y ESTO - Poesías de ELSA WEIZEL

CANCIÓN FERVOROSA y ESTO

Poesías de ELSA WEIZEL

 

**/**

 

 

CANCIÓN FERVOROSA

 

Dejo la sombra de la tierra

en mí arrebato.

y levanto los andamios

a lo imposible.

Aire azul y fantástico

me circunda

y el mar hecho de espuma

te espera.

Todo te espera:

un silencio violento,

el sigiloso sueño de la tarde

y este paso

hecho vigilia.

Esperada ajel

y viaje de relámpago

en el hueco de mi mano.

La luz de amor

salta de mi cintura

como un pájaro ciego.

Te reconoce

el tiempo de amor

y un puente vertical

entre los hombres que caminan

y tienen la luz viva

de tus ojos.

Tenso y profundo es nuestro exilio.

No hay miedo que te vayas.

El mar y yo

te cubren la estatura.

Presencia mansa del pino

y espectro permanente

de la piedra.

Absortos y tendidos en la arena

matamos el tiempo

y el nombre del olvido.

 

**/**

 

ESTO

 

Este amor me nace

de un dolor mordido

en la palabra

que sobrevive y crece

con motivo del corazón.

Ya no me duele el frío

de la noche anónima

que golpea.

Ya no me duele

el grito de los cantos

y otra sed.

El amor queda

en la columna vertebral

y secreta de mi muerte.

 

**/**

 

ELSA WIEZELL : Poetisa, pintora y docente universitaria paraguaya con más de cuatro décadas de labor.

Licenciada en Letras por la Universidad Nacional de Asunción.

Publicaciones: VALORES DE AMÉRICA (Selección Artística Americana Montevideo, Uruguay, Fue fundadora de la Escuela de Bellas Artes (Miserere). Fue también jefa de redacción de El feminista.

Fundadora del Museo de Arte Moderno de Asunción.

De sus casi treinta poemarios publicados, hay que mencionar:

  • Poemas de un mundo en brumas (1950), su primer libro de poemas,
  • Barro de estrellas (1951),
  • Órbita de visiones (1962),
  • Mensajes para hombres nuevos (1966),
  • Virazón (1972),
  • Antología Poética (1982), y
  • Los dos y el mar (1994), para dar sólo una docena de títulos representativos de su vasta obra literaria.

 

**/**

 

 

Fuente:

 

UT –EROS - POESÍA ERÓTICA FEMENINA PARAGUAYENSIS

Edición MA. EUGENIA AYALA y CRISTINO BOGADO

© 2009 Jakembó editores – 1ª edición

Arte de tapa: Analía Marchi sobre un dibujo original de Saya.

Asunción-Paraguay

 

**/**

 

Palabras preliminares

I

Dejando correr las bambalinas del tiempo, atravesando el vitral de la historia literaria femenina en Paraguay, tropezamos con un largo camino que ella ha recorrido, desde los tiempos de la pionera Dora Gómez Bueno de Acuña hasta nuestros días. A decir de Josefina Plá, "Dora es sin duda la única representante caracterizada de la vertiente erótica en la poesía femenina paraguaya" (Voces femeninas de la literatura paraguaya, 1982).

Los años han pasado y hoy estamos en condiciones de decir que Paraguay es testigo de un importante desarrollo de esta vertiente literaria: la poesía erótica. Ella atraviesa los límites de la poesía amatoria para sugerir, seducir, conquistar, amar, desenredar las sombras del silencio y al final dejarse alcanzar por el fuego de la poesía.

En este trabajo presentamos a doce de las poetisas que se ubican en esta línea poética.

Delfina Acosta, deja correr las persianas de su poesía amatoria para subir unos escalones más y cantarle a Neruda sus más fogosos versos. "Mas anteanoche hallaste extraña lengua / que te landa con un duro fuego, /Y amaste a otra mujer, así, tumbado /encima de su bata y de su pelo".

Elsa Wiezell en su canción fervorosa nos deja el sabor de su sutileza y su intensidad, "Te reconoce/ el tiempo de amor/ y un puente vertical/ entre los hombres que caminan /y tienen la luz viva/ de tus ojos".

Irina Rafols directa, sincera envuelta en la transparencia a la que invita su poesía intimista. “Uno, / que no sabe donde empieza, / donde termina el otro. / Uno y otro, / Poseídos / en la bárbara tibieza / de ser uno solo, / en el instante final / en que nos suelda un gran quejido".

Shirley Villalba breve y precisa. Eso que necesita decir su poesía sencillamente y sin rodeos. "Enlábiame tu rostro/ en la boca/ y deja que tu lengua /me vea/ y núblame la piel/ con tus besos/ y encuéntrate conmigo/ en mi sombra."

Ma. Eugenia Ayala

 

**/**

 

Kómo pudo una yiyi tan grande y linda pasar por

unos ojos tan chikitos como la poesía

II

Paraway tiene poesía. Tiene mujeres, por ende, tiene erotismo. Un erotismo prelado de palabras que cabalgan picos de extrema furia lingüístika. Montes donde chorrea la lava multiorgásmika del día a día, la alegría de los instintos tan tie'y y tan indio maká en sus colores y la tersura de sus vestidos, tan tan sus teklas sobre el cuerpo propiciatorio del amor a la poesía. Esta poesía erótika parawayensis de yiyis de la más variopinta eroto-filosofía, de lápices labiales fluo, se bifurka por los caminos galáktiko-poétikos de una Carla Fabri (ella fabrika espacios atiborrados de niebla y tatachiná donde germinan semillas-palabras, capullos-vocablos, que el megáfono del pueblo cantará mitopoyétikamente -anulados sus consonantes, enfatizando las vokales hasta el too much oriental casi chino casi Cage), o por las ajedrezadas sendas amatorias de Ma. Eugenia Ayala (su Avalon pisa una tierra de nadie en coloración dualístika, de ajedrez medieval, allí valen las artes de la corte trovadoreska, los envites del caballo loko cruzando diagonalmente zurdo el mundo de su tablero ilimitado), o por la onano-meditación de Mónika Kreibhom (ella trae reminiscencias pop, escamotea al tantra el retrato de un galán franchute para leitar cual fémina tarkovskiana sobre el vaivén de la poesía y sus mareas blancas soberbias) o, aun más., en las amonestaciones humor-erótikas de la Gisele Capoto (su poesía se aplica a la restructuración de la realicé a partir de petits acomodamientos de pedazos humorístikos en un mosaiko patafísiko, dice kaput a la realidad poniéndola patas pa arriba, pero no como desenlace de un proceso deconstructivo sino desde el propio abordaje poétiko mismo, gesto inaugural ke en el fondo lo sostiene).

Antaño, en esa época lejana en ke sabiduría equivalía a decir perogrulladas, se ufanaban de que la poesía se escribe con palabras, pero hete aquí hoy vemos los funerales de tal pretensión en el caso ejemplar de los versos horizontales de Mónica Laneri, para kien la regla de oro es el cuerpo abandonado del corsé de las ropas, la acogedora cama y la palabra ahogada en el seno del gemido o el grito propiciatorio, forman los elementos básicos para su poesía.

Renée Ferrer busca corno cavando o lamiendo en el cuerpo un itinerario poétiko, oculto, esotériko a los más, pero gracias a su deseo emergen legibles, descabalizados y resplandecientes.

Lourdes Espínola, a pesar de su nombre ke trae reminiscencias católicas de castidad, de claustro y peregrinajes religiosos en busca de milagros, cultiva una poesía como un jardín devenido campo de batalla de los flujos amatorios, donde crecen, y absorben las simientes de todos los soles del mundo, flores de pétalos que se abren a los afanes de nuestra mirada de picaflor o abeja.

En Montserrat Álvarez no se trata de otra cosa ke la vivisección desesperada de un concepto llamado cuerpo y de una ilusión tildada de erótika, de la desconfianza, acaso irónika otras veces sesuda, en recrear la esencia auténtica de un nombre manoseado por el dinamismo del día a día, incluso una interrogación ke coquetea con la plegaria pascaliana, un grito distanciado pero no gélido en su raigambre, hambriento y oscuro, arborescente y fluido en sus versos de un fragor antiguo, bajo continuo que sostiene las horas felices de la poesía.

Las generaciones rotan pero el furor afro-agro de Afcoditaeo lo permanente. Las yiyis giran, cual derviches de la palabra, al ritmo de la música íntima que guía a los  versos a la casa del misticismo de lo hic et nunc. El lector no necesitará en este trance de preservativos para acoplarse al juego -irse a la cama de agua del ritmo de sus versos sirenaikos-de estas yiyis de cabellera de fuego, akã yboty pytã tatácha, al ir y venir penelopiano del swing de la poesía de los menstruos, sacerdotisas tanto de la escritura como de ese fuego de la vida que cuidann-curan entre sus piernas desde que el mundo se desprendió de la nada con una primigenia rima sexual: ese lechoso big bang!

Cristino Bogado Asunción, abril 2009

 

**/**

 

ÍNDICE

Palabras preliminares I y II

  • Carla Fabri // Mónica Kreibhom // Ma. Eugenia Ayala // Irina Rafols // Delfina Acosta //  Giselle Caputo // Shirley Villalba // Lourdes Espínola // Elsa Wiezell // Montserrat Álvarez // René Ferrer // Mónica Laneri.
 



Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
MONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011MUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOREPUBLICA DEL PARAGUAYBILLETES DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA
FILATELIA DEL PARAGUAYHISTORIA DEL PARAGUAYLA GUERRA DEL CHACOLITERATURA PARAGUAYAIDIOMA GUARANICASA DEL LA INDEPENDENCIABIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2020
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA