PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
ANÍBAL ORUÉ POZZO


  PERIODISMO Y NACIÓN, 2008 - PARAGUAY A INICIOS DEL SIGLO XX - Por ANÍBAL ORUÉ POZZO


PERIODISMO Y NACIÓN, 2008 - PARAGUAY A INICIOS DEL SIGLO XX - Por ANÍBAL ORUÉ POZZO

PERIODISMO Y NACIÓN.

PARAGUAY A INICIOS DEL SIGLO XX

Por ANÍBAL ORUÉ POZZO

Diseño de tapa: Carlos Garcete Solalinde

Arandurã Editorial

Asunción-Paraguay

www.arandura.pyglobal.com

Asunción-Paraguay

Julio del 2008

ISBN 978-99953-50-38-3.

 


A mis padres,
 Nena y Lulú (+)
que siempre me apoyaron
y me enseñaron a vivir con dignidad
Para los pasos... futuros...
 
Quien controla el pasado, controla el futuro.
Y quien controla el presente, controla el pasado.
George Orwell
"1984"
 
Todo cuanto hace un pintor
o escribe un escritor
no es más que una parte de su adiestramiento
y una preparación para su obra futura.
Ernest Hemingway
"Islas a la deriva"

 
 

INDICE

Agradecimientos
 
PRÓLOGO
 
I*. INTRODUCCIÓN GENERAL : La "onda" de nacionalismo a inicios del siglo XX / La nación en papel
 
II*. LA NACIÓN EN EL PERIODISMO PARAGUAYO : Presentación del tema / Construyendo imaginarios y representaciones / Periodismo, nación y narrativa
 
III*. ESCRIBIENDO LA NACIÓN : La nación, sus propuestas, interpretaciones y estudios / La nación en los distintos momentos políticos / Posguerra 1870-1900.
 
IV*. UNA POLÉMICA INICIAL: 1902 : Paraguay a inicios del siglo XX / Báez y O'Leary, expresión de dos posturas y modelos históricos / Esquema desarrollado / Donde todo comienza / Contenidos de la polémica.
 
V*. LA POLÉMICA CONTINÚA: 1919 : Situación al momento de la polémica y los medios involucrados / Esquema de presentación /Antecedentes. La polémica se instala / Donde todo se inicia / Desarrollo de la polémica. Los temas.
 
VI*. LAS CONSTRUCCIONES DISCURSIVAS DEL PERIODISMO : Consideraciones finales.
BIBLIOGRAFÍA.
 
 
AGRADECIMIENTOS

Nuevamente deseo expresar mis agradecimientos a todos los funcionarios de la Biblioteca Nacional que, a pesar de las precariedades en las cuales se desenvuelven, no escatiman esfuerzos para colocar al alcance del investigador todos los materiales necesarios.

De igual forma, deseo agradecer a mis alumnos de la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de Filosofía, de la Universidad Nacional de Asunción, por acompañar los desafíos de creación de conocimientos en una sociedad que últimamente no se ha caracterizado por invertir en este campo. Como estudiantes bien lo saben.

Varias personas han contribuido, algunas de manera directa, otras indirectamente, a que esta obra llegue a ser concluida en tiempo. A todas ellas vayan mis más sinceros agradecimientos.

A mi editor, Cayetano Quattrocchi, quien no dudó en ofrecer todo su apoyo y dedicación para que este material llegue al público, no me queda más que expresarle mi reconocimiento. Como editor, ha apoyado decididamente toda producción de conocimientos y saberes en el país, a pesar de los otoños por los cuales pasamos.

Finalmente, a mi familia, pequeño castor, que durante la investigación y la redacción del presente libro acompañó mis pequeños logros, asimismo mis preocupaciones con relación al texto.
 
 

 
PRÓLOGO
 
 

CONSTRUYENDO LA NACIÓN DESDE EL PAPEL
 
¡Todo esto es realmente apariencia,
 
pues son cosas que el hombre puede fingir;
 
pero lo que dentro de mí siento
 
sobrepuja a todas las exterioridades,
 
que no vienen a ser sino atavíos y galas del dolor!
 
William Shakespeare
 
Hamlet
 

La primera vez que me crucé con el "espíritu textual" de los contenidos que dieron origen al presente libro, fue por vuelta del año 2000 cuando me encontraba investigando, en la Biblioteca Nacional, materiales para mi libro sobre radiodifusión. En ese momento, y durante el levantamiento de datos empíricos sobre los inicios de la radio en el país, llegué al año 1926, y me encontré con la sorpresa de una gran manifestación en homenaje al centenario del nacimiento de Francisco Solano López, ex presidente de Paraguay, y jefe del ejército durante la guerra contra la Triple Alianza (1865-1870).

Al leer los textos publicados por El Diario -en el cual se daba cuenta de la "multitudinaria" manifestación en homenaje a Solano López, las leyendas escritas en las pancartas, cantidad de vehículos y otros datos concretos que el material incluía-, mi sorpresa aumentaba. Comencé a hacer cuentas. Inmediatamente, y al solo efecto de confirmar estos números, indagué sobre líneas de transporte público circulando por esos años en la ciudad de Asunción, número de personas que, según la crónica del medio, participaron en dicho acto, y otros detalles que el texto incluía.

Asunción no pasaba, en 1926, de 80 mil habitantes, y los vehículos de transporte que circularon durante dicha manifestación, según el material publicado por El Diario, eran más de 200. Las líneas de transporte público, según datos publicados en el propio medio -en lo que podría ser considerado la sección de Servicio Público-, no pasaban de 5, circulando alrededor de 5 a 6 vehículos por línea. Luego, realicé un comparativo con relación a lo que significaban estos números, proporcionalmente, con la actualidad, es decir, por vuelta del año 2000. Significaban, según mis cálculos, que una manifestación similar a la que daba cuenta El Diario implicaría, para los tiempos presentes, aproximadamente 250 mil personas. Una cifra realmente asombrosa. Una de las mayores movilizaciones en los últimos años, la del llamado Marzo paraguayo, en el momento culminante de la renuncia del presidente Raúl Cubas, no sobrepasó a los 100 mil manifestantes; y fue una de las mayores concentraciones y movilizaciones populares en los últimos cincuenta años.

Si bien en ese momento mi preocupación no era el texto periodístico y su contenido, en relación a la manifestación de homenaje al ex presidente, este hecho -es decir, las cifras presentadas por el medio- no dejó de llamar mi atención. Leyendo algunos trechos de estos materiales publicados entre mayo y julio de 1926, algunos mencionaban -como un eco distante -un intercambio de ideas y opiniones ocurrido en 1902, entre Cecilio Báez y Juan E. O'Leary. Esto no dejó de aguzar mis sentidos, pues se trataba nada menos de dos grandes intelectuales paraguayos. El primero, uno de los mayores pensadores y docente que tuvo el país, de sólida formación liberal, que dedicó gran parte de su vida a la cátedra universitaria, llegando a ser, por poco tiempo, Presidente de la República y luego, rector emérito de la Universidad Nacional de Asunción. El segundo, Juan E. O'Leary, el gran reivindicador de la memoria de Solano López y, al mismo tiempo de Bernardino Caballero, y en sus años finales, del dictador Alfredo Stroessner; también de buena formación intelectual. Ambos representaban, en su momento, dos tendencias claramente diferenciadas en la sociedad paraguaya de inicios del siglo XX.

Años más tarde, ya de regreso de los Estados Unidos -donde me desempeñé por un corto periodo como Profesor Visitante e Investigador en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Hofstra, en New York investigando nuevamente en la Biblioteca Nacional sobre periodismo literario y científico a inicios del siglo XX, encontré, en la revista Anales del Gimnasio Paraguayo de 1919, unos textos publicados con relación a una polémica sostenida entre dos diarios de la época: El Diario y El Liberal. El tema: Francisco Solano López, y la guerra de la Triple Alianza. La persistencia del tema rondaba como un espíritu solitario mis escritos, asimismo mis clases en Asunción y en New York, desde el año 2000. Finalmente, en el año 2004, decidí investigar seriamente este tema, para lo cual me debrucé durante más de tres años en los archivos de la Biblioteca Nacional, levantando rigurosamente todos los contenidos de los periódicos de la posguerra, es decir, desde 1870, incluyendo los textos de la polémica de 1902, y la de 1919, día-a-día.

El presente libro constituye, entonces, el resultado de estos últimos cuatro años de investigación sobre el tema. Pero, a esta altura el lector se estará preguntando: ¿Cuál es el tema del presente libro?
A partir del estudio, análisis e interpretación de los textos publicados durante la polémica sostenida en el año 1902, entre Cecilio Báez -quien publicaba en el diario El Cívico- y Pompeyo González, pseudónimo bajo el cual escribía Juan E. O'Leary -quien publicaba en el diario La Patria-, asimismo de un segundo entredicho ente dos diarios, El Liberal y El Diario, en 1919, intento retomar las preguntas y cuestionamientos iniciales del año 2000. Entonces me preguntaba ¿cuál sería la razón para que la crónica de un medio, en este caso El Diario en 1926 y ante el acto en homenaje a Solano López, presente este hecho como "multitudinario", y al mismo tiempo, como expresión del espíritu de la nación paraguaya, siendo que, cuantitativamente estas cifras eran sumamente altas, y casi imposibles de ser "reales"? ¿Cuán real es la realidad impresa en los periódicos? O, finalmente, ¿cuál de estas aparentes verdades publicadas e impulsadas por el texto periodístico, debería asumirla como "real", desechando las otras? Los textos de la polémica colectados constituían un bello ejemplo, y al mismo tiempo una buena oportunidad para, a partir de éstos, investigar las construcciones narrativas en el periodismo paraguayo de inicios del siglo XX. Y, al mismo tiempo, tratar de desvendar los arcanos de ese intercambio de ideas y opiniones entre los dos escritores, tan citada por la bibliografía histórica-social, pero nunca antes levantada empírica-mente y, menos aún, publicada.
La discusión entre ambos escritores en 1902, giraba en torno a la Primera República paraguaya (1811-1870), cuyo modelo fuera derrotado militarmente en la guerra contra la Triple Alianza (Brasil, Argentina y Uruguay), que culmina en 1870. Un escritor, Juan E. O'Leary, defendía todo el proceso anterior a la guerra, incluyendo a los entonces gobernantes, al modelo social y político, y al proceso educativo insertado durante esos gobiernos -salvo durante los años de Rodríguez de Francia-. Finalmente, rescataba la figura de Solano López -declarado traidor a la patria por el Gobierno Provisorio que asume poco antes de la muerte de éste en 1870-, como el gran conductor del ejército paraguayo, al mismo tiempo que reivindicaba las gestas heroicas de sus jefes y soldados. Por su parte, Cecilio Báez no solamente cuestionaba los fundamentos de la Primera República paraguaya, en todos sus aspectos: políticos, económicos y sociales, sino también cuestionaba duramente a Solano López, acusándolo de traidor, y al mismo tiempo de ser poco inteligente en la conducción del ejército paraguayo. La Primera República constituía para Báez la sucesión de una serie de gobiernos autoritarios: Francia, Carlos Antonio López y Francisco Solano -hijo del anterior-. Para Báez, éstos no pasaban de simples tiranos, que sojuzgaban al pueblo paraguayo. La polémica estaba instalada, y la discusión fluyó libremente durante poco más de seis meses en los diarios señalados.

El hecho en sí -la existencia de ideas y argumentos encontrados y diametralmente opuestos en las publicaciones diarias- no constituía algo especial o sumamente raro en el periodismo practicado durante estos años.

El periodismo de la posguerra se caracterizaba por ser un periodismo de ideas y opiniones, es decir, altamente argumentativo y de defensa de determinadas posturas políticas y sociales. Y fue justamente esto lo que se desarrolló a lo largo de este intercambio de pensamientos entre Báez y O'Leary, y nuevamente se volvió a repetir en 1919. Lo que sí sorprende, es que las posturas y argumentaciones desarrolladas y sostenidas durante esos meses, constituyen hoy las ideas hegemónicas a partir de las cuales se observa y piensa gran parte del pasado del Paraguay.

Leyendo los textos de la polémica, observo que varias de las ideas desarrolladas -sino las más importantes- son aquellas que venimos aprendiendo desde pequeños al estudiar la historia del país; o por lo menos oficialmente desde 1936, cuando se reivindica, desde el Estado a los gobernantes de la Primera República, anulándose todos los decretos en contrario. El concepto de nación de la manera que uno de los escritores la presentó, la figura de Solano López como héroe y gran estadista, asimismo la de su padre, Carlos Antonio López, como aquel que abre e inserta el país a la civilización luego de años de encerramiento y clausura como consecuencia de la dictadura francista, y tantos otros "hechos históricos" no tienen más de cien años en el imaginario social paraguayo. La construcción de las personalidades de Rodríguez de Francia y Carlos Antonio López, como padres fundadores de la nacionalidad, y la de Francisco Solano como el que consolidó la independencia de la República, son ideas y argumentaciones construidas, en gran parte, por el periodismo paraguayo en los últimos cien años. Sin embargo, cien años atrás, éstas no eran las ideas dominantes; todo lo contrario. Los victoriosos en la contienda impulsaron el entendimiento que la derrota de Paraguay en la guerra, paradójicamente, lo redime, lo libera, y posibilita su ingreso al mundo de las naciones libres y soberanas, civilizadas, con nuevas instituciones republicanas, y con la emergencia de un proceso democrático, por lo menos en cuanto a elección de sus autoridades políticas. Estas eran las concepciones dominantes -pues la anterior había sido eliminada militarmente-, que estaban plasmadas en los programas de estudio de las escuelas y colegios de la República, hasta bien entrado el siglo XX.

Al estudiar todos los textos periodísticos de 1902, y también los publicados en 1919, al analizarlos e interpretarlos, surge una propuesta clara de nación. Y es esta la que de alguna forma aún perdura, desde entonces, en el imaginario social de un amplio segmento de paraguayos y paraguayas. Sin embargo, los procesos implementados por el periodismo no constituyen un todo único y absoluto. Es decir, el imaginario social y las representaciones que los textos periodísticos desarrollan e implementan en el universo de sus lectores y en el de una esfera social ampliada, constituyen aspectos fundamentales en este proceso, pero no únicos. Diversos aspectos también están presentes de manera que se consolide un determinado imaginario en la población con relación a distintos aspectos que hacen a la Primera República y a sus gobernantes. Al momento de la discusión, a inicios del siglo XX, la presencia de exponentes de estos gobiernos en altos cargos públicos, o sea, ex funcionarios del gobierno de López, la realización de "peregrinaciones" a lugares "santos", es decir, a sitios de las grandes batallas durante la guerra contra la Triple Alianza, la conmemoración de fechas de batallas, de fechas de nacimiento, de fallecimientos de estos gobernantes, la edificación de monumentos, estatuas, epitafios y otros tantos símbolos y signos, contribuyen en el contexto de los mismos, a la construcción de imaginarios y representaciones sociales; en todo este contexto, el periodismo juega un papel fundamental.

De esta manera, al profundizar la lectura de dichos textos, fui descubriendo y desvendando los procesos que incuba el periodismo de forma a contribuir en la construcción y creación de nuevos imaginarios y de representaciones sociales. La idea y noción de nación es una de ellas. Fue ampliamente desarrollada por el periodismo durante los primeros treinta años del siglo XX, de manera casi explícita. Somos herederos de esta tradición periodística en el país. Diversos segmentos sociales, grupos políticos, asociaciones profesionales y otros tantos actores sociales, incorporaron estas ideas y conceptos, y hoy son tomadas "como verdades inobjetables", como obvias, por amplios segmentos de la población. Sin embargo, y es lo que la lectura de los materiales publicados da a entender, este entendimiento tiene también su historia, en términos textuales y narrativos.

La discusión que sigue es una búsqueda por desentrañar las propuestas, ideas de constitución y formación, críticas y posibilidades acerca de la Primera República paraguaya. Desde esta perspectiva, discute la emergencia y acción de los gobernantes que encararon estas propuestas y, principalmente, los textos periodísticos en los cuales estas argumentaciones se insertan y difunden. Este modelo de país se convierte en un indicativo, no único en toda su extensión y dimensión, sino un ejemplo y una experiencia. El estudio y análisis, a partir de los textos periodísticos, se asientan y fundamentan en esta perspectiva. El lopisino y el antilopismo, en este con-texto, se presentan como esquemas limitados, segmentados y sumamente simplistas de observar y reflexionar sobre una determinada realidad. Los "grandes hombres" encarnan ideas y experiencias de procesos sociales en marcha, y en esto se fundamenta y constituye su presencia en la sociedad. Nada más alejado de mi intención que aquella de considerar como realidad, esquemas y procesos que el texto periodístico se encarga de construir.

Las transformaciones en la sociedad paraguaya, luego de más de cien años de la publicación de estos contenidos, asimismo las transformaciones en el periodismo, es otro punto importante -como salida- que motivó e impulsó la investigación de dichos materiales. Cien años atrás, el país, desde una determinada perspectiva, se consolidaba como nación. Liberales, conservadores e inclusive marxistas, colocaban a los gobernantes de la Primera República como los fundadores de la nación, y la gesta de resistencia "heroica" del ejército paraguayo a las tropas de la Triple Alianza, como un hecho que fortaleció el proceso de constitución de una determinada identidad nacional. Se preparaban las emociones y se diseñaban nuevas identidades, que pocos años más tarde -cuando estalla el conflicto bélico con Bolivia- se constituyeron en importantes hitos para encarar este nuevo desafío militar en el país.

La perspectiva adoptada en este libro es un poco distinta. La nación que emerge en los diarios, es la nación que fue desarrollada como propuesta en los textos periodísticos, no fuera de éstos. Discutir la nación, desde esta perspectiva, implica acompañar pari passu los textos periodísticos y, a partir de estos contenidos, construir su concepto. Y esto es muy diferente a la sociedad actual o real -si por ventura ella existe-, sea en el contexto de un capitalismo metafísico (Lash, 2007), o en el una sociedad del riesgo, de una modernidad reflexiva (Beck, 1998).

En los distintos estudios que se emprenden sobre medios, es posible destacar la existencia de tres énfasis clásicos, por decirlo así: el lenguaje, el dinero y los propios medios de comunicación. La lengua, según Walter Benjamín, era la lengua religiosa y adánica del Paraíso. De esta manera el lenguaje en sí mismo es un símbolo y, por sí mismo, un signo. El dinero por su parte es en sí mismo y por sí mismo un medio, mientras que los medios de comunicación, entre los cuales destacamos el periódico, es al mismo tiempo en sí y por sí también un determinado lenguaje de comunicación. En las páginas que siguen es posible observar la presencia de dos de estos medios fundamentales, el lenguaje y el periódico. Ambos con sus características en sí y por sí, y que se insertan a lo largo de toda la discusión pública entre ambos escritores.
Durante el levantamiento de los textos periodísticos de la polémica, sean éstos los de 1902, asimismo los de 1919, he podido observar diferencias significativas entre ambos, en el contexto de la discusión. Puedo afirmar que la inicial, entre Cecilio Báez y Juan E. O'Leary, es la que pauta gran parte de las discusiones futuras sobre conceptos tan amplios y vagos como nación, nacionalismo, patria, patriotismo y otros tantos términos próximos a éstos, aunque algunos de ellos nunca aparecieron explícitamente en la narrativa. Nuevas definiciones, por lo menos en proceso, surgen de los textos publicados durante este intercambio de ideas y argumentos en 1902. Como señalé más arriba, algunas todavía hoy conservan su duro entendimiento, y las reconocemos como parte de nuestro universo y modelo cultural; otras desaparecieron y fueron sustituidas por nuevos entendimientos. Lo significativo de todo este proceso es que gran parte de estos conceptos, términos e ideas generadoras, surgen -o por lo menos se explicitan- durante estas polémicas periodísticas.

Al comenzar a estudiar dichos materiales no pensé encontrarme con tanta abundancia de contenidos en el sentido que éstos impulsan nuevos razonamientos acerca de la nación paraguaya, del carácter de la misma, de su génesis y posterior desarrollo y transformación. Varios trechos de las discusiones fueron introducidos como parte de mis clases en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Nacional de Asunción, asimismo en seminarios en el curso de Maestría en Comunicación recientemente instaurado en la Facultad de Filosofía de la misma universidad. Muchos encontrarán ideas ya "conocidas" y podrán sentir que, de alguna manera, el tema no les es extraño. Pero, sin duda alguna, al leer los materiales publicados por estos dos maestros de la palabra y principalmente de la escritura, Cecilio Báez y Juan E. O'Leary, no podrán ignorar la diversidad de temas abordados, la calidad de sus argumentaciones y sobre todo, las estrategias narrativas implementadas a lo largo de dichos textos.

Con la publicación de un estudio e interpretación periodística de la célebre polémica Báez-O'Leary de 1902, asimismo la de 1919, creo estar aportando una matriz importante para la construcción y consolidación de un pensamiento en las ciencias sociales paraguayas. Al mismo tiempo, los Estudios de Comunicación y más específicamente los estudios sobre el periodismo paraguayo, se verán fortalecidos. Al rescatar los textos históricos del periodismo, espero que los mismos puedan desvendar ciertos secretos en los estilos, en las técnicas empleadas, en la narrativa y, finalmente, en el propio desarrollo de esta práctica en el país.
Finalmente, deseo apuntar que los textos integrales de la polémica entre Cecilio Báez y Juan E. O'Leary, serán publicados en un volumen separado. De esta manera, el investigador que desee profundizar en diferentes aspectos y temas, podrá hacerlo. Y, al mismo tiempo, aquel lector serio y preocupado sobre el país, y también sobre temas que hacen a la práctica periodística en nuestro medio, que desee indagar sobre aspectos de nuestro reciente pasado, igualmente podrá hacerlo al leer en las fuentes directas de esta historia. Con la publicación de estos artículos aparecidos hace más de cien años, quedará saldada una vieja deuda con el periodismo paraguayo. Y, con seguridad, abrirá nuevos campos y senderos por los cuales la investigación sobre esta profesión podrá recorrer, tomando atajos, o implementando nuevas estrategias de indagación para un mejor conocimiento de la sociedad paraguaya. Esto es, por lo menos, lo que deseamos aquellos que, desde la universidad y desde la investigación social, impulsamos el debate y la creación de nuevos saberes en el país.

El libro se divide en seis capítulos. El primero está dedicado a una introducción y presentación general del tema, apuntando las grandes orientaciones teóricas que sustentan el desarrollo de los capítulos siguientes. El segundo, abre la discusión acerca de las distintas propuestas de estudio del periodismo, asimismo construye una matriz teórica de manera a dar cuenta de los textos a ser analizados. Es un capítulo en el cual discuto, al mismo tiempo, la perspectiva teórica-metodológica adoptada y sus implicancias y alcances para fines de la investigación. El tercer capítulo presenta una discusión específica para el periodismo en lo que se refiere a los procesos de construcción y emergencia del concepto de nación. El siguiente capítulo, el cuarto, estudia y analiza los textos de Báez y O'Leary, durante la polémica por ambos mantenida en el año 1902. El quinto, por su parte, introduce la polémica sostenida por dos periódicos pertenecientes á fracciones del Partido Liberal -entonces en el control del aparato del Estado-y desarrolla distintos aspectos de sus contenidos. Finalmente, el sexto capítulo discute, a partir de los datos empíricos presentados más arriba, un modelo de práctica periodística, como asimismo, desarrolla una propuesta teórica para el entendimiento de esta práctica social.

Es mi deseo que la lectura de estas páginas pueda contribuir a un mejor conocimiento de nuestra sociedad, y al mismo tiempo, posibilitar un entendimiento del periodismo en el país por parte de sus principales acto res: los periodistas y los académicos de la comunicación. Pero también apunta a un público amplio interesado en conocer otras interpretaciones sobre la práctica periodística y sus implicancias políticas y sociales.
Estudiar y comprender la sociedad es una tarea sumamente difícil y compleja; en momentos se da a saltos, aunque también se la puede aprehender paso a paso. El gran dramaturgo inglés, cuando construye su personaje trágico, Hamlet, y presenta las dificultades por entender el mundo cuando el mismo tiene tantas formas de ser entendido, nos presenta uno de los grandes sustentos del pensamiento científico, cual es que éste no puede ser único e indisoluble, sino amplio y variado. Con ello aprendemos todos y, principalmente, incorporamos al proceso la propia diversidad humana. Nada más lejos de la propuesta que desarrollo en el presente libro, que entenderlo como único, como verdad incuestionable. La investigación nos demuestra que un entendimiento sustituye a otro, cuando datos empíricos son interpretados de manera diferenciada por investigadores. Y esto enriquece, sin lugar a dudas, la creación humana.

Y así como Hamlet se debatía ante el mundo que tenía frente a sí preguntándoles "¿qué es lo más levantado para el espíritu: sufrir los golpes y dardos de la insultante Fortuna, o tomar las armas contra un piélago de calamidades y, haciéndoles frente, acabar con ellas?". De igual manera en los últimos tiempos la sociedad paraguaya se debate ante varios desafíos, siendo una de las obligaciones del cientista social contribuir a desvendarlas. Espero que el lector del presente trabajo pueda aportar lo suyo en este sentido.

Para concluir, no puedo dejar de destacar que este libro no hubiera sido posible sin la convergencia de apoyos de varias personas, todas ellas de mi más cálido afecto. En ella se expresaría, sin duda alguna, el profundo compromiso con la vida misma, y con lo que puede significar la creación de conocimientos y saberes en momentos de gran involucramiento con esa pasión por la creación y por el avance del entendimiento humano; en estos años de nuestra vida, aún es posible.

ANÍBAL ORUÉ POZZO
 
Las Mercedes, invierno de 2008.
 
 
LAS CONSTRUCCIONES DISCURSIVAS
DEL PERIODISMO

CONSIDERACIONES FINALES

A lo largo de estas páginas he intentado desarrollar y construir una determinada forma de entender los textos periodísticos -y el propio periodismo-, como expresión de uno de los procesos de creación de nuevos imaginarios sociales y de representaciones en los corazones y mentes de los lectores de medios impresos en el Paraguay de inicios del siglo XX. Acompañando a Bourdieu (2003), puedo decir que toda esta empresa se inspira en la convicción de que no se puede asir la lógica más profunda del mundo social, y en este caso del periodismo, de la esfera social narrativa, sino a condición de sumergirse en la particularidad de una realidad empírica, históricamente situada y fechada.

De esta manera he invertido un esfuerzo singular en el levantamiento de los datos empíricos, los textos de la polémica sostenida entre Cecilio Báez y Pompeyo González, nom de plume de Juan E. O'Leary, durante casi seis meses entre los años 1902 y 1903, en primer lugar. Al mismo tiempo, y como una especie de cierre de un determinado momento histórico, he incluido también la polémica mantenida entre dos diarios liberales -El Diario y El Liberal-, diecisiete años más tarde, es decir, en 1919. El tema en discusión en ambos momentos históricos estuvo relacionado a la Primera República paraguaya (1811-1870), y, principalmente, a distintos y diferentes aspectos que se presentaron en el país durante la guerra de la Triple Alianza (1865-1870), conectados a sus conductores, participantes, héroes y soldados, asimismo al proceso de reconstrucción de la nación que emerge posteriormente a dicha contienda.

A partir del estudio, análisis e interpretación de los textos periodísticos, me he propuesto demostrar empíricamente cómo y de qué manera la construcción del texto periodístico, y al mismo tiempo, la implementación de una determinada estrategia narrativa por parte de los escritores o redactores, llevan en el tiempo a la reconfiguración de un nuevo imaginario social, de nuevas representaciones en el universo de sus lectores; éstos, al momento de tener presente los distintos contenidos, implementan determinadas estrategias de lecturas, todas ellas profundamente relacionados al habitus, es decir, a ese espacio social al cual pertenecen sean los redactores, como los lectores de medios impresos. Al destacar paso-a-paso los textos periodísticos, al insertarlos en el contexto de las ideas de la época, como un producto social, desarrollo al mismo tiempo un determinado entendimiento del periodismo, práctica social cuyos orígenes se remontan en el país desde 1845.

Si bien el periodismo, y más específicamente, los textos cuyos contenidos se publican en medios impresos, se constituyen en un elemento importante en el proceso de construcción y creación de nuevos imaginarios y representaciones sociales, éste no es un proceso único y exclusivo. Acompaña a toda una serie de acciones sociales, a performances sociales, cuyos desarrollos y regularidades, en el tiempo, consolidan los imaginarios y representaciones impulsadas por esta práctica. Por ejemplo, las manifestaciones de apoyo a Báez -el 30 de noviembre y el 18 de diciembre de 1902-, o aquella efectuada como apoyo a O'Leary -el 4 de enero de 1903- si bien es cierto, impulsadas por el periodismo, constituyen expresiones de acciones sociales, cristalizaciones de entendimientos, que también acompañan al texto periodístico, y se consolidan en la sociedad. En este mismo contexto se dan una serie de acciones como las "peregrinaciones" o actos de homenaje a los "héroes de Curupayty", o la marcha en homenaje a José E. Díaz -conductor de las tropas paraguayas durante esta batalla-, en la Recoleta, junto a su tumba. Por otro lado, los epitafios construidos en homenaje a estos hechos, refuerzan un determinado entendimiento de los procesos sociales, asociado a una idea en particular, no hegemónica en esos momentos en la sociedad paraguaya finisecular.
En todos estos contenidos presentados, emerge una idea de nación, y una determinada propuesta para encarar su construcción, es decir, una acción nacionalista. Los textos presentados discuten casi todos, en mayor o menor grado, y de manera transversal, una idea de nación, una forma de entender este difícil concepto que, a lo largo de las páginas del libro, he intentado presentar. Si bien es posible datar los procesos a partir de los cuales se presentan estas ideas por primera vez sistemáticamente expuestas en la historia paraguaya, en los textos periodísticos, no es posible asegurar que éstos no hayan estado ya presentes esperando su momento de manera a pre-sentarse con fuerza y determinación en el imaginario social paraguayo. Considero que, en términos de la idea de nación que se desarrolla durante los primeros años del siglo XX y a partir de esta polémica, la sociedad nacional es heredera de estos conceptos desarrollados e implementados durante esos meses. Esta constatación constituye uno de los resultados del presente libro, que coloco a consideración de sus lectores.

Considero importante en este momento apuntar determinadas consideraciones, principalmente en lo que se refiere a los procesos constitutivos de ciertas y singulares identidades.

En varios momentos he observado que el periodismo no es la única y exclusiva práctica social que transmite la herencia social de una generación a la siguiente (Lasswell, 1994), asimismo aquella que llevó a la construcción y consolidación de un determinado imaginario social en el país durante las primeras décadas del siglo XX. Este artefacto cultural, fue uno de los procesos en marcha en esos momentos en la sociedad paraguaya. Existen instituciones sociales que, al igual que el periodismo, de alguna manera operan y se comportan como portadoras de tradiciones y como espacios en los cuales se construyen, también, determinadas representaciones e imaginarios. Estos espacios como la familia, asociaciones, partidos políticos, sindicatos, y otros semejantes, al cobijar y producir imaginarios y representaciones en su seno, hacen que las mismas perduren y sobrevivan culturalmente. Así, un cambio en la estructura de la sociedad, o una modificación en la relación entre el sujeto popular y algunos de los otros, lleva a una nueva configuración del sujeto, pero la vieja configuración no desaparece del todo: permanece en la imagen, en las representaciones simbólicas operando sobre la nueva realidad (Romero 2007).

Por otro lado, cuando se construye una determinada tradición -en este caso la tradición asociada a pensar e impulsar la idea de la Primera República paraguaya como la reencarnación de un pasado glorioso-, ésta se hace seleccionando ciertos aspectos que hacen al proceso en "recordación", mientras se eliminan otros, olvidándolos. Es lo que Goody & Watt (1996), siguiendo las propuestas de J. A. Barnes, lo denominan de "amnesia estructural". De esta manera, la recuperación de una determinada tradición es un proceso selectivo y construido socialmente. Se resignifica y resemantiza el pasado de la manera que lo hacen O'Leary y Báez. y al mismo tiempo se inventan instituciones asociadas a estas tradiciones como es el caso del "glorioso ejército paraguayo", o de un determinado movimiento político que asume estas tradiciones, como posteriormente pasó a ser construida la Asociación Nacional Republicana, Partido Colorado. El mismo proceso social de constitución, de selección o de eliminación de determinadas identidades, es el propio proceso de eliminación y construcción de otras nuevas, existiendo agentes sociales especializados en ellas que, según Romero, son los periodistas e historiadores. Sin embargo, esta recuperación del pasado, esta nueva construcción histórica, constituye un campo de conflicto cultural, y en este proceso de olvido y de recuerdos, de valoraciones, de resignificaciones y resemantizaciones. "operan las mis-mas fuerzas que juegan en el conflicto social" (Romero, 2007: 40).

Las tradiciones -asimismo las identidades que éstas incorporan-, se construyen en el marco de un campo social, en la relación con otras, o más exactamente en oposición a otras identidades. Este es un aspecto que me parece importante destacar. De alguna manera, la construcción que hace O'Leary, al impulsar una nueva identidad de la nación paraguaya, es contraria a la existente en esos momentos, y va a contramarcha de la desarrollada por Cecilio Báez. Esta identidad en función a la Primera República paragua-ya es única y por su vez, variable, y múltiple. Sus límites y sus perfiles son fluidos, sumamente móviles y cambiantes. Como señalé más atrás, estos procesos identitarios están presentes de manera transversal en la sociedad paraguaya, incluyendo a las asociaciones políticas entonces hegemónicas.

Los resultados y las interpretaciones apuntadas en los capítulos desarrollados más arriba, abren caminos para otras investigaciones y nuevas consideraciones sobre la conformación de una determinada identidad en sectores populares urbanos en el país. La acción de medios de comunicación -en este caso de periódicos-, en este proceso de construcción y constitución de una determinada idea de nación, de una determinada identidad con relación a la misma, si bien es fundamental, no es única. Una investigación que apunte las formas de lectura, e inclusive determine qué es lo que los distintos sectores populares y la ciudadanía leía en Paraguay luego de la culminación de la guerra de la Triple Alianza, y a inicios del siglo XX, sería sumamente ilustrativa. Igualmente, la presencia de los espacios de recepción, es decir los ámbitos (Romero, 2007) o habitus (Bourdieu. 2000), en los cuales se configuraba y realizaba este proceso de construcción de representaciones y de imaginarios sociales, es sumamente importante para reconstruir la recepción como un proceso más amplio y extendido en la sociedad. Estos espacios de recepción, clubes, asociaciones de barrios, asociaciones políticas y sindicales, constituyen instituciones fuertemente ancladas en la sociedad, en las cuales se da un consumo diferenciado de los mensajes periodísticos. Asimismo las familias, con sus experiencias y tradiciones, son otros campos de recepción y de resignificación, principalmente. Es en la confrontación con el otro, con los otros, es decir, en la colectividad, donde se constituye una identidad, y en este caso, una determinada idea de nación, del héroe, y de los villanos.

Los primeros años del siglo XX paraguayo están signados por la emergencia de un movimiento sindical muy próximo al anarquismo y sus ideas seminales. La creación de la primera central obrera, en 1906, no es un hecho aislado. Sin embargo, para que esto suceda, para que esta conformación se cristalice, indudablemente una experiencia y una historia son necesarias en estos sectores populares. Pero, la presencia de ideas y organizaciones anarquistas no es la única presencia en la sociedad finisecular paraguaya. También los partidos "tradicionales" tienen su presencia en este universo, y también su forma de orientar el pensamiento, su práctica social y sus propuestas. Y esto, sin duda, también contribuye a la conformación de identidades sociales. Pero, el proceso no se agota en estas instituciones de la sociedad. También está el Estado y todo el proceso educativo, a través de las escuelas, de los textos escolares y de la reproducción de una determinada idea y forma de pensar la sociedad paraguaya y su historia. Y finalmente, es importante destacar, la Iglesia, a través de la prédica de sus principales intelectuales, los sacerdotes. Todo esto da a esta tendencia características sumamente amplias y complejas, en la cual es posible, inclusive, la constitución de identidades provisorias, en tránsito o en movimiento (Clifford, 1997) que, empíricamente pueden transformarse en función a las nuevas prácticas sociales.

Si bien los mensajes se construían e impulsaban desde el periodismo, es considerable destacar que el periódico es leído en un locus específico, en un espacio social concreto, y no a la vaguedad del espacio indiferencia do. De esta manera, es significativo un estudio posterior de manera a configurar estos ámbitos de lectura o espacios sociales compartidos en los cuales la recepción se localizaba y las resignificaciones de los contenidos se desarrollan. Existían por esos años, ciertos espacios o ámbitos sociales en los cuales se da el intercambio de experiencias entre las personas. Es el caso, por ejemplo, del Instituto Paraguayo, referente importante para las personas que asistían a las conferencias, cursos, seminarios, y otras tantas actividades culturales. Son espacios en los cuales la experiencia de las personas se va gestando y desarrollando, y constituyen, al mismo tiempo, instituciones en las cuales se va conformando un determinado público consumidor de contenidos de medios impresos, como expresiones simbólicas de un determinado proceso en marcha. En este sentido, la recepción de los contenidos de medios impresos era tan importante como la concurrencia a las conferencias, a los actos, a las manifestaciones impulsadas por estos medios impresos a lo largo de la polémica, como señalé más atrás. Los contactos y la performance social que se establece en la interacción entre las personas (Goffman, 1959), sea ésta a través de la lectura de un medio impreso, o de los contactos en conferencias y otras actividades sociales, construyen y resignifican, e inclusive desarrollan identidades.

Estas identidades, construidas simbólicamente, serían los elementos formativos de un nacionalismo que emerge y se desarrolla en el país y, como propone Anderson, "debe entenderse alineándolo, no con ideologías políticas conscientes, sino con los grandes sistemas culturales, de donde surgió por oposición". (Anderson, 1997: 30). Surge de esta manera un nacionalismo nuevo, a partir de una idea de una cultura nacional "que sería la síntesis de la particularidad cultural y la generalidad política, de la que las diferentes culturas étnicas o regionales serían expresiones" (Martín Barbero, 1987: 167). Una de estas corrientes, según Martín Barbero, está presente en los países configurados cultural y socialmente -según Darcy Ribeiro son los "pueblos testimonio"- que "busca compaginar la nueva nacionalidad con aquella otra Nación que existía antes" y que "viene de abajo" (Martín Barbero, 1987: 169). Es precisamente esta orientación la que conforma una de las vertientes principales en todo el proceso argumentativo y en la estrategia narrativa de Juan E. O'Leary, a lo largo de la polémica mantenida con Cecilio Báez. El autor del poema "Alma de la Raza" busca un "pasado profundo", en expresiones y experiencias que se han desarrollado durante siglos inclusive, y que en esos momentos pueden sustentar su edificio textual contra Báez, en la reivindicación de la Primera República paraguaya. Báez por su parte orienta toda su argumentación identificando progreso nacional con el esfuerzo por tornar al país más avanzado, es decir, diseñarlo con relación a las naciones civilizadas. En toda esta discusión, es importante rescatar que, en América Latina, la idea de progreso y modernización que orientó "los cambios, y que llenó de contenido los nacionalismos, fue más un movimiento de adaptación-, económica y cultural, que cíe profundización de la independencia". (Martín-Barbero, 1987: 168) Estas indicaciones pueden observarse en los textos de Báez, asimismo en las que "vienen desde abajo", en las de O'Leary.

Finalmente, me gustaría apuntar dos aspectos que, paralelamente a toda la discusión y construcciones analizadas desde el periodismo, terminaron conformando un universo político cultural en mis propios entendimientos sobre la historia, asimismo sobre el comportamiento humano en Paraguay de la segunda mitad del siglo XIX y los inicios del siglo XX. La primera es un aspecto relacionado directamente con la construcción de la historia que se desarrolla en el periodismo, desde los textos de Juan E. O'Leary, y que tiene un profundo significado para los tiempos presentes. En un trabajo acerca de los orígenes culturales de la revolución francesa, Chartier se preguntaba si no habría que considerar más bien que "la Revolución inventó la Ilustración al querer arraigar su legitimidad en una recopilación de textos y de autores fundamentales, reconciliados más allá de sus diferencias vivas y unidos en la preparación de la ruptura con el antiguo mundo" (Chartier, 1995: 17). A lo largo de los textos de Juan E. O'Leary, asimismo en algunos pasajes de Cecilio Báez, es posible observar una clara aproximación a la justificación de la dictadura de Rodríguez de Francia, en función al problema "externo", es decir, a las intenciones de los vecinos -principalmente Argentina- por incorporar política y físicamente a Paraguay como parte de su territorio. Gran parte de las argumentaciones con las cuales se apunta a Francia como uno de los fundadores de la nacionalidad paraguaya, asimismo como un gran defensor de la soberanía e independencia del país, es que el mismo, a pesar de ser un déspota, a pesar de gobernar de manera autoritaria y concentrando todo el poder -reprimiendo, encarcelando e inclusive asesinando a sus oponentes- protegió la independencia del país al aislarlo, al no abrir sus fronteras al libre tráfico y comercio con países vecinos, evitando de esta manera insertarse en las guerras intestinas que devoraban a los países recién independizados de España. Esta argumentación está presente en ambos polemistas, Cecilio Báez y Juan E. O'Leary, aunque con énfasis diferenciados. De igual manera que la Revolución Francesa "inventó" a los enciclopedistas, a la ilustración, como el gran referente de esta gesta que terminó con la monarquía -según Chartier reorientaba sus preguntas-, ¿no sería posible pensar que los historiadores de la Primera República paraguaya hayan "inventado" a Francia como el gran defensor de la independencia y soberanía patria, al construir una determinada versión de la historia sustentada en un supuesto proceso de agresión externa de porteñistas, de argentinos y brasileros, que buscaban "apoderarse" e incorporar al país a sus territorios? Estos procesos bien pueden ser invenciones y construcciones teóricas de los historiadores -acompañando las construcciones simbólicas de O'Leary-, de manera a dar sustento a la necesidad de contar con un gran héroe nacional, un forjador de la nación paraguaya. Sin embargo, mis preocupaciones sobre este punto no terminan aquí.

Un razonamiento semejante, por otro lado, explicó el accionar de la dictadura stronista durante sus largos años. Stroessner, según justificativa de sus principales "intelectuales" que asumían la defensa de la dictadura, fue un demócrata "déspota", reprimió a vastos sectores y segmentos del país, encarceló y hasta llegó a asesinar, pero para proteger al país, a sus habitantes, de la agresión externa, asegurar la independencia y la soberanía patria ante la agresión... del comunismo internacional, los nuevos "porteñistas" del tiempo histórico de la dictadura. Bien sabemos que esta justificativa no pasó de ser una invención de sus principales escribas, con presencia importante en el periodismo. Dos procesos semejantes, dos historias construidas.
El segundo aspecto que me gustaría destacar, es el relacionado a comportamientos humanos que emergen en la pos guerra paraguaya. Considero que existen ciertos momentos en el proceso de constitución de la hegemonía en Paraguay, construidos sobre la resignación y desde la melancolía de la derrota, expresados éstos en la producción intelectual de la pos guerra de la Triple Alianza. Esta es, en principio, una observación de Gutiérrez & Romero, quienes al analizar la década del '20 en Argentina- caracterizada por la derrota histórica del movimiento obrero y anarquista en ese país- sostienen que "es posible que en la entreguerra, la hegemonía se haya construido en parte sobre la resignación" (Gutiérrez & Romero, 2007: 95). La resignación es producto de una gran derrota del movimiento social y de los trabajadores en los primeros años del siglo XX en Buenos Aires. Esta derrota produce una "resignación", y reorientar las luchas sociales hacia otras perspectivas. De igual manera describe Pamuk (2005) la melancolía del ciudadano turco, de sus intelectuales y artistas, producto de la caída del gran imperio otomano en el siglo XIX. Un "gran imperio", que quedó destrozado como consecuencia de este derrumbe y que los escritores -e intelectuales en general- lo expresaron de manera sumamente ilustrativa en sus obras, a través de esa "melancolía creativa".

La construcción de la hegemonía en el Paraguay de la pos guerra se realizó, en parte -y aquí retomo una idea inicial de Pamuk (2005) asimismo de Gutiérrez y Romero (2007)-, sobre la melancolía y la resignación. La gran derrota política y militar de la Primera República paraguaya en 1870, crea estas condiciones sociales, por así llamarlas. Emerge una gene-ración de intelectuales -cuyo estado de espíritu se encargará de repasarla a las generaciones siguientes- que desarrolla su día-a-día. construye su universo social y cultural, asimismo político, sobre la melancolía y la resignificación. Es decir, sobre la derrota militar, política y social ante los ejércitos de la Triple Alianza; el país del "pasado" debe ser un nuevo país del "presente", totalmente renovado. Esta melancolía se expresa en algunos actores intelectuales y políticos al rememorar el pasado distante perdido, y ante los desafíos del presente. Al mismo tiempo, existe una resignación frente a la propia situación de derrota, pero que debe ser enfrentada. Los textos de Juan E. O'Leary expresan esta tendencia, asimismo las producciones de una parte importante de la intelectualidad paraguaya finisecular.

Todo proceso de construcción de un imaginario de nación -y de identidades-, es un movimiento sumamente complejo, y al mismo tiempo, transversal a los sectores y grupos sociales. Diversos son los espacios y los ámbitos en los cuales las mismas se constituyen. El periodismo es uno de ellos. Esto es lo que intenté demostrar a lo largo de los capítulos anteriores; espero haberlo logrado. A partir de ahora, nuevas líneas de investigación deberán ser abordadas de manera a complementar este proceso que, si bien es sumamente instigante y desafiador, no es único ni mucho menos se agota en el periodismo.

Por otro lado, y a partir del estudio, análisis e interpretación de los textos, levantados, emerge un entendimiento del periodismo como práctica social como artefacto cultural y representación de la realidad, que constituye otro de los aportes de este estudio para las ciencias sociales en general, y para los estudios del periodismo paraguayo en particular. Con esto, considero que una parte importante de mi contribución al área se encuentra encaminada Sólo resta la crítica de la crítica, es decir, la de sus lectores.
 
 
 
 
 
 
BIBLIOGRAFÍA

ABENTE, D. (1989) "Foreign Capital, Economic Elites and the State in Paraguay during the Liberal Republic (1870-1936)", en JOURNAL OF LA77NAAMFRICAN STUDIES, 21(1):61-88.
 
ALONSO, P. (2003) CONSTRUCCIONES IMPRESAS, Buenos Aires: FCE.
 
AMARAL, R. (2006) EL, NOVECENTISMO PARAGUAYO, Asunción: Servilibro.
 
- (2003) "El mundo del libro en el Paraguay", en R. AMARAL, ESCRITOS PARAGUAYOS 1, Asunción: Distribuidora Quevedo.
 
- (1994) LOS PRESIDENTES DEL PARAGUAY, Asunción: CEDES, Biblioteca de Estudios Paraguayos.
 
ANDERSON, B. (1997) COMUNIDADES IMAGINADAS, México: FCE.
 
ANDERSON, P. (1988") "Modernity and revolution", en C. NELSON & L. GROSSBERG, MARXISM AND THE INTERPRETATION OF CULTURE, Urbana and Chicago: University of Illinois Press.
 
BÁEZ, C. (1910) ENSAYO SOBRE EL DOCTOR FRANCIA. LA DIC7ADURA EN SUD-AMÉRICA, Asunción: H. Krauss.
 
- (1906) CUADROS HISTÓRICOS Y DESCRIPTIVOS. Asunción: Krauss.
 
- (1903) LA TIRANÍA EN EL PARAGUAY, Asunción: El País.
 
BÁEZ ROA, J. (1996) "Prólogo", en M. GONDRA, MENSAJES Y ESCRITOS, Asunción: El Lector.
 
BAUMAN, Z. (2000) LIQUID MODERNITY, Cambridge, UK: Polity.
 
BECK, U. (1998) LA SOCIEDAD DEL RIESGO, Barcelona: Paidós.
 
BENÍTEZ, J.P. (1984) LA VIDA SOLITARIA DEL DR. JOSÉ GASPAR RODRÍGUEZ DE FRANCIA. Asunción. Carlos Schauman. (1° Ed. de 1937).
 
BENJAMIN, W. (1999) ILUMINACIONES I, Madrid: Taurus.
 
BERGER, P. & LUCKMANN, T. (2005) LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE LA REALIDAD, Buenos Aires: Arnorrortu.
 
BERMAN, M. (1986) TODO QUE É SÓLIDO DESMANCHA NO AR, São Paulo: Companhia das Letras.
 
BHABHA, H. K. (Ed.) (2004) NATION AND NARRATION, Londres: Routledge.
 
BOURDIEU, P. (2003) "Espacio social y espacio simbólico", en P. BOURDIEU, CAPITAL CULTURAL, ESCUELA Y ESPACIO SOCIAL, Buenos Aires: Silo XXI.
 
- (2000a) COSAS DICHAS. Barcelona: Gedisa.
 
- (2000b) "Puntos de Referencia", en P. BOURDIEU. COSAS DICHAS, Barcelona: Gedisa.
 
CABALLERO AQUINO, R. (1985) LA SEGUNDA REPÚBLICA PARAGUAYA, 1869-1906, Asunción: Edipar.
 
CAMPBELL. J. (1973) THE HERO WITH A THOUSAND FACES, Princeton: Princeton University Press.
 
CARDOZO, E. (1996) EL PARAGUAYINDEPENDIENTE. Asunción: El Lector. (Primera edición es de 1949.)
 
- (1986) APUNTES DE HISTORIA CULTURAL DEL PARAGUAY, Asunción: CEADUC.
 
CARVALHO, J. M. (200-5) A FORMA CAO DAS ALMAS, São Paulo: Companhia das Letras.
 
CATTARUZZA, A. (2007) LOS USOS DEL PASADO. Buenos Aires: Sudamericana.
 
CENTURIÓN, C. (1950) EL LIBRO COMO EXPRESIÓN DEL PARTIDO LIBERAL DEL PARAGUAY, Buenos Aires: Editorial Asunción.
 
CHARTIER, R. (1995) ESPACIO PÚBLICO, CRÍTICA Y DFSACRALIZACIÓN EN EL SIGLO XVIII, Barcelona: Gedisa.
 
CHARTIER, R. (1996) EL MUNDO COMO REPRESENTACIÓN. Barcelona: Gedisa.
 
CHAVES. J.C. (1958) EL SUPREMO DICTADOR, Buenos Aires: ......
 
CLIFFORD, J. (1992) "Sobre la autoridad etnográfica", en C. GEERTZ, J. CLIFFORD, Y OTROS, EL SURGIMIENTO DE LA ANTROPOLOGÍA POSMODERNA, Barcelona: Paidós.
 
CLIFFORD, J. (1997) "Traveling cultures", en J. CLIFFORD. ROUTES, Cambridge, MA: Harvard University Press.
 
CRAPANZANO, V. (2006) "The Scene", en ANTHROPOLOGICAL THEORY, 6 (3): 387-405.
 
DECOUD, H. F. (1930) LOS EMIGRADOS PARAGUAYOS EN LA GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA, Buenos Aires: L. J. Rosso.
 
DÍAZ-PÉREZ, V. (1911) "Epístola". en J. RODRÍGUEZ ALCALÁ, ANTOLOGÍA PARAGUAYA 1910, Asunción: Krauss.
 
DOMÍNGUEZ. M. (1946) EL ALMA DE LA RAZA, Buenos Aires: Ayacucho.
 
DURÁN, M. (2005) CATECISMO DE SAN ALBERTO, Asunción: UC-Centro UNESCO Asunción Intercontinental.
 
DURKHEIM, E. (1993) LAS FORMAS ELEMENTALES DE LA VIDA RELIGIOSA, Madrid: Alianza.
 
DURKHEIM, E. & MAUSS, M. (1996) CLASIFICACIONES PRIMITIVAS. Barcelona: Ariel.
 
FARIÑA NÚÑEZ, E. (1926) EL JARDÍN DEL SILENCIO. Asunción: Krauss (Biblioteca Paraguaya del Centro de Estudiantes de Derecho).
 
FERGUNSON, C. (1959) "Diglosia", WORD, 15:325-340.
 
FREIRE ESTEVES. G. (1996) HISTORIA CONTEMPORÁNEA DEL PARAGUAY, Asunción: El Lector (Primera edición. 1921)
 
FRUTOS, J.C. (2008) PROGRESISMO REPUBLICANO Y LAS IDEAS LIBERALES, Asunción: Medusa.
 
FOUCAULT, M. (2004) SOBRE LA ILUSTRACIÓN, Madrid: Tecnos.
 
- (2002a) VIGILAR Y CASTIGAR. Buenos Aires: Siglo XXI.
 
- (2002b) LA ARQUEOLOGÍA DEL SABER. Buenos Aires: Siglo XXI.
 
- (1980) "Power and strategies", in M. FOUCAUL:1'. POWER/KNOWLEDGE. Nesv York: Panthenon.
 
GANS, H. J. (2003) DEMOCRACY AND THE NEWS. New York: Oxford University Press. GARAY. B. (1897) BREVE RESUMEN DE LA HISTORIA DEL PARAGUAY, Madrid: Uribe y Cía.
 
GARCÍA CANCLINI, N. (1997) IMAGINARIOS URBANOS, Buenos Aires: EUDEBA.
 
- (1990) CULTURAS HÍBRIDAS. México: Grijalbo.
 
GAY, P. (1977) THE ENLIGHTENMENT The Rise of modern paganism, New York: Norton.
 
GEERTZ, C. (1989) EL ANTROPÓLOGO COMO AUTOR. Barcelona: Paidós.
 
-. (1983) “Blurred Genres: The Reconfiguration of Social Thought”, en C. GEERTZ, LOCAL KNOWLEDGE, New York: Basic Books.
 
GELLNER, E. (1991) NACIONES Y NACIONALISMO, Madrid: Alianza.
 
GELLY, J. A. (1926) EL PARAGUAY. Lo que fue, lo que es y lo que será, París: Editorial de Indias. (Primera edición, 1848, Rio de Janeiro)
 
GIDDENS, A. (1990) THE CONSEQUENCES OF MODERNITY, Stanford, CA: Stanford University Press.
 
GILL AGUINAGA, J. B. (1959) LA ASOCIACIÓN PARAGUAYA EN LA GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA, Buenos Aires: Ed. del Autor.
 
GODOY, J. & WATT. I. (1996) "Las consecuencias de la cultura escrita", en J. GODOY (comp.) CULTURA ESCRITA EN SOCIEDADES TRADICIONALES, Barcelona: Gedisa.
 
GOFFMAN, E. (1959) THE PRESENIATION OF THE SELF IN EVERY DAY LIFE, New York: Archor Books.
 
GÓMEZ MOMPART, J. L. & MARIN OTTO, E. (1999) HISTORIA DEL PERIODISMO UNIVERSAL, Madrid: Síntesis.
 
GONZÁLEZ, A. (1993) JOURNALISM AND THE DEVELOPMENT OF SPANISH AMERICAN NARRATIVE, New York: Cambridqe University Press.
 
GODOY, J. (1997) REPRESENTATIONS AND CONTRA DICTIONS. Oxford: Blackwell.
 
GRAMSCI, A. (1971) SELECTIONS FROM THE. PRISON NOTEBOOKS. New York: International Publishers.
 
- (1987) ANTOLOGÍA, México: Siglo XXI.
 
GUERRA. F-X., (2003 "Forms of Communication, Political Spaces, and Cultural Identities in the Creation of Spanish American Nations”, en S. CASTRO-KLARÉN & J. C. CHASTEEN, BEYOND IMAGINED COMMUNITIES, Washington: W. Wilson Center Press-Johns Hopkins University Press.
 
GUTIÉRREZ, L. & ROMERO, L. A. (2007) "Sociedades barriales y bibliotecas populares", en L. GUTIÉRREZ & L. A. ROMERO, SECTORES POPULARES, CULTURA Y POLÍTICA, Buenos Aires: Sigilo XXI.
 
HABERMAS, J. (1994) HISTORIA Y CRÍTICA DE 1.A OPINIÓN PÚBLICA, Barcelona: G. Gili.
 
HALLEY MORA, G. (1950) EL CUARTO PODER, Asunción: Ed. del autor.
 
HARDT, M. & NEGRI, A. (2000) EMPIRE, Cambridge, NIA: Harvard University Press.
 
HEGEL. G.W.F. (1982) LECCIONES SOBRE LA FILOSOFÍA DE LA HISTORIA UNIVERSAL, Madrid: Alianza.
 
- (1981) FENOMENOLOGÍA DEL ESPÍRITU. México: FCE.
 
HOBBES, T. (2002) DEL CIUDADANO Y LEVIATÁN. Madrid: Tecnos.
 
HOBSBAWM, E. (1997) NACIONES Y NACIONALISMO DESDE 1780, Barcelona: Crítica.
 
-. (1983) "Introduction: Invernting Traditions", en E. HOBSBAWM & T. RANGER, THE INVENTION OF TRADITION, Cambridge: Cambridge University Press.
 
HOBSBAWM, E. & RANGER, T. (1983) THE INVENTION OFTRADITION, Cambridge: Cambridge University Press.
 
INKLES, D. & HORTON SMITH, D. (1981) TORNANDOSE MODERNO, Brasilia: Editorial Universidad de Brasilia.
 
KAHLE, G. (2005) ORÍGENES Y FUNDAMENTOS DE LA CONCIENCIA NACIONAL PARAGUAYA, Asunción: Instituto Cultural Paraguayo-Alemán.
 
LASH, S. (2007) "Capitalism and Metaphysics", in TEORY CULTURE & SOCIETY, 24 (5):1-26.
 
LASSWELL, H. D. (1994) "Estructura y función de la comunicación en la sociedad", en M. de MORAGAS (Ed.) SOCIOLOGÍA DE LA COMUNICACIÓN DE MASAS, Vol. II., Barcelona: G. Gili.
 
LEWIS, P.H. (1993) POLITICAL PARTIES & GENERATIONS IN PARAGUAY'S LIBERAL ERA 1809-1940, Chapel Hill: University of North Carolina Press.
 
LIVIERES ARGAÑA, J.I. (1970) CON LA RÚBRICA DEL MARISCAL. Documentos de Francisco Solano López, Asunción: Escuela Técnica Salesiana. T. I al V.
 
LÓPEZ, C. A. (1985) MENSAJES DE CARLOS ANTONIO LÓPEZ, Asunción: Fundación Cultural Republicana.
 
LÓPEZ SERRANO, F. (1969) LOS PERIODISTAS REPUBLICANOS. México: Editorial Libros de México.
 
MARCUS, J. E. & CUSHMAN, D.E. (1992) "Las etnografías como textos", en C. GEERTZ, J. CLIFFORD, Y OTROS, El. SURGIMIENTO DE LA ANTROPOLOGÍA POSMODERNA, Barcelona: Paidós.
 
MARTIN-BARBERO, J. (1995) "Modernidad, postmodernidad, modernidades: discursos sobre la crisis y la diferencia", en INTERCOM-Revista Brasileira de Comunicarçao. 28(2):12-33.
 
- (1987) DE LOS MEDIOS A LAS MEDIACIONES. Barcelona: G. Gili.
 
MARTÍN VIVALDI, G. (1993) GÉNEROS PERIODÍSTICOS, Madrid: Paraninfo. 372
 
MARTÍNEZ ALBERTOS. J. L. (2004) CURSO GENERAL DE REDACCIÓN PERIODÍSTICA, Madrid: Thompson.
 
MARX, C. (1978a) EL CAP17AL, México: FCE. Vol. 1.
 
- (1978b) ELEMENTOS FUNDAMENTALES PARA LA CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA. BORRADOR 1857-1858 (Grundrisse), México: Siglo XXI. Vol. I.
 
- (1986) O 18 BRUMARIO E CARTAS A KUGELMAN. Rio de Janeiro: Paz e Terra.
 
MARX. C. & ENGELS. F. (1982) A IDEOLOGIAALEMA, São Paulo: Ciencias Humanas. Mc NAIR, J. H. (1998) THE SOCIOLOGY OF JOURNALISM. London: Arnold.
 
MELIÁ, B. (2006) MUNDO GUARANÍ, Asunción: BID-Ministerio de Relaciones Exteriores.
 
- (2003) LA LENGUA GUARANÍ EN EL PARAGUAY. Asunción: CEPAG.
 
- (1992) LA LENGUA GUARANÍ DEL PARAGUAY HISTORIA, SOCIEDAD Y LITERATURA. Madrid: MAPFRE.
 
- (1986) EL GUARANÍ CONQUISTADO Y REDUCIDO, Asunción: CEADUC.
 
- (1973) "Diglosia en el Paraguay o la comunicación desequilibrada", en SUPLEMENTO ANTROPOLÓGICO, 8 (1-2):133-140.
 
MERTON, R. K. (1968) "Manifest and Latent funetions", en R. K. MERTON, SOCIAL THEORYAND SOCIAL STRUCTURE, New York: Free Press.
 
MORÍNIGO, M.A. (1990) RAÍZ Y DESTINO DEL GUARANÍ. Asunción: UC. Biblioteca Paraguaya de Antropología.
 
MURDOCK, G. (1993) "Communication and the constitution of modernity", en MEDIA, CULTUREAND SOCIETY, 15:521-539.
 
O'LEARY, J. E. (1953) ILDEFONSO BERMEJO. FALSARIO. IMPOSTOR Y PLAGIARIO, Asunción: Biblioteca de las Fuerzas Armadas de la Nación.
 
ORUÉ POZZO, A. (2002) ORALIDAD Y ESCRITURA EN PARAGUAY, Asunción: Arandurã.
 
- (2007a) "Héroes y profetas denostados. Periodismo y la construcción de imaginarios sociales a inicios del siglo XX en Paraguay”. en A. ORUÉ POZZO. PERIODISMO EN PARAGUAY, Asunción: Arandurã.
 
- (2007b) "Independencia y objetividad en el periodismo paraguayo". en A. ORUÉ POZZO, PERIODISMO EN PARAGUAY, Asunción: Arandurã.
 
- (2007c) "Periodismo en la Primera República. Una tentativa de interpretación", en A. ORUÉ POZZO. PERIODISMO EN PARAGUAY. Asunción: Arandurã.
 
- (2007d) "Las transformaciones en el Periodismo paraguayo", en A. ORUÉ POZZO, PERIODISMO EN PARAGUAY. Asunción: Arandurã.
 
PAMUK, O. (2005) ESTAMBUL. Barcelona: Mondadori.
 
PÉREZ AGOSTA, J.F. (1948) CARGOS ANTONIO LÓPEZ. "OBRERO MÁXIMO", Asunción: Guarania.
 
PÉREZ-MARICEVICH, F. (1996) LA POESÍA Y LA NARRATIVA EN El. PARAGUAY, Asunción: El Lector.
 
PETERSON. T. (1963) "The Social Responsibility Theory of the Press", en F. SIEBERT, T. PETERSON & W. SCHRAMM, FOUR THEORIES OF THE PRESS, Urbana and Chicago: University of Illinois Press.
 
PLA, J. (1994) "Bilingüismo y tercer lengua en el Paraguay", en J. PLA, OBRAS COMPLETAS IV, Asunción: RP-Instituto de Cooperación Iberoamericana.
 
- (1983) LA CULTURA PARAGUAYA Y EL LIBRO, Asunción: Biblioteca de Estudios Paraguayos.
 
- (1982) "Español y Guaraní en la intimidad de la cultura paraguaya", en G. CORVALÁN & G. DE GRANDA, SOCIEDAD Y LENGUA: BILINGÜISMO EN EL PARAGUAY, Asunción: Centro Paraguayo de Estudios Sociológicos (LEPES), T. 1.
 
PORTER, R. (2001) THE ENLIGHTENNIENT, New York: Palgrave.
 
QUINN, N. & HOLLAND, D. (1977) "Culture and cognition", en N. QUINN & D. HOLLAND, CULTURAL MODELS IN LANGUAGE AND THOUGHTS, Cambridge: Cambridge University Press.
 
RAMOS. R. A. (1972) JUAN ANDRÉS GELLY, Buenos Aires: Lucania.
 
RENAN, E. (2004) "What is a nation", en H.K. BHABIIA (Ed.) NATION AND NARRATION, London: Routledge.
 
RICOUER, P. (1999), HISTORIA Y NARRATIVIDAD, Barcelona: Paidós.
 
RODRÍGUEZ-ALCALÁ, G. (2001) "Prólogo", a J. THOMPSON. LA GUERRA DEL PARAGUAY. Asunción: RP Ediciones.
 
RODRÍGUEZ-ALCALÁ, J. (1911) ANTOLOGÍA PARAGUAYA 1910. Asunción: Krauss.
 
ROMERO, L. A. (2007a) "Los sectores urbanos como sujetos históricos", en L. GUTIÉRREZ & L. A. ROMERO, SECTORES POPULARES, CULTURA Y POLÍTICA. BUENOS
 
AIRES EN LA ENTREGUERRA, Buenos Aires: Siglo XXI.
 
ROUSSEAU, J. J. (1999) LAS CONFESIONES, Barcelona: Océano.
 
RUBIN, J. (1968) NATIONAL BILINGUALISM IN PARAGUAY. The Hague: Mouton.
 
SARMIENTO, D. F. (2001) FACUNDO. CIVILIZACIÓN YBARBARIE, Madrid: Mestas.
 
SCHUDSON, M. (2003) THE SOCIOLOGY OF NEWS. New York: Norton. (2001) "The objectivity norm in American journalism", en JOURNALISM, 2(2): 149-179.
 
SOMMER, D. (1991) FOUNDATIONAL FICCTIONS. Berkeley, CA: University of California Press.
 
STANTON, G. (1998) "Etnografía, antropología y estudios culturales: vínculos y conexiones", en J. CURRAN; D. MORLEY & V. WALKERDINE (Comp.) ESTUDIOS
 
CULTURALES Y COMUNICACIÓN, Barcelona: Paidós.
 
STRAUSS, C. (2006) "The imaginary," en ANTHROPOLOGICAL THEORY, 6 (3):322-344.
 
TAYLOR, C. (2002) "Modera Social Imaginaries", en PUBLIC CULTURE, 14(1): 91-124.
 
- (2004) MODERN SOCIAL IAIAGINARIES, Durham, NC: Duke University Press.
 
TERAM Y GAMBA (1904) COMPENDIO DE HISTORIA DEI, PARAGUAY, Asunción: Juan Quell (14º. Edición).
 
THOMPSON, G. (2001) LA GUERRA DEL PARAGUAY, Asución: RP Ediciones. Primera edición de 1869.
 
THOMPSON, J. B. (1998) LOS MEDIA Y LA MODERNIDAD. Barcelona: Paidós.
 
TOCQUEVILLE, A. (1981) DEMOCRACY IN AMERIUA, New York: Modera Library. UNZUETA, F. (2003) "Scenes of Reading: imagining Nations/Romancing History in Spanish America”, en S. Castro-Klarén & J. C. Chasteen, BEYOND IMAGINED COMMUNITIES, Washington, DC: Woodrow Wilson Center Press-John Hopkirts University Press.
 
-. (2000) "Periódicos y formación nacional: Bolivia en sus primeros años", en LATIN AMERICAN RESEARCH REVIEW, 35 (2):35-72.
 
VELILLA DE ARRÉLLAGA, J. & SEIFERHELD, A. (1987).
 
VILLAGRA-BATOUX, D. (2000) EL GUARANÍ PARAGUAYO. Asunción. Servilibro.
 
VIOLA, A. (1989) CARTAS Y DECRETOS DEL DICTADOR FRANCIA, Asunción: UC. Biblioteca de Estudios Paraguayos, T. I.
 
WHIGHAM, J. W. (1994) "Introducción", en J. W. COONEY & T. L. WHIGHAM, EL PARAGUAY BAJO LOS LÓPEZ, Asunción: LEPES.
 
WEBER, M. (1971) ECONOMÍA Y SOCIEDAD, La Habana: Instituto Cultural Cubano del Libro-Editorial de Ciencias Sociales.
 
ZALAMEA, J. (1999) "Estudio preliminar", en J. J. ROUSSEAU, LAS CONFESIONES, Barcelona: Océano.

PERIÓDICOS
 
- EL PARAGUAYO INDEPENDIENTE, 1845-1852. Asunción, Paraguay.
 
- ECO DEL PARAGUAY, 1855-1856. Asunción, Paraguay.
 
- LA REFORMA, 1876, 1881, Asunción, Paraguay.
 
- LA DEMOCRACIA, 1882, Asunción, Paraguay.
 
- EL HERALDO, 1884. Asunción, Paraguay.
 
- EL IMPARCIAL, 1887, Asunción, Paraguay.
 
- EL INDEPENDIENTE, 1887, Asunción, Paraguay.
 
- LA ILUSTRACIÓN PARAGUAYA, 1888, Asunción, Paraguay.
 
- El CÍVICO, 1902-1903, Asunción, Paraguay.
 
- LA PATRIA, 1902-1903, Asunción, Paraguay.
 
- EL DIARIO, 1915-1919, Asunción, Paraguay.
 
- EL LIBERAL, 1915-1919, Asunción, Paraguay. Revistas
 
- REVISTA DEL PARAGUAY, 1891, 1892. Buenos Aires.
 
- REVISTA DEL INSTITUTO PARAGUAYO, 1896-1900. Asunción. Paraguay.
 
- LA REVISTA PARAGUAYA, 1882, Asunción, Paraguay.
 
 
 
 
 

Para compra del libro debe contactar:

 

ARANDURÃ EDITORIAL

www.arandura.pyglobal.com

Teniente Fariña 1.074

Asunción - Paraguay

Telefax: 595 - 21 - 214.295

e-mail: arandura@telesurf.com.py

 

 

Enlace al espacio de la ARANDURÃ EDITORIAL

en PORTALGUARANI.COM

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
ARANDURÃ
ARANDURÃ EDITORIAL
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)
HISTORIA
HISTORIA DEL PARAGUAY (LIBROS, COMPILACIONES, ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
MUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYALA GUERRA DEL CHACOHISTORIA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANIBILLETES DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011
REPUBLICA DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYCASA DEL LA INDEPENDENCIAMÚSICA PARAGUAYALITERATURA PARAGUAYAACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA FILATELIA DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA