PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
REVISTA DEL PEN CLUB DEL PARAGUAY


  IV ÉPOCA - Nº 17 / SETIEMBRE 2009 - REVISTA DEL PEN CLUB DEL PARAGUAY


IV ÉPOCA - Nº 17 / SETIEMBRE 2009 - REVISTA DEL PEN CLUB DEL PARAGUAY

REVISTA DEL PEN CLUB DEL PARAGUAY

POETAS – ENSAYISTAS - NARRADORES”

IV ÉPOCA - Nº 17

Arandurã Editorial,

Asunción-Paraguay, Setiembre 2009

 


 

MENSAJE DE LA PRESIDENTA DEL PEN
 
La primavera se asoma como una explosión de vida con la floración de los lapachos, que en una sincronía rosada de colores difumina el cielo, permitiendo una nueva esperanza que aflora en cada uno de los corazones y dejando atrás la época invernal, con sus altibajos impresionantes, como ocurrió el presente año.
 
El escritor creador se suele inspirar en esa heterogeneidad de las circunstancias felices o adversas, del clima estival y de la vida para plasmar con palabras surgentes tecleando las letras para el logro de sus obras. El invierno de la vida no es el fin sino un tiempo de meditación, de reflexión, de repaso de los acontecimientos pasados donde se ha cosechado experiencias pequeñas y grandes de trayectorias de vida, y que se ha de convertir en sabiduría inherente y el alcance de la madurez en cada ser humano. Son logros valiosísimos, como si fueran semillas que en cada primavera hacen surgir nuevos retoños; es también la fuente originaria de nuevas creatividades en las que el papel de la palabra ocupa el sitial de relevancia en la consecución de las obras literarias.
 
Con gran satisfacción hemos participado de los numerosos lanzamientos de libros de los socios del PEN Club del Paraguay durante los últimos meses y recientemente en la Feria de Libros en su 17a edición, y que fuera organizada por la Cámara Paraguaya de Editores y Libreros del Paraguay-CAPEL y la Municipalidad de Asunción, hubo además de las presentaciones de libros, conferencias, debates, lecturas y comentarios de libros, desarrollando temas de interés, dentro un ambiente muy grato y de confraternización.
 
El PEN Club Internacional, del cual somos un Centro PEN en el Paraguay, cuenta con 144 centros en el mundo, anuncia el 75° Congreso Mundial del PEN en la ciudad de Linz, Austria, denominada como "Capital europea de la cultura", desde el 19 al 25 de octubre, con el título de "¿Words, worlds, nothing but worlds.. . ? ".
 
En esta edición, estamos compilando una vez más el talento de los escritores y el esfuerzo del Consejo de Redacción que hacen posible la publicación de la Revista, que es el puntal de nuestros emprendimientos y que venimos trabajando dentro de la discreción y solidez que nos caracteriza. Hemos incluido también en ella una obra de la escritora colombiana Cecilia Balcázar, presidenta del 74a Congreso de PEN realizado en Colombia y miembro del Consejo del PEN Internacional.
 
Ya al final de la edición, nos sorprendió la ingrata noticia del fallecimiento del consocio Manuel E.B. Argüello, intelectual profundo, artista brillante y maestro de generaciones que dieron lustre al teatro nacional. MEBA, como gustaba de firmar, sufrió una larga y dolorosa enfermedad de la columna vertebral que, al final, logró vencer su temple de luchador, sin que el Gobierno nacional -como siempre ingrato con la cultura y sus mentores-, ni tan sólo respondiera al pedido solicitado al Parlamento por varias entidades, entre ellas el PEN Club del Paraguay, de conceder al artista una pensión graciable para ayudar a sobrellevar los ingentes gastos de la enfermedad de un hombre que dio de sí, mucho a la patria.
 
Deseamos que las flores de los lapachos encendidos sean la melodía que acompañe a Manuel E.B. Argüello en su viaje a la eternidad, y que esta revista N° 17, de la cual ya no pudo participar, le rinda un homenaje humilde pero sincero de quienes lo conocieron y supieron de la grandeza de su calidad humana.


Presidenta del PEN Club del Paraguay Septiembre 19 del 2009


 
 

ÍNDICE
 
MENSAJE DE LA PRESIDENTA DEL PEN

POETAS

 
MARÍA EUGENIA AYALA CANTERO: V
 
WILLIAM BAECKER: TRES HAIKUS / OTRO ENCUENTRO
 
CECILIA BALCÁZAR: SEMILLA DE CEIBA / SEMILLA DE CEIBA –II-
 
GLADYS CARMAGNOLA: ANTROPOFAGIA / EN UNA TARDE ASÍ
 
AUGUSTO CASOLA: STRIP TEASE / SOLSTICIO DE INVIERNO
 
EFRAÍN ENRÍQUEZ GAMÓN: EL FINAL / SONETO AL SEXO FEMENINO
 
RENÉE FERRER: EL OCASO DEL MILENIO
 
LUIS MARÍA MARTÍNEZ: NACIÓ / EL DUENDE / DIJERON QUE ERA UN NIÑO
 
FRANCISCO OLIVEIRA Y SILVA: PERDÓN / TE NECESITO / QUIERO SER
 
OSCAR PINEDA: ROCÍO
 

ENSAYISTAS

 
MARIBEL BARRETO: LA QUERIDA Y LOS ABUSOS DEL PODER
 
CATALO BOGADO BORDÓN: PARÁFRASIS DE LA FUNDACIÓN MÍTICA DE BUENOS AIRES DE BORGES
 
AUGUSTO CASOLA: PROLOGO DEL LIBRO DE TERESA MÉNDEZ FAITH.
 
ABELARDO DE PAULA GOMES: SÓCRATES Y LA PAIDEIA
 
EMI KASAMATSU: VIABILIDAD DE LA HERENCIA CULTURAL JAPONESA EN OCCIDENTE
 
 
LUIS MARÍA MARTÍNEZ: EL PENSAMIENTO FILOSÓFICO EN EL PARAGUAY (SEGUNDA PARTE)
 
FRANCISCO OLIVEIRA Y SILVA: CELIBATO Y CASTIDAD: ¿IMPOSICIÓN U OPCIÓN LIBREMENTE ASUMIDA?
 
GENARO RIERA HUNTER: LAS PALABRAS EN LOS BARRIOS SOMBRAS ININTERRUMPIDAS
 
BEATRIZ RODRÍGUEZ ALCALÁ DE GONZÁLEZ ODDONE: EL PRESIDENTE DE LA VICTORIA
 

NARRADORES

 
PRINCESA AQUINO AUGSTEN: MAGIA
 
JEU AZARRU: GOTAS
 
AUGUSTO CASOLA: TACUARAL
 
RENÉE FERRER: LOS PEORES PARA MÍ
 
OSCAR PINEDA: NOCHE DE MAYO GENTIL
 
LOURDES TALAVERA: LA SEÑAL
 
LOS AUTORES


 
 

POETAS
 
 
 
V
 
Hoy he vuelto a caminar las mismas calles
las grandes avenidas que he dejado
el son del jaque mate en callejuelas
que al alba de alborada sobrevienen
después de caminados tantos versos.

Me repasé la vida paso a paso
en lentas manivelas que regresan
amores, desamores, desencuentros
querencias que a destiempos he jugado.

Si he amado de verdad ya lo he apostado
a todo o nada en esta vida loca
de glorias y desdenes en que a veces
la dama con su rey se desvanecen
de bruces, fatuos fuegos encendidos.

He vuelto a caminar mis avenidas
mi añeja soledad: mi compañera
la consejera fiel en madrugadas
la que juega conmigo la partida
y cierra con el jaque inesperado
al último café que no he bebido
al verso finalista que aún no escrito.

He vuelto a caminar las mismas calles
y veo que cambiaron los colores
de las grandes murallas del sendero
aquellos mismos muros desterrados
que a impulso y obstinada atravesaba
mientras buscaba el alba en carretera.

He vuelto a tropezar en el camino
las piezas mal movidas del destino,
si a veces sufrir enseña a vivir
bien vale si se suda la partida.

Mis metas, mis deseos, se figuran
en todas las jugadas venideras
va rumbo al jaque mate mi camino,
de un ajedrez pasivo en ocasiones
de un ajedrez siniestro algunas veces.

Y veo en mi retorno hacia adelante
que la partida vuelve a comenzar
y es diferente el juego que me espera
cruzar las peripecias
las grietas del tablero que se yerguen
sobre el sendero que aún no he recorrido,
y allí propongo entonces avanzar
con el vigor y ahínco que me han dado
a fuerza y puñetazos las caídas.
 
 
 
OTRO ENCUENTRO
 
Otro encuentro casual, y ya son varios:
entonces me pregunto
si todos los encuentros son casuales
o las casualidades se repiten
porque hay algo de ti que necesito
o porque necesitas -como yo-
un mucho de esperanzas y de olvidos.


 
 
SONETO AL SEXO FEMENINO
 
Gruta maravillosa, genitora de vida,
¡Cima en donde unánimes convergen los afanes!
Estrella luminosa de galaxia escondida
¡La que guarda el secreto de febriles imanes!

Toda la magia cósmica se sitúa en tu centro
Como árbol que carga a sus ópimos frutos;
Horizonte que invita atinar en su encuentro
¡A volcánicas lavas y a sueños impolutos!

Yo uno ante tu fuerza misteriosa y activa
Todo el haz de promesas que la vida cultiva
En el raro connubio de una constelación,

Y le rindo el tributo del concierto y el rito
Que el universo late en su mundo infinito
¡Con la génesis sabia de la fe y la pasión!
 
París, 25 de octubre de 2003


 
 
TRÍPTICO DEL AMOR AUSENTE

PERDÓN
 
Bien sé que no merezco ya tus besos,
ni tus caricias, ni tus risas... ¡nada!,
ni el dulce fuego, amor, de tu mirada,
ni darte adoración con estos rezos...

Te he perdido, lo sé. Llevo en los huesos
la angustia, como ardiente puñalada...
y el dolor llevo anclado en la mirada,
con que contemplo, aún, tus embelesos.

No supe comprender lo que esperabas
hallar en mí para colmar tus días,
y darte tanto como tú me dabas.

Te pido, amor, perdón. Y si confías...
¡volvemos a empezar!, ahora sin trabas:
¡Quiero darte esperanzas y alegrías!

TE NECESITO
 
Te necesito, como el caminante
necesita la senda. Como el cielo
necesita la luna... Y es mi anhelo
ser horizonte de tu luz radiante.

Como el candil de luz agonizante
necesita el aceite, tu consuelo
yo necesito, amor... y alzar el vuelo,
como un águila herida, ya triunfante.

Así como la fuente necesita
del agua mansa que en su seno brota,
mi alma tu nombre en las tinieblas grita.

Pero el águila es hoy sólo gaviota,
de mi candil murió la lucecita...
Y soy, en cielo triste, estrella rota.

QUIERO SER
 
Quiero ser ese amigo y compañero
que tú quisiste hallar en mi presencia.
Quiero ser manantial y adolescencia
en la fragancia azul de tu sendero.

Quiero ser, de tu hoguera, su madero.
Quiero darle a tus noches mis estrellas,
infundirte el calor que hallé yo en ellas,
y ser tu esposo amante verdadero.

Quiero ser la palabra de tu boca.
Quiero ser el licor de tu alegría.
Quiero estar a tu lado noche y día,
para darte refugio y ser tu roca.

Quiero ser esa dulce melodía...
...y la mano invisible que te toca.
 
 


 
ROCÍO
 
Rociado está el verde pasto en la mañana
Cubierto mansamente del limo derretido en el hielo
Su raro frescor el cálido sol tempranero no apaña
Porque tiene la hechura de lo concebido en el cielo.

Gotas diminutas que brillan cual diamantes
Las sombras esparcen diligentes por doquier
Por una sola noche hoja y gota son amantes
Hasta que llega la luz y el calor del amanecer.

El campo los recibe como lecho nupcial
Al recoger de las alturas su líquido vital
Amante y amado en el manto son uno
Procrean y recrean un himno triunfal.

Misterio que sucede en la noche silente
Natura festeja un rito de siempre
Amado y amante se funden en abrazo
Amado y amante se dan la simiente.



ENSAYO
 
 
 
PARÁFRASIS DE LA FUNDACIÓN MÍTICA DE BUENOS AIRES DE BORGES

 
Señor, imagínese que está en una madrugada de verano en 1536, año del Señor; no muy lejos del mar, en un lugar donde desembocan las turbias aguas de los ríos Uruguay, Paraná y Paraguay, en una de esas importantes reuniones de Principales de la región. Si sabe qué cosa es una cumbre del Mercosur, ya puede imaginar cómo sería una reunión de líderes en aquellos tiempos antiguos.
 
En fin, no le quiero llamar la atención sobre los líderes y guardaespaldas, ni sobre las cautivantes retóricas que se escuchan, pues en el aire hay rumores de guerra debido a que unos hombres barbados arribaron y echando mano a un fabuloso santoral empezaron a ponerle nombre a las cosas que ya tienen nombre. No señor, no le hablo de los acaramelados ojos de las muchachas, que ya eran dulces y encantadores en esa época, ni de las brillantes cabelleras sobre las desnudas espaldas, las afiebradas danzas a contraluz y el humo alrededor de las hogueras, cosas que no tenía nada que envidiar a las discotecas de moda de hoy, nada. No deseo distraerle siquiera con las coloridas plumas que adornan las cabezas de los concurrentes, ni sobre las cálidas pieles de tigres y pumas que abrigan a los niños, ni le quiero impresionar explicándole la misteriosa e inagotable fuente de energía de los músicos encargados de mantener el frenético y excelente ritmo; no, me remitiré a mostrarle una cabeza, la cenicienta cabeza de una anciana que manipula unas enormes ollas de cerámica, con alma y devoción.
 
Se llama Arapysandú (Arapysandú, en guaraní significa: el que ausculta o siente el universo.), tendrá encima, por lo menos, unos setenta inviernos. Nació en la mítica región del Guairá. Es buena mujer y excelente cocinera; las personas de su profesión de todas las tribus del continente la estiman. Mbo'ehara (Maestra) es su nombre familiar; y decir familiar y continental era la misma cosa en ese oficio y en aquella época de grande dogmatismo y respeto. "Mbo'ehara dirigirá la cocina..." equivaldría decir en canto, hoy: "Subirá al escenario Mercedes Sosa", o "Plácido Domingo cantará su mejor repertorio". Nadie quería faltar a un comensal que Arapysandú dirigía.
 
El desafío que ella enfrentaba en cada congreso de líderes donde era invitada no era poca cosa. Imagínese el peculiar paralelismo, el frío e irreconciliable traversa, la distancia exótica que puede o no existir entre los refinados gustos de Bachelet, Kirchner, Lugo, Tabaré y los palurdos modales de Chávez, Lula y Morales... Pero, la presencia de Arapysandú en la cocina significaba una fiesta del sabor para todos, una garantía de gozo para el paladar, la sazón exacta, la medida delicada del sabor entre lo selecto y lo popular.
 
¿Quién no conocía a la Mbo'ehara?, tenía la humildad de los grandes. Se desenvolvía con movimiento medido, con pasos lentos y seguros, su mirada era tranquila y su hablar pausado, pero..., a la hora de cocinar, todo eso desaparecía frente a la materia prima requerida, las ollas y las fogatas. Cocinar era, para ella, rito y dogma, dogma y rito. Y, en ese momento ritual la savia de sus venas se tapujaba en vida por todo el cuerpo y todos sus gestos se volvían eufóricos: su mirada se encendía, su sonrisa se iluminaba y, con su espátula, levitando en el aire, se hacía omnipresente. Se convertía en una vehemente conductora de orquesta sinfónica. Era otra.
 
Esa madrugada azul, de 1536, con entusiasmo y esmero, Arapysandú desplegó todos los trucos de su arte, pero, ¡imposible!, ninguna inspiración le sonreía. No atinaba a dar con una miserable pizca de sabor. Probó la receta del coatí, del jaguar, del yacaré y del mboreví: fue inútil. Volvía al principio, repetía las recetas, lavaba nuevamente la carne, cambiaba de leña, incorporaba nuevas especias y sal traídas del Chaco y del Caribe; mezclaba hojas, flores, semillas y raíces de hierbas, arbustos y árboles buscando recuperar migajas de sensaciones dúctiles extinguidas; recordó e invocó a sus muertos, pero nada.
 
Fatigada por el malestar y la impaciencia mandó buscar la cabeza del animal sacrificado, pero le dijeron que el hijo del líder jíbaro ya se había llevado hacia los oscuros cañadones; entonces, echando maldiciones volvió con la espátula a las ollas, pero ni las invocaciones a sus muertos habían nutrido su inspiración, y el sabor siguió siendo - insípido, casi repugnante.
 
Desesperada, para no decir rendida, dio por terminada la ceremonia culinaria, como si terminara un intenso rito de exorcismo; la última prueba de sabor le había dejado en el rostro una ordinaria luz de insatisfacción. Apoyada en su bastón, antes de abandonar el lugar con fogatas y dirigirse donde estaban conferenciando los líderes, estrechó la mano de cada uno de sus asistentes. El último de ellos era Ka'í Pukú, el que le proporcionó la carne; ella lo saludó y, apuntándole el rostro con el bastón, le preguntó: hijo, ¿de dónde sacó esa carne tan sin sabor?
 
- Maestra, lo encontré cerca de aquel río de sueñera y de barro, iba a los tumbos en un barquito pintado entre los camalotes de la corriente zaina. Cuando le di el flechazo y fui para recoger su cuerpo, escuché en medio de los chapoteos que desde el desmedrado sitio del barranco alguien lo llamaba: ¡Juan Díaaaaz..., Juan Díaaaaz!-.
 
Arapysandú sonrió nerviosamente y, como dando por aclarado el misterio que la mortificaba, escupió hacia el fuego y se dirigió al sitio donde estaban reunidos los caciques. Allí aceptó un lugar en la ronda, pero estuvo todo el tiempo entre indiferente y pensativa, observando calladamente cómo los principales iban masticando a desgano lo que algunos, más diplomáticos, llamaban: "menú exótica". Al fin, carraspeando fuerte, ella se puso de pie y mirando al grupo con ojos glaciales y blandiendo histérica el bastón, antes de alejarse del lugar, echó una profecía que nadie entendió a pesar de la vehemencia con que pronunció. Dijo: "SEPAN BIEN, SI NO LE TOMAN GUSTO A ESE SABOR, PRONTO ACABARÁN CON NOSOTROS Y HASTA CON NUESTROS DIOSES".


 

NARRACIÓN
 
 
 
GOTAS
 
Una gota se desprendió desde las altas y oscuras nubes, desbocada, única, primigenia. En caída libre surcó el cargado aire, presagiando la tormenta que posteriormente sobrevendría. Pero por el momento descendía sola, un universo y cosmos encerrado en la transparencia de su interior. Ella era un espacio que albergaba todas las posibles combinaciones de la existencia y de la vida: galaxias, planetas, mundos, estrellas fugaces, seres humanos, animales y bestias. Los escasos segundos desde su aparición hasta alcanzar el suelo en realidad se percibieron como millones de años desde la perspectiva de sus habitantes allí atrapados.
 
Civilizaciones aparecieron y sucumbieron, planetas fueron conquistados, sus seres recorrieron galaxias y llegaron casi al borde del universo, todo eso en tan pocas fracciones del tiempo exterior. Ellos creían ser los dueños de todo, conocer todo, haber descubierto todo, pero sin embargo no eran más que una partícula infinitesimal dentro de un cosmos sin límites, al cual no podrían de ninguna manera acceder ni conocer.
 
Así, posteriormente, otras miles, millones de gotas, se desprendieron de la gigantesca nube original que todo lo cubría y todo lo veía, siguiendo a la primera ahora en rauda carrera. Y cada una de ellas gestaba en sus entrañas un nuevo universo transparente y atrapado, cayendo libremente hacia el suelo. Cada historia, cada ser, habitó estos mundos, muchos de ellos similares entre sí, casi paralelos, muchos de ellos completamente diferentes.
 
Y finalmente, luego de los infinitos segundos que les tomó desprenderse de su amorfa alma mater hasta alcanzar el suelo, se fusionaron todos en un ruidoso torrente que fue entremezclando sus esencias y sus historias, recorriendo caminos, volviéndose casi ilimitado en comparación con sus minúsculas habitantes que ahora formaban apenas parte insignificante de él, pero sin poder existir sin ellas, mostrándoles que no son nada para las fuerzas superiores, pero al mismo tiempo lo son todo... Así se desplazaron entremezcladas hasta completar su circuito en el mar abierto y luego elevarse lentamente, para volver a iniciar el mismo ciclo, eternamente, con nuevas historias o repitiendo las previamente transitadas. Y viviendo, y aprendiendo, una y otra vez.
 
08/07/2008
 
 
 
 
 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 
 
 
 
 

Para compra del libro debe contactar:

ARANDURÃ EDITORIAL

www.arandura.pyglobal.com

Asunción - Paraguay

Telefax: 595 - 21 - 214.295

e-mail: arandura@telesurf.com.py

 

 

Enlace al espacio de la ARANDURÃ EDITORIAL

en PORTALGUARANI.COM

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
ARANDURÃ
ARANDURÃ EDITORIAL
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIREPUBLICA DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYHISTORIA DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011MITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMÚSICA PARAGUAYA
CASA DEL LA INDEPENDENCIAACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA LITERATURA PARAGUAYALA GUERRA DEL CHACOFILATELIA DEL PARAGUAYBILLETES DEL PARAGUAYMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAIDIOMA GUARANI

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA