PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
REVISTA DEL PEN CLUB DEL PARAGUAY


  IV ÉPOCA Nº 21 – DICIEMBRE, 2011 - REVISTA DEL PEN CLUB DEL PARAGUAY


IV ÉPOCA Nº 21 – DICIEMBRE, 2011 - REVISTA DEL PEN CLUB DEL PARAGUAY

REVISTA DEL PEN CLUB DEL PARAGUAY

POETAS – ENSAYISTAS – NARRADORES

IV ÉPOCA Nº 21 – DICIEMBRE, 2011

 

Editorial SERVILIBRO

Dirección editorial: Vidalia Sánchez

Diseño gráfico: Mirta Roa Mascheroni

Diseño de tapa: Carolina Falcone Roa

Tel.: 595 21 444.770

www.servilibro.com

Asunción – Paraguay

Diciembre, 2011 (233 páginas)

 

 

 

 PALABRAS PRELIMINARES

 

El PEN Club del Paraguay se enorgullece y festeja por el máximo galardón otorgado recientemente por el Gobierno del Paraguay a una de sus socios RENEE FERRER con el PREMIO NACIONAL DE LITERATURA 2011 con su libro La moradas del universo, siendo así la primera mujer en lograr esta ansiada distinción.

Renée Ferrer cuya trayectoria de vida en el mundo de las letras es un verdadero ejemplo para las futuras generaciones de escritores del Paraguay. se involucró a los diez y siete años y siguió a lo largo de su vida sin interrupción alguna. Con dedicación absoluta sin que los avatares del ambiente social y político de otros tiempos, la amedrentasen. Numerosas producciones valiosísimas y variadas, surgieron del alma que comulgaba con la realidad social de nuestro pueblo. El fluir de la palabra surge como un don preciado en los distintos temas y disciplinas por ella logrado con total excelencia de calidad literaria. En este último poemario surge la palabra como un puente, tal vez el único que pueda transportar como dice Renée sin sombras de las sombras de otras sombras hacia otra dimensión:

 

Alojada en el recinto de tu alma
Se libera. Liberándote

Hacia los horizontes del mañana

O te regresas a las cavernas del principio
Con el corazón vuelto palabras.

 

Como se ha visto, el PEN Internacional es una comunidad internacional de escritores cuyo objetivo principal es la libertad de expresión. A este respecto el Presidente Internacional John Ralston Saúl manifiesta que el PEN es la única y verdadera organización literaria que invento la idea de la implementación de la campaña de libertad de expresión y resalta el valor del poder del lenguaje y la imaginación, así mismo expresa que es el poder que libera el espíritu del lector. Creada en el año 1921, el PEN cuenta con 144 filiales en 140 países del mundo. Es una institución apolítica, reconocida y apreciada mundialmente con status consultivo en la Organización de las Naciones Unidas ONU y en la UNESCO.

El PEN Club del Paraguay siguiendo los principios del PEN Internacional defiende la libertad de expresión de los escritores y ha sentando sus posturas en defensa de este derecho inalienable de los promotores del arte y la difusión de la literatura, así mimo de la dignidad como profesionales que cada uno se merece para que los escritores y sus obras en el Paraguay sean reconocidas integralmente y siga su camino ascendente.

Estamos seguros de que, los que pertenecemos al PEN Club del Paraguay, valora y se acepta que las publicaciones hechas son el resultado de un inmenso caudal de experiencia, de la independencia de la imaginación y creatividad brotadas desde el alma y que es y será un verdadero testimonio escrito de nuestra efímera existencia para contestar a la pregunta ¿a qué vinimos en este mundo y para qué?

"Ningún hombre es una isla" dijo John Dorme y, debemos construir puentes para entrelazar el mundo, para que seamos mas auténticos, liberando la palabra, liberado de las mezquindades, liberado de la soberbia y de resentimientos, y como dice David Albaharí "El conocimiento nunca podrá ponerse al día con el poder de la ignorancia". Usemos la palabra como poder para unir a la gente, construir y conducir hacia un mundo mejor, más transparente y armonioso y no como un arma para destruir la humanidad­.

En los últimos años se observa con gran ímpetu la copiosa producción literaria de los escritores del PEN Paraguay, la calidad de sus obras, así mismo hemos organizado el seminario internacional sobre literatura paraguaya, la emisión mensual del boletín informativo que llego al N" 34, interacciones con academias literarias de los colegios, la promoción internacional a través de las participaciones de los socios en congresos mundiales y regionales del PEN Internacional, conferencias dictadas en las instituciones académicas y universidades del exterior, galardones en concursos literarios nacionales e internacionales. Se tomó contacto con otros centros PEN Mundial de una manera interactiva. El contrato suscitado con la señora Vidalia Sánchez de la Editorial Servilibro para la edición de la revista, con el cuidado de la señora Mirta Roa, fue una acción acertada, como se observó en el hermoso diseño y diagramación del número anterior del libro, por lo que expresamos un reconocimiento especial para ambas.

Como el año 2011 esta llegando a su fin, mucho agradezco la colaboración y el apoyo de los socios del PEN Club del Paraguay por sostener a través de los años la publicación de la revista y por confiar en nuestra institución y, corno nos encontramos a unos pasos del inicio del año del dragón del oriente que representa la gran fuerza celestial cuya energía, creatividad y sensibilidad inspira verdad y vida, sea motivo de grandes realizaciones en la literatura paraguaya y su transcendencia en el ámbito internacional.

 

EMI KASAMATSU

Presidenta

PEN Club del Paraguay

 

 

 

POESÍA

DELFINA ACOSTA

MARÍA EUGENIA AYALA

WILLIAM BAECKER

GLADYS CARMAGNOLA

JUAN DE URRAZA

RENÉE FERRER

LUIS MARÍA MARTÍNEZ

ELINOR PUSCHKAREVICH

 

 

 

JARDÍN MISTERIOSO

Delfina Acosta

 

Se trata de una mantis religiosa

llevada por insectos himenópteros

a oscuro nido estando viva aún.

Un niño entretenido la contempla.

También se trata de un gusano verde

de un género por mí desconocido

subiendo por la rama de un rosal.

La maravilla es parte de la náusea.

El asco y la belleza son las caras

de la moneda que Jesús dio al César.

En mi jardín las voces se confunden.

Solloza el sauce, y el piar quebrado

de unos pichones cruza cierta brisa.

Pero las flores pujan por abrirse.

Y alguna primavera está llamando.

¡Y vientos de alegría son mis ojos!

 

 

EL BOSQUE DE LA VIDA

Defina Acosta

 

Busqué la guía de los hombres. Fui

por el carril del mundo pero igual

salieron a mi encuentro fogonazos

y lámparas portadas por personas

que erraron el camino y me pedían

la vía exacta de la Cruz del Sur.

Volviéronse en mi contra las señales.

Las puertas que buscaba se ausentaron.

Y enfermas de silencio las aldabas

no respondían nunca a mis urgencias.

Pero las garzas me indicaron tibias

pisadas en las playas y los búhos

caída ya la noche con chistidos

al bosque de la vida me llevaron.

Allí sentí el aliento del lucero.

Y el beso de una estrella abrió mi boca.

 

El SECRETO

Delfina Acosta

 

No sé por qué pero el silencio estuvo

metiéndose en mis ojos y caía

igual a alguna herida la llovizna,

la que muy lejos cae, en mis pestañas.

Extraña forma de morir aquella.

Y en el jardín los lirios se contaban

con voz de viento y hierba las historias

de otras muertes mías. Los espectros

de rosas insepultas consultaban

en torno a mis insomnios. No sabían

que yo busqué el secreto de la vida

y Dios en su belleza noche a noche.

Aquel perfume suyo fue la infame

respuesta a mis preguntas dolorosas.

¡Señor, hoy brotan rosas sin embargo

de la fangosa tierra de mis dudas!

 

A MI PADRE

María Eugenia Ayala

 

Llegó por la mañana con la aurora

a recoger la sal de mis mejillas,

a cobijarme el alma con su brisa

con esa brisa suave que me deja

desde esa siembra tibia de alcanfores

sus canas de candor y de nostalgia.

 

Llegó como aguacero de verano

sembrando migas nuevas de camino

quebrando al paso rojos los lamentos

de este vivir del hombre que se agota.

 

Dejó sobre el sofá todos sus sueños,

guardó entre mis enseres sus palabras,

lavó sus luchas viejas en jofainas.

Se echó en la alfombra roja de la sala,

leyó los diarios y miró la tele,

comió el maní con miel que hizo la abuela.

 

Miró mi rostro, me habló de frente,

hablamos de momentos imborrables,

trajimos al presente nuestra historia

recogimos del mundo los laureles

de héroes y antihéroes del pasado,

bebimos el destino en una copa.

 

Burlamos las barreras de la muerte,

quebrantamos el tiempo del ocaso

de manos del recuerdo y el cariño,

para vivir de nuevo los instantes

aquellos que el olvido no matara.

 

Avivamos relámpago y centella

en medio de este sueño que no acaba,

en medio de este sueño que regresa

en cada madrugada de nostalgia.

 

 

PARA CELIA, DEL 5 / 6

William Baecker

 

Si la mitad de dos más dos son tres,

entonces eres cuatro, como yo,

más uno;

porque un cuatro nací, del seis,

y eres cinco del seis.

 

Pues de géminis somos:

del cuatro yo,

del cinco tú, del seis los dos.

 

 

¿QUÉ NOS QUEDA?

William Baecker

 

Después del entusiasmo,

de las dudas,

de la incierta esperanza,

qué nos queda, amor,

sino esta dulce certeza

de acordarnos?

 

¿Qué nos queda?

 

 

HEMOS CRUZADO

William Baecker

 

Hemos cruzado el límite del tiempo:

que un mágico teléfono

te diga

te quiero.

 



A EMILY

Gladys Carmagnola


En memoria de Carlucho

I'm Nobody. Who are you?

Are you Nobody too?

Emily Dickinson

Quiero aspirar al alba los jazmines

que un día me negará la primavera

cuando ebria de luz llegue a la cita

y sean tus manos las que se me tiendan

por sobre el río

o entre los resplandores de la hoguera

para darme cobijo en un rincón

de una olvidada estrella

a cuya luz compruebe que he llevado

fatales quemaduras en las venas

y he debido marchar casi desnuda

olvidándolo todo en la ribera

donde abordé ya en marcha el último carruaje

al terminar la fiesta.

 

Quiero aspirar al alba los jazmines

de las mañanas plenas.


Ya llegarán

bellas desmemoriadas primaveras

que ignorarán mi breve nombre Nadie

si por azar lo balbuceó una piedra.

 

De Depositaria infiel

 

 

TE AMO, NOVIEMBRE

Gladys Carmagnola

 

Te amo, noviembre,

te amo

porque otra vez estás

diseminándote azul-lila

rotundamente hermoso

desde el jacarandá.

 

Te amo, noviembre,
te amo

y te lo digo

por si no dialoguemos nunca más.

 

De Banderas y señales

 

 

TERMINO DEL VIAJE

Renée Ferrer

Para Esther


De vuelta ya de todos los intentos

y de aquella ostentosas pretensiones;

de repasar al vuelo las faltas asumidas

y aquellas, ay, tampoco cometidas;

 

después de saborear la engañosa ilusión

y el acíbar letal del desencanto,

e ignorante del esplendor de oculta gema

calar la hondura de la propia dicha;

 

antes y luego de colgarte al cuello

el collar enhebrado en cada pena,

de trajinar los días y las noches

sonriente o sin voz;

de regreso de tanta circunstancia,

equivoco, trampa, treta o espejismo,

¿qué me queda, Señor, sino lo manto

Para rozar el borde con los labios?

 

O quizás

solo me resta partir hacia el espacio

con ese paladeo en la boca,

y

explorando la curva fugitiva de las galaxias

encontrar otros mundos

con rostros similares,

almas, cuerpos;

alguna cuerva con hombres cavernarios

y bisontes,

o una coca orbital rozando el alba

donde no exista ni sombra de rencor

o desdicha;

solo seres etéreos de mirar radiante

liberados de todos los pesares,

prístina esencia de barro alambicado

iluminando la inmensidad del cosmos.

 

Al término de este viaje trashumante

me recibirá el Absoluto frente a frente,

me abrazaré a la luz,

por fin, la luz.

 

 

INTERROGANTES

Renée Ferrer Para

Mirta Roa

 

Si fuera cierto que en el espacio

coexisten mundos paralelos,

y palpita en unos la canalla y en otros

la piedra en bruto

o la filosa transparencia del diamante.

¿Qué me dices de la tierra en que conviven

el malvado corazón y la sublime entrega,

y por igual barbotan en la caldera unánime

las especias preciosas, el santo a secas,

el soberbio aprendiz y el sabio humilde?

 

No será acaso este mundo el crisol

de la múltiple matriz del universo:

una prisión un refugio, un paraíso,

según las diversas fases del delirio.

 

 

ALMA VIAJ ERA

Renée Ferrer

La tierra baldía

T. S. Elliot

 

Sencilla e ignorante, la creo el Hacedor,

como uva de un racimo que segrega el sumo

de las horas de un tiempo venidero,

la floración de los bosques ajenos al concierto

de las estaciones deshojadas de un almanaque inédito.

 

A partir de su respiración absoluta la creo,

para recorrer las rutas que unen y distancian

las incontables posadas del universo.

 

Con los pies propicios a peregrinar la arrojó

bajo pena de escuchar el rastro de los planetas

recientemente engendrados,

el agonizante resplandor de las estrellas desahuciadas,

las nacientes colinas de las Tunas

que inauguraron la solitaria contemplación del espacio.

 

Hija de la tormenta o de la calma la formó,

hilando con hebras de su voluntad el diseño de sus pasos

en un telar escamoteado a los ojos de los hombres,

las mujeres, los peces, las aves y alimañas.

Con un mensaje cifrado la aproximó a los latidos estelares

que congregan plurales terrones de fuego

en regiones libres del concierto solar de la Vía Láctea.

Con la señal de un fulgor en la frente la invite a andar

los caminos de mis múltiples y olvidadas biografías.

 

En la fragua del verbo la doró el Hacedor,

oyendo el consejo de la sabiduría,

hasta que llegó el memento del alumbramiento,

el instante supremo en que levó anclas

arrojándola a la pleamar de la bóveda celeste

con el planisferio de su futura existencia

prendido en la espalda.

 

Hacia las playas de una tierra baldía la conminó a

navegar,

en busca de un paraje virgen aún de vida y muerte,

fiel al presagio de los cantos prenupciales que

agonizan

en la garganta de las golondrinas extrañas a la

memoria

y al espanto.

 

Con el sino de avanzar hacia la morada final

tomó el capullo de mi espíritu y lo asignó a este

cuerpo:

barro y luz caminando hacia la aurora.

 

 

TRAYECTO

Renée Ferrer

 

Parada sobre la vida,

sin sombra que me preceda ni persiga,

sin recuerdos de entonces

o mañana,

consciente solo del hoy

y del camino.

 

El fiel de una balanza almacenando

las múltiples existencias preteridas,

las promesas fallidas,

la palabra cumplida bajo este sol,

bajo otros soles,

en un después de esta muerte

o antes de las próximas.

Arduo peregrinaje hacia la luz lejana.

Me remonto al olvido de mis antiguos rostros,

a los pasos erróneos sobre rutas equivocas,

las inciertas lagunas por donde anduve,

los momentos malvados,

la redención, la búsqueda,
los posibles avances en este andar en sombras,

-equilibrista alado sobre las ondas breves­

ascendiendo laderas, evitando el abismo,

con la consigna cierta

de llegar al refugio de tus alas abiertas

sin abrojos ni heridas.

 

 

EL RIO LLEVA CANTAROS DE PENAS

Luis María Martínez

El rio lleva cátaros de penas.

Mustias canciones, vidas derrotadas.

Lleva historias extrañas o arruinadas.

Lleva los resplandores de los pobres.

Lleva sus sufrimientos.

Lleva sus pensamientos y sus clamores.
Lleva los abejeos de la patria.

Lleva la voz del tiempo.

Lleva del Paraguay sus sentimientos.

Lleva de este país sus resonancias.

Lleva lo que reclaman sus varones.

 

El rio lleva cántaros de penas.

Penas de los pobres.

Penas de la patria.

El rio lleva extraños resplandores.

Fuegos de un pueblo.

Cantos de su vida.

 

El rio lleva cantaros de penas.

Penas que han de trocarse en alegrías.

Patria sin penas, Patria de alegrías.

El rio se ha de llevar todas las penas.

 

 

AQUÍ NO HAY MAS PAIS

Luis María Martínez

 

Aquí no hay más país que este humillado,

que este que lleva casos de cadenas,

que este que vive en caución y pena.

Aquí no hay más país que este agraviado,

Que este que dice cosas de sus penas,

que este que esta cargado de cadenas.

Aquí no hay más país que el miserable

país que tiene el corazón atado a un muro,

que siente el calendario en algo oscuro.

Aquí no hay más país que este que pena

una increíble soledad y condena,

preso en una cama, preso en la sentina.

Aquí no hay más país que este pequeño

país de humillaciones y humildades,

absorbido por penas y cadenas.

Pueblo bien consumido por las penas,

capitán alhajado de cadenas.

Aquí no hay más país que este que tiene

un sueno sin reposo, un caro anhelo

de ser mas libre que el más libre sueno:

¡relámpago en la vida y en la muerte!

 

 

EL ARMARIO

Elinor Puschkarevich

 

En el armario,

intacto de secretos,

guarde aquellas cartas

que nunca lo envié

 

No se si recuerdas,

una tarde de junio

las escribí

rodeada de símbolos

y de fotos,

llovía tras la ventana

empalideciendo mi entorno.

 

Aún estan intactas:

los pliegues,

la tinta,

que de tan azul

se hizo mas intensa;

es algo increíble,

después de tanto tiempo.

 

Las palabras que dijiste,

la furia quo calle,

el temblor del abandono,

resuenan aun en mi sangre

como tambores implacables.

 

Fiel a los recuerdos,

el armario,

protege esas cartas,

con celo apostólico,

y un manto plateado cubre mis sienes.

 



A FINALES DE DICIEMBRE

Elinor Puschkarevich


Él espera,

cuando la tarde se desvanece

y las cigarras del verano

barullean el entorno.

 

Crispando sus sienes,

pasan los días,

pasa el viento

pasa la espera,

pasan aquellas siestas colmadas de flor de coco

y se pierde en los pliegues de la tarde.

 

El sigue esperando,

el torso firme y confiado,

y la mirada clavada en el horizonte esquivo,

(tenaz insistencia de cazador de quimeras),

aguarda el encuentro:

de explosivas miradas,

de ternuras y de olvidos,

a pesar del cansancio

y un hondo suspiro.

Insiste, aguarda...

 

Fines de diciembre...

¡Oloroso cantaro, inmenso, rebosante de buenas nuevas!

Alarga un poco mas la espera

 

…solo el silencio le responde.

 

Cuando bruscamente, se vuelve,

toma la chaqueta,

cuelga cuidadosamente

sobre la silla de madera

- en un rito de presagios­

infinitamente solo,

acaricia la ausencia;

va a su alcoba,

acuesta su desgano, sin prisa,

disfrutando de los últimos momentos;

la espera terminó

y esta, con el partió.

 

 

 

 

LAS ANDANZAS DE UN TOPO

Cuento de MARIBEL BARRETO

 

Un año sin ver el sol, pero es el único trabajo que puede conseguir un paraguayo indocumentado, pero tenemos pan en la mesa, nuestro hijo puede tomar su medicina, claro que el no me ve nunca; si, es doloroso, pero no tengo mas remedio que salir a la madrugada para llegar al subte y me retiro a los diez de la noche, ¿te das cuenta? Mi vida transcurre bajo tierra; soy un topo, mi piel esta amarilla, casi aceitunada, clara, clara, y mi mente se resiste a aceptar que no debo pensar en otra cosa mas que en controlar los rieles, cambiar el sentido de los mismos, evitar accidentes: la vida de miles de pasajeros dependen de mi, debo ser eficiente, debo estar pendiente de los minutos, de los segundos..., no puedo esperar la pitada, eso me dice el capataz, su grito me desequilibra, esta rutina me subleva, pero, qué puedo hacer si no voy a conseguir mis papeles, aca soy el "paragua", nadie me llama por mi nombre, ni siquiera mi hijo, y Nemesia, la pobre, en su cuartucho, siempre sola; ahora me dice que consiguió trabajo: lavar la ropa de esos mecánicos del taller de la esquina, siempre mugrientos, llenos de aceite negro. Ella me dice que cuando va a retirar el atado de ropas le piropean: la "chinita paragua", como si no tuviera nombre ni dignidad, se pone furiosa pero se muerde los labios, necesita esos pesos para enviarlos a su mamá, enferma de cáncer en Coronel Bogado.

Sus cavilaciones se interrumpen abruptamente: un muchachón de ojos estirados y piel oscura, de unos quince años, blande un puñal en la mano derecha y con la izquierda lo aprieta contra la pared del pasillo de salida de la estación, le despoja de los pocos pesos que le quedaban, le golpea en la boca del estomago y lo deja temblando de rabia e impotencia, que voy a llevarle a Nemesia? Miro a mi alrededor: ojos enrojecidos de odio, choco con la mujer que lleva un gran bolso, la atropello y la dejo tendida, corro con la cartera, la vacío a la vuelta de la esquina y luego la tiro en el basurero.

Su corrida veloz le recordaba cuando en Loma Po'i perseguía algún ñandú guasu, era como querer alcanzar al viento. Llego a casa a la media noche, no había nada que comer y su hijo lloraba y lloraba, pedía leche y el chico chupaba con rabia los pezones ya secos. Mirá, traigo suficiente cuando amanezca, le compras la leche. ¿Sabes? Perdí mis documentos, mañana no podré entrar en el subte, ya no podré cuidar los rieles, no podré avisar y pueden chocar los trenes. !Ay che Dio!, ¿y por que? Es que me asaltaron, no lo preocupes, buscare otra ocupación. Pero yo sabía que era un ilegal y que me costara encontrar otro laburo. Camino como loco, un desatinado en esa ciudad que parece un monstruo que abre sus fauces para tragarme vivo, necesitaba caminar, me senté en un banco de Retiro, decidí acercarme a un hombrote que fumaba un cigarrillo negro, el espeso humo le deformaba el rostra hinchado. Hola, me dijo, hola ¿que haces? Necesito trabajo, anoche perdí el que tenia; ¿por que achicas los ojos al mirar? No me doy cuenta, me hace mal la luz, hace un año que no veía el sol, ¿salís de la cárcel? No, trabaje bajo tierra, como un topo, entraba a las cuatro de la mañana y salía a las siete de la tarde. ¿Que hacías? Cuidaba las vías del tren, en el subte; ¡Ah! Yo te consigo un laburo, un amigo necesita personal, tiene un taller en Lombardo al 1300, podes irte con el 126, allí encontraras un taller de reparación de artefactos eléctricos, el rubio vestido con un mono azul te recibira.

Llego luego de una hora de viaje, sin problema encuentro al rubio le dicen el Tano, me manda el gordo Doncel, le digo, me mira como midiéndome. Sin preámbulo me dice que me quede ya, "desde ahora", no me pregunta más que mi nombre, le digo que soy un paraguayito, no tengo residencia, ¿paraguasho? No me importa, yo te ordenare lo que tengas que hacer, con el jujeño harán buena pareja; a veces saldrás también con "el Chile", es ese que llega en el taxi. El hombre baja una heladera y un lavarropas, lo mira con atención, pero jamás pensé que seria producto de su cosecha del día, paga el taxi, lleven al cuarto de atrás, oímos la orden y el jujeño me dice: por los artefactos ni se lo ocurra preguntar y mucho menos desobedecer, me dedico a cambiarle la marca. El Tano me indica que le colocará otras letras y luego me hace pelar la pintura por lo menos en la parte delantera, me dice. ¿Y el lavarropas? él mismo lo destripa y le cambia las piezas, no termino de asombrarme. Cuando me despide ya eran las cinco de la tarde, me pasa un billete de diez pesos que casi le arranco de las manos. Cuando llego a casa, había una olla humeante de guiso en la mesa, el niño duerme, ella me dice: tomó mucha leche y se quedo dormido y ahora, que vamos a hacer?.

Ya tengo trabajo; ¿donde?, lejos, había Lanús. ¡Oh! Veni che reina, vamos acostarnos, y se decidieron a olvidar las miserias. Pronto amaneció y el agua de la única canilla estaba helada, me lave como pude y salgo sin despedirme, llego al farol de la esquina, corro al autobús que se detiene en ese memento: Veo al Tano abrir el negocio, un fuerte chirrido y la puerta arrollable sube lentamente, ¡hola!, me dice, hola, hoy saldrás con el Chile, mañana te toca con el Jujeño, bueno, ahí llega, ¿nos vamos? Subo al auto rojo, le falta el asiento de atrás, yo ni una palabra, el si me habla: tú te quedaras en el auto, toma el teléfono, me avisas cualquier casa; ¿sabes conducir? No, ¿no?, no, entonces ¿para que lo traigo? Para ser campana. Llegamos a destino, eran las catorce, baja apresuradamente y me ordena: avísame si alguien se me acerca, bueno. Y se aleja, lo veo cruzar la esquina y pararse frente al negocio, enseguida se la acerca una mujer de falda muy corta y lentes oscuros, ambos desaparecen en el interior de la joyería, escucho dos tiros y luego la corrida hacia el auto, ¿no viste ningún policía?, no. El auto arranca estrepitosamente, se pierde en la bocacalle desierta a esa hora, gira hacia la derecha se dirige hacia Constitución; allí le aguardaba otra mujer, una morena con acento peruano o boliviano, toma el bolso y le entrega una cartera, ambas mujeres se perdieron hacia una calle lateral. No pude tragar saliva, ni respiraba hasta llegar junto al Tano; vos mañana preséntate más temprano tienen un viaje más largo. Llego a casa y guardo el dinero en el florero de San Cayetano, ni se te ocurra preguntarme nada, tomá para la corrida. ¿Que pio pasa? No pareces el mismo. Ya no soy el mismo, ahora tendremos plata, mucha plata. ¡Oh!, eso me preocupa. Tonta, tonta, veni a la cama...

El día se presenta lluvioso y tardamos en salir, se acerca un auto más potente, el policía desciende, entrega la llave y toma lo suyo, entrega el carro y parte velozmente en otro carro negro que le espera a la media cuadra: hoy llevaras un revolver y le cubrirás al Jujeño, ¿sabés usar el arma? Así, así, ya entiendo. Un viaje en silencio, cuando nos alejamos de Buenos Aires, entramos en una carretera, allí los vehículos pasan raudamente, el Jujeño imprime mucha velocidad y cuando llegamos me pasa un pasamontañas, me encajo hasta las orejas, luego todo sucede como la tele, entramos, vos me cubrís la espalda, no vaciles ni un segundo, el guardia está distraído, se acerca a el y le acuchilla por atrás, cuando se desploma se dirige a la cajera y le encañona; yo observo desesperado lo que ocurría, pero me digo, tenés que tener sangre fría, porque el Chileno me había advertido que no podría huir, porque el Tano no perdona y si escapás pronto serás fiambre. La cajera se resiste y recibe un balazo silencioso, ella se desliza lentamente, su mano prendida a su caja se afloja, su cabeza toca el suelo, ya no podrá gritar, su garganta enmudeció. Salimos con rapidez, otro auto en marcha nos esperaba, el Jujeño es buen volante, yo estaba petrificado. Mañana tendrás una nueva identidad me dice, yo recordé que la cédula que perdí era de otro guerrillero muerto en medio del Paraná. Llegamos, el Tano cuenta los billetes, tantos dólares, tantos pesos..., me alcanza en fajo pequeño y me dice: mañana a las seis, entendéis. Claro que entendía y también entendía que estaba comprometido con el y, que no podre dejarlo. Esa noche, llegue ya muy tarde, el niño dormía y también Nemesia, yo tenía hambre pero no pude tragar ni en bocado del guiso, me acosté al lado de mi mujer, que tenía abrasada al niño y dormí toda la noche. Me despierto sobresaltado, recordando que desde ese día sería otra persona. El Tano me entrega un pasaporte con otro nombre y apellido, mi cara flaca y pálida, mire mis ojos bizcos, mi bigotito, la barba ya crecida y enmarañada.

Ese día nuestra visita serÍa a un banco de Avellaneda, ya éramos cinco, la operación dura exactamente tres minutos, con el primer tiro se destroza el control de circuito, ¡todos al piso!, ordenó, vigilo a los tendidos, el nuevo abre la caja, el cajero se resiste y él lo elimina de un solo tiro. Salimos, sudaba copiosamente, mis piernas se negaban a sostenerme, ¡tenes que endurecerte paragua estúpido! ¡Si! Me toco más plata, llegue a casa en taxi, tenia miedo de andar caminando. Mañana tendremos un auto ¿sabes? Me das miedo, para quo queremos un auto? Para pasear, para viajar ¿sabés? Amaneció soleado y fresco, los primeros vientos de invierno azotaban mi rostro. No está el Tano, dice que te quedás a atender a los clientes, me dice el Chile. EI salió con otros socios, aquí tenes tu auto, te enseñare a conducir, pone atención yo aprendí en una sola clase, no pareces tonto, aquí tenes tu libreta de conducir, acordarte de tu nuevo nombre a ver, repetirlo. Si, la lección se prolongo hasta las cinco de la tarde, no me animé a salir con el auto, lo dejé para el día siguiente.

Esa noche no dormí, repetía mi nuevo nombre Ernesto, Ernesto, Er nes to.

Me levante, encendí la luz y leí las leyes de tránsito hasta el amanecer. Por suerte en la época de la guerrilla yo era el que leía y explicaba todos los escritos que llegaban.

Amanece fresco, me miro en el espejito que cuelga al lado de la estampa de la Virgen de Caacupé, veo a un desconocido, un extraño que no me parecía ¿qué paso conmigo? Ya no soy yo. Debo huir, la idea surge en ese segundo, me perturba, me acompaña en todo el día, yo retiro esa tarde mi auto, un Peugeot del año 80, pero estaba a punto para correr. Ese día entramos en un laboratorio en Lanús, un muerto y mucha, mucha tela..., a mi me toca buena parte y estrené en metralleta en el cuerpo del guardia, deje el auto en un estacionamiento y llegue a casa caminando. Nemesia estaba lavando la ropa, la comida estaba hecha, comemos en silencio, le entrego dinero y le digo andate a Coronel Bogado a visitar a la familia, yo te llamaré muy pronto ¡Que gusto! Hace mucho que quiero irme, ¡yo te llamaré!, comprate un celular y llamame, anota mi número ¡Ah! Así que tenes teléfono. Si, no le cuentes a nadie; y partió, la subí a un ómnibus de Nuestra Señora de la Asunción. ¡Si! Esa tarde usé dos proyectiles, ya era el jefe de mi grupo, aumentaba mi pericia, salió bien. Nuestra huida, espectacular, la policía llego segundos después. En ese momento, decido huir en el viejo Peugeot. Tomé rumbo a Posadas, ya había acumulado muchísimo dinero y era hora de darle libertad al topo, sere yo mismo. Paso el puente sin problemas, me toman fotos, mi bigote y mi barba teñidos me dan un aspecto diferente, mi acento de curepa me ayuda. Cruzo el puente y tomo la ruta a Yguazu, y me dirijo al norte, al cruzar un puente, me bajo, le echo gasolina al auto y le prendo fuego, cuido dejar el pasaporte fuera del auto para que no arda, el auto rueda puente abajo, apenas tengo tiempo de saltar antes de la explosión, miro desde lejos como se reduce a cenizas, luego camino, camino, camino, pienso que en algún lugar alguien me espera para empezar una nueva vida. Llego a Santa Elena, busco alojamiento me propongo enfrentar una nueva vida, recuerdo quien soy, deseo borrar mi pasado de violencia, de miseria, de mentiras, de ilusiones frustradas, la guerrilla; una locura; el horror del exilio, el hambre de todos los días, mi empleo en el subte un infierno, mi trabajo con el Tano hoy me convierte en un forajido, pero pienso rescatar a mi familia sé que me va costar. Si viviera papá me diría: ¡Que bajo caiste! Che ra'y, pensar que querias ser pa'i....

 

 

 

EL SÍNDROME DE ZAVALA, CAPITULO 5 (FÚTBOL)

Novela de JUAN DE URRAZA

 

 

Hoy decidí venir a jugar un partido de fútbol con los muchachos. Hace mucho que no aparecía por la cancha, y la verdad es que me hace falta realizar un poco de ejercicio. Yo se que no es suficiente para bajar la pancita que día a día se va apropiando de mi ser, y que en algún momento me dominara por completo, convirtiéndome en su anexo, pero al menos es mejor que no hacer nada. Bueno, esperare aquí en las gradas para entrar en el segundo partido, y jugar, con los otros que están afuera, contra el equipo ganador. Mientras tanto me equipare sin apuro, hare estiramientos, y calentare un poco, no sea que me lastime por entrar frio a jugar.

Creo que cuando escriba mi primera novela, no faltará un capitulo que se desarrolle alrededor de un partido "so'o" de fútbol. Al fin y al cabo, cuantas vidas giran en torno a este deporte en nuestro país y en nuestro continente, cuantas horas se desperdician en ver por TV cualquier partido de cualquier copa, sin importar de qué parte del mundo sea, asi como ir corriendo detrás de una pelota como lo hacemos hoy. Pero la verdad es que el fútbol es una pasión que no se puede explicar: el que sabe, sabe, y el que no... Nunca va a entender, mejor ni perder el tiempo en explicarle.

Tengo un grupo de amigos medio nerds, o "frikis" como les dicen los españoles, de esos que todo el día se pasan sentados frente a la computadora con sus anteojos culos de botella... Bueno, ya no dan en realidad esa imagen tan patética porque algunos usan lentes de contacto y se visten como personas normales. Inclusive tienen una reducida vida social, y hasta novias, en algunos casos... Alguna vez intente hablar de fútbol con ellos, burlándome porque no entienden ni pizca. Envié un correo electrónico medio acido, mofándome de su escaso conocimiento acerca de los temas más importantes para el hombre: las mujeres, el futbol, y la política. Y uno de ellos, el mas " ñoño", me respondió haciéndome callar la boca específicamente respecto al fútbol (de mujeres y política no pronuncio palabra...). El email decía lo siguiente:

"Estimado Juan Eustaquio. Tus acusaciones nos ofenden. Claro que entendemos de fútbol. No lo practicamos por creer que hay cosas mas importantes en la vida de que ocuparse, que correr como monigotes detrás de una pelota. Pero sin problemas puedo describirlo de manera teórica y enmarcarlo dentro de la realidad, con todas sus implicancias:

El futbol es un espectáculo popular vehículo para:

La venta de un sinnúmero de productos caros e innecesarios, entre los cuales están personas (ver `transferencia de jugador', `derechos de televisación', `sponsors', `marcas deportivas'),

Distraer la atención de la gente de temas mas importantes de la realidad (ver `fútbol vs. negociaciones con Brasil', `fútbol vs. crisis financiera', `fútbol vs. ultimo escandalo presidencial'), y crear un ambiente propicio para el lavado de dinero (ver `salarios y transferencias de jugadores', `compra de clubes en bancarrota', `apuestas', `falsificación de asistencia a estadios').

 

Respecto a la metodología de juego, par otro lado, durante cualquiera de sus representaciones, cada oponente intenta desplazar acorde a ciertas reglas preestablecidas, una esfera de cuero para ubicarla en un área (mal) llamada 'arco' (debería ser 'rectángulo’) la mayor cantidad de veces posible, al mismo tiempo que intenta evitar que su oponente haga la mismo. Gana el que mas veces lo haya logrado y empatan si anotan los dos equipos en similar cantidad

 

El poder de este deporte radica en una poderosa ilusión de pertenencia, placebo para la pandemia de soledad del siglo XXI. El fanático es educado para creer que es parte de un grupo humano vinculado afectivamente, similar al de una gran familia, con el aditivo de glorias y tragedias como marco emocional. No solo se siente parte, sino que se siente representado. Cuando el equipo gana o pierde olvida su indiferencia existencial gracias a un vinculo empático consecuencia de la ilusión.

 

Típicamente el entusiasta del fútbol es ordenes de magnitud mas un espectador que un actor. Sus adeptos siempre recomiendan las virtudes de jugar fútbol ya que, acorde a ellos, fomenta el trabajo constructivo en equipo, la concepción de estrategias y el seguimiento de reglas de conductor. Dada la popularidad del deporte en Paraguay, implicaría que la gran cantidad de varones (que lo practican) entrarían a la edad adulta como consabidos colaboradores, estrategas y de conductor ejemplar...

La realidad echa por sierra las virtudes alegadas. ¿Que es el fútbol?

Es pan para algunos y circo para muchos.

 

PD. También dicen que es saludable practicarlo. Favor ver historial médico de nuestro amigo José Tomas, con numerosas fracturas, distensiones, moretones y demás; además de la panza y el estado lamentable de Juan. En cambio Víctor Hugo, que no practica fútbol, es el único con buen estado físico del grupo... "

 

Y si, ese correo me hizo pensar, porque también es cierto que es ya exagerada la sobredosis de fútbol que tenemos a diario en los medios ¿Cuantos partidos "oficiales" se jugarán a diario? ¿Cientos, miles tal vez? Las eliminatorias del mundial (y posteriormente el propio mundial, que detiene a países enteros por más de un mes), el campeonato local de primera división, la división de ascenso, el campeonato argentino, español, ingles y alemán, la Copa América, la Copa Sudamericana, el Mundial de Clubes, la Eurocopa, la Libertadores, la Supercopa, la Liga de Campeones, las Olimpiadas, Mundial Sub-20, Mundial Femenino, la Copa de la VELA, el Mundial Sub-17... ¿Cómo es posible que haya canales de deportes que se dediquen todos los días a analizar todos los aspectos de cada partido jugado?... Que si fulanito estuvo en off-side, que si tal fue expulsión fue justa o no, que si la otra fue falta o un error del árbitro... Y varios periodistas hablando, discutiendo, mirando en cámara lenta una y otra vez el movimiento del jugador... Y conferenciando como si estuvieran dirimiendo algún tema que involucre la paz mundial o que desemboque en una guerra nuclear... ¡Es sólo futbol! ¡Qué tanto hay que hablar de eso! De algo tan efémero e insignificante como un partido de fútbol cualquiera, que desaparecerá de nuestras memorias mañana Cuando se juegue otro exactamente igual... Y luego tenemos que escuchar la opinión de los jugadores, del comentarista, del técnico, de la hinchada, del otro técnico, del entrenador, del presidente del club, de tal o cual analista, de algún famoso, del aguatero, del barrendero, del chipero... Inclusive ahora se puso de moda mostrar partidos "clásicos" (entiéndase viejísimos) completos, para recordar tales o cuales hazañas deportivas y revivirlas en la memoria de la gente... Tanta energía y recursos gastados en ese, tanto fanatismo, tanto análisis... ¿De que sirven? ¿A quien importa? Tan vacía es la vida de la gente que debe llenarla con discusiones estériles acerca de jugadas, equipos y resultados? (que por cierto poco o nada tienen que ver con ellos, salvo un fanatismo ciego y sin importancia...).

Hay gente que se mata por un resultado de futbol, grescas, patoterismo, lastimados, riñas... A veces creo que debe ser porque estas personas no tienen ningún tipo de posibilidad de gloria, hazaña o simple logro personal, viven tristes vidas sin significado y sin horizontes, y entonces buscan algo con lo que identificarse que les permita, de alguna manera, “ser superiores" a otros, aunque en realidad sean resultados que no tienen que ver con ellos de forma directa... Salvo por su "aliento" en la cancha... Evidentemente la humanidad nunca va a salir de su abismo de ignorancia mientras cosas asi se permitan, o mientras se ensalcen a los astros del deporte más que a los presidentes, pensadores, filósofos o escritores. Tanto dinero invertido, tanto esfuerzo, tanta publicidad... Y al final lo unico que realmente importa es practicar el deporte y pasarla bien con los amigos... El resto es todo accesorio.

Pero si escribiera una novela tal vez podría contagiar algo del sentimiento positivo que causa este deporte en quien lo practica; podría hablar de Lewis, el asesino sacapiernas, y el Dino, un delantero voluminoso pero goleador, maestro de la gambeta, o José, el arquero que solo ataja bien cuando esta borracho... Bueno, ellos escucharon alguna vez que yo escribo, y me indicaron que la única forma de comprarme un libro seria que mencionara nuestro fútbol de los miércoles en el. Asi que aunque sea para asegurar la venta de algunos ejemplares, escribiré algo del fútbol. Inventare cosas, y alabare su juego para quedar bien, aunque sean peores que yo en la cancha.

Y además pondré algunas de las divertidas conversacio­nes "picantes" que suelo tener con el pa'i Silvio, el cura de la iglesia donde esta ubicada la canchita, acerera de si tal o cual cosa es pecado. Porque me dijeron que enseña una materia referente a la sexualidad en el seminario, lo cual me hace gracia, puesto que no es fácil hablar de aquello que uno no practica a menudo o no conoce en profundidad... Y yo suelo preguntarle si hacerlo con mi novia por atrás es pecado... y me dice escandalizado: "¡Sodomita!". Y le pregunto, " Pero y si ella quiere?", "igual es pecado, porque de esa manera no se puede concebir!" me reclama. Y yo le retruco "Pero en el caso hipotético de que ella no pudiera quedar embara­zada por ser infértil, ¿Acaso no seria lo mismo hacerlo por delante o por detrás?, puesto que en ningún caso estaríamos cumpliendo con la función reproductiva...". Y el me sale con alguna cosa rara en respuesta. Y asi discutimos la ética y la moral sexual hasta que se harta, emite un bufido, y se va, dejándome hablando solo.

 

Siempre le invento alguna situación extraña simplemente para ver cual es la postura de la iglesia al respecto: que si el preservativo, que si se puede hacer un trio con lo pareja, que si una vez casado se puede o no usar tal juguete erótico, que si tal posicion o tal otra... La verdad es que lo hago para molestarlo, porque me parece simpático discutirle. Supongo que el debe pensar lo mismo, y no me to­mara en serio, sino no me dirigiría mas la palabra por pecador destinado al infierno sin escalas...

Asi que creo que mencionaría eso en alguna novela o en un cuento que escriba. Por lo menos para dejar constancia de esos momentos y que no se pierdan mas allá de nuestra memoria. Yo soy escritor, Pero no porque adore la forma del lenguaje, ni la exquisitez de la palabra, soy escritor porque amo transmitir ideas, contar historias, y la palabra escrita es la más simple, directa, sencilla y barata forma de hacerlo. Podría hacer películas, comics, música, juegos de computadoras, pintar, o cualquier otra cosa, pero la literatura puedo trabajarla estando solo, sentado frente a mi escritorio, sin intervención de nadie mas, y sin mayores esfuerzos o requisitos. O sea, en realidad soy escritor porque soy pobre, y mediocre. Si tuviera dinero, o mas capacidad, entonces haría algo mas multimedia e interactiva, que se yo, un juego, una película animada, otra cosa. Pero por ahora seguiré escribiendo relatos y poesía. Ya llegará el momento en que pueda publicar. Bueno, en realidad primero debería terminar algo. Todos mis relatos están sin pulir, las novelas que he empezado no han pasado del segundo capitulo, y mis poemas no le gustan siquiera a mis novias ¡Qué fracaso!

Tengo que ponerme las pilas y empezar de cero, sin dejar los escritos por la mitad, y revisar todo lo que ya tengo. Porque un escritor que no publica, no es escritor. Es solo un ser egoísta y narcisista que hace las cosas para si mismo ¡Y yo no soy ni lo uno ni lo otro!

Y creo que puedo escribir cosas interesantes, y cambiar la perspectiva de la narrativa paraguaya. Más allá de hablar de fútbol, tengo el conocimiento y la capacidad de ingresar en nuevos ámbitos: ya sea la literatura fantástica, o algo de ciencia ficción, inclusive con todo lo que he jugado "Calabozos y Dragones" podría hacer algo épico al estilo Tolkien. Porque hay que dar un giro a lo que usualmente se escribe aquí, ya sea para que las nuevas generaciones tengan interés en leer algo nuestro pero atractivo, o para salir a la luz en el extranjero, donde la temática tradicional no es de interés general.

Lo que pasa es que, usualmente, los escritores de renombre han nacido en el interior del país, a finales del siglo XIX y en las primeras décadas del siglo XX, y en muchos casos han terminado viviendo fuera de nuestras fronteras, ya sea porque fueron exiliados durante la dictadura militar, o simplemente porque no tenían posibilidades de crecimiento aquí. Sin embargo, a pesar de ser referencias culturales y hombres de mundo, todos han pisado los mismos senderos, salvo honrosas excepciones. Siempre se tratan los mismos temas, girando en torno al campo y su lentitud, violaciones, en muchos casos a menores de edad, infidelidades e hijos naturales, o la muerte de alguien con una vida sin sentido, o el abuso del poder del que actúa con impunidad, u, obviamente, algunas de las dos guerras que asolaron el país, o, finalmente, almas en pena y seres mitológicos tradicionales del interior como el Pombero, Luisón y demás. También en la generación mas cercana se trata mucho el tema de la dictadura, como una denuncia de los hechos que no pudieron hablarse en su momento... Usualmente, en todos los casos, los personajes principales, o secundarios que con forman el elenco en trno al protagonista, siempre son un sacerdote, alguien con poder, ya sea un político, comisario, intendente, mujeres que van a la iglesia... Todo lo que uno encuentra son narraciones de ese tipo, respecto a la injusticia, a los pueblos abandonados, lugares remotos y añejos, vidas sin significado, muerte, tristeza eterna, y demás. Del mismo modo las temáticas de la guerra grande, o de la Guerra del Chaco, son vistas ya como algo rancio y lejano, poco relevante para la realidad actual, que pueden ser atractivas y exóticas para los extranjeros, pero que ya piden ser olvidadas, o mas bien superadas, por los propios paraguayos. Hay que dejar de lamentarse por el pasado y ocuparse del futuro, a través del presente en el que actuamos.

Además, el joven no comprende los sentimientos tradicionales de la literatura paraguaya: la soledad, la impotencia, la ausencia, las distancias físicas y mentales, la vida eternamente similar y sin cambios exteriores o interiores, los procesos extremadamente lentos, el calor abrumador de la siesta y la inactividad a la que obligaba en otras épocas... Ellos ahora tienen otro contexto, urbano, acelerado: Internet, el teléfono celular, el aire acondicionado, el asfalto, la criminalidad e inseguridad, los mensajitos de texto y las hot-lines, la masificación, la comida chatarra, los shoppings y la sociedad de consumo. En el mejor de los casos, sus preocupaciones estan abocadas a la construcción de un porvenir diferente al actual, no de recordar constantemente los errores del pasado.

Es claro que los jóvenes no tienen ningún interés en las antiguas historias, no quieren deprimirse, y por eso no leen nuestra propia literatura. Y lo que es peor, al no interesarse en lo propio, finalmente tampoco leen a los buenos narradores y escritores consagrados del exterior. Pierden el interés total en la lectura y se vuelcan al facilismo del cine, la TV, los juegos de computadoras, mensajes de texto y demás cosas con las que llenan sus vidas y sus horas de ocio. Pero todos sabemos que sin lectura es imposible desarrollar actividades mentales de alto nivel, porque perdemos la capacidad de razonar, analizar, pensar, sacar conclusiones, e imaginar. Todos los demás medios nos dan las cosas tan digeridas, que nos encierran en clichés repetidos hasta el cansancio, impidiéndonos crecer como personas. Y si los individuos no aprenden a pensar de forma individual, la sociedad no puede avanzar como un todo.

Es por eso que cuando yo retome mi veta literaria, buscaré narrar temas que no tengan nada que ver con el campo, la guerra grande, tesoros escondidos, espectros, o ciudades del interior del país... Es más, nunca escribiría sobre Paraguay, ni sus pueblitos muertos en vida. Jamás cometería el error de poner a un sacerdote como personaje, aunque sea secundario. Las luchas de poder tampoco serian importantes, ni las costumbres de otras épocas. En todo caso hablaria de los hábitos de esta época, del iPod, de la pobreza causada por nuestra clase política, de los limites mentales impuestos por nuestra penosa educación, de los indígenas olvidados, de las mentiras que nos cuentan. Pero la verdad es que a Paraguay todos lo conocemos demasiado bien para escribir sobre el... Preferiría escribir sobre temáticas y lugares fuera de nuestro entorno y nuestro encierro... Y nuestro sufrimiento. Escribiría ficción científica, explorando nuevas posibilidades, tratando de demostrar que el futuro puede set diferente, que podemos sonar.

Pero bueno, lamentablemente este tipo de cosas no puedo decirlas en público, puesto que ¿quien soy yo para hacerlo? Mi perspectiva respecto a la literatura paraguaya ¿acaso tiene alguna importancia? Nunca he publicado un libro, no he estudiado letras, no he leído mucho tampoco, solo esos pequeños compendios de amores paraguayos que aparecían semanalmente con el periódico en fascículos; soy ingeniero, y encima soy joven. Siempre tengo miedo de decir lo que me parece, o defender lo que creo. Por ejemplo, yo puedo pensar que Coelho no me gusta y es demasiado comercial, y decirlo, y se que tendré un porcentaje mayor de gente que me apoye que gente que se me eche encima. Pero si dijera que Roa Bastos no me gusta, probablemente todos se me queden mirando y pensando "este es un estúpido"... Aunque nunca hayan leído una sola novela suya... Entonces es mejor ocultar que Roa Bastos no me gusta; lo mas sano, simplemente, es mantener el silencio.

Yo tengo la teoría de que los libros, asi como algunas películas, llegan siempre en el momento indicado. Es increíble, pero es como si el universo se confabulara, porque cuando estamos con un cierto estado anímico, o nos falta algo, o estamos pasando por un momento especial, de repente aparece un libro que es exactamente lo que necesitamos, que nos completa, que tiene tanta claridad... O vemos una película y nos sucede lo mismo... Nos cambia la vida. Y sin embargo, el mismo libro, o la misma película, vistos en otro tiempo, ya sea previo o posterior, no hubieran tenido el mismo significado ni importancia, solo son validos e importantes en ese preciso instante... El libro nos elige a nosotros, no nosotros a el. Estoy seguro de eso; ellos tienen su propia inteligencia y nos leen a nosotros, y se dan cuenta que los necesitamos, y nos buscan y se nos ponen enfrente, para que los encontremos ¡No es una casualidad! Lo mismo me ha sucedido varias veces con películas e inclusive con la música... Ya sea que empiezo a escuchar un tema nuevo, o uno antiguo pero al que nunca le di importancia... Y de repente, por- algún motivo inexplicable, siento la necesidad de bajar la letra de Internet y ver que es lo que dice... Y me encuentro con que relata exactamente lo que me esta pasando en esa etapa de mi vida, mis sentimientos, mis emociones, mis necesidades... ¡Cuantas veces me ha ocurrido eso! Que aparezca con música resumiendo exactamente lo que me sucede, justo en el memento indicado, cuando estoy parado en el ojo del huracán, cuando necesito algo a lo que aferrarme... Eso no puede ser coincidencia. Tal vez el arte tiene vida propia, las mentes de toda la humanidad estan interconectadas, y cuando alguien crea algo, que es verdadero, otros tantos lo percibimos de alguna manera y logramos descubrirlo, en una conexión que va más allá de los sentidos, de una manera casi metafísica. Estoy convencido de ello.

¡Zas! y que pasó ahora... ¡Nos quedamos a oscuras! ¿Se cortó la luz en todo el barrio? Sólo puedo escuchar el viento azotando el techo de chapa del tinglado que cubre la cancha, y quedarme quieto en esta completa oscuridad. El partido se interrumpió y los muchachos a tientas Megan hasta las gradas. Han empezado a sacar sus teléfonos celulares de los bolsos, y con sus pantallas a iluminar tenuemente el ambiente... ¡Que hermoso! Una marejada de lucecitas en movimiento. Estan llamando a sus parientes y amigos, y al parecer el corte de luz se extiende por toda la ciudad, e inclusive por otras ciudades... Eso si, que gran fuente de ondas electromagnéticas tenemos agua en este momento, con todos llamando en simultáneo... Ondas que no llegamos a comprender del todo y cuyos efectos nocivos desconocemos... Porque así como son capaces de alterar pantallas y parlantes con la mera proximidad... ¿Cómo afectaran al cuerpo humano y a nuestros tejidos y células? Yo creo que si estas ondas fueran visibles, les tendríamos mucho más temor y las utilizáramos menos... Pero como son invisibles y nos atraviesan con total facilidad, ni siquiera pensamos en los efectos que pueden tener sobre nosotros.

Ahora nos hemos sentado a esperar que regrese la luz, para al menos jugar algún partido mas, pero parece que esto va a prolongarse largo rato, y afuera ya empezó a llover torrencialmente. Uno de los muchachos esta musicalizando el ambiente con su teléfono a máximo volumen, pero tiene sólo 5 o 6 temas completos, y encima con el estruendo de la lluvia contra las chapas, casi no puede oírse... Pero bueno, peor es nada... Nunca me ocurrió estar completamente de balde sin nada qu hacer, quieto, sin opciones, sin electricidad, sin posibilidad de movilizarme... Ahora entiendo por que había tales intelectuales en otras épocas... ¡Aburrimiento! ¡No había mucho que thacer ni en que invertir las largas horas diarias, los fines de semana! No había Internet, TV, electricidad, celular, radio... Te agarraba una semana de lluvia o nieve y tenías que quedarte encerrado en tu casa... Qué otra cosa quedaba por hacer mas que leer, o tener sexo... Pero hacer el amor no alcanza ni para una hora, ¿Y luego? Seguir leyendo... Y escribiendo... Y pensando cosas... Sera por eso que tenemos una escasez tan grande de pensadores en la actualidad, mas aún en países de clima benigno como el nuestro, donde la idea de quedarse encerrado per el frío o por la inclemencia del tiempo no existe... Ni hay catástrofes naturales, ni nada por el estilo.

Y la luz no vuelve... Parece que tendré que regresar a casa sin jugar... ¡Lo peor del caso es que Florencia me estará esperando, y nunca me va a creer que vine al fútbol si vuelvo tan limpio y sin sudar! ¡Seguro que pensara que me fui a visitar a otra mujer o algo asi! Mi tío, en su cabeza delirante, había inventado una solución a este problema, pero nunca consiguió quo nadie le hiciera caso para crear el producto en cuestión. El  insistía que había que inventar una loción llamada "el perfume del fútbol", que seria un liquido pegajoso con olor a sudor, ideal para ponérselo al regresar a la casa cuando el hombre dijo "irse al fútbol", pero en realidad estuvo en algún otro lado, de forma a evitar sospechas por parte de la novia, esposa, concubina, o circunstancial pareja de turno. De esta forma uno llegaria con aspecto de haberse matado en la cancha y dado todo de si... Aunque no lo hubiera hecho... Al menos en la cancha grande...

Bueno, en mi caso no se si será necesario algo asi. Yo no soy de "irme por ahí", y creo que finalmente podre convencer a Florencia de que vine aL fútbol, pero no jugué. Lo que no quita que sea en buen invento. Alguna industria farmacéutica debería investigar la forma de concentrar olor a transpiración en un medio aceitoso que de la imagen de sudado, para ponerlo bajo las axilas y en el cuello. Yo no creo que sea imposible crearlo...

Y asi mi tío nuevamente se apropia de mis pensamientos... ¿Será que el enlace entre él y yo es tan fuerte? Porque en vida nunca pensé mucho en el, ni le di mayor importancia... Pero desde que falleció mis emociones han sido diferentes, y recuerdo cada cosa estúpida que me decía. Para ser sincero, no era tan malo como lo pinto en mis recuerdos... A1 fin y al cabo, a pesar de ser mujeriego, él siempre tuvo una mujer especial, una que eternamente le acompañó, una especie de amante, por mas que no era su pareja formal. Ella siempre lo torturaba para formalizar, lo presionaba para ser algo mas que su "amiga con beneficios", hasta que él en día le dijo: "¿Que? ¿Te queres convertir en `la bruja'?, porque si firmo en papel y me siento obligado a estar con alguien, esa persona automáticamente se convertirá en `la bruja', la persona que tendré que aguantar todos los días, y estar con ella, no por gusto, sino por obligación. Y el sexo será aburrido, y empezare a mirar a los costados, y discutiremos sobre el precio del pan y sobre el clima... ¿Vos acaso queres eso?". Desde ese día ella aceptó su lugar de no ser `la bruja', sino simplemente su compañera. Es mas, desde entonces él empezó a llamarla "mi princesa". A mi me parecía una forma muy lisonjera de apodarla, en todo caso hubiera sido mejor que la llamara "mi reina", cómo es tan común en este país, mas aún siendo que ella ya no era joven, ni pura, ni casta. Pero él mismo una vez me explicó por que la apodaba asi. Me dijo que la palabra "princesa" permite una aproximación cautelosa, suena bien, adula a la mujer, y al mismo tiempo no implica compromiso ni permite malas interpretaciones. La princesa es la mujer ideal para todo hombre, bella y atractiva, independiente pero necesitada de cariño, amorosa sin empalagar, la promesa de en futuro por el quo vale la pena luchar, pero sin aun significar compromiso u obligaci6n. Si la hubiera llamado "reina" ya tendría otra connotación, puesto que el término involucra responsabilidad, obligaciones, convivencia, lucha de poderes, y todas esas cosas que él odiaba. La verdad es que me quedó muy clara su explicación, y desde entonces yo mismo empecé a utilizar el término princesa con mis amigas y más que amigas, y hasta ahora nunca me falló.

El era un tipo muy independiente, y su novia, pareja, o como queramos llamarla, también lo era. Ambos se conocieron ya de adultos y si bien ella deseaba casarse con él los dos sabían que la convivencia probablemente arruinaría su relación. Los dos necesitaban espacio, tiempo, y estar con el otro cuando lo deseaban, y no en todo momento. Cada uno tenía sus problemas y situaciones. Pero querían al mismo tiempo estar cérca. ¿Entonces que fue lo que hizo él Compró el terreno de atras de la casa de ella, en barrio de Fernando de la Mora, y edificó su casa allí. Pusieron una muralla con una puerta que tenia dos candados, uno de cada lado. Y cuando ambos querían verse, cruzaban la puerta. El iba a cenar con ella a su casa, y ella a dormir con él a la suya. Si alguno de los dos quería estar solo, o si se enojaba por algo, entonces ponía su candado. Si los dos discutían, ponían ambos candados. A veces la puerta quedaba cerrada por días o semanas. Creo quo por años uno nunca entró por la puerta principal a la casa del otro. Bueno, asi al menos decía la leyenda y me lo relataban mis padres. En los últimos tiempos, al menos que yo recuerde, las dos casas ya tenían los patios integrados sin muralla ni portón, pero me da la sensación de que la historia era verdadera. De esa forma, ella finalmente consiguió lo más parecido a un matrimonio con el que nadie pudo tener.

Sé que mi tio y su "princesa" sólo una vez discutieron porque él llegó tarde y ella lo cuestionó; entonces ella le gritó: "¡No quiero saber más nada de tus andanzas!". El impasiblemente le respondió: "¡La forma más sencilla de que eso ocurra es simplemente que no hagas preguntas!". Desde entonces ella nunca más preguntó nada. Y estuvo con el hasta su muerte.

El siempre bromeaba cuando ella se quejaba de alguna cosa y le decía "ustedes los hombres son todos iguales", por tal o cual motivo, y entonces haciéndose el ofendido le respondía: "Discúlpame, los hombres no somos todos iguales... “ALGUNOS SOMOS PEORES"... Y luego reía a carcajadas... Entonces ella simplemente sonreía y dejaba de regañarlo, sabía que no tenia caso.

Mi tío tenia una teoría, que me relató muchas veces: "El amor es eterno mientras dura"... Por muchos años no entendía que se refería con ello, tal vez porque no era suficientemente maduro aún. Me parecía una apreciación fatalista y desalentadora. Pero posteriormente a su muerte creo que comprendí finalmente a que aludía, más aun desde que inició mi relación con Florencia. Creo que se refería a que hay que vivir cada amor como si fuera el ultimo, el único, y para siempre, eterno justamente. Pero que si en algún momento se terminaba, ese ya no era importante, porque los mementos vividos, y la intensidad del amor sin fronteras ni barreras, era lo más importante. Todo puede acabar, pero uno no debe empezar nunca una relación pensando ya en cómo terminaba, o que sucederá. Todo lo contrario, uno debe siempre tirarse de cabeza pensando en que la próxima vez si será la definitiva... Muchos golpes y porrazos nos daremos de esa forma, pero tal vez asi, en algún momento, finalmente, valga la pena. Porque vivir un amor con temor a la desdicha, a la infelicidad, hará finalmente que no sea completo, y que se desmorone antes de empezar. Y se que es difícil hacerlo, abrirse totalmente, porque a medida que acumulamos desventuras en la vida, cada vez confiamos menos, esperamos menos, damos menos y nos comprometemos menos. Y ese es el error en el cual caemos, porque probablemente entonces aparecerá la persona perfecta, y debido a todas las razones, manías, y corazas que nos hemos puesto, el amor no podrá prosperar y morirá sin haber tenido su oportunidad.

Yo creo firmemente que el amor dúra para siempre, pero las relaciones no. Las relaciones se acaban, aunque permanezca el amor. La rutina, la disminución del apetito sexual, los hijos, las obligaciones, los vencimientos, el papel higiénico que se acabó, el perro que hay que llevar al veterinario, la empleada domestica que roba las cosas... Son todos factores que erosionan la relación hasta tal punto que deseamos tirar todo por la borda y empezar de nuevo. Aunque aún haya auténtico amor. Las relaciones matan al amor; en el instante que el amor libre y verdadero se convierte en una relación con obligaciones, el propio amor debe sacrificarse. En el momento que vamos al supermercado a comprar jabón en polvo y llamamos a preguntar la marca que se necesita, en vez de llamar a decir "te quiero", el amor acaba de morir. Quizá este equivocado, ojalá encuentre en algún momento a la mujer ideal, con la que la convivencia nunca canse, con quien siempre disfrute compartir todo, con quien no tenga temor, pero lo veo muy difícil... Tal vez sea simple inmadurez...

Pero la mujer, contrariamente, siempre está lista para el juego amoroso y piensa que la relación estable y duradera es el súmmum del amor. Conquistan haciéndonos creer a los hombres que en realidad somos nosotros los conquistadores. Sólo que nadie se da cuenta que de por si el término ya indica lo quo en verdad ocurre: la conquista implica batalla, subyugar per la fuerza. No hay conquistas pacificas. La mujer dirige nuestros pasos, entablando pequeñas batallas donde vamos perdiendo nuestra individualidad, convirtiéndonos en vasallos, siempre disponibles para cumplir sus deseos y caprichos. Depende de cada mujer cual es el límite de libertad que necesitan reducir para considerar al hombre conquistado...

Per eso pienso que probablemente el matrimonio sea un invento femenino. A ellas les gusta seducir, hacernos caer, decir que estaremos con ellas para siempre (con tal de poseerlas), y que nos sintamos sus dueños. Y el casamiento asegura que ya no serán de nadie más. Pero la verdad es que esos sentimientos son fugaces y pasajeros... Y poseer una mujer toda la vida, luego demuestra ser una experiencia para la cual no estábamos preparados. Peor aun cuando ellas cambian y ya no son las mismas de antes. Y luego intentan cambiarnos a nosotros... ¡Pero nosotros no tenemos ninguna intención de cambiar! No porque haya algunos escasos pelmazos pollerudos, significa que el resto de los hombres estamos hechos para estar en pareja. No es parte de nuestros instintos, asi como el de ningún mamífero.

Bueno, mentira. De que hay mamíferos y otros animales fieles, los hay, pero los monógamos son muy pocos. Estuve viendo hace poco un extenso documental al respecto por televisión. En el caso de las aves, hay machos ejemplos de fidelidad hasta la muerte, como los albatros, pingüinos, buitres, y otros. Pero en el caso de los mamíferos... Creo que de más de cuatro mil especies existentes, apenas unos doscientos son monógamos, y en la mayoría de los casos, se quedan con el primero que se aparean (o sea, no es un tema de "elección", sino de simplemente no buscar otros opciones). Pero el caso mas común es quo los animales se quedan juntos por un tiempo, para proteger a los pequeños, y una vez que estos se vuelven independientes, cada uno hace su camino... La razón evolutiva de esta "virtud" tiene que ver con la necesidad de cooperación social entre macho y hembra como estrategia para la supervivencia de sus crías. La tendencia en el reino animal es que cuanto mas indefensos nacen los hijos, mas fuertes son los lazos entre lo padres. Las obligaciones derivadas de esta condición terminan por poner freno a las eventuales intenciones de copular con otros individuos.

Un estudio muy interesante de los Estados Unidos demostraba la existencia de un gen que regula una hormona en el cerebro, y que en numerosas especies genera fuertes vínculos entre parejas, puesto que activa un centro de gratificación neuronal en el momento de la copula, lo que genera una conexión casi indisoluble entre los amantes. Estos investigadores insertaron el gen citado en unos roedores de pantano altamente promiscuos y los convirtieron en altos exponentes de la fidelidad... ¿Sera que algo asi podría suceder con los humanos? ¿La invención de una "vacuna" contra la infidelidad? ¿Querríamos que eso realmente exista? ¿Dejar nuestra libertad de decisión de lado para tener una fidelidad inducida? En eso caso... ¿Seguiríamos siendo seres humanos?

Existen estudios antropológicos que demuestran que en el hombre, por ejemplo, la garantía de fidelidad es de cuatro años. Pero una vez que los vástagos adquieren cierta independencia, suelen sobrevenir las crisis de pareja, y los químicos cerebrales que generan la vocación al apego se reducen y los que invitan a la reproducción se incrementan. Entonces... ¿En que quedamos? Hay que sentirse culpable si uno mete la pata, o hay que aceptar que naturalmente somos asi y no se puede luchar contra ello? Y voy mas allá... ¿Los hombres son realmente más promiscuos que las mujeres? Porque en este país, muchos hombres se creen machos e ídolos totales por tener 5 o mas mujeres a su disposición, entre esposas, novias y amantes... Pero si hacemos matemática, y siendo que la Guerra Grande ya terminó hace mucho tiempo, y que la cantidad de mujeres y varones según el ultimo censo es similar... Nos daremos cuenta de que si hay 5 mujeres para cada hombre, consecuentemente tiene que haber 5 hombres para cada mujer... ¡Si señores! Y por lo tanto, ellos no son tan santos como quieren parecerlo ni tan incólumes como nos quieren hacer creer. Son iguales a nosotros, o aun peores. Peores porque nos engañan con el verso de que somos el único, el amor de sus vidas, y que se van a morir sin nosotros, pero al final nos engañan. Mientras que los hombres ya es sabido que somos bandidos y punto, no nos interesa mentir ni hacerles creer lo contrario.

Al finalizar la guerra de la Triple Alianza si hubo una diferencia abismal entre la cantidad de hombres y mujeres, y tal vez eso haya sido lo que llevó a que la fidelidad no fuera un valor relevante en esa época, de reconstrucción y repoblación. Había que hacer crecer al país a cualquier precio. Bernardino Caballero se lo tomó muy a pecho, como presidente de la república, y tuvo al menos 37 hijos reconocidos... Muchos casos asi fueron la norma en esa época. Es famoso el cuento de un pueblo donde el único hombre adulto era un lisiado ex combatiente, sin piernas, que era llevado cada noche a una casa diferente para hacer su trabajo de plantar la semilla del futuro. Pero esos tiempos acabaron. Aunque las costumbres aparentemente ya no fueron tan fáciles de cambiarse. La mujer paraguaya disfruta del hombre y no tiene vergüenza en aceptarlo, la fidelidad pasó a un segundo plano desde entonces. Si un varón está dispuesto, independientemente de su situación sentimental o matrimonial, y a ella le gusta, la mujer lo aceptará como compañero de cama sin dudar...

Pero bueno, si vamos a ser sinceros, para muchas culturas, especialmente la paraguaya, la mujer de por si representa la encarnación del mal y del pecado. O sea, es la causa de todas las desgracias del hombre. Desde la creación de la humanidad, con la historia de Adán y Eva siendo expulsados del paraíso terrenal, o Helena de Troya causando una guerra histórica, o Herodías y Salome complotando para que decapiten a Juan el Bautista, las mujeres han sido parte integral de los desastres y lo perdición de los hombres. Seductoras, ladinas, manipuladoras, o simplemente irresistibles, han dirigido a la humanidad hacia su destrucción. Y en la mitología guaraní, eso es mucho más notable aun... Una cultura donde la mujer es la madre adorada fuente de todo bien, pero al mismo tiempo se convierte en la ruina irreversible del hombre una y otra vez.

Y puedo dar una larga lista de historias que asi lo demuestran, de origen indígena, de nuestra tierra precolombina. Para empezar, tenemos la historia de Tau y Kerana, donde un enamorado espíritu del mal rapta a la hija del cacique Marangatu, y debido a esto es maldito por Arasy, engendrando con ella a los siete hijos sietemesinos monstruosos: Teju-Jagua, Mbói-Tu'i, Mohái, Jasy Jateré, Kurupi, Aó-Aó y Luisón. Todos ellos sembraron el caos en el mundo y se consideraban los seres más peligrosos de la tierra. Además de ese caso, que es el mas conocido, tenemos por ejemplo el de Irupé, la vestal que llevó a la locura a Yacaré, muriendo ambos en el rio: ella convirtiéndose en flor, el en un saurio enorme siempre vigilante. O el caso de Karáu, que preso del deseo siguió a una moza hasta morir ahogado en un pantano, y clamando de culpa a su madre muerta se convirtió en un ave negra que habita en los esteros. También tenemos a Sá Guasú, el monstruo caníbal que siguió en la noche a un espectro femenino hasta morir cayendo al Itákuá, un abismo que no devuelve a sus victimas. Y Chopó, el indígena que raptó enamorado a una mujer ajena de otra tribu, y desesperado durante la persecución se convirtió en un árbol, asi como la mujer en Kurupá, la corteza que posee propiedades místicas. No podemos olvidar tampoco el caso de Guaira-vá, el jefe que perdió a su amor convertida en el pajarillo Kaure’i, y murió desbarrancándose en un arroyo seco. O el príncipe Maracayu, convertido en picaflor por la locura perder a su amada convertida en planta de Manacá, debido a un sortilegio de su abuela. Y la leyenda de Eirete... donde se relata una guerra causada entre Tavare, un anciano cacique, y Overa, un mago enamorado, por una mujer; Ei hi ri, convirtiéndose en néctar escondido en la espesura.

Asi, hay numerosos casos e historias en la mitología guaraní. Siempre los hombres mueren por ellas, y las mujeres se transforman en algo más, trascendiendo a otro estado. Aunque, si analizáramos a fondo estas historias, también deberíamos aceptar que en muchas no es la mujer la causante directa de la tragedia, sino las pulsiones fisiológicas incontrolables del hombre que lo hacen revelarse e ir en contra de los mandatos humanos y divinos con tal de poseerla... Tal vez en realidad la mujer solo sea una victima en estas historias, una mártir que termina siendo el chivo expiatorio, acusada de culpable y responsable, cuando en verdad no lo era.

Por eso me supongo que es tan complicado el tema de las relaciones, el amor, y encontrar la media naranja. Al fin y al cabo, desde el origen de los tiempos, las historias nos hablan del desamor, el despecho, y los desastres que han causado... ¿Que pasaría si en realidad existiera en el mundo una única media naranja, un único par, con quien seriamos completamente plenos y completes? ¿Como encontrarla entre los miles de millones de personas que habitan el planeta? O peor aún, ¿Que pasaría si existiera la posibilidad de que alguien sea la perfecta media naranja de muchas personas, pero esas muchas no encontraran otra media naranja porque la vida no se los permitió? ¿Que haría entonces? ¿Acaso no seria su deber dar un poco de si a cada una? Y que de ese modo todas puedan probar un poco del amor, en vez de estar solo con una, de manera egoísta y negando su compañía a las demás...

Aunque en realidad no creo que exista eso de la media naranja única, perfecta, y escondida en algún lugar esperando por cada uno de nosotros. Muchas veces pienso que la pareja perfecta es la que nos acompaña en un periodo específico de la vida y nos hace feliz allí. Y luego, cuando cada uno evoluciona y necesita nuevos estímulos, debe buscarse otra pareja con la cual seguir creciendo... O si no nos obligara a quedar aferrados a algo que ya no somos, sin posibilidad de avanzar.

Pero pareciera que para algunos es imposible alcanzar la realización sin estar en pareja, sin estar rumiando eternamente una relación. Yo no creo que uno no pueda ser feliz sin eso. Tal vez Para ciertas personas sea el camino de la realización, pero existen muchos otros caminos, no hay que engañarse. Inclusive en muchos casos estar en una relación no es compatible con la vida que uno pueda elegir. Conozco gente a la que todo le va mal: tienen problemas de dinero, de salud, o familiares, depresión, angustia existencial; y creen que conseguir una pareja les traerá la felicidad que no logran alcanzar, paliando todo lo anterior... Pero la verdad es que formar pareja en esa situación solo acrecentará su infelicidad, puesto que todos esos mismos problemas seguirán presentes, mellando su nueva relación, dañándola y forzándola como si fuera un escudo que debe soportar todos los embates del destino... Hasta que el otro se canse y se vaya. Para ser feliz en pareja, antes uno debe ser feliz per si mismo, de otro modo estan condenando ese amor al fracaso.

¡Hey! ¡Ahi regreso la luz! Justo cuando ya nos disponíamos a marcharnos... Y bueno, creo que me pondré de nuevo las medias y entrare en la cancha, asi volveré sudado de verdad a casa...

 

 

 

 

 

INDICE

Palabras preliminares

POESIA

Delfina Acosta

Jardín misterioso

El bosque de la vida

El secreto

María Eugenia Ayala

A en padre

William Baecker

Para Celia, del 5/6

¿Qué nos queda?

Hemos cruzado

Gladys Carmagnola

A Emily

Lo amo, noviembre

Renée Ferrer

Término del viaje

Interrogantes

Alma viajera

Trayecto

Luis María Domínguez

El rio lleva cantaros de pena

Aquí no hay más pais

El armario

 A finales de diciembre

 

ENSAYO

Maribel Barreto

Los abusos de poder en tres novelas de Renée Ferrer

Abelardo de Paula Gómez

Poesía, música y danza: la unidad primordial

Emi Kasamatsu

La situación histórica y social del Paraguay y su repercusión en la literatura

Victor-jacinto Flecha

Cuando la música nos representa

Lorenzo Vivieres

Para la comprensión de un desarrollo histórico

Luis María Martínez

La Divina Comedia, de las penalidades a la idolatría

Teresa Méndez Faith

Renée Ferrer y su novela La querida

Genaro Riera

La Ley In-munda y Ciudad con miedo

Lourdes Talavera

Deconstruyendo mitos, reconstruyendo sueños

 

NARRATIVA

Princesa Aquino Augsten

Tuitiva

Maribel Barreto

Las andanzas de un topo

Cátalo Bogado

El abuelo y su jarro de lata

Juan de Urraza

El síndrome de Zavala (Capítulo 5)

Margarita Prieto Yegros

La venganza de la serpiente

Oscar Pineda

Camille

Autores

 

 

LOS AUTORES

 

 (ENLACE AL ESPACIO DE LOS AUTORES EN LA GALERÍA DE LETRAS DEL

www.portalguarani.com DONDE ENCONTRARÁ MÁS INFORMACIÓN

SOBRE DATOS BIOGRÁFICOS Y OBRAS REGISTRADAS)

 

*. ACOSTA, DELFINA

*. AQUINO AUGSTEN, PRINCESA

*. AYALA, MARÍA EUGENIA

*. BAECKER, WILLIAM

*. BARRETO, MARIBEL

* BOGADO, CATALO

*. CARMAGNOLA, GLADYS

*. DE PAULA GOMES, ABELARDO

*. DE URRAZA, JUAN

* FERRER, RENÉE

*. FLECHA, VÍCTOR-JACINTO

* KASAMATSU, EMI

*. LIVIERES BANKS, LORENZO

*. MARTÍNEZ, LUIS MARÍA

*. MÉNDEZ-FAITH, TERESA

*. PINEDA, OSCAR

*. PRIETO YEGROS, MARGARITA

*. RIERA HUNTER, GENARO

*. TALAVERA, LOURDES

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 

 

 

Para compra del libro debe contactar:

Editorial Servilibro.

25 de Mayo Esq. México Telefax: (595-21) 444 770

E-mail: servilibro@gmail.com

www.servilibro.com.py  

Plaza Uruguaya - Asunción - Paraguay

 

 

Enlace al espacio de la EDITORIAL SERVILIBRO

en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
EDITORIAL
EDITORIAL SERVILIBRO
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA LA GUERRA DEL CHACOFILATELIA DEL PARAGUAYBILLETES DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011MISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYO
LITERATURA PARAGUAYAMÚSICA PARAGUAYACASA DEL LA INDEPENDENCIAREPUBLICA DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAHISTORIA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANI

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA