PortalGuarani.com
Inicio El Portal El Paraguay Contáctos Seguinos: Facebook - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani
MARIA LUISA ARTECONA DE THOMPSON (+)

  GRITO EN LOS ANDES (Poesías de MARÍA LUISA ARTECONA DE THOMPSON)


GRITO EN LOS ANDES (Poesías de MARÍA LUISA ARTECONA DE THOMPSON)

GRITO EN LOS ANDES

Poesías de

MARÍA LUISA ARTECONA DE THOMPSON

Prólogo de R. ANTONIO RAMOS

Sociedad Bolivariana del Paraguay

Asunción – Paraguay

1964 (26 páginas)

 

 

MARIALUISA ARTECONA DE THOMPSON : Estudió en Asunción, ingresando en la Facultad Nacional de Filosofía, donde se graduó de Licenciada en Letras, en 1948. Desde ese año dicta, como titular, la cátedra de literatura española en el Colegio Nacional de la Capital. Igualmente ejerce la cátedra de lengua española y de literatura de España y América en el Colegio Nacional de San Lorenzo. En el "Salón de la Poesía", auspiciado por los "Amigos del Arte", en 1953, obtuvo el Primer Premio con Medalla de Oro. Es Miembro Correspondiente de la Academia Hispano americana de Letras con sede en Bogotá, Asesora del Departamento de Enseñanza Superior y Difusión Cultural del Ministerio de Educación y Culto, Presidenta de la Asociación del Libro juvenil de UNESCO, Co-Directora del Círculo "Asedio" de Literatura y Arte, Miembro de la Sociedad Bolivariana del Paraguay y Directora de la Escuela de Educación Infantil "Simón Bolívar". Es colaboradora de LA TRIBUNA y de otros diarios y revistas nacionales y del extranjero.

Tiene publicado un folleto-tarjeta intitulado "Canción de Navidad" y en prensa "Canción para dormir a una rosa", libro para niños, y, "Canción a obscuras", selección de sus Poemas.

MARIALUISA ARTECONA DE THOMPSON por su intensa labor cultural y docente es una elevada expresión de la mujer paraguaya de nuestro tiempo.

 

 

 

 

“Para nosotros la Patria es América; nuestra

enseña, la independencia y la libertad”

BOLIVAR

 

PRÓLOGO

La gloria de Bolivia, desde los días de la epopeya emancipadora, fue y es fuente fecunda de inspiración. Ayer como hoy los poetas más insignes de América cantaron y cantan al Libertador, atraídos por el genio Padre de la Libertad continental.

En el Paraguay Juan E. O’Leary, José Concepción Ortiz, Carlos Villagra Marsal, Manuel Verón de Astrada, Milciades Jiménez y Velázquez, Antonio Ortiz Mayans y otros dedicaron poemas inspirados a Bolivia.

A esta brillante pléyade se debe agregar a Marialuisa Artecona de Thompson.

Esta ilustre poetisa, conocida ya como valor destacado de la literatura paraguaya actual, ha encontrado en la vida resplandeciente del Libertador y en sus ideales de redención, motivos para consagrar en admirables poemas la grandeza del Adalid, que hizo de América su Patria y de la Independencia y la Libertad de enseña de nuestro destino. Marialuisa con su fina sensibilidad femenina ha sabido captar en toda su intensidad la magnitud de la obra del Libertador. De ahí su profunda admiración y su fervorosa veneración por el inmortal hijo de Caracas. Su canto intitulado. SUEÑO HEOICO, el primero de la serie que escribió, mereció una mención honorífica, en el Concurso Literario organizado en 1954 por la Sociedad Boliviana del Paraguay, en homenaje al Libertador. Su poema, MEMORIAS A BOLIVIAR, escrito en 1963, fue publicado por primera vez en la Revista LOTERIA, que aparece en la ciudad de Panamá. Los otros, inéditos aún, nacieron inspirados en el amor al Prócer, en los días consagrados a su imperecedero recuerdo.

Marialuisa no sólo cantó al Libertador sino que llevada por su fervor bolivariano fundó y dirije una Escuela de Educación Infantil, a la que le dió el nombre de Simón Bolívar. En esta casa acogedora la niñez, frente a un retrato del Libertador, aprende a amar la memoria del que sacrificó su vida por la Libertad de América.

Oscar Echeverri Mejía en un artículo sobre "La Poesía Paraguaya Contemporánea-, aparecido en SELECCIÓN POÉTICA, de Bogotá, la llama a Marialuisa Artecona de Thompson "eminente poetisa” y el crítico brasileño Sergio Millet al referirse a ella escribe que la serie de encantadores poemas intitulados "Aventuras de la Ranita Silvia" nos da “una idea de la inspiración de la poetisa, de la pureza de su lenguaje, del frescor de su versó”.

Marialuisa tiene una marcada predilección por los niños para quienes ha escrito "poesías de delicados sentimientos". De este género dará a la estampa en el curso de este año el libro: “Canción para dormir a una rosa”. Además de éste tiene inéditos: “Canciones para la escuela”, "Fiestecitas", "Dramatizaciones escolares", “Primeras cartas” y "El canto a obscuras", antología de sus mejores poemas. En 1963 publicó un folleto-tarjeta, titulado "Canción de Navidad".

La Sociedad Bolivariana del Paraguay que tiene el honor de contar entre sus Miembros a esta "eminente poetisa", se complace en publicar los poemas dedica-dos por ella al Libertador como un homenaje más rendido al glorioso Adalid de América en esta tierra de valientes.

Julio de 1964

R. ANTONIO RAMOS

Presidente de la Sociedad Bolivariana del Paraguay

 

 

 

EL SUEÑO HEROICO

 

En los estrados de la tarde en marcha,

he de surcar los mares de tu gloria

como si fueses hijo de mi entraña,

capitán de la noche de los Andes.

 

Miro empaparse el horizonte rojo

con la lava inmortal de tus memorias;

corre el girón de tu bandera libre

desde la estrella al árbol de la tarde;

y crece la raíz de tu bravura

en el vértice voraz de historia y alma.

 

Se despliega las páginas sublimes

de tu diestra de hombre y de guerrero.

 

Corazón de aguerridas vestiduras

ensalzaron el salmo de tu nombre.

Cumbre de espada y espada siempre en cumbre,

eres la flama de estas patrias nuevas.

 

Sangre de veneradas madres puras

llevaste entre tus huestes libertarias,

y esos hijos labraron con su esencia

el fecundo trigal americano.

Cadencia de tus honras,

fue el pan divino de la gesta nueva.

 

Cayó a tus ojos el fatigado lirio

de la espada de aceros enemigos;

y así raudal crujiente de tus huestes

cruzó viril la Esparta de los llanos

y transformó en muros las montañas.

 

Libertador: la suma de los nombres

donde se sacia el grito portentoso

de la anhelante ambrosía del hombre;

iluminada libertad gloriosa

que se encarnó en tu entraña

de roble y oro, de esperanza y canto.

 

Libertador, la llama de tu escudo

flamea en ondulante pendón de espiga sana;

no hay verbo que se encumbre más allá

de tu gloria, ni imagen peregrina

que recrudezca la estirpe de tus mandos.

 

Sólo el espíritu fuerte de dilecta armonía

transpasa la ultratumba de los entes mortales;

tu escudo es el compendio de la inmortal hartura

que ansía el hombre nuevo, pretérito y futuro.

 

Viril Libertador del cielo de estos mundos

donde se espeja el caudaloso azul del firmamento,

que en la quietud del valle calca el agua

y en la altura del árbol labra su himno

de inmarcesibles tardes nacaradas.

 

Desde allí miro alzarse tu estatura,

jamás inmersa como en esta hora

de opresoras cadenas y dolores.

 

Es perentorio el grito de tu espada,

Simón, el Cirineo que empuñó tras la cruz

americana, el angustioso instante de otro Cristo,

llama de tierra y sol de meridiano.

 

Vibra tu nombre ya en la sacra esfera

de la tierra fecunda y promisoria;

te enarbolan ciudades y estatuarias

sin que ningún extraño dogma impuro

se atreva a derribar el pendón puro

de la verdad que con tu ardor fundiste.

 

Heroísmo, firmeza y sentimiento,

fe en el poder de la justicia exacta,

nivelaron los mares de tu sangre

con diadema de cíclopes ignotos.

 

Tiempo augusto y lozano de la hazaña,

tu mano en alto sólo besa el aura

donde el alma inmortal en Dios existe.

 

La estrella vésper de tu añeja espada

-sabor de sangre y eslabón de amores-

se descuelga del cielo por las tardes,

mendicante del pecho de un guerrero.

 

Apenas la potestad del pensamiento

puede rozar tu historia en cuerpo y alma.

 

Ni tan sólo la hondura del poema.

Ni tan sólo el espíritu de sus formas.

Ni el ánfora del sol,

ni el plenilunio, ni la amapola,

ni su sombra, en vano.

 

Ni el vértigo sin cuerpo,

ni la intangible claridad del agua

donde derrama el viento sus campanas.

 

Ni el nombre.

 

Solo estás en la estela libertaria

que el mar ensaya para asir la estrella.

Julio 24, 1958

 

  

 

SALUTACIÓN AL PROCER DE LA ESPADA

Desde la angustia de esta tierra dolida

de amapolas yertas, de vientos implacables;

he buscado una voz para gritar tu nombre

y sollozar esta hermandad herida.

 

Tu verbo, capitán de piedra y bronce.

Tu verbo que reconstruya el ansia

de aquella libertad sublime y ancha

que construyó tu alma para América.

 

Tu verbo, capitán.

Y el temario glorioso de tu espada.

 

Sobre esta cobardía desatada

en tormentoso resurgir de llantos.

Sobre esta cobardía de aureolas

que aprisiona la brillante

leyenda de tu nombre;

apenas llega el presencial torrente

de un canto devastado.

 

Pero no está la desnudez remota

del pecho americano, rompiéndose

en rugidos torrenciales para

enterrar la emponzoñada esencia

de una merced terrosa de tiranos.

 

Y aquí tus playas de sagradas lides

se profana la historia de tu hazaña

cuando este suelo hollado por tus plantas

quiere reconstruir tu exacto paralelo

del canto en libertad del hombre eterno.

 

Bolívar, capitán del alto ensueño;

de la estrella, del viento y de las cumbres.

Tu nascencia es pendón y gloria

y grito y sol de lirio

que en algún ocaso

calentará las ateridas carnes

de estos hijos de surcos y de adobes.

 

Alguna vez desde el torrente lila

de nuestras tardes de lapachos rojos,

hemos de contemplar

la inmensa estrella de un capitán

de amor y de justicia.

 

Bolívar, capitán de bronce y piedra,

el de la espada azul del infinito,

viento de inmarcesible carcajada

que arrancará trigales de estos

rotundos hierros que nos pasman,

Bolívar, capitán de bronce y piedra.

Julio 24, 1960

 

 

POEMA AL CAPITÁN DE AMÉRICA

Frontera, raíz y tierra de laureles

encendieron la entraña de tu nombre;

Viento, corcel, espuma y oleaje,

bravo rumor azul del Chimborazo.

 

De ti y llama, nacen márgenes

al pie de esta cobarde merced de dictadores;

osarios de bandera y libertades,

que tu espada ensalzó cual himno sacro.

 

No se derribe el eco de tu estirpe.

Lo proclamen sabanas y altitudes.

Hienda el espacio en el cruzar del ave.

 

Grite el bronce viril de las campanas.

Beba la tierra en el trigal enhiesto;

cumbres marciales de tu espada en alto.

Julio 24, 1961.

 

 

 MEMORIAS A BOLÍVAR

Padre, simón Bolívar.

Viento en oleaje sobre

la ilustre memoria

de esta tierra

donde el jaguar

dormita,

y la tórtola arrulla

un sueño antiguo

de canela y marfil,

y las piraguas

andan los caminos

del agua, cantando

sólo ellas

los sollozos del mar,

con su sílaba inmensa

de libertad perdida,

arrojando tu nombre

de sal,

Padre Simón Bolívar,

Sobre las diez falanges

de distinto metal.

Así tu verbo duro

quebrará la injusticia

del opresor maldito,

sobre cuya mentira,

tu nombre es sangre

y lava de tremenda heredad.

Padre, Simón Bolívar,

aprendiz tenacísimo,

acento indomeñado

creciendo en árbol, padre

en fruto, padre

en lluvia, padre

en germinal de amor

hacia un alba en rescate

desde cadenas torvas;

para esta América,

cariño de tu espada

eternal.

Desde la herida de la flor

que asciende

en néctar

por el canoro

puente del zorzal,

anda tu nombre,

rescatador de sombras,

buscando el lance

inicuo del puñal;

porque entre patrios

nombres, tu América

solloza rasgos

de vendedores de conciencia

y de paz.

 

Padre, Simón Bolívar,

cañaveral maduro

que asciende en la garganta

con su gesto de rica vastedad.

Azul dominador del río,

grito en creciente.

Puma en celo bromando

sobre el caudaloso

seno de la libertad.

 

Padre, Simón Bolívar,

nuestro señor de acero;

monte guardia

sobre el crepúsculo

de este reloj de hoy;

una estrella encendida,

un ave dolorida,

una campana leve,

un acero voraz,

y una entrañable

ausencia de ti,

guerrero dulce

que conjugaste

batallas

y conjugaste amor.

 Julio 5, 1963

 

 

ÍNDICE

Prólogo// El Sueño Heroico// Salutación al Prócer de la Espada// Poema al Capitán de América// Palabra a Bolívar// Memoria a Bolívar// Romance de Boda Bolívar.

 

    

ENLACE RECOMENDADO:

EL CANTO A OSCURAS

Poemario de: MARÍA LUISA
Edición digital: Alicante :
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2002
N. sobre edición original: 
Edición digital basada en la de Asunción (Paraguay),
Alcándara, 1986.
 





Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada




Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos

 

 

Portal Guarani © 2024
Todos los derechos reservados, Asunción - Paraguay
CEO Eduardo Pratt, Desarollador Ing. Gustavo Lezcano, Contenidos Lic.Rosanna López Vera

Logros y Reconocimientos del Portal
- Declarado de Interés Cultural Nacional
- Declarado de Interés Cultural Municipal
- Doble Ganador del WSA