PortalGuarani.com
Inicio El Portal El Paraguay Contáctos Seguinos: Facebook - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani
GILBERTO RAMÍREZ SANTACRUZ

  PRIMERAS LETRAS - Autor: GILBERTO RAMÍREZ SANTACRUZ - Año: 1981


PRIMERAS LETRAS - Autor: GILBERTO RAMÍREZ SANTACRUZ - Año: 1981

PRIMERAS LETRAS

 

 

Autor: GILBERTO RAMÍREZ SANTACRUZ

 

Ilustraciones: HÉCTOR A. NUREÑA YAFACC

Editorial: NOUS Producciones

Año: 1981

Asunción - Paraguay

 

 

Prólogo

  • Poema 1
  • Poema 2
  • Poema 3
  • Poema 4
  • Poema 5
  • Poema 6
  • Poema 7

La hora de la muerte

  • Poema 8
  • Poema 9
  • Poema 10
  • Poema 11
  • Poema 12

A quién escribes poeta

  • Poema 13
  • Poema 14
  • Poema 15
  • Poema 16
  • Poema 17
  • Poema 18
  • Poema 19
  • Poema 20

Epitafio anónimo

  • Poema 21
  • Poema 22
  • Poema 23
  • Poema 24
  • Poema 25
  • Poema 26
  • Poema 27
  • Poema 28
  • Poema 29
  • Poema 30
  • Poema 31

La plegaria de Judas

  • Poema 32
  • Poema 33
  • Poema 34
  • Poema 35

Sentimientos porteños

  • Poema 36
  • Poema 37
  • Poema 38

Li - ber - tad

  • Poema 39
  • Poema 40
  • Poema 41
  • Poema 42
  • Poema 43
  • Poema 44
  • Poema 45
  • Poema 46
  • Poema 47
  • Poema 48
  • Poema 49
  • Poema 50
  • Poema 51
  • Poema 52
  • Poema 53
  • Poema 54
  • Poema 55
  • Poema 56
  • Poema 57
  • Poema 58
  • Poema 59

Insomnio

  • Poema 60
  • Poema 61
  • Poema 62
  • Poema 63
  • Poema 64
  • Poema 65
  • Poema 66
  • Poema 67
  • Poema 68
  • Poema 69
  • Poema 70
  • Poema 71
  • Poema 72
  • Poema 73

Identidad

  • Poema 74
  • Poema 75
  • Poema 76
  • Poema 77
  • Poema 78
  • Poema 79
  • Poema 80
  • Poema 81
  • Poema 82
  • Poema 83
  • Poema 84

 

 

 

Prólogo

La función que le ha correspondido a la poesía sufrió variaciones con el tiempo. Modificaciones lógicas, dado el entorno, las diferentes sociedades y momentos históricos en que le ha tocado vivir.

En algunas épocas tuvo un carácter educativo, en otras la misión consistía en lograr un corolario estético, a veces debió exaltar los valores que sostenían ese momento histórico.

Actualmente, sobrevive en un mundo absorbido y alienado por los valores materiales, matizado por el confort y la comodidad y alejado, en forma sostenida, de lo espiritual.

Tal vez su función sea, hoy, la de mostrarnos a los hombres lo que no queremos ver. Allí se puede encontrar, quizás, el motivo de su confinamiento. Sin ningún tipo de apoyo oficial, cargando sobre sus hombros el rótulo de «no vendible» que lleva a que las editoriales la esquiven en forma notable, la poesía sigue igualmente edificándose, terca e inexorable. Porque aunque los hombres quieran olvidar la poesía, la poesía no olvida a los hombres. Sigue edificándose, tratando de mostrar una nueva percepción, alejada -o demasiado cerca- de este horizonte diario entumecido de costumbre y conformismo. Por todo esto, para publicar, poesía hoy, hay que ser dueño de una cierta dosis de valentía. Gilberto Ramírez Santacruz nació hace 21 años en Paraguay, un pueblo que sigue llevando a cuestas, que sigue desbordándolo. Viene de un lugar que tiene el «lomo resignado», que debió subsistir a «espaldas del siglo XX»; un sitio donde las esperas son inverosímiles y las postergaciones rigurosas.

Éste, su primer libro de poemas -recopilación de un trabajo que ya tiene seis años de duración- se explica por sí solo.

Está allí, exhalando su mensaje humanístico, dejando traslucir por sus poros un cielo ancho y maduro.

Ramírez Santacruz sabe o presiente, que las ideas suelen alejar a los hombres y que los sentimientos los acercan; allí apunta con su poesía escrita «con una mano áspera y temblorosa», amparada en el coraje de la inocencia.

Su poesía está delineada en los contornos de la realidad -casi siempre ardua y difícil- conjugada con su mundo interior: más idealizado y lírico. Por eso mismo sus poemas que rozan la angustia, siempre dejan un trasfondo de esperanza. La esperanza no conformista, sino como un modo de estar presente, como método para poder seguir... «La esperanza es un viento que propaga la vida».

 Camilo Sánchez

 

 

 

 

a mis padres

a mis hermanos

a mis amigos

a mis «enemigos»

a todo(s)

a nadie

 

 

 

 

 

 

Poema 1

Estas Primeras Letras son los testimonios                          

de mi silencio interrumpido                      

por un grito más poderoso que afloró                 

desesperado                   

como alguien que no quiere perder el tren        5           

en mis labios despegados                          

como con punta de un puñal ciego                        

y esputadas por una pluma conmovida               

sobre el papel inmaculado de tintas                     

bajo mi pulso salvaje e indomable          10         

 

Estas Primeras Letras son los susurros fríos                       

de mi alma de avispero agitado                              

por un visitante de mirada sádica                           

trasnochado                     

como un lobo cimarrón y caníbal             15         

que me hizo saltar fuera de mi piel                       

hasta sentir la necesidad de mis huesos                             

y volver con una valija de dolores                          

goteando lágrimas en cada paso                            

envueltas en palabras impermeables.  20         

 

Estas Primeras Letras son las huellas tibias                        

de mi mano de mariposa herida                             

por una dulce rosa al tocarla                     

que entre los pétalos guardaba espinas                             

afiladas que esperando estaban              25         

como nidos abandonados1                       

Y las sombras de caricias rechazadas                     

que llueven entre mis dedos                   

en aguas amargas y resignadas               

sobre el campo infinito de la poesía.      30         

 

 

 

 

Poema 2

Vengo de un pueblo de cuya alforja                     

se le ha sustraído el tiempo,                     

hace más de cien años                

y subsistió a espaldas de este Siglo Veinte.                       

 

Traigo mi alma de remanso, tempranamente    5           

enturbiada, cubierta de esperas inverosímiles                

y postergaciones rigurosas,                      

en manos de culpables sin rostros.                       

 

Vengo de un pueblo que piensa                            

que está viviendo una guerra bíblica,    10         

constantemente, sin percatarse                            

de que esa guerra había terminado hace un siglo.                         

 

Traigo el alma despoblada de libros                      

y cubierta de silencios y lluvias mudas                 

riquezas éstas que escasean tanto como la verdad        15         

en las ciudades actuales, mundo de cementos.                              

 

Vengo de un pueblo de mirada boscosa                             

y nuca encallecida y quemada                 

tiene las entrañas ardientes                     

y el lomo resignado.      20         

 

Traigo el alma rasguñada fatalmente                    

por la vida que no pude concretarla                      

y un beso apresurado en los labios secos,                         

que permanecen húmedos en silencio.                              

 

Vengo de un pueblo apesadillado           25         

que desea despertar en algún momento                           

y traigo un alma desterrada                      

que sueña regresar un día.                       

 

 

 

 

Poema 3

Me preguntas si soy poeta                        

te contesto que no me llamo así                            

porque conocí a muchos con ese nombre                         

y todos no tienen nada en común conmigo,                     

salvo la pasión de escribir.          5           

 

Pero ellos hilvanan renglones de frases                              

-con acento de originalidad y fantasía-                

colgadas mágicamente de las estrellas,               

escritas con una mano suave y racional               

leídas con una voz grave y dura                10         

publicadas a los cuatro vientos cantores,                           

que no entiende el hombre que está solo,                       

la mujer que está sumida en su derrota                             

el joven que sueña y no puede despertar,                        

la muchacha que está enamorada          15         

y yo que -fui a la Escuela más que muchos-                       

no aprendí a gustar de la «Estética».                    

 

    En cambio, mis versos son ingenuos                 

-exentos de preciosísimos oníricos-                      

con palabras tiradas al azar en el papel 20         

escritos con una mano áspera y temblorosa,                    

leídos con una voz quebrada y gutural                 

pero fácil de entenderse (son banales)                              

 

Cuando mis versos requieran un diccionario                     

para ser comprendidos habrán dejado de ser míos.       25         

 

 

 

 

Poema 4

    Mis sueños, eternos y desesperados,                             

pueriles, juveniles y seniles,                     

se nutren del vaho de tu mirada celestina,                        

de la fragancia de tu pelo de hierba                      

la sonrisa espontánea de tus labios        5           

y de los pimpollos de tu pecho de rosa                

 

    Las curvas de la montaña, allá a lo lejos,                         

se asemejan a la cintura de la guitarra...                             

y la guitarra es un plagio de tu geografía:                           

un mundo inundado de melodía; profana:         10         

¡Qué guitarrero no sueña en desgranar tus cuerdas                     

y a qué poeta no inspiraría un poema!                

 

    Un ciego sueña en la más titilante estrella                     

un mudo sueña en la más dulce melodía                            

un loco sueña en la más absurda fantasía            15         

un poeta sueña en la más perfecta poesía,                       

y yo, simplemente, en tus besos, Muchacha                    

 

 

 

 

Poema 5

Algo habita mi pecho en silencio                            

siento como un eucalipto sediento                       

escucho como un quejido acallado                        

siento como un nudo asfixiante,                            

siento como un hambre inapagable.      5           

 

Algo puebla mi espalda en silencio                        

siento como un pedregal intransitable                

siento como un mundo a cuestas                          

siento como una mirada muy pesada                   

siento como la cobija de una sombra2  10         

 

Algo inunda los surcos de mi frente                      

siento como un río de lágrimas en flor                 

siento como una cerrazón sin mañana                 

siento como una bandera sin patria                      

o como un campo en dónde se derrama el sol  15         

 

Algo usurpa la quietud de mi alma                         

siento como un tic ingobernable                            

siento como una necesidad sin consuelo                           

siento como una noche sacudida                           

o como un espejo enturbiado. 20         

 

Algo ocupa el recinto de mi soledad                     

siento como un aire espeso que espanta                           

siento como una compañía alevosa                      

o como una amistad contradictoria                       

siento como un arco que me dispara     25         

 

Algo abraza implacablemente a mi vida                              

siento como una mirada que me empuja                           

siento como un aguijón que me atraviesa                         

siento como una llama que me devora                

siento como un dolor insaciable.             30         

 

 

 

 

Poema 6

 Antes decía:                    

«Ya el mundo comienza a incendiarse»,                             

cuando veía al fuego en el crepúsculo                 

devorar los bordes del cielo.                    

 

Ahora digo:        5           

«Parece que la ciudad se está apagando»,                        

cuando sobrevuelo en un avión                             

-pájaro de alas duras-                  

y todo lo que se ve es humo.                   

 

Antes decía:      10         

«Los brazos son la puerta del amor»,                   

cuando veía a uña pareja enamorada                  

fundirse en un inseparable abrazo.                       

 

Ahora digo:                       

«Los semáforos son la puerta de hoy»,                15         

cuando impide un ansiado encuentro                  

en la cruel vereda de enfrente.                              

 

Antes y ahora La angustia es la misma                 

Antes y ahora El pobre es el mismo                      

Antes y ahora: el grito del hombre         20         

es el mismo como el silencio de Dios.                   

 

 

 

 

Poema 7

 La hora de la muerte

     La amarillez de mis hojas                        

de árbol en primavera                 

provoca el presentimiento                        

de otoño que florece en mi alma                           

 

   La palidez de mi rostro              5           

se sanó en la juventud                

provoca el presentimiento                        

del mal que anida mi voz                            

 

    La acidez de mi canto               

de gorrión en la mañana              10         

provoca el presentimiento                        

del llanto que ignora mi corazón.                           

 

   La mudez de mi grito                 

de trueno en la tormenta                          

provoca el presentimiento         15         

de paz imperceptible del niño                 

 

    La calidez de mi invierno                        

antártico en la noche oscura                     

provoca el presentimiento                        

de fuego que respira mi soledad.            20         

 

   La aridez de mis cumbres                        

de montaña volcánica                  

provoca el presentimiento                        

de pradera que divida mi fe.                    

 

    La avidez por mis sueños         25         

de poeta melancólico                  

provoca el presentimiento                        

de mendigo que acuna mi realidad.                      

 

 

 

 

Poema 8

  El sol cayó incendiado,                

misericordioso astro                     

y su ausencia cubrió el mundo;               

una mano callosa y trémula                      

cuelga la luna allá en lo alto        5           

y una llovizna                   

sorpresiva como la muerte,                      

moja las alas a un pájaro                            

y salpica el alma al poeta                            

que escribe estos versos:           10         

«Quisiera perderme un día                       

en la inmensidad de tus ojos                    

o encontrarme solamente,                       

escrito, sobre tu cuerpo de papel                          

quisiera cantarte siempre,          15         

aun desafinando y ronco,                          

para que mi voz, suplicante,                     

se refugie en tu pecho                

quisiera tenerte callada,                             

pura como una muñeca               20         

y que, entre las ramas de mis brazos,                  

te pierdas para siempre»                           

 

    Se extinguió la vela                   

alguien ensució la luna                

no está más o ¿se robaron?       25         

El poeta dejó su oscuro cuarto                

y prefirió confundirse con la noche.                      

 

 

 

 

Poema 9

 

     El árbol se inclina todos los días                           

sobre el espejo del río                 

para asegurarse de algo:                            

de que todavía existe.                 

 

    La luna busca desesperadamente,     5           

con sus ojos sin distancia                           

por lo menos un charco:                             

para verse reflejada                     

 

    El sol corre a la noche más fría                             

con sus pies sin tiempo,               10         

para darle todo, todo:                 

una luz tropical.                              

 

    El pajarito más pequeño de todos                     

agita sus mágicas alas                   

para sentir una sola cosa:            15         

que todavía puede volar                            

 

El perro lame a su perpetuo dueño                       

y recibe un montón de patadas                              

y una vez más comprende:                       

que todo sigue con normalidad.              20         

 

 

 

 

Poema 10

  La paz es un silencio armonioso                             

que apaga hasta el horrísono trueno                    

por eso un alma en paz puede                

quebrantar el mundo en guerra                             

la noche es el color del silencio 5           

y el silencio, el grito de la paz,                  

pero hay muchas paces más                     

por ejemplo, el río más caudaloso                         

tiene infaltablemente un remanso;                      

el viento más impío y arrasado 10         

tiene indispensablemente una brisa;                   

una madre pobre y hambrienta                              

tiene un regazo para el hijo cansado;                   

un árbol en la vera del camino                 

tiene una sombra para el caminante;    15         

un amigo leal y confidente                        

siempre tiene palabras sin pronunciar                 

y el amor puro e inteligente                     

tiene un lugar para el inocente odio.                    

La paz es una canción muda       20         

que acalla al silencio irrespirable.                           

Hay muchas paces3 más que habitan                   

el mundo como duendes ciegos,                           

pero la única verdadera                              

y la más profunda es la muerte.               25         

 

 

 

 

Poema 11

 La ausencia de tus caricias fatales                         

hablan en cicatriz sobre mi piel,                              

la presencia de tu mirada eterna                            

repiquetea lluviosa en mi alma,                              

la espera es un grito interminable,         5           

la llegada es una canción inaudible,                       

la promesa es una hoja arrancada                         

por el viento otoñal del amor                   

y las lágrimas son nubes derretidas                       

de un cielo irrefutable. 10         

Toda la nostalgia de un sol pasado                         

pronto, se carcome a sí misma                

cuando tropieza con sus huesos raídos,                              

cuando aspira su aliento quemado,                      

cuando silba su pecho agujereado,        15         

cuando empalidece su sombra ennegrecida                     

cuando sangra su rostro surcado,                          

cuando siente sus venas vacías               

como un fémur sin médula,                      

cuando lamenta el «no poder» 20         

y la garganta es un locutorio inútil.                        

 

 

 


Poema 12

A quién escribes poeta

    ¿A quién escribes poeta                         

si no escribes a los que ignoran               

el misterio de la libertad?                          

¡Cuántos hermanos olvidaron                 

la luminosidad del día    5           

en la obscuridad perpetua                        

de las celdas subterráneas!                      

 

    ¿A quién escribes poeta                         

si no escribes a los que escriben                             

con el arado -cada día-  10         

en el cuaderno de la tierra:                       

los que abren surcos sobre el suelo                      

como el trueno abre en el cielo                              

para sepultarse con vida?                          

 

¿A quién escribes poeta              15         

si no escribes a los cansados                     

en la nuca: de estar uncidos                     

al yugo de la inamovible                             

carreta de la opresión?               

Soy uno de ellos y ruégote,        20         

escribas siempre sobre nosotros.                          

 

¿A quién escribes poeta                             

si no escribes a los que lloran,                  

a los sin voz, a los gorriones?                    

Son ellos los que necesitan;       25         

empero, tú escribes cosas                         

-tal vez, ni tú mismo entiendas-                             

para los vientrudos eruditos.                   

 

¿A quién escribes poeta                             

si no escribes renunciando         30         

al putrefacto yugo, y secular,                   

que nos ase diariamente?                         

Escribe, Poeta, y construiremos                             

otro yugo, pero no importado,                

de nuestra mismísima selva.      35         

Escribe, Poeta, escribe...                            

 

 

 

 

Poema 13

    Simplemente, adoro:                              

tus ojos enlutados,                       

tu boca llena de besos,               

tu pecho en capullos                    

y tus piernas en flor       5           

 

    Simplemente, adoro:                              

tu mirada tibia,                

tus cabellos frescos,                     

tu rostro de santa                          

y tu alma de mujer         10         

 

Simplemente, adoro:                   

tu ternura de madre,                   

tu caricia salvaje,                            

tu amor mitológico                        

y tu entrega absoluta    15         

 

   Simplemente, adoro:                

tu compañía eterna,                     

tu sonrisa infinita                           

tu paciencia de acero                   

y tu serenidad diaria      20         

 

   Simplemente, adoro:                

tu cuerpo lleno de músicas,                      

tu abrazo contundente,                             

tu rencor efímero                          

y tus besos sin tiempo  25         

 

   Simplemente, adoro:                

tu raro universo;                            

mi sueño es habitarlo                  

contigo y por siempre,                

SIMPLEMENTE...             30         

 

 

 

 

Poema 14

    Nunca supe por qué siempre sospecho                          

que mi alma se parece a un nido,                           

sencillo y extremadamente, bondadoso,                           

porque acuna sin prejuicios extraños                   

mi poco vivir y mucho pecar;     5           

porque acoge, incondicionalmente, todas                         

mis incertidumbres en su ligero hoyuelo;                          

porque cobija, estoicamente, mis dolores                         

acarreados por aguijones del azar                         

porque hamaca, tiernamente, a mis versos       10         

como polluelos hasta que aprenden a volar;                    

porque acurruca a mis fríos pensamientos                        

que están desnudos y desesperados                   

porque cuida de mis ciegas tentaciones                             

como una madre generosa y desinteresada      15         

aun sabiendo que todos partirán                           

y el mañana es sinónimo de la soledad.                              

 

   Nunca supe por qué siempre sospecho                           

   que mi alma se parece a un nido                         

y mi soledad a una consonante 20         

sin la vocal: porque no puede formar                   

una sílaba como yo no conformo                           

una pareja sin la mujer amada.               

 

 

 

 

Poema 15

 Pueblo del Siglo Veinte:                            

tiempo de computadoras,                         

de robots y viajes espaciales,                   

de abominables guerras                             

y de las palabras Economía,        5           

VIOLENCIA, Sexo, HAMBRE,                     

Política, TRAICIÓN y Muerte.                   

Pueblo del Siglo Veinte:                             

fetos, niños, adolescentes,                       

juventud, adultos y ancianos,   10         

destruyamos una selva               

-pensando en la salvación de las otras-               

y construyamos infinitas guitarras,                        

encordadas con las fibras de nuestras almas                    

y formaremos una hueste redentora.   15         

Pueblo del Siglo Veinte:                             

una vez hechas las guitarras,                    

compondremos una canción,                   

trueno de almas sísmicas,                          

y arrasaremos el mundo              20         

entonando con la voz a cuelo:                 

«Queremos un planeta mejor                 

hoy o nunca y no mañana;                        

haremos todo con canción                        

y contra el pecho las guitarras».               25         

 

 

 

 

Poema 16

    La boca es una herida del alma,                          

tajo que en vez de sangrar canta                           

o en vez de gritar calla;                

la boca es una herida del alma                 

huella de un puñal milagroso,   5           

que permanece abierta y curada                           

pero sin poder cerrarse nunca                 

 

    La lluvia es una lágrima sin ojos,                          

llanto que en vez de llorar ríe;                 

o en vez de inundar riega;          10         

la lluvia es una lágrima sin ojos,               

agua de una fuente torrentosa,                             

que jamás podrá detenerse                     

porque no tiene párpados para hacerlo                              

 

   La vida es una flor sin miel,      15         

jazmín que en vez de perfumar enluta                

o en vez de alegrar entristece;                

la vida es una flor sin miel,                         

margarita absurda y otoñal,                      

que en vano espera al Picaflor  20         

porque ahora no es el Tiempo                 

y la muerte es una cicatriz de la eternidad.                        

 

 

 

 

Poema 17

    Mi amor                         

no4 fue sino una góndola                          

que llega a tu vida de puerto                    

y pasó un día                    

sin dejar huellas              5           

en tu alma de agua                       

 

   Mi amor                          

no fue sino un relámpago                          

que abrió tu amor de cielo                        

en mil pedazos una noche          10         

y momentos después                  

sin herida alguna                            

la oscuridad unánime                   

 

   Mi amor                          

no fue sino una mirada 15         

que acechó tu amor de multitud                            

efímeramente                

como un parpadeo                       

en la luz perpetua de tus ojos                  

 

   Mi amor           20         

no fue sino un suspiro                 

para toda tu respiración                             

y solo una estrella                         

para tu amor de galaxia.                             

 

 

 

 

Poema 18

Últimamente:                  

me disfrazo de Arlequín,                            

con mi careta de alegría,                            

para que me dejen estar un momento               

en el Circo de un pueblo cualquiera       5           

o me visto de Espantapájaros,                 

crucifijo de alas duras,                 

para que los zafados gorriones                

se entretengan burlándose de mí                         

 

Últimamente:   10         

me convierto en fantasma,                       

sombra ridícula y silenciosa,                      

para que, desapercibido,                           

pueda habitar entre la gente;                  

o me envejezco con canas de rocío,       15         

Mesopotamia de nieves absurdas,                       

para que, en la Plaza Otoñal,                    

me acepten los jubilados                           

Últimamente,                  

me transformé en muchas criaturas nuevas;     20         

fui lo que no pude, no puedo y no podré ser nunca                      

Últimamente,                  

no quise saber nada de mí mismo                         

y me perdí en la maraña de los demás                 

todo por divorciarme de ti: Soledad.      25         

 

 

 

 

Poema 19

    Nominalista es este mundo,                 

casi todo tiene nombre                              

o alias para nombrarlo:                

todas las calles tienen nombres,                            

de inolvidables hombres,            5           

de todas las regiones del planeta,                         

con oscuras y remotas historias                              

 

   Nominalista es éste mundo,                  

casi todo tiene nombre                              

o alias para nombrarlo: 10         

los niños más desgraciados                       

tienen envidiables nombres;                   

el perro más desamparado,                      

alguna vez, tuvo un nombre;                   

el pueblo más insignificante,     15         

sin figurar en el mapa, tiene un nombre                             

y la muchacha más olvidada                      

que hace mucho amé, tiene un nombre                            

 

   Nominalista es este mundo,                  

casi todo tiene nombre                20         

o alias para nombrarlo:                

desde el animal más microscópico                         

hasta el más gigantesco;                            

entonces, esta angustia mía ¿cómo se llamará?

 

 

 

Poema 20

Epitafio anónimo

    Descansa, plácidamente,                       

con tus pies desnudos y callosos                            

de trajinar tantos caminos;                       

descansa, dulcemente,                              

con tus ojos de llantos  5           

por llorar un amor pérfido;                        

descansa, solemnemente,                        

con tu pecho conmovido                           

y corazón doliente.                       

 

    Descansa, sólo descansa         10         

si es que tus sueños eternos,                  

tus gritos enmudecidos,                             

tus canciones calladas,                

tus poemas inescritos,                

tu libertad reprimida     15         

tus alas sin vuelo,                          

tus silencios desoídos,                 

tus días de prisionero,                 

y tus noches sin luna                    

te dejan... te dejan descansar. 20         

 

   Descansa, sólo descansa                         

con tus alas sin vuelo,                  

con tu vida pasada,                       

en tu silencio perpetuo.                             

 

 

 


Poema 21

    Siento la humedad de la luna               

en mi alucinación                           

busco en el inmenso cielo                         

la estrella más buena y dulce                   

hurgo en mi quimera y encuentro          5           

la pena más pesada.                     

 

    Llamo y no escucha la piedra                

pronuncio un nombre -Inocencia-                         

y me trae tristeza                          

¿Quién soy yo? -me pregunto- 10         

Nadie me responde                     

solo el viento recibe respuestas                             

entre las hojas                

 

    Danza el colibrí, excitadamente,                         

suplicando un poco de néctar a la flor   15         

pero la abeja había llegado primero                      

amanece el lóbrego pueblo                      

con sus habitantes-esclavos,                    

con su clima calcinante                

 

    Canta a voz en cuello el pobre              20         

como si su pobreza fuese natural                          

y su sufrimiento; normal                            

un niño pide regalo a los Reyes Magos,                              

y no recibe ni un consuelo                         

entonces, la triste resignación. 25         

 

 

 

 

Poema 22

    Hay un solo camino                   

-solamente uno-                            

para todos los caminantes:                       

todos los que caminan por miedo a la inercia;                  

todos los que serpentean por cobardía;              5           

todos los que cojean simulando elegancia;                       

todos los que caminan con los pies descalzos,                 

sintiendo arenillas y todo el pedregal;                 

todos los que caminan gracias al viento;                             

todos los que caminan por unanimidad                10         

y todos los que caminan por una desgracia                       

como aquellos pájaros desalados                          

que se volvieron, por vivir, caminantes               

 

   Hay un solo camino                    

-solamente uno-             15         

para todos los caminantes:                       

no todos pueden llegar al final,               

no todos fueron buenos caminantes                   

como el que fue capaz de soportar:                      

los pisotones distraídos y torpes;            20         

la indiferencia humillante y ciega                           

la sed quemante en los labios heridos;                

el hambre brutal del estómago sin fondo;                         

los ojos sedientos de lágrimas;                

el cuerpo y también el alma embarrados             25         

bajos los pies que pasan y pasan sin parar                         

sin embargo... ¡to do en si len cio!                         

 

    Hay un solo camino                   

-solamente uno-                            

y muchos caminantes.  30         

La «d» aprendí delirando una noche                    

La «e» aprendí entonando una canción                              

La «s» aprendí soportando dolores                       

La «e» aprendí esquivando traiciones                  

La «s» aprendí sufriendo en silencio      35         

La «p» aprendí pensando en el mañana                             

La «e» aprendí escogiendo un amigo                   

La «r» aprendí recordando mi pueblo                  

La «a» aprendí apaciguando mi pecho                 

La «c» aprendí caminando siempre        40         

La «i» aprendí insultando al odio                            

La «o» aprendí olvidando cachetadas                  

La «n» aprendí negando la guerra                         

y la palabra: DE SES PE RA CIÓN                              

aprendí en pos de la libertad.    45         

 

 

 

 

Poema 23

 La «l» aprendí luchando en la vida                        

la «i» aprendí izando mi juventud                          

la «b» aprendí buscando justicia                            

la «e» aprendí edificando la paz                             

la «r» aprendí robando una flor               5           

la «t» aprendí tocando guitarra               

la «a» aprendí amando a ciegas                              

la «d» aprendí domando mi alma.                         

Y la Palabra íntegra: L I B E R T A D                          

la aprendí estando en una celda.             10         

 

 

 

 

 

Poema 24

    La soledad me espantó del cuartucho                             

que en un tiempo fue templo y eroteca                             

y la puerta me vomitó a la calle               

borracho de pecho volcánico,                  

lavas escurridizas y diluvianas,  5           

e inunde con las huellas de mis pies                     

las veredas generosas de la ciudad                       

 

    Mi peregrinación fue desahuciante                  

-peregrino sin fe alguna-                            

porque el camino estaba lleno de muertes        10         

-muecas de mi alma huérfana-                

tres pájaros muertos y la tarde gris                       

-color de mi mirada huidiza y fatal-                        

y las penas me pesaban cada vez más                 

 

   El camino: tres pájaros muertos;          15         

un gorrión, pichón desnudo e inocente,                             

derribado de algún nido inhóspito;                       

una tórtola, petisa de caminar coqueta               

con alas resquebrajadas en una plaza                  

y una paloma, la pureza hecho carne,   20         

arrojada sin herida en un baldío                             

 

    Todos se enterraron en mis ojos,                      

cementerio voraz de imágenes                              

   Como en la vida, todo es partida                         

y el regreso jamás tuvo sentido.              25         

 

 

 

 

Poema 25

    No tengo herida que me estremezca                              

ni dolor extraño que me aflija;                

sin embargo, sólo bastó un escurrir de párpados                           

para que mi mundo se empape de lágrimas                     

 

    No siento pena alguna en mi pecho   5           

ni derrota que me atormente el alma;                 

sin embargo, sólo bastó un suspiro inesperado                              

para que en mi pecho erupcione un volcán                       

 

    No tengo idea alguna que me pueda decepcionar                     

ni ambición inútil que me haga llorar      10         

sin embargo, en mi garganta revienta un grito                 

que se confunde con el silencio de Dios.                            

 

 

 

 

Poema 26

 Hoy nuevamente estoy en mi Pueblo.               

Después de ambular por el mundo,                      

olvidando que había dejado todo                          

en mi pueblo de infancia y fantasía:                      

olvidando que en él quedó mi llanto      5           

de cuando aún era ángel y gorrión;                       

olvidando que en él dejé mi canto                        

de cuando aún tenía mi propia Voz;                      

olvidando que en él dejé mi sueño                       

de esclavo cuando aún podía dormir... 10         

Nada traje conmigo cuando cargué                       

mi valija sin fondo y cruel:                         

todo quedó, a pesar de mi atascado                     

equipaje de gritos y silencios.                  

Hoy como otrora caminando solo            15         

por las calles -ésta vez - despobladas                   

pero llenas de ecos fríos y ausencias.                   

¿Dónde estarán sus habitantes, mis hermanos?                            

¿Tendrán techos, Pan y tendrán pueblo?                          

Tal vez, se convirtieron en golondrinas 20         

y se fueron buscando nuevo horizonte,                             

para volver cuando cambie éste Mal Tiempo                   

que es poco apacible para ellas.                             

Sólo quedó el arroyo y su puente                          

y sus aguas cansadas de conmoverse    25         

ante la soledad que nunca conoció,                      

y dice: «Nadie viene a beber... nadie.                  

Ni los niños vienen a zambullirse,                          

hasta los peces se fueron hacia el mar».                            

Ya se inclina el sol y yo solo, como nunca,            30         

sobre el arroyo que corre cimbreante.                

Mientras, en mi memoria gira todo                       

el pasado que quisiera hacerlo presente                            

y futuro; hoy, mañana y siempre.                          

Escucho el grito quemado de los boyeros,          35         

siento el cansancio salado de los labriegos                        

y veo la sonrisa amuecada de toda mi infancia                 

que jamás podré llevarla de aquí,                          

ni borrarla para no volver más.                

Todo quedará aquí nada llevaré,             40         

Adiós, Pueblito mío, prometo que volveré,                      

pero con el Tiempo Bueno en las manos.                           

 

 

 

 

Poema 27

 Puedo ir gritando ¡libertad!                     

y sin la ayuda de nadie,               

hasta llegar a ser libre;                 

empero, no soy capaz                 

de llamarte por tu nombre.        5           

 

Puedo ir gritando ¡justicia!                        

sin importarme ningún ser,                       

hasta conseguir el poder                            

para borrar la injusticia;                              

pero sin decir tu nombre.           10         

 

Puedo ir luchando con todos,                  

sin que puedan detenerme,                    

hasta que me quede inerme;                  

pero ¡cuán! difícil es                     

pronunciar tu leal nombre.         15         

 

Puedo ir soñando por siempre,                              

sin que logren despertarme,                    

para ignorar la miseria                 

que amordaza a los hombres;                  

todo sin saber tu nombre.          20         

 

 

 

 

Poema 28

 Luna                    

que alumbraste las noches                       

de mi infancia campesina                           

y poblaste el cielo contaminado                             

de mi adolescencia urbana.        5           

 

Luna                     

que inspiraste a muchos poetas                             

por ser límpida e inocente                         

y acompañaste a muchos solitarios                       

desamparados en la oscuridad.                10         

 

Luna                     

que alucinaste a perros y sapos                              

con tu belleza lejana e inabrazable                        

y guiaste a muchos perdidos                    

en sus caminatas por el cosmos.              15         

 

Luna                     

que habitas, eterna, en mis poemas                    

de fantasma desvelado                              

y comulgas siempre a mi grito                  

de cantor desesperado.              20         

 

Luna, última virgen mía,                             

bautizada cruelmente                 

por unas manos fangosas                          

igualada estás a nosotros                           

ya tu himen también está roto.                25         

Sátiro declarado el Hombre.                     

La vida es una violación misma                

y el hombre es un hijo bastardo del mundo.                    

 

 

 

 

Poema 29

    Mi historia es la misma que la del sol,                              

remota eterna, vieja y apagada;                             

mi destino es el mismo que el de su brillo,                        

titilante, efímero, pálido pero real;                       

mi corazón es el mismo que el del sol,  5           

late ardiendo constantemente               

 

    Mi historia es la misma que la del río,               

lejana, surgente, fresca y fontanal;                       

mi destino es el mismo que el de sus olas,                        

desesperante, por la inmensidad del mar;          10         

mi corazón es el mismo que el del río,                 

revoltoso, encauzado hacia el mar, sin querer                 

 

    Mi historia es la misma que la del mundo,                     

hipotética, patética y -sobre todo- tétrica;                        

mi destino es el mismo que el de su ser,             15         

arbitrario, libertino y -sobre todo- incierto;                       

mi corazón es el mismo que el de su volcán,                     

abismal, carbonizante, rojo y fangoso5               

 

    Es posible que mi pasado haya sido mejor                     

o posiblemente mi futuro pueda ser peor;         20         

sin embargo, de una cosa estoy seguro:                             

entre lo mejor del pasado y lo peor del futuro,               

caben todas mis tristezas presentes                     

 

    Mi historia es como la Historia misma,                             

como todo, una idea. Es decir, inexistente.        25         

 

 

 

 

Poema 30

    Eres como una noche muy iluminada,                             

muy apacible y tormentosa,                     

tus estrellas están no sé dónde,                             

tus luciérnagas son invisibles                    

y la luna se oculta en tus ojos    5           

 

    Eres como una noche sin fantasmas,                

sin duendes ni leyendas                             

eres una noche, simplemente                 

 

    Eres inabrazable como el mar                              

y eres, a veces, como una gota 10         

que me ahoga sin saciarme la sed                          

 

    Eres la gaviota sin alas                             

de mi sueño mediterráneo                       

y sufrimiento altiplano                

 

    Eres tantas y tantas cosas:      15         

por ejemplo, en tu tristeza                       

se ve la mueca del Universo;                    

en tu alegría ingenua,                  

la Fe perdida de la Humanidad                

 

    Con tu muerte se fue el miedo            20         

   y yo que te quiero tanto                         

ni siquiera sé quién eres.                           

 

 

 

 

Poema 31

La plegaria de Judas

    Yo, Judas, que te ha traicionado, Señor                          

y te sigo traicionando día a día:                

con mi sed insaciable de tierra seca,                     

con mi hambre interminable de lobo,                  

con mi hipocresía eterna de cobarde,   5           

con mi razón irracional de ser humano,               

te suplico, de bruces sobre mi tumba, Señor                    

que tengas la misericordia infinita                         

de mí como nadie podrá tenerme                         

 

    Yo, Judas, que te ha entregado, Señor,            10         

y te sigo entregando noche a noche:                   

con mi mirada opaca de sol apagado,                   

con mi indiferencia ante la injusticia,                    

con mi fragilidad ante las tentaciones,                 

con mi suciedad ante tus ojos, Señor,   15         

te suplico, con mi corazón en las manos,                            

que tengas la paciencia y la piedad                        

que sólo, Tú, Señor, puedes ofrecerme                             

 

    Yo, Judas, que después me arrepentí, Señor,                              

y me sigo arrepintiendo día y noche:     20         

con mi llanto incontenible de vergüenza,                           

con mi fuerza inútil de gusano,                

con la ceguera de mis ojos,                       

con las monedas que no necesitaba,                    

te suplico, por el niño que fui, Señor,    25         

que tengas la bondad de persuadirme                

de esta determinación que he tomado.                             

 

 

 

 

Poema 32

    Mi Pueblo es todo un poema:                             

sus fronteras están demarcadas,                           

hacia las alturas, al cielo;                             

y abajo, la tierra interminable                  

los cuatro vientos indómitos      5           

que lo circundan rebozan de verdes                     

-vaho de campos y selvas en plenitud,                

y grises de nubes revoltosas,                   

encarnados en aguas de su arroyuelo.                

 

    Mi Pueblo es todo un poema:              10         

su vida está destrozada por dos                             

heridas, abiertas de par en par:                              

una calle única que parte su cuerpo                      

lazariento, con caminantes sin futuro;                 

y el éxodo de sus hijos queridos              15         

que arrancó de su alma la tenue luz                      

de esperanza que acunaba en secreto,                              

pájaros que una vez emplumados                         

volaron para no regresar jamás.                             

 

    Mi Pueblo es todo un poema:              20         

en la frente tiene escrita                            

la sentencia de su destino                         

y en su historia, la condena                       

irrevocable de un criminal:                        

las arrugas que cobijan su mirada            25         

contienen lágrimas cuajadas para llorar                              

y los hermanos campesinos «rebeldes»                             

-sepultados vivos sobre el arroyo-                        

siguen pidiendo ¡Justicia!, no sé a quién.                           

 

Mi Pueblo es todo un poema:   30         

Oh, Pueblo mío, si tan sólo                        

constituyeras un punto -negrito-                           

en el prestigioso Mapamundi.                 

 

 

 

 

Poema 33

    Sobre las cuerdas de mi angustia                       

galopa un dolor de pies distraídos                         

y tiemblo estremecido                

en el filo de mi desesperación.                

El sonido se despedaza en silencio...     5           

y una vez incubado en mi alma                

se ramifica como un cáncer                       

fatal y calladamente: y la muerte                           

es un himno al silencio.               

Las calles son las venas de la ciudad,      10         

por donde fluye -pasmada - la sangre                  

en forma de espantapájaros,                   

que con el tiempo desembocará                            

-conmovida- en la muerte.                       

¿Será cierto que la muerte es el mar     15         

en dónde desembocan los ríos de sangre?                       

El amor es una patria sin fronteras                        

que está ubicado, geográficamente,                    

entre un abrazo y un apretón de manos                            

y entre una mirada y un beso...               20         

Pero, la única verdad demostrable                        

en todos los momentos: es la tristeza.                

 

 


Poema 34

a Camilo Sánchez

 El poeta                             

es una guitarra:                              

con una caja de resonancia, el cuerpo;                

con unas cuerdas infinitas, el alma;                       

pero con una sola diferencia:    5           

se ejecuta a sí mismo.                 

 

El poeta                              

moldea su cuerpo frágil,                             

afina sus cuerdas mudas                            

y de un suspiro escapa:                10         

la poesía.                           

Como la guitarra,                           

con madera salvaje                       

y sedas sonoras                              

se revienta: en melodía.              15         

 

 

 

 

Poema 35

Sentimientos porteños

    Una garúa engañosa,               

simulando invierno,                      

golpea mi caja de recuerdos                     

y pone candados a mi cofre de olvidos.                              

 

   Siento tu «adiós», nuevamente,          5           

de aquel invierno que fue un día                           

y me hace sentir de mil maneras:                          

me siento como un Buenos Aires                          

sin tango, sin bohemios, sin obelisco;                  

me siento como la Plaza de Mayo           10         

sin palomas, en una tarde gris;                

me siento como el bandoneón sin Troilo,                          

en una noche de cantina en la Boca;                     

me siento como el tango huérfano,                      

empedernido, sin Gardel ni Manzi;        15         

me siento como el sísmico subterráneo                             

que añora el traqueteo del tranvía;                      

me siento como el barrio de San Telmo,                             

carcomido por la demolición «urbanizadora»;                  

me siento como las calles empedradas 20         

que están llenas de ausencias...                             

y me siento como el Buenos Aires de hoy                         

mentiroso, hipócrita y aburguesado,                    

sabiendo que tu «adiós», mi verdad,                   

quedó en el pasado, me dejo llevar       25         

por este Tiempo Loco, sin compasión.                 

 

 

 

 

Poema 36

   Acurrucado en una esquina sin regazo                             

de un paso subterráneo                             

sepultado                          

en una noche antártica e inhumana.                    

 

   Acompañado por dos cajas de ballenitas          5           

separándolo del mundo                             

en soledad                        

duerme como un gorrión mojado.                        

 

    En una estación de eterno «adiós»                   

pernocta desnudado por la gente           10         

en cuclillas                         

con la cabeza clavada en el pecho.                        

 

   Sencillamente                              

duerme en silencio                       

para qué despertarlo    15         

tal vez esté soñando en mil cosas                          

cosas que despierto jamás las tendrá                  

quizás esté andando en la «bici»                            

o remontando barriletes                            

o aprendiendo a escribir en la escuela  20         

o viviendo en una casa como todos                      

o durmiendo en una cama como cualquiera                     

o creyendo en los Reyes Magos                             

o cantando una canción desconocida                   

o mirando un mundo bueno y distinto  25         

o sintiendo una alegría infinita y real                    

o sonriendo simplemente                         

porque olvida su hambre en ese instante                          

porque no siente el frío del invierno                    

porque ahí no existe la indiferencia       30         

porque olvida todo lo que no tiene                       

porque olvida que está solo y durmiendo.                        

 

    Quisiera paralizar todo el universo                    

no permitir que los trenes cargados                     

lo sigan aplastando más y más  35         

detener el tiempo en cualquier lugar                   

juntar todo el viento en mi bolsillo                        

apagar la mirada de la gente que acecha                            

su figura y lo hiere cruelmente                

parar todo lo móvil y lo inmóvil.               40         

 

    Todo... para que nunca se despierte... en la miseria.                

 

 

 


Poema 37

    La sombra, deliberadamente,                             

empaña el muro de color inocente                       

como el implacable tatuaje de sufrimiento                       

en la frente quemada del labriego.                       

El sol, incógnito como siempre, 5           

muestra solamente su faz crepitante                   

¿Cómo será la otra, su reverso?                             

¡O acaso desconoce las opciones azarosas                        

de cara y ceca, moneda corriente                          

entre los niños que rifan la suerte!         10         

El rocío desborda un pétalo                      

y gotea en secreto, silenciosamente;                   

todo el mundo asiste con la indiferencia,                           

sólo un ermitaño poeta, extático,                          

advierte el espectáculo y lo disfruta.     15         

Las vías paralelas parecen unirse                            

a lo lejos y un tren, viboreante,                              

las desune bajo sus chirriantes ruedas;               

los brazos humanos se han alargado                    

de tanto desplegar, como alas de gorrión,          20         

para invocar a Dios y sin volar nunca;                    

y la angustia reboza en mis ojos                             

como sangre en labios de una herida                   

y mi mirada se proyecta en sombra                      

sobre el muro de color inocente.            25         

 

 

 

 

Poema 38

Li - ber - tad

    El lago, suavemente,                

lame sus veras.               

El río, ligeramente,                        

lame sus riberas.                            

El mar, brutalmente,     5           

lame sus peñas.                             

El perro, inocentemente,                          

lame a su dueño.                           

 

    El sol, diariamente,                   

enciende su farol.           10         

La luna, todas las noches,                          

acuna al pantano.                          

Las madres, diariamente,                          

pierden a sus hijos.                       

Los obreros, diariamente,           15         

se crucifican por el pan.                              

 

    Un niño haraposo y cara sucia,                            

una tarde de invierno en el puerto,                      

pregunta a su padre, mendigo y maloliente:                    

- ¿Qué es Li - ber - tad? -deletreando,  20         

afanosamente, el nombre de un barco.                             

-¿Qué puede saber de libertad un hombre                       

que nunca fue esclavo? -contestó el padre                       

con los ojos perdidos en la lejanía del mar.                       

 

 

 


Poema 39

    Las dudas son inquilinas                         

de mi alma inhóspita                    

y las rabias, una fruta                   

entre mis dientes rabiosos.                      

 

   Mis puños se han cerrado,      5           

implacablemente, al apretón                   

de manos amigas                           

y a mis ojos todo es gris.                            

 

    Mis labios se han cicatrizado,               

herida de boca curada, 10         

y la sonrisa es inconcebible                       

y los besos resultan absurdos.                 

 

   Los abrazos me asfixian,                          

humareda de tizones,                 

y las caricias me duelen                15         

sobre mi piel lacerada.                

 

    Mi mirada se ha opacado,                      

rendija acechante y cruel,                         

y mis hombros ya están viejos                 

para soportar tantas penas.       20         

 

   Mi existencia es un álbum                      

de ausencias y adioses                

y estos versos son resabios                      

de mis suspiros intermitentes                 

y los desengaños que, últimamente,     25         

se han multiplicado en mi pecho.                           

 

 

 

 

Poema 40

    La amplia avenida:                     

poblada de automóviles                             

-con sus bocinazos sordos-                       

brisa verde, olor a pastos,                         

y una sirena que llora,   5           

sin llanto, por alguien                   

pero no por el perro                     

tirado en la cuneta                        

como un perro cualquiera.                        

 

    Un niño pondera, boquiabierto           10         

desde un colectivo sin chofer,                 

y por un momento                        

se detuvo el tiempo                     

en aquellos ojos sin espacio                     

del niño anónimo:          15         

un perro tirado en la cuneta                     

con las tripas                    

desparramadas al azar.               

 

    Un barrendero lo recoge                       

sin saber que era un ángel.        20         

«Hay hombre que muere como perro                 

y perro que vive como hombre»,                          

dijo un borracho una vez.                          

 

 

 


Poema 41

 Los viajes interminables de todos los días                         

en tren, ida y vuelta, hacia el trabajo;                  

apretujados como corderos en un acoplado                     

que van al matadero para no volver más.                          

Todo parece -y es- trágico, dramático   5           

y macabro, pero también tiene sus encantos                   

cosas terriblemente románticas y dulces,                          

como aquella Muchacha -entre unos centenares                          

de ojos rabiosos que a uno lo acechan-                              

de ojos llenos de paz y labios heridos.  10         

En el trabajo las mismas hojas de ayer                 

y el mismo árbol de siempre: árbol y hojas                        

sin otoño ni retoño: i - n - e - r - c -i - a...                             

El capataz que rezonga por oficio.                          

El portero que mira como un gato           15         

sin ver en los ojos los propios horcones.                            

El patrón que putea por ser el patrón                  

o porque pidieron aumentos los Muchachos.                  

Pero también tiene su polo positivo                     

como el Abuelo que nos invita, a escondidas,   20         

con un mate o con algún sanwichito.                    

Y están también las cachetadas que no son                      

de los viajes ni de la fábrica,                     

sino de la Calle y la casa: los amigos                       

que se ven sólo cuando brilla el sol,       25         

enemigos que nacen con el crepúsculo                              

y amigos-enemigos que uno tiene simultáneamente                  

cuando hay un eclipse, ya sea de sol o de luna;               

y el alquiler que está por llegar y no perdona                   

y los sábados que invitan a las parrandas             30         

y los sueños que están tristes y muertos                           

como una guitarra sin cuerdas.                

 

 

 

 

Poema 42

a Patricia Oppenheimer

 

    Te conozco sin conocerte                      

como conozco a la muerte,                       

porque te siento cerca,                              

porque te pienso un poema                     

que espera ser escrito; 5           

porque te imagino una hoja seca                           

que sueña con una gota de rocío.                          

 

   Te conozco sin conocerte                       

como conozco a la luna,                              

porque te siento amiga,              10         

porque te pienso una lágrima                  

que añora un pañuelo;                

porque te imagino un horizonte                             

que anhela una mirada.                              

 

    Te conozco sin conocerte        15         

como conozco a Alfonsina,                        

porque te siento mujer,                             

porque te pienso una guitarra                 

que calla una canción;                  

porque te imagino un campo    20         

que ignora un alambrado.                         

 

    Mientras, todos éstos los imagino,                    

tu voz se hace carne en mi alma,                            

y recuerdo que te dije: «La vida,                            

es una herida que siempre duele».        25         

 

 

 

 

Poema 43

    El ciego pregona su desgracia                              

-al compás de su bastón saltarín-                           

y pide una limosna de indemnización                   

como culpando a la gente de su miseria.                            

 

   El lustrabotas se pinta a sí mismo         5           

-gorrión de pies descalzos y cantor-                      

simulando zapatos de mil caminos                        

que quiere brillar bajo el cepillo.                            

 

   El linyera trajina sus aceras                     

-ritualmente todos los días-       10         

y busca un milagro en los tachos                            

herrumbrados y sin contenido alguno.                

 

   El poeta urde sin aguja ni hilo                

-tarántula laboriosa y estúpida-                              

y su tramaje -invisible- atrapa   15         

las palabras para su menú de monstruo.                            

 

   El rico se deleita en su riqueza                              

-Alí Babá anticuado y ciego-                      

y se desespera pensando en la muerte.                             

 

   No obstante, la luna -barrilete               20         

sin cola de mi desvelo- tirita                     

alegremente en lo infinito                         

y se derrama conmovida                            

sobre el pantano sin dimensión.                            

 

 

 

 

Poema 44

    En esta tarde hipócrita de abril:                          

pienso qué hubiera sido de mí                

si yo fuera un árbol deshojado,                              

esperando a la lejana primavera                            

y sin tener pies para caminar;    5           

siento, mientras voy caminando                            

sin destino pero apresurado,                   

que en mi alma está lloviendo,                

siento, al doblar esta esquina                  

desplumada de historias (modernizada),            10         

que en la punta de mi melancolía                          

está posando una trémula mariposa;                   

imagino, al extender una anciana                          

la mano necesitada de monedas,                          

que el sol está llorando a solas  15         

al negársele las nubes abrazar                 

al mundo con su noche de luz;                

siento, al beber un vaso de lluvia                           

en un bar altruista de Buenos Aires,                     

que un niño triste se ha instalado,          20         

sin saber -desde siempre- en mi corazón.                         

 

   En esta tarde hipócrita de abril:                           

pienso que lo único que hice en mi vida                             

que valió la pena fue caminar,                 

y siento que lo único que me queda      25         

por hacer, después de este poema, es llorar.                  

 

 

 

 

Poema 45

    Mis manos hacendosas                          

ignoran la suavidad de las tuyas                              

y la sabiduría de tu piel;                              

mis manos silenciosas                  

desconocen la calidez de las tuyas          5           

y la espesura de tu pelo;                            

mis manos candorosas                

imaginan la caricia de las tuyas                 

y las cimas de tu pecho;                              

mis manos laboriosas    10         

no conocen el huerto de las tuyas                         

y los límites de tu cuerpo;                          

mis manos estudiosas                 

no saben la escritura de las tuyas                           

y el idioma de tus ojos; 15         

mis manos temblorosas                             

no comprenden la blancura de las tuyas                             

y la perfección de tus piernas.                 

 

    Mis manos te ignoran.                            

No saben nada, ni tu nombre.  20         

Nunca te habían visto,                 

siempre han estado solas;                         

pero te imaginan un poema                     

mientras juguetean juntas                        

entre las cuerdas de mi guitarra.             25         

 

 

 

 

Poema 46

    Golpeando puertas y puertas                              

me paso los días, últimamente,                              

-como regalando cachetadas-                  

en busca de un trabajo.                              

Todas las puertas se abren         5           

como bocas de un solo labio                     

y se cierran rechinando                              

de indiferencia.                              

De tanto golpear, inútilmente,                

mi mano -ya encallecida-             10         

adquirió un ritmo y un compás;                              

y, de tanto pedir y pedir                             

a la nada, mi corazón musita                     

una amarga canción.                    

¡Cuánto duele extender la mano            15         

y pedir! Si duele el pedir                            

¿¡Cuánto más dolerá el dar!?                   

No hay trabajo para mi oficio                   

porque en los diarios piden                      

para todos los quehaceres,        20         

menos para mí. ¡Qué raro!                        

Hubo tantos -en otros tiempos-                             

de mi oficio que trabajaron,                     

aunque la mayoría murieron                    

de hambre.        25         

¿O será que en esta época el mundo                   

ya no necesita de poetas?                         

 

 

 

 

Poema 47

 Una mesa con un mantel sangriento                   

un pocillo de café amargo,                        

hiel de esta soledad irremediable                          

y una tarde que se despide triste.                         

En contraste, un murmullo de besos     5           

provoca una pareja en una mesa vecina                             

y estos codos gastados que se clavan,                 

cruelmente, en la piel de la madera.                    

Y pienso que la soledad es un pájaro                    

sin alas que ha olvidado el vuelo;            10         

y la caricia es un garabato                          

que utiliza un lenguaje universal;                           

y la retórica es una sentina de palabras               

que respira hediondamente;                   

y la luna es la hostia del mundo                15         

que espera una boca incontaminada;                  

y la noche es un cuervo hambriento                     

que acecha tenebrosamente;                 

y la amistad es una parábola                     

que todavía no se ha escrito;     20         

y la mujer es una luciérnaga apagada                   

que se venga en pleno sol;                       

y la reunión en una mesa de café                          

es un rito telúrico bastante ambiguo                    

y «la poesía es el último refugio del alma»          25         

como dijo un poeta alguna vez.                              

 

 

 

 

 

Poema 48

 La palabra es la flor del6 silencio,                           

el silencio es un campo monótono                        

y la música es el fruto del alma.                              

 

El día es la mirada acuosa del sol,                           

el sol es un barrilete incendiado              5           

y la noche es la sombra de la luz.                            

 

La caricia es el sueño de la piel,               

la piel es un horizonte sin montañas                     

y las manos son dos mariposas cansadas.                          

 

El otoño es la pesadilla de la primavera,               10         

la primavera es la sonrisa del Universo                

y la cigarra es un juglar absurdo.                             

 

La lluvia es una diosa para el desierto,                 

el desierto es un hombre hecho arenas                             

y la esperanza es un viento que propaga la vida.             15         

 

La muchacha es la flor de la mujer,                        

la mujer es una alborada impensable                   

y el amor es un amanecer sin crepúsculo.                          

 

 

 


Poema 49

    En muchas oportunidades he comprobado que:                        

en mi puño estaba herméticamente cautivado el sol,                  

en mi pecho agonizaba silente un caballo cansado,                       

en mi alma trajinaba un gusano de pies espinosos,                       

en mi espalda estaba tatuado el Arco Iris sin poder mirarlo,       5           

en mi pulmón anidaba un gorrión que respiraba una canción herida,                   

en mis ojos se refugiaba despavorida la noche todos los días                   

y mis labios eran la sombra de una llaga de mi conciencia pasmada.                      

 

   En muchas oportunidades he comprobado que:                         

mi infancia mediterránea conocía el mar como conoce mi adolescencia,              10         

la bronca se enroscaba como una serpiente en mis entrañas,                  

la alienación eran un concepto que pateaba en mis sienes,                      

la pobreza era un poema popular y anónimo,                  

la política era un monstruo que baboseaba sangre,                      

la justicia del hombre era una pesadilla para Dios            15         

y el poeta era una mariposa ebria y de alas resquebrajadas.                    

 

   En muchas oportunidades he comprobado que:                         

por mis venas fluían lágrimas sucias e irredimibles,                       

la cuenca de mis manos era una laguna de aguas estancadas,                  

mis brazos eran dos tentáculos pulposos y abominables,            20         

la muerte se parecía en su ceguera a una ramera gratuita,                        

la guitarra era un fantasma que se alimentaba de penas,                           

mis pies eran dos clavos que caminaban sobre el vientre de una mujer7                           

y me niego rotundamente a considerarme un loco.                      

 

 

 

 

Poema 50

    La poesía hay que buscarla                    

en la mirada indescifrable de un loco                   

como buscando una flor en el mar.                       

 

   La poesía hay que buscarla                     

en el parto del ojo que lanzará una lágrima bastarda     5           

como buscando una fuente a la lluvia.                 

 

    La poesía hay que buscarla                    

en los segundos divinos que dura el orgasmo                  

como buscando la abuela en una muchacha impoluta de tiempos.                        

 

    La poesía hay que buscarla     10         

en el límite que une y separa a la muerte de la vida                      

como buscando la brisa en un torbellino.                           

 

    La poesía hay que buscarla                    

en los ojos tirados de un perro callejero                             

como buscando caricia en la yema de las espinas.           15         

 

   La poesía hay que buscarla                     

en la tristeza del hombre y en la comicidad del mono                  

como buscando explicar quién es quién.                            

 

    La poesía hay que buscarla                    

en la sangre de una palabra mordida por el alma             20         

como buscando el grito en un silencio verdadero.                         

 

   La poesía hay que buscarla                     

en las manos demiurgas de un dios suicida                       

y en el alma apuñalada de un hombre cobarde.                             

 

 

 

 

Poema 51

 Quiero agujerear la lona del futuro                      

y espiar lo que espera impaciente                         

detrás del biombo de este presente                    

que se empaca ensangrentado de miedo                          

como un traidor ante su conciencia herida,        5           

como una cigarra ante su cáscara obsoleta                        

y perpetuarme en esta noche desteñida                           

por la luna que llueve unánimemente.                

Quiero candadear la puerta del pasado                              

y olvidar lo que llora desconsolado         10         

a espalda de este día de cadáver aún tibio                        

que se apagó y dejó de ser hoy                              

como deja de ser una mirada en un parpadeo,               

como se extingue la vela en un soplo,                 

como desaparece la distancia en un beso           15         

o como pierde actualidad una flor tempranera.                              

Estoy entre dos puertas obscuras:                        

una, ya abierta como apuñalada                             

que sangra caprichosamente,                  

negándose a la misericordiosa cicatriz,  20         

la otra, todavía cerrada como un regalo sin dueño                         

o como los labios vírgenes de una muchacha                   

que espera el momento del Momento.                             

Y comprendí que el pasado y el futuro,               

a la sombra de los árboles gramaticales,              25         

no existen: porque el pasado cuando existió                   

era hoy y el futuro cuando exista será también hoy8.                  

 

 

 

 

Poema 52

 A flor de piel llevo                        

la herrumbre de unas cadenas olvidadas,                          

las cicatrices improbables de unos dolores soterrados                 

y en la mirada -indeleble- la noche herida                         

y en el alma, el día casi apagado.             5           

 

A flor de piel llevo                         

el reflejo de la sangre prostituida de mi raza,                   

la sombra de una caricia no consumada                              

y en el pelo el encrespamiento de látigos remotos                       

y en los labios, la floración de un tajo del alma. 10         

 

A flor de piel llevo                         

tatuado el mimetismo de la época vivida,                          

la huella de la inclemencia de tantos soles                         

y en las manos -imperdonable- la infancia triste empuñada                      

y en la espalda, las ilusiones averiadas. 15         

 

A flor de piel llevo                         

la presencia umbrosa del miedo sembrado,                     

el cutis teñido por la penumbra de la miseria                   

y en el pecho una guitarra acallada hace siglos                 

y en la garganta, una piedra que no se ablanda.               20         

 

 

 

 

Poema 53

a Julio Mafud, maestro

 

 Como hombre es más sencillo que el pan,                        

más humilde que una noche sin estrellas,                         

más sincero que un apretón de manos,                              

más sereno que un remanso en calma                

y más simple que un vaso de agua.        5           

Confieso que en un ser humano                            

siempre me ha llamado la atención                       

más que la profundidad de su inteligencia                         

¡la transparencia de su alma sencilla!                   

De sus labios cansados escapan               10         

mandamientos humanos de sed y hambre                       

y de su silencio, su saber sin palabras.                 

Su memoria conforma una enciclopedia                             

de autor anónimo que -tal vez-                              

nunca conozca la publicación.    15         

Sus palabras son capaces                           

de desnudar una mentira                          

como pelando una cebolla9                      

hasta toparse con la verdad.                    

Transporta muy cuidadosa e infaltablemente   20         

una valija como si en ella llevara                             

su mundo armónico que no cabe en el nuestro.                             

Así es mi maestro, sin muchas vueltas                 

y quizás para su sorpresa, de quien aprendí                     

verdades y sin darse cuenta siquiera.    25         

Es un científico por religión                       

que respeta la ignorancia del discípulo                

y un maestro por vocación                        

que vive encorvado de tantas sabidurías                           

como un árbol lleno de frutas.  30         

 

 

 

 

Poema 54

 Mientras haya un gorrión sin alpiste                    

y un hombre sin pan habrá guerra                         

(Porque el hambre es la guerra misma)                              

 

Mientras hayan soldados en los cuarteles                         

y sacerdotes en las iglesias habrá guerra             5           

(Porque la vida corre por las calles)                       

 

Mientras hayan cárceles apretujadas de hombres                        

y hogares abandonados habrá guerra                  

(Porque la privación del sol es injustificable)                    

 

Mientras hayan rejas duras que forjar  10         

y pañuelos empapados que escurrir habrá guerra                         

(Porque la justicia es un duende sin corazón)                  

 

Mientras hayan adultos que van silenciosos                     

y niños que viven llorando habrá guerra                             

(Porque la indiferencia es una madre sorda)     15         

 

Mientras hayan ladrones con credencial                            

y víctimas anónimas habrá guerra                          

(Porque el poder es un ciego peligroso)                             

 

Mientras hayan imperios todopoderosos                          

y pueblos miserables habrá guerra         20         

(Porque la opresión es una carreta sin ruedas)                

 

Mientras hayan militares adiestrados                  

y pueblos ignorantes habrá guerra                        

(Porque el cansancio es un camino infalible)                    

 

Mientras hayan armas para matar          25         

y amos para sentenciar habrá guerra                   

(Porque la piedad es una costumbre ya abolida)                            

 

Y la igualdad es una utopía apasionante                              

 

 

 

 

Poema 55

 Estoy pensando cómo armar un poema,                           

un poema a partir de la nada                    

porque mi ánimo, extrañamente,                         

está ahogado en soles fosforescentes                

y este domingo cuya tarde melodiosa   5           

está -pletóricamente- salpicada por una llovizna.                           

 

La gente anónimamente cubre la ciudad                            

y sus pasos son latidos de mis sienes mansas.                 

Mi alegría en una tumba sin nombre                    

que existe subrepticiamente de mi angustia.    10         

La desesperanza es tan común, entre los pobres                           

como la tristeza en mis poemas.                            

La ausencia del sol es innotable                              

¡cuántas veces me ha quemado los párpados                  

y sin verlo siquiera!        15         

La plaza es una dimensión insólita.                        

Un señor, con su vozarrón ahuecado,                  

revienta en su cuello las palabras de Dios.                         

 

Un linyera, con su vestimenta en jirones,                          

abanica su testa al negársele una limosna.          20         

Una pareja, gorriones de labios adhesivos,                       

se injertan en un beso interminable.                   

Un niño, ángel vencido por el viento,                   

duerme en un banco sin sábana ni almohada                   

y yo, en otro, desintegrándome en palabras     25         

para darle una forma a mi alma de piedra.                         

 

 

 

 

Poema 56

 Han pasado siglos y siglos,                        

el agua corre y corre juguetona                              

debajo del eterno puente.                       

 

Han pasado siglos y siglos,                         

el sol brilla y brilla            5           

calcinante                          

allá en lo más alto.                         

 

Han pasado siglos y siglos,                         

el Hombre vive y muere                             

inocente             10         

en el lodozal sin luna.                   

 

Han pasado siglos y siglos,                         

yo espero y espero                       

el mañana                         

que todos soñamos.      15         

 

Han pasado siglos y siglos                          

y seguiré esperando,                   

¡qué importa!                  

si total no esperar es morir.                      

 

 

 

 

Poema 57

 El cuerpo                          

una pared húmeda                       

levantada verticalmente                            

en invierno.                      

 

El alma  5           

viento en calma                              

en la tormenta nocturna                            

del timón.                         

 

El cuerpo                           

cáscara de cigarra            10         

apenas llega el verano                 

queda solo.                      

 

El alma                

paloma diurna                 

vaga bajo el sol 15         

secretamente.                

 

El cuerpo                           

maceta sin flores                           

inútilmente se riega                     

no florece.         20         

 

El alma                

en un suspiro se libera                

de la celda ardiente de piedra.                

 

 

 

Poema 58

 

 El que vive en soledad,                              

acorralado por las penas                            

o encerrado entre rejas                             

encuentra en un vaso de agua                

la compañía y la libertad.             5           

 

El caminante sin rumbo                              

descansando un día                      

o soñando caricia                           

encuentra en un vaso de agua                

todo el camino del mundo.        10         

El enfermo sin esperanzas,                       

antes del «adiós», pide                              

un vaso de agua fresca                

y descubre la vida -fluyente-                    

en cada trago que da.   15         

 

El agua es lo único que se necesita                        

en esta sequía de la vida terrenal.                         

 

 

 

 

Poema 59

Insomnio

 Son las doce en punto de la noche.                      

Todos duermen. Todos muertos.                          

¡Cuántos te ignoran, Lluvia!                      

No te oyen que estás bajando,               

mansamente, del infinito.          5           

¿Por qué no me duermo?                         

No lo sé. Probablemente,                         

porque la lluvia quiere                 

que alguien la escuche,                              

por lo menos uno.          10         

¡Justo yo!, el elegido a parar orejas:                     

y mi voz y mi canto                        

y mis quejas y mi llanto               

quién los escucha, ¿quién?                       

quién los escucha, ¿quién?... ¿eh?         15         

 

Son las doce y cinco minutos,                   

ahora sí me dormiré,                    

ya sé lo que me faltaba:                             

Mi Padrenuestro...                       

 

 

 

 

Poema 60

 El hombre está solo en el mundo                          

como la luna entre las estrellas,                              

como un liquen entre las nieves,                           

como una fuente en medio del desierto                            

y desnudo como un hueso tirado.          5           

La soledad es eterna en el hombre                       

como una cicatriz en la piel.                      

Dos hombres juntos no están acompañados                    

sino son dos soledades juntas.                

El hombre está solo en el mundo            10         

como la Biblia entre los libros,                  

como la gaviota entre las nubes,                            

como el cigarrillo entre los dedos                           

y desnudo como un árbol chamuscado.                              

Los ojos del hombre son un pilón            15         

que riega el campo árido del sufrir                        

y la mejilla sedienta de la herida.                           

El hombre mira y trajina hacia adelante                              

sin esquivar un instante sus ojos                            

e ignora por completo su propia espalda.            20         

El hombre está solo en el mundo                           

como una isla en medio del mar,                            

como una lágrima entre carcajadas,                      

y desnudo como un puñal sin vaina.                     

 

 

 

 

Poema 61

 ¡Qué noche tendría misterios!               

¡Quién se sentiría cansado!                      

¡Quién te acallaría el criterio                     

teniendo a alguien a tu lado!                    

 

¡Qué vida sería amarga!               5           

¡Qué osado sería el llanto!                        

¡Qué espera sería larga               

teniendo a alguien a tu lado!                    

 

¡Qué día verías oscuro!               

¡Qué pájaro estaría encerrado!                10         

¡Qué envidia tendría la luna                      

teniendo a alguien a tu lado!                    

 

¡Cómo no creer en la vida                          

teniendo a alguien a tu lado!                    

¡Cómo no regalar la risa               15         

teniendo a alguien a tu lado!                    

 

¡Qué canciones serían agrias!                  

¡Qué silencio sería amargo!                      

¡Qué alma sería solitaria                             

teniendo a alguien a tu lado!     20         

 

¡Qué herida entristecería!                         

¡Qué sueño sería lejano!                           

¡Qué piedra te perturbaría                        

teniendo a alguien a tu lado!                    

 

¡Qué es uno solo en el mundo!                25         

¡Qué es un alma sin amado!                     

¡Cómo serías vagabundo                           

teniendo a alguien a tu lado!                    

 

 

 

 

Poema 62

 La tierra,                           

seca y polvorienta,                        

se abre en heridas profundas                  

como una prostituta                     

a la lluvia.            5           

 

La hoja,                              

triste y amarillenta,                       

se deshoja, fácilmente,                              

como regalada                

al viento.             10         

 

Jesucristo,                         

un Dios de dioses,                         

se entregó, humildemente,                     

como un cualquiera                      

al hombre.         15         

 

 

 

 

Poema 63

 Escribe poeta                  

por todos aquellos que no saben escribir,                         

habla por todos aquellos que ignoran hablar,                   

sueña la vida por los que no saben vivir.                             

 

Escribe poeta    5           

por todos aquellos que no saben el sentir,                        

canta por todos aquellos que ignoran cantar,                   

vive la vida por los que mueren al mentir.                         

 

Escribe poeta                   

por todos aquellos que no saben más que oír,  10         

escucha también por los que ignoran escuchar,                              

mira la luz por los que no saben su latir.                              

 

Escribe poeta                   

por todos aquellos que se callan al sufrir,                           

calma a todos aquellos que ignoran el gozar,     15         

sucumbe tu ser por todos, no dejes pudrir.                      

 

Escribe poeta                   

por todos aquellos que ignoran la libertad                         

y demuestra a los esclavos sueltos su fingir,                     

di que la esclavitud no es encadenar.    20         

 

Escribe poeta                   

por todos aquellos que ignoran la riqueza                         

y -fundamentalmente- aconseja el vivir,                            

haz saber que la vida no es pobreza.                    

 

 

 

Poema 64

 Como se traga una cápsula                       

tragué una lágrima                        

sin masticarla                   

sin sentirla                        

todo sin tener garganta alguna.               5           

 

 

 

Poema 65

 Cierro la puerta                             

como la tapa de un libro,                            

mi nariz inunda un perfume familiar                     

y mi mirada de noche sin luna                  

fue absorbida por un día encendido      5           

de tiza diluida en piel y cama,                   

porque una muchacha estaba en mi lecho                        

derramada como el cielo en la lluvia.                    

Sentí pesada la ropa                     

al dar el primer paso inconscientemente             10         

y al acercarme hacia el fuego                   

mi pecho exhibía en relieve su corazón,                             

mis labios temblaban conmocionados,                

mis manos crepitaban de ansiedad,                      

mi piel adquiría postura de vuelo            15         

y el placer era tan inmenso                       

que en mi cuerpo no quedaba un sitio                

para mi alma.                   

Dos brazos como imanados                      

me atraen hacia la vórtice           20         

que obnubila mis ojos con su rostro                     

y alumbra mis entrañas con sus brasas                

y mis zapatos no fueron obstáculos                      

para internarme en la sombra blanca                   

de la sábana y enrojecernos      25         

como dos varas de metal a punto de disolverse.                            

 

 

 

 

Poema 66

 Tal, vez                              

nunca me escuches: «te amo»                

pero fíjate siempre muy bien                  

en la intensidad de mis besos.                 

 

Quizás  5           

nunca me escuches: «te quiero»                           

pero fíjate siempre muy bien                  

en mis regocijos inmensos.                       

 

Tal vez                 

nunca diga: «te necesito»           10         

pero fíjate siempre muy bien                  

en la eternidad de mis abrazos.                              

 

Quizás                 

nunca me escuches: «te añoro»                            

pero fíjate siempre muy bien    15         

cómo estoy cuando juntos estamos.                    

 

 


Poema 67

 ¿Por qué sólo se escribe cuando se siente?                     

¿Por qué no cuando se es piedra como yo ahora?                         

Todo el espacio vacío que sigue es mi Poema                  

de Piedra: todo el vacío que llena mi alma.                        

Como si despertara de un letargo o recién nacido           5           

como un toro afiebrado siento arder la sangre en mí                   

y como una herida el dolor de las penurias.                      

Ahora sí llenaré con toda mi alma el vacío del papel.                     

 

 

 

 

Poema 68

 Si venimos de algún lugar                         

¿cuándo hemos venido?                            

Si vamos a otro lugar                    

¿cuándo iremos, digo?                

 

Si vivimos para morir     5           

¿cuándo habrá de terminar?                    

Si vivimos para vivir                       

¿cuándo habrá de comenzar?                  

 

Si nacemos para sufrir                 

¿cuándo habremos de gozar?   10         

Si nacemos para gemir                

¿cuándo habremos de cantar?                

 

Si somos por el azar                      

¿cuándo se nos demostrará?                   

Si somos de un soñar    15         

¿cuándo se nos despertará?                    

 

¿Cuándo... cuándo...?                 

 

 

 

 

Poema 69

 La noche ha cubierto,                 

bajo sus alas de cuervo,                             

la inocencia de una niña                             

que nunca vio a la luna;                              

sólo un grito alucinado  5           

fue la prueba del placer                              

 

El charco más sucio y negro                       

espera anochecer con ansiedad                             

para que cuando la luna salga,                 

inocentemente blanca, ensuciarla          10         

como se ensucia la niña en un grito.                     

 

 

 

 

Poema 70

 El hambre se devora a sí mismo:                           

el tuétano tiene hambre de hueso,                      

el hueso tiene hambre de carne,                           

la carne tiene hambre de venas,                            

las venas tienen sed de sangre,               5           

la sangre tiene hambre de piel,                              

la piel tiene hambre de caricia,                

la caricia tiene hambre de manos,                         

las manos tienen hambre de trabajo,                  

el trabajo tiene hambre de hombre,     10         

el hombre tiene hambre de tiempo,                    

el tiempo tiene hambre de Dios                             

y Dios se ha quedado sin estómago.                     

 

El hambre es una paradoja.                      

Todo aquel que tiene hambre  15         

se satisface devorándose a sí mismo.                  

 

El hombre tiene hambre de tiempo,                    

el hombre se alimenta de tiempo,                        

sin saber que se devora a sí mismo.                      

 

Yo tengo hambre de poesía,      20         

yo me alimento de poesía,                        

pero acepto que ella me succione                         

y no la vida como a muchos.                     

 

El hambre se devora a sí mismo.                            

 

 

 

Poema 71

 Estoy expuesto frente a ti...                    

desnudo y taciturno en la sombra,                        

con las suciedades de la tierra,                

con la sed de un yuyo del desierto                        

y con el hambre de una fiera en trampa.             5           

 

Estoy expuesto frente a ti...                     

serpenteando por miedo a no encontrar nada,                              

con la palidez oscurecida por mi piel calcinada,                

con la frente arrugada de tanto alzar la vista                     

y con los brazos en alto de ignorar la verdad.     10         

 

Estoy expuesto frente a ti,                        

viviendo la miseria en donde me hallo inmerso,                             

con el ancla inamovible de la vida,                         

con la espera infinita del mañana                           

y con la inapagable añoranza del ayer.  15         

 

 

 

 

Poema 72

 Enamorarse                     

significa estar dispuesto a cantar                            

como los pájaros                            

en todas las primaveras.                            

Enamorarse       5           

significa estar dispuesto a esperar                         

como los árboles                            

desnudo, el verdor del retoño.               

Enamorarse                      

significa estar dispuesto a ser abrigo      10         

como el eterno cielo                    

en la noche más fría del invierno.                          

Enamorarse                      

significa estar dispuesto a ser causa                      

como todos los locos     15         

de las burlas más crueles.                          

Enamorarse                      

significa estar dispuesto a gritar                              

a la mudez del mundo                 

la verdad del amor.        20         

Enamorarse                      

significa estar dispuesto a callar                              

como silenciosas piedras                            

los desengaños azarosos.                          

Enamorarse       25         

significa saber que en la noche más negra                         

existe un infinito sol                     

y en la hora más amarga, un Dios.                          

 

 

 

Poema 73

Identidad

 El pájaro sólo sabe que le gusta volar.                 

El viento sólo sabe que le gusta correr.               

El pájaro no es pájaro cuando no puede volar.                

El viento no es viento cuando no puede correr.                              

El hombre sólo sabe que le gusta la libertad.     5           

El hombre no es hombre cuando no tiene libertad.                      

 

 

 

 

Poema 74

 El poeta no canta solo,               

cantan en su voz los truenos prohibidos,                           

los gritos sepultados con fuego,                             

las palabras no permitidas,                        

los murmullos rezagados             5           

y las canciones deslenguadas.                 

 

El poeta no llora solo,                   

lloran en su alma los pechos rasgados,                

las heridas amortajadas,                            

los dolores de bocas cosidas      10         

y las lágrimas atragantadas                        

en tantas miradas anónimas.                   

 

El poeta no vuela solo,                

vuelan en sus alas los eslabones rotos,               

los pájaros de plumas cercenadas,         15         

los hombres de pies engrillados,                            

los huracanes encadenados                     

y las esperanzas derribadas.                     

 

El poeta no escribe solo,                            

escriben en su pulso los llantos analfabetos,     20         

los arados sin tintas,                     

los cuchillos de puntas gastadas,                            

los obreros desarmados (sin lápices)                    

y todas las penas inexpresables.                            

 

El poeta no canta, no llora,         25         

no vuela, no escribe solo,                          

pero vive y muere ignorado.                    

 

 

 

 

Poema 75

 La angustia es el principio de todas las cosas.                  

Seguramente, Dios inundado hasta el hartazgo                              

de la déspota soledad que acompaña y desespera,                      

de la mirada inútil hacia el horizonte inexistente,                           

de la eternidad que no concibe los tiempos verbales,   5           

de la unánime geografía del vacío que puebla,                

de la sobriedad del concierto del impenetrable silencio,                            

de la pasividad inquebrantable que padecen sus manos,                           

de la mudez irrompible que clausura sus labios taciturnos                         

de la solemnidad de su existencia de demiurgo sin obras,          10         

de la convivencia miserable a solas con la nada               

creó el cielo con sus noches pecosas de estrellas,                          

creó la tierra con sus días bañados con haces de oro,                   

creó el mar con sus olas revoltosas y charlatanas,                          

creó el viento con sus soplos bondadosos e impíos,       15         

creó la lluvia con sus gotas generosas y límpidas,                           

creó las flores y salieron alegres y hermosas,                   

creó los animales y lo ignoraron como creador,               

creó así el Universo con deseos de compartir su angustia,                         

creó al hombre -por último- y lo hizo muy triste,             20         

como con carne de su propia tristeza sin tiempo,                           

creyendo aliviar su angustia de niño huérfano.               

¡Craso error! Con el hombre ha multiplicado su angustia.                          

Luego, arrepentido, creó al mono payaso.                        

La angustia es el principio de todas las cosas.     25         

¿Y qué angustia habrá hecho nacer a Dios?                       

 

 

 

 

Poema 76

    Posiblemente, el fin del mundo                         

llegue un día cualquiera                              

o una noche como tantas otras,                             

simulando rutina en su rostro                  

y en su alma escrito el Apocalipsis           5           

con letras de fuego, inexorablemente.               

 

   Mientras, todo igual como siempre:                  

el labriego recorre su chacra,                   

sonriendo de inmensa alegría                  

al constatar que su trigo ha madurado; 10         

el pastor apacigua su rebaño,                  

pensando que mañana también lo hará;                            

la mujer preñada ni imagina                     

que nunca verá al niño en libertad;                       

los enamorados arden en un beso         15         

como si éste fuese el primero;                

los encadenados padecen y lloran                         

sin saber que es por último día;                              

si es de noche nadie verá más al sol                      

y si es de día nadie verá más a la luna.   20         

 

   Al mundo le sorprenderá esperando                

la paz que sueña y no la realiza;                              

y a mí, casi seguro, en el momento                       

de colocar un punto aparte a algún poema triste.                          

 

 

 

 

Poema 77

 El frío me aguardaba                   

desesperado, en todas las esquinas                     

mi piel tiritaba febrilmente                       

humeando, como una brasa mojada                    

mi pecho era un ángel irrumpido             5           

de algún nido que ha florecido entre las nubes,                             

unas lágrimas chapaleaban                       

secretamente, mi mirada                          

mis pies presumidos se negaban                           

a desandar el itinerario trazado                10         

por sus propias huellas,                              

el libro de un poeta olvidado                    

agonizaba en mi mano sudorosa,                           

las veredas parecían estrecharse                           

bajo los balcones vanidosos,     15         

la ausencia del sol envolvía todo                            

hasta el alma de la ciudad,                         

la tarde estaba sucia de cara                     

más bien se parecía a una noche desteñida,                     

ya mis bolsillos había usurpado el invierno          20         

a pesar de la resistencia de mis manos,                              

cuando me refugié en un bar de aliento tibio                   

con el tuétano transpirado,                      

con unas palabras impacientes en el pulso                        

y una lapicera sin sangre entre mis dedos.          25         

 

 

 


Poema 78

 Mi tristeza es imperceptible entre la multitud,               

guijarros sin brújula y rodantes,                             

como las vibraciones de una hoja entre las ramas.                        

Mis brazos conmemoran cotidianamente                          

aquellos círculos que trazamos -sin papel-          5           

con nuestros abrazos mutuos y simultáneos,                   

en la noche dura de nuestro encuentro prohibido.                       

Tengo una deuda que agota mi vocabulario                      

Perdón: es la palabra que le debo al sol,                             

por negarlo en varias noches ante la luna            10         

pero supe alguna vez el llorar y el reír,                 

con todos sus paisajes intransferibles: en plenitud:                      

he llorado con el alma ametrallada en las manos,                           

he reído con el corazón en vuelo auténtico                       

y a punto de escaparse de las rejas de mi garganta        15         

a menudo, para desafilar el puñal de mi angustia                           

debo despuntar las aristas de mis sueños irresignables                              

o debo inventar drenajes con la yema de mi índice llagado                       

para que cambie de aguas mi ser de pozo hervido                        

o simplemente asisto a la congregación de mis huesos 20         

conjurados, en el receptáculo de mi pecho generoso                  

todos los caminos me conducen a la vida                           

incluso la muerte, y me obliga a pensar                              

que ella es una herida incurable                             

e incicatrizable como un espejo roto     25         

y que la poesía tiene algo, un defecto: La Palabra.                         

 

 

Poema 79

 

a mis padres

 

 Padre y madre               

yo soy la esquina de sus calles,                

la intersección de sus líneas,                    

la desembocadura de sus ríos,                

el foco eléctrico de sus signos opuestos              5           

que espera encenderse una noche.                     

 

Padre                  

yo soy la voz de tu silencio decretado,                 

la angustia de tu orfandad como hijo,                  

la carne de tu alegría como padre           10         

y la sangre de tu herida como hombre                

que tirita pensando en la coagulación.                 

 

Madre                 

yo soy tu alma encarnada sin huesos,                  

la tristeza de tus meses de embarazo,  15         

la alegría de tus caricias sin retaceos                     

y los recuerdos de mi residencia en tu vientre                 

que han hecho de mí una guitarra doliente.                     

 

Padre y madre                

yo soy los callos de sus hombros vencidos,         20         

la sombra de sus figuras sobrehumanas,                            

el reverso de sus alegrías escasas,                         

y todas las revoluciones de vuestras sienes                      

que nadie ha podido apaciguarlas.                        

 

 

 

 

Poema 80

a mis hermanos

Nacimos con los pies desnudos                              

en un pueblo descalzo,               

sentimos la tierra roja ardiendo                              

bajo nuestras plantas verdes,                  

vivimos entre duendes burlados             5           

en libros escolares                        

y crecimos como hierbas clandestinas                 

a la sombra de un maizal                            

del labriego omnipotente                          

desenredando las telarañas       10         

de nuestros sueños arrinconados,                        

alimentando nuestras alas                        

con trenes haraposos                  

y andenes de esperas inútiles,                

inventando hogueras voraces   15         

con leñas de nuestras ilusiones marchitas                         

trabajando con nuestras manos tibias                 

haciendo zapatos de cueros salvajes                    

para nunca venderlos                  

o trocarlos como era en el Principio,      20         

clavando con la suela curtida                    

el cuero de nuestras propias almas                       

o remendando jirones del tiempo                         

con pieles de nuestras angustias                            

o embistiendo a la miseria          25         

con leznas y trinchetas en las manos                    

y tachuelas oxidadas en el alma.                            

Fuimos y somos zapateros de corazón                

pero nunca pudimos hacer ninguno                     

que se parezca al zapato de Van Gogh. 30         

 

 

 

 

Poema 81

 

a mis amigos

 

 De sus noches sin cobija                            

de sus días sin cielo                       

de sus gritos olvidados                

de sus soledades de hijos                          

de sus cansancios de obreros    5           

de sus razones no pronunciadas                            

de sus labios sellados, amigos                  

surgen enfurecidos mis versos.                              

 

De sus pechos invadidos                            

de sus miradas sin sol    10         

de sus hombros humillados                      

de sus creencias violadas                           

de sus nombres omitidos                          

de sus frentes ensuciadas                         

de sus planes rezagados, amigos             15         

surgen irreverentes mis versos.                             

 

De sus penas innominadas                        

de sus manos no calificadas                      

de sus silencios heridos                              

de sus deseos no cristalizados  20         

de sus llantos anónimos                             

de sus decepciones diarias                        

de sus vidas tristes, amigos                       

brotan orgullosos mis versos.                  

 

 

 

 

Poema 82

a mis «enemigos»

 Mi poesía padece de sencillez,               

sufre de ortodoxia                        

y gateará siempre como un niño.                           

Pero se jacta de llevar la frente limpia,                

de no embadurnarse las manos               5           

en colores de sangre inocente,               

de no vender ideas corroídas,                 

de dioses muertos,                       

de odios disfrazados,                   

de cadenas importadas                10         

y reniegos acobardados.                            

 

Mi poesía tiene gangrena                          

en sus huesos carcomidos                         

e ignorancia en el alma.                              

Pero se jacta de llevar el pecho libre,    15         

de no mancharse los labios                       

con palabras colorantes,                            

con adulonerías vomitivas,                        

con zafadurías absurdas,                            

con rebeldías capciosas,              20         

con apologías domésticas                          

y favoritismos criollos.                 

 

Mi poesía no reconoce enemigos                          

pero se declara amiga                  

del hombre que siente.               25         

Y nada más.                      

 

 

 

 

Poema 83

a todo(s)

 

 Escribo para los que caminan                  

a espalda de este sol insoslayable,                        

para los que quedaron atrás                     

por no dejar el corazón empeñado,                      

para los que no supieron gritar 5           

ante la cara embarrada del silencio,                      

para los que ríen en lo hondo                  

y lloran en sus rostros rajados,                

para los que cantan por fuera                  

y crujen los dientes en lo profundo.      10         

 

Escribo para los que miran                         

sin ver la gama de colores (la vida),                       

para los que se desesperan                      

ante el fuego del amanecer,                    

para los que se ensimisman       15         

en un andén que sueña con trenes,                     

para los que transitan                  

con un desengaño bajo el brazo,                           

para los que se desangran el alma                         

con el aguijón de la indiferencia.             20         

 

Escribo para los que mueren                    

viviendo entre horizontes de cemento,                             

para los que nunca pudieron                    

desplegar las alas de la libertad,                             

para los que siempre han sufrido            25         

la fiebre inapagable de la marginación,                

para los que nunca obsequiaron                            

y recibieron perdón                      

y a todos aquellos que creen.                  

 

 

 

Poema 84

a nadie

Mis versos existen a espalda de todo(s)                             

no necesitan del aire para respirar                        

ni precisan de lectores para subsistir,                   

no necesitan del sol para alumbrarse                   

ni de la luna para mirarlos,          5           

no necesitan de libros para publicarse                 

ni precisan de críticos para justificarlos,                              

no necesitan de nadie para existir                         

ni precisan de mí para caminar.               

Mis versos existen a espalda de todo(s)              10         

no necesitan de antologías prodigiosas               

ni precisan de ediciones brillantes,                        

no necesitan de altavoces feriales                         

ni precisan de ensayos eruditos                             

para poblar el vacío del espacio,              15         

para latir negando al reloj,                         

para callar sin molestar al silencio,                         

para susurrar ignorando al viento.                         

 

Mis versos existen a espalda de todo(s)                             

no necesitaron poeta para nacer             20         

ni precisaron diccionario para escribir,                 

no necesitaron de sueños para brotar                 

ni arrepentimientos para inspirar                           

sino un pecho de bronquios torturados,                            

un alma de espinas enraizadas,                25         

unas manos crispadas de soledad                          

y un hombre que llora en palabras.                       

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

EL IDIOMA GUARANÍ, BIBLIOTECA VIRTUAL en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)





Bibliotecas Virtuales donde se incluyó el Documento:
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA P
BIBLIOTECA
BIBLIOTECA VIRTUAL DEL PORTALGUARANI.COM - LI






Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos

 

 

Portal Guarani © 2024
Todos los derechos reservados, Asunción - Paraguay
CEO Eduardo Pratt, Desarollador Ing. Gustavo Lezcano, Contenidos Lic.Rosanna López Vera

Logros y Reconocimientos del Portal
- Declarado de Interés Cultural Nacional
- Declarado de Interés Cultural Municipal
- Doble Ganador del WSA