PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
HUGO RODRÍGUEZ ALCALÁ


  ROMANCERO. TIERRA ADENTRO - Autor: HUGO RODRÍGUEZ ALCALÁ


ROMANCERO. TIERRA ADENTRO - Autor: HUGO RODRÍGUEZ ALCALÁ

ROMANCERO. TIERRA ADENTRO

 

 

Autor: HUGO RODRÍGUEZ ALCALÁ

Publicación: Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2001

Notas de reproducción original: Edición digital basada en la de Asunción (Paraguay), Alber, 1999.

 

 

 

Poesía de tierra adentro, Patria de siempre

Este tramo -no por infrecuente menos cierto, en tierra paraguaya- se inscribe, con sus trazos temporales internos, dentro de la mejor tradición hispanoamericana, heredera de voces lejanas convertidas en propias con el andar de los siglos. Y es que Hugo Rodríguez-Alcalá, desde sus libros iniciales, ha sabido darle a su concepción lírica -dicho esto en un tono genérico- la amplitud que le permitiría sumar la experiencia del ayer cumplido a las instancias de lo porvenir.

Aunque a simple vista, no lo parezca, el aire reminiscente que informa un amplio sector de su obra, está implícito en la mayoría de sus poemas, asediados muchos de ellos por el recuerdo inmaterial de la patria -hogar paterno, gentes, cosas, sucesos cotidianos recuperada a la distancia tras un largo vivir y desvivir en tierra extraña.

Su primera propuesta -que ha informado con posterioridad su retorno al solar nativo- ha consistido en ajustar la expresión a una temática local iluminada por reflejos universales. Y esto señalado sin hipérbole, porque la justicia literaria también debe existir, pertenece a la silenciosa y no siempre comprendida andanza de la poesía de todas las épocas en este perdido ángulo sur de nuestra América.

Busca el poeta su camino más claro en el romancero, vuelto hacia lo que le es propio en una tarea de recreación que en verdad es creadora, para acercarlo a un lenguaje, que, para mayor paradoja, se valga de lo cotidiano, trascendiéndolo. Demás está agregar que su acierto más evidente ha consistido en la denominación de tierra adentro para representar a este haz de   —6→   destrezas poéticas en las cuales el rigor de la memoria, sin excluir la fresca y necesaria espontaneidad, asoma a un panorama de profundos registros espirituales que tocará al lector o al crítico situarlos en su auténtica dimensión.

Habrá que recomendar esta nueva aportación de Hugo Rodríguez-Alcalá que lo aproxima a las vertientes -en su caso cristalinas y a la vez raigales- de la Nación paraguaya en su pueblo. Y ponderar el advenimiento de este libro será como poner alas al Paraguay de siempre.

Raúl Amaral

(Isla Valle de Areguá, marzo de 1999)

 

 

 

 Elección de Irala

(1544)

I

Reinaba en el mundo Carlos                     

-que era el primero en España                

y que, como emperador,                           

era el quinto en Alemania.                        

En Asunción, una aldea 5           

no mucho antes fundada,                         

-toda una revolución,                  

la primera en serie larga                             

depuso a aquel Alvar Núñez                     

que era... Cabeza de Vaca.         10         

(De haber sido ésta de Toro                     

nunca aquello le pasara).                           


Fue entonces cuando eligieron               

al habilísimo Irala                           

gobernador en el vasto                15         

confín: Río de la Plata.                 


Y es que el año treinta y siete,                 

el emperador firmara                  

la Cédula celebérrima                  

que mandaba: las vacancias       20         

en el mando de esas tierras,                    

habrán de ser subsanadas                         

por el voto popular:                      

¡Tan lejos la Corte estaba                          


de la aldea de ultramar!               25         

Los fieros conquistadores                          

bien claro la recordaban:                            

y mientras que, prisionero,                       

Alvar Núñez iba a España                           

en una nave rebelde     30         

-la Comuneros llamada,                              

asumía un legal mando               

aquel Martínez de Irala.                             


II

Este histórico romance                

debe apoyarse en lo cierto.       35         

Aquí no lucen metáforas                            

que abundan en otros versos:                 

a fuegos artificiales                       

preferiremos los hechos.                           


A principios del reinado               40         

del dicho Carlos primero,                           

hubo una sublevación,                

un popular movimiento                              


contra duras exacciones                             

del Rey y los extranjeros             45         

en altos cargos. Odiosos                             

resultaban los flamencos.                          

La Corte extraña exigía                

intolerables impuestos.                              


Llamáronse los alzados 50         

contra su Rey, Comuneros.                       

Mil quinientos Veintiuno                           

fue el año en que el movimiento                           

terminó en una batalla                

ganada por el ejército   55         

de Carlos, y los rebeldes.                           

Padilla y otros murieron                             

en el cadalso.      

             

El Común                    

fue sinónimo de pueblo.      60         


Movimiento «democrático»                     

en España, tuvo ecos                   

en la remota Asunción,               

con los rebeldes arrestos                           

de los secuaces de Irala,              65         

aquellos que depusieron                           

al de Cabeza de Vaca.                  


Llamáronse «Comuneros»                        

los sediciosos, y «Leales»                          

los que el gobierno perdieron. 70         

El derecho de elegir                      

gobernadores el pueblo                             

fue en el Común de Asunción                  

excepcional privilegio                  

durante casi dos siglos  75         

en todo el hispano imperio.                      

Tocante a las consecuencias                     

más abajo las veremos.                              


 

Octubre

1998

Entre el yugo y la horca...

La última hora de los condenados                          

no había llegado, sin embargo.                

Las maquinaciones de Irala les tenía                     

reservado un suceso                    

verdaderamente extraordinario.            5           

Preparados a bien morir, Ortiz                 

de Vergara y Alonso Riquelme                

recibieron la última noche, de labios                    

de su confesor Francisco de la Rada,                    

la singular oferta de morir en el               10         

patíbulo o ganar la libertad para él                         

y sus amigos casándose con dos de                      

las hijas del gobernador.                           

Marco Antonio Laconich

Caudillos de la conquista




Entre el yugo y la horca

Alonso Riquelme de Guzmán y Francisco Ortiz de Vergara

(Siglo XVI)

¡Qué sonoros apellidos               

tienen los dos condenados!                     

El uno, Ortiz de Vergara,                            

el otro, no menos rancio,                           

es Riquelme de Guzmán.            5           

Mas estos dos hijosdalgo                           

no son parciales de Irala,                            

el caudillo vascongado.               


Irala, el gobernador,                     

no absuelve a sus adversarios. 10         

Mañana por el verdugo                              

de la horca serán colgados.                       


El de Vergara y Riquelme                           

han ido al confesionario,                            

y el sacerdote a los dos 15         

absolución les ha dado.                              


Muy responsable el verdugo                   

ya ha preparado el cadalso:                      

las sogas son excelentes                            

y está muy limpio el tablado.     20         

Fervorosamente rezan               


los hidalgos entretanto.                             

E Irala concibe un plan                 

de político taimado.                      

Tiene él dos hijas hermosas       25         

de muy atractivo encanto,                        

que en dos indias principales                   

promiscuamente ha engendrado:                         

Ursula y María son                        

de trece o catorce años.              30         


Sus cuerpos, esculturales.                         

Sus ojos grandes, rasgados.                      

Don Alonso y don Francisco,                     

ardientes mozos hispánicos,                    

más de una vez las han visto,    35         

y, claro está, deseado.                


Dos huríes guaraníes                    

de aquel Edén Mahometano                   

que regía el lujurioso,                  

duro y despótico vasco.               40         


(Paraíso de Mahoma                    

a la colonia han llamado,                            

por sus huríes morenas                              

en los tiempos que evocamos).                              


Irala concibe un plan:    45         

¡como ya hemos anunciado!                    

ofrecer en matrimonio                

sus hijas a los contrarios                             

los cuales deben optar                

entre el altar o el cadalso.           50         


Consideraron los reos                  

el yugo mucho más grato                           

que la horca, y sin vacilar                            

por las huríes optaron.                


El yugo matrimonial,      55         

tan gratamente aceptado,                        

convirtiose en más de un                           

genealógico árbol:                         

de las huríes descienden                           

guerreros, próceres, magos.     60         


 

Septiembre,

1998

Addendum no indispensable

A presencia de los presos                          

traen las mozas morenas,                          

de bustos esculturales                

y bien torneadas piernas.                          

Otros detalles se omiten             5           

respetando la decencia,                             

y eso que, en las circunstancias                              

más que diosas, eran bellas,                     

con sus negras cabelleras,                         

y otros encantos no dichos         10         

de voluptuosas promesas.                        


Ortiz de Vergara elige                  

a María, dulce, esbelta,                              

de cintura modelada                    

en curvatura perfecta.  15         


Ursula, ha tiempo fascina                          

a Alonso Riquelme y ésta                           

lo sabe a fuer de mujer.                             

La boda no fue problema.                         


Así, ya en vez de adversarios     20         

tendrá Irala parentela:                

muy oportuna alianza                  

al crecer su descendencia.                        


Paz hoy reina en la Provincia,                   

paz mas o menos incierta,          25         

siempre hay brotes de anarquía                             

entre esa gente guerrera,                         

naturalmente insumisa.                             


¡Qué historia la historia nuestra                              

desde el siglo dieciséis  30         

-¡hasta nuestra misma época,                 

en que el poder, el poder                          

corrompe, enfurece y ciega?                   


 

Octubre

1998

Irala y la yernocracia

Se puede afirmar... que Irala no tuvo ya necesidad de llevar a los capitanes Gonzalo de Mendoza

y Pedro Segura al pie de la horca para concertar los casamientos...

Marco Antonio Laconich


¿Quién era Alcalde Mayor                         

bajo el gobierno de Irala?                          

Un yerno suyo, un Mendoza                    

hidalgo de ilustre casa.                


¿Y Alguacil Mayor? Alonso          5           

Riquelme, que se salvara                           

de la horca, por sus bodas                         

con hija niña de Irala.                   


Otro Alcalde era otro yerno:                     

Francisco Ortiz de Vergara,         10         

según queda antes escrito                        

en estas semibaladas.                 


Un poblador de Asunción                          

envía al Rey una carta:                 

«Esta tierra» -el Paraguay           15         

«Es sólo para el que manda,                     

para sus hijos y yernos,                              


sus compadres de Vizcaya,                       

y algunos de Extremadura,                       

todos parientes de Irala».           20         


La población era ínfima,                              

mas la justicia abundaba:                           

rige el Alcalde Mayor                   

cinco Alguaciles con varas:                         

todos parientes, que ejercen    25         

su poder en la comarca.                             


Yernos, yernos y los deudos                     

de estos yernos, con Irala                          

al frente de todos, forman                        

poderosa yernocracia.  30         


Capitán era Mendoza                  

de conocida prosapia;                  

capitán Pedro Segura,                 

Hombre de muchas agallas.                      

Pues bien, ¿Por qué no casarlos              35         

con otras hijas, con una                              

habida en la india Águeda,                        

y otra más joven, Ginebra,                        

muy bellamente llamada?                         


con nombre tal adornada?         40         

Hermosa haría este nombre                     

a quienquiera lo llevara.                             


La conquista de los dos               

capitanes no fue ardua.                              

La amenaza de la horca 45         

era superflua amenaza.                              

Con ellas los capitanes                 

se casan de buena gana.                            


Cuatro oficiales Reales                

eran contrarios de Irala;               50         

Irala con cuatro yernos                

hábilmente los reemplaza.                        


Seguro está en su gobierno                      

el caudillo de Vergara:                 

firme se ha hecho, invencible,  55         

la potente yernocracia.               


 

Noviembre

1998

«La guerra de las comunidades»

Y es, entonces, cuando estalla el general alzamiento, la lucha cruenta que en la Historia de España se denomina Guerra de las Comunidades. Los partidarios, héroes y mártires de este movimiento, denominados Comuneros, serán los esforzados defensores beneméritos de los derechos populares, que las Comunidades fueran gestando siglo tras siglo.

V. Díaz-Pérez


 

Revolución de los comuneros del paraguay

(1717 - 1735)

¿Recuerdan que en mil quinientos                        

treinta y siete, el Rey don Carlos                            

suscribió una Real Cédula                          

por la que este soberano                           

concedió a nuestra Provincia     5           

el poder privilegiado                    

de libremente elegir                    

a los que ejercen el mando?                    


(Elegir gobernadores                   

con libérrimo sufragio   10         

siempre que hubiera vacancias).                            

Y hubo casos, muchos casos                     

en que se ejerció el derecho                    

del libérrimo sufragio.                 

Fue Carta Magna del pueblo      15         

la Cédula del Rey Carlos.                            


Vigente estuvo la Cédula                           

por casi doscientos años,                           

favoreciendo la práctica                             

del civismo provinciano.              20         


Ya en el siglo dieciocho                

-siglo revolucionario                     

un señor gobernador                   

Diego de Reyes llamado                             

-y, Balmaceda, además-              25         

dio ocasión para el escándalo.                 


Tal vez porque se llamara                          

de Reyes aquel Don Diego                        

creyó poder gobernar                 

con poderes casi regios...            30         


El gobernador de Reyes,                            

con mal uso del gobierno,                         

se amistó con jesuitas                 

sin respeto de su pueblo.                          


Y su pueblo, el Paraguay              35         

colonial, era severo,                     

era estricto defensor                   

de ya antiguos privilegios.                         

Indígenas destinados                   

a servir a encomenderos,           40         

Don Diego entregó a jesuitas,                  

en transgresión de un derecho.                             


Ante la Audiencia de Charcas                   

fue denunciado Don Diego,                      

merecedor de castigo   45         

por reprobables manejos.                         


Énfasis puso el oficio                    

en trastornos del comercio,                      

crueles matanzas de indios                       

y otros varios desafueros.          50         


Pero la queja callaba                    

lo esencial, bien encubierto:                    

un agravio que debían                 

callar los encomenderos.                           


Su sistema de encomienda        55         

difiere del de otros reinos                         

y podría ser juzgado                     

ilegal de tierra adentro.                              


Y fuera de la Provincia                 

hay que guardar el secreto.       60         

Envía la Audiencia un juez                         

pesquisidor, un honesto                            

magistrado, muy letrado                            

que es de origen panameño.                   


El juez, José de Antequera,        65         

escucha a los comuneros                           

-así llamados más tarde                              

y abraza la causa de estos.                        


A Reyes de Balmaceda                

destituye del gobierno.               70         


Mas los jesuitas protegen                         

al gobernador depuesto,                           


y, tras hábiles gestiones                             

invalidan el proceso.                    

El Virrey toma el partido              75         

del que ya era casi un reo,                         

y ordena desde el Perú                              

lo reinstalen en su puesto.                        


Los vecinos de Asunción,                           

sordos, en cabildo abierto,         80         

resuelven no recibir                     

a Balmaceda.                   


Un ejército

de las Misiones, intenta                             

hacer cumplir el decreto                            

virreinal.                            


Los provincianos    85         

en otro cabildo abierto                


optan por la resistencia.                             

Al jurista panameño                     

nombran jefe de las tropas,                     

ya abiertamente insurrectos.    90         


La batalla que se libra,                 

triunfo de los comuneros,                         

es la gloria de Antequera                           

en el cenit de su éxito.                


Proclamado ahora Padre             95         

y Defensor de la Patria,                              

pugna por abanderar                   

mayor hueste en la comarca.                   


Lúcido líder, intuye                       

que vendrán otras mesnadas,  100       

y que por mucho que él luche                 

será vencida su causa.                 


Hay un jefe militar                         

en el Río de la Plata,                     

contra cuyo poderío      105       

deberá cruzar su espada.                           


Su nombre es Bruno Mauricio                 

y su apellido Zavala.                      

Zavala es hombre de guerra,                    

hombre experto en la batalla:   110       


desde muy lejos reluce                              

el destello de su fama.                

Antequera entonces vuela                       

hacia la Audiencia de Charcas.                 


Espera apoyo y defensa              115       

mas la Audiencia no lo ampara:               

prisionero, encadenado,                            

al duro Virrey lo manda.                             


Y el Virrey condena a muerte                   

al Padre de aquella patria...        120       


Cuando supo la Provincia                           

el suplicio de Antequera                            

y el de su bravo alguacil,                             

el patricio Juan de Mena,                           


Asunción rugió de ira     125       

y hubo convulsa violencia                          

contra el colegio jesuítico                          

y contra su misma iglesia.                          


Se expulsó a los sacerdotes,                     

esta vez por vez tercera.             130       

Y se vieron por doquier                              

conmovedoras escenas.                            


Toda vestida de blanco               

la hija de Juan de Mena                              

dijo al pueblo: «-No lloréis          135       

por estas muertes excelsas;                     

la libertad de la Patria                  

ha inspirado su grandeza».                       


Muy dolorida, Asunción,                            

sus tristes lágrimas seca.             140       


Mas la rebelde ciudad                 

sigue firme en su revuelta:                       

aun persiste en combatir                           

con altivez comunera.                 



Allende el mar, la Metrópoli      145       

está asombrada y suspensa,                    

ante insólitos sucesos                  

en tierras sobre que impera.                    


A don Manuel de Ruiloba                          

la Corona en fin envía   150       

como pacificador                           

de la insurgente Provincia.                        


Esta, al principio obedece                          

a la autoridad legítima,                

pero cuando se descubre           155       

que a Ruiloba y jesuitas,                             

con peligro del Común                

amistad secreta liga,                     


estalla la rebelión                          

y, en batalla decisiva      160       

vuelve a triunfar el Común,                      

ebrio ya de su vindicta.               


Y entonces, horribles Diosas,                   

la Discordia y la Anarquía,                          

rompen, con luchas internas,    165       

la Unidad de la Provincia.                           


Don Bruno Mauricio de               

Zavala, que viene al mando                      

de un ejército de indios                              

por jesuitas formado,   170       


vence al Común en batalla1                      

aquel catorce de marzo                              

de mil setecientos treinta                          

y cinco.               

Y ya ha terminado           175       

la saga de Comuneros                 

en luctuoso fracaso.                     


Zavala, en la punitiva                    

acción, aplasta los cuadros                        

de paraguayos, que, en sangre 180       

enrojan el verde campo                             

de Tabapy. Y la Provincia                            

es ya un mudo camposanto.                    


Abolida fue la Cédula                   

por la que en libre sufragio         185       

podría el pueblo elegir                

a los que ejercen el mando,                     

toda vez que por vacancia                         

fuera el voto necesario               


 

 

1988

Fulgencio Yegros

(1780-1821)


«En plantar una Esperanza

me pasé todos los años...»

Fulgencio Yegros


Han sido nombrados cónsules                 

Yegros y Gaspar de Francia.                      

Se espera que ambos gobiernen                           

por turno, la nueva patria.                         


(En mil ochocientos trece            5           

se vivía de esperanzas.               

Yegros, ilustre patriota,                              

caballeresco, sin mácula,                            


nos lo dijo en un romance                         

sobre su vida romántica.             10         

General de tres estrellas,                          

ganadas tras sus batallas,                           

tiene él secreto enemigo                           

que lleva puesta una máscara.                


Hábil, más hábil que nadie,         15         

José Gaspar se prepara                              

para usurpar el poder                  

sin que nadie lo comparta.                        


Cónsul él y Cónsul Yegros,                         

para serlo a la romana, 20         

tendrán su silla curul:                   

las dos, curules se llaman,                         


Una César y la otra,                       

-signo de aleve añagaza-                            

tiene el nombre de Pompeyo,  25         

aquel vencido en Farsalia,                         

asesinado en Egipto                     

donde refugio buscaba.                             

Y es que en el año trece                             

de trascendentes mudanzas,    30         


venenosa tiranía                            

sus designios amañaba:                              

la silla llamada César                     

ocupa Gaspar de Francia...                        


Y cuando en el año veinte,         35         

impera desembozada                  

la tiranía perpetua,                       

cae Yegros en desgracia,                            


y entonces será el Pompeyo                    

que su curul auguraba. 40         

Desde muy joven, Fulgencio                    

por su valor se destaca.                              


En mil ochocientos uno,                             

en defensa de su patria,                            

él estuvo en el encuentro           45         

a orillas del río Apa.                       


En mil ochocientos siete                             

ganoso de altas hazañas,                           

defiende a Montevideo                             

y otras ciudades del Plata            50         


de las huestes invasoras                            

que aportan naves británicas.                  

Años después, capitán                

en su tierra paraguaya,               


se bate en Paraguarí      55         

y en Tacuarí, con espada                            

triunfante de la invasión                            

que el porteño comandaba.                     


En mil ochocientos veinte                          

la conjura es delatada:  60         

preso es Fulgencio Yegros                         

por José Gaspar de Francia,                      


el cual lo condena a muerte                      

en inapelable causa.                     

La muerte será después              65         

de la inconcebible infamia,                        


de hacer torturar al héroe                         

por indios de horrible estampa,                              

que en el patricio engrillado                     

salvajemente se ensañan.          70         


El fusilamiento mismo                 

concede al héroe una gracia:                    

él ha de ser el que mande                         

el piquete de matanza.               


«-Preparen, apunten, ¡fuego!-»             75         

truena una voz bien timbrada,                

y el patricio cae muerto,                             

muerta con él la Esperanza.                      



Don Carlos Antonio y la Bruja del agua

I

¡Qué marinero es el barco                         

que envía Estados Unidos!                        

Su misión, misión científica:                      

el estudio de los ríos                    

del Paraguay, un estudio             5           

a todas luces pacífico.                  


El Water Witch es un barco                       

que hoy sería muy antiguo:2                    

del tiempo de su venida                             

más de un siglo ha transcurrido.              10         


Don Carlos Antonio López,                        

Presidente vitalicio,                      

gobierna nuestra república,                      

dictador, sí, mas benigno.                          


¡Compárenlo con Gaspar            15         

que rigió un vasto presidio,                       

carcelero de un país                     

de tristes huesos con grillos!                    


¡Compárenlo con su duro                          

heredero, con su hijo!  20         


Tuvo Don Carlos disgustos,                       

apenas mediado el siglo,                            

con un angloamericano                              

que después fue su enemigo.                 

A raíz de estos disgustos             25         

dictó un decreto:                           

«Prohibido

navegar por el canal                     

del Paraná, en que este río                       


tiene en su margen un fuerte                  

cerca de los torbellinos 30         

que en Paso de Patria forman                 

al confluir los dos ríos».                              


Llamábase Itapirú                          

el fuerte arriba aludido,                              

fuerte con artillería        35         

de cañones bien servidos.                         


El lenguaje del decreto               

era sin rima y sin ritmo,               

no como el de este romance                    

apretado en octosílabos.             40         


Pero sí, con otros términos                       

decía, justo, lo mismo.                


El Water Witch, a vapor,                             

buque de guerra, agresivo,                       

con dos ruedas propulsoras,      45         

y de cañones provisto,                

surca el canal, navegando                          

por donde estaba prohibido.                   

En vano de Itapirú                         

le hacen llegar un aviso:               50         


el decreto de Don Carlos                            

en claro español escrito.                            

El comandante del buque                          

no se da por aludido.                   


El no comprende el decreto:     55         

«¡Este idioma no es el mío!»                    

y en vez de dar marcha atrás                    

el imprudente marino,                


sigue avanzando, confiado                        

en su naval poderío.      60         

El jefe de Itapirú,                           

hombre enérgico, aguerrido,                   


ordena romper el fuego                             

contra el autor del delito.                          

El timonel, inocente,     65         

cae mortalmente herido,                           


y al mismo, buque, un impacto,                              

lo deja a merced del río,                             

rota una de sus ruedas                

y su timón destruido:    70         

no lejos están girando                 

espumosos torbellinos...                           


II

¿Qué significa en inglés                              

Water Witch? Bruja del Agua.                  

Ahora esta Bruja fluvial 75         

ha quedado derrengada,                           

en aguas impetuosas                   

en que sin miedo flotaba.                          


Graves serán las resultas                           

de esta penosa jornada.              80         

Gobernaba los Estados               

de la Unión,3 Jaime Buchanan.                


Sólo un año era más viejo                          

que Don Carlos, mas las Parcas                

seis años más a Don Jaime4       85         

le dieron, de vida larga.                              


El Gabinete de Washington                      

decide enviar una armada                         

de veinte buques al mando                      

de un Comodoro de fama           90         

y un hábil Comisionado               

con rumbo hacia nuestra Patria.                             

La flota debía entrar                     

por el Río de la Plata                     

y desde allá, aguas arriba            95         

llegar hasta nuestras playas.                     


Y aquí, a cañonazo limpio                           

tomarse cruenta venganza                       

del agravio de Don Carlos                          

hecho a la Bruja del Agua.           100       


El Paraguay, impertérrito,                          

espera a la gran armada.                            

La expedición, por fortuna                        

no demostró ciega saña:                            


Negociaciones felices    105       

aplacaron a la escuadra,                             

la cual se volvió hacia el Norte                 

triunfante de marejadas.                           


¡Imaginaos qué hubiera                             

sucedido, si la armada, 110       

provocando la indomable                          

heroicidad paraguaya,                 


hubiese -no era imposible-                       

sufrido cientos de bajas,                            

quedando rota, sangrante,        115       

en nuestras costas y playas!                     


¡Si el Paraguay, como luego                      

contra la Triple Alianza,               

combatiera con los buques                       

en paroxismos a ultranza!           120       


Esa potente nación,                      

espejo de democracias,                             

¿Iría a dejar impune                     

la furia de nuestras armas?                       


Doy ahora fin al romance            125       

sobre la Bruja del Agua.                              

Quien quiera saber la historia                  

aquí apenas esbozada,                

léase los dos volúmenes             130       

de la sin par obra magna                            

de don Pablo Max Ynsfrán5                      

que abajo será citada:                 

amenamente don Pablo                            

nos reanima todo el drama.       135       




Romances sobre Albino Jara

Sin embargo poseía cualidades esencialmente viriles, que lo hacían simpático, chispeante causer que dicen los franceses, consumado bailarín, valiente hasta la temeridad, gimnasta con articulaciones de caucho -pateaba con los dos pies, a un mismo tiempo, eximio jinete y esgrimista de primer orden, atraía a los hombres y seducía a las madres, con las cuales solía mostrarse zalamero, cuando así convenía a sus planes... De buena planta, bien parecido, con la espalda recta como la cuerda de un arco, vestía con prestancia y donaire el uniforme militar: impecables sus botas de charol, ceñida la levita de corte prusiano, centelleante la vaina niquelada del sable que portaba invariablemente en la mano izquierda...

Coronel Arturo Bray




Albino Jara el 2 de julio

(1908)

Están los grises cañones                             

aun con grasa de la fábrica,                       

silenciosos aunque ansiosos                     

de estallar en rojas llamas.                        


Fundidos para la guerra,              5           

la quieta paz los enrabia.                            

Han venido desde Europa                         

soñando cruentas matanzas                     

y hoy, en el Parque de guerra                  

su epifanía terrible         10         

con muda impaciencia aguardan:                           


esperan un redentor                   

y éste será Albino Jara.               

Albino Jara aquel día                    

de julio, ya antes del alba            15         

sale en busca del poder,                            

todo él astucia y audacia,                           

y entra en el Parque de guerra,                              

tras otras previas hazañas,                        

desembala los cañones                20         

y los emplaza en la plaza                            

que del cuartel enemigo                            

está a propicia distancia.                            


¡Muy oscuro es todavía.                             

Nervioso está Albino Jara:          25         

es que ya llega el momento                      

de jugar la carta brava!                


Allá se ve el gran cuartel                             

de guarnición bien armada.                      

Élite de tiradores             30         

de belicosa prestancia:                

¡Hay que ver a esos soldados                   

en su uniforme de gala,                              

con su casco empenachado                      

y el resplandor de sus armas!    35         


Jara, famoso artillero,                  

personalmente dispara                              

el más potente cañón                  

que ha venido de Alemania.                     


Temido es ese cuartel   40         

erguido en vasta manzana,                       

y en el que Elías García                

con mano firme comanda;                        

de excelente arquitectura                         

y de artística fachada;   45         


-doce arcos de medio punto,                   

troneras en las murallas-                            

es un bastión, formidable                          

de disciplina espartana.                              


Jara calcula con tino       50         

sus terrestres andanadas                          

y en atroz relampagueo                             

de cárdenas, áureas llamas,                      

demuele a fuego rasante                          

defensas de la fachada.               55         


Elías García, profeta                      

de los designios de Jara                              

los ha anticipado en vano                          

ante indolentes jerarcas:                           

traidores, acaso cómplices          60         

del golpe que lo amenaza.                        


Jara eligió sigiloso                          

esta fría madrugada                     

de julio, funesto julio                   

para su golpe de maza. 65         


¡Segundo lustro del siglo,                          

cuán próspero comenzaba!                      

Un gobierno progresista,                           

que la justicia arianza,                  

y el Paraguay, renaciente            70         

recobraba la esperanza!                             


Tras el atroz genocidio,               

sus heridas restañadas,                              

hacia un destino brillante                           

el Paraguay avanzaba:  75         

nuevas fuentes de riqueza                       

eran doquiera explotadas.                        


Un escritor argentino,                 

testigo de esta bonanza,                            

en un libro memorable 80         

al Paraguay renaciente                

llamo El Paraguay en marcha...                


Cómo cambiaron las cosas                         

después del golpe de Jara!                       

La marcha del Paraguay               85         

se detuvo ensangrentada!                        




Albino Jara y la belleza


Adornan su levitón                       

de puro corte prusiano               

doce botones de oro                   

y lucientes entorchados.                            


El sable, que nunca cuelga          5           

de sus tiros, en la mano                              

izquierda, ágil lo lleva                   

con bizarría, con garbo.               


Las guías de su bigote                  

a lo Káiser, bien cortado,             10         

con gallardía marcial                     

apuntan hacia lo alto.                   


Marcial es el Coronel,                  

tan marcial como simpático,                     

seductor irresistible       15         

de cuantos halla a su paso.                        


Seductor es en política                

de hombres con fama de sabios                             

y de otros con mala fama                           

fama de astutos y falsos.             20         

(En política los buenos                 

no suelen ser necesarios).                        


¡Y qué decir de mujeres                             

que él honrando, ha deshonrado!                         

Famosa es una aventura             25         

entre muchas de sus fastos:                     


el Coronel llega al lecho                              

en que le están esperando                       

una belleza sin par                        

y el más lujoso pecado.                30         


El Coronel, muy galante,                            

besa los trémulos labios                             

y deja el sable y la gorra                             

sobre un diván perfumado,                      

testigo de otros amores              35         

no precisamente castos.                            


Y es entonces cuando ella,                        

al besador grita -¡Alto!;               

lo que va a pasar aquí                  

será secreto sagrado.    40         

¡Júreme usted por su honor                     

que a nadie habrá de contarlo!-                             


¡Señora! -contesta él,                  

dolorido, consternado:               

si la gozo yo quisiera      45         

mi gozo tan propalado                 

que no quede un envidioso,                    

enemigo o partidario                   

sin saber la inmensa dicha                         

que a mi suerte le ha tocado!    50         


Me voy, señora, me voy,                           

el corazón destrozado...                             

Y se abrocha diez botones                         

de su levitón prusiano.                


Y está Jara, junto al lecho,           55         

rígidamente cuadrado:                

el sable en la mayo izquierda                   

y la gorra en la otra mano.                         


La niña espera la boda

Con su levitón prusiano                              

que hasta las corvas le llega;                     

su largo sable, muy largo,                          

cuya vaina centellea;                    


con sus botas de charol                5           

y su alta gorra altanera                

y ese bigote imperial                    

de punzantes guías negras,                      


el Coronel es un hombre                           

a quien se admira y respeta.      10         

Entre sus amantes, una                              

es directora de escuela:                             


le obtuvo tal nombramiento                    

para no tenerla cerca.                  

El pueblo en que hoy ella vive   15         

es un pueblo casi aldea.                             


Ella en su escuela rural                

ansiosamente lo espera.                            

Moza joven pero brava                              

que él sedujo en una fiesta,      20         


cree que él ha de cumplir                          

su apasionada promesa:                            

casarse por ley civil                       

y casarse por la iglesia.                


Sí señor, a esta muchacha           25         

que no cuenta muchos años,                   

aunque es de carácter fuerte                  

y desplantes temerarios;                           


a esta amante casi niña               

él se ha juramentado    30         

llevarla al pie del altar                  

toda vestida de blanco.                              


Al Coronel no preocupa                              

el juramento prestado:                              

él seduce otras mujeres              35         

y la niña llora en vano.                 


Pero sucedió que un día                             

de viaje, el Coronel,                     

pasó por el pueblo donde                         

se detiene todo tren.    40         


Y ella, la niña celosa                      

siempre a la espera, lo ve                          

sin sospechar él que están                        

viéndolo desde el andén.                          


Lo ve con unos amigos  45         

riendo a más no poder.                              

La niña entró en el vagón,                         

pistola en mano, furiosa,                           


y le afeó la conducta                    

-temible, amenazadora-              50         

con lágrimas en los ojos                              

pero la voz dura y bronca.                         


«¡No cumple usted la promesa               

de convertirme en su esposa!                 

Usted no es más que un perjuro             55         

y un traficante en deshonras!»               


El Coronel no se inmuta                              

y exclama: -¿Cómo preciosa                     

piensas que te es necesario                     

esgrimir una pistola?     60         


«-Ve, corre en busca del cura                  

y nos casamos ahora.                   

El cura es muy buen amigo                        

y entiende en cosas de honra».                             


Súbitamente calmada   65         

vuela la niña afanosa                    

en busca del sacerdote               

y el champán para su boda.                      


El Coronel, divertido,                   

ordena al tren que regrese        70         

hasta Asunción, y esta orden                   

se cumple inmediatamente.                    


Cuando la niña regresa                

con el cura, muy alegre,                             

ve que a lo lejos el tren                75         

y su humo desaparecen.                            

 

 

Albino Jara en Chile


El cadete Albino Jara                    

(que nada tiene de albino)                        

estudia en Chile, Santiago,                        

y anda siempre en amoríos.                     


¡Quién pudiera contener            5           

los arrebatos, los bríos,               

de este futuro oficial                    

ya veterano padrillo!                    


Se cuenta que este cadete                       

«en pleno Parque Cousiño»      10         

con un rival temerario                 

«batiose a sablazo limpio».                       


El rival era oficial                             

de policía; el motivo                     

los favores de una moza,            15         

de una moza del partido.                           


¡Duelo en el parque famoso                     

sin padrinos ni testigos!                              

Arturo Bray nos los cuenta                        

con recio, irónico estilo.               20         

Ignoramos si en el duelo                            

hubo al menos un herido.                         


Sabemos que a Albino Jara                       

le impusieron el castigo                              

de un calabozo, además              25         

de fuerte barra de grillos.                          


Pero de aquel calabozo                              

huyó el formidable Albino.                        

Huyó sí, mas con los hierros                      

que le herían los tobillos.            30         


¿Qué fin tuvo la aventura                          

del duelo y de su castigo?                          

Hay en la vida de Jara                   

lances no bien conocidos.                          


Toda su vida arriscada   35         

fue un sinfín de desafíos.                          

Prematura muerte trágica                         

fin le dio a sus desatinos.                           


 

Enero

1998


Espías en la azotea



Mi hermano y yo hemos subido                             

a la azotea prohibida.                   

Prohibida, sí, y peligrosa                             

por las balas infinitas                    

que silban allá en lo alto               5           

desde hace ya varios días.                         


A nosotros esas balas                  

por ser balas nos fascinan.                        

Su plomo tiene una funda                         

de acero, que es su camisa.       10         


Queremos ver en secreto                         

lo que pasa, desde arriba,                         

en la calle y sobre todo               

en casa de la vecina.                     


Una vecina soberbia      15         

de nombre hermoso: Virginia.                 

Yo inocente en aquel tiempo                   

no sabía todavía                             

qué es ser virgen o no virgen                   

y otras cosas de la vida.                20         


Mi hermano, en cambio, ladino,                             

estas cosas ya sabía                      

y miraba boquiabierto                 

a nuestra hermosa vecina.                        


La cual, en su verde patio            25         

quedaba a veces dormida                         

en ancha hamaca, y entonces                  

una diosa parecía.                         


Había revolución                            

en Asunción, bien recuerdo,     30         

y tronaba el horizonte                 

como erizado de truenos.                         


Subidos a la azotea                       

aquella tarde de invierno,                         

hacía frío y soplaba         35         

frígido y rápido viento.                

En el patio de Virginia                  

no había nadie por eso.                              


Trepamos sobre las tejas                           

para, desde un parapeto,           40         

mirar la calle.                    


¿Y qué vimos?

Vimos todo un regimiento                        

con mulas y artillería                     

venir marchando en silencio                     

con rumbo a la Recoleta              45         

según después nos dijeron.                     


Cuando terminó el desfile                         

con todo aquel armamento,                     

quedó la calle vacía                       

pero no por mucho tiempo:       50         


frente al balcón de Virginia,                      

tras un galope violento               

vimos llegar a un jinete:                             

José Gill, el guerrillero.                


«-¡Virginia! -gritó- ¡Virginia!       55         

¡Por usted de lejos vengo!»                     

Y Virginia se asomó                       

misteriosa, sonriendo...                             




José Gill y Virginia

I


José Gill sin disfrazarse,                              

orgulloso en su alazán,                

en plena guerra civil                     

se ha infiltrado en la ciudad.                     


Ante el ornado balcón  5           

de Virginia Corvalán                      

sofrena el alto caballo                  

con apostura marcial.                   


La bella Virginia ha oído                              

la llegada del galán         10         

y abriendo la celosía,                    

hechicera sin igual,                        

se deja ver, rubia de oro                            

y de celeste mirar.                        


-Virginia, rubia divina,   15         

incomparable beldad,                  

yo desafío diez muertes                             

sólo por verte asomar                 

a tu balcón, como aurora                           

de esplendor primaveral.-          20         


Desde el alba los cantones                        

hacen fuego sin cesar.                 

Y retumba un largo trueno                        

de artillería naval.                          


Un escuadrón de enemigos       25         

a cien metros o algo más,                          

identifica al jinete                          

y su famoso alazán.                      


Virginia apenas sonríe,                

Virginia aterrada está:   30         

puede ver cien fusileros                             

y los oye disparar.                         


Ella los ve. Llega el plomo                           

en granizada fatal.                         

Destrozada una mejilla 35         

José decide escapar.                    


Con la diestra en la visera,                         

mudo gesto militar,                      

saluda, manando sangre,                           

a Virginia Corvalán.         40         


Ella cierra su balcón                       

-dorada visión fugaz-                   

José Gill huye al galope,                             

el Diablo lo ha de salvar.                             


¡Tantas veces lo ha salvado!      45         

Puede hacerlo una vez más!                    

 

 

José Gill y Virginia

II


Ante el ornado balcón                 

de Virginia Corvalán                      

para el rápido corcel                     

de un brioso militar.                     


José Gill sin disfrazarse 5           

se ha infiltrado en la ciudad.                     

Pérfida guerra civil                        

ruge en nuestra capital.                              


Virginia sale al balcón.                  

Él la empieza a requebrar:          10         

-«Yo desafío cien muertes                        

sólo por verte asomar                 

a tu balcón, como aurora                           

de esplendor primaveral».                        


Truenan sombríos cañones        15         

y no dejan de tronar;                   

hacen fuego los cantones,                        

hacen fuego sin cesar.                 


Un piquete de enemigos                           

reconoce el alazán          20         

del jinete temerario                     

que lo está haciendo piafar.                     

—62→


Virginia los ve a lo lejos               

-doscientos metros o más                         

y oye unos veinte fusiles             25         

en súbito disparar.                        


Y llegan ya los balazos                  

en granizada fatal.                         

Rotos los labios, sangrando,                     

José atina a saludar        30         


con la diestra en la visera                           

mudo gesto militar:                      

es la sola despedida                     

de quien ya no puede hablar.                  


Se ha cerrado la persiana            35         

de Virginia Corvalán.                    

José Gill huye al galope,                             

el Diablo lo ha de salvar:                             

Otros mueren, él escapa:                          

nadie lo habrá de atrapar.           40         


 

Diciembre

1997

José Gill y Virginia

III


Llega audaz el temerario                            

José Gill a la ciudad.                      

Guerra civil estremece                

la sufrida capital.                            


Hombre sin miedo el rebelde    5           

monta brioso alazán.                    

Si lo descubren lo matan.                           

No lo van a perdonar.                  


José Gill, enamorado                   

de Virginia Corvalán,      10         

viene a ver a esta Virginia                          

suspirante en su beldad.                            


Hacen fuego los cantones                         

y retiembla la ciudad.                   

El riesgo no lo amilana. 15         

Es valiente de verdad.                 


José Gill jineteando                      

un parejero sin par.                      

ante el balcón de Virginia                           

hace al caballo piafar.    20         


Virginia sabe quién viene                           

y no se hace rogar.                        

Abre la alta celosía                        

y sonríe a su galán.                        


Y ante el balcón José Gill              25         

se pone así a requebrar:                            

-Hermosa, la más hermosa                       

de cuantas mujeres hay,                            

yo desafío mil muertes               

sólo por verte asomar   30         

al balcón como una aurora                        

de esplendor primaveral...                        


Un piquete de enemigos                           

identifica al don Juan                   

a cien metros de distancia,         35         

por su apostura marcial.                             


Virginia, palideciendo,                 

da dos pasos hacia atrás:                            

ve en la esquina fusileros                          

y los oye disparar.           40         


Y vienen ya los balazos                

en granizada fatal.                         

La calle se ha vuelto roja.                           

La tarde incendiada está.                           


Súbito un plomo destroza           45         

labios que saben laudar.                            

Un saludo ensangrentado                         

es la venia militar.                          


Ya se cierra la persiana                

de Virginia Corvalán.      50         

José Gill huye al galope:                             

¡el Diablo lo ha de salvar!                           

 

 

Noviembre,

1997


José Gill y la hermosa jamona


Una de las cien comadres                          

que José Gill más admira,                          

es jamona, sí, jamona,                

pero graciosa y muy linda.                         


Ha tiempo que José Gill               5           

fija la tiene en la mira,                 

y sólo espera ocasión                   

para empezar la conquista.                       


José corteja a mujeres                

que se le muestran esquivas:    10         

estas tientan al halcón,               

gran ave de altanería.                  


¿Quién podría resistir                  

a José Gill? Sus amigas                 

siempre caen en sus garras        15         

enguantadas de caricias.                            


Y una noche de alta luna                            

la jamona se rendía:                     

en el lecho, ya sin ropas,                            

baja la guardia, aunque altiva.   20         


-«José -suspiró- me rindo                          

pero antes vas a jurarme                           

sobre esta Sagrada Biblia                           

que habrá entre nosotros boda                              

en menos de quince días.»        25         


José Gill jura, muy serio,                            

pero todo picardía:                       

«La jamona dice entre,               

entre nosotros, medita.                             


Pues habrá una boda entre        30         

nosotros, en pocos días.                            

En la próxima semana                  

se me casa una sobrina.                             


Yo me he de poner a un lado,                  

y en el otro a mi querida.            35         

Los novios, claro, en el medio;                 

y los cuatro, la homilía                 

del cura oiremos devotos.                         

Y así tendremos cumplida                          

la promesa de ese entre,            40         

preciosa jamona mía...».                            



José Gill y dos enemigos

A Ramón Selliti


I


Violencia en todo el paisaje.                     

Violencia en el manso pueblo.                 

Guerra civil traicionera                

habla su idioma: el del fuego.                  


En las Plácidas Misiones               5           

han instalado el infierno.                           

Fugitivos de derrotas                   

en crueles entreveros,                

dos caudillos liberales                  

hallan refugio en el pueblo.       10         


No importan sus apellidos                         

aunque muy bien los sabemos.                              

Una noche de tormenta                             

de relámpagos y truenos                           

duermen los dos fugitivos          15         

en un oscuro aposento.                             


Al filo de medianoche                  

José Gill con gran estruendo                    

derriba la puerta y entra                            

profiriendo juramentos.              20         


Aterrorizados oyen                       

al despertar de su sueño                           

las terribles amenazas                 

del terrible condotiero.                              


«¡Al fin apreso a estos dos         25         

miserables, yo el sin miedo!                     

Los dos serán torturados,                          

y con su fusilamiento                   

a la gentuza maldita                      

daremos un buen ejemplo».     30         


II


Un gran revólver esgrime                          

José Gill y con siniestros                             

alaridos continúa                           

insultando y maldiciendo...                       


Los dos liberales miran 35         

con los visajes del miedo,                          

cómo, de pronto, el intruso,                     

se saca el poncho riendo,                          


enfunda su gran revólver,                         

y exhibe un frasco repleto          40         

de un licor, el más famoso,                       

por lo puro y por rebueno.                        


-¡Brindo por dos liberales                          

que yo estimo y que respeto,                  

y juremos esta noche   45         

que amigos siempre seremos!                


III


La amistad quedó fundada                        

sobre firme fundamento.                          

No mucho después la guerra                   

dio fe de que esto era cierto.    50         


Porque un día José Gill                

cayó herido y casi muerto                          

tras una de sus hazañas                              

de incansable condotiero.                         


Y fueron los liberales     55         

por él helados de miedo,                           

quienes salvaron su vida                            

afrontando más de un riesgo.                  


Pero aquí no he de contar                         

los incidentes del cuento.           60         

Me contento con decir                

que el suceso es verdadero.6                  


 

Enero 7,

1998

José Gill, el condotiero


José Gill, hombre sin par                            

y con todo el mundo amable,                  

nunca falta si hay reyertas                         

y líos entre compadres.                              


Tampoco falta si hay fiestas       5           

en cien pueblos y ciudades.                      

A él lo quieren y respetan                         

su valor en todas partes:                            


lo quieren rojos y azules                            

con simpatías iguales.   10         

Y aunque tiene sus defectos                    

nunca de él se queja nadie.                      


Le dicen: «-Ataque el pueblo.                  

-¿Cuál pueblo? -El de González               

y Servín, los estancieros,             15         

y famosos comerciantes».                        


Acampa él sin vacilar                    

en los mismos arrabales.                            

Sus mercenarios son tropa                        

de apariencia formidable.           20         


En el pueblo cunde el miedo                    

aunque el silencio es muy grande:                        

donde las tropas acampan                        

sólo hay humos en el aire.                         


José Gill no ataca: espera            25         

reacciones a él favorables.                        

Llegan vinos y licores,                  

y como peces y panes                 

se multiplican los dones                             

que aportan los habitantes:       30         


Lechones muy bien asados,                      

apetitosos hojaldres,                   

dulces de leche y guayaba,                       

que hasta a los muertos dan hambre.                  


Y banquetean las tropas              35         

con las más sabrosas carnes,                    

golosinas exquisitas                      

y bebidas a raudales.                   


Del pueblo sitiado vienen                          

con música las beldades              40         

y las poleas ya electrizan                            

hasta a ancianos venerables.                   


Al final llegan del pueblo                            

los esperados caudales:                             

José Gill levanta el sitio 45         

sin alardes militares                      

y abraza a nuevos amigos                          

y a muchachas de buen talle.                  

 

 

 

 

(Esperar unos segundos para descarga total en el espacio - Libro digital / PDF)

ROMANCERO TIERRA ADENTRO - HUGO RODRIGUEZ ALCALA - PARAGUAY - LIBRO DIGITAL - PORTALGUARANI by PortalGuarani3 on Scribd

Biblioteca Virtual del PORTALGUARANI.COM

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

EL IDIOMA GUARANÍ, BIBLIOTECA VIRTUAL en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)
BIBLIOTECA
BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
IDIOMA GUARANIBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOREPUBLICA DEL PARAGUAYLA GUERRA DEL CHACOCASA DEL LA INDEPENDENCIAMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011
MUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAFILATELIA DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYAHISTORIA DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYABILLETES DEL PARAGUAYACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAY

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA