PortalGuarani.com
Inicio El Portal El Paraguay Contactos Seguinos: Facebook - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani
LUCÍA SCOSCERIA DE CAÑELLAS

  PLENILUNIO - Por LUCÍA SCOSCERÍA DE CAÑELLAS - Año 2007


PLENILUNIO - Por LUCÍA SCOSCERÍA DE CAÑELLAS  - Año 2007

PLENILUNIO

 

Por  LUCÍA SCOSCERÍA DE CAÑELLAS

 

** Ella había venido otra vez. Como todos los meses, cuando la luna llena era la reina de la noche. Un raro hechizo ejercía sobre mí. Cuando hablaba, reía o cuando me miraba a los ojos sentía escalofríos.

** -¿Querés saberlo todo, todo?

** -Qué pregunta tonta, Marina. Claro que sí.

** -Es que me da vergüenza.

** -¿Vergüenza? No tenés por qué.

** Me senté sobre una maceta cuyas plantas estaban secas como el alma del que no cree en nada.

** -La noche era igual a esta. Clara, fresca y olorosa. Nacho vendría a mi encuentro después de la medianoche. Sabía que no debía verlo, estar a solas con él. Si nos descubrieran, habría una desgracia.

** Ella quedó en silencio unos segundos. Envidié a Nacho, pero después recordé cosas y la envidia se trocó en compasión.

** -¿Cuándo lo conociste?

** - Fue una semana antes del cumpleaños de Romina. Yo planchaba la ropa de Regino. Sentí un calor súbito cuando me clavó los ojos. ¿Alguna vez sentiste eso por una mujer que jamás habías visto antes?

** No podía decirle la verdad. Que lo había sentido, pero con ella. Así que negué con la cabeza.

** Marina continuó el relato.

** - Me parece todavía oír la voz de mi cuñada diciendo: Nacho está aquí.

** Todo fue risas, llanto, bienvenida para el hijo que regresaba de España después de dos años. Lo miré y supe que me gustaba. Era una sensación que me tomó de sorpresa. Jamás sentí algo así.

** -¿Y con tu marido?

** Rió con una mueca triste que me hizo desearla más que nunca, aunque no podría tenerla nunca

** -Jamás sentí pasión con mi marido. Sólo amistad y cariño. Soñé con Nacho desde la primera noche que llegó a la casa. Mi sangre se volvía caliente cuando imaginaba sus manos sobre mi piel.

** Cuando me presentaron como tía suya, lanzó una carcajada al aire y dijo:

** - No sabía que tenía una tía tan linda.

** Yo me ruboricé como una niña sorprendida en falta. Mi corazón latió a mil.

** Me sentía en las nubes y una extraña sensación de bienestar y felicidad me invadió.

** Los pezones se me endurecieron y me sentí mojada. Era increíble, pero es la verdad.

** Pensé que el flechazo que ella sintió por Nacho fue fuerte. Yo la conocía de lejos, cuando venía al banco junto a Regino y me preguntaba cómo hizo para casarse con un bombón tan apetitoso como ella. Incluso lo que planeamos juntos con su marido, lo hice más para tener oportunidad de verla que por codicia.

** La luna se ocultó detrás de una nube. Ella quedó callada unos instantes y siguió el relato.

** Fuimos al supermercado y hablamos a solas por primera vez.

** Fue muy directo. Me preguntó cuántos años tenía, le dije la verdad, dieciséis.

** -¿Cuánto hace que te casaste con el tío Regino? -preguntó.

** -Un año y unos meses.

** -¿Y?

** -¿Y qué?

** -¿Te hace feliz?

** -Sí.

** -¿Te besó ahí? -riendo me mostró dónde.

** Recuerdo que tuve la súbita idea de cerrarle la boca con un beso, cosa que no hice, por supuesto.

** Ella quedó callada un momento y después apartó un mechón de sus cabellos sobre la cara y prosiguió.

** - ¿Te acordás la noche que viniste a la casa para hablar con Regino? Cuando trajiste el portafolios.

** ¡Cómo no me iba a acordar! Si fui con la intención de verla, de sentir esa excitación que creí no sentiría a mis años. Recordaba su pelo enrulado sobre el rostro, así, como lo tenía ahora, con una blusa blanca que dejaba al descubierto los hombros. Y los labios rojos como sandía madura.

** -Regino me pidió que trajera más jugo para ustedes, que tenían que hablar de algo muy importante y que no quería que se le molestase. Ahí tropecé con Nacho en la cocina. Cuando me pasó la jarra, me rozó la mano y la descarga eléctrica que me produjo recorrió todo el cuerpo en segundos.

** Era terrible lo que me pasaba, pero al mismo tiempo delicioso.

** Musité comprendo con un susurro, y ella prosiguió.

** -Él me miró a los ojos y leyó lo que sentía. Me besó. Fue maravilloso. Su boca sabía a miel y yo estaba hechizada.

** No me importaban los susurros apagados que venían de la sala, o de la calle, nada, sólo esa lengua en la mía y después en los senos.

** Pensé que a mí tampoco me hubiera importado nada si mi lengua estuviera enredada en la suya.

** -Oímos voces y nos separamos muy rápido. Nadie descubrió nada. Su mamá lo llevó a la casa del fondo para presentarlo a la hija de una comadre suya.

** Al día siguiente fui a traer pan y lo encontré en la esquina.

** -¿Te acompaño? -preguntó mientras me tomó el bolso de las manos y acomodó el paso.

** -¿Te gustó lo de anoche?

** -Sí -respondí-. ¿Para qué negar?

** -A mí también. No pude dormir pensando en vos y en todas las cosas que vamos a hacer juntos esta noche.

** -¿Esta noche? ¿Estás loco? ¿Qué va a decir mi marido si me ve salir?

** -Nada.

** -¿Cómo que nada?

** -No va a decir nada porque va a estar durmiendo.

** -¿Y cómo estás tan seguro?

** -Porque le vas a dar esto -me mostró dos pastillas blancas en la palma de la mano-. Son somníferos, se los das a las diez y para las once estará profundamente dormido.

** Y así lo hice.

** -Un momento. ¿En qué fecha ocurrió todo esto?

** -Dos días antes del cumpleaños de Romina. El 15 de enero. ¿Por qué?

** Así que esta era la razón por la cual Regino no había cumplido la parte que le correspondía en el trato. Se había quedado dormido. Era verdad y yo no le había creído.

** -Porque a las once teníamos que encontrarnos. Por el negocio secreto.

** -¿Cuándo me vas a contar lo del negocio secreto?

** -Cuando termines tu historia que es mucho más agradable y romántica que la mía.

** -Bueno. Esa noche le di a Regino el jugo de durazno con las dos pastillas.

** Se durmió en diez minutos.

** No había ruido en la casa, salvo un grillo que cantaba en algún lugar.

** Mi corazón era un caballo salvaje que se escapaba por la garganta.

** Abrí la puerta del fondo con mucho cuidado y la cerré.

** Llegué al naranjo, iluminado como un árbol de navidad por la luna, mientras que debajo de él, la oscuridad formaba una mancha negrísima.

** Nacho salió de la nada, me abrazó y me besó. Fue el beso más largo y delicioso que me dieron en la vida. Me besó los pechos y sentí tanto placer que temí desmayarme. Bajó más y se sumergió en mí.

** Desnudos, nos trenzamos como víboras en el nido.

** Sentí su dureza, la enorme diferencia con Regino me hizo temer lo que sólo fue más y más placer.

** Cuando nuestros gemidos cesaron, sentí cantar al viento entre las hojas del árbol, olí los azahares mezclados con el aroma del amor.

** Interrumpió el relato y preguntó.

** -¿Pero qué te pasa? ¿Por qué ese suspiro?

** -Es que vivir el amor es lo único que hace feliz a los seres humanos.

** -Es cierto. Aunque sea corto, no hay felicidad que se le compare. Pero habrás vivido algo así alguna vez.

** -Así, sólo en mis sueños. Y ahora continúa, que quiero saberlo todo.

** Sonrió y prosiguió.

** - Nos acostamos sobre la manta que había colocado sobre el pasto. Creo que nos dormimos abrazados por unos minutos. Se colocó detrás de mí y me despertó con suaves caricias en la espalda y besos en el cuello.

** Me hizo girar y estuvimos besándonos de nuevo.

** La luna mostró con claridad sus caderas huesudas, el ancho de su pecho y lo descomunal de partes de su anatomía.

** Se acostó y me colocó sobre él. Se irguió y puso la nariz y la lengua entre mis piernas. Los labios me besaron con movimientos acompasados.

** Sentí llegar el placer más grande que tuve en la vida, lo detuve y di un paso atrás, busqué el lugar exacto para que se perdiera dentro de mí.

** Quedó callada, como recordando.

** Ante su silencio, le pregunté.

** -¿Y qué pasó después?

** -Volví a la cama pero no pude dormir. Me sentía feliz, y sólo quería volver a estar con Nacho.

** -Dos días después fue la fiesta -dije con voz apagada.

** -Sí. Mi cuñada estaba nerviosa. Mi marido también.

** -Pero no era por la fiesta.

** -Era por el maletín, ¿verdad?

** -Sí. Debía llevarlo esa noche en que estuviste con Nacho. Y no lo hizo.

** -¿Por qué era tan importante?

** -Ya te lo diré a su tiempo. Estabas hermosa esa noche. Más hermosa que tu sobrina. Marina, parecías una estrella.

** -Gracias, Carlos.

** -Es la verdad. Sigue.

** Por la siesta, cuando todos comían fui a traer naranjas del patio.

** Nacho fue a ayudarme. En menos de cinco minutos estábamos uno en brazos del otro.

** El saber que eso era peligroso lo hacía más excitante.

** La fiesta comenzó a la hora fijada.

** Regino estaba nervioso, pero no sabía que era por lo del maletín. Me llamó y me extrañó lo que me pidió.

** -Quiero que cierres con llave el dormitorio.

** Pero yo pensaba en Nacho y cuando me tocó bailar con él le dije que me siguiera en forma disimulada.

** Cuando entré lo esperé unos minutos y después cerré la puerta.

** Yo no me saqué el vestido, él se bajó los pantalones y nos fundimos en un solo cuerpo.

** Los espasmos me sacudieron tan violentamente que por un momento se nublaron mis sentidos. Un gemido salió de mis labios y lo sentí explotar dentro de mí. Me quedé quieta cuando te vi.

** -Te mordías los labios y tenías los ojos velados. Parecías en trance.

** Yo recordé la escena y dije.

** -Verte con un hombre, así, me excitó y dolió tanto que no sentí la llegada de Regino. El vio la ventana entreabierta y nos descubrió a todos.

** A vos con tu amante, a mí con el maletín que no pudo entregarme el día que lo narcotizaste. Pensó que vine a robarlo. Tenía un revólver y lo usó.

** Todavía veía la escena como si fuera ayer.

** Regino con los ojos desorbitados viendo a su mujer con su sobrino y a mí con el maletín en la mano. Con un grito tomó el revólver y disparó como un loco.

** A vos, a Nacho y a mí. Yo también tenía un revólver y apreté el gatillo.

** Quedamos en silencio un instante. La luna había recorrido un largo trayecto en el cielo.

** Ella dijo:

** -¡Quién diría que nosotros dos, que jamás habíamos hablado antes, nos haríamos amigos!

** Odio a mi cuñada. Si no hubiera cremado a Nacho lo hubiera podido ver.

** -En su familia todos eligen la cremación.

** Nosotros quedamos en un panteón. Por lo menos, conversaremos cada vez que haya luna llena.

** -Marina, siempre te amé -dije cuando la vi alejarse en forma ondulante con el viento.

** -¿Qué dijiste?

** - Que te contaré más cosas en el próximo encuentro.

** Vi ondear sus cabellos y la mano en alto a modo de despedida. Entró en su panteón y se perdió en él.

** Yo seguí de largo, hasta llegar a mi modesta sepultura donde me perdí acompañado del suave gemido de los pinos del cementerio.

 

**/**

 

De: “REVISTA DEL PEN CLUB DEL PARAGUAY/ POETAS – ENSAYISTAS - NARRADORES”/ IV ÉPOCA - Nº 14 ** Arandurã Editorial, Asunción-Paraguay, Diciembre 2007.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

EL IDIOMA GUARANÍ, BIBLIOTECA VIRTUAL en PORTALGUARANI.COM

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)





Bibliotecas Virtuales donde se incluyó el Documento:
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PA



Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada




Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos

 

 

Portal Guarani © 2024
Todos los derechos reservados, Asunción - Paraguay
CEO Eduardo Pratt, Desarollador Ing. Gustavo Lezcano, Contenidos Lic.Rosanna López Vera

Logros y Reconocimientos del Portal
- Declarado de Interés Cultural Nacional
- Declarado de Interés Cultural Municipal
- Doble Ganador del WSA