PortalGuarani.com
Inicio El Portal El Paraguay Contáctos Seguinos: Facebook - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani Twitter - PortalGuarani
JOSÉ GABRIEL ARCE FARINA

  J. NATALICIO GONZÁLEZ - SU EXPRESIÓN, SU LUCHA, SU IDEOLOGÍA, 2011 - Por JOSÉ ARCE FARINA


J. NATALICIO GONZÁLEZ - SU EXPRESIÓN, SU LUCHA, SU IDEOLOGÍA, 2011 - Por JOSÉ ARCE FARINA

J. NATALICIO GONZÁLEZ

SU EXPRESIÓN, SU LUCHA, SU IDEOLOGÍA

JOSÉ ARCE FARINA

COLECCIÓN PROTAGONISTAS DE LA HISTORIA Nº 15

 © Editorial EL LECTOR

Director General: PABLO LEÓN BURIÁN

Coordinador Editorial: BERNARDO NERI FARINA

Director de la Colección: HERIB CABALLERO CAMPOS

Diseño de Tapa: DENIS CONDORETTY

Corrección: RODOLFO INSAURRALDE

Hecho el depósito que marca la Ley 1328/98

ISBN: 978-99953-1-174-2

El Lector I: 25 de Mayo y Antequera. Tel. 491 966 - 493 908

El Lector II: San Martín c/ Austria. Tel. 610 639 - 614 258/9

www.ellector.com.py

comercial@ellector.com.py

Esta edición consta de 15.000 ejemplares

Asunción – Paraguay,

2011 (160 páginas)

 

 

 

 

CONTENIDO

 

PRÓLOGO

INTRODUCCIÓN 

 

I .      INTRODUCCIÓN AL CONTEXTO HISTÓRICO-CULTURAL

II.      INICIOS PERIODÍSTICOS Y PRIMEROS TRABAJOS LITERARIOS 

III.     VIAJES E INFLUENCIAS EXTERNAS

IV     POETA, ENSAYISTA Y NARRADOR POLÍTICO

V.      SU IDEOLOGÍA POLÍTICA

VI.    SU COMPAÑERA DE TODA LA VIDA, LYDIA FRUTOS

VII.   ABSTENCIONISTAS Y ELECCIONISTAS 

VIII.  NATALICIO GONZÁLEZ Y SU LUCHA EN EL PARLAMENTO

IX.    LA POSICIÓN NATALICISTA DURANTE LA GUERRA DEL CHACO

X.      NATALICIO GONZÁLEZ CREADOR DE LA ESTRELLA BLANCA EN LA BANDERA COLORADA 

XI.    LA REVOLUCIÓN DE FEBRERO DE 1936

XII.   FIN DE LA HEGEMONÍA LIBERAL 

XIII.  MANIFIESTO DEL PARTIDO COLORADO Y LA GUERRA CIVIL DEL 47

XIV   HACIA LA CONQUISTA DEL PODER

XV    LA ACCIDENTADA CONVENCIÓN COLORADA DE NOVIEMBRE DE 1947

XVI.  ELECCIONES NACIONALES DEL 15 DE FEBRERO DE 1948

XVII. HIGINIO MORÍNIGO ES OBLIGADO A RENUNCIAR114 XVIII. TRANSMISIÓN DEL MANDO     PRESIDENCIAL

XIX.  GESTIÓN DE GOBIERNO

XX.   INTENTONA GOLPISTA

XXI.  DERROCAMIENTO Y EXILIO

XXII. NATALICIO Y LYDIA DEJAN DE EXISTIR

 

CONCLUSIÓN

BIBLIOGRAFÍA DE NATALICIO GONZÁLEZ

FUENTES CONSULTADAS

EL AUTOR

 

 

PRÓLOGO

 

         Este libro de José Arce analiza la vida y la obra de uno de los hombres más importantes en materia del pensamiento político en el Paraguay del siglo XX. La obra es el resultado de una meticulosa investigación.

         Natalicio González es posiblemente uno de los referentes más importantes del pensamiento paraguayo. Sus ideas influenciaron en gran parte de la población de nuestro país y ha sido el más destacado pensador colorado ejerciendo por varias décadas una gravitante influencia en la ideología de su ámbito.

         El autor nos va demostrando cómo fue la vida de Natalicio, desde su infancia en Villarrica, su paso por el Colegio Nacional su formación autodidacta y su gran inquietud intelectual. Su faceta periodística e intelectual así como su destacada obra poética.

         En el libro se puede apreciar de qué forma se fue forjando el pensamiento de Natalicio González, como pudo conjugar la actividad periodística con la política y a la vez mantener cercanos y fluidos vínculos con importantes referentes del pensamiento latinoamericano de su época.

         Es evidente que su estancia en la Francia, de los años 20 caló hondo en el pensamiento de Natalicio González que se volvió un importante y respetado publicista gracias a su revista GUARANIA.

         José Arce, un joven historiador paraguayo pero a la vez gran conocedor del pasado reciente de nuestro país, demuestra su conocimiento sobre el tema y logra presentarnos la vida y la obra de un hombre del que hoy en día poco conocemos y que deberíamos estudiar para comprender con mayor claridad el desarrollo del Paraguay durante la segunda mitad del siglo XX.

         Es más que recomendable está obra por la cual agradecemos al autor, quien nos ilumina sobre aspectos sumamente relevantes del pensamiento natalicista, escribiendo la biografía de Natalicio González más allá de los ismos buscando la objetividad necesaria para que el lector pueda comprender al hombre y su relación con el contexto ideológico en el que le cupo actuar.

 

Asunción, mayo de 2011.

Herib Caballero Campos

 

 

INTRODUCCIÓN

 

         J. Natalicio González es una de las personalidades más difíciles de abordar en la investigación histórica por sus múltiples facetas y debido a la polarización de criterios que nos caracteriza a los paraguayos, tan proclives a los "ismos" o "istas".

         El disenso y la discrepancia son premisas fundamentales para la construcción de la ciudadanía democrática, pero la vehemencia de nuestras pasiones, muchas veces, no nos permite analizar a nuestros protagonistas con lúcido criterio revisionista, o como diría el cliché "estudiar al hombre desde sus luces y sus sombras".

         Natalicio, solo su nombre de pila basta para saber a quién nos referimos. Fue un hombre que vivió, padeció y murió por sus ideas, con la fuerza crepitante del fuego, con la zigzagueante fortuna de tenerlo todo y perderlo todo, dependiendo de la rueda giratoria de los acontecimientos políticos y sociales.

         Fue guaireño, como varios creadores vernáculos, de aquellos que tanto se consustancian con la tierra, el arado, la simiente, los montes, que postreramente se convierten en la tierra misma. Estos formidables cronistas de la cultura y artistas del barro de su pueblo, como el inmortal Manuel Ortiz Guerrero y Leopoldo Ramos Jiménez, el autor de LA RAÍZ ERRANTE, es uno de ellos, o mejor dicho los tres son del Guairá su letra perenne.

         Hombre de acción, de pensamiento y de testimonio, como varios teóricos y militantes de América Latina, Natalicio buscó la impronta del hombre nuevo, de aquel ser humano para su espacio y tiempo, pero con la autodeterminación de su cultura y las respuestas a sus interrogantes desde el análisis autóctono y originalmente propio, rechazando el extranjerizante acoso de las naciones imperiales.

         Su "Paraguay eterno" se proyectó a Latinoamérica, territorio vital de naciones ancestrales, con ello asumió las ideas de Simón Bolívar en cuanto al destino común de nuestros pueblos y con José Martí compartió lo de: "Insértense al mundo nuestras Repúblicas, pero que el tronco sea el de nuestras Repúblicas".

         Si buscamos comparar a Natalicio con escritores similares a su estilo, miremos de cerca a Blas Garay, Víctor Raúl Haya de la Torre, Germán Arciniégas, Gabriel del Mazo, Atilio García Mellid, por nombrar a algunos.

         Con este trabajo no aspiramos a convertirnos en referenciales iconoclastas. Deseamos aportar ideas sobre lo mucho ya escrito sobre Natalicio González, de modo a contrastar, llamar al diálogo intelectual, convocar a los exégetas responsables para echar luz sobre la filosofía natalicista, que aún está a merced de ser estudiada.

 

 

 

V. SU IDEOLOGÍA POLÍTICA

 

         Ideología de Natalicio González.

         Formación del Guión Rojo y sus propósitos

 

         Natalicio fue, sin lugar a dudas, un gran lector e intérprete de la filosofía grecolatina. El pensamiento antiguo fue la base de su ideología y de su accionar. Prologó nada menos que la obra del emérito Theodor Gomperz, denominada PENSADORES GRIEGOS, la misma fue publicada, en una de sus ediciones, por GUARANIA en 1951.

         En el formidable proemio a la obra de Gomperz, se advierte su erudición con la que va describiendo paso a paso una historia de la filosofía, citando a Sócrates y a los socráticos, a Platón, a Aristóteles, sin dejar de nombrar a los representantes de las escuelas místicas, escépticas y sincretistas, proyecto que no pudo ser completado por el autor de PENSADORES GRIEGOS.

         La siguiente cita expone lo medular en el pensamiento natalicista:

        

         "…Un Jenófanes, un Heráclito, un Empédocles, un Sócrates, un Platón, no son espíritus puros; son individualidades intensamente originales, que infunden a cuanto piensan un giro absolutamente original, comenta bellamente Alfredo Croiset. Y estos grandes espíritus no se hallan aislados en el tiempo y en el espacio; viven en la sociedad de los hombres, son hijos de una raza, deben mucho a aquellos que les han precedido o les rodean, aun cuando los combaten; las más novedosas ideas son a veces el desarrollo y otra las negación de ideas preexistentes. Toman como punto de apoyo el suelo natal, hasta para evadirse o planear más alto. Con mayor razón aun, entre los pensadores menos vigorosos, entre aquellos en quienes la razón pura no brilla con el mismo esplendor, las influencias temperamentales y del medio se manifiestan con más fuerza todavía."

         Sus convicciones platónicas sobre el Estado ideal las trasunta del siguiente modo:

         "Toma forma concreta su clásica doctrina de las Ideas; discurre maravillosamente sobre la unidad y la multiplicidad, sobre el placer y el dolor, y escribe

aquellas páginas relativas al alma y a la virtud, en estilo que, aun a través de tantas pálidas traducciones, conserva el encanto de no sé qué mágica e imperecedera juventud. Ya bajo el peso de los años, lleno de angustia al advertir los signos de la decadencia que amenazaba al mundo griego, formula su grandiosa teoría del Estado, que parece quimérica a la mentalidad de hoy, pero que fue sabia, realista, y que señaló a su pueblo el camino de la salvación posible."

         Al decir de Víctor Morínigo: "En el prólogo del libro PENSADORES GRIEGOS, Natalicio González, demuestra el vuelo de su cultura y el profundo conocimiento de los filósofos griegos".

         Efraín Enriquéz Gamón en LA GUERRA INCONCLUSA, ESQUEMA PARA UNA IDEOLOGÍA NACIONAL intenta ubicar las bases directrices de la concepción ideológica natalicista:

         "¿En dónde podemos encontrar -si nos aprestásemos a buscarlas hoy día- las bases directrices de su concepción ideológica? Yo me permití decir que todo está dicho cuando hacemos mención de su idea implícita en su forma de organizar una nación a través del Estado Servidor del Hombre Libre. Pero esta cuestión, en su parte substancial, se puede buscar simplemente leyendo los siguientes libros cardinales de Natalicio: 1) EL PARAGUAY ETERNO; 2) EL PARAGUAYO Y LA LUCHA POR SU EXPRESIÓN; 3) CÓMO SE CONSTRUYE UNA NACIÓN; 4) EL ESTADO SERVIDOR DEL HOMBRE LIBRE, 5) GEOGRAFÍA DEL PARAGUAY, 6) VIDA Y PASIÓN DE UNA IDEOLOGÍA (obra póstuma, terminada en 1966); y 7) en la GUARANIA, especialmente en las colecciones siguientes: a) período 1930-1940; b) período 1941-1948.

         (...) En esta parte sólo se transcriben los epítomes o resúmenes del nuevo IDEARIO DEL PARTIDO NACIONAL REPUBLICANO (PARTIDO COLORADO), preparado por Natalicio González y Bernardino Caballero (h.), en 1933 y aprobado por el Directorio de ese Partido en 1934.

         Ética y política. La ética idealista debe ser el fundamento de la política, o lo que es lo mismo, la acción partidaria no debe inspirarse en el provecho individual de sus afiliados tomados aisladamente, sino en el afán de crear valores culturales que den brillo, riqueza y poderío a la civilización paraguaya.

         Libertad y orden. A la concepción liberal de la libertad se opone la idea fecunda del orden, como fundamento del nuevo Estado. La idea del orden no supone el despotismo ni la tiranía, sino la libertad fundada en la responsabilidad, en la solidaridad entre los ciudadanos.

         Igualdad y justicia social. A la idea de la igualdad, se opone el ideal de la justicia social que debe inspirar la estructuración del nuevo Estado.

         Fraternidad y solidaridad. La idea de la solidaridad debe ocupar el sitio de la idea de la fraternidad dentro de la estructuración del nuevo Estado.

         El Estado Liberal. El Estado Liberal se halla instrumentado a las grandes empresas y el objeto de su política es el bien exclusivo de la plutocracia. El nuevo Estado debe independizarse del dominio del capital privado y convertir al pueblo en el objeto de su política.

         La nueva sociedad. A la sociedad liberal: estática, atomista, utilitaria, que convierte al pueblo en masa y provoca la creación de clases antagónicas, oponemos la nueva sociedad: dinámica, creadora, solidaria, fundada en la ética social.

         El nuevo Estado se caracteriza por: ser una expresión del pueblo, una objetivación de los anhelos del país y una manifestación organizada de la fuerza popular; ser, en su expresión formal, y en su finalidad inmediata, en gran parte creación de la Geografía; ser, un poder aglutinante y armonizador, que realiza la unidad nacional mediante la sugestión del pasado, o sea, el recuerdo de la obra realizada en común, y mediante la sugestión del porvenir; o sea, la proyección del mismo ideal hacia el futuro; por encarar la ética absoluta del pueblo.

         La nueva economía implica: El control de la economía por el Estado, o sea el abandono del 'laisser faire'; la reforma del Estatuto Agrario para convertir la tierra, que deja de ser objeto de especulación y monopolio, en morada de la raza, y en la matriz que proporciona el sustento del pueblo; la realización del bienestar del pueblo, que suplanta al ideal de la renta, que pasa a ocupar un plano secundario, la reagrarización del país, o lo que es lo mismo, la creación de un régimen de producción que contemple la repoblación del Paraguay; la estadización de los medios de transporte y de los organismos que intervienen en la función del dinero, la economía deja de ser un fin para convertirse en un medio.

         La política extranjera y la política militar deben caracterizarse: Por una implacable intransigencia cuando se trata de conservar su soberanía en ambas márgenes de su río; soberanía que no deja de ser peligrosa con los riesgos de un arbitraje; por un continuo esfuerzo tendiente a abrir nuevos mercados a nuestros productos mediante la conclusión de tratados de comercio, fundados en el principio de la reciprocidad, no en el de la igualdad, con exclusión de la Cláusula de la Nación más favorecida; la organización militar debe ser función de la política extranjera del nuevo Estado, y estará fundada sobre el principio de la nación armada."

         En la obra 1936-1956, 20 AÑOS DE CAOS Y VIOLENCIA POLÍTICA del escritor y periodista Roberto Paredes, figura que:

         "Natalicio debe ser comparado con José Carlos Mariátegui, peruano marxista, para ser ubicado ideológicamente. En rigor, el intelectual paraguayo se formó con Raúl Scalabrini Ortíz, argentino, miembro del grupo nacionalista FORJA, de donde salió con un alto sentido americanista. La reivindicación de lo autóctono, de hecho, es una constante en las obras y los discursos de Natalicio".

         Por su parte Leandro Prieto Yegros, en NATALICIO Y EL GUIÓN ROJO, identifica a Natalicio González como un hombre influenciado por la "ideología boliviana, peruana y mexicana":

         "Sostiene Natalicio González que la ideología de la revolución boliviana responde a un esquema socialista, pero muy popular, no calcado de las viejas fórmulas europeas, sino influido por las tradiciones colectivistas de la raza autóctona. (...) el proletariado, la clase campesina y los sectores progresistas se confunden a través de los designios comunes, aunados en el Movimiento Nacionalista Revolucionario. (...) la boliviana es una revolución típicamente americana y tiene nexos con todos los movimientos progresistas de nuestro hemisferio, descollando el esfuerzo por estructurar el Estado servidor del hombre libre."

         En el Perú, el gran antecedente de lucha por la emancipación popular se traduce en el advenimiento del A.P.R.A., cuyas siglas significan "Alianza Popular Revolucionaria Americana", fundada por Víctor Raúl Haya de la Torre, intelectual peruano. Natalicio sustenta la tesis que:

         "...el programa aprista es un corolario de su ideario continental y de la concepción del Estado que se fundamenta en una alianza de clases. Si bien los ideólogos apristas partieron del materialismo histórico, alientan la idea que hay que descubrir y no inventar la realidad."

         El mexicano Partido de la Revolución Institucional (PRI), es otras de las grandes fuentes de inspiración natalicista. El programa de gobierno del "priismo", que fue apuntalado durante todo el proceso que le cupo administrar el poder central, se dirigió fundamentalmente a la construcción de importantes obras de infraestructura, a la educación, la producción y la reforma agraria.

         La presencia de un Estado fuerte en el quehacer económico fue otra característica de la ideología natalicista. A propósito de un discurso pronunciado por Natalicio González, publicado en el diario EL PAÍS, viernes 10 de setiembre de 1948, con motivo de un encuentro con industriales paraguayos, en el cual expresara:

         "La riqueza de un país está representada por la suma de las riquezas de cada uno de sus moradores, y ciertamente yo considero como primer deber del gobernante facilitar la reconstitución de la fortuna privada, la acumulación de capitales, a fin de dar bases firmes a la prosperidad, infundir intensidad a la par que contenido humano y universal a nuestra cultura, y tornar indestructible la libertad de la República. Pero faltaría a mi deber si no manifestara, con el realismo con que se debe hablar a los hombres de negocio, que no comparto ni el menosprecio, ni la prevención con que muchos miran la acción del Estado en el dominio de la industria. En esta materia, permanezco en la línea de una ilustre tradición ideológica de mi Partido, encarnada en sus pensadores y guías. En efecto, ya en 1898 Blas Garay estampaba estas palabras realmente revolucionarias para su tiempo: 'Somos partidarios de la intervención del Estado. La requerimos, sino como absolutamente necesaria, como sumamente conveniente. El Laisser Faire no debe ponerse en práctica en países nuevos, que empiezan a desenvolverse, tropezando a menudo en obstáculos, para vencer los cuales no basta la acción natural y libre de los intereses empeñados en vencerlos. Es necesario que el Estado, con los poderosos medios de que dispone, concurra a allanar el camino y a hacer más fácil la evolución'."

         Cuatro años más tarde, como Ministro de Hacienda, Fulgencio R. Moreno intentaba encarnar en la realidad las mismas ideas. Y las anuncia con energía en el propio seno del Parlamento:

         "La intervención del Estado en la esfera económica es una condición necesaria para el desarrollo progresivo, para la integración constante del cuerpo social. La teoría de la amplia libertad en la esfera económica, la doctrina del Laisser Faire, es una de las tantas antiguallas relegadas al museo de la ciencia."

         El "Guión Rojo" fue la corriente política militante que combatió en las ideas y en las calles a grupos anarquistas, comunistas y franquistas, en aquella coyuntura de agitación social permanente. Fue el grupo por antonomasia que respaldó a Natalicio González, durante toda su carrera política hasta la conquista del poder.

         En CONCEPCIÓN 1947 del autor Washington Ashwell:

         "Otro grupo de jóvenes y obreros colorados, que conformó primero el 'Guión Rojo' y luego la 'Organización Republicana Obrera (ORO)', bajo la dirección de Manuel Frutos Pane y de Enrique Volta Gaona y con la participación de importantes dirigentes obreros, como Justo P. Miñarro, Juan Turlán, Fulgencio Aldana, Milciades Andino y otros, logró una presencia activa en las actividades cívicas y en los sindicatos obreros de la capital.

         El Guión Rojo, explicó Manuel Frutos Pane, fue una organización de lucha y propaganda para la capital, pues allí en sus calles, en su prensa y en su radiotelefonía, iba a librarse la gran batalla por la conquista del poder al término del ciclo político del Gral. Morínigo. (...) Fue una afirmación de fe republicana y de lucha a cualquier costo frente a una situación totalitaria. Fue una decisión rotunda, aunque modesta por sus pretensiones, de contribuir a la conquista del poder por el coloradismo, para que fuera posible en el porvenir la vigencia de un régimen democrático fundado en la soberanía popular y en la justicia social.

         Con el afán de contrarrestar y prevenir esa penetración colorada en las organizaciones sindicales, los comunistas recurrieron primero a la violencia y a la intimidación después sin lograr resultado alguno (...) Para desprestigiar y repeler esa injerencia creciente en el sector laboral, los comunistas pasaron a denominarlo 'las bandas armadas del guión rojo' por la agresiva resistencia que opusieron a la violencia física con que se les quiso ahuyentar de las reuniones sindicales."

         En todas las manifestaciones los jóvenes y militantes guionistas, portaban en el pecho una cinta rectangular roja que era el distintivo de su grupo.

 

VIII. NATALICIO GONZÁLEZ Y SU LUCHA EN EL PARLAMENTO

 

         Referido el proceso que derivó en la elección de Natalicio como diputado nacional. Éste, desde el Parlamento, trabó dura batalla contra las medidas impopulares del oficialismo liberal y el espíritu colaboracionista de un enconado rival y correligionario suyo, Federico Chaves.

         El escritor republicano Leandro Prieto Yegros, en NATALICIO Y EL GUIÓN ROJO, hace mención de nuestro personaje en su faceta de legislador:

         "Una vez en su banca de diputado, Natalicio comprobó enseguida el espíritu negativo de los liberales, y asimismo, la repudiable duplicidad de Federico Chávez. 'En los primeros días -evoca Natalicio- impedí que se dictara una ley represiva de la prensa. Federico Chaves había comprometido el voto colorado a favor de dicha ley, arrancando previamente a los liberales la promesa de que sería aplicada exclusivamente a los colorados abstencionistas, para cuya aprobación se requería el apoyo colorado'. Allí está Chaves pintado de cuerpo entero. La dignidad de Natalicio en aquella emergencia se hizo pública, y, como relata él mismo: 'volví a estrechar vínculos con mi antiguo amigo del sector abstencionista, doctor Juan León Mallorquín, que más tarde ambos utilizamos para reconstruir la unidad colorada'. Tuvo Natalicio, asimismo, serias fricciones con los liberales, en el curso de aquel periodo legislativo.

         "Nuestra tesis -nos explica- consistía en que la acción parlamentaria carecía de finalidad, si se nos escapaba el control administrativo y no se aceptaba nuestra demanda de que debía salvarse todo el Chaco (...) Por eso recordé que los liberales no habían cumplido sus compromisos, tendientes a dar al Partido Colorado una participación más activa en el gobierno. En suma, la convivencia democrática se tornó imposible cuando los liberales no permitieron a los colorados ejercer efectivamente el control administrativo."

         Natalicio renunció al Parlamento, por considerar estériles los intentos de contribuir al cambio sustancial de los males que aquejaban a la República. No existió asamblea ni para acuerdos mínimos y decidió volver a la redacción de LA UNIÓN, a fin de reiniciar su militancia política a través del citado medio periodístico.

         “Para aligerar mis tareas -expresó- no quise volver al Parlamento. Comprendí además, que mi presencia en él ya no podría ser útil. Nuestra tesis consistía en que la acción parlamentaria carecía de finalidad si se nos escapaba el control administrativo del gobierno y no se aceptaba nuestra demanda de que debía salvarse todo el Chaco."

         Alejado del Legislativo, junto a su compañero de causa Víctor Morínigo, se dedicó por completo a la publicación del diario PATRIA. En sus páginas denunció el intervencionismo sistemático del Partido Liberal en los asuntos políticos del Partido Colorado y el destierro de directores de medios por ser opositores al régimen liberal.

         Sin embargo, ya fuera del Parlamento, Natalicio González obtiene una de las victorias políticas más resonantes, la de lograr que la bancada colorada, en ambas cámaras, abandone la sala de sesiones en repudio a la actuación del gobierno de José P. Guggiari, en relación a los sucesos del 23 de octubre de 1931. En aquella memorable jornada estudiantes secundarios, líderes gremiales y ciudadanos comprometidos con la causa de la defensa de la soberanía nacional, caían víctimas de las balas de los militares apostados en el Palacio de Gobierno, por protestar debido a la falta de firmeza del gobierno en la cuestión del Chaco, ante la construcción progresiva de fortines bolivianos en suelo paraguayo. Natalicio acompañó de cerca las manifestaciones ganándose el exilio.

 

IX. LA POSICIÓN NATALICISTA DURANTE LA GUERRA DEL CHACO

 

         Inmediatamente después de iniciado el conflicto entre paraguayos y bolivianos, en el capítulo histórico de una de las más impopulares guerras sudamericanas, conocida como la Guerra del Chaco (1932-1935), Natalicio -desde el exilio- dio a conocer su mensaje a "los intelectuales de América sobre el conflicto del Chaco".

         En el mensaje se advierte una clara intromisión del capital transnacional en la región y el intento por despojar de sus recursos y su cultura a los autóctonos de estos suelos.

         Dice parte del manifiesto:

         "El teatro de la tragedia es el Chaco paraguayo, tierra salobre y sitibunda, antiguo fondo de mar cubierto de bosques milenarios y fértiles llanuras. Ha sido la obsesión de mi raza civilizar esa extraña porción del planeta. Antes de la conquista, los guaraníes ya guerreaban por ese ideal. Cuando apareció el blanco se alió con él para proseguir ininterrumpidamente la grande empresa. Los descendientes de las dos razas aliadas prosiguieron en el Chaco la labor civilizadora de sus antepasados y hoy todo lo que existe en el Chaco es paraguayo, desde los cultivos que van cambiando poco a poco la faz del paisaje (...), hasta los ferrocarriles, los establecimientos ganaderos y las fábricas modernas (...) Bolivia sólo cuenta en esa región con soldados y cañones (...) Hablo sin odio para el pueblo de Bolivia. Comprendo que una fuerza exterior, que no nace de las voliciones de su voluntad, la arroja contra los paraguayos. Bolivia se ha convertido en una colonia de los banqueros de New York. Los yanquis perciben directamente los impuestos internos y los derechos aduaneros e imponen su ley al Banco de la República."

 

         Natalicio volvió de su exilio en Montevideo y se presentó al frente militar número uno a alistarse '' como soldado en defensa de la patria. El gobierno se opuso por razones políticas, su presencia cerca de la tropa compuesta por proletarios y campesinos, no fue bien vista por los directores del partido de gobierno.

         Natalicio González no claudicó en su afán de luchar por la soberanía nacional y depositó todos sus esfuerzos en la redacción del diario PATRIA, vocero que inició una vigorosa campaña por los intereses de la nación paraguaya.

         Para el 20 de noviembre de 1933, en plena conflagración armada con Bolivia, logra reeditar GUARANIA. En su editorial expresa "a manera de programa" lo siguiente:

         "No pretende esta revista con su aparición, suplir la total ausencia de publicaciones de su índole en el país. Adviene con un claro diseño de propósitos y el afán de incluir en la conciencia colectiva, de orientar el pensamiento racional, dentro del ámbito estricto de la especulación intelectual, sin excluir el mundo más complejo donde se elabora la creación de la Belleza.

         Con esto queda dicho que GUARANIA, será la tribuna de los obreros intelectuales del Paraguay y un órgano de información de lo que se piensa en el mundo en el sentido de su orientación ideológica y estética. El material ofrece a sus lectores su fina selección rigurosa conforme a un plan orgánico a un fin aglutinante y creador, pues en ninguna parte encontrará mayor repudio al individualismo anárquico y disociados que pretende erigir el capricho arbitrario de una voluntad autárquica sobre las leyes de la solidaridad social.

         (...) La inteligencia paraguaya no puede permanecer indiferente ante la lidia del Chaco, donde la masa oscura y anónima de la Nación alcanza las más altas cumbres de la Historia. La guerra que coloca al hombre en contacto directo con la muerte, le muestra en su verdad más íntima, con todas sus grandezas y todas sus miserias, en un estado de sinceridad que aniquila toda simulación. Y en medio al desgarramiento que todo paraguayo padece ante el sacrificio de sus compatriotas ¡qué dulce es el orgullo de comprobar la grandeza de nuestro pueblo, las recias virtudes que su humildad disimulara bajo apariencias triviales en las horas de la paz!"

         A los números editados en plena Guerra del Chaco, aparte de la participación de intelectuales pacifistas nacionales y extranjeros y artículos dedicados al rol de la mujer paraguaya en la contienda, se incorporó el apartado denominado "LA GUERRA A TRAVÉS DE LOS COMUNICADOS". El jefe de la Sección Informaciones del Ministerio de Defensa, Pastor Urbieta Rojas, firmaba al pie de cada comunicado, de manera que la población pueda conocer de manera oficial los avances de la guerra.

 

"COMUNICADO Nº1

         "Ayer, a las nueve horas, dos aviones bolivianos volaron sobre el fortín Carayá, dirigiéndose después hacia el Fortín Toledo. El día 19, a las doce horas, más o menos, el Fortín Falcón fue atacado por bolivianos.

         La guarnición paraguaya replegóse, retomando posteriormente el fortín. En la acción desapareció un soldado paraguayo. En los demás sectores sin novedad, Agosto 23 de 1932. "

         En las publicaciones de 1933 participaron, entre otros, Arsenio López Decoud, Juan E. O'Leary, Fulgencio R. Moreno, Arturo Alsina, Hipólito Sánchez Quell, Víctor Morínigo, Cecilio Báez y Julio Correa.

 

 

X. NATALICIO GONZÁLEZ CREADOR DE LA ESTRELLA BLANCA EN LA BANDERA COLORADA

 

         Junto a Leandro Prieto y Víctor Morínigo, Natalicio González, colaboró en la nueva vigencia de la simbología colorada. Los tres plantearon al directorio partidario la adopción de una estrella blanca que sintetice "un sistema ideológico, una empresa espiritual altruista".

         Una de las razones primordiales en la adopción del nuevo símbolo constituyó la necesidad de diferenciar los pendones partidarios del Partido Colorado y del Partido Comunista, ambas nucleaciones con banderas rojas, presentes en los mítines, generando confusión en los adscriptos al republicanismo paraguayo.

         El comunismo paraguayo ostentaba en el ángulo superior izquierdo de su enseña la hoz y el martillo soviéticos; es decir, la representación de la alianza obrero-campesina mundial; en tanto que el Partido Colorado, asumió la estrella alba nacional, la estrella blanca presente en los blasones de los Caballero y Añazco, y para los devotos cristianos, representa la estrella banca de Belén.

         En VIDA Y PASIÓN DE UNA IDEOLOGÍA enuncia Natalicio:

         "Y un buen día, era el 15 de mayo de 1935, a las 6 de la mañana, cuando tronaban las salvas de artillería por el día de la patria, se izaban las dos banderas en nuestro local de la calle 14 de Mayo y Palma, en la misma esquina, en el balcón flanqueado por dos astas. La nacional era izada lentamente por Víctor Morínigo, y la colorada por Edmundo Prieto, muchacho de 14 años que, desde aquella edad hasta hoy es elemento indispensable del Partido Colorado."

 

XIV -  HACIA LA CONQUISTA DEL PODER

 

         Convención de noviembre de 1947. Derrocamiento de Higinio Morínigo. Presidencia provisional del Dr. Juan Manuel Frutos.

 

         Finalizada la cruenta revolución del año 1947, el Partido Colorado no había superado del todo el escollo que le permitiese consolidarse plenamente en el poder. El gobierno seguía en manos de Higinio Morínigo y su conducta ambivalente requería de acciones más concretas de parte de los jefes colorados. En la edición del 18 de octubre de 1947 del diario LA RAZÓN se publicó un artículo que respaldaba al "Partido Colorado ante el momento político". El análisis planteaba dos problemas de interés general, de cuya solución acertada dependían el progreso y la tranquilidad de la Nación.

         "El primer problema básico -refiere- lo constituye la organización de los poderes del Estado. Muchos esfuerzos y sacrificios siguen costando al pueblo el encauzar su normal régimen político. La falta de patriotismo de los que alentaron la guerra civil pasada también forma parte del pesado aluvión de obstáculos que se le oponen.

         El segundo problema nacional consiste en devolver a la Nación su mejor condición económica. Este ideal no puede conseguirse con planes utópicos, ni con discursos demagógicos, sino con la acción perseverante de un sistema orgánico de producción, circulación y consumo de las riquezas potenciales y creadas."

         Para responder al primer problema citado se sugirió una disciplina partidaria, la superación de los rencores entre correligionarios y el acatamiento de los principios fundacionales de la organización republicana.

         A las dificultades económicas el Partido Colorado debió anteponer una revisión profunda de su programa partidario y luego la formulación legislativa para el reajuste económico.

         Las contrariedades mencionadas constituyeron temas de debate surgidos culminada la guerra civil. El sector de oposición había sido derrotado, sin embargo afloró el espectro de las luchas internas y facciosas que comenzaba a tomar cuerpo en el partido gubernista.

         El gobierno de Morínigo llegaba a su fin y la tarea siguiente consistió en designar el sucesor que reúna los méritos políticos y la capacidad de dominar las pasiones internas que no tardaron en llegar. En CONCEPCIÓN 1947, Washington Ashwell enumera los sectores que iniciaron las movilizaciones para promover sus respectivos candidatos: a) el entorno presidencial, que alentaba la reelección del presidente Morínigo; b) el grupo de ministros que invocaban el mérito de la conducción exitosa del aplastamiento de la sedición y que postulaban la candidatura de Natalicio González; y c) el núcleo de miembros de la junta de Gobierno del Partido Colorado, que propiciaba la candidatura de don Federico Chaves.

         El presidente Higinio Morínigo, político astuto, optó por la segunda propuesta, convencido del irreversible fracaso de sus aspiraciones futuras sin el sustento del Partido Colorado. Para contrarrestar el posible ascenso de jefes y oficiales reincorporados y de reserva del ejército gubernista, los despachó con honores a sus hogares y a sus diligencias cotidianas. Los civiles incorporados al ejército recibieron igual tratamiento. Con esto Morínigo debilitó a las nuevas fuerzas conformadas para aplastar la rebelión y fortaleció a los mandos de las unidades del Ejército, sobre todo de la capital. El presidente de la República estaba decidido a reagrupar sus fuerzas esperando recuperar su ascendencia en el ejército. Las luchas facciosas del Partido Colorado lo favorecían enormemente.

         El 23 de setiembre de 1947, los colorados convocaron a los convencionales del país para una sesión a realizarse el 16 de noviembre de ese año. La agenda estipulaba la designación de un candidato a presidente de la República y a miembros para la Cámara de Representantes.

         El presidente de la Junta de Gobierno, el Dr. J. Eulogio Estigarribia fue el patrocinador de la candidatura de Federico Chaves, acérrimo rival de Natalicio González. A este sector se lo conoció con la denominación de "Democrático".

         Por su parte, don Manuel Riera, en una reunión de gran convocatoria, proclamó la candidatura de J. Natalicio González, para el periodo 1948-1953. Un acta suscrita por referentes de la Asociación Nacional Republicana, entre los cuales figuraban: Manuel Gadea, Mario Mallorquín, Manuel Talavera, Crispín Insaurralde, Enrique Volta Gaona, entre otros, declaraba:

         "En Asunción del Paraguay, a los veinte y tres días del mes de octubre de mil novecientos cuarenta y siete, reunidos los infrascritos en la casa familiar del doctor don Manuel Riera, convienen en redactar la presente acta con el objeto de dejar constancia de que, por la unanimidad de los votos de los presentes, se ha convenido propiciar la candidatura a la Presidencia de la República del correligionario ciudadano don J. Natalicio González. En prueba de conformidad lo suscriben todos los presentes."

Este sector respondía al "Guión Rojo".

 

 

XV - LA ACCIDENTADA CONVENCIÓN COLORADA

DE NOVIEMBRE DE 1947

 

         La convención del 16 de noviembre se desarrolló en el local del Teatro Municipal, con una concurrencia masiva. En total participaron 158 convencionales de todo el país. Inmediatamente después de la votación para la elección del presidente de la convención, se generó el clima de protesta que luego se hizo insostenible. Con cuatro votos de diferencia ocupó dicho cargo un partidario de Federico Chaves, don Bernardino Gorostiaga, quedando al margen el "guión", don Manuel Talavera.

         Los convencionales "guionistas" reclamaron la falta de legitimidad en la votación, pues se hizo correr la versión que sufragaron convencionales ausentes, por tanto, exigieron la elección a viva voz, pedido que fue negado por el Dr. J. Eulogio Estigarribia, procediendo éste a confirmar a Bernardino Gorostiaga en la presidencia.

         La reacción no se hizo esperar y los presentes lanzaron a la mesa directiva todo tipo de objetos y con amenazas lograron que el señor Gorostiaga se retire del recinto. Los "chavistas", argumentando un claro "atraco" a la convención, hicieron lo propio, dejando a los "natalicistas" como dueños de la situación quienes, no paraban de gritar:        "A balazo, a cañonazo, Natalicio al Palacio! "; o en su otra versión: "A balazo, a sablazo, Natalicio al Palacio!"

         Uno de los presentes, el odontólogo Felipe Molas López, recibió una llamada desde la Escuela Militar, era el coronel Carlos Montanaro. El economista y político W. Ashwell, secretario en aquel entonces del controversial personaje Felipe Molas López, realiza una reseña pintoresca de esa conversación en su obra CONCEPCIÓN 1947:

         "En ese momento se acercó el administrador del teatro para decirle al Dr. Molas López que el Cnel. Montanaro había llamado a preguntar qué estaba pasando y que había pedido hablar con un dirigente del Partido. Cuando le dije que Ud., estaba en la proximidad, me pidió hablar con Ud., añadió.

         "Molas López fue hasta el teléfono seguido del grupo y allí se desarrolló el diálogo siguiente que presenciamos, Montanaro hablaba desde la Escuela Militar.

         - ¿Qué está pasando, Felipe? Aquí me llegan rumores muy preocupantes.

         - Mirá, Carlito. Los demócratas acaban de ser desalojados de la convención a la fuerza. Evidentemente es una maniobra de la Policía y del moriniguismo.

Nosotros no estamos de acuerdo con lo que está pasando y vamos a ver qué podemos hacer para evitar que esto se convierta en un desastre partidario mayor de lo que ya es. Aquí está Mario (Mallorquín) conmigo. La convención va a seguir. Es seguro que va a proclamarle a Natalicio y posiblemente va a designar una nueva junta.

         Y allí Montanaro le dio una señal que sería decisiva. Le dijo:

         -Felipe, le dijo. Lamento lo que está ocurriendo, y si en algo yo puedo ayudar, estoy a las órdenes."

         Más tarde, reanudada la Convención partidaria, asumió la Presidencia don Manuel Talavera. Con vítores y aplausos se proclamó a Natalicio González como candidato a dirigir el Ejecutivo, igualmente se anunció la lista de candidatos al Parlamento y la nueva composición de la junta de Gobierno del Partido Colorado.

 

 

XIX. GESTIÓN DE GOBIERNO

 

         La cuestión agraria. Adquisición estatal de la CALT Compra de maquinarias industriales y agrícolas. Intervención en entes recaudadores. Relaciones internacionales. Empréstitos internos. Modernización de la Flota Mercante del Estado. Ampliación y mejoramiento de servicios públicos. Educación.

 

         Desde el Ministerio de Hacienda en 1946, Natalicio González, realizó una obra ponderable. Al respecto sostiene Leandro Prieto Yegros:

         "Su primer logro fue la promulgación del Código Aduanero, con el que puso fin a la anarquía tributaria. Le sucedió el decreto-Ley 17.325 de Impuestos Internos al Consumo, el 20.635 sobre Impuesto Inmobiliario, el 25.769 sobre Impuesto a la Renta y estaba prevista otra Ley Orgánica sobre el Impuesto a la Herencia."

         Ya durante su gestión de gobierno, logró estabilizar la moneda adoptando el patrón oro: un guaraní vale un peso argentino. Puso al día las pensiones. Fue el propulsor de una reforma agraria de trascendencia, facilitando a los campesinos por medio del Banco de Crédito Agrario la compra de tierras, maquinarias, semillas y "casa-habitación". Agrónomos expertos asesoraron a los agricultores en los nuevos sistemas de cultivo.

         En cuanto su política económica, Natalicio González basó su propuesta en la intensificación de la ocupación productiva en máximo grado, de todos los habitantes hábiles de la República, a fin de acrecentar al máximo la renta nacional, una de las más bajas de nuestro hemisferio. El cumplimiento de este programa suponía en el orden agrario, una gran expansión del crédito agropecuario; el fomento de la cooperación a fin de abaratar el costo de la producción y apresurar la tecnificación intensiva del trabajo, mediante la mecanización del mismo, y la fijación de precios mínimos remuneradores para todos los productos básicos de la agricultura nacional.

         En el orden industrial, agregaría, la transformación de la materia prima en artículos manufacturados, a fin de cubrir las necesidades del mercado interno e incrementar el valor de los productos que nutren nuestro comercio de exportación.

         Por otra parte, su política financiera apuntó decididamente al fortalecimiento de la moneda mediante una política enérgica y racional, pese a la dura prueba que la sometió la última guerra civil, su mantenimiento rígido como proporción de la solidez de la economía nacional y base para la reconstrucción de la fortuna privada.

         El Estado adquirió los bienes de la C.A.L.T. Compañía Americana de Luz y Tracción en la suma de 31.175.902 guaraníes, con los nuevos equipos que permitieron triplicar la producción de energía. Los beneficios de la estatización de la C.A.L.T. en 1948, por el superior gobierno, no se hicieron esperar. Como primera medida se contrató a un equipo de profesionales extranjeros, de la prestigiosa empresa CHRISTIANI Y NIELSEN. LOS técnicos se ocuparon de verificar los trabajos de ampliación de la usina eléctrica de Puerto Sajonia, en detalle, las nuevas instalaciones de calderas y turbo generadores.

         Para la culminación de las instalaciones se dispuso la compra de 350 toneladas de materiales,  que fueron embarcados en puertos europeos. Así, la luz eléctrica fue una realidad para un importante número de familias capitalinas.

         El 22 de noviembre de 1948, por Resolución N° 478 del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, se estableció la denominación oficial de los servicios públicos racionalizados como: Administración Nacional de Electricidad (ANDE).

         Se dieron divisas a firmas privadas para ampliar fábricas de tejidos de modo que para el año 1950, las empresas nacionales pudieron cubrir con su producción el consumo del país. El plan apuntó a reducir la importación a tejidos de lujo.

         También se financió la adquisición de maquinaria agrícola, semillas e implementos varios.

Los documentos de la época detallan cuanto sigue:

a)      En Cruzeiros:

400.000 kilos de semillas de arroz certificada, procedente del Brasil.

450.000 kilos de semillas, algodonero, de pedigrí importado de semilleros oficiales del Brasil.

b)      En moneda argentina:

400.000 kilos de semillas de papa certificada, procedente de la Argentina.

50.000 kilos de gamexanne.

500.000 kilos de semillas algodonero seleccionada importada de semilleros oficiales de la Argentina.

100.000 espolvoreadores para combatir la langosta y otras plagas.

c)       En Libras Esterlinas:

64.000 yardas de arpillera.

6.200 arados Massey Harris.

25.000 kilos de verde de París.

10.000 azadas.

d)      En guaraníes:

10.000 botellas de sulfuro de carbono.

1.000 rastrillos de 10 dientes.

e)       En dólares americanos:

1.500 arados Massey Harris.

38.500 rollos de alambre.

2.000 docenas de hachas Collins.

3.333 docenas de machetes cabo de madera.

417 docenas de machetes cabo de material plástico.

100 cajones de hojalatas de 20x28.

50 pailas de acero forjado.

1.127 rastras de púas de un cuerpo.

5.000 kilos de Grampas para alambrados.

3.000 pulverizadores Smith a mochila para combatir las plagas.

10 perforadores para postes de alambrados.

8 tractores TD 18 de trocha ancha, con motor diesel de 6 cilindros.

8 tractores TD 14 de trocha ancha, con motor diesel de 6 cilindros.

8 cuchillas niveladoras modelo 18 BC para tractor TD 18.

8 accesorios para destroncadora, modelo 19, para cuchilla niveladora

 

         Además la lista incluye implementos para cultivo de maíz, algodón, poroto, papas, caña de azúcar, equipos "Farmall Cub", implementos para tracción a sangre, máquinas camineras, repuestos varios, etc.

         Una publicación del diario EL País (del 4 de octubre de 1948) sorprendió con la información noticia de una intervención gubernamental en importantes reparticiones recaudadoras públicas. La Resolución número 26 del Ministerio de Hacienda, estipuló que Aduanas, Impuesto Inmobiliario y Puerto, sean intervenidos a fin de mejorar la estructura organizativa de dichos entes, promoviendo una estricta moral administrativa.

         Con respecto al manejo de la relaciones internacionales durante el Gobierno de Natalicio González, dos determinaciones de relevancia adoptó resaltaron durante el ejercicio de su presidencia.

         Una de ellas, bien polémica, fue el restablecimiento de las relaciones diplomáticas del Paraguay con España, este último, país gobernado por el dictador

Francisco Franco. La medida fue justificada en apoyo a España "como país que combatió al comunismo internacional y que, por tanto, no debería interesar al Estado paraguayo la ideología o estructura económica que identifica a dicho gobierno".

         En el año 1948, el voto paraguayo fue decisivo para la creación del nuevo Estado de Israel. Como es sabido, el 29 de noviembre de 1947, la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas resolvió, con el voto favorable de los dos tercios de sus miembros, crear en Palestina dos Estados, el israelí y el árabe. De acuerdo con esa resolución, el 14 de mayo de 1948, fue proclamado el Estado de Israel y constituido el gobierno provisorio, llenando todos los requisitos requeridos para desenvolverse conforme a sus instituciones y a sus compromisos institucionales.

         De esa manera, por decreto de gobierno número 238 del 6 de setiembre de 1948, se procedió al reconocimiento oficial de la nueva República sionista.

         En materia del manejo de la deuda interna, los matutinos del 9 de setiembre de 1948, resaltaban el documento que el Poder Ejecutivo remitió al Legislativo, como proyecto de ley que "Autoriza al Poder Ejecutivo a emitir títulos de la deuda interna denominados 'Empréstitos Internos para la activación económica 1948', hasta un valor total de 20 millones de guaraníes".

         Dicho proyecto de Ley hacía mención a que "los compromisos que el Gobierno, el Parlamento y el partido político que lo sostiene, han asumido ante la Nación, los obliga a emprender una etapa constructiva de grandes realizaciones económicas mediante las cuales se devolverá a la patria la grandeza interna, la prosperidad y el creciente bienestar que han caracterizado la sabia administración de nuestros primeros gobiernos nacionales, desenvolvimiento que quedó trunco con nuestras grandes crisis históricas."

         Como parte de la política de fortalecimiento de la Flota Nacional, en octubre de 1948, arribaron a nuestro país, recién adquiridos, cuatro buques modernos: la MOTONAVE PARAGUARÍ, el BUQUE MOTOR YPORÁ, el BUQUE MOTOR YGUREY y el petrolero LAGO YPACARAY; todas estas embarcaciones procedentes de astilleros norteamericanos, específicamente de la Korody Marine Corporation.

         Los barcos fueron traídos por tripulantes norteamericanos quienes capacitaron personal paraguayo, que tuvieron la oportunidad durante el viaje de ultramar de conocer el manejo de estas máquinas.

         El cuarto buque denominado "LAGO YPACARAY", era del mismo tipo de los petroleros del ejército norteamericano y de valiosa utilidad para el transporte de combustible.

         Decía la crónica periodística:

         "Conforme se ha venido anunciando, grande son los preparativos realizados para dar la bienvenida a estos mensajeros del progreso futuro de la patria. La Presidencia de la Flota Mercante del Estado, hace llegar por nuestro intermedio la invitación correspondiente a todo el pueblo a concurrir al puerto de la capital para recibir a estos barcos que enarbolarán tanto en la popa como en el mástil principal la tricolor bandera de nuestra patria."

         En materia educativa el gobierno de Natalicio González dispuso la realización del Primer Congreso Regional de Directores de Escuelas de la Capital, bajo la dirección del ministro Felipe Molas López y con la presencia del Consejo Consultivo.

         En la asamblea se aprobó el "Anteproyecto de Modificación del Plan de Enseñanza" de las escuelas primarias, después de un prolongado debate en el que cada director tuvo oportunidad de exponer sus experiencias obtenidas, luego de largos años de labor en la tarea de formar a la niñez con planes de estudios y programas que adolecían de muchas deficiencias.

         Luego de la aprobación del nuevo Plan de Estudios Primarios se procedió a analizar una propuesta similar para la reforma de los planes de estudios en el nivel secundario, siendo un acto sin precedentes el hecho de dar participación a docentes y directivos en el proceso de reforma educativa.

         El Plan de Reforma educativa apuntó sobre todo a insertar a los alumnos en las prácticas democráticas, dando intervención a la comunidad educativa en el proceso de participación deliberada en sus propios problemas educacionales.

         Un gran paso por la gratuidad de la educación se dio en una reunión del Consejo de Ministros, cuando el Presidente Natalicio González anunció que para el año 1949 suprimiría en absoluto todos los impuestos que graven la enseñanza, tanto en las escuelas primarias como en los institutos secundarios y en la Universidad. No se pagarían más ni derechos de matrículas, ni derechos de exámenes, ni derechos de diplomas, ni derechos de ninguna otra índole en dichas instituciones públicas.

         Estas fueron las palabras del Presidente Natalicio González:

         "en general, los estudiantes paraguayos son muy pobres y es obligación del Estado facilitar por todos los medios la difusión de la cultura, a fin de preparar una generación de ciudadanos ilustrados y técnicamente capaces para promover el renacimiento cultural del Paraguay, en el orden material como espiritual".

         Con respecto a las obras públicas, en el ámbito de las telecomunicaciones, para el año 1948 la red telefónica interurbana llegó a las siguientes ciudades: Barrero Grande, Itacurubí, San José, Coronel Oviedo, Colonia Independencia y Mbocayaty.

         De la misma forma, se estableció el contacto entre las redes telefónicas de Asunción y Buenos Aires, y se procedió a la construcción del sistema radiotelefónico entre Asunción y Pacheco, Provincia de Buenos Aires.

         Finalmente estuvo en tratativas sin poder concretarse, durante el gobierno de J. Natalicio González, la construcción de un ramal telefónico entre Asunción - Concepción - Mariscal Estigarribia, por sistema de ondas portadoras.

         Otro de los grandes proyectos, aunque inconcluso, significó la apertura de la Escuela Profesional que ofrecería cursos de ingeniería telefónica.

 

 

XX. INTENTONA GOLPISTA

 

         Intento de Golpe de Estado: Octubre de 1948.

 

         Constituido el gobierno de Natalicio González, fue confirmado en su puesto de Jefe de Investigaciones de la Policía de la Capital, el señor Nicolás Scorza Fúster. Desde ese momento el citado funcionario comenzó una campaña de difamación de algunos ministros secretarios de Estado y del mismo Presidente de la República a quienes pretendía controlar en sus funciones y hasta en sus conversaciones telefónicas. Comprobada fehacientemente esta actitud, fue reemplazado.

         La medida originó en el grupo político encabezado por el doctor Mallorquín y el señor Volta Gaona un disgusto que, a medida que transcurrían los días amenazaba concretarse en hechos desagradables. Para el efecto, los citados dirigentes trataron de convulsionar a la Organización Republicana Obrera e instrumentarla a sus designios. Lanzaron sordas amenazas y procuraron por todos los medios provocar conflictos internos en el coloradismo, iniciando de esa manera un plan conspiraticio.

         Ante la comprobación de la obstinación en la actitud del señor Volta Gaona, el presidente González lo reemplazó en la Intendencia Municipal con un decreto que constituyó una severa sanción. Días antes le había llamado a su despacho presidencial para ofrecerle la embajada de Colombia, ofrecimiento que finalmente fue rechazado.

         Para justificar su actitud, Volta Gaona manifestó: "No puedo abandonar Asunción; mis amigos reclaman mi presencia y mi concurso como dirigente, no puedo desertar de mi puesto".

         Lo que ocurrió fue que la conspiración contra el gobierno llegaba a su punto culminante, y tanto el citado Volta Gaona como el doctor Mallorquín con otros elementos más -como los doctores Montanía, López, Franco Navarro, Sabino Montanaro- habían madurado sus planes, y de acuerdo con el Coronel Montanaro tenían resuelto dar el golpe.

         En la madrugada del 25 de octubre de 1948, a la 01:00 específicamente, civiles encabezados por Mario Mallorquín, Eladio Montanía, Sabino Montanaro, Volta Gaona, Washington Ashwell y otros, penetraron en el Colegio Militar cuyas puertas les fueron franqueadas por orden del director del establecimiento, coronel Carlos Montanaro. Este ordenó que el cuerpo de cadetes y el batallón de conscriptos se aprestaran para combatir de inmediato. Tomando conocimiento del alzamiento del coronel Montanaro, se sumaron al movimiento militantes del franquismo y del Partido Comunista.

         El plan de operaciones estaba minuciosamente preparado y se puso en ejecución. Dos cañones antitanques, morteros y ametralladoras pesadas fueron enfilados para abrir fuego contra el Departamento Central de Policía a cuyos guardianes el jefe militar de la rebelión, conminó rendimiento en el plazo de diez minutos, plazo que no llegó a expirar cuando comenzó el ataque.

         El Departamento Central de Policía fue cubierto con ráfagas de ametralladoras, mientras la artillería y los morteros del Colegio Militar desmoronaban con sus impactos.

         Sorprendido por el ataque, el mayor Narciso Campos pudo escapar del local con algunos contingentes con los cuales desenvolvió una brillante acción para amarrar a los sublevados. Estos, dueños de la sección del edificio ocupada por la Jefatura y otras dependencias administrativas, concentraron sus ataques contra la sección ocupada por el servicio de seguridad al mando del capitán Saldívar, quien, a pesar de la sorpresa, organizó sus tropas y ofreció una tenaz resistencia.

         Informados de lo que ocurría, el Presidente, varios de sus ministros, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, numerosos jefes y oficiales y civiles leales, se instalaron en el local del Estado Mayor General.

         Se contó con la adhesión de las grandes unidades militares, menos la de Artillería, comandada por el coronel Alfredo Stroessner.

         La División de Caballería al mando del mayor Adalberto Canata, tuvo a su cargo la maniobra envolvente para recuperar el terreno de operaciones en manos de los sublevados. El capitán Saldívar ofreció una gran tenacidad de modo a evitar que los complotados llegasen a copar la zona del ferrocarril y la Plaza Uruguaya, puntos referenciales. El avance decisivo de Canata logró que los sublevados se retirasen lentamente, viendo que ya nada podían hacer, decidieron rendirse y solicitar garantías. Mario Mallorquín y Washington Ashwell se rindieron a las tropas en las cercanías del Colegio Cristo Rey. Por su parte, el coronel Alberto Sánchez fue comisionado para hacerse cargo del Colegio Militar y conducir prisioneros a los sublevados al local del Estado Mayor, estos fueron: los coroneles Montanaro y Marcial Samaniego, el mayor Aguirre, el doctor Roberto L. Petit, los señores Volta Gaona, Sabino Montanaro y otros.

         Una circular dirigida al "Pueblo de la República" del 26 de octubre, refrendada por los Ministros Secretarios de Estado: del Interior, J. Augusto Saldívar y de Defensa Nacional, Raimundo Rolón, conminaba a todos los habitantes del país a entregar armas, municiones o efectos de propiedad fiscal a su jurisdicción correspondiente.

         Las Fuerzas Armadas, la Policía y las delegaturas de Gobierno tuvieron plenas facultades para verificar la existencia de dichas armas en poder de los ciudadanos, si así fuere, debían ser puestos de inmediato ante la justicia.

         Por su parte el gobierno de Natalicio González lanzó una proclama a través de las emisoras, en cadena nacional, RADIO STENTOR, RADIO TELECO, LA CAPITAL, LA Z.P. 11 y LA RADIO ENCARNACIÓN, que expresaba cuanto sigue:

         "A las Fuerzas Armadas de la Nación:

         Un acto de insubordinación del Director del Colegio Militar ha venido a perturbar momentáneamente la tranquilidad de la Capital.

         Se ha ordenado que se recoja al local de la institución a esperar mis órdenes, que serán cumplidas inflexiblemente, porque cuento con el apoyo de las Fuerzas Armadas y el pueblo de la República.

         Las guarniciones del interior deben esperar las instrucciones que les haré llegar oportunamente y rechazar toda tentativa de complicarlas en la insubordinación.

         A los colorados de la República:

         Cumplid con vuestro deber, actuando en defensa del orden constitucional, de vuestra libertad y seguridad.

         Una gran masa de ciudadanos se ha presentado para ofrecerme su sangre y su vida a fin de asegurar el imperio de sus ideales, cuyo ejecutor fiel y enérgico es el gobierno que presido. Agradezco a mi pueblo esta adhesión espontánea y significativa.

         Vuestro Presidente".

 

XXI. DERROCAMIENTO Y EXILIO

 

         Luego de sofocado el intento de golpe de Estado, Natalicio se vio obligado a realizar cambios estratégicos en el esquema de seguridad. Nombró a Liberato Rodríguez como Ministro del Interior. Este se había destacado en la defensa del gobierno, al frente de la Policía, durante las jornadas de octubre de 1948. Por su parte el coronel Carlos Montanaro fue removido del Colegio Militar y Alfredo Stroessner del arma de Artillería, por estar involucrados directamente en el frustrado golpe.

         El ministro Liberato Rodríguez estaba empeñado en lograr la unidad partidaria. Los partidarios de Natalicio González y Federico Chaves se acercaban con el fin de sellar un pacto que les permita superar las viejas rencillas.

         El Presidente, se cree que por presión de su amigo Víctor Morínigo, se negó a aceptar las propuestas del sector "democrático", de participar paritariamente en el gobierno, aduciendo que "los amigos no quieren aceptar la paridad".

         Liberato Rodríguez reaccionó airado, pues todo su prestigio había puesto en el proceso de unidad y esta decisión lo dejaba mal posicionado. Preguntó al Presidente:

         "-¿Qué pretenden los amigos?, ¿el sometimiento total e incondicional?"

         A lo que Natalicio González respondió:

         "-Verá, Liberato, el que quiere venir con nosotros será bienvenido y los que no quieren, que ellos se arreglen."

         La conspiración estaba en marcha, Natalicio había sellado su suerte al negarse a ceder espacios de poder a sus enconados adversarios. Por su parte, el odontólogo Felipe Molas López alentó a Liberato Rodríguez a seguir con la maquinación y reunir a todos los jefes militares que quieran plegarse al movimiento.

         La crisis fue subiendo de tono. La prensa oficialista publicaba diatribas contra Liberato Rodríguez y Molas López, ambos eran considerados como partidarios de Federico Cháves. Por su parte el sector "democrático" hacía demostraciones de fuerza concentrando a sus adherentes en mítines antigubernamentales que eran respondidos por los "guiones". El desconcierto era total, al punto que Natalicio González convocó al comandante de la Caballería, Adalberto Canata, para manifestarle sus serias intenciones de renunciar al cargo presidencial.

         Liberato Rodríguez, comprometido a fondo con el complot, se reunió con comandantes de regimiento logrando el apoyo sin reservas, incluido el de Adalberto Canata.

         Natalicio González, en un último intento, trató de detener al jefe de la conspiración convocándole a reunión, pero en una maniobra audaz Rodríguez, escapa de la celada. La Artillería ensayó débilmente la defensa ante fuerzas muy superiores.

         El presidente González, asilado en la embajada del Brasil, recibió a Liberato Rodríguez como portador del pedido de renuncia sin condiciones. Sin presentar objeciones Natalicio González redactó el documento, de fecha 30 de enero de 1949:

         "Creo que cuando el Primer Magistrado de una Nación no puede desempeñar con la plenitud de sus facultades constitucionales, es su deber abandonar el cargo (...) Estoy en vísperas de alejarme del seno de la patria por largos años. Pueden estar todos seguros que partiré limpio el corazón de amarguras y que mis labios estarán cerrados para siempre del reproche y del vilipendio."

         El coronel Adalberto Canata propuso que el general Raimundo Rolón, ex ministro de Defensa Nacional, ocupe el cargo de Presidente Provisional de la República, moción que fue aceptada por los jefes de la sublevación, a cambio de garantizar la unificación partidaria y la incorporación de militantes de la facción democrática en el gabinete.

         Natalicio González inició un largo exilio que lo llevó a recorrer Buenos Aires, Montevideo, Caracas, La Habana y Ciudad de México. Durante los gobiernos de la facción "democrática", su figura fue objeto de escarnio, era preferible no mencionarlo si existía algún tipo de interés en ocupar algún cargo público. Más tarde el presidente Alfredo Stroessner, lo nombró, en 1957, embajador paraguayo ante el gobierno mexicano, cargo que desempeñó por breve tiempo.

         Sus detractores sostuvieron que Natalicio González, dilapidó recursos públicos. El biógrafo González y Contreras, afirma:

         "el Presidente Molas López llamó a su despacho a un corresponsal americano, a quien pidió difundir el siguiente despacho: 'Se acusa a Natalicio González de haberse llevado una fortuna de 13 a 14 millones de guaraníes. Además se le acusa de contar con dos o tres millones de dólares en varios bancos'."

         El aparato propagandístico iniciaba de esa manera su campaña anti-natalicista. Pasando de las palabras a los hechos, la Policía, sin ninguna orden judicial, se apoderó de la casa del ex presidente González, luego de su biblioteca y pinacoteca.

         El economista compatriota Washington Ashwell, durante los años posteriores al exilio de Natalicio González, se desempeñó como funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo, siendo su función específica reunirse con jefes de Estados del continente para gestionar créditos que contribuyan al aceleramiento del progreso económico y social de los países de latinoamericanos y caribeños.

         En uno de sus viajes a México, coincidió en una reunión con el ex presidente mexicano Miguel Alemán Valdés, a quien le cupo gobernar el país azteca entre los años 1946 a 1952. Precisamente iniciada la década del 50, Natalicio González fijó un largo exilio en ese norteño país y fue recibido por el gobierno de Alemán con toda deferencia.

         La conversación entre Miguel Alemán y Washington Ashwell se dio en estos términos:

         "-Sr. Ashwell ¿usted de dónde proviene?

         - Soy de nacionalidad paraguaya, Sr. Alemán.

         - ¿De Paraguay?... entonces conoce usted a Natalicio González.

         - Lo conozco, es más, soy un discípulo suyo.

         - Déjeme decirle que ni bien supe de su llegada a México, dispuse que funcionarios de protocolo de palacio fuesen a recibirlo al aeropuerto y lo trasladen al mejor hotel de ciudad de México. Natalicio expresó a mi enviado que llegaba al país con 150 dólares americanos en los bolsillos y que no podría hacer frente a los gastos que demande el hospedaje. Inmediatamente, vía telefónica, ordené al funcionario que lo hospede a cuenta mía y que quede el tiempo que desee. Al día siguiente Natalicio, abandonó el lujoso hotel y se alojó en una pensión modesta de la capital.

         - En Paraguay -le refirió Ashwell- sus adversarios lo atacan inmisericordemente.

         - Puedo desmentir esas acusaciones -sostuvo Alemán-; cuando se reunió con su esposa, le facilitamos un crédito público para la vivienda. Natalicio mandó construir una casita en las afueras y se dedicó a sus escritos. Meses después, llegó la noticia del retraso en sus cuotas del Banco, razón por la que le asignamos un fondo cultural para que realice sus publicaciones y de paso pueda ganarse la vida honradamente. Cuál fue mi sorpresa cuando meses más tarde, me acercó una formidable investigación sobre la historia y cultura mexicanas, escrita por luminarias intelectuales de América Latina, que yo, con todos los medios del Estado a mi alcance, no lo hubiera podido conseguir. He ahí el incansable Natalicio, tenía amigos por todos lados, estos apreciaban su calidad intelectual y no se negaron a prestarle ayuda en los momentos dificiles.1"

 

1Ashwell, W. Conversaación con el Presidente Miguel alemán, febrero de 2011

 

 

XXII. NATALICIO Y LYDIA DEJAN DE EXISTIR

 

         Natalicio tenía todo previsto para emprender el viaje de retorno al Paraguay. Días antes, al 6 de diciembre de 1966, había comentado a su discípulo y amigo Washington Ashwell que pretendía donar toda su biblioteca a su ciudad natal, Villarrica. Era una formidable colección de libros y archivos sobre cultura e historia de América, quizá una de las más completas del continente.

         En ciudad de México, Lydia y Natalicio, contaban como pariente a un sobrino y una criada que ayudaba en los quehaceres de la casa.

         El ex presidente se dedicó a empacar las cosas de primera necesidad y el resto lo trasladaría por encomienda, en barco. Lydia Frutos realizaba las últimas diligencias, vaciando los cuartos, juntando las ropas, predisponiendo los enseres; el país que amaban y por el que tanto lucharon les aguardaba nuevamente. Quedaban sólo algunas horas para partir.

         Natalicio junto a su oficina, terminaba de arreglar algunos papeles, manuscritos de libros que tenía pensado editarlos en Paraguay. Eran sus memorias, las que había escrito con la serenidad y el sosiego del exilio, con la claridad del sentimiento y el sometimiento de las pasiones. Faltaban minutos para que den las 11:00, cuando un agudo dolor de pecho, súbitamente, le arrebató el último suspiro y le amortajó el cuerpo. Inerte quedó en la silla, los ojos fijos en la nada, como cuando el ensimismamiento intelectual lo tenía cautivo, como cuando el silencio era la materia de su espíritu.

         Lydia, minutos después, invocando unas frases para manifestar la alegría del retorno, se encontró con el irremediable escenario. En aquel despacho yacía muerto el hombre que luchó por la perenne proyección de su cultura, por la nación guaraní y su inclaudicable derecho a expresarse en el concierto de las naciones, por el Paraguay eterno. Pero fundamentalmente, él, era el hombre que la ayudó a sobrellevar ese terrible accidente que la había marcado de por vida y por el que siempre sostuvo: "Yo vivo por Natalicio".

         Abombada por la situación que no atinaba a comprender y en estado de shock, Lydia Frutos, reunió cuantas pastillas tenía a su alcance y las tomó. Para asegurarse, con una hoja de afeitar cercenó las venas de sus muñecas. Finalmente se entregó a los brazos de su marido, para dormir el sueño imperecedero, el sueño final de un amor más allá de la vida y de la muerte. Yacían en la casita de ciudad de México, los restos de Lydia inmolada y del "descubridor del Paraguay", como lo llamaba su amigo escritor Gilberto González y Contreras.

         A días de la desaparición física de ambos, muy tímidamente, los periódicos nacionales anunciaron lo ocurrido. El diario PATRIA, del 16 de diciembre de 1966, expresaba:

         "Llegaron ayer los restos de Natalicio González y señora".

         "Conmovidos aun por la ingrata noticia de la muerte del distinguido correligionario e intelectual paraguayo don Natalicio González y de la compañera de toda su vida, doña Lidia Frutos de González, en la tarde de ayer llegaron a nuestra capital los restos mortales de este matrimonio que brilló fuera y dentro de nuestro país por sus brillantes dotes.

         Cultivó -Natalicio- la poesía, la historia y la sociología con una avidez incansable, así como el cuento y la novela en los que se destacó como un narrador impecable. En todos estos aspectos de su fecundo quehacer literario, se inspiró siempre en nuestras costumbres y en los problemas de la tierra, convirtiéndose en el escritor paraguayo por excelencia.

         El sepelio de los restos mortales del señor González y señora se realizará hoy, alas 8 y 30 hs., en el cementerio de la Recoleta. Efectivos del Batallón Escolta Presidencial rendirán honores militares al féretro del señor González en su carácter de ex presidente de la República. Por su parte, la junta de Gobierno del Partido ha declarado duelo partidario por tres días y ha designado al Dr. Saúl González para hacer uso de la palabra en el acto de sepelio en nombre de la junta de Gobierno."

         Por su parte en un número del diario LA TRIBUNA, del mes de diciembre, se leía:

         "... fue Natalicio González un connotado escritor que comenzó su labor literaria en la década del 20, más o menos, haciendo paralelamente diarismo político y literario. Entre otras iniciativas importantes debido a su empeño personal, puede citarse la revista GUARANIA y una editorial que cumplió plausible empresa en nuestro medio."

 

 

CONCLUSIÓN

 

         El primer presidente colorado desde 1904, luego de 44 años de gobiernos liberales y militares, fue Natalicio González.

         El escritor político y social guaireño, bautizado por el irigoyenista argentino Gabriel del Mazo, como "doctor en ciencias del pueblo", creció entre las tribulaciones de una sociedad castigada por malones, conspiraciones y revoluciones civiles y militares, que no contribuían en nada al progreso del país en sus esferas económica y cultural.

         Toda su formación se la debe a la "universidad errante" a la que asistió, primero como un romántico publicista y luego como un profesional del exilio. América y Europa -en especial la ciudad de París- le dotaron del bagaje de conocimientos para ensayar tratados, novelas y manuales, desde poesía, pasando por sociología, historia, política, economía, hasta convertirse en nada menos que el prologuista del gran estudioso del mundo griego, filólogo y filósofo austriaco, Theodor Gomperz, autor del libro denominado "PENSADORES GRIEGOS".

         Férreo defensor del electoralismo, fue responsable de la encuesta partidaria que finalmente coadyuvó a que los directores del Partido Colorado, cedan perentoriamente para que un grupo de jóvenes correligionarios se presenten a elecciones legislativas y de esa manera ocupen escaños en la Cámara de Representantes, que desde 1904 hasta 1926, estaba constituida netamente por legisladores liberales.

         Un aporte de gran relevancia para la cultura fue la edición de la revista GUARANIA, intermitente trabajo que reunía en su seno a connotados pensadores y políticos de esa época, cuya misión fue dar a conocer aspectos de nuestra historia, literatura y acontecimientos de magnitud a nivel nacional e internacional. En varios pasajes de su existencia esta revista fue objeto de clausura por su propaganda contraria al régimen vigente.

         Llegó a la presidencia de la República, luego de una polémica decisión surgida en la convención partidaria de noviembre de 1947, a solo cinco meses de la revolución opositora que casi cambió la historia del Paraguay. En aquellas jornadas revolucionarias los combatientes colorados conocidos como pynandí, ayudados por las armas del ejército gubernista y un poco de suerte -más que nada por la falta de pericia militar que caracterizó a los sublevados- tornaron la situación catapultando al Partido Colorado en vísperas de su retorno al Palacio de López.

         Un enconado rival suyo, el "democrático" Federico Chaves junto al odontólogo -y "conspirador por excelencia"- Felipe Molas López, incubaron, desde el advenimiento de Natalicio González al poder, la trama que haría durar su periodo de gobierno tan solo cinco meses.

         La frase escrita en su renuncia a la presidencia: "Estoy en vísperas de alejarme del seno de la patria por largos años", fue inspirada por un deseo sublime de guardar equidistancia ante la imposibilidad de servir a su país, de ocupar espacios relevantes en política, para llevar a la práctica su visión del "Estado servidor del hombre libre".

         A su muerte, tímidamente recordaron sus exequias los medios escritos. El general Alfredo Stroessner, por entonces en el ejercicio de la presidencia, seguía guardando el recuerdo de aquel frustrado golpe, en agosto de 1948, que le valió el exilio para no caer prisionero de la reacción natalicista. La memoria débil o el olvido del pueblo de sus líderes y mártires, fue la constante en la acción propagandística del dictador.

         Un escritor liberal había dicho de Natalicio que "era un indio, pero en vez de tensar el arco y lanzar la flecha, empuñaba la pluma y tocaba la lira".

         La bibliografía natalicista debiera ser objeto de un estudio despojado de apasionamiento, fundamentalmente, porque fue la alternativa al positivismo y lesseferismo que impregnaban la temática intelectual y económica de la primera mitad del siglo veinte paraguayo.

 

 

BIBLIOGRAFÍA DE NATALICIO GONZÁLEZ

 

ARTÍCULOS Y ENSAYOS:

"MISION DEL ARTE" (1915) publicado en los ANALES DEL GIMNASIO PARAGUAYO de marzo de 1918, "URUTAÚ'' en los ANALES de febrero de 1919, "EL TARTAMUDO" en los ANALES de julio de 1919, "BLAS GARAY" en los ANALES de agosto de 1919, "SOLANO LÓPEZ" (1915) publicado en octubre de 1919 en los ANALES, "CAMINO DE PERFECCIÓN" en los ANALES de diciembre de 1919, "ARSENIO LÓPEZ DECOUD" publicado en PATRIA en marzo de 1921, "SON MALOS TRATADOS" y "CUESTIONES POLÍTICAS" en 1926, "LA LITERATURA VENEZOLANA' (1927), "EL DRAMA DEL CHACO", "EL NUEVO IDEARIO DEL PARTIDO COLORADO" en colaboración con Bernardino Caballero (h) en 1931, "CARTA A LOS INTELECTUALES DE AMÉRICA" en 1932, "EL PETRÓLEO, LA GUERRA Y LA OLIGARQUÍA LIBERAL" en 1938, "POR LA UNIDAD DEL COLORADISMO" en 1947, "DISCURSO A LA NACIÓN PARAGUAYA" en 1947, "TEORÍA Y FUNDAMENTO DE LA LIBERTAD" en GUARANIA N°1 en diciembre de 1947, "EL PRESIDENTE ELECTO SE DIRIGE AL PUEBLO DE LA REPÚBLICA" en 1948, "LOS POETAS DEL PARAGUAY", "ENSAYISTAS E HISTORIADORES PARAGUAYOS", "LAS INSTITUCIONES SOCIALES Y MILITARES", "SAN AGUSTÍN Y LA IDEA DEL TIEMPO" y "BASES Y TENDENCIAS DE LA CULTURA PARAGUAYA", todos en 1948. Otros ensayos sin precisión de fechas: "JUAN E. O'LEARY", "EVOLUCIÓN POLÍTICA Y LITERARIA DEL PARAGUAY", "EL RENACIMIENTO PARAGUAYO", 'LA DEMOCRACIA FUNCIONAL", "UN VIAJE A CARACAS", "El Doctor Francia y su obra", "DELFÍN CHAMORRO", "EL GRAL. DÍAZ", "CAPECE Y SUS AMIGOS" y "MANUEL DOMÍNGUEZ'.

 

LIBROS:

"CUENTOS Y PARÁBOLAS" (1922), 'BALADAS GUARANÍES" (1925), "SOLANO LÓPEZ Y OTROS ENSAYOS" (1926), "EL PARAGUAY CONTEMPORÁNEO" EN COLABORACIÓN CON PABLO MAX INSFRÁN (1929), "EL PARAGUAY ETERNO" (1935), "CARTAS POLÉMICAS SOBRE LA GUERRA DEL PARAGUAY" (1940), "PROCESO Y FORMACION DE LA CULTURA PARAGUAYA" (1940), "EL PARAGUAYO Y LA LUCHA POR SU EXPRESIÓN" (1945), "BAJO LAS SOMBRAS DEL MALÓN" EN COLABORACIÓN CON VÍCTOR MORÍNIGO (1947), "SOLANO LÓPEZ DIPLOMÁTICO" (1947), "CÓMO SE CONSTRUYE UNA NACIÓN" (1949), "MOTIVOS DE LA TIERRA ESCARLATA" (1952), "ELEGÍAS DE TENOCHTITLÁN" (1953), "MÉXICO EN EL MUNDO DE HOY" (1958), "EL ESTADO SERVIDOR DEL HOMBRE LIBRE" (1960), "GEOGRAFÍA DEL PARAGUAY" (1964), `VIDA Y PASIÓN DE UNA IDEOLOGÍÁ' (1967), "

 

Prólogos a libros editados por la Editorial GUARANIA y uno por la Editorial JACKSON

"JUAN ANDRÉS GELLY: EL PARAGUAY LO QUE FUE, LO QUE ES Y LO QUE SERÁ" (París, 1926), "CARLOS A. LÓPEZ: LA EMANCIPACIÓN PARAGUAYA" (1942), "BLAS GARAY: TRES ENSAYOS SOBRE HISTORIA DEL PARAGUAY" (1942), "MANUEL GONDRA: HOMBRES Y LETRADOS DE AMÉRICA" (1942), "IGNACIO A. PANE: ENSAYOS PARAGUAYOS" (1945) por Ed. Jackson, "THEODOR GOMPERZ: PENSADORES GRIEGOS, UNA HISTORIA DE LA FILOSOFÍA ANTIGUA" (1951).

 

Libros publicados bajo su dirección por Editorial GUARANIA

- Fernández de Navarrete, M. COLECCIÓN DE VIAJES Y DESCUBRIMIENTOS QUE HICIERON POR MAR LOS ESPAÑOLES, en 5 tomos.

- Fernández de Oviedo, G. HISTORIA GENERAL Y NATURAL DE LAS INDIAS, 14 tomos.

- Otros

 

 

FUENTES CONSULTADAS

 

AMARAL, Raúl. LOS PRESIDENTES DEL PARAGUAY. Ed. Servilibro, 2° edición. Asunción, 2005. Pp. 399.

ASHWELL W, GABRIEL DEL MAZO Y OTROS. EL HOMENAJE A J. NATALICIO GONZÁLEZ, LARGAMENTE ESPERADO. Editorial Cuadernos Republicanos, Asunción, 2004. Pp. 61.

ASHWELL, W.,  EL PENSAMIENTO DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS (1869-1947). Edición al cuidado del autor. Asunción, 2010. Pp. 430.

BENÍTEZ, Justo P.,  EL SOLAR GUARANÍ. Ed. Nizza. Buenos Aires, 1959. Pp. 215.

EDICIONES "CUADERNOS REPUBLICANOS" del 14 al 29.

FERREIRA P, Saturnino. PROCESO POLÍTICO DEL PARAGUAY 1947-1949. Asunción.

ENRIQUÉZ G., Efraín. LA GUERRA INCONCLUSA. Ed. Litocolor. Asunción, 1982. Pp. 115.

GONZÁLEZ, Natalicio. LA IDEOLOGÍA AMERICANA. Ed. Cuadernos Republicanos. Asunción, 1984. Pp. 220.

GONZÁLEZ, Natalicio. LA GUERRA DEL PARAGUAY. Ed. Sudesta. Buenos Aires, 1968. Pp. 104.

GONZÁLEZ, Natalicio. EL PARAGUAY ETERNO. Ed. Cuadernos Republicanos. Asunción, 1986. Pp. 253.

GONZÁLEZ, Natalicio. EL ESTADO SERVIDOR DEL HOMBRE LIBRE. Ed. Cuadernos Republicanos. Asunción, 1993. Pp. 285.

GONZÁLEZ, Natalicio. OBRA POÉTICA COMPLETA (19251966). Ed. Cuadernos Republicanos. Asunción, 1993. Pp. 308.

GONZÁLEZ, Natalicio. VIDA Y PASIÓN DE UNA IDEOLOGÍA. Ed. Napa, N° 16, Asunción, 1982. Pp. 230.

GONZÁLEZ, Natalicio. LA GUERRA DEL PARAGUAY. Ed. Guarania. Asunción, Pp. 91.

GONZÁLEZ, Natalicio. EL MILAGRO AMERICANO. Ed. Cuadernos Republicanos. Asunción, 1983. Pp. 471.

GONZÁLEZ, Natalicio. LA RAÍZ ERRANTE. Ed. Guarania. México, 1953. Pp. 280.

GONZÁLEZ, Natalicio. SOLANO LÓPEZ, DIPLOMÁTICO. Ed. Biblioteca de las FFAA. de la Nación. Asunción, 1948. Pp. 121.

GONZÁLEZ, Natalicio. COMO SE CONSTRUYE UNA NACIÓN. Ed. Guarania. Asunción, 1949. Pp. 238.

GONZÁLEZ, Natalicio. PROCESO Y FORMACIÓN DE LA CULTURA PARAGUAYA. Ed. Guarania. Asunción, 1948. Pp. 367.

GONZÁLEZ, Natalicio. LETRAS PARAGUAYAS. Ed. Cuadernos Republicanos, Asunción, 1988. Pp. 375.

GONZÁLEZ, Natalicio. EL PARAGUAYO Y LA LUCHA POR SU EXPRESIÓN. Ed. Guarania. Asunción, 1945. Pp. 90.

GONZÁLEZ, Natalicio. IDEOLOGÍA GUARANÍ. Ed. Del Instituto Indigenista Interamericano. México, 1958. Pp. 87.

GONZÁLEZ, Natalicio. ANTOLOGÍA POÉTICA. Ed. Alcándara. Asunción, 1984. Pp. 120.

GONZÁLEZ, Natalicio. EL DRAMA PARAGUAYO. Ed. Biblioteca Colorada. Asunción, 1950. Pp. 71.

GONZÁLEZ, Natalicio. DISCURSO A LA NACIÓN PARAGUAYA. Ed. Guarania. Asunción, 1947. Pp. 21.

GONZÁLEZ, Natalicio. POR LA UNIDAD DEL COLORADISMO. Ed. Guarania. Asunción, 1947.

GONZÁLEZ, Natalicio y Víctor Morínigo. BAJO LAS SOMBRAS DEL MALÓN. Ed. Guarania. Asunción, 1947. Pp. 75.

GONZÁLEZ, Natalicio. EPINICIOS. Ed. Cuadernos Republicanos. Asunción, 1983. Pp. 75.

GONZÁLEZ Y CONTRERAS, Gilberto. J. NATALICIO GONZÁLEZ. DESCUBRIDOR DEL PARAGUAY. Ed. Guarania. Asunción, 1951. Pp. 435.

GONZÁLEZ A., Ezequiel. LA TRANSMISIÓN DEL MANDO PRESIDENCIAL DE NATALICIO. Edición al cuidado del autor. Asunción. Pp. 80.

GONZÁLEZ A., Carola. MAPA GENÉTICO ANR. Ed. Intercontinental. Asunción, 2009. Pp. 498.

GOMPERZ, Theodor. PENSADORES GRIEGOS. Ed. Guarania. Asunción, 1951. Pp. 658.

MORÍNIGO, Víctor. ENSAYOS Y ESCRITOS. Asunción, 2004. Pp. 362.

KALLSEN, Osvaldo. HISTORIA DEL PARAGUAY CONTEMPORÁNEO 1869-1983. Asunción, 1983. Pp. 215.

YNSFRÁN, Edgar. MEMORIAS Tomo 1. Ed. Fausto cultural. Asunción.

 

Periódicos :

EL PAÍS, años 1947-1948.

LA RAZÓN, años 1947-1948.

PATRIA, año 1966.

LA TRIBUNA, año 1966.

Publicaciones de la revista "GUARANIA": Ediciones de 1920, 1933, 1940 y 1947.

 

 

ARTÍCULO PUBLICADO EN ABC COLOR SOBRE EL LIBRO :

 

LIBRO SOBRE J. N. GONZÁLEZ

En el prólogo de la obra señalada, el director de la colección, Herib Caballero Campos, expresa que este libro de José Arce analiza la vida y la obra de uno de los hombres más importantes en materia del pensamiento político en el Paraguay del siglo XX. “La obra es el resultado de una meticulosa investigación”, explica.   

Natalicio González (1897-1966) es posiblemente uno de los referentes más importantes del pensamiento paraguayo.

Sus ideas influenciaron en gran parte de la población de nuestro país y ha sido el más destacado pensador colorado ejerciendo por varias décadas una gravitante influencia en la ideología de su ámbito.   

El autor nos va demostrando cómo fue la vida de Natalicio, desde su infancia en Villarrica, su paso por el Colegio Nacional, su formación autodidacta y su gran inquietud intelectual. José Arce también se refiere a la faceta periodística e intelectual así como la destacada obra poética de Natalicio (así, a secas, como se lo conocía de manera popular).   

En el libro -de acuerdo con lo señalado por Caballero Campos- se puede apreciar de qué forma se fue forjando el pensamiento de J. Natalicio González, cómo pudo conjugar la actividad periodística con la política y a la vez mantener cercanos y fluidos vínculos con importantes referentes del pensamiento latinoamericano de su época.   

Es evidente que su estancia en la Francia de los años 20 del siglo XX caló hondo en el pensamiento de Natalicio González que se volvió un importante y respetado publicista gracias a su revista Guarania.   

Herib Caballero Campos sostiene que José Arce, un joven historiador paraguayo pero a la vez gran conocedor del pasado reciente de nuestro país, demuestra su conocimiento sobre el tema y logra presentarnos la vida y la obra de un hombre del que hoy en día poco conocemos y que deberíamos estudiar para comprender con mayor claridad el desarrollo del Paraguay durante la segunda mitad del siglo XX.   

José G. Arce Farina, 33 años. Es licenciado en historia por la UNA, realizó el curso de doctorado en historia en la misma universidad.  Posee cursos de actualización docente en nuestro país y el Mercosur. Realiza actualmente el posgrado en docencia de la educación superior, en la Universidad Católica.   

Es vicedirector del Colegio Internacional, docente asesor de posgrado de la Universidad Nacional de Asunción y catedrático auxiliar de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNA.   

Tiene publicados los libros: Aspectos Doctrinarios del Socialismo Humanista (2008), Coloquio en Madrugada. Poemas y Cuentos. (2009), Roberto L. Petit: El joven luchador por la Reforma Agraria (2009).

1 de Junio de 2011 - www.abc.com.py

 

NATALICIO, UN AUTODIDACTA QUE FUE GRAN TEÓRICO Y DOCTRINARIO

El joven historiador compatriota José Arce Farina escribió una nueva biografía de J. Natalicio González, el caudillo y teórico colorado que ocupó la presidencia de la República durante un breve lapso entre 1948 y 1949. El libro que contiene esta semblanza del político, escritor y periodista aparecerá el domingo 5 de junio con el ejemplar de ABC Color, como volumen número 14 de la colección Protagonistas de la Historia, publicada por la editorial El Lector.   

En esta primera parte de la entrevista mantenida con él, José Arce, historiador, docente universitario, se refiere a Natalicio, el hombre a quien biografió.   

–¿Quién fue Natalicio González?   

–Natalicio fue uno de los últimos grandes teóricos de la Asociación Nacional Republicana. A pesar de su formación autodidacta, fue capaz de escribir sobre los más variados temas: filosofía, sociología, política, poesía, geografía y hasta se animó a plantear un proyecto de Carta Magna. Su esbozo de Constitución figura en una de sus más grandes obras: “El Estado servidor del hombre libre”. A su vez fue político, parlamentario y presidente de la República. En esta última faceta tuvo escaso éxito.   

–¿Cuál fue su origen?   

–Juan Natalicio González Paredes fue oriundo de la ciudad de Villarrica. Nació el 8 de setiembre de 1897. Su padre, don Pablo, fue un potentado recolector y envasador de yerba mate en las zonas de Ygatimí, también poseyó un establecimiento ganadero entre los pueblos de Caaguazú y Yhú, hasta su debacle económico, posterior a la revolución de 1904. Su madre, Benita Paredes, lo introdujo en la maravillosa cosmovisión guaraní, relatándole de niño la mitología de este pueblo ancestral.   

–¿Dónde estudió?  

–Realizó su formación primaria y el ciclo básico en Villarrica, recibiendo una muy buena instrucción de afamados docentes guaireños, como el gran latinista José del Rosario Rojas, el matemático Simeón Carísimo, el pedagogo y cientista social Ramón Indalecio Cardozo y el profesor de lengua francesa Nicolás Sardi. El ex diplomático en tiempos de Solano López Gregorio Benites y el poeta Delfín Chamorro acudían periódicamente a la casa de los González Paredes, e influyeron en la personalidad de Natalicio. Tras la muerte de la madre, seguida por la de su progenitor, Natalicio se trasladó a la ciudad de Asunción para culminar su estudio de bachillerato en el Colegio Nacional.

3 de Junio de 2011 - www.abc.com.py

 

BIOGRAFÍA SOBRE EL AUTOR NATALICIO

El historiador compatriota José Arce Farina, autor de “J. Natalicio González”, el libro que aparecerá mañana domingo con el ejemplar de ABC Color, habla en esta parte de la entrevista que mantuvimos con él acerca de la formación del ideólogo colorado, a quien considera un miembro más de la célebre Generación del 900.   

La biografía de Natalicio es el volumen número 14 de la Colección Protagonistas de la Historia, de la Editorial El Lector.   

–¿A qué corriente literaria se adscribió Natalicio González?  

–Podemos ubicar a Natalicio González como surgido en las primeras décadas del novecentismo paraguayo. Corresponde a esa generación de notables escritores de estilo moderno, por citar a algunos, Arsenio López Decoud, Eloy Fariña Núñez, Cardús Huerta, Manuel Gondra, Pablo Max Insfrán, Leopoldo Ramos Giménez, Manuel Ortiz Guerrero, Facundo Recalde, Hérib Campos Cervera (padre), entre otros de destacadísima actuación.   

–En lo político, ¿cómo se hizo nacionalista?   

–La amistad que unía a la familia González con Gregorio Benites y Delfín Chamorro fue clave. Luego de la cena departían largamente sobre el martirologio paraguayo del 70. Benites se explayaba sobre su amistad con el argentino Juan Bautista Alberdi, defensor de la causa paraguaya, en tanto que Chamorro declamaba sobre la tradición. En el establecimiento de su padre trabajaban nativos que potenciaban la imaginación de Natalicio comentándole sobre su cultura. La madre, doña Benita, contribuyó a su apego a las raíces paraguayas. Años más tarde, su trabajo sobre Solano López recibió elogios de Juan E. O’Leary, quien sostuvo: “…las primeras cuartillas me convencieron ya de que estaba en presencia de un gran escritor, de un verdadero escritor, y al terminar de leer la última, saludé emocionado el advenimiento de un pujante compañero, de un heraldo más de la causa nacionalista”.   

Qué le caracterizó a su nacionalismo.   

–No podemos hablar de un nacionalismo de tipo chauvinista. Natalicio admiraba los procesos de la emancipación americana. Poseía una formidable colección de títulos sobre América Latina, sobre las guerras libertadoras de Bolívar y San Martín; más adelante coincidió con los jóvenes radicales del FORJA (Argentina), se interesó por el proceso peruano y el Aprismo de Haya de la Torre, del PRI mexicano. Era un nacionalismo que defendía la autodeterminación, el destino de cada Nación y su cultura, pero con un sentimiento de solidaridad más amplio en relación a los países latinoamericanos.   

–¿Qué significó para él su viaje a París en la década del 20?   

–Natalicio arribó a París, en principio, para cerrar unos acuerdos editoriales para la empresa Monte Domecq y Compañía, en compañía del arquitecto Tomás Romero Pereira.

4 de Junio de 2011 - www.abc.com.py

 

 

BIOGRAFÍA DE NATALICIO ANALIZA ÉPOCA APASIONANTE

En su libro “J. Natalicio González”, José Arce Farina, joven historiador compatriota, analiza una de las apasionantes épocas históricas de nuestro país, aún cercana a la memoria de algunos sobrevivientes.

El libro aparece hoy con el ejemplar de ABC Color y es el volumen 14 de la Colección Protagonistas de la Historia, de El Lector.    Arce Farina, en la última parte de la entrevista con él, se refiere a su biografiado.  

-¿Cómo cosechó Natalicio sus vínculos con intelectuales latinoamericanos?  

-A través de sus viajes y del fluido intercambio intelectual, Natalicio ganó prestigio con sus publicaciones, sus obras fueron vendidas en las principales librerías de la región. Algunas de sus relaciones fueron los argentinos Gabriel del Mazo y Luis Dellepiane, al venezolano Rufino Blanco Fombona, al peruano Francisco García Calderón, Germán de Arciniegas, Gilberto González y Contreras y otros grandes del continente.   

-En su faceta política, Natalicio fue uno de los artífices del ascenso del Partido Colorado al poder pero él no pudo sostenerse un año en el Palacio de gobierno.   

-Era una época de gran inestabilidad política. Dos sectores internos de la ANR, “guiones” y “democráticos”, no se daban tregua. Federico Chaves y Felipe Molas López eran los jefes de la conspiración, en connivencia con sectores castrenses. Eso luego significó la derrota de Natalicio y su renuncia a la Presidencia. No supo articular espacios de unidad, parcializó aun más el movimiento, sustentado celosamente en los guiones. Esa fue la causa de su rápida remoción.   

-Qué obras se pueden señalar de su Gobierno.   

-Durante su corto gobierno estatizó, el 16 de agosto de 1948, la empresa que daba servicio de energía eléctrica al país, la Compañía Americana de Luz y Tracción (CALT), de capitales suizo e italiano. La nueva empresa estatal pasó a llamarse Administración Nacional de Electricidad (ANDE). Asimismo, nacionalizó el servicio telefónico, que estaba explotado por la firma alemana Siemens y se constituyó la Administración Nacional de Telecomunicaciones (Antelco). El negocio alcoholero quedó monopolizado por un ente mixto, COPAL, y la comercialización de la carne pasó a mano estatal.

5 de Junio de 2011 - www.abc.com.py

 

 

 

 

 

 

Para comprar este libro deberá contactar con:

 

CENTRO CULTURAL “EL LECTOR”

Avda. San Martín c/ Austria

Telefax: (595-21) 610 639 - 614 259

E-mail: comercial@ellector.com.py

 

EL LECTOR 1 – PLAZA URUGUAYA

25 de Mayo esq./ Antequera

Telefax: (595-21) 491 966 – 493 908

E-mail: comercial@ellector.com.py

Asunción - Paraguay.

 

 

Enlace al espacio de la EDITORIAL EL LECTOR

en PORTALGUARANI.COM

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO AL ESPACIO DE LECTURA RECOMENDADA

DON JUAN NATALICIO GONZÁLEZ PAREDES en PORTALGUARANI.COM

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

ENLACE INTERNO RELACIONADO

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 





Bibliotecas Virtuales donde se incluyó el Documento:
EDITORIAL
EDITORIAL EL LECTOR
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA P
DISCURSOS
DISCURSOS DE PRESIDENTES DE LA REPÚBLICA DEL...



Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada




Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos

 

 

Portal Guarani © 2024
Todos los derechos reservados, Asunción - Paraguay
CEO Eduardo Pratt, Desarollador Ing. Gustavo Lezcano, Contenidos Lic.Rosanna López Vera

Logros y Reconocimientos del Portal
- Declarado de Interés Cultural Nacional
- Declarado de Interés Cultural Municipal
- Doble Ganador del WSA