PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
LA POLÍTICA DE DEFENSA PARAGUAYA A TRAVÉS DE LOS DISCURSOS PRESIDENCIALES (1844-2008)

  DISCURSOS PRESIDENCIALES - GRAL. HIGINIO MORÍNIGO (1943 - 1948)

DISCURSOS PRESIDENCIALES - GRAL. HIGINIO MORÍNIGO (1943 - 1948)

LA POLÍTICA DE DEFENSA PARAGUAYA  

A TRAVÉS DE LOS DISCURSOS PRESIDENCIALES  

(1844-2008).

 

GRAL. HIGINIO MORÍNIGO

Periodo presidencial

1943-1948

 

Cnel. DEM CÉSAR RAMÓN LEÓN BARRIOS

Cnel. DEM JOSÉ RAMÓN ALVARENGA JARA I.

 

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Al pretender enfocar las Políticas de Defensa Nacional trazadas por algún mandatario del Estado paraguayo, a través de los mensajes presidenciales en el transcurrir de su periodo de gobierno, ineludiblemente se debe estudiar la estructura del Estado ya definido en la cual se desenvuelve la vida normal de los ciudadanos. El marco teórico abordado fueron los mensajes presidenciales del Gral. Higinio Morínigo 1943/48.

El Estado paraguayo, desde el inicio de la vida independiente ha obtenido normativas legales en que basaba sus diseños de gobierno, con el fin de fijar, desarrollar, y ejecutar sus propósitos en la conducción del Estado. Que de una y otra forma establecía sus Políticas, sean éstas de índole económicas, y porque no decirlo sobre Política de Defensa entre otras.

Las Cartas Magnas del Paraguay, que datan desde 1844 (Ley de Administración Pública del año 1844), luego las Constituciones Nacionales de 1870, 1940, 1967 y la vigente desde junio de 1992, llamadas en otros términos la Ley Suprema de la República, de una u otra forma, son proyecciones Políticas de un Estado que diseña el devenir de las actividades.

Por consiguiente, al hablar de la Constitución Nacional del año 1940, promulgada mediante el Decreto - Ley Nº 2.242, que obedeció al propósito de salvar al país del recrudecimiento de la larga anarquía que tan duramente había castigado a las familias paraguayas. Con la creencia de que una amplia política nacional podía crear el ambiente de concordia y de tolerancia que se necesitaba para que el Gobierno de aquel entonces pueda consolidar su autoridad y garantizar la tranquilidad a todo el pueblo paraguayo.

 

Los Gobiernos paraguayos, por medio de las Constituciones Nacionales, iban fijando de una u otra manera sus respectivas Políticas de Defensa, que constituyen en medidas y previsiones en planes destinados a preparar y conducir las acciones internas y externas de la Defensa, cuya ejecución no solo compete al gobierno, sino también a las diversas instituciones públicas y privadas, quienes tienen el destino del país.

La Constitución Nacional del año 1940, en su preámbulo establecía proveer la Defensa Nacional, a fin de obtener el bienestar y el progreso de la República, y hacer duraderos los beneficios de la libertad para sus hijos. En las declaraciones generales, artículo 18 establecía: «La custodia y defensa del orden y de la soberanía, de la integridad territorial y del honor de la República, así como la defensa de esta Constitución, quedan a confiadas a las Fuerzas Armadas de la Nación. El Presidente de la República es el Comandante en Jefes de ellas, pero podrá delegar en un oficial general el mando ejecutivo de las tropas. Las Fuerzas Armadas de la Nación estarán organizadas con carácter permanente».

Al ocurrir la trágica muerte de José Félix Estigarribia el 7 de setiembre de 1940, y como la Carta Política promulgada unos meses antes se había suprimido el cargo de Vicepresidente. En consecuencia, el Gral. Higinio Morínigo fue designado por el Consejo de Ministros para ejercer provisionalmente la primera magistratura, y como tal la ejerció hasta 1943, año en que sin permitir la participación de otras fuerzas políticas, se hizo elegir para el periodo constitucional 1943-1948; tal es así que gobernó por casi ocho años, el más largo hasta entonces en el siglo XX.

 

 

II: OBJETIVO DEL TRABAJO y LA POLITICA DE DEFENSA.

 

El objetivo principal de este trabajo práctico, es la de pretender analizar los discursos o mensajes presidenciales del periodo de gobierno del Gral. Higinio Morínigo Martínez, comprendida entre los años de 1943 a 1948, en las distintas etapas que han transcurrido dicho mandato presidencial, y el enfoque dado en cuanto a la Política de Defensa Nacional en aquella época.

Antes de profundizar el análisis, es importante definir a la Política, la cual es la disciplina con fundamentos científicos y arte, mediante parámetros la conducta de comunidades humanas. La Política de Defensa, es el marco que guía los esfuerzos nacionales en proporcionar respuestas a los problemas de seguridad nacional e internacional, que garantiza la seguridad integral y de los intereses nacionales, en donde puede ocurrir hechos como:

La existencia del Estado; su libertad, independencia y soberanía;

La integridad de la población nacional y del patrimonio de la República, tanto tangible como intangible, dentro y fuera del país;

La plena vigencia del Estado de Derecho y de las instituciones democráticas;

La preservación de la identidad y unidad de la Nación;

Las condiciones propicias para la consecución y/o mantenimiento de los objetivos nacionales;

La permanencia de las condiciones de estabilidad y previsibilidad indispensables para el desarrollo de la vida nacional.

La singular importancia de este análisis, constituirá en el hecho de investigar la Política de Defensa del periodo de gobierno del presidente de aquel entonces, no sin antes reflexionar de la época que le han antecedido al Gral. Higinio Morínigo y sus implicancias en la sociedad paraguaya.

Por lo general el discurso en sí constituye en la facultad racional con que se infieren unas cosas con otras, por medio de la reflexión sobre algunos antecedentes o principios, en vista, en este caso especifico sobre la Política de Defensa que empleaba del Presidente de la República de ese periodo de gobierno.

Al analizar la conceptuación de la Política de Defensa Nacional, es imperiosa visualizar lo que es la «Política» sobre lo cual existen varias acepciones en el marco de la Ciencia de la Administración, en donde significa norma genérica, amplia y flexible que implica una línea de conducta que encausa la búsqueda del logro de un objetivo. Luego, como ciencia la POLITICA adquiere sentido cuando es aplicada en una comunidad, a una colectividad nacional sobre la que se erige un Estado.

Para asegurar la consecución de los objetivos de la Defensa Nacional, se implementan previsiones y acciones necesarias para contribuir a la construcción de un orden internacional basado en el respeto al derecho internacional y a los principios de independencia y autodeterminación de los pueblos, la igualdad jurídica entre los Estados; la solidaridad y la cooperación internacional.

La protección internacional de los derechos humanos. Proteger la integridad territorial sobre la base de la presencia nacional, incluyendo la militar, y el apoyo a toda la sociedad.

 

 

III. PERIODO DE GOBIERNO DEL «GRAL HIGINIO MORINIGO» 1943-1948

 

El Gral. Higinio Morínigo, se hizo cargo de la Presidencia de la República después de unos tiempos transcurridos de otros gobiernos anteriores, y su gestión debe juzgarse desde dos ángulos, ninguno de los cuales puede ser eludido: el constructivo o administrativo y la parte política. Su gobierno fue el más constructivo, el más eficaz y el de mayores realizaciones en el siglo XX, acompañando tal vena los pueblos del Continente, quienes asimilaban el progreso y vivían en constante evolución.

Una breve reseña sobre el Presidente del Paraguay en aquel entonces; el GENERAL HIGINIO MORINIGO, desde el 7/IX/1940 al 15/VIII/1943, provisional y desde el 15/VIII/1943 al 3/VI/1948, constitucional. Visitó varios países americanos. Adquirió la residencia presidencial; suspendió las actividades partidarias; disolvió al Partido Liberal; creó el Banco del Paraguay; el Instituto de Previsión Social; creó la aviación comercial; la Flota Mercante del Estado; la Escuela de Humanidades, la COPACAR, la COPAL, dispuso la instalación de cloacas y desagües, estableció colonias agrícolas, escuelas y hospitales. Destacable la decisión tomada en cuanto a la moneda nacional, adoptó el «guaraní» como signo monetario; declaró la guerra a los países del Eje Berlín - Roma - Tokio.

Para el Gral. Higinio Morínigo, quien ha creído mejor para que las FFAA, cumplan con su cometido, para la cual elaboró estos delineamientos; y que son: La Defensa y sostenimiento de la Constitución y de las leyes de la República, su independencia y la integridad de su territorio;

La Defensa y apoyo de las autoridades constitucionales y demás funcionarios; El mantenimiento del orden público;

El respeto y protección a las personas y a la propiedad conforme a las leyes. De lo que se deduce claramente que el objeto de las FFAA.NN es la Defensa de la Nación misma como entidad soberana. No tenerla significaría renunciar al derecho a la Defensa y ponerse en manos del azar para terminar seguramente con la anexión al más fuerte. No tenemos el derecho ni se nos perdonaría, el exponer a la nación paraguaya a semejante trance, entregándola indefensa a sus enemigos, confiados solamente en las fuerzas y virtudes anímicas y físicas de nuestra raza. No existe sofisma alguno capaz de justificar ni perdonar este delito de alta traición.

Un estadista o un hombre que pretende ser tal, tiene la obligación moral y material de pensar y hablar con profundo conocimiento de los problemas nacionales y muy especialmente en los que tienen relación con la existencia misma de la nación.

Es por eso, que los hombres que llegan a las altas magistraturas deben pensar, mirar y avizorar el porvenir más allá de las estrechas concepciones, de los círculos partidarios; las Fuerzas Armadas deben constituir la razón principal y firme para la Defensa Nacional, y para lo cual debe de estar capacitada, bien organizada y excelentemente sustentada.

 

 

IV. IMPORTANCIA DE LA INVESTIGACIÓN

 

La fundamental importancia de este trabajo, consiste en la posibilidad de analizar por medio de una investigación los distintos periodos constitucionales del Paraguay, desde su vida independiente y el trazado de una Política de Defensa, específicamente el periodo de Gobierno del Gral. Higinio Morínigo 1943 -1948. Tal es así que la misma Constitución Nacional desde el año 1940, en su preámbulo establecía proveer la Defensa Nacional, a fin de obtener el bienestar y el progreso de la República, y hacer duraderos los beneficios de la libertad para sus hijos. En las declaraciones generales, artículo 18 establecía: «La custodia y defensa del orden y de la soberanía, de la integridad territorial y del honor de la República, así como la defensa de esta Constitución, quedan a confiadas a las Fuerzas Armadas de la Nación. El Presidente de la República es el Comandante en Jefe de ellas, pero podrá delegar en un oficial general el mando ejecutivo de las tropas. Las Fuerzas Armadas de la Nación estarán organizadas con carácter permanente».

Un adagio conocido y muy antiguo dice: «Sivis pacem para bellum» - «Si quieres la paz prepárate para la guerra», es decir, que si un país quiere vivir tranquilo y ser respetado, debe tener una fuerza capaz de defender con eficacia su patrimonio y esta fuerza no puede ser otra que la de poseer una Fuerza Armada, organizada e instruida acorde con los métodos modernos.

El Coronel Cernadas en su obra «Estrategia Nacional y Política de Estado» dice así: «Una política fundada exclusivamente en el Derecho, carente de la fuerza suficiente que lo respalde, es inocua y sus principios que conforman su doctrina nacional quedan como una aspiración eternamente postergable»

Como ejemplo, podemos citar el caso nuestro antes de la guerra con Bolivia. Y sigue hablando el Coronel Cernadas en otra parte de la misma obra citada: «Los pueblos felices son propensos como las personas a la fácil quimera» y sostiene que un pueblo que no desarrolle al máximo su preparación y su defensa militar está jugándose su soberanía. «Nuestra experiencia del pasado nos ha demostrado con sobrada elocuencia que la debilidad en Fuerzas Armadas, entraña la debilidad en diplomacia. La meta de nuestra diplomacia es asegurar la paz duradera y comprendo que la diplomacia no puede ser eficaz sino cuenta con el respaldo de las Fuerzas Armadas».

Es cosa bien sabida que los medios de la política internacional son estos: ¡La diplomacia y las FFAA. Se deduce claramente que no es posible suprimir ni debilitar uno de los medios de la política internacional, sin dañar los intereses vitales de la nación. La existencia de las FF.AA se identifica con la vida misma del país y suprimirlas o convertirlas en instrumento del partido político constituye un atentado de lesa patria, es conspirar contra el Estado mismo.

Una de las medidas que el Gral. Higinio Morínigo tuvo que adoptar en el ámbito de la Defensa Nacional, en el periodo comprendido desde 1943 hasta 1948; fue la urgencia en implementar una Ley de Defensa del Estado, la cual fundamentó ante:

Los constantes intentos encaminados a alterar el orden público, reclamaban urgentemente la adopción de medidas que tuvieran por objeto garantir el normal desarrollo de las instituciones y consolidar la paz pública.

Más, para ello, se requería el instrumento legal que asegurara, al mismo tiempo que la sanción de los culpables, la libertad de la defensa, rodeando de las garantías necesarias la substanciación de los procesos. La reconstrucción moral y material del país en que se halla empeñado el gobierno, el deber de defender celosamente las tradiciones y la unidad de nuestro pueblo contra los perturbadores que persiguen la satisfacción de propósitos inconfesables, exigía se adoptaran esas medidas. Por ello, y como resultado de la necesidad sentida, se dicto el Decreto - Ley Nº 7.937, de Defensa del Estado.

Como era de esperar, ciertos enemigos del Gobierno aprovecharon la oportunidad para atacarlo en todos los tonos y en todas las formas. Aquellos que viven constantemente agitando la opinión pública con falsas informaciones y cuya única preocupación consisten en alterar el orden, no pudieron menos que protestar. Pero afortunadamente, las personas de criterio sano, amigas de la paz, del orden y de la legalidad, vieron en la Ley de Defensa del estado el remedio contra la anarquía y la disolución.

En el transcurrir de esos años, la grave crisis financiera mundial originada por la guerra europea y cuya repercusión se hacía sentir sobre el Paraguay, la cual obligaba a reducir los gastos presupuestarios, aún así, el Gobierno del Gral. Morínigo no ha impedido en seguir prestando su interés en la Reorganización de las Fuerzas Armadas, apostando por su modernización de acuerdo al programa trazado en el Plan Trienal, y que luego fijó el Plan Quinquenal para ajustar su labor de Gobernante para cumplir su propósito de realizar la grandeza moral y material de la Nación.

Las Fuerzas Armadas de la Nación, ha colaborado ampliamente con el Gobierno de Morínigo, para la restauración del orden y de la paz, con ejemplo de trabajo, disciplina y honradez.

Encauzado por el único camino que le señalan las Leyes de la República, a fin de convertirlas en una fuerza bien organizada, que garantice a la Nación su seguridad, tanto interna como externa.

El Gobierno del Gral. Morínigo vio y sintió con gran satisfacción cuán grande fue el espíritu de sacrificio que animaba a los miembros de las FFAA.NN, para cumplir con las sagradas y difíciles tareas que le imponen el deber constitucional.

El Gral. Morínigo, al referirse a la Política Interna dijo que expuso su afán de asegurar la paz, la cual era un fin primordial de su Gobierno y que justificaría cualquier sacrificio en aras de la tranquilidad pública y del desarme espiritual de sus conciudadanos. Sin recurrir a violencias innecesarias, la paz interna fue celosamente resguardada durante todo el tiempo, asegurando beneficios inestimables, sin lo cual no hubiera sido posible afrontar con éxito las repercusiones del conflicto mundial, ni encauzar el progreso del país.

 

 

V. CONCLUSIÓN

 

El Paraguay al comienzo de la vida independiente ha obtenido normativas legales en que basaba sus diseños de gobierno, con el fin de fijar, desarrollar, y ejecutar sus propósitos en la conducción del Estado.

Las Cartas Magnas del Paraguay, que datan desde 1844 (Ley de Administración Pública del año 1844), luego las Constituciones Nacionales de 1870, 1940, 1967 y la vigente desde junio de 1992, de una u otra forma, son proyecciones Políticas de un Estado que diseña el devenir de las actividades.

Un estadista o un hombre que pretende ser tal, tiene la obligación moral y material de pensar y hablar con profundo conocimiento de los problemas nacionales y muy especialmente en los que tienen relación con la existencia misma de la nación.

La fundamental importancia de este trabajo, consiste en la posibilidad de analizar por medio de una investigación los distintos periodos constitucionales del Paraguay, desde su vida independiente y el trazado de una Política de Defensa, y cuyo marco teórico fueron abordados los mensajes presidenciales del «Gral. Higinio Morínigo 1943 -1948». Tal es así que la misma Constitución Nacional del año 1940, en su preámbulo establecía proveer la Defensa Nacional, a fin de obtener el bienestar y el progreso de la República, y hacer duraderos los beneficios de la libertad para sus hijos.

En la política internacional la diplomacia y las FFAA constituyen como una moneda de dos caras, por la cual se deduce claramente que no es posible suprimir ni debilitar uno de los medios de la política internacional, sin dañar los intereses vitales de la nación. La existencia de las FF.AA. se identifica con la vida misma del país y suprimirlas o convertirlas en instrumento del partido político constituye un atentado de lesa patria, es conspirar contra el Estado mismo.

Una de las medidas que el Gral. Higinio Morínigo tuvo que adoptar en el ámbito de la Defensa Nacional, en el periodo comprendido desde 1943 hasta 1948; fue la urgencia en implementar una Ley de Defensa del Estado, la cual fundamentó ante: Los constantes intentos encaminados a alterar el orden público, reclamaban urgentemente la adopción de medidas qué tuvieran por objeto garantir el normal desarrollo de las instituciones y consolidar la paz pública.

Más, para ello, se requería el instrumento legal que asegurara, al mismo tiempo que la sanción de los culpables, la libertad de la defensa, rodeando de las garantías necesarias la substanciación de los procesos. La reconstrucción moral y material del país en que se halla empeñado el gobierno, el deber de defender celosamente las tradiciones y la unidad de nuestro pueblo contra los perturbadores que persiguen la satisfacción de propósitos inconfesables, exigía se adoptaran esas medidas. Por ello, y como resultado de la necesidad sentida, se dicto el Decreto - Ley Nº 7.937, de Defensa del Estado.

 

Fuente: INSTITUTO DE ALTOS ESTUDIOS ESTRATEGICOS. LA POLÍTICA DE DEFENSA PARAGUAYA  A TRAVÉS DE LOS DISCURSOS PRESIDENCIALES  (1844-2008). TRABAJO COLECTIVO DE LA PROMOCIÓN. GRAL. BRIG. HUGO MENDOZA . Director General , Asunción - Paraguay 2010 (198 páginas)

 


Compartir FB


Ver otras Obras...


REPUBLICA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANIMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011MÚSICA PARAGUAYALITERATURA PARAGUAYAMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAY
MUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYABILLETES DEL PARAGUAYBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANICASA DEL LA INDEPENDENCIALA GUERRA DEL CHACOHISTORIA DEL PARAGUAYFILATELIA DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2021
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA