PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
RENÉE FERRER


  CAMPO Y CIELO, 1985 - Poesías y relatos de RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA


CAMPO Y CIELO, 1985 - Poesías y relatos de RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA

CAMPO Y CIELO, 1985

Poesías y relatos de RENÉE FERRER DE ARRÉLLAGA

Edición digital: Alicante :

Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2001

N. sobre edición original:

Edición digital basada en la edición de Asunción (Paraguay),

Ediciones Mediterráneo, 1985.

 

 

Enlace al ÍNDICE del libro CAMPO Y CIELO (Enlace externo) en la BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES

Para los más chiquitos: Balido / Ranas / Lechones / Lluvia / Pororó

Y los no tan chiquitos: Cántaro / Tatacuá / Boyero / Marcación / Son tres y corren alegres / Tajamar / Leche caliente / Tereré / Mango rosa / Escuela campesina / Fogón / Galope / Cocotero

Relatos: El baño / Los guayabos / La Poda.

 

 

  

Al niño campero, 

          

 

 

                                                               A Don César,

   
 

                                                               a César,

   
 

                                                               y a mis hijos. 

   
       

 

PARA LOS MÁS CHIQUITOS

 
       

 

BALIDO

 
 

Oigo un tierno sonido

   
 

cruzar el callejón.

   

 

     
 

        ¡Salta mi corazón!

   

 

     
 

¿Son nubes que han formado

   
 

sobre el pasto un festón?

   

 

     
 

        ¡Salta mi corazón!

   

 

     
 

¿Son madejas de lana

   
 

o copos de algodón?

   

 

     
 

        ¡Salta mi corazón!

   

 

     
 

¿Desde lejos no veo

   
 

sobre el campo qué son?

   

 

     
 

        ¡Salta mi corazón!

   
 

Cuando escucho el balido

   
 

de sus bocas rosadas

   
 

sé que ovejitas son.

   

 

     
 

        ¡Canta mi corazón!

   

 

     
 

 

     

 

RANAS

 
 

Croan las ranas,

   
 

en el tajamar,

   
 

bajo el sol caliente

   
 

muy lejos del mar.

   

 

     
 

Bajo el sol caliente,

   
 

en el tajamar,

   
 

se mojan las patas

   
 

verdes al saltar.

   

 

     
 

De noche se escucha,

   
 

en el tajamar,

   
 

el son de las ranas

   
 

al brillo lunar.

   

 

     
 

¿Qué canción de cuna,

   
 

qué verdes arpegios

   
 

aduermen al niño

   
 

cuando tiene sueño?

   

 

     
 

Un coro de ranas,

   
 

desde el tajamar,

   
 

le canta al pequeño

   
 

muy lejos del mar.

   

 

     
 

 

     

 

LECHONES

 
 

Lechoncitos retozan

   
 

en el barrizal:

   
 

orejas entornadas,

   
 

el hocico glotón,

   
 

los ojitos pequeños,

   
 

ronca y baja la voz.

   

 

     
 

Sus colas enruladas

   
 

interrogan al sol

   
 

cuándo será la hora

   
 

de darse un atracón.

   

 

     
 

Les encanta bañarse

   
 

en charcos espejosos,

   
 

y dormir una siesta

   
 

a la sombra del pozo.

   

 

     
 

Se sacuden más tarde

   
 

el lodo asoleado

   
 

y parten cual señoras

   
 

en tacones de baile.

   

 

     
 

 

     

 

LLUVIA

 
 

Repican, pican las gotas,

   
 

repican en el parral.

   
 

Arpegios de agua en las hojas

   
 

se resbalan sin cesar.

   

 

     
 

Repican, pican las gotas

   
 

sobre las uvas rosadas

   
 

dejando en su piel sedosa

   
 

un resplandor de cristal.

   

 

     
 

Los sapos han decidido

   
 

tomar una ducha fresca

   
 

y se quedan dormitando,

   
 

muy serios, toda la siesta.

   

 

     
 

Repican, pican las gotas

   
 

mientras las gallinas blancas

   

 

     
 

en fila esperan pacientes

   
 

que pase la lluvia mansa.

   

 

     
 

Repican, pican las gotas

   
 

repican en el parral

   
 

y los perros las colitas

   
 

se ensucian en el barrial.

   

 

     
 

De pronto cesa la lluvia

   
 

y se despabila el sol,

   
 

enlazando campo y cielo

   
 

con un arco de color.

   

 

     
 

 

     

 

PORORÓ

 
 

Pororó, pop, pop,

   
 

contra la olla de hierro

   
 

revientan los granos duros

   
 

y nacen rosetas blancas.

   

 

     
 

Pororó, pop, pop,

   
 

se disparan sin parar

   
 

ardiendo en grasa de cerdo

   
 

con un poquito de sal.

   

 

     
 

Pororó, pop, pop,

   
 

rechistan al reventar

   
 

formando montañas blancas,

   
 

montañas de espuma y cal.

   

 

     
 

Pororó, pop, pop,

   
 

con un poquito de sal,

   
 

se deshacen en la boca

   
 

qué deleite, qué manjar.

   

 

     

 

     

 

Y LOS NO TAN CHIQUITOS

 
       

 

CÁNTARO

 
 

Redondez perfumada

   
 

de tierra recocida

   
 

con un plato en la boca

   
 

y un jarro del revés.

   

 

     
 

En capullo de barro

   
 

queda el agua dormida,

   
 

aprisionada y limpia

   
 

para mi ávida sed.

   

 

     
 

Qué modestia tostada

   
 

la de tu curva uncida

   
 

por dos manos morenas

   
 

teñidas de tu tez.

   

 

     
 

Cántaro que retienes

   
 

en telúrico seno

   
 

un sabor de agua mansa

   
 

con sobria sencillez.

   

 

     
 

Entre mis labios canta

   
 

tu líquida frescura,

   
 

el límpido sonido

   
 

de tanta redondez.

   

 

     
 

 

     

 

TATACUÁ

 
 

Tatacuá.

   
 

Nido gigante de hornero.

   
 

Tosca tu piel,

   
 

abovedado tu cuerpo.

   

 

     
 

Semana Santa se acerca.

   
 

La leña ponen a arder

   
 

hasta que ardiente y tostada

   
 

se te pone la pared.

   

 

     
 

Entonces con gran cuidado

   
 

sacan las brasas a un lado.

   

 

     
 

Sobre hojas de banano

   
 

de relumbrante verdor

   
 

hileras chipá mestizo

   
 

entregan a tu calor.

   

 

     
 

Aroma de anís esparcen

   
 

sus aros almidonados

   
 

bajo la sombra fragante

   
 

de retorcidos guayabos.

   

 

     
 

Cuando te quedas vacío,

   
 

tatacuá,

   
 

se acuna en ti

   
 

sueño de maíz cocido.

   

 

     
 

 

     

 

BOYERO

 
 

Por la cañada se escucha

   
 

el ladrido de los perros.

   
 

Las ruedas de la carreta

   
 

siempre protestan.

   

 

     
 

Al monte se van los bueyes

   
 

por la mañana,

   
 

a traer madera seca

   
 

para el fogón de la siesta.

   

 

     
 

El niño les picanea

   
 

en su indolencia

   
 

y con indolencia avanzan

   
 

sobre la cuesta.

   

 

     
 

Silbando se aleja el niño,

   
 

siempre silbando,

   

 

     
 

Su fantasía agreste

   
 

riega los campos.

   

 

     
 

Y cuando el sol ardiente

   
 

su rostro tuesta,

   
 

él retorna silbando,

   
 

silbando siempre.

   

 

     

 

     

 

MARCACIÓN

 
 

Se aneblina el corral

   
 

de humo y polvareda.

   
 

El humito es azul

   
 

y la llama amarilla.

   

 

     
 

Se calientan las marcas.

   
 

La hacienda se arremolina.

   
 

Vivaz se acerca un ternero.

   
 

Calza su lazo el arriero.

   

 

     
 

Negro olor de tristeza

   
 

el hierro deja en el cuero

   
 

mientras se agrandan sus ojos

   
 

llenos de asombro campero.

   

 

     
 

Su destino en el anca

   
 

ya lleva a fuego,

   
 

un destino que abarca:

   
 

campo y cielo.

   

 

     

 

     

 

SON TRES Y CORREN ALEGRES

 
 

Son tres y corren alegres,

   
 

corren las tres por el campo,

   
 

como amapolas pequeñas

   
 

desprendidas de su tallo.

   

 

     
 

Por un sendero de polvo

   
 

van acercándose al carro

   
 

que gime canción sedienta,

   
 

mientras retorna bajando.

   

 

     
 

Su paso deja una estela

   
 

de blanca niebla flotando

   
 

sobre los pastos jugosos

   
 

en indecible descanso.

   

 

     
 

En los límites del prado, lejos,

   
 

se extienden los árboles

   
 

como encerrando en sus brazos

   
 

la majestad del ocaso.

   

 

     
 

Son tres y se van corriendo,

   
 

alegres van por el campo

   
 

como amapolas que vuelan

   
 

para volver en el carro.

   

 

     

 

     

 

TAJAMAR

 
 

Qué placidez la del tajamar.

   
 

Agua de luna dormida.

   
 

Mancha de claridad

   
 

sobre la verde gramilla.

   

 

     
 

Los yuyos de sus orillas

   
 

en la costa se arrodillan,

   
 

amarilleados de sol,

   
 

y de sombras amarillas.

   

 

     
 

Vienen de tarde a beber

   
 

los bueyes el agua tibia,

   
 

barro mestizo su piel,

   
 

su líquida piel de arcilla.

   

 

     
 

Y los arrieros se bañan

   
 

en su placidez nocturna,

   
 

cuando se acurruca el sol

   
 

y se desnuda la luna.

   

 

     

 

     

 

LECHE CALIENTE

 
 

Espuma blanca y tibia.

   
 

Tibia espuma.

   
 

Entre mis manos bajas

   
 

hasta la lata.

   

 

     
 

La vaca mueve la cola

   
 

majestuosa,

   
 

y dormita rumiando

   
 

bovinas cosas.

   

 

     
 

La leche quiebra el aire

   
 

de la mañana

   
 

con su sonido rápido

   
 

y escurridizo.

   

 

     
 

Cortas saetas

   
 

de blanca luna

   
 

del pezón desprendidas

   
 

una por una.

   

 

     
 

Cuando acabo el ordeñe

   
 

de la mañana

   
 

beso en el jarro lleno

   
 

la tibia espuma.

   

 

     

 

     

 

TERERÉ

 
 

             Tereré tiene un imán

   
 

             escondido entre la yerba.

   

 

     
 

La guampa pasa aromada

   
 

con hoja yerba lucero

   
 

entre los dedos camperos.

   

 

     
 

El agua tiene el sabor

   
 

y los secretos que el viento

   
 

le arrancó a los yuyos frescos.

   

 

     
 

             Tereré a media mañana,

   
 

             Tereré al atardecer.

   

 

     
 

En ronda de jornaleros

   
 

se esconden los pensamientos

   
 

y se cuelgan los sombreros.

   

 

     
 

Cololó canta la guampa

   
 

cuando el agua se termina

   
 

subiendo por la bombilla.

   

 

     
 

             Tereré tiene un imán

   
 

             molido con yerba fina.

   

 

     
 

 

     

 

MANGO ROSA

 
 

Caen

   
 

mangos y sombra

   
 

sobre la tarde.

   
 

Alberga mil abejorros

   
 

su tronco enorme,

   
 

y sobre la arena lisa,

   
 

queda una alfombra

   
 

de mangos amarillos,

   
 

rosa su nombre.

   

 

     
 

Las frutas en sus pómulos

   
 

llevan pintadas

   
 

de irisados fulgores

   
 

la piel lustrada.

   

 

     
 

Y en el lugar que el peso

   
 

cortó su cabo

   
 

se escurre llanto denso

   
 

y azucarado.

   

 

     
 

Caen

   

 

     
 

mangos y sombra

   
 

sobre la tarde.

   

 

     
 

 

     

 

ESCUELA CAMPESINA

 
 

Palomas blancas se alejan

   
 

por el sendero.

   
 

La campana es canción,

   
 

canción distante.

   

 

     
 

Muy de mañana,

   
 

cuando apenas el sol

   
 

se despereza

   
 

se han ceñido las trenzas

   
 

con cintas anchas.

   

 

     
 

La escuela abierta parece

   
 

sobre la loma

   
 

un palomar bañado

   
 

de cal brillante.

   

 

     
 

Por sendas polvorientas

   
 

desde los ranchos

   
 

salpicando blancura

   
 

van por los campos

   

 

     
 

Y mientras el sol abre

   
 

sus ojos grandes,

   
 

la campana repite

   
 

canción distante.

   

 

     
 

 

     

 

FOGÓN

 
 

El viento silba afuera,

   
 

afuera silba;

   
 

silba cuando los peones

   
 

se arriman con pies descalzos;

   
 

silba mientras se sientan

   
 

en ronda abierta,

   
 

y frente al fogón contemplan

   
 

la llama incierta.

   

 

     
 

El viento silba afuera

   
 

cortando el frío

   
 

con su silbo filoso

   
 

y repetido;

   
 

silba cuando comienzan

   
 

a contar cuentos,

   
 

cuentos de poras blancas

   
 

y aparecidos.

   

 

     
 

El viento silba afuera,

   
 

afuera silba;

   
 

y en las noches que tiemblan,

   
 

ateridas de frío,

   
 

no hay lugar más amigo

   
 

que el fogón encendido.

   

 

     

 

     

 

GALOPE

 
 

Bandera de crin al viento,

   
 

cascos turban el silencio.

   
 

Devorando campo y cielo,

   
 

se van... se van.

   

 

     
 

Polvo flotando en la senda

   
 

angosta de roja tierra

   
 

como pájaros errantes

   
 

se van.... se van.

   

 

     
 

En la verde inmensidad

   
 

se diluyen como un sueño,

   
 

jinete y potro azulejo.

   

 

     
 

Hacia el caer de la tarde,

   
 

cuando todo está desierto,

   
 

se escucha un leve trotar

   
 

desde los cerros.

   

 

     
 

¿Cuántos pensamientos juntos

   
 

han compartido a lo lejos,

   
 

bajo los montes umbríos,

   
 

callados, quietos?

   

 

     
 

De esas tristezas y sueños

   
 

jinete y potro azulejo

   
 

sólo sabrán el secreto.

   

 

     

 

     

 

COCOTERO

 
 

Cocotero,

   
 

alto y recto

   
 

donde subirme no puedo.

   

 

     
 

Le llevas a cada nube

   
 

el mensaje de tu piel:

   
 

esbelta planta en el suelo,

   
 

verde borrasca en el cielo.

   

 

     
 

Mece sus hojas filosas

   
 

el empujón de los vientos.

   
 

Frutos de pulpa jugosa

   
 

revientan sobre los cerros.

   

 

     
 

Desde su flor desgranada,

   
 

de una suelta amarillez,

   
 

quisiera mirar lejana

   
 

la horizontal lejanía.

   

 

     
 

Cocotero

   
 

alto y recto,

   
 

mástil de mi tierra es.

   
 
         



 

 

 RELATOS 

 

EL BAÑO

     Esto sucedió antes de que tuviésemos la casa nueva.

     Como era habitual fuimos a la estancia para los trabajos de marcación y nos instalamos en la única casa existente, la cual tenía unas proporciones espléndidas, aunque paredes de adobe y lecho de palma y paja. Nuestro dormitorio daba a lo que se llama el «óga-vy», que sirve en los ranchos de campaña de lugar común. Allí, se reunía la peonada todas las mañanas a tomar tereré, entre las gallinas que picoteaban, distraídas, alguna miga de galleta rezagada del desayuno; y de noche, en rueda con el patrón, se conversaba al terminar la cena.

     La hora del crepúsculo era para mí aquella que traía aparejada la nostalgia de cuantas comodidades no existían y también el momento del baño diario.

     Como es habitual en el campo, la casa tenía dos baños: uno, pegado al dormitorio, pero sin comunicación con él, para el aseo personal; y el otro, bastante retirado, para todo lo demás.

     No es necesario decir que darse un baño en ese lugar implicaba una serie de preparativos previos, no por sencillos menos meticulosos. Por lo general se trataba de disponer un balde con un poco de agua fría, una palangana; un jarro y el jabón sobre un tronco tronzado a manera de pie, la toalla y la ropa limpia colgadas de sendos clavos a modo de percha, y naturalmente sobre el piso de tablas una pava con agua caliente.

     El baño, no sé si lo dije, estaba reservado a las mujeres y en los días de mucho frío, también al patrón. Era un cuartito instalado sobre cuatro pilotes de menos de medio metro de altura para que el agua escurriera con facilidad, bajo el que se formaba un barrizal, que con el tiempo se convirtió en el paraíso de un chancho viejo. El piso y las paredes eran de madera, y entre tablón y tablón, unas hendijas irregulares dejaban ver, al que se bañaba, ese trajín del personal que cierra el trabajo del día.

     Me gustaba sobremanera detenerme en los detalles desde ese observatorio inobservable; mirar los distintos verdes del monte tragarse la limpidez del cielo; el arreo apacible de las ovejas bajo el último esplendor de la tarde; y a poca distancia, brillando como un espejo horizontal, el tajamar, donde se bañaban los caballos, y más tarde, los hombres.

     Si uno tenía la desgracia de desvestirse, y luego, darse cuenta de haber olvidado el jabón, o lo que es peor, la toalla; no cabían más de dos alternativas: o volver a vestirse discretamente para buscar el objeto olvidado, o gritar para que alguien se lo alcanzara, con la bochornosa evidencia de semejante intimidad.

     Darse un baño en el campo tiene sus secuencias. La preparación del agua templada en la palangana; la ubicación de la ropa limpia en la percha, un poco lejos para no salpicarla; y por fin, desvestirse, con el secreto temor de que alguien transite por el pasillo, echando una ojeada a través de las hendijas, no obstante el tácito convenio que vedaba el paso a esa hora.

     Pero a pesar de lo prosaico, ese lugarcito provocaba en mí un cierto deleite. Si se tiene suficiente agua caliente y se sabe regular con el jarro los chorros que van cayendo por las ranuras del cuerpo, uno puede demorarse hasta que las estrellas terminen de alumbrar la noche; y empapada de luna, dilatar el tiempo hasta que, de pronto, la magia se rompe, y hay que vestirse.

     Una vez se me antojó que ese cuartito era el sitio ideal para hacer gimnasia sin ser vista. No sé por qué la gente de la capital generalmente se intimida al realizar en el campo cosas que en la ciudad resultan del todo corrientes. Empecé entonces a saltar levantando los brazos y separando los pies con el clásico movimiento del polichinela. Inmediatamente noté que alguien se acercaba; y, tratando de pasar inadvertida, me quedé inmóvil. Un peón se paró sigilosamente en el pasillo, escuchó con curiosidad, y luego se fue. Volví entonces a insistir en el mismo ejercicio, pero enseguida se acercó el hombre más inquisitivo que antes, aguzando el oído. Así estuvimos un rato, yo intentando saltar y él tratando de develar algún misterio, hasta que finalmente dijo entre divertido y azorado: ¡FANTASMAS!

     Entonces comprendí que mis saltos hacían vibrar el asa del balde produciendo ese rítmico ruidito metálico que tanto lo intrigaba.

     Esa noche Francisco, que así se llamaba el peón, se acostó más temprano, para evitar, seguramente, toda posibilidad de encuentro con algún aparecido; y yo, categóricamente, decidí no volver a intentar proezas gimnásticas en un baño de campaña.



LOS GUAYABOS

     Cuando estuvo terminada la casa de material la rodeamos de una promisoria vegetación. Además de los pinos, llevamos cincuenta plantas de árboles frutales para una quintita que se delimitó al costado del corral. Las especies eran de la más extensa y jugosa variedad: naranjos injertados, pomelos, mandarinos y limoneros; yvapovós, alguna que otra planta de lima, Yvapurús de negras y dulces frutas pegadas al tronco, aguacates lustrosos, chirimoyas fáciles de desgranar, y guayabos.

     Años después esos árboles estaban, en su mayoría, regularmente crecidos y daban, casi en su totalidad, riquísimas frutas. Una mañana me acerqué al borde del corral, donde entre grevilias que alzaban sus agujas al cielo, había un grupito bien dispuesto de guayabos. Se veían colgando de sus ramas, entre las hojas nuevas de color ambarino, frutas incipientes, en diversos estados de crecimiento. Aún no estaban maduras y exponían sus pulpas rosadas, a través de pequeños redondeles que el picoteo de los pájaros les dejó en la cáscara. El follaje tenía el aspecto de un encaje de finísima trama, causa sin duda de alguna plaga rebelde.

     Me puse a observar el cielo entre el ramaje y sentí como si me empequeñeciera dentro de una gruta vegetal que dejaba como ventanas abiertas por donde se colaba el sol. Me sorprendió el contraste entre la textura ondulante de las hojas y la suavidad totalmente lisa de los troncos; y sobre todo la diversidad de tonalidades verdes y marrones que, entremezcladas, producían un efecto perfecto de «camuflaje(1)».

     No sé si alguna vez habrán notado lo extremadamente difícil que resulta, para personas sin práctica en esos menesteres, treparse a los guayabos; y es porque, siendo tan lisos, carecen de nudos o de cualquier otro tipo de apoyatura.

     Pero el mayor placer me lo produjo el descubrimiento de que el tronco del guayabo se descascara perdiendo la piel exterior como ciertos reptiles. En efecto, la última lámina de la corteza se resquebraja, enrollándose sobre sí misma hasta formar unos pequeños pergaminos de puntas muy tiesas, e irregulares que, a la menor presión de los dedos, se desprenden deshaciéndose con un delicioso rumor. El placer que me producía ir pelando las ramas, una a una, me mantuvo entretenida un buen rato.

     De pronto, en lo alto de uno de ellos divisé una guayaba madura, tal vez la primera de la estación que los pájaros y el ojo avispado de los peones habían respetado por pura casualidad.

     Con la boca ya jugosa decidí saborearla. Sumida en mi determinación, coloqué cuidadosamente un pie en la horqueta que formaban una rama gruesa y otra delgada, e impulsándome con bastante agilidad pronto la tuve al alcance de la mano. La descolgué suavemente y ahí mismo, dejé que su cáscara corrugada y polvorienta se partiera entre mis dientes, dejando al descubierto la pulpa ácida y las durísimas semillas.

     No bien hube terminado mi agreste manjar, una de las ramas se quebró y me vi sentada en el suelo ante la atenta mirada de un perro que, sin que yo lo notara, me había acompañado.



LA PODA

     Aquella mañana, cuando miré por la ventana, mis ojos desbordaron la distancia que media entre la casa y la línea donde comienza a sonrosarse el firmamento. Vi entonces que el pasto se volvía paulatinamente platinado hasta formar un rizo de bruma exactamente donde se tocan campos y cielo.

     El frío me estiraba la piel sobre los pómulos y la frente, en tanto pequeñas grietas inofensivas me partían los labios. Animada por la promesa de un sol espléndido, que aquella neblina dejaba suponer, decidí hacer una poda.

     Munida de un cuchillo filoso di una vuelta a la casa observando las achiras. La mayoría tenían las hojas quemadas por la helada de la noche anterior y algunas ostentaban varas, que habiendo florecido ya, sólo, esperaban un corte de cuajo para rebrotar. En cuclillas y con el viento sobre la nuca empecé la faena, lenta y minuciosamente.

     Trabajé primero con las plantas de hojas oscuras y flores rojo fuego; luego con las de pétalos matizados de amarillo y naranja y hojas muy claras; y finalmente podé las de color salmón.

     Me gusta tomar las hojas secas y estirarlas hacia el suelo con un movimiento rápido y decidido, y ver cómo se desgajan del tronco principal con un chasquido de frágil y efímera sonoridad; y en medio de los tallos cóncavos desprendidos sentir el agua almacenada durante la noche caer a borbotones sobre el dorso de mi mano, salpicando mis mejillas, dejándome en los labios un delicioso e inesperado frescor.

     A medida que se agranda el sol el frío se adormece, y queda sobre el pasto, por breve tiempo, una alfombra de diminutas gotitas de rocío que se evaporan poco a poco hasta desaparecer por completo en la luminosidad de la mañana.

     Mi tarea sigue. Las hojas son separadas con escrupulosa concentración y van quedando desparramadas a mis espaldas, para verse al poco rato tan mustias, que parece como si nunca hubiesen sido hermosas.

     Una a una, cada planta recibe el tratamiento especial: limpieza, corte de hojas quebradas y aireación de los macizos entremezclados con yuyos. Estoy por terminar, cuando de pronto, un agudo grito me agranda la garganta: un sapo enorme duerme plácidamente al pie de una achira.

 

Enlace al CATÁLOGO POR AUTORES

del portal LITERATURA PARAGUAYA

de la BIBLIOTECA VIRTAL MIGUEL DE CERVANTES

en el www.portalguarani.com

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA


(Hacer click sobre la imagen)


 

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
BIBLIOTECA
BIBLIOTECA VIRTUAL MIGUEL DE CERVANTES
LIBROS,
LIBROS, ENSAYOS y ANTOLOGÍAS DE LITERATURA PARAGUAYA (POEMARIOS, NOVELAS, CUENTOS, TEATRO y ENSAYOS)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
MUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYACASA DEL LA INDEPENDENCIAACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA REPUBLICA DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYFILATELIA DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOLITERATURA PARAGUAYA
BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIBILLETES DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANIHISTORIA DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011LA GUERRA DEL CHACOMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA