El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio Nosotros TV Online Paraguay Contactos Idioma:
Galería de Artes Visuales
(Lista de Autores en Orden Alfabético)
  Galería de Literatura y Ciencias
(Lista de Autores en Orden Alfabético)
Powered by
Seguinos:
RAQUEL SAGUIER

  LA VERA HISTORIA DE PURIFICACIÓN, 2006 (Novela de RAQUEL SAGUIER)


LA VERA HISTORIA DE PURIFICACIÓN, 2006 (Novela de RAQUEL SAGUIER)

LA VERA HISTORIA DE PURIFICACIÓN

Novela de  RAQUEL SAGUIER 

(BIBLIOTECA POPULAR DE AUTORES PARAGUAYOS Nº 13)

© de esta edición Editorial El Lector /

© de la introducción Francisco Pérez-Maricevich

ABC COLOR y Editorial El Lector,

Asunción-Paraguay 2006 (106 páginas)

Director editorial: Pablo León Burián

Coordinador editorial: Bernardo Neri Fariña

Guía de trabajo: Francisco Pérez-Maricevich


 


INTRODUCCIÓN

RAQUEL SAGUIER O EL ARTE POSTMODERNO DE NARRAR


1

La asuncena Raquel Saguier (1940) es parte del distinguido grupo de mujeres que, a mediados de los años 80, incorporaron a la literatura paraguaya temas y problemas que tienen como núcleo central la problemática de la condición femenina al interior de la sociedad tradicional.

Adiestradas en los métodos y prácticas de talleres por guías expertos, desarrollaron en ellos sus potencialidades innatas para la creación estética. Muchas de ellas provenían de los Clubes del Libro, una experiencia que posibilitó expandir la lectura en grupos de mujeres que, de otra manera, nunca hubieran encontrado la oportunidad de conocer los libros de los autores del boom hispanoamericano, o de autores franceses e ingleses leídos en su idioma. Es natural que estos encuentros en grupo hayan suscitado solidaridades nuevas, impensables hasta los 60. El conocimiento de la mejor literatura -desde Kafka y Joyce, pasando por Sartre y Camus, Borges, Rulfo, Roa Bastos, Carlos Fuentes, García Márquez, Mario Vargas Llosa, hasta Margarita Duras y Margarita Yourcenar o Clarice Lispector o Isabel Allende, entre otros-, por estas infatigables lectoras, formaron un ambiente excepcionalmente propicio para la emergencia de personalidades creadoras dotadas de capacidades muy notorias y ricas para la expresión narrativa.

Una de estas capacidades correspondía a Raquel Saguier (que por esos años de mediados de los 80 todavía firmaba María Raquel Saguier de Robbiani), quien contribuyó con cuatro cuentos a dos de los libros colectivos del Taller Cuento Breve.

No eran éstos, sin embargo, los inicios de la escritora. En 1965, en efecto, ya había tentado el premio otorgado por el diario La Tribuna, galardón que en ese año correspondió a Carlos Villagra Marsal por “Mancuello y la perdiz”. La novela, que llegó a ser seleccionada entre las finalistas, fue publicada en una corta edición de 300 ejemplares y lleva el título de LOS PRINCIPIOS Y EL SÍMBOLO.

Pero es a partir de 1987 cuando la narradora lanza una sucesión de novelas de sorprendente calidad formal, inusual dominio de los recursos expresivos y poco común penetración sicológica en la exposición de las motivaciones que mueven a los personajes. A medida que iba adquiriendo experiencia en el manejo estructural de la novela fue enriqueciendo paralelamente la variedad de sus recursos técnicos asistida por el diestro ejercicio de sus poderes de elaboración del discurso narrativo. A pesar de que sus novelas presentan toda una clave estructural similar, es notorio el tránsito hacia una progresiva profundización y adensamiento de su universo imaginario.

Predominan en éste los problemas que tienen que ver con la identidad de la mujer y las vicisitudes que la misma debe afrontar para asegurar la expansión de su intimidad y preservar la integridad de sus experiencias. Este proceso, llevado en medio de la soledad y la intrincada red de las coerciones sociales, provoca en ella respuestas no siempre adecuadas a la realidad objetiva, pero intensamente gratificantes y liberadoras. Inteligentes, sensibles, audaces, las protagonistas de sus novelas perciben el mundo que viven y las conductas dominantes, con aguda capacidad crítica y llevan activamente a la práctica, con sus actos, esa visión crítica, resuelta en la rebelión contra la sociedad patriarcal que victimiza a la mujer, utilizando para hacerlo, paradojalmente, a otras mujeres, que encarnan con frecuencia la moral hipócrita que rige en la sociedad autoritaria y reaccionaria.

Una de las estrategias de las que sus protagonistas se sirven para defender su intimidad es el juego de la memoria. En virtud de los poderes para recuperar el pasado, la memoria opera en ellas como núcleo de identidad y de fuerza para poner distancias con aquello que les niega, además de proporcionarles, con las imágenes recurrentes, sentido y dirección a sus emociones y experiencias, afirmándolas en sí mismas.

Y contrariamente a lo que pudiera esperarse de esta orientación de su narrativa, nada está más lejos de ella que el solipsismo. Sus textos diseñan con lucidez, por el contrario, el escenario social en el que transcurre la acción y en ningún caso se omite o se oculta ni la faz política ni la dimensión ética que soporta aquél. El lector se encuentra siempre asistido por referencias, símbolos o representaciones que le ubican el contexto objetivo, histórico, en el que la novela transcurre, que nunca es otro que Asunción y su población de clase media.

Es posible afirmar que Raquel Saguier es la más clara exponente de la narrativa postmoderna (o del post-boom, como dice J. M. Marcos) entre las escritoras paraguayas. Los recursos de la ironía, la parodia, la sátira, los entresijos múltiples de la ambigüedad, las frases hechas, los juegos de palabras o calembour, la anáfora, los paralelismos, las repeticiones o reduplicaciones, aún los localismos usados con justeza y oportunidad y otras variadas formas del ingenio verbal son parte de su registro expresivo al nivel del discurso lingüístico como igualmente al del ensamblaje constructivo de la narración.

Desde LA NIÑA QUE PEDÍ EN EL CIRCO (1987 y numerosas ediciones posteriores) hasta LA POSTA DEL PLACER (1999), la autora fue desarrollando su tema casi obsesivo: la lucha de la mujer por obtener el reconocimiento de su condición de persona por parte de los referentes centrales de una sociedad autoritaria e hipócrita.

LA VERA HISTORIA DE PURIFICACIÓN (1989), junto con ESTA ZANJA ESTÁ OCUPADA (1994), su novela más elaborada y compleja, es, acaso, la más representativa del arte de narrar de Raquel Saguier. Todas sus virtudes de expresión y de construcción narrativas están en ella y mucho de lo que vendrá después: su ironía, la capacidad para la parodia, la autoreferencia, el juego de palabras, la denuncia de la existencia inauténtica.

La novela se abre y se cierra con la descripción de la experiencia gozosa del amor consumado, a la que se unen los acordes tumultuosos de la Novena Sinfonía, de Beethoven, con sus crescendos y diminuendos que acompañan, lo mismo que la lluvia, la pasión de los amantes. Esta consumación sobreviene luego de la dolorosa parábola de la vida de Purificación, una huérfana criada por dos tías secas y duras que le imponen una disciplina de vida estricta y anuladora, hasta obligarla a casarse sin amor y a recibir a los hijos que, de a poco, como el marido calavera y ausente, la irán abandonando a una soledad desgarradora. Soledad que dura hasta la muerte que se aproxima (aunque no se dice), pero que se intuye y tras la terrible descripción del proceso de la vejez, en medio de la cual la protagonista se libera soñando la culminación de su amor con el músico. La ambigüedad del final de la novela comparte el juego de espejos, el cruce semántico y retruécano, del título de la novela.

En cierto sentido, esta es una novela ejemplar en el decurso actual de la narrativa en el Paraguay. Su flexibilidad estilística, su riqueza en la exploración sicológica, su rigor en el diseño estructural y en el uso maduro de los recursos expresivos, sugieren su pertinencia respecto a los valores estéticos inherentes, es decir, que definen a la narrativa contemporánea de valor universal. Su traducción a otras lenguas subraya esta condición esencial que la constituye como una de las mejores de Raquel Saguier y, a su vez, de la narrativa paraguaya.


FRANCISCO PÉREZ-MARICEVICH.

Asunción, setiembre del 2006



Enlace interno de visita recomendada:

LA VERA HISTORIA DE PURIFICACIÓN

/ Raquel Saguier ; prólogo de Osvaldo González Real

Edición digital: Alicante : Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2001

N. sobre edición original: 

Edición digital basada en la de Asunción (Paraguay),

RP Ediciones, [1989].


 

 

 

Para comprar este libro deberá contactar con:

 

CENTRO CULTURAL “EL LECTOR”

Avda. San Martín c/ Austria

Telefax: (595-21) 610 639 - 614 259

E-mail: comercial@ellector.com.py

 

EL LECTOR 1 – PLAZA URUGUAYA

25 de Mayo esq./ Antequera

Telefax: (595-21) 491 966 – 493 908

E-mail: comercial@ellector.com.py

Asunción - Paraguay.

 

 

Enlace al espacio de la EDITORIAL EL LECTOR

en PORTALGUARANI.COM

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 



Compartir FB

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 

Portal Guarani © 2013
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486, Celular: 0981 564-220 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal Portal Guarani, Ganador Doble del WSA