PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
REPÚBLICA DEL PARAGUAY (GOBIERNO Y GEOGRAFÍA)
  Menu / Secciones
Historia Política
Enlace a obras en Portalguarani
Datos Importantes
  Algunas obras en exposición
ALMA GUARANÍ - Ensayo de PEDRO ESCURRA FRANCO
INFORME PRESIDENCIAL AL CONGRESO DE LA NACIÓN - JULIO 2007
« Volver
Historia Política

Presidencia de Juan Natalicio González Paredes (15 de agosto de 1948 el 30 enero de 1949)
08/06/2010


 

NATALICIO GONZÁLEZ : (15 de agosto de 1948 - 30 de enero de 1949). El 15 de agosto de 1948 sube Natalicio González (1897-1966). Su nombre, conocido internacionalmente, estaba ligado a las letras. Pronto habría de conocer la sentencia de Morínigo: el asalto al poder. El 25 de octubre, a poco más de dos meses del nuevo Gobierno, se levantó la Escuela Militar comandada por el coronel Carlos Montanaro, con el apoyo de la Artillería -que no llegó a intervenir - al mando del coronel Alfredo Stroessner. Intervinieron también dirigentes colorados del sector "democrático". El Departamento Central de Policía fue atacado, a la media mañana, con armas pesadas y livianas. Sin auxilio, el coronel Montanaro se rindió al caer la noche. Decenas de soldados muertos fue el saldo de esta nueva aventura en pos del poder. Stroessner, para no caer preso, se escondió en la valijera de un coche y ganar la embajada del Brasil.

A raíz de estos sucesos, en sesión extraordinaria del día 26, la junta de Gobierno expulsó "de su seno y del Partido" a los miembros: Mario Mallorquín, Eladio Montania, Tomás C. López, Ricardo Franco Navarro, Enrique Volta Gaona, Sabino Augusto Montanaro, Washington Ashwell, Basilio Melgarejo, Nicolás Scorza Fúster, Francisco Montanaro, Roberto L. Pettit y Osvaldo Chaves.

El gobierno de Natalicio fue muy cuestionado. Se lo acusó de varios hechos de corrupción como la compra, con dinero del erario público cuando fue ministro de Hacienda de Morínigo, de las editoriales El País y La Unión; también de haber hecho firmar a su antecesor, el Dr. Frutos, dos días antes de dejar el poder, el decreto de compra por parte del Estado de la Compañía Americana de Luz y Tracción (CALT) -luego ANDE- considerado entonces como uno de los mayores negociados. Vendrían otras acusaciones como la importación de implementos y maquinarias agrícolas con divisas preferenciales, los que luego fueron llevados de contrabando a la Argentina.

El 29 de enero de 1949 se gestó otro golpe que al día siguiente echó por tierra el gobierno de Natalicio. Como siempre, el conspirador fue Felipe Molas López.

Natalicio González fue expulsado del Partido en la Convención del 17 de abril de 1950. En el "considerando" de la resolución se lee, entre otros puntos: El pueblo colorado y el Ejército solidarizado con la causa del Coloradismo, exigen la sanción de los grandes traidores del Partido, que al propio tiempo son los grandes responsables de la deshonestidad pública, causante de las dificultades financieras y económicas que pesan sobre el Gobierno y sobre el pueblo (...) Por tanto, se hace imperiosa la expulsión del templo del Coloradismo de los que han traficado con el nombre del partido, han usurpado su nombre y su bandera, han engañado al pueblo, y han destruido la antigua solidaridad, lealtad y firmeza de nuestra gran asociación.

Fuente: LA HEGEMONÍA COLORADA (1947-1954) – Obra de ALCIBÍADES GONZÁLEZ DELVALLE. COLECCIÓN LA GRAN HISTORIA DEL PARAGUAY, 12 © Editorial El Lector - www.ellector.com.py  - Asunción – Paraguay (2010 – 133 páginas)

 

 

Juan Natalicio González, foto de 1932

Gentileza: Jorge Rubiani

 

 

Presidencia de JUAN NATALICIO GONZÁLEZ.

15 de agosto de 1948 el 30 enero de 1949

 

Biografía de J. Natalicio González.

 

Oriundo de Villarrica, nació en 1897. Educado en su ciudad natal y en el Colegio Nacional asunceno. Colaboró desde muy joven en periódicos estudiantiles y, posteriormente, en la prensa de Asunción.

En 1920 funda la revista literaria "GUARANIA", con selecto material de lectura.

En 1925 funda en París, junto con TOMÁS ROMERO PEREIRA, la editorial de Indias. La misma publicó diversos libros, entre ellos, uno del escritor del siglo pasado JUAN ANDRÉS GELLY. De regreso a la patria, continuó su labor intelectual y de investigación histórica, colaborando en la prensa y pronunciando conferencias.

Ocupa una banca en la cámara de diputados y, en el periodismo, dirige los diarios "PATRIA" v "LA UNIÓN".

Radicado en la Argentina, en la editorial Guarania editó más libros, sobre todo, de carácter histórico, algunos de su producción.

Inmerso en la política, en los años 1945/48 ocupa la cartera de Hacienda con el Gral. MORÍNIGO.

Proclamado candidato a Presidente de la República por el período 48/53 por la convención de la Asociación Nacional Republicana en noviembre de 1947, y electo en febrero de 1948, asume el 15 de agosto, desempeñando el cargo hasta el 30 de enero de 1949, siendo depuesto por sus propios correligionarios.

JUAN E. O'LEARY expresó, a propósito de un trabajo de González: "Todo en él era soberbio, el fondo como la forma, el estilo como el criterio con que analiza la figura central de nuestra epopeya. Este trabajo difundido hoy por la prensa y en el folleto, es una de las piezas literarias más primorosas que ha producido la intelectualidad paraguaya".

J. NATALICIO GONZÁLEZ, antes que para el tráfago de la política, era un hombre hecho para las lucubraciones intelectuales y las inquisiciones históricas.

Posteriormente, fue designado EMBAJADOR ANTE EL GOBIERNO DE MÉXICO.

La muerte le sorprende en dicho país en 1966, a los 69 años de edad.

Estuvo desposado con doña Lydia Frutos, destacada educacionista. Tenía su residencia sobre la calle Ayala Velázquez, al Noroeste del estadio del Olimpia.

Fue el 38° Presidente desde la llamada era constitucional (1870).

AL ASUMIR EN 1948, INTEGRÓ ASÍ SU GABINETE:

INTERIOR: Dr. J. Augusto Saldívar y, poco después, Liberato Rodríguez; RELACIONES EXTERIORES Y CULTO: Dr. Domingo Montanaro y posteriormente Juan E. O'Leary, el cantor de las glorias nacionales; HACIENDA: Dr. Leandro Prieto; OBRAS PÚBLICAS Y COMUNICACIONES: VÍCTOR Morínigo; ECONOMÍA: Dr. Mario Mallorquín, a quien le sucede el Dr. Martín Cuevas. Hasta 1950 se llamó Ministerio de ECONOMÍA, luego se divide de nuevo; SALUD PÚBLICA Y PREVISIÓN SOCIAL: Dr. Crispín Insaurralde; JUSTICIA Y TRABAJO: Dr. J. Augusto Saldívar; EDUCACIÓN: Dr. Felipe Molas López; DEFENSA NACIONAL: Gral. Raimundo Rolón.

El ministerio llamado anteriormente del INTERIOR, JUSTICIA Y TRABAJO se divide en dos: INTERIOR y el de JUSTICIA Y TRABAJO (creado por ley Nº 15 del 13-VIII-48).

Durante el gobierno de González se nacionalizó la antigua COMPAÑÍA AMERICANA DE LUZ Y TRACCIÓN, denominándose ADMINISTRACIÓN NACIONAL DE ELECTRICIDAD (ANDE).

Llegan otros barcos construidos para la FLOTA MERCANTE DEL ESTADO, creada en 1945.

Dos intentos subversivos fueron frustrados, el primero, un asalto a la División de Caballería y, el segundo, cuando el Colegio Militar y otras unidades se sublevaron. Se perfilan dos tendencias antagónicas en el Partido Colorado gobernante: los llamados "GUIONES", liderados por NATALICIO GONZÁLEZ y el sector "DEMOCRÁTICO", cuyo mentor era FEDERICO CHAVES. Los disconformes no cejan en sus propósitos, y el 30 de enero de 1949 un golpe de estado depone al Presidente González.

La Asamblea Nacional designa sucesor al Gral. RAIMUNDO ROLÓN, a la sazón Ministro de Defensa Nacional.

Fuente: HISTORIA DEL PARAGUAY CONTEMPORANEO 1869 - 1983. Autor: OSVALDO KALLSEN, Imprenta Modelo S.A., Asunción – Paraguay 1983 (215 páginas).

 

 

PRESIDENCIA DE NATALICIO GONZÁLEZ

"Hay degradaciones que infaman a la colectividad

y que duelen a cuantos viven orgullosamente la empresa civilizadora de su pueblo"

(Natalicio González, 1949).

LA RAÍZ GUAIREÑA

Viene esta denominación del título, muy acertado por cierto, de su valiosa novela "La raíz errante", digna de figurar entre las grandes de la narrativa de nuestra América. Porque él quiso ser, sin desmentir el sello de su paraguayidad, un guaireño entrañable, que nunca dejó de mencionar a su añorada comarca natal, la de sus ojos de niño y sus letras de adolescente. Por otra parte, él mismo simbolizaba, como tantos otros, esa raíz.

Juan Natalicio González nace el 8 de setiembre de 1897 en la Villa Rica del Espíritu Santo en el hogar de los esposos don Pablo González y doña Benita Paredes, cuyas posteriores tareas rurales habrá de encomiar. Casa con Lidia Frutos Alderete, sobrina, por parte de madre, de Eusebio Ayala y Antolín Irala, con ascendencia de los Bordenave, y venida al mundo en San José de los Arroyos. Fue profesora normal aquí y doctora en filosofía y letras, graduada en Buenos Aires, además de su perfeccionamiento en los Estados Unidos.

Su formación queda cumplida en su hogar. Problemas económicos lo traen a la Asunción en 1915, sumergiéndose desde entonces en el periodismo, actividad difícil y algunas veces insalubre que nunca más abandonará, tanto en lo que concierne a lo literario como a lo informativo. Como Sarmiento, como Lugones y en particular como Rodó, era autodidacto, "doctorado en las ciencias del pueblo", según lo calificaba su amigo del alma, el ingeniero don Gabriel del Mazo, uno de los hombres más nobles que ha dado la tierra de los argentinos.

Muere en la capital de México el 6 de diciembre de 1966. Su esposa se suicida de inmediato. Diez días más tarde sus restos llegan al Paraguay. Y después... Bueno, cabe preguntarse: ¿Y después?

ATRACCIÓN DE LAS IDEOLOGÍAS

Ejercieron sobre su pensamiento una indudable atracción, que se ha manifestado desde 1935 hasta una de sus obras póstumas: "La ideología americana" (1984), tratándose de influjos no siempre confiables, cuya importancia autóctona tornaba impredecible su arraigo. Sin asomo aún de tales brillazones en su ánimo, ingresó a la todavía Asociación Nacional Republicana el 8 de setiembre de 1916, constituyéndose en acompañante del Dr. J. Manuel Frutos, de cuyo diario "General Caballero" llegará a ser secretario de redacción. (Declaró haber sido con don Víctor Morínigo, su "ang-irü guasú", el autor de la estrella blanca incorporada a la divisa partidaria el 15 de mayo de 1935).

Su ideario, desde el punto de vista de la cultura continental y del espíritu liberador que debe distinguirla, puede situarse, con las debidas precauciones, en la cercanía del peruano José Carlos Mariátegui, excluyendo de éste su inclinación marxista. Y en otros aspectos, dentro de los andariveles de la teorización política, no será descaminado descubrir las analogías con el argentino Raúl Scalabrini Ortiz (1898-1959) y el boliviano Carlos Montenegro (1904-1953), patriotas ambos que tal vez hayan pasado, en estos tiempos de confusión, a ingresar a la categoría de "soñadores".

Con todo, quien desee sumergirse en el tema no podrá soslayar la lúcida aportación de su discípulo, el Profesor Dr. Efraím Enríquez Gamón en su "Interpretación ideológica de Natalicio González" (1978). A esto habrá que sumar las referencias del pro-pio del Mazo, del Dr. Víctor Frankl, Pedro Calmón y otros.

Por haber dedicado un número de su revista "Guarania" (26 de diciembre de 1935) se lo ha filiado como discípulo del libelista reaccionario francés Charles Maurras, sin tener en cuenta que en 1924 ya había destinado desde la prensa periódica sublimes bodocazos a los ridículos dictadores Mussolini, de Italia, y Primo de Rivera, de España.

BELLO ESPEJISMO

Haciendo abstracción de contundentes ejemplos habidos en nuestra América, Natalicio, pluma en ristre, se lanzó, no para él sino para sus correlí, a la conquista del poder, mágico horizonte cuyo resplandor ha derribado a más de uno. Pervivía aún, aunque un largo derrengado, aquel grito de Lenin que en octubre de 1917 conmovía los ruinosos cimientos zaristas (para instalar otros de no mejor calidad): "¡Todo el poder a los soviets!", en su caso a los "colorados", ya que la histórica presencia republicana había comenzado a esfumarse.

Así Natalicio tendió las redes, aunque en verdad estaban aguardándolo, hacia el dictador de turno, el Gral. don Higinio Morínigo, cuya cercanía le enajenará no escasas simpatías en el continente, entre ellas las del pensador oriental uruguayo Dr. Carlos Quijano, y aquí las serenas advertencias de don Arsenio López Decoud. Primero embajador, después ministro de Hacienda, marchó hacia el ruedo sin cálculos (fenómeno muy paraguayo, desde luego, si bien no guaireño) y sin previas tratativas de toma y daca. El Dr. Leandro Prieto Yegros, hijo de quien estuvo a su lado en horas decisivas, valiente y abnegado editor suyo, ha definido, tal vez sin proponérselo, el perfil de esa actitud: "... Nunca titubeó ante el tributo de su propio holocausto personal".

No recordó Natalicio que ya había fracasado el camino presidencial de dos eminentes escritores de nuestra América: el colombiano Guillermo Valencia y el boliviano Franz Tamayo, y que él no sería una excepción, no obstante su llegada. Pues, como señala el Dr. Aguilar Sosa en su recomendable estudio, su candidatura se produjo en condiciones "extremadamente anormales".

Con todo, quedaba el indeleble ejemplo moral de don Manuel Talavera, quien, al proponerla, renunció a la presidencia de la Junta de Gobierno, para no propiciar la lucha de candidaturas (¡oh tempora! ).

TRÁNSITO PRESIDENCIAL

Por fin está Natalicio en el podio gracias a una convención partidaria que para algunos fue un vulgar atraco y para sus seguidores un espejo en el que se reflejaba la "voluntad popular". Sus adversarios (no los de su divisa, cuyas bendiciones no había logrado en totalidad) le reprocharon el haber ascendido al sillón de don Carlos "por procedimientos vedados en una democracia", náyade esquiva cuyos encantos continúan aún hoy día en disputa.

Contemplan su acceso al poder (galera, pechera y frac, bastante alejados del proclamado "pynandismo") prestigiosos intelectuales de este continente: Gabriel del Mazo, argentino (que lo hizo a la sordina) Daniel Cosio Villegas, mexicano; Germán Arciniegas, colombiano; Pedro Calmon, brasileño; Adalberto Ortiz, ecuatoriano y José Rafael Pocaterra, venezolano.

Integró su gabinete con algunos ciudadanos que habían pertenecido al del presidente Frutos. Esta es la nómina: Interior: J. Augusto Saldívar (Liberato Rodríguez); Relaciones Exteriores: Domingo Montanaro (Juan E. O'Leary); Hacienda: Leandro P. Prieto; Obras Públicas: Víctor Morínigo; Economía: Mario Mallorquín (Martín Cuevas); Salud Pública: Crispín Insaurralde; Educación: Felipe Molas López; Defensa Nacional: Gral. Raimundo Rolón. Nada pudo hacer en cinco meses y quince días, y menos en la parte educativa, que no concitó su interés.

Entre sus logros deben citarse los siguientes: Creación de la Dirección de Industrias Paraguayas; explotación de los servicios eléctricos; traslado de la Escuela Militar; Censo de tierras y plan arrocero. Su política agraria ha sido impugnada por el maestro Carlos Pastore. E igualmente la creación de la Dirección de Industrias Paraguayas y, el 18 de enero de 1949, el propósito de convocar a los representantes de los países de nuestra América. Apenas si perdidos rasgos de un sueño no le fue posible materializar.

EL CAPUZ DEL OLVIDO

Tarda un algo Natalicio (como lo señala en sus memorias) en advertir que dos generales (Villasboa y Rolón) están jugando al "tová mocöi", especie de ping-pong de reiterado ejercicio en nuestro ámbito. Pretende atajarlos, pero la suerte está echada y se decide a enviar la renuncia. Ocurre esto el 30 de enero de 1949. Viaja a la Argentina, donde resulta ser santo de la devoción del "primer Perón", y enseguida a México, donde lo tratan decentemente. Lejos habrán de quedar sus amigos más queridos y próximos colaboradores: don Víctor Morínigo y los doctores Martín Cuevas y Leandro Prieto, todos ellos paraguayos de ley, personificada decencia.

Surge entonces, a pesar de la cuantía y calidad de sus obras y de su trayectoria intelectual, la propaganda del "Natalicio mondajhá", o sea; tras el derrocamiento, la calumnia. Y más tarde el olvido, "ese compinche de la neo-barbarie", para decirlo con el ilustre filósofo argentino Dr. Víctor Massuh. Y con el tiempo, aquello del evangelio de San Lucas: "Deja que los muertos, entierren a sus muertos".

Fuente: LOS PRESIDENTES DEL PARAGUAY - TOMO I. CRÓNICA POLÍTICA (1844-1954). Segunda Edición. Por RAÚL AMARAL. Editorial Servilibro, Dirección Editorial: Vidalia Sánchez, Asunción-Paraguay, 2005. 395 pp.

 

 

 

 

ENLACE INTERNO AL ESPACIO DE LECTURA RECOMENDADA

DON JUAN NATALICIO GONZÁLEZ PAREDES en PORTALGUARANI.COM

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

 

ENLACE INTERNO RELACIONADO

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 


Compartir FB


 

REPUBLICA DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011ACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA FILATELIA DEL PARAGUAYBILLETES DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOLITERATURA PARAGUAYA
BIBLIOTECA DEL PORTALGUARANICASA DEL LA INDEPENDENCIAMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYALA GUERRA DEL CHACOIDIOMA GUARANIHISTORIA DEL PARAGUAYMÚSICA PARAGUAYAMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA