El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Inicio Nosotros TV Online Paraguay Contactos Idioma:
Galería de Artes Visuales
(Lista de Autores en Orden Alfabético)
  Galería de Literatura y Ciencias
(Lista de Autores en Orden Alfabético)
Powered by
Seguinos:
REPÚBLICA DEL PARAGUAY (GOBIERNO Y GEOGRAFÍA)
  Menu / Secciones
Historia Política
Enlace a obras en Portalguarani
Datos Importantes
  Algunas obras en exposición
LAS IMÁGENES PEREGRINAS - LAS MIGAJAS DE UNA HERENCIA (JOSEFINA PLÁ)
LA CÉDULA DE 1743 A LA LUZ DE LA GEOGRAFÍA - Por RAÚL DEL POZO CANO
EL DOCTOR FRANCIA DEL PUEBLO Y ENSAYOS VARIOS - Por EZEQUIEL GONZÁLEZ ALSINA
BIOGRAFÍA MONSEÑOR ANÍBAL MARICEVICH FLEITAS, 1999 - Por PEDRO D. RUSO S.
MÚSICOS DE ORQUESTAS BAILABLES ASUNCENAS 1950 - 1980 - RODOLFO ELÍAS, OSCAR GAONA y VICENTE MORALES
TÉCNICAS DE LITIGACIÓN EN EL JUICIO ORAL Y PÚBLICO (Dr. RAFAEL FERNÁNDEZ)
MOÑE’ẼRÃ GUARANÍME. PROSAS ESCOGIDAS PARA LECTURA EN GUARANÍ - Obra de LINO TRINIDAD SANABRIA - Ilustración y diseño de tapa: NICO
EL PARAGUAY VISTO A TRAVÉS DEL IDIOMA ALEMÁN, 1981 (Por ALFREDO M. SEIFERHELD)
« Volver
Historia Política

La Revolución de 1904 - Reseña de la Era Liberal de 1904 a 1912
29/03/2012


LA REVOLUCIÓN VICTORIOSA de 1904

 

Por MILDA RIVAROLA

 

 

 

La reunificación liberal, con el decidido apoyo de la fracción "egusquicista" desplazada del poder dos años antes, permite sentar las bases políticas y económicas de la revolución de 1904. Diversas medidas del gobierno de Escurra -nuevas emisiones de numerario, estanco del cuero y contrato con la empresa Ruiz y Jorba, por el que ésta monopolizaba la mitad del comercio exterior de este producto a cambio de un crédito de medio millón de $ oro al estado- contribuyeron a suscitar "alarma y quebranto entre las clases productoras". "En suma, a comienzos de 1904, el Partido Colorado en el poder había hecho posible una vasta coalición de intereses sociales y económicos en contra- comerciantes importadores y exportadores, amenazados con las tarifas aduaneras y las restricciones al libre comercio; ganaderos, expropiados de la mitad de la venta libre de las exportaciones de cuero; asalariados urbanos, en lucha contra la inflación y la pérdida del valor real de sus salarios; y pequeños productores campesinos, cuyos ingresos en pesos paraguayos de curso legal no se esfumaban en meses sino en semanas". (82)

         Al desgaste político del partido colorado, pudo haberse sumado otro factor: toda una generación de jóvenes egresados de la Universidad, sin espacio político propio -los militantes del "Alón" formado en 1904, bajo el liderazgo de Manuel Gondra; (83) intelectuales liberales agrupados en la redacción de El Diario, (84) jóvenes que habían formado parte de la oficialidad de la Guardia Nacional, próximos a la fracción Egusquicista del coloradismo, etc.- e interesados en una participación política más protagónica, formaron el grueso de los oficiales revolucionarios de 1904. Un barco mercante comprado en Buenos Aires por el estado, a través del Banco Agrícola, fue utilizado por la Revolución. La capitanía del "Sajonia" había sido entregada a Ildefonso Benegas -miembro fundador del Centro Democrático- complotado con la revolución. Un oficial paraguayo de la Armada argentina, Manuel J. Duarte, contribuyó a artillar y armar el navío, que remontó el río Paraná con una batería de 6 cañones Krupp y 1.300 fusiles Grass. Entre la tripulación de 70 personas venían Manuel Gondra y Elías García, el ex-Jefe de Policía de Aceval residente en Buenos Aires. Otro vapor, el "Gamo" también sube desde Buenos Aires con armas, al mando de Juan F. Recalde.

 

 

 

 

 

         El gobierno decreta, en Asunción, el estado de sitio y envía al "Villarrica", bajo el mando del Cap. Eugenio Garay, y al propio ministro del Interior Eduardo Fleitas, en una contra-expedición naval. El 11 de agosto de 1904, la batalla naval termina con la victoria del "Sajonia", y el apresamiento del ministro Fleitas. Humaitá y Pilar son tomadas por los expedicionarios, y el "Villarrica", pasa a formar parte de la flota revolucionaria, con el nombre de "Constitución", al mando del Tte. de fragata Elías Ayala, también formado en la Armada argentina. El Gral. Benigno Ferreira cruza desde la costa argentina con un contingente de emigrados, (85) se hace cargo de la comandancia en jefe de la revolución, y pocos días después, el 14 de agosto, es tomada la localidad de Villeta, donde se constituye el campamento principal. Se suma al cuerpo de oficiales el Cap. Albino Jara, formado en Chile, que había sido dado de baja en 1903 por el presidente Escurra, luego de una conspiración frustrada.

         El Manifiesto revolucionario, lanzado el 15 de agosto, convoca a "todos los hombres de buena voluntad, sin exclusión de partidos o afecciones políticas" a sumarse a la cruzada en contra de un régimen "compuesto de ciudadanos ignorantes, de cínica concupiscencia o de humillante insignificancia". El documento criticaba el peso de los cuarteles, que "hollaron las instituciones fundamentales, poniéndolas bajo el taco de una soldadesca ignorante y desenfrenada"; la sumisión e inoperancia de la "Representación Nacional convertida en mercado", y el manejo arbitrario de fondos públicos por "un sindicato (...) que explota al país desde los más altos cargos públicos". (86)

         La flota llega ese día a Asunción con unos 250 combatientes, y sin presentar batalla, el "Constitución" se dirige hacia Concepción, al norte, donde estaban estacionadas las fuerzas leales del Cnel. Zacarías Jara. Un pacto -conocido como de "Zanja León"- firmado entre este jefe y su hijo, el Cap. Albino Jara, comandante de las fuerzas revolucionarias de desembarco, permite la entrega incruenta de la ciudad. El Coronel Jara vuelve a los fortines de Bahía Negra, mientras varios oficiales suyos se suman al ejército revolucionario. De Concepción, el ejército del norte, compuesto de unos 2.500 hombres, baja a ocupar Villa Hayes, en cuyas cercanías libran algunas escaramuzas contra batallones gubernistas. Encarnación es tomada luego de cruentas batallas en noviembre, cuando el Campamento revolucionario de Villeta contaba ya con 2.700 hombres. El mes anterior, el propio vicepresidente de la República, Manuel Domínguez, se había incorporado al campamento luego de firmar un incendiario manifiesto contra el gobierno del presidente Escurra, al que consideraba "moralmente muerto". (87)

         Con la intermediación de los ministros plenipotenciarios del Brasil (B. Itibiré da Cunha) y la Argentina (A. Guesalaga) el gobierno de Escurra acuerda finalmente un "Pacto" con los revolucionarios. El 12 de diciembre, a bordo de "El Plata", anclado en el río Pilcomayo, el presidente Escurra y sus ministros Cayetano Carreras y Emilio Pérez, concertan con el Gral. B. Ferreira, Adolfo Soler y el Cmdte. M.J. Duarte los términos de una rendición honorable.

         El "Pacto de Pilcomayo" nombraba como presidente a Juan B. Gaona (liberal "cívico"), con un gabinete compuesto de dos colorados (Carreras y Pérez en Justicia e Interior, respectivamente) y tres revolucionarios; imponía el nombramiento de Elías García como Jefe de Policía de la capital; decretaba la disolución del ejército leal al gobierno y responsabilizaba del pago de los gastos de la revolución al estado. B. Ferreira quedó como ministro de Guerra y Marina, y las carteras de Hacienda y Relaciones Exteriores fueron otorgadas a dos "radicales", E. González Navero y Cecilio Báez. (88)

         La era liberal empezaba con una difícil alianza, nacida en el seno de una revolución.

 

Vapor "Iniciativa" (Ex Sajonia), que condujo fuerzas revolucionarias

desde el Puerto de La Plata. (Caras y Caretas, 1904)

 

NOTAS

 

82. Herken, J.C., "La Revolución Liberal de 1904 en el Paraguay. El trasfondo socioeconómico y la perspectiva Británica" en REVISTA PARAGUAYA DE SOCIOLOGÍA, Asunción, XXII, 62, I/IV-1985, p.82.

83. Distantes de las fracciones cívicas o radicales, estos jóvenes liberales se mostraban críticos a los manejos partidarios. Muchos de ellos -Modesto y José P. Guggiari, Gómez Freire Esteves- tendrán gran protagonismo político en el período siguiente.

84 . Este periódico era financiado por Eduardo Schaerer, tenía como jefe de redacción a Adolfo Riquelme, y entre sus redactores a G. Cardús Huerta, Félix Paiva, Cleto de J. Sánchez, etc.

85. Declarado el estado de sitio, salen de Asunción el 8 de agosto hacia el Chaco argentino B. Ferreira, E. González Navero los periodistas de EL DIARIO, Albino Jara, los miembros de "Alón", y una cincuentena de dirigentes políticos liberales.

86. Ver el Manifiesto del 15.VIII, 1904, firmado por B. Ferreira, E. González Navero y otros revolucionarios en Villeta, en Freiré Esteves, op. cit., pp. 278/280.

87. Ver el Manifiesto de Manuel Domínguez del 15 de octubre de 1904, en Jaeggli, A.L. Op. cit., pp. 76-79.

88. Sobre los eventos de la revolución en sí, ver Jaeggli, A.L., Op. cit., pp. 51-81; Freire Esteves, Op. cit, pp. 267-288 y Frutos, J.C. & Vera, H., Op. cit., pp. 125-137-

 

El "Villarrica", buque abatido y apresado por las fuerzas

que conducía el "Iniciativa". (Caras y Caretas, 1904)

 

 

LA ERA LIBERAL

 

         LA CRUENTA CONSOLIDACIÓN DEL PODER

 

         Desde el Pacto de Pilcomayo (diciembre de 1904) hasta la presidencia de Eduardo Schaerer (agosto de 1912) se suceden en el Paraguay nueve gobiernos, estallan cinco revoluciones y ocurren innumerables golpes cuarteleros, repitiéndose un ciclo de aguda inestabilidad política sólo comparable al de la inmediata posguerra de la Triple Alianza. Las rivalidades entre fracciones del partido victorioso en la revolución de 1904, los intentos de recuperar el poder de los nacional-republicanos, la irrupción de nuevos caudillos militares en la escena política, la intervención de varios trust financieros en la conformación y destitución de gobiernos y, finalmente, el apoyo de las cancillerías brasileñas y argentinas a los distintos bandos en pugna, convirtieron esta época en el paradigma de "la anarquía liberal".

         Según lo establecido en el Pacto, el gabinete de Juan B. Gaona -un importante empresario local- estuvo integrado por dos colorados egusquicistas, Carreras y Pérez; y en las elecciones de renovación parcial de Cámaras (realizadas bajo estado de sitio), también fueron electos dirigentes de este partido ahora opositor. Radicales y cívicos compartían la mayoría de cargos en el gabinete y el Poder Legislativo. El Poder Judicial, integrado por magistrados colorados, sufrió también cambios de funcionariado en los meses siguientes.

         Desarmado el ejército de la era colorada, se intentó reorganizar unas nuevas Fuerzas Armadas, con la creación de la Escuela Militar y de un Estado Mayor General integrado por jefes y oficiales combatientes de la revolución: M. L. Schenoni, P.A. Escobar, Albino Jara, M. Rojas, C. Goiburú y J. Escobar. Al disolverse el ejército anterior, gran parte del parque armamentístico había quedado "diseminado en la campaña" en manos de las tropas licenciadas, armando en los años siguientes las dispersas "montoneras" que se sumaban a las revoluciones. (1)

         Otra ley confirmó los grados militares otorgados por el ejército revolucionario a los jefes, muchos de los cuales habían sido formados - o hicieron cursos de perfeccionamiento- en las Escuelas Militares argentina y chilena.

         A mediados de abril de 1905, los directorios de ambas fracciones liberales (la radical y la cívica) se reunifican en un acto, y el manifiesto divulgado posteriormente señalaba como misión histórica del nuevo partido de gobierno "educar al pueblo en la escuela de la democracia, aplicando y prestigiando los principios de una sana política, que imponen la tolerancia de las opiniones como condición del régimen de libertad". (2)

         Como se verá, estos postulados encontraron pronto sus límites en las tradiciones políticas locales. Algunas concesiones a empresas tanineras y textiles son otorgadas ese año, y una nueva Ley de Contribución Directa sobre la propiedad inmobiliaria intenta ampliar las fuentes de ingreso del estado, mientras una Comisión técnica paraguayo-argentina trata de solucionar el problema limítrofe del Pilcomayo. (3) Juan B. Gaona debió enfrentar fuertes oposiciones internas al año de asumir el Ejecutivo: la investigación sobre manejo de fondos y suspensión del "radical" E. Schaerer de su cargo de Director de Aduanas, la negativa a otorgar una concesión sobre estanco de productos agropecuarios al Banco Mercantil, y finalmente su veto a una Ley del Congreso autorizando un préstamo de 400.000 $ c.l. a un club social, generaron una aguda crisis política: el presidente intenta solucionarla destituyendo a tres ministros: los dos colorados y el radical González Navero.

         Su ministro de Guerra, Gral. Benigno Ferreira, ausente en ese momento, retorna a la capital y en acuerdo con los parlamentarios, hace destituir a Gaona por violación de las cláusulas del Pacto. Cecilio Báez, ministro de Relaciones Exteriores, es nombrado Presidente provisional por el Congreso el 9 de diciembre de 1905, y asume con el mismo gabinete formado el año anterior. Poco después, un grupo de revolucionarios se desliga del partido liberal por considerar terminada "su misión histórica en el poder, como Partido de principios, que conculcaba su programa y defraudaba la fe de la nueva generación". Desde las columnas del diario Alón, refundado poco antes, Modesto y José P. Guggiari hacen críticas al partido y luego de la muerte de su líder, Carlos García (ocurrida en un duelo con el periodista liberal G. Freire Esteves), ambos dirigentes, junto a un centenar de jóvenes deciden fundar la Liga de Jóvenes Constitucionalistas o Liga de la Juventud Independiente, en abril de 1906. El mayor Albino Jara (4) se había identificado con este grupo, cuya contestación al sistema de partidos locales no era nueva; el intelectual colorado Blas Garay, y el mismo José de la C. Ayala ("Alón") habían ya manifestado severas críticas al sistema a fines del siglo pasado.

         Al mes siguiente, una asamblea de la Asociación Nacional Republicana cambia sus Estatutos, incorporando propuestas de reforma constitucional y mejora de los derechos políticos de la mujer. La decisión sobre futuros pactos con el gobierno correspondía a la Comisión Central del partido, y la nueva directiva -que tuvo como presidente a J. Emilio Pérez, miembro del gabinete de J.B. Gaona- ya no incorpora al líder histórico del coloradismo, Bernardino Caballero. (5)

         Diversas medidas "urbanizadoras" tomadas por Elías García, el Jefe de Policía nombrado desde el Pacto de 1904, generan gran oposición popular. La prohibición del uso de ponchos en la capital, y del consumo de cigarros "poguasu" por las mujeres, o los proyectos destinados a modernizar el concurrido "mercado guasu" del centro de Asunción, generaron una intensa campaña nacionalista contra el "argentinismo" de García y sus medidas policiales. (6) La acerva crítica de varios medios periodísticos -La Ley de A. Audivert, El Diario de E. Schaerer- es respondida con una ley de estado de sitio y la deportación de periodistas en julio de 1906, cuando ya la nominación de la fórmula Benigno Ferreira (cívico)- E. González Navero (radical) para el próximo período presidencial había generado descontento de diversos grupos liberales.

         Un ambicioso plan de rearme -a través de adquisición de armas y municiones para un efectivo de 10.000 hombres- fue asignado en octubre de 1906 al Cnel. M. Duarte, quien viajó a Europa a ese efecto. (7)

         La ausencia del jefe del Estado Mayor dio lugar a varias conspiraciones en los cuarteles, en los que estuvieron implicados el mayor Albino Jara y Patricio A. Escobar, quienes fueron dados de baja, pasando a engrosar el heterogéneo espectro de la oposición.

         El Gral. Benigno Ferreira abre el décimo período constitucional en noviembre de 1906. Es el último caudillo del siglo XIX en llegar a la primera magistratura, con un escenario político marcadamente inestable. Ferreira integra en su gabinete a cívicos y un colorado -G. de los Ríos-, y también nombra un colorado en la Suprema Corte. A través de otro pacto electoral, en los comicios de renovación parlamentaria de febrero de 1907, seis dirigentes del partido opositor son electos en bancas del Senado y la Cámara de Diputados. (8)

         Las medidas "civilizadoras" del jefe policial E. García y los antecedentes políticos de B. Ferreira -quien había formado parte de la Legión Paraguaya en la Guerra de la Triple Alianza- alimentan la campaña nacionalista en la oposición, centrada en la reivindicación de la figura del Mcal. López. Nacionalistas y opositores se enfrentan en ocasión de un acto de homenaje al Gral. Díaz en La Recoleta, rendido por la Marina argentina en setiembre de 1906, que fue violentamente disperso por fuerzas de la Guardia de Seguridad. (9)

         Bajo el gobierno de Ferreira mejoran las finanzas públicas, grandes empresas -La Industrial Paraguaya, el Banco Mercantil- incrementan su capital, se crean nuevas industrias textiles, tanineras y forestales; y en 1907, se llega a un acuerdo definitivo con la Paraguay Central Railway Co., por la que el estado cedía a sus acciones preferenciales y la empresa se obligaba a prolongar (sin garantía estatal) las líneas hasta Encarnación, donde éstas empalmarían con la red argentina.(10)

         En diciembre del mismo año, se crea por ley el Banco de la República -ligado al Banco Francés del Río de la Plata- en una concesión de 50 años, con privilegios considerados excesivos. Este banco, habilitado a emitir billetes de curso legal, con el monopolio del manejo financiero del estado, y depositario de fondos públicos, jugaría un rol importante en los eventos futuros, al movilizar fuertes intereses políticos y económicos.(11)

 

         LOS RADICAL-JARISTAS

 

         La oposición al gobierno de Ferreira habíase entre tanto agudizado en el seno del grupo radical (desde El Diario), entre los colorados, y al interior de las Fuerzas Armadas, centrándose en el Ministro de Hacienda A. Soler y el jefe de Policía E. García, los principales soportes del presidente. La madrugada del 2 de julio de 1908, estalla en Asunción una conspiración militar liderada por el Mayor Albino Jara con apoyo colorado y radical, (12) la batalla campal entre fuerzas policiales, tropas del ejército, buques de la armada y combatientes civiles dura dos días, culminando con la renuncia del Gral. Ferreira. Parte de las armas y municiones adquiridas para la defensa nacional en Europa por el Cnel. Duarte, que habían llegado meses antes, sirvieron a esta violenta conflagración civil. (13)

         La revolución, definida en el manifiesto firmado por Jara y otros oficiales, dirigentes radicales y colorados como "netamente liberal radical", nombra en el ejecutivo a E. González Navero (vicepresidente de B. Ferreira), aunque el control real del gobierno queda en manos del Mayor Albino Jara, ascendido poco después al grado de Coronel. Se forma un gabinete exclusivamente radical, (14) y como primeras medidas gubernamentales, se declara el estado de sitio y se disuelven las Cámaras anteriores, integradas por cívicos, radicales y colorados. E. Schaerer asume la Intendencia capitalina, y bajo su gobierno municipal son derruidos el edificio del Mercado Central y la Casa de los Gobernadores, construida en las postrimerías de la colonia. Poco después, una parte de la calle Palma se convierte en peatonal, con un adoquinado de madera.

         Un intento de organizar un partido gubernamental se da a mediados de agosto de 1908: una asamblea en el Teatro Nacional reunió a los "miembros de diversas asociaciones políticas y ciudadanos que desean cooperar en la obra de constituir un gran partido político de gobierno, ahora que el Partido Radical considera concluido su período revolucionario y cree llegado el momento de organizarse sobre nuevas bases y con una nueva orientación". (15)

         Los jóvenes "constitucionalistas" se pliegan al nuevo movimiento -que adoptó finalmente el nombre de Partido Liberal- junto a radicales, colorados, oficiales del grupo "jarista" e intelectuales independientes. Las propuestas de A. Jara al líder colorado Bernardino Caballero -quien retornó del exilio poco después del golpe- no condujeron a ningún acuerdo, y los miembros de este partido retornan a la oposición, junto a los cívicos recientemente expulsados del poder.

         Ambas formaciones opositoras contactan con oficiales del ejército, y el germen de conspiración es descubierto a fines de setiembre, desatándose una represión generalizada. Más de trescientos ciudadanos ("lo más granado del mundo político paraguayo") van a parar a las cárceles, se suceden vejaciones a los prisioneros y varios clases y sargentos implicados en la conspiración son ultimados en tortura.

         El intelectual español Rafael Barrett -junto al dirigente anarquista G. Bertotto- también fue preso y exiliado del país, mientras unos cincuenta presos políticos -cívicos, colorados, dirigentes sindicales- son deportados a "Fuerte Galpón", al norte de Bahía Negra, desde donde muchos logran escapar al Brasil posteriormente. (16)

         A finales de 1908, se convoca a elecciones para la formación de las nuevas Cámaras, en la que 13 senadores y 28 diputados -todos pertenecientes al partido de gobierno- resultaron electos. Por vez primera, después de décadas, el país era gobernado por un Gabinete y un Poder Legislativo unipartidario, sin participación opositora alguna. En esas semanas, un diplomático intentaba definir las diferencias entre partidos políticos paraguayos:

         "Desde hace mucho tiempo, tradicionalmente (...) la gente se divide aquí en liberales y colorados. (...) la división no respondería a ninguna diferencia real. Todo estaría relacionado con intereses privados, cuestiones personales, deseo de conquistar o mantener el poder, con las ventajas materiales que éste supone. Generalizando, puede decirse que los colorados representan el elemento nacionalista.

         (...) los paraguayos nativos, los guaraní, conservan una viva memoria de sus orígenes. Se consideran pertenecientes a una raza diferente (...) quieren conservar, en lo posible, el carácter particular de su país. En consecuencia, tienden a observar de mala manera a los inmigrantes extranjeros, quienes, más trabajadores y mejor preparados para la lucha económica, suelen adquirir aquí un lugar preponderante, en detrimento de los nativos. (...) Nacionalismo en el interior, alianza con los brasileños en el exterior: eso es, en pocas palabras, el fondo del programa colorado (...). Los liberales son -se jactan de ser- partidarios del crecimiento de la influencia extranjera, sobre todo de la influencia argentina, de la que consideran que su país no puede, y no tendría además ningún interés, en sustraerse. Sostienen (...) que el Paraguay sólo podrá progresar con el apoyo de capitales e inmigrantes extranjeros (...) piden que se haga un abierto llamado a esos inmigrantes, y a esos capitales, sin preocuparse aparentemente de las consecuencias que esto acarrearía desde el punto de vista del mantenimiento del carácter nacional" (17)

         Varios dirigentes colorados preparan, un año después de los sucesos de setiembre, otra revolución con apoyo brasileño: en setiembre de 1909, el caudillo José Gill entrena hombres en Corrientes y se interna en las cercanías de Humaitá, mientras Cayo Romero Pereira y Eduardo López Moreira bajan con una flotilla revolucionaria, (18) desde Pto. Murtinho, Brasil, a sublevar el norte del país. El gobierno convoca a las Guardias Nacionales y recluta 3.000 hombres, con los que bate fácilmente la insurrección colorada en ambos frentes.(19) Poco después, una crisis de gabinete enfrenta el Ministro de Hacienda Cardús Huerta con A. Jara, crisis resuelta con la renuncia del primero. En noviembre de ese mismo año, un curioso pacto revolucionario es firmado en Buenos Aires entre los generales Bernardino Caballero y Benigno Ferreira, por el cual sus respectivos partidos (el nacional-republicano y el cívico) se proponían derrocar en forma conjunta al gobierno radical haciendo uso "de todos los medios lícitos, incluso el extremo recurso de la fuerza".

         Se forman cuarteles revolucionarios en Corrientes, Formosa y Bouvier, pero un arreglo posterior del Cnel. A. Jara con José Gill y los demás dirigentes opositores, los permite volver del exilio, desarticulando la preparada insurrección. (20)

         González Navero consigue, de este modo, completar el décimo período constitucional tras vencer varias insurrecciones, siendo el presidente que más tiempo logró permanecer en el poder durante los agitados años pos revolucionarios.(21)

 

         JARA, EL “VARON METEÓRICO”

 

         La creciente intervención del ejército -a través del Cnel. A. Jara- en la política, sumado al fraccionamiento de los partidos, tornaba ingobernable el país. Manuel Gondra, líder indiscutido del radicalismo, y Juan B. Gaona, son electos en comicios sin participación opositora, en la dupla presidencial destinada a gobernar el undécimo período constitucional 1910-1914. Todo intento de alejar a A. Jara del gabinete es inútil: el coronel se acuartela, y Gondra inicia su mandato nombrando a este incontrolable jefe militar como Ministro de Guerra y Marina. El resto de su gabinete es estrictamente radical, y sólo un colorado, Francisco Chaves, es nombrado en el Supremo Tribunal de Justicia.

         El llamado a elecciones de renovación parcial de las Cámaras moviliza al partido colorado, que con los auspicios del anciano Bernardino Caballero, Ricardo Brugada (h) y Enrique Solano López reforma sus estatutos y elige una Comisión provisoria. También, el liberalismo "del llano" se reorganiza en 1910: bajo la denominación de Partido Liberal Democrático aglutina a los jefes históricos de la fracción cívica (Ferreira, Taboada, Soler), ex-egusquicistas (E. Aceval y G. de los Ríos), algunos ex-radicales bajo la dirección de Cecilio Báez y jefes militares (los coroneles E. Ayala y M. Duarte).

         Antes de completar dos meses de mandato, Gondra decide nombrar a Jara en un cargo diplomático, el 15 de enero. En acuerdo con su Ministro de Interior, Adolfo Riquelme, y su Jefe de Policía, M. Usher, el presidente dicta medidas previendo una insubordinación. Usher previene al Cnel. Jara, quien vuelve a acuartelarse y resucita su viejo proyecto de "Partido Nacional", pactando con Cecilio Báez y el republicano Manuel Domínguez la ulterior formación de un partido de gobierno. El 17 de enero de 1911, el militar sublevado conmina a Manuel Gondra a destituir a su ministro del Interior, y éste, por toda respuesta, envía al Parlamento su renuncia, que es aceptada con escasas disidencias.

         El Cnel. A. Jara, nombrado por el Parlamento, asume la presidencia provisional del país ese mismo día, e integra en su gabinete a los dos dirigentes complotados con él, Báez en Relaciones Exteriores y Domínguez en Justicia, Culto e Instrucción Pública. (22)

         Otro dirigente liberal, Cipriano Ibáñez, es nombrado Ministro del Interior dos meses después. Una vez en el poder, Jara trata de organizar su "Partido de la Unión Nacional", en un intento que sería repetido -con mayor o menor éxito- por otros jefes militares en las décadas siguientes. Este proyecto convocó, en su momento, a liberal-democráticos, radical-jaristas, colorados disidentes, algunos intelectuales y a jefes militares, en un efímero proyecto de partido gubernamental que duró lo que el presidente en el poder. (23)

         Jara fue el primer caudillo militar de este siglo: de acuerdo a fuentes diplomáticas, él combinaba "una agradable presencia con una oratoria muy atractiva para los nativos de estos países, ha obtenido un fuerte impacto en la imaginación del pueblo, que tiende a considerarlo como un enemigo de la influencia extranjera, un patriota y un posible salvador de la patria". (24)

         La causa del derrocado presidente Gondra es defendida por el núcleo de los dirigentes radicales y varios jefes militares -algunos aún en servicio activo; otros, dados recientemente de baja- con los que se proyecta una revolución. Las bases militares de Concepción y Misiones respondían a jefes gondristas, que se sublevan bajo la dirección de Adolfo Riquelme (ex-Ministro del Interior de Gondra) a fines de febrero de 1911. El Cnel. Jara recluta un gran ejército, y sube con una flotilla de guerra y 2.000 hombres al norte, donde derrota a las fuerzas revolucionarias comandadas por Riquelme. Jefes y oficiales prisioneros son pasados por las armas, e idéntica suerte corre Adolfo Riquelme, preso y fusilado en Villa del Rosario a mediados de marzo. Poco antes, el Cnel. C. Goiburú, ministro de Guerra, al mando de otro millar de hombres había batido con idéntica saña las fuerzas sublevadas de Misiones, con lo que la revolución llegó a su fin. (25)

         En medio de estos violentos sucesos -cuyo saldo se estimó en más de mil muertos en ambos bandos- se da un acontecimiento de gran importancia económica: las líneas ferrocarrileras llegan finalmente a Encarnación y poco después Paraguay concurre a la Exposición del Centenario, en Buenos Aires, con su propio Pabellón. El gobierno toma medidas represivas contra la prensa, El Nacional es clausurado en mayo de 1911, y El Diario sufre igual suerte al mes siguiente, a raíz de la publicación de una nota apócrifa que incriminaba a Albino Jara en un affaire con una cantante. Mientras se suceden en Asunción manifestaciones callejeras contra "el tirano" Jara, también el Parlamento sufre presiones del Ejecutivo: la Cámara de Diputados -con participación colorada desde inicios de año- (26) había aprobado un proyecto de Ley otorgando al presidente rango de general, que el Senado posteriormente rechaza. La represión policial de las manifestaciones juveniles genera un pedido de interpelación al Ejecutivo por parte del Legislativo, y la policía procede a encarcelar a los senadores y diputados que habían votado la interpelación, exigiendo sus renuncias.

         Una conspiración reunía, entre tanto, a jefes civiles y militares del entorno "jarista" (A. Audibert, Liberato y E. Rojas, el Mayor T. Mendoza, Jefe del Cuartel de Artillería, el Ministro de Guerra C. Ibáñez); Jara es invitado a concurrir a los cuarteles, donde se le exige su renuncia el 5 de julio de 1911. (27)

         El Congreso nombra en su reemplazo a Liberato Rojas, quien constituye un gabinete "radical-jarista" y colorado. En otro pacto con los nacional-republicanos, varios colorados forman también parte del servicio diplomático. (28)

         Una nueva ley de elecciones es votada por el Congreso en agosto de ese año, introduciendo la figura del voto secreto y la formación de un Registro Electoral Permanente, aunque no llegó a implementarse en los hechos. Al mes siguiente, las tres fracciones del liberalismo -los radical-Gondristas, los liberales Jaristas y los Democráticos- convocan a asambleas y eligen sus respectivos directorios en forma separada.

 

Notas:

1. Freíre Esteves, op.cit., p. 290.

2. Manifiesto del 20 de mayo de 1905, firmado por Antonio Taboada como Presidente del directorio unificado, y Adolfo Riquelme como secretario.

3. La tarea de la comisión fue determinar el "brazo principal" de este río, límite fijado entre ambos países. El cauce del Pilcomayo, variable con el tiempo, es tema de conflicto entre ambos países hasta el presente.

4. Jaeggli, A. L., op. cit., pp. 85-87 A la Liga pertenecieron los futuros "radicales" Eligio Ayala, Lisandro Díaz León y Manuel Balteyro, y los "republicanos" Isidro Ramírez, Juan M. Frutos y Juan L. Mallorquín.

5. Frutos, J. C & Vera, H., op. cit., pp. 147-150. La mayoría de la nueva Comisión Central era, según estos autores, "anticaballerista".

6. Jaeggli, A. L., op.cit., pp, 94-95 y Freire Esteves, op.cit., p. 301.

7. Urizar, Rogelio, LOS DRAMAS DE NUESTRA ANARQUÍA, Rosario, Ed. Ross, 1989, I Tomo, pp. 187/8.

8. Emilio Aceval entra en la lista de Senadores del Partido Liberal Unido, los otros cinco colorados electos pertenecían a una fracción "evolucionista" de la ANR enfrentada a otra, "castizamente colorada" opuesta a los pactos, ver Frutos & Vera, op. cit., pp. 156-9. Estas elecciones volvieron a ser "sangrientas e incidentadas" en Misiones, San Pedro del Paraná y Caazapá.

9. El Gral. Díaz fue uno de los héroes de la Guerra Grande. Ignacio A. Pone, intelectual colorado, hace un discurso "nacionalista" en el camposanto, y es abruptamente interrumpido por el Cnel. Duarte, futuro Ministro de Guerra y Marina de B. Ferreira, ver Jaeggli, A. L., op.cit., pp. 94-96.

10. Este arreglo generó gran polémica en el Parlamento, ver Paraguay, LA CUESTIÓN FERROCARRILERA EN EL CONGRESO NACIONAL, Asunción, H. Krauss, 1907 y Herken, J.C., FERROCARRILES, CONSPIRACIONES Y NEGOCIOS EN EL PARAGUAY 1910-1914, Asunción, Arte Nuevo, 1984, p. 21. La PCRC había pasado, en 1906, a manos de los empresarios Manuel Rodríguez (portugués radicado en la Argentina) y Benito Villanueva (ex presidente del Senado argentino), y se consideraba que el propio B. Ferreira era también uno de los nuevos accionistas de la PCRC en esos años.

11. El Banco de la República fue inaugurado oficialmente el 1ro de julio de 1908, su primer directorio estuvo formado por Emilio Aceval, Higinio Arbo y Luis Perasso.

12. Participan de la insurrección uno de los hijos del Gral. Caballero, Marcos Caballero Godas; Marcos Quaranta e Isidro Ramírez (colorados), y los radicales Adolfo Riquelme, Manuel Franco, Eusebio Ayala, G. Cardus Huerta, Eduardo Schaerer, Félix Paiva, etc.

13. Los choques armados de estos dos días produjeron 150 muertos y unos 300 heridos, ver Herken, J.C., FERROCARRILES... op. cit, p. 50

14. Integran este gabinete importantes figuras del radicalismo: el propio Manuel Gondra, líder de la fracción, Manuel Franco, Eusebio Ayala y Cardús Huerta. Albino Jara queda como titular del ministerio de Guerra y Marina.

15. Invitación al mitin publicada por "Rojo y Azul" Asunción, 13. IX. 1908, y citada por Frutos & Vera, op. cit., p. 164.

16. Freire Esteves, op.cit., pp. 321-323. Barrett había publicado en "Germinal" una de las más bellas páginas de su obra "Bajo el terror", lo que provoca su prisión y deportación. Era concuñado de A. Audivert, director de La Ley, acusado de participar en la conspiración.

17. Fabre a Pichon, Asunción, 16.XII.1908, Quai d'Orsay, MA.E, N.S., Vol. I, Poltique Intérieure.

18. Según el cónsul británico en Paraguay, "En Puerto Murtinho, los muelles y la plaza pública fueron puestos cordialmente a disposición de los colorados para ejercicios de instrucción militar, y este lugar se convirtió más tarde, en la base de las operaciones abortadas, con la oficina de telégrafo prácticamente bajo su control"; citado por Herken, J.C., FERROCARRILES... op.cit., p.51.

19. Manuel Gondra comanda las fuerzas "gubernistas" del norte, A. Jara las del sur. En ambos frentes, muchos prisioneros revolucionarios fueron fusilados luego de rendirse.

20. Ver Freire Esteves, op.cit., p. 330 y Frutos & Vera, op. cit., pp. 183-187. El curioso acuerdo fue firmado por los líderes históricos de ambos partidos: B. Caballero, Juan A. Escurra, Eduardo Fleitas (ANR) y B. Ferreira, Adolfo R. Soler (cívicos), entre otros. Una vez logrado el derrocamiento de González Navero, ambos partidos proponían crear "una agrupación política, a base de la coalición, con estatuto y autoridades propias".

21. De 1904 a 1912 González Navero consiguió gobernar 26 meses, le siguen en tiempo de duración B. Ferreira (17 meses), C. Báez y J. B. Gaona (11 a 12 meses), L. Rojas y A. Jara (6 a 7 meses). Manuel Gondra gobierna algo más de un mes, y Pedro P. Peña no llega a completar ese lapso en la presidencia.

22. Domínguez, quien había renunciado espectacularmente a la vicepresidencia en 1904 para sumarse al campamento liberal de Villeta, se reintegra al Partido nacional-republicano en diciembre de 1910, durante una reorganización, ver Frutos & Vera, op. cit., pp. 191-2.

23. Apoyaron a Jara en su gobierno C. Báez, Manuel Domínguez, A. Audivert, Juan E. O'Leary, M. Usher, M. Caballero Codas, Isidro Ramírez, Cayetano Carreras, José T. Legal, Arsenio López Decoud, etc., ver Jaeggli, A. L., op. cit., pp. 141-2.

24. Del cónsul británico Gosley a Grey, Asunción, 25.I.1908, citado por Herken, J.C., FERROCARRILES... op.cit., p. 51. 25. Ver Freire Esteves, op. cit., p. 341; Jaeggli, A., op. cít., pp. 153-161 y Bray, A., Armas y Letras, Asunción, Napa, 1981, pp.37-53 del I Tomo. El asesinato de Adolfo Riquelme, jefe civil de una revolución tomado prisionero, generó un repudio generalizado.

26. Antolín Irala, Ignacio A. Pane y Ricardo Brugada (h) son electos en los comicios inicialmente convocados por Gondra. Irala, presidente de la cámara de Diputados, permite con su voto de desempate la aprobación del proyecto, ver Frutos & Vera, op. cit., pp. 203-4.

27. El Mayor Bray narra en sus memorias la jocosa anécdota del viaje al barco de carrera que lo llevaría al exilio en Buenos Aires: "Tocado de galerita e impecable chaqué negro, de pie en la embarcación, se despedía del público apostado en el puerto agitando las manos y gritando con entonación de tragicómico: "Adiós pueblo que me llamáis tirano". Y el pueblo, o lo que fuere, le respondía con imprecaciones y rechiflas"; ver Bray, A., op.cit., p. 55 del Tomo I.

28. Ver Frutos & Vera, op.cit., pp. 207-8. El pacto se hace posible gracias a la intervención de Ricardo Brugada (h), asesor del Presidente Rojas.

Fuente: CRÓNICA HISTÓRICA ILUSTRADA DEL PARAGUAY. REALIZACIÓN Y PRODUCCIÓN GRÁFICA de ARAMÍ GRUPO EMPRESARIAL. Tel. (595-21) 373 594, fax (595-21) 391 136. e-mail: arami@rieder.net.py . Asunción, Paraguay. DIRECCIÓN DEPARTAMENTO DE ARTE : Lic. Raquel Ambrasath. DIRECCIÓN DE LA OBRA : Oscar del C. Quevedo. AUTORES : Adriano Irala Burgos, Aníbal Benítez Fernández, Beatriz González de Bosio, Carlos Martini, José Antonio Galeano Mieres, Margarita Durán Estragó, María Graciela Monte de López Moreira, Miguel Chase Sardi y Milda Rivarola Espinoza. Asunción - Paraguay 2006 (1039 páginas).

 

 

Ejercicio de reclutas. Revolucionarios de 1904 frente a la Casa de los Gobernadores.

/ Colección Javier Yubi

 

 

 

 

CRONOLOGÍA DE LA GUERRA CIVIL DE 1904

 

1891

El domingo 18 de octubre, el gobierno colorado de Gualberto G. González es atacado por un grupo de liberales armados que avanzan sobre los principales cuarteles y la Central de Policía. Son liderados por el mayor Vera, quien cae abatido. Los sublevados son derrotados y surge, entre los colorados, la figura del Ministro de Guerra, Juan B. Egusquiza.

 

1894

Egusquiza asume la Presidencia de la República. Bajo su gobierno empieza un acercamiento a los liberales con el afán de promover la estabilidad política. Los liberales "cívicos" colaboran en esto; uno de cuyos líderes principales, el general Benigno Ferreira, vuelve de Argentina luego de 20 años de exilio. La facción liberal contraria a la colaboración con los colorados son los "radicales". En el coloradismo, los contrarios al gobierno aperturista de los "egusquicistas" son los leales al general Bernardino Caballero, los "caballeristas".

 

1898

Presidencia del colorado Emilio Aceval, de la línea egusquicista.

 

1902

El 9 de enero, Aceval es depuesto, golpe parlamentario mediante, por el Ministro de Guerra, Juan A. Escurra. El caballerismo vuelve al poder al poner en la Presidencia al vicepresidente Héctor Carvallo. El egusquicismo empieza a complotarse con los cívicos y radicales para echar al Partido Colorado del Gobierno. A fines de ese año, Escurra es ungido Presidente del Paraguay.

 

1904

Como parte del complot para derrocar a los colorados, la prensa empieza un ataque sistemático contra los gobiernos colorados, con especial saña al actual de Escurra.

16 de marzo:        Firma de un acta de compromiso entre representantes de las distintas facciones complotadas.

8 de agosto:         Zarpa de Buenos Aires rumbo a Asunción el buque SAJONIA trayendo rebeldes armados. En Asunción se decreta el estado de sitio por dos semanas.

9 de agosto:         Frente a las aguas de Pilar ocurre la primera victoria de los revolucionarios. El SAJONIA vence al VILLARRICA y es tomado prisionero el Ministro del Interior.

15 de agosto:       Aparece el Manifiesto de los revolucionarios.

16 de agosto:       Se instala en Pilar un gobierno provisorio al mando de Benigno Ferreira, que no reconoce al de Asunción.

22 de agosto:       El Parlamento prorroga por un mes el estado de sitio.

28 de agosto:       Los revolucionarios toman Concepción sin derramamiento de sangre mediante el Pacto de Zanja León.

14 de setiembre: San Antonio e Ytororó son atacados por tropas rebeldes.

17 de octubre: Renuncia como Ministro de Guerra el general Escobar y es nombrado en su reemplazo el general Caballero. Emilio Pérez asume como Ministro del Interior.

22 de octubre:      Se prorroga por un mes el estado de sitio.

Noviembre: Arriba a Villeta Rafael Barrett como corresponsal de EL TIEMPO, de Buenos Aires. Rápidamente se adhiere a la causa revolucionaria. Solo escribirá un reporte para su periódico.

Diciembre: Cae Encarnación, último de los bastiones gubernistas.

12 de diciembre: Firma del Pacto del Pilcomayo, por el cual los colorados se rinden.

18 de diciembre: Arribo de Benigno Ferreira a Asunción.

19 de diciembre: El Parlamento acepta la renuncia de Escurra y nombre Presidente Provisorio a Juan B. Gaona.

24 de diciembre: Bullicioso desfile de la victoria, con Ferreira al frente de los Ejércitos del Sur y del Norte.

Fuente: LA GUERRA CIVIL DE 1904. Por SERGIO CÁCERES MERCADO - COLECCIÓN GUERRAS Y VIOLENCIA POLÍTICA EN EL PARAGUAY - NÚMERO 8 © El Lector (de esta edición). Asunción – Paraguay, Enero 2013 (103 páginas)

 

 

 

 

 

Documento de lectura recomendada:

*.- LA REVOLUCIÓN DE 1904 - EL SIGLO XX, LA ERA LIBERAL. Por MARÍA G. MONTE DE LÓPEZ MOREIRA.

*.- EL BUQUE FANTASMA. DIARIO DE UN TRIPULANTE DEL "LIBERTAD", EX-SAJONIA. Por GUSTAVO SOSA ESCALADA. LIBRO PARAGUAYO DEL MES. Ediciones NAPA Nº 21. Asunción, Julio 1982.

*.-   GUERRAS CIVILES, REVOLUCIONES Y ASONADAS EN EL PARAGUAY. Por MIGUEL ÁNGEL PANGRAZIO CIANCIO - REVOLUCIÓN COMUNERA / GUERRA CIVIL DE 1904 / REVOLUCIÓN DE 1947. INTERCONTINENTAL EDITORA. Diagramación: GILBERTI RIVEROS ARCE. Corrección: ARNALDO NÚÑEZ. Asunción - Paraguay, 2008 (236 páginas)

*.- EL SIGLO XX: LA REVOLUCIÓN DE 1904 Y EL PERÍODO LIBERAL. Por HELIO VERA. LA HISTORIA DEL PARAGUAY - ABC COLOR. FASCÍCULO Nº 24 - CAPÍTULO 14, Asunción – Paraguay 2012.

*.- LA REVOLUCIÓN DE 1904 - LEANDRO PRIETO YEGROS – COMPILADOR. Editorial CUADERNOS REPUBLICANOS. Imprenta OMEGA. Asunción – Paraguay, Setiembre de 1990 (341 páginas).

 

 

ENLACE INTERNO RELACIONADO

 

(Hacer click sobre la imagen)

 

 


Compartir FB


 

Portal Guarani © 2014
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486, Celular: 0981 564-220 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto