PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
César Barreto


  FOTOGRAFÍAS, 2012-13 - Obras de CÉSAR BARRETO


FOTOGRAFÍAS, 2012-13 - Obras de CÉSAR BARRETO

FOTOGRAFÍAS, 2012-13

Obras de CÉSAR BARRETO

 

 


Miedo - Poema

La noche me cubre con un abrazo,
es cuando me doy cuenta de que temo a la inmensidad
y de igual manera a la eternidad.

 Aún así,
envuelto en una sofocante ambigüedad,
me dejo abrazar y acariciar.

Y por momentos,
el miedo deja en paz mi pecho
y acepto la realidad.

Pero luego, sin avisar,
golpea el corazón sin piedad,


y el abrazo se convierte en maldad.

 

 

Colapso

Colapso inmaterial,
cuerpo de mujer astral.
Estado incipiente
de una muerte terrestre.

¿Puedes encontrar el rastro
que desesperada va dejando?
¿Puedes maravillarte
por el alcance de este inesperado arte?

Sangre como vino corre
y embriaga cualquier corazón disconforme,
cada trago te da presencias
que pierden su reminiscencia.

Pero el colapso
deja a esta mujer a tu paso,
cuya sangre te llama
y entonces ningún fuego se apaga.

 


Poema - Hombre perdido

Me ahogo siendo hombre
cuando debo ser paciente.
En el suelo pobre
mi sombra reflejada miente.

Con un camino poco recorrido
y un no haber vivido,
me siento innatural
con mente y sueño irreal.

Y en las arrugas de muerte
no encuentro salvación,
solo atracción de oscura suerte
y un hogar ausente de sensación.

 

 

Poema - Él


Él lee tranquilo,
hojea con incansable serenidad
y en sus lentes veo el reflejo
de tan tierna soledad.

No pregunta,
no parece respirar.
Sentado y solo
busca la manera de escapar.

Mente fatigada
de un hombre pensador,
reflejo de espejos rotos
que nunca nadie comprendió.

 

 

Poema - Agonía


Se queda acostado
Absorto en su muerte
Mientras, la luz del sol,
Se mueve entre las hojas verdes

Se pregunta si todo valió la pena
Y sonríe para sí mismo
¿Sí?
¿No?

No encuentra respuesta
Mientras, él lentamente escapa
La luz llega a sus ojos
Los cierra por la molestia

Se pregunta si vivió todo lo que quería
Y vuelve a sonreír…
¿Sí?
¿No?

Mueve lentamente los ojos…
Se mueve, y siente
Y vuelve a sonreír, una vez más…
Y encuentra la respuesta

 


Poema - Instantes

Cada momento que vivo
Lo pierdo en ese mismo instante

Evito mirar el reloj
Porque refleja burla

Suspiro
Siento mi sangre

Humedezco mis labios
Una… y otra vez…

Evito parpadear
Buscando intensamente

Ese buscar
¿Vale la pena?

Un viejo amigo dice que sí
Y otro me dice que no

Y caigo en la duda…
Momento gracioso

Me siento en el suelo
Y obstruyo el paso

Nadie me detiene
No intentan hacerlo

Cada momento…
Ya pasó… y pasó…

Mis ojos  me engañan y…
¡Maldita burla!

 

 

Poema - El lugar perdido

Todo lo que era
Es
Y será…
Perdido en este lugar

Donde el tiempo y el espacio
Pierden el respeto
Y donde la realidad
No existe más…

¿A dónde iremos?
¿Qué haremos?
Preguntas que vagan
Y no encuentran respuesta

Sólo queda decir
Que se ha vivido
Alguna vez, en este lugar…
Las cosas han florecido

 

 

 

 


Cuento: El paquete.


Ya era de noche, y él continuaba esperando bajo la lluvia hacía más de dos horas.
 
“Está atrasado…”, pensó.
 
Se apartó del rostro el cabello mojado y miró al cielo. Las gruesas gotas de agua explotaban por todo su cuerpo.
 
De pronto, pudo ver a lo lejos dos luces: era un vehículo que se acercaba lentamente a él. Metió la mano derecha en uno de los bolsillos del saco que llevaba puesto y verificó que el paquete continuaba ahí. Camino unos cuantos pasos hacia adelante, las luces del vehículo comenzaron a molestarle.
 
Hizo una seña con los dedos y el vehículo se detuvo a pocos metros de él. Se acercó lentamente hasta ponerse frente al parabrisas del acompañante y le dio dos golpes suaves con los nudillos. La persona que estaba adentro quitó el seguro y abrió la puerta.
 
Antes de subir al auto verificó que no haya nadie observando la escena, a pesar de que era muy difícil poder saberlo, ya que la lluvia era muy densa.
 
Subió rápidamente y cerró la puerta.
 
-Conduce hasta que yo diga que te detengas – dijo seriamente, sin mirar al conductor.
 
Sintió cómo el vehículo empezó a moverse lentamente.
 
            Luego de unos cuantos minutos dijo:
 
            -Detente ahí, al costado de esa plaza.
 
            El conductor obedeció. Estacionó el auto y luego apagó el motor.
 
            Él miró por primera vez al conductor y se encontró con una mujer pelirroja de ojos castaños. Tenía la piel muy blanca y los labios pálidos. Estaba sonriendo.
 
            -¿Te sorprende encontrarte con una mujer? – preguntó, mientras se acomodaba en el asiento.
 
            -Realmente no – contestó él, sin dejar de mirar a la mujer. Le parecía atractiva, pero no confiaba del todo en ella. Había algo en su sonrisa que no le inspiraba seguridad.
 
            Permanecieron en silencio un rato y ella comenzó a tararear una melodía que él no conocía. Él sonrió, mientras se volvía a apartar el cabello mojado del rostro.
 
            -Bien – dijo ella finalmente. – Ambos sabemos la razón de este encuentro, así que ya no quiero perder más tiempo… ¿Lo tienes? – preguntó. Él noto que estaba ansiosa.
 
            -Sí, lo tengo – respondió lentamente.
 
            -Dámelo – dijo ella, esta vez sin sonreír.
 
            “Ya es adicta…”, pensó él, mientras observaba el rostro de aquella mujer. La situación podía volverse algo desagradable si no tenía cuidado… Podía ser peligroso…
 
            Metió lentamente su mano en el saco hasta que sintió el paquete. Lo sacó y los ojos de la mujer se posaron en el paquete. Sonrió y estiró la mano lentamente para agarrar el paquete. Al hacer ese movimiento, él lo alejó y ella lo miró frunciendo el cejo.
 
            -¿Qué pasa? – preguntó, bruscamente.
 
            -Primero debes pagarme – respondió él. Su corazón empezaba a latir cada vez más rápido: lo único que quería era tener el dinero en sus manos, entregar el maldito paquete y alejarse de esa adicta.
 
            -Está bien… - gruñó ella, mientras agarraba un pequeño bolso y sacaba un fajo de billetes nuevos. – Aquí tienes – dijo, y se lo entregó.
 
            Agarró el dinero y lo guardo en su saco.
 
            -Toma – dijo, y lanzó el paquete hacia la mujer.
 
            Ella lo agarró rápidamente en el aire mientras sonreía. Al agarrarlo, él pudo observar que en sus hermosos ojos se reflejaba una tranquilidad un poco inquietante.
 
            -Bien, cada uno tiene lo que quería, ahora me largo de aquí. Que te diviertas – dijo él.
 
            Ella no respondió. Seguía observando el paquete sin hacer ningún movimiento y a él le dio la impresión de que no lo escuchó, pero no le importó.
 
            “Me largo de aquí…”, pensó.
 
            Se acomodó bien el saco, para que no se mojara el dinero con la lluvia, y bajó del auto. Llovía menos.
 
            Se dio la vuelta para cerrar la puerta del vehículo y darle una última mirada a la mujer. Al hacer esto, se quedó helado: ella lo apuntaba con un arma, tenía los ojos bien abiertos y sonreía de oreja a oreja.
 
            -No…
 
            El impacto de la bala contra su cuerpo lo impulsó hacia atrás. Dio unos cuantos pasos con la mirada fija en la mujer mientras sentía el calor de su sangre. Tropezó contra el borde de la vereda y cayó al suelo, salpicando agua por todas partes.
 
            Escuchó el ruido de la puerta al cerrarse y luego un chirrido cuando el vehículo aceleró. La mujer se alejó del lugar rápidamente.

 

 

 

 

 

 

ENLACE INTERNO A ESPACIO DE VISITA RECOMENDADA

(Hacer click sobre la imagen)

 

 

 

Como se vería esta obra en tu Sala?

Selecciona un color de la pared:

FOTOGRAFÍAS, 2012-13 - Obras de CÉSAR BARRETO


Rompecabezas (Entretenimiento)


FOTOGRAFÍAS, 2012-13 - Obras de CÉSAR BARRETO 

 





Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
POSTALES
POSTALES Y FOTOGRAFÍAS DEL PARAGUAY

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
FILATELIA DEL PARAGUAYMONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011IDIOMA GUARANIBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYMISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYA
MÚSICA PARAGUAYALA GUERRA DEL CHACOACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA BILLETES DEL PARAGUAYCASA DEL LA INDEPENDENCIAREPUBLICA DEL PARAGUAYMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOHISTORIA DEL PARAGUAY

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA