PortalGuarani.com
Inicio Nosotros Indice de Artes Visuales Indice de Literatura, Música y Ciencias TV Online Paraguay
Powered by
Idioma:
Seguinos:
Colores de fondo:
CLAUDIO JOSÉ FUENTES ARMADANS


  JOSÉ DE LA CRUZ AYALA - PENSADOR LIBERAL - Por CLAUDIO FUENTES ARMADANS - Año 2014


JOSÉ DE LA CRUZ AYALA - PENSADOR LIBERAL - Por CLAUDIO FUENTES ARMADANS - Año 2014

JOSÉ DE LA CRUZ AYALA - PENSADOR LIBERAL

Por CLAUDIO FUENTES ARMADANS

Colección PERSONALIDADES CÉLEBRES N° 4

Editorial EL LECTOR

Director Editorial: PABLO LEÓN BURIÁN

Coordinador Editorial: BERNARDO NERI FARINA

Asunción - Paraguay

Octubre, 2014 (80 páginas)

 

 

 

 

Tabla de contenido

Prólogo 9

Introducción 11

Capítulo I

La vida de José de la Cruz Ayala, Alón Contexto familiar y local en Mbuyapey 15

Primeros estudios 19

Sus estudios en Asunción  21

El docente  24

El periodista 26

Origen del seudónimo Alón  26

Primeras polémicas periodísticas 28

Escándalo en la barra de la Cámara de Diputados  30

Primer destierro 33

De vuelta a la labor y nuevas persecuciones       34

Confinamiento en el Chaco 35

Nuevamente en el exilio y retorno accidentado  37

Los hechos de Villarrica y la fundación del Centro Democrático 39

El breve respiro de El Imparcial 41

José de la Concepción 41

Una azarosa experiencia política  44

Su muerte en el ostracismo y la pobreza 46

Capítulo II

Pensamiento Político de Alón 49

El liberalismo de Alón 50

La cuestión de la venta de tierras públicas 54

Crítica a la conducta de los partidos políticos 58

Blas Garay y sus coincidencias con Alón 59

Alón y sus nociones de la historia paraguaya  61

La literatura 67

La cuestión de la religión 70

Capítulo III

Alón en la Memoria Histórica 72

Alón visto por sus contemporáneos 72

Opiniones de algunos colorados sobre Alón 74

Opinión crítica del liberal Justo Pastor Benítez - 76

Capítulo IV

El Movimiento Aloniano - 78

Precursores de los movimientos alonianos - 78

Polémica por la repatriación de los restos mortales de Alón - 84

El Club Liberal Alón - 87

Conclusión - 91

Fuentes Consultadas - 93

Anexo 1 - 99

Anexo 2 - 101

Anexo 3 - 103

El autor - 105



PRÓLOGO

Este libro sobre la vida y obra de José de la Cruz Ayala, más conocido como Alón permite conocer algo más la realidad social, cultural y política del Paraguay en el período comprendido entre la finalización de la Guerra contra la Triple Alianza y el inicio del siglo XX.

Claudio Fuentes Armadans un joven historiador ha realizado una concienzuda investigación sobre la vida de Alón buscando hacer un contrapunteo de su vida y su obra con la realidad que le tocó vivir.

El libro inicia con la descripción del pueblo de Mbuyapey en la segunda mitad del siglo XIX, para luego ir presentando en ese contexto local la vida de la familia Ayala, en el seno de la cual nacería José de la Cruz, un niño que desde la tierna edad conoció la consecuencia de la violencia que imperaba en el país a consecuencia de la tremenda guerra que arrasó con nuestro país.

El autor va explicando cómo José de la Cruz llega a Asunción, y apenas instalado en la capital se vincula con los círculos intelectuales más liberales que pretendían una mayor institucionalización de una Constitución que en su primera década tuvo que enfrentar más violaciones como consecuencia de la violencia política que se instauró en el Paraguay.

Este libro presenta de manera detallada la lucha de Alón por lograr el respeto a la libertad de prensa que los que detentaban el poder de entonces -como los de ahora- pretendían silenciar con dádivas o amenazas.

Pero dichas amenazas no hicieron mella en el espíritu indoblegable de un hombre que estaba convencido de los principios que enarbolaba, así conoció el exilio el reclutamiento forzoso en el Chaco y otros vejámenes más que fueron debilitándolo físicamente, esa violencia que marcó su existencia y contra la que él se rebelaba todos los días terminó agotando su vida antes de cumplir los treinta años.

Luego el autor analiza el pensamiento de Alón situándolo en su justo contexto, así mismo analiza el uso que se hizo de su figura por parte de los afiliados al Partido Liberal y el respeto que tenían de ella sus rivales políticos.

Cabe agradecer a Claudio Fuentes por el esfuerzo desplegado al investigar sobre la vida de José de la Cruz Ayala y sumar los resultados se su pesquisa a la colección Personalidades Célebres.

Asunción, septiembre de 2014

Herib Caballero Campos



 

 

 

INTRODUCCIÓN

En esta oportunidad, estudiaremos la vida y obra de un personaje casi olvidado de la vida periodística y política de fines del siglo XIX. Le cupo a José de la Cruz Ayala -más conocido por el seudónimo de Alón- vivir una existencia corta e intensa: desde su infancia trágica bajo el signo de la guerra y el asesinato, la violenta anarquía y la pobreza de los años de la inmediata posguerra del 70, así como una vida dedicada a la trinchera periodística y a la barricada política que le llevó sufrir innumerables penurias e injusticias.

El objetivo de este trabajo es escribir una biografía de Alón más allá del mito y del texto panfletario y panegírico. Creo que la historia está compuesta de protagonistas, individuos y colectivos que interactúan en un marco espacio- temporal determinado. No estamos buscando convertir a Alón en un héroe de epopeya homérica, ni en un villano de drama griego.

Lamentablemente nunca el relato histórico podrá ser enteramente fidedigno a la esencia de la personalidad estudiada, ya que para la historia, Alón es lo que posteriormente hicieron con él en el transcurso de los años a través de los diversos discursos cuyo objetivo era construirle una estatua imaginaria, rígida y estática.

Queremos devolverle humanidad a Alón, con aciertos y errores, con ideales y temores, con virtudes y defectos. Devolverle la vida y la movilidad y flexibilidad que el propio Alón hubiera exigido de su persona con gratitud. Y no solo a él, sino a su entorno social, y a sus aliados y contrincantes por igual.

La justicia histórica no está en construir pedestales de mármol para héroes, ni en colocar en fosas comunes a villanos; sino en comprender que somos producto de circunstancias sociales determinadas ante las cuales ciertos individuos lograron notoriedad por su protagonismo. Es por eso que buscamos devolverle vida a José de la Cruz Ayala, y que se pueda conocerlo en la medida de los datos que disponemos en estas breves páginas.

Por eso el trabajo está dividido en cuatro capítulos: el primero tendiente a estudiar su vida; el segundo a analizar su pensamiento político y su labor intelectual; el tercero a describir qué pensaron de él; y el cuarto y último es su vida inmaterial después de la muerte, o sea cuales fueron las operaciones de memoria y de política que llevarían su nombre y a través de las cuales sería finalmente recordado hoy en día.

Para esta investigación recurrimos a numerosas fuentes, tanto de archivo, hemeroteca como bibliográficas; teniendo especial cuidado en ir depurando toda exageración o invención escrita por apologistas de José de la Cruz Ayala.

Finalmente, tengo muchas cosas y a mucha gente que agradecer en este primer libro:

A mi amor eterno Celia, quien siempre me acompaña y apoya en todos mis proyectos con ternura y con palabras sabias.

A mi familia entera, por todo su respaldo en mis emprendimiento del estudio de la historia, y en especial a mi abuela Leonor, quien me inculcó el amor al relato histórico y la pasión por los hechos del pasado.

A mis amigos en las ciencias sociales, quienes siempre me sostuvieron con la crítica constructiva y su sabiduría, en las personas de: Carlos Aníbal, Lorena, Victoria, Lars, Orlando, Luz, Ana, Beatriz, Ignacio, Javier, Roberto, Alberto, Horacio, Nahuel, Jazmín, Carlos José, Liliana, Bridget, Mar y muchos otros más a quienes pido disculpas por su omisión.

Por último agradecerle al Dr. Herib Caballero Campos por la oportunidad de trabajar en este proyecto. Y a la colaboración con materiales bibliográficos y documentos históricos del Club Liberal Alón, en la persona del amigo Renato Getto.



Capítulo III

Alón en la Memoria Histórica

 

Alón visto por sus contemporáneos

A la muerte de José de la Cruz Ayala (Alón) muchas personalidades de su tiempo expresaron dolor por la pérdida de su vida, siendo tanto liberales como colorados quienes escribirían sobre Alón.

Manuel Gondra, Indalecio Aquino, Amancio Insaurralde y Manuel Domínguez participaron de la redacción de una breve biografía de Alón publicada por El Independiente del 12 de febrero de 1892. Dicho texto sería nuevamente publicado por El RADICAL el 28 de octubre de 1925 con motivo de la repatriación de los restos mortales de Ayala. Su redactor principal fue el intelectual y político liberal radical Manuel Gondra, y apoyado por el historiador e intelectual colorado Manuel Domínguez.

Justamente Manuel Domínguez le dedica a Alón el artículo "José de la Cruz Ayala", publicado en LA DEMOCRACIA el lunes 1 de febrero de 1892. En dicho artículo definía a Alón elogiándolo de la siguiente manera:

"Viva y palpitante está la memoria del valiente periodista que defendía los derechos populares con una bravura sin ejemplo en los anales de nuestras luchas diarias. Su arma temible fue la pluma, la prensa su tribuna, la diosa de la libertad su objeto de culto".

Posteriormente, pocos años después, cuando el Dr. Manuel Domínguez asume la defensa de José Segundo Decoud -quien estaba acusado en el congreso de ser anexionista y traidor a la patria- usa a Alón como argumento para ir en contra de los acusadores de Decoud, entre los que se encontraba el Dr. Cecilio Báez:

"Recuerdo con este motivo las palabras del inolvidable, "Alón", el malogrado José de la Cruz Ayala, contra quien sus enemigos políticos esgrimieron también el arma que empuñaron los tiranos, le calificaron de anexionista, y "Alón" contesto que si existía alguna cosa imposible era la anexión del Paraguay a una nación extranjera, porque no habría un solo paraguayo que llegado el momento de la anexión, no tomara las armas para defender a su patria. Y creo que tenía razón. Nada ha cambiado".

No repetimos la cita y homenaje que le hizo el historiador colorado Blas Garay con el artículo "Alón, un Adalid de la Libertad de la Patria" del periódico EL INDEPENDIENTE porque consideramos que las aclaraciones al respecto en el capítulo II de este libro son más que suficientes.

Su compañero de colegio y de partido, Cecilio Báez, enviaría una carta a Ignacio Ibarra -otrora enemigo de Alón devenido en aliado desde 1887- desde su exilio en Formosa el 6 de febrero de 1892 y que sería publicada por LA DEMOCRACIA el lunes 8 de ese mes. En dicho texto se destaca:

"Ayala subió a la tribuna de la prensa para defender los derechos vulnerados del pueblo y combatir el régimen de fuerza imperante".

El joven Ignacio A. Pane -sociólogo e intelectual colorado- dedicó el 18 de octubre de 1896 un poema a Alón titulado "José de la Cruz Ayala Dicho poema sería posteriormente re-publicado por el periódico El Liberal, en octubre de 1925, y con motivo de los homenajes a Alón por el traslado de sus restos de Argentina a Paraguay. Y como es un poema bastante extenso, básicamente habla de las luchas libertarias de Alón y de sus desgracias y afanes, solo reproduciré algunas estrofas del mismo:

"La voz de la Nación hoy se levanta

Al comprender lo que su fama implica,

Y al gran Alón por desventura tanta,

El general respeto reivindica.

Hoy que está en el templo de la fama,

Hoy que la libertad su fama inspira,

La Patria, como mártir, lo proclama

Y doquier como mártir se le admira."

Como curiosidad, así como existe el Club Liberal Alón y el Centro Colorado Blas Garay -en homenaje y siguiendo las líneas de José de la Cruz Ayala y Blas Garay respectivamente- también fue creado el Centro Ignacio A. Pane el 28 de julio de 1965.

 

Opiniones de algunos colorados sobre Alón

En el esfuerzo de realizar un trabajo objetivo sobre la vida y obra de José de la Cruz Ayala, he decidido incorporar esta sección sobre opiniones críticas o contrarias a la labor de Alón. Si bien es cierto que no existen casi críticas en cuanto a su vida y militancia política por parte de los colorados -incluso recibió elogios de Manuel Domínguez y de Blas Garay- lo cierto es que la crítica colorada se concentra más en su labor de prensa, sea de forma directa o indirecta.

En la opinión del pensador social y político colorado Ricardo Brugada -de principios del siglo XX- al referirse que los colorados no habían instalado en sus gobiernos ningún sistema de asesinatos de enemigos políticos, y excusando el caso del asesinato del periodista español Dr. Cristóbal Campos, sostiene:

"...pues si el sistema de asesinatos se hubiese implantado como norma de conducta se hubiera eliminado a los Alón, Ibarra, Báez, Audivert, Héctor Decoud, etc., formidables oposicionistas de entonces...

De esta forma, para Brugada queda en la reminiscencia el carácter de férreo opositor al coloradismo que representó entonces Alón junto con otros liberales de la etapa fundacional. Brugada en otro apartado de la misma publicación desconoce la prisión y cierre de medios de prensa en tiempos de los gobiernos de Bernardino Caballero y Patricio Escobar, aduciendo que ambos gobernantes enfrentaron una "vulgar prensa" -evidentemente queda más que tácita la relación de dicho comentario con periodistas liberales como Alón- y que es bajo los gobiernos liberales que dichos atropellos se cometieron. Dato interesante: el padre de Ricardo Brugada, el español Ricardo Brugada, fue uno de los detractores de Alón y al cual él contesta en una carta en La DEMOCRACIA del 24 de febrero de 1891.

La opinión de Leandro Prieto Yegros coincide con la de Brugada, quien considera que Alón fue "...uno de los que aprovecharon la amplia libertad de prensa vigente en la época". Y también con la visión de la época que tiene Julio Cesar Frutos quien sostiene que el general Bernardino Caballero "Soportó las agrias e injustas críticas de la prensa amarilla, que se incorporó mediante un periodismo porteño que cubrió los escritos de la prensa local, por inexistencia de periódicos locales. El Látigo, El Látigo Inmortal, Heraldo, El Paraguayo... criticaron al gobierno con acritud".

Para ser sinceros, atropellos a periodistas y a la prensa se cometieron durante todo el periodo del Estado Liberal (1870- 1940), sin importar qué partido ejerciera el poder.

En 1918 el publicista colorado Arsenio López Decoud se dedica a escribir una serie de artículos satíricos en contra mayormente de los liberales de su tiempo, sobre todo del

Presidente de la República Dr, Manuel Franco. Estos artículos llevaban la firma del seudónimo Fígaro, y hay dos que nos interesan en cuanto a la memoria aloniana:

1. "Paralelismos: Donde se burla del Partido Liberal comparándolo con la Unión Cívica Radical, de Alón sostiene: "Remontándonos hasta los orígenes de ambas sectas políticas, encontramos que los nombres de sus pro-mártires [sic], suicida el uno, muerto el otro de miseria en el ostracismo, apenas se diferencia, aunque algo va de Pedro a Pedro, en una simple vocal impertinente: Alen [sic] se llamó el uno, Alón se llamó el otro." Se refiere a la trágica figura de Leandro Alem, miembro fundador de la UCR.

2. "Alónidas": Aquí López Decoud muestra las divisiones entre grupos de jóvenes seguidores del liberalismo quienes discutían el derecho a usar o no el nombre Alón para sus agrupaciones políticas, a ellos dice burlándose: "No se haría, del malogrado luchador y periodista, sino un tipo representativo de una época; el cruzado de una aspiración, que no alcanzó a ser la popular y no la es hoy tampoco; un semi-prócer, en suma, en vez del semi-diós, del hombre-símbolo en que pretenden convertirse sus egoístas adoradores." (LÓPEZ DECOUD, 1996, p 139)


Opinión crítica del liberal Justo Pastor Benítez

No es intención de esta obra que sea un panegírico sino un trabajo sobre la memoria histórica -objetivo y fideligno- con respecto a la figura de Alón, así que en cuanto a las opiniones liberales, solo tomaré la opinión crítica del doctor Justo Pastor Benítez sobre la vida y obra de José de la Cruz Ayala, dejando de lado los innumerables discursos políticos de reivindicación y apología de su vida. Sobre Alón sostiene Benítez hablando de los talentos y limitaciones que él poseía:

"Confusamente diseña sus ideales. Casi no los puede concretar en otras formas que en la libertad de la prensa, comicios limpios y honestidad administrativa. No es un maestro sino un combatiente. Ni un pensador que predica, sino un demócrata que escribe y habla, porque tal es su derecho y en su defensa puede morir. Su verdadera obra fue su vida, justificada por la forma de gastarla, dignificada por el sacrificio".

De esta forma Benítez sostiene que más allá de las limitaciones de Alón en cuanto a establecer un pensamiento ordenado, opinión compartida con Cecilio Báez, el mayor aporte de Alón a la política paraguaya es su militancia inflexible ante sus ideales y su moral, convirtiéndose más en un referente ético y cívico que en uno intelectual del liberalismo paraguayo.


 

 


CAPÍTULO IV

EL MOVIMIENTO ALONIANO

Este capítulo está dedicado al estudio de la historia posterior a la muerte física de José de la Cruz Ayala, pero a los seguidores que se dedicaron a intentar seguir, con sus aciertos y errores, tanto el pensamiento como la praxis política de Alón.

No pretende ser un capítulo detallado, sino un resumen de las actividades de los diversos círculos alonianos a lo largo de la historia de más de un siglo, y cómo estos movimientos usaron la imagen de José de la Cruz Ayala para aglutinar principalmente a los jóvenes referentes del liberalismo paraguayo. Y en muchas ocasiones, estos movimientos estuvieron enfrentados al propio oficialismo liberal, tanto estando el Partido Liberal en el oficialismo como en su etapa posterior como partido opositor.

En este capítulo no se trata bajo ningún concepto de realizar apología de los movimientos políticos que utilizaron el nombre de Alón. Tampoco será un relato histórico pormenorizado; ya que este libro trata principalmente sobre la vida, obra y pensamiento de José de la Cruz Ayala -Alón- y no la de sus seguidores. Sin embargo considero importante el estudio de este aspecto posterior a la muerte de Alón.

 

Precursores de los movimientos alonianos

El 18 de Octubre de 1895, apenas cuatro años después de la revolución fallida de la misma fecha de 1891, se crea la "Sociedad 18 de Octubre" siendo firmado el documento fundacional el 27 de octubre de 1895 en Asamblea General. Sus miembros fundadores fueron 18 liberales: Juan Fariña, José Echeguren, Victoriano Escobar, Amancio Insaurralde, Fernando Carreras, Eustaquio Casco, Vicente Cabrera, José Tomás Legal, Ramón Muñoz, Pedro López, Augusto Cálcena, Emilio Ramírez, Pedro Talavera, Cirilo Mendoza, Tomás Varela, Alfonzo Muñoz, Modesto Ibáñez y Marcelino Fleitas. Aunque esta sociedad no es un movimiento aloniano per se, es sin embargo, la que se encargó de los restos mortales de Alón y la que colaboró en numerosas ocasiones con el Club Liberal Alón, hasta el día de hoy.

El periódico liberal EL PUEBLO de fecha 30 de octubre de 1895, expresa en cuanto a su fundación:

"Sociedad -patriótica - una idea grande y noble por sus fines patrióticos se agita entre la juventud asuncena, encontrando en todos los corazones paraguayos una simpática repercusión, y decidido apoyo de todos los ciudadanos que no miran con indiferencia las glorias nacionales dignas de ser recordadas por todas las generaciones. Ella fue sugerida por la presencia de la memorable fecha del 18 de Octubre corriente, día en que se reunieron varios jóvenes, casualmente hasta el núm. 18, en una casa de la calle Igualdad para celebrar la memoria de los que cayeron envueltos en la aureola de gloria imperecedera en la patriótica jornada de Octubre de 1891. Estos jóvenes decidieron enseguida constituirse en sociedad, con la denominación «18 de Octubre de 1891» y eligieron una comisión provisoria con cargo de llevar a la sociedad a una organización digna... esta sociedad patriótica tiene por primordial objeto reimpatriar [sic] los restos del malogrado Ayala y erigir un mausoleo en un Cementerio para depositar en él las cenizas de los patriotas que cayeron en la memorable noche 18 de Octubre de 1891".

El objetivo de repatriar los restos de José de la Cruz Ayala Alón, recién sería cumplido por la Sociedad 18 de Octubre en octubre de 1925.

Los primeros círculos alonianos, de comienzos del siglo XX no tenían una organización muy efectiva, sin embargo ya daban que hablar y fueron en alguna medida bastante provocativos, sea con sus oponentes colorados y también los liberales.

En 1903 se crea la "Sociedad José de la Cruz Ayala" a manos de Francisco Sosa y su hermano Manuel Sosa. Ese mismo año aparece un semanario ALÓN, al cual Cecilio Báez escribe una carta en conmemoración de la memoria de José de la Cruz Ayala, fechada el 1 de diciembre de 1903. En la carta Báez sostiene de Alón:

"Los articidos de Ayala no eran doctrinarios ni literarios; eran latigazos aplicados a un cuerpo muerto para galvanizarlo y a una administración corrompida para moralizarla".

El semanario estaba dirigido por los entonces jóvenes liberales Modesto Guggiari, el trágicamente fallecido Carlos García y Ernesto Arias.

Juan Francisco Pérez Acosta escribe para el mismo semanario "Espantosa Tragedia en la Niñez de ALÓN" de fecha el 28 de enero de 1904, donde describe la trágica circunstancia de la muerte de su padre y su hermano mayor en manos de asaltantes.

El malogrado Adolfo Riquelme también escribe para el semanario, con el artículo "José de la Cruz Ayala" del 28 de enero de 1904, y en 1906 don Rufino Villalba, director de Rojo Y AZUL.

El espíritu de esta todavía desorganizada juventud aloniana es descripto como un mandato por el político liberal Belisario Rivarola, el 28 de enero de 1904 en el semanario Alón:

"Mi anhelo, como ciudadano y como amigo de los componentes del referido grupo, es que se vayan templando en las luchas democráticas a imitación de JOSÉ DE LA CRUZ AYALA sin dejarse inficionar del vicio...

Otro de los que rindieron tributo a Alón en el semanario homónimo, y también en fecha 28 de enero de 1904, fue la trágica y contradictoria figura de Gomes Freire Esteves. En breve explicaremos el porqué.

Todo esto en el marco del Partido Liberal aún como oposición política frente al gobierno colorado de entonces. Incluso según Rufino Villalba durante la revolución de 1904 que reunió a liberales cívicos y radicales junto a colorados egusquizistas en contra del gobierno colorado caballerista encabezado por Escurra, el antiguo vaporcito EPSILON fue rebautizado como ALÓN y utilizado por las fuerzas rebeldes.

Ya con el Partido Liberal en el poder, el Semanario ALÓN pasó de ser opositor al gobierno colorado a ser opositor al gobierno liberal cívico. ALÓN se convirtió entonces -como lo dicen los hermanos Mario y Carlos Castells- en el vocero del pensamiento liberal progresista. Crítico al liberalismo cívico. Alón condena la destitución en contra del Presidente Juan Bautista Gaona, así como también la inacción y el comportamiento de los partidos políticos frente a la paupérrima realidad social nacional.

La figura de este movimiento crítico liberal sería Carlos García, quien fuera retado a duelo por el entonces liberal cívico - luego sería franquista e incluso moriniguista - Gomes Freire Esteves, quien era director del periódico El Liberal. El estrabismo en el ojo izquierdo de García le hizo perder el duelo y la vida frente a Freire Esteves. Quién más denunció este hecho como criminal fue el escritor anarquista Rafael Barrett, quien definía a Carlos García como "un buen amigo, un excelente joven" y se dedicó a denunciar a sus padrinos de duelo; el Coronel Albino Jara y Miguel Guanes.

Nuevamente Rufino Villalba, esta vez en 1911 y en la publicación TIPOS Y CARACTERES, se dirige a la confundida juventud liberal, en medio de la tragedia de la Guerra Civil del Centenario:

"Alonianos hay que no sospechan siquiera lo que fue Alón. Para seguir su ejemplo es necesario conocer sus virtudes... la juventud paraguaya no debe olvidar que Alón despreció toda prebenda, pospuso toda conveniencia personal, olvidó hasta esa preocupación de conquista, de aquellas que enardecen las más intensas y efímeras ilusiones de la juventud. Toda su vida, su suerte toda la dedicó a la patria!...".

Así, llega a su fin esta etapa de movimientos alonianos, aunque uno que otro círculo improvisado aparecería en los años siguientes, como lo sostiene el publicista colorado Arsenio López Decoud en 1918 por grupos de liberales que se peleaban por usar el nombre Alón para sus organizaciones, hasta su organización definitiva el 5 de setiembre de 1945.

 

Polémica por la repatriación de los restos mortales de Alón

A la terminación del Panteón Liberal en el año de 1925, fueron trasladados los restos del mayor Eduardo Vera, del diputado Juan Machaín y los repatriados restos de José de la

Cruz Ayala (Alón), en cumplimiento de los objetivos fijados por Sociedad 18 de Octubre al momento de su fundación en 1895. Para Alón en fecha 21 de octubre de 1925, el acto contó con los discursos de José P. Guggiari por el Partido Liberal, de José P. Montero por el Partido Liberal del Llano, Luis A. Riart por el Poder Ejecutivo y Pastor Giménez por la Sociedad 18 de Octubre; así como una serie de artículos en la prensa oficialista liberal, todo esto en el marco del gobierno de su sobrino Eligió Ayala quien encabezó la comitiva luego de tres días de velorio en el local del Partido Liberal.

Uno de los grandes promotores del retorno de José de la Cruz Ayala fue el político liberal Fernando Carreras, quien definió a Alón como una fuerza espiritual del Partido Liberal.

Estos actos de repatriación de los restos de Alón vinieron acompañados de mucha polémica, debido a una campaña de desprestigio del evento encabezada por el diario colorado Patria, con el artículo "Un cadáver más" del 9 de octubre de 1925 donde dice: "Y sabe el pueblo lo que costará esta osamenta más, pues cincuenta mil pesos de curso legal." Y en relación a un gato muerto y en descomposición en la vía pública en las calles Alberdi y Coronel Martínez (hoy Víctor Haedo) en el 17 de octubre de 1925 dice Patria: "...los vecinos de ese lugar ni piden precisamente al congreso cincuenta mil pesos, ni que se rindan al cadáver del micifuz honras fúnebres, ni que se le haga velorio." (VIOLA, 2011, p. 57)

Esta polémica se debe a que el Congreso aprobó al Poder Ejecutivo invertir esa suma de dinero, 50.000 pesos de curso legal, en la repatriación de los restos de Alón, por medie de la Ley Nº 766 que fue promulgada el 31 de agosto de 1925. Y por el Decreto Nº 21979 del 9 de octubre de 1925 Eligio Ayala hace entrega de este dinero a la Sociedad 15 de Octubre.

Es una preocupación válida y justificada por parre de los colorados que se use dinero público para el homenaje a un periodista y pensador liberal como lo fue Alón. De hecho teniendo en cuenta la hoja de vida de José de la Cruz Avala, es muy probable e irónico que el primer opositor al uso del dinero público para el evento hubiera sido el propio Alón.

Sin embargo en el discurso oficial de la Sociedad 18 de Octubre frente a la financiación del Panteón Liberal es el siguiente:

"...sin ayuda oficial (de acuerdo a nuestros principios de respeto a los dineros del pueblo) pudiéndose concretar la construcción del panteón con el correr de los años y espontánea decisión del pueblo, se ha convertido en la meca a donde los liberales acudimos para rendir el emocionado homenaje a nuestros próceres y prohombres...".

Quien financió gran parte de la construcción del Panteón Liberal fue Lisandro Acosta Caballero, quien entregó a la Sociedad 18 de Octubre la suma de 30.000 pesos oro de la época, lo que sería el equivalente a 1,05 pesos oro por cada dólar. Sirvió este dinero para usar en los actos de repatriación de los restos de José de la Cruz Ayala (Alón), así como saldar las deudas de la Sociedad. Los problemas económicos serían eternos, se inscribió una hipoteca en el 5 de octubre de 1929 a nombre de SA de Constructores.

Este hecho señalaría -por lo menos hace suponer- de que probablemente si bien es cierto que el Estado financió la repatriación de los restos de José de la Cruz Ayala (Alón), este dinero no habría sido usado precisamente para la construcción del Panteón Liberal, por lo que se tuvo que seguir recurriendo a donaciones e hipotecas por muchos años más, por lo que no se debe considerar un caso de corrupción.

Lo más probable es que era del interés del gobierno de Eligió Ayala promocionar la figura de su tío Alón como ideal de prohombre público de valores cívicos, muy posiblemente frente al ascendiente movimiento nacionalista que estaba copando tanto el coloradismo y como parte el liberalismo sobre todo antes del año del centenario del natalicio del mariscal Francisco Solano López, que fue conmemorado al siguiente año -en 1926- con numerosas polémicas y grandes actos.

Esto es -y es una teoría de Alfredo Viola en cuanto a la política de Eligió Ayala en cuanto a su relación equidistante con el lopismo- porque el presidente Ayala no quería que la opinión del periódico argentino LA NACIÓN, de tendencia mitrista muy fuerte todavía en esa década, haga una campaña en contra del Paraguay estando en el estadio preliminar antes de la Guerra del Chaco, y necesitando toda la ayuda argentina posible para el futuro y casi inevitable conflicto bélico internacional, para el cual el Paraguay ya estaba en discretos preparativos.

A partir de ese año hasta la actualidad, cada 18 de octubre frente al Panteón Liberal de la Sociedad 18 de Octubre se conmemora dicha fecha con discursos en donde siempre es mencionada la figura de José de la Cruz Ayala (Alón) como la de uno de los preclaros hombres del liberalismo paraguayo.

 

EL CLUB LIBERAL ALÓN

Creado en plena dictadura del General Higinio Morínigo, el 5 de setiembre de 1945, el Club Liberal Alón sería la agrupación de formación y de acción -a veces pacífico y otras veces no- que caracterizaría a la juventud liberal desde 1945 hasta su decadencia a partir de las divisiones partidarias de 1977. En su momento de esplendor contó con decenas de miles de miembros y filiales en todo el país y en países vecinos donde vivían las comunidades de paraguayos exiliados políticos.

Entre sus fundadores están: Germán Acosta Caballero Arístides Pastor Benítez Insfrán, Justo Pastor Benítez (h), Elíseo Da Rosa (h), Andrés Dacak, Raúl Dumas Ladouce Augusto Delgado Duarte, César R. Denis, Enzo Alejandro Doldan, Benigno Domaniczky, Tranquilino V. Duarte, Francisco Carlos Gatti Guanes, Fernando Giménez Uriarte, Asad José Irala, Carlos Alberto González, Rodolfo González (h), Albino Federico Mernes Bogarín, René Mussi, Manuel Pesoa, Efraín Quintana, Eduardo Salomón, Rafael Eladio Velázquez y Miguel Ángel Zarza Cueto.

No es la única entidad juvenil política dedicada a la militancia y formación de cuadros con nombre de un líder político determinado, en su época era una tradición emergente, así tenemos el Club Liberal Manuel Gondra de Villarrica - con el cual el Alón colaboró, sobre todo durante la Guerrilla de 1959-1960- al Centro Colorado Blas Garay (1946) y al Centro Colorado Ignacio A. Pane (1965).

El Club Liberal Alón ha tenido ante las dictaduras de Morínigo y Stroessner dos tipos de accionar: el pacífico y el violento.

Por el medio pacífico: a través de publicaciones clandestinas como la revista AZUL, de libros como MANUAL DEL CIUDADANO LIBERAL PARAGUAYO escrito para el club por el intelectual liberal Justo Prieto en 1953 en Buenos Aires, Argentina; por medio de manifestaciones públicas; capacitación de cuadros partidarios juveniles; y lo que más famoso hizo al Alón en este sentido, la inscripción en las paredes de grafitis con lemas anti dictatoriales como

Por el medio violento a través de su participación con cuatro columnas juveniles en la triste y fratricida Guerra Civil de 1947 y de la guerrilla de 1959 y 1960 del Movimiento 14 de Mayo junto con la participación también de jóvenes febreristas. La guerrilla fue rápida y sangrientamente derrotada y reprimida, contándole la vida a numerosos jóvenes alonianos entre los que se encontraba su comandante Juan José Rotela.

Entre los mártires del Alón se encuentran Wenceslao Ayala Pedreti, Cesar Ramón Meza, el comandante Juan José Rotela, Rigoberto Delgado Estigarribia, Rufino Arce, Teófilo Ramón "Papito" Sánchez, Ignacio Samaniego, Sergio Ramón Lovera, entre muchos otros más. Probablemente la agrupación liberal que más víctimas mortales tuvo durante la dictadura del general Alfredo Stroessner fue el Club Liberal Alón, contando con varias decenas de víctimas mortales, principalmente desaparecidos durante la guerrilla.

Según la estudiosa Sandra Crocetti "El alonismo se convirtió en una suerte de vanguardia de la intelectualidad liberal...", y así muchas de las figuras intelectuales, artísticas y políticas de la generación anterior del liberalismo se formaron. Por citar solo algunos están: el escritor Rubén Bareiro Saguier, el escultor Hermann Guggiari, el periodista y político Félix María Cáceres, los historiadores. Rafael Eladio Velázquez y Manuel Pesoa, el empresario Antonio Palazón, Justo Pastor Benítez (h), y muchos otros más que no podemos nombrar por razones de espacio. Esto convirtió al Alón en un "tanque del pensamiento" liberal paraguayo.

Sin embargo, la serie de divisiones partidarias sucedidas a partir de 1962 y agravadas en 1977 perjudicaron enormemente al Club Liberal Alón. Sumándole a estas divisiones la falta de recambio generacional, típico defecto de la política paraguaya y que afecta a casi todos los partidos políticos.

Durante la última división, el Partido Liberal Radical Auténtico saldría como la fuerza hegemónica y dominante de escenario liberal, siendo los otros partidos liberales finalmente adsorbidos o extinguidos, debido a su calidad de partícipacionistas mientras el PLRA se mantuvo más intransigente y combativo en la década final del stronismo hasta 1989.

En 1980 se crearía la Juventud Liberal Radical Autentica considerada por el Dr. Alfredo Boccia Paz como “… la continuidad histórica del Club Liberal Alón, aunque no utilizo dicho nombre para diferenciarse de la nomenclatura de las partidas liberales participacionistas. "Y para Sandra Crocetti, el nombre Alón sería secundario para la JLRA.

A partir de este momento el Alón entra en decadencia, no recibiendo la asistencia ni ayuda del PLRA, más interesado en fortalecer su propia juventud orgánica - JLRA - antes que dar espacios a una asociación intermedia que no dependía del directorio partidario y que le pudiera ser crítica, lo que se confirma en el prólogo escrito en 2011 de la reimpresión de la obra previamente citada de Justo Prieto, quien dice que el antiguo presidente de la JLRA y por aquél entonces presidente del PLRA Blas Llano, quiso dar a entender sin mucho fundamento de que la JLRA es hoy en día la sucesora del Club Liberal Alón.

Sin embargo no existe tal sucesión, y a pesar de estas adversas circunstancias, en los últimos años se revitalizó el Club Liberal Alón con una nueva generación de jóvenes, dedicándose principalmente a la capacitación y formación de cuadros liberales así como la tarea de ser foro del pensamiento liberal.


 

 


CONCLUSIÓN

José de la Cruz Ayala fue más un hombre de acción que de pensamiento profundo; él representa en cierta medida las esperanzas y los infortunios del pasado y del presente de nuestra sociedad.

Alón tal vez no contó con la enorme biblioteca que tuvo Manuel Gondra; quizás no fue un gran historiador como lo fueron Efraím Cardozo, Carlos Pastore, Carlos R. Centurión y Rafael Eladio Velázquez; no pudo ser un gran escritor como Rubén Bareiro Saguier; un gran jurista como Luis De Gasperi; o tener un pensamiento sociológico como lo desarrolló Cecilio Báez. Lamentablemente no pudo perfeccionar los estudios universitarios, no tuvo esa oportunidad debido a su pobreza material y su azarosa vida periodística y política.

Alón no poseyó la gran formación intelectual que el gran historiador y pensador colorado Blas Garay tuvo, pero sí consiguió la simpatía de él e incluso de rivales intelectuales como el también colorado Manuel Domínguez: y esto se debe a que su integridad personal y su ética eran sus principales virtudes, hechos reconocibles que no distinguen partido ni ideología.

Sin embargo Alón obtuvo algo que muy actores políticos -sin importar partido político o ideología- tuvieron en este país: una conducta incorruptible e intachable en pos de sus ideales personales. Su lucha contra el pacto político es una rareza que hoy en día sería muy apreciada en la población.

Ese espíritu de rebeldía frente a la autoridad y los abusos que esta cometía contra el pueblo, sumado a su ética ortodoxa reconocida hasta por rivales partidarios, hacen de José de la Cruz Ayala, mejor conocido como Alón, el mayor exponente ético del liberalismo paraguayo. Y no digo esto en el tono panegírico, su vida breve pero intensa lo demuestra.

Él fue un protagonista de nuestra historia, con aciertos y errores; y desarrolló una línea de pensamiento que si bien tenía sus limitaciones, fue determinante para un sector grande de la población paraguaya.

Tuvo sus errores: era maniqueo, fanático y muy vehemente a la hora del ataque, quizás en algunos casos en forma injusta. Para Alón no existían matices ni colores grises, o era negro o era blanco. No era un hombre de reflexión profunda en sus inicios, solamente en el ocaso de su juventud quizás un poco. No era pacifista, era un provocador, quizás en su tiempo esas características eran necesarias para mover del marasmo a la población.

Es por estos aciertos y por estos errores que Alón se convirtió en el arquetipo del militante liberal comprometido, incluso a morir, como lo hicieron decenas de jóvenes alonianos desde 1945 en adelante.

Hemos visto cómo luego de su muerte, el liberalismo paraguayo operó ciertas acciones para la utilización de su figura con el fin de captar a los sectores juveniles. De cierta forma José de la Cruz Ayala, quien tuvo una vida corta y sin tregua, no pudo descansar ni muerto ya que su nombre de guerra y su pensamiento siguió militando en la memoria y las acciones del liberalismo paraguayo durante más de cien años hasta la actualidad.

El legado principal de José de la Cruz Ayala como pensador liberal es quizás que el pensamiento político debe traducirse en acción política, cosa que el demostró al costo de su bienestar propio en búsqueda del cumplimiento de la mayor idea jamás concebida por el hombre: la libertad.

En la esperanza de que este trabajo le haya sido de provecho al lector, termino aquí mi labor y dejo los juicios a criterio de ustedes.



FUENTES CONSULTADAS

ARCHIVO:

Archivo Nacional de Asunción (ANA)

Sección Educación (Volumen V)

30 de diciembre de 1879

28 de febrero de 1882

31 de mayo de 1883

Archivo Sociedad 18 de Octubre

Sección Administrativa

Estatutos de la Sociedad 18 de Octubre (1923)

Sección Varios

Hojas Sueltas

Libro de Actas 1960-1970

Acta Nº 1 -14 de octubre de 1960

Acta Nº 4 - 10 de setiembre de 1961

Acta Nº 6 - 22 de setiembre de 1961

Documentos del Club Liberal Alón

Colaboración de Renato Getto

HEMEROTECA:

Biblioteca Nacional de Asunción - Digitalizada por la Editorial Tiempos de Historia

EL LÁTIGO INMORTAL - 7 de febrero 1892

EL PUEBLO - 30 de octubre de 1895

ALÓN - Año II - N° 36 - 14 de diciembre de 1905

ALÓN - Año II - N° 37 - 15 de diciembre de 1905

ALÓN - Año II - N° 38 - 16 de diciembre de 1905

EL ENANO - X Época - Año 3 - N° 160 -11 de julio de 1963

EL ENANO - X Época - Año 3 - N° 279 - 30 de agosto de 1964

BIBLIOGRAFÍA:

AYALA, José de la Cruz. Leyenda Guaraní. Asunción. Paraguay. Separata de la Academia Paraguaya de la Historia. Volumen XXX. (1992)

AYALA, José de la Cruz. Desde el Infierno. Asunción. Paraguay. NAPA. Nº 19. (1982)

BENÍTEZ, Justo Pastor. Ensayo sobre el Liberalismo Para-guayo. Asunción. Paraguay. (1932)

BOBBIO, Norberto - MATTEUCCI, Nicola - GIANFRAN- CO, Pasquino. Diccionario de Política. Tomo II. México. México. Siglo XXI Editores. 16° Edición. (2008)

BOCCIA PAZ, Alfredo. Diccionario Usual del Stronismo. Asunción. Paraguay. Servilibro. (2004)

BORDON, Félix Arturo. Liberales Ilustres. Precursores y Fundadores del Partido Liberal. Tomo I. Asunción. Paraguay. Sociedad 18 de Octubre. (1966)

BRAY, Arturo. Hombres y Épocas del Paraguay. Buenos Aires. Argentina. Ediciones Nizza. Tercera Edición. (1957)

BRUGADA, Ricardo. Los Partidos Políticos. Superioridad del Coloradismo. Asunción. Paraguay. Editorial Clásicos Colorados. (1983)

CABALLERO AQUINO, Ricardo. La Segunda República Paraguaya. 1869-1906. Política-Economía-Sociedad. Asunción. Paraguay. Arte Nuevo Editores (1985)

CANO RADIL, Bernardino. Blas Garay. Asunción. Paraguay. El Lector.

CASTELLS, Carlos - CASTELLS, Mario. Rafael Barrett. El humanismo libertario en el Paraguay de la era liberal. Rosario. Argentina. CEALC. (2010)

CENTURIÓN, Carlos R. Historia de la Cultura Paraguaya. Tomo 2. Asunción. Paraguay. El Lector (1997)

CLUB LIBERAL ALÓN. AZUL. Órgano de la Filial N° 2 "Atilio Peña Machaín”. Asunción. Paraguay. Año I. N° 5. Setiembre-Octubre (1957)

CRICHIGNO, Juan. Diarios del Paraguay. Asunción. Paraguay. Centro Gráfico. (2010)

CORONEL, Bernardo. Breve Interpretación Marxista de la Historia Paraguaya. 1537-2011. Asunción. Paraguay. Arandura Editorial. (2011)

CROCETTI, Sandra. Diccionario Político del Paraguay. Asunción. Paraguay. Promociones Culturales S.R.L. (1995)

DOMÍNGUEZ, Manuel. La Traición a la Patria y Otros Ensayos. Asunción. Paraguay. Dirección de Publicaciones de las Fuerzas Armadas de la Nación. (1959)

FRUTOS, Julio César. Progresismo Republicano y las ideas Liberales. Asunción. Paraguay. Editorial Medusa. (2008)

FRUTOS, Julio César - VERA, Helio. Pactos Políticos, Asunción. Paraguay. Editorial Medusa. (1993)

GALEANO, Luis A. El Pensamiento Social Histórico Paraguayo. Historia del Pensamiento Paraguay: Asación, Paraguay. El Lector. (2010)

GONZÁLEZ DE BOSIO, Beatriz. Periodismo Escrito Paraguayo 1845-2001: de la afición a la profesión. Asunción. Paraguay. Intercontinental Editora. 2a Edición. (2008)

GONZÁLEZ TORRES, Dionisio. Origen e Historia de los pueblos del Paraguay. Toponimia Guaraní. Asunción. Paraguay. Servilibro. 3° Edición. (2010)

KLEINPENNING, Jan M. G. Paraguay. 1515-1870. Una geografía temática de su desarrollo. Asunción. Paraguay. Tiempos de Historia. (2011)

LÓPEZ DECOUD, Arsenio. Prosa Escogida. Asunción. Paraguay. El Lector. (1996)

ODDONE, Reinaldo - PESOA, Manuel. Crónicas y Documentos Liberales. Asunción. Paraguay. (2001)

PASTORE, Carlos. La lucha por la tierra en el Paraguay. Asunción. Paraguay. Intercontinental Editora. 3o Edición. (2008)

PESOA, Manuel. Orígenes del Partido Liberal Paraguayo 1870-1887. Asunción. Paraguay. Criterio Ediciones. (1987)

PESOA, Manuel. Alón. Arquetipo de la juventud liberal. Asunción. Paraguay. Archivo del Liberalismo. (1988)

PESOA, Manuel. Fundadores del Partido Liberal. Asunción. Paraguay. Archivo del Liberalismo. (1990)

PESOA, Manuel. Documentos fundamentales del "Centro Democrático". Año 1887. Asunción. Paraguay. (1990)

PRIETO, JUSTO. Manual del Ciudadano Liberal Paraguayo. Asunción. Paraguay. Imprenta Magazine. Segunda Reimpresión. (2011)

PRIETO YEGROS, Leandro. Enciclopedia Republicana. Itinerario Colorado de la Causa Nacional. 1880-1904. Tomo I. Asunción. Paraguay. Editorial Universo. (1983)

RIVAROLA, Milda. La República Liberal. Crónica Histórica Ilustrada del Paraguay. Tomo II. Paraguay Independiente. Buenos Aires. Argentina. Distribuidora Quevedo de Ediciones. (1997)

RIVAROLA, Milda. Obreros, Utopías & Revoluciones. La Formación de las Clases Trabajadoras en el Paraguay Liberal. 1870-1931. Asunción. Paraguay. Servilibro. 2a Edición. (2010)

RUBIANI, Jorge. Historias Secretas del Paraguay. Libro 6. Tomo III. Asunción. Paraguay. Editorial Azeta S.A. (2014)

SANSÓN CORBO, Tomás. Caracteres originales de la protohistoriografía paraguaya (1870-1900). Paraguay: Investigaciones de historia social y política. III Jornadas Internacionales de Historia del Paraguay en la Universidad de Montevideo. Asunción. Paraguay. Tiempo de Historia. (2013)

SPERATTI, Juan. Mbuyapey. Origen, Evolución y Realidad Actual. Mbuyapey. Paraguay. (1966)

TELESCA, Ignacio. Inventando tradiciones, o cómo se leyeron las misiones jesuíticas en clave de "construcción de la nación": Una primera aproximación. Paraguay: Investigaciones de historia social y política. III Jornadas Internacionales de Historia del Paraguay en la Universidad de Montevideo. Asunción. Paraguay. Tiempo de Historia. (2013)

VERÓN, Luis. Enciclopedia Biográfica Paraguaya del Bicentenario. Asunción. Paraguay. Álvaro Ayala Producciones. (2009)

VIOLA, Alfredo. Eligió Ayala. Presidente Constitucional 1924-1928. Asunción. Paraguay. Servilibro. Libros I, II v III (2011)

WARREN, Harris Gaylord. La Reconstrucción del Paraguay, 1878-1904. Asunción. Paraguay. Intercontinental Editora (2010)

YUBI, Javier. Paraguay 1900. Álbum Fotográfico. Asunción. Paraguay. Colección Yubi. Servilibro. (2012)



El autor

Nacido en Asunción, Paraguay, el 6 de setiembre de 1982.

Está felizmente casado con la doctora Celia Feltes.

Cursó estudios en los colegios San Agustín y San Ignacio de Loyola. Estudió también artes marciales llegando al grado de Cinturón Negro Tercer Dan de la Songahm Taekwondo Federation y se recibió de Técnico Superior en Artes Marciales en la Escuela Nacional de Educación Física (ENEF).

En cuanto a sus estudios universitarios, estudió Derecho en la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción (UC), dejando sus estudios inconclusos para tomar la oportunidad de estudiar su verdadera pasión: La Historia, en la Facultad de Filosofía y Ciencias Humanas de la misma institución universitaria. Allí concluyó sus estudios de Historia y actualmente se encuentra en preparación final de su Tesis de Grado de Licenciatura titulada "El vocablo legionario en los discursos políticos e históricos".

Es asistente de la profesora Lic. Beatriz González de Bosio en las cátedras de Historiografía Paraguaya I y II. en Filosofía UC, junto con la historiadora Ana Barrete. Tambien se dedica a la tarea de la difusión histórica a través de diarias y como invitado en espacios de radio y prensa escrita.

Posee una publicación en el libro Paraguay desde la Perspectiva de Michel Foucault (2014) con el artículo "Arquitectura de la palabra legionario, evolución discursiva de un estigma político paraguayo", con el respaldo de Sociodata, la Escuela de Posgrado de la Universidad Nacional del Este, IDeS y de la Editorial Arandura.

Participó de los siguientes cursos y congresos internacionales: V Congreso Latinoamericano de Ciencia Política, Buenos Aires; Argentina, Interamerican Relations: A Vision Towars The Future ; Seminario Internacional - Proyectos de Nación en el Paraguay: Identidad y Discursos Históricos. Una Perspectiva Comparada; III Jornadas Internacionales de Historia del Paraguay en Montevideo, Uruguay; XXIX Congreso ALAS - Asociación Latinoamericana de Sociología - Santiago, Chile y IV Jornadas Internacionales de Historia del Paraguay - Montevideo, Uruguay (2014)

Es miembro del Club Liberal Alón y Curador del Archivo histórico de la Sociedad 18 de Octubre.

 

 

 

 

 

Para comprar este libro deberá contactar con:

 

CENTRO CULTURAL “EL LECTOR”

Avda. San Martín c/ Austria

Telefax: (595-21) 610 639 - 614 259

E-mail: comercial@ellector.com.py

 

EL LECTOR 1 – PLAZA URUGUAYA

25 de Mayo esq./ Antequera

Telefax: (595-21) 491 966 – 493 908

E-mail: comercial@ellector.com.py

Asunción - Paraguay.

 

 

Enlace al espacio de la EDITORIAL EL LECTOR

en PORTALGUARANI.COM

 (Hacer click sobre la imagen)

 




Bibliotecas Virtuales donde fue incluido el Documento:
EDITORIAL
EDITORIAL EL LECTOR
DISCURSOS
DISCURSOS DE PRESIDENTES DE LA REPÚBLICA DEL PARAGUAY - LA POLÍTICA EN PARAGUAY (LIBROS, ENSAYOS y CONFERENCIAS)
HISTORIA
HISTORIA DEL PARAGUAY (LIBROS, COMPILACIONES, ENSAYOS)
LIBROS
LIBROS Y ENSAYOS SOBRE LAS ARTES VISUALES EN PARAGUAY ( ÓLEOS, ESCULTURAS, FOTOGRAFÍA, CERÁMICA, ARTE POPULAR, ARTE JESUÍTA)

Compartir FB

 

Leyenda:
Solo en exposición en museos y galerías
Solo en exposición en la web
Colección privada o del Artista
Catalogado en libros en artes visuales o exposiciones realizadas
Venta directa
Obra Robada

Ver Perfil y otras Obras del Autor...


Sol de Oro S.A. - www.soldeorosa.com

Buscador PortalGuarani.com de Artistas y Autores Paraguayos
 
FILATELIA DEL PARAGUAYIDIOMA GUARANIREPUBLICA DEL PARAGUAYLA GUERRA DEL CHACOMUSEO VIRTUAL DE LA MUSICA PARAGUAYAACADEMIA PARAGUAYA DE LA HISTORIA MISIONES JESUÍTICAS EN PARAGUAYCASA DEL LA INDEPENDENCIA
MONEDAS DEL PARAGUAY 1790 - 2011BILLETES DEL PARAGUAYHISTORIA DEL PARAGUAYMITOS Y LEYENDAS DEL PARAGUAYLITERATURA PARAGUAYAMUSEO DEL HUMOR PARAGUAYOBIBLIOTECA DEL PORTALGUARANIMÚSICA PARAGUAYA

Portal Guarani © 2015
Oficina: Asunción Super Centro - Gral. Diaz entre 14 de Mayo y 15 de Agosto - Local 372, 2do. Piso
TeleFax.: 451-486 - Contacto: info@portalguarani.com
PortalGuarani.com en fuente oficial de informaciones e imágenes del Paraguay para Wikipedia.org
Asunción - Paraguay - Proyecto Desarollado por Apunto

Algunos Logros y Reconocimientos
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Nacional
- Portal Guarani, Es declarado de Interés Cultural Municipal
- Portal Guarani, Doble Ganador del WSA